Asociación Tikal

010 Perspectivas sobre el centro-oeste de Petén desde La Joyanca, Zapote Bobal y otros centros mayas clásicos, Guatemala – M-Charlotte Arnauld, Mélanie Forné, Laura Gamez, Edy Barrios, James Fitzsimmons, Eva Lemonnier – Simposio 25, Año 2011

Descargar este artículo en formato PDF

Arnauld, M-Charlotte, Mélanie Forné, Laura Gamez, Edy Barrios, James Fitzsimmons y Eva Lemonnier

2012        Perspectivas sobre el centro-oeste de Petén desde La Joyanca, Zapote Bobal y otros centros mayas clásicos, Guatemala. En XXV Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2011 (editado por B. Arroyo, L. Paiz, y H. Mejía), pp. 108-122. Ministerio de Cultura y Deportes, Instituto de Antropología e Historia y Asociación Tikal, Guatemala (versión digital).

10

PERSPECTIVAS SOBRE EL CENTRO-OESTE DE PETÉN DESDE LA JOYANCA, ZAPOTE BOBAL Y OTROS CENTROS MAYAS CLÁSICOS, GUATEMALA

M-Charlotte Arnauld

Mélanie Forné

Laura Gamez

Edy Barrios

James Fitzsimmons

Eva Lemonnier

PALABRAS CLAVE

Petén, Clásico Tardío, urbanismo, epigrafía

ABSTRACT

The Peten Noroccidente-La Joyanca Project, established in 1999, opened a new time of research in a region previously explored by the epigrapher Ian Graham, where the possibilities for resolution of the mystery of the Site Q where being explored. On the one hand, the sites of La Corona and El Peru-Waka’ that have been under investigation since 2002, define the northwest region properly; while on the other hand, the sites of El Pajaral and Zapote Bobal, under investigation since 2003 after the La Joyanca Project, define the “central-west” region. This paper refers to such central-west region, presenting a synthesis of all research carried out at it until present. After evaluating the potential of the region for long distance exchange, the regional settlement hierarchies are presented, along with a delimitation of the different entities that have been defined through the ceramic collections. The formation of nucleated settlements in the region after the fifth century is also delineated, after what the position of the central-west region might have had during the crisis of the eighth and ninth centuries is also evaluated.

INTRODUCCIÓN

La síntesis regional que proponemos en el presente artículo hace hincapié en el carácter intermedio de la región petenera limitada por el río San Pedro Mártir al norte, la Sierra del Lacandón al oeste y, al sur y al este delimitada por una línea a partir de la punta sur de dicha sierra y la secuencia de las lagunas Mendoza, San Diego, La Gloria y Perdida, nuevamente hasta el río San Pedro al este (Figura 1). Se considera conveniente designar a esta región como “centro-oeste”, ya que el “noroeste del Petén” corresponde más bien al norte del río San Pedro.

Los centros clásicos más importantes de la región centro-oeste son Zapote Bobal, El Pajaral, La Joyanca y La Florida (Naranjo-Ocuiltun) (Graham 1970). De los cuatro sólo el último se localiza a la orilla del río, a pesar de la importancia de éste como vía navegable que ofrecía todavía en el siglo XIX la entrada al Petén más conveniente y más usada desde el poniente, extendiéndose casi hasta alcanzar el lago Peten Itzá. Además, una vía terrestre desde Tikal, pasando por el Peten Itza, hacia el río Usumacinta cruzaba sin duda la región, pasando posiblemente por Zapote Bobal (Figura 2). Mientras que otra vía se conducía de sur a norte desde el río La Pasión hacia el San Pedro, pasando entre las dos sierras por El Pajaral y La Joyanca. Aunque no es posible trazar con exactitud las rutas antiguas, se asume que el centro-oeste era estratégico para las relaciones entre centros como Tikal y Yaxchilán por un lado (vía este-oeste), Calakmul, La Corona, El Peru-Waka’ y el Petexbatun por el otro (vía norte-sur). Hasta Piedras Negras, la ruta más directa parece haberse desviado del río San Pedro en La Florida.

Teniendo en cuenta los largos conflictos entre Piedras Negras y Yaxchilán, así como entre Tikal y Calakmul, involucrando Yaxchilán, E Peru-Waka’ y el Petexbatun, parece lógico considerar que la región centro-oeste intermedia haya sufrido cambios en las relaciones entre reinos y sus familias gobernantes. Zapote Bobal y El Pajaral pertenecieron probablemente al reino de Hiix Witz, cuya existencia se conoce únicamente por inscripciones recientemente descifradas (Arnauld et al. 2004a:49; Anaya et al. 2003; Fitzsimmons 2004, 2005, 2006; Martin y Grube 2000:135,150; Mathews 1985:146,197,317,332; Stuart 2003). Este reino estaba arrinconado entre los potentes reinos de Yaxchilán, del Petexbatun, de El Perú-Waka’ y de Tikal. Localmente las alianzas cambiaron frecuentemente entre los sistemas hegemónicos de Calakmul y Tikal.

El presente artículo ofrece una síntesis de los conocimientos acerca de la región centro-oeste y el reino Hiix Witz desde los puntos de vista del patrón de asentamiento jerarquizado, de la arquitectura particular a cada centro, de la epigrafía y de las esferas cerámicas. Lamentablemente, apenas se tocan las dinámicas poblacionales debido a las limitaciones en cuanto a las evidencias disponibles. Sin embargo, el objetivo del presente programa de investigación La Joyanca-Tuspan 2 (2010-2013) es precisamente conseguir nuevos datos al respecto.

ARQUEOLOGÍA REGIONAL: JERARQUÍA DE LOS ASENTAMIENTOS

Al sur del río San Pedro Mártir la región se extiende hasta las estribaciones del norte de la Sierra La Gloria en el sur, y las de la Sierra del Lacandón al oeste, estando marcada por paisajes contrastantes que incluyen zonas de bajos inundables, lagunas, civales, arroyos y ríos, y una sucesión de mesetas de altitud entre 100 y 300m (Figura 3). Dichas mesetas han originado un paisaje disimétrico con ligera pendiente descendiente hacia el norte, así como cuestas abruptas al sur dominando partes bajas que se extienden hasta las primeras ramificaciones de la Sierra del Lacandón con colinas de tipo “pan de azúcar”, características del kárstico del Petén central y occidental (Métailié et. al. 2002). La región está relacionada con la cuenca del Río San Pedro Mártir, hacia donde se dirigen todos los drenajes de los ríos y bajos, con el límite natural de la Sierra La Gloria hacia el sur.

En esta región, diversos sitios han sido reportados gracias al programa de reconocimiento regional del Proyecto PNO (López y Leal 1999, 2002; Román y Fitzsimmons 2004). Sobresalen Zapote Bobal y El Pajaral, ambos ubicados en la cuesta sur, por ser los de mayor tamaño, volumetría y complejidad. A estos sitios les sigue La Joyanca, ubicado en otra cuesta más próxima al río San Pedro Mártir. Las zonas elevadas de la región fueron preferidas por los Mayas para ubicar sus asentamientos. Gracias a su posición sobre cuestas abruptas, La Joyanca y El Pajaral serían fáciles de defender militarmente.

De modo hipotético, los sitios pueden jerarquizarse de la manera que se presenta en el Cuadro 1 (véase Golden et al. 2008:256-257, para una jerarquía análoga en la región del Río Usumacinta).

En el estudio del asentamiento regional, el primer dato relevante es la ausencia de varios elementos distintivos de un conjunto urbano que, según Laporte (2001), incluyen los centros de carácter ritual y administrativo dentro de la organización política y cultural de tipo regional, además de las zonas habitacionales adscritas a cada ciudad. Se trata de los Conjuntos de tipo Grupo E y las canchas para juego de pelota, ausentes o escasos en los sitios ocupados en el Clásico Tardío-Terminal (Mactún y El Tambo incluyen una cancha en el Clásico Temprano). Los conjuntos de tipo Acrópolis y la presencia de calzadas elevadas de cohesión interna, así como monumentos lisos y/o tallados son rasgos característicos solamente de Zapote Bobal y El Pajaral, mientras que La Joyanca tiene en su registro una sola estela con inscripción. Resulta interesante que las dos ciudades de innegable preeminencia regional de Hiix Witz, o centro-oeste de Petén, tengan monumentos, pero carezcan de algunos conjuntos arquitectónicos que en la mayoría de las ciudades Mayas de las Tierras Bajas son comunes. Otros centros cercanos con monumentos esculpidos son La Florida del lado oeste (sobre el Río San Pedro) e Itzimte del lado este, cuya relación político-territorial se desconoce con Hiix Witz (véase más adelante).

Hay que indicar que a la fecha, las investigaciones se han enfocado principalmente en La Joyanca y Zapote Bobal. En El Pajaral, Mactún, La Reina y La Pista, las exploraciones han sido bastante limitadas, por lo que los datos que aquí se presentan no permiten valorar las dimensiones y complejidad, y mucho menos la historia ocupacional de estos asentamientos, que son los más importantes de la región. La ausencia de prospecciones y reconocimientos en las regiones vecinas, no permitirá definir con precisión los límites entre las entidades políticas, tal como lo ejemplifica el extenso trabajo realizado en la región del sureste y centro-oeste del Peten (Laporte y Mejia 2005), o bien del lado oeste de Hiix Witz, entre los reinos de Yaxchilán y Piedras Negras (Golden et al. 2008).

HIIX WITZ Y SUS VECINOS CERCANOS

Las inscripciones y las características arquitectónicas o de patrón de asentamiento deberían de permitir evaluar la posición de los asentamientos aquí considerados dentro de la esfera política de Hiix Witz. Sin embargo, los datos arqueológicos todavía son escasos, de tal modo que a la fecha la evaluación ha sido principalmente en base a lecturas epigráficas. Aun así, el papel que jugó la región a un nivel más amplio es difícil de establecer. Los vaivenes políticos entre Hiix Witz y Dos Pilas, Yaxchilán, Piedras Negras, Motul de San José y El Peru-Waka’ son conocidos (Gámez et al. 2007) y se considera altamente probable que La Florida-Naaman participara también de situaciones parecidas. A una escala más próxima, los sitios de Hiix Witz debieron tener relaciones cercanas, pero no necesariamente buenas, con otras entidades menos poderosas, entre las que se pueden mencionar Ts’unun Witz, Itzimte, La Bendición, El Manacal, La Gloria, San Diego y El Reinado, estando los más cercanos inmediatamente al sur de la Sierra La Gloria (Figura 4), así como Polol, Ixlot Na, Chilak y Ch’ich’a, relativamente más lejanos (Laporte y Mejia 2005) y La Florida-Naaman sobre el río San Pedro hacia el oeste (Krempel 2011) y Laguna Perdida hacia el este (Valle 2009).

Lo que aparece con la comparación con estas otras entidades políticas de segundo orden, es que la superficie que hasta ahora se asume bajo el mando de Hiix Witz parece excesivamente extensa. Es preciso revisar el planteamiento de que todos estos asentamientos hayan estado bajo el dominio de Zapote Bobal y El Pajaral como dos capitales alternas (Stuart 2003, Arnauld et al. 2004a:50), ya que de ser válida esta hipótesis, se trata de una anomalía que prácticamente cuadriplica la extensión de las entidades políticas vecinas (Laporte y Mejia 2005).

Itzimte, Polol y La Florida son los vecinos más sobresalientes por la elevada cantidad de monumentos, contando en muchos casos con una calidad escultórica remarcable. No obstante ninguno de ellos superó en número a Zapote Bobal (47 monumentos esculpidos y lisos), lo cual sugiere la posible supremacía política de este centro. Cabe señalar que una estela de Itzimte es semejante a una de las estelas de Zapote Bobal (Mejía et al. 2005).

ARQUEOLOGÍA EN HIIX WITZ

Las investigaciones llevadas a cabo hasta la fecha por el Proyecto PNO se han concentrado en los sitios de La Joyanca  y Zapote Bobal (Figuras 5 y 6), por lo que son los mejor conocidos en el área (Arnauld et al. 2004a; Fitzsimmons et al. 2009; Forné 2006, 2010; Gámez et al. 2007; Lemonnier 2009). Hasta la fecha, aunque la epigrafía sugiere la conexión entre ambos sitios (Arnauld et al. 2004b:49; Stuart 2003), la evidencia arqueológica es todavía poco clara. Con una relativa proximidad geográfica, ambos asentamientos presentan características morfológicas considerablemente diferentes entre sí. Se considera que tales variaciones podrían deberse a diferencias relevantes en cuanto a las organizaciones políticas y económicas en cada uno de estos sitios, al menos durante el Clásico Tardío (Gámez 2008).

En términos comparativos, los patrones de asentamiento de Zapote Bobal y La Joyanca señalan al primero como un centro con una organización sociopolítica considerablemente más estratificada que la del segundo. Además, la evidencia arqueológica apunta a Zapote Bobal como un asentamiento más joven que La Joyanca, con un grupo gobernante pequeño y claramente diferenciado del resto de la población, no solo a través de su monumental complejo de habitación, sino también a través de una considerable colección de monumentos esculpidos. La Joyanca, por su parte, presenta características muy particulares en su asentamiento, destacándose la presencia de una docena de “casas nobles” de similares características entre sí, dispersas en una zona residencial extensa en la que forman “barrios” distintos (Lemonnier 2009; Lemonnier y Arnauld 2008). Este patrón indica una fuerte articulación social, política y posiblemente económica entre un extenso grupo dominante y la población local reagrupada alrededor de dichas casas nobles en un proceso de nucleación probablemente iniciado hacia 550-600 DC — cuando los datos polínicos de muestras procedentes de la laguna Tuspan indican un abandono de la agricultura en sus orillas a finales del Clásico Terminal. La fuerte articulación interna de La Joyanca es una interpretación reforzada por la presencia en la plaza pública de La Joyanca de un edificio político particular, 6E13, conocido en otros sitios como “casa grande” (Arnauld 2001), asiento del poder real y sala de reunión para los jefes de casas nobles.

Tal contraste entre las particularidades de La Joyanca y Zapote Bobal sugiere la posible existencia de un grado de variabilidad regional en las características de sus asentamientos. Lamentablemente, en la época en que se tenía programado trabajar en El Pajaral (Figura 7), las excavaciones no fueron posibles debido a problemas modernos de tenencia de tierra en la región. Sin embargo, el plano de su zona central lo señala como un sitio de características más similares a Zapote Bobal que a La Joyanca, con un área político-administrativa y residencial de élite claramente distinguidas del resto del asentamiento. Es problemático pretender una definición real acerca del tipo de relaciones que estos sitios pudieron sostener sin mayor información sobre la composición de El Pajaral, tanto cronológica como arquitectónica. Sin embargo, la epigrafía ya aportó datos esenciales que nos permiten vislumbrar parte de la historia política de la región.

RELACIONES DE HIIX WITZ CON CENTROS VECINOS: RESUMEN DE LOS DATOS EPIGRÁFICOS

El reino de Hiix Witz participó en la guerra en que se enfrentaron los reyes Nuun Ujol Chaak de Tikal y B’ajlaj Chan K’awiil de Dos Pilas. Como Federico Fahsen y otros han observado (Fahsen et al. 2003; Guenter 2003:24), el rey B’ajlaj Chan K’awiil abandonó el sitio de Dos Pilas en 9.12.0.8.3 4 Ak’bal 11 Muwan (8 de Diciembre de 672), cuando el sitio fue atacado por Nuun Ujol Chaak. Después de un breve descanso al sitio desconocido de Chaahk Naah “Casa del Dios de la Lluvia”, B’ajlaj Chan K’awiil se fue para el reino de Hiix Witz, donde permaneció casi cinco años, entre 673 y 677 DC (27 de Junio 673, hasta el 21 de Diciembre 677). Gracias al apoyo de Calakmul, él volvió a Dos Pilas (Guenter 2003:26).

¿Por qué se refugió en Hiix Witz? Para comprenderlo, conviene recordar que el reino de Hiix Witz se encontraba cerca de otros centros más grandes y por supuesto más fuertes, correspondientes a los sitios La Florida (Namaan) al oeste, y El Peru-Waka’ al norte.

Dicha estancia, relativamente larga para un importante gobernante, se dio “en Hiix Witz”, es decir posiblemente en Zapote Bobal. Sin embargo, en ninguno de los tres sitios del Clásico Tardío que presentan conexiones con los gobernantes de Hiix Witz (La Joyanca con el glifo de Chan Ahk en la Estela 1, Zapote Bobal y El Pajaral con el glifo emblema de Hiix Witz (Figura 8) se ha encontrado evidencia clara de este rey. El candidato más probable para el lugar de destierro de B’ajlaj Chan K’awiil es el sitio de Zapote Bobal: es el único con templos grandes, un palacio real y los rasgos típicos de una capital centralizada del Clásico Tardío, con toda la infraestructura tanto para rituales ceremoniales públicos como para la vida cotidiana de un grupo gobernante de alto rango como el de Dos Pilas.

En cuanto a su arquitectura, Zapote Bobal conoció un desarrollo fulgurante en la primera mitad del Clásico Tardío (Fitzsimmons 2005, 2006), cuando fueron construidos por primera vez la mayor parte de los edificios, incluyendo el palacio real y los templos grandes. Parte de estas edificaciones remonta claramente a un momento anterior al reinado de B’ajlaj Chan K’awiil en Dos Pilas, considerando que las primeras fechas de las estelas del sitio se ubican alrededor de los años 630-640. Pero existe una inscripción en el sitio de Dos Pilas, fechada para el periodo de destierro, con la mención “T’abay Hiix Witz”, que puede traducirse como “Hiix Witz va para arriba”. Considerando que esta frase se usa a veces para referirse a la arquitectura en construcción, parece indicar que los gobernantes de Dos Pilas tenían conocimiento del desarrollo de Zapote Bobal. Sin embargo, no es claro en qué medida el desarrollo de Zapote Bobal fue ligado a los eventos en Dos Pilas: ¿Dos Pilas hubiera impulsado el desarrollo en Zapote Bobal? O más bien ¿hubiera notado su creciente importancia, eligiendo entonces este sitio como un lugar adecuado para el gobernante de Dos Pilas? Esta relación todavía no está clara.

Después del Clásico Temprano y de la mención de Chan Ahk en la estela de La Joyanca que lleva la fecha 485 DC.– lo que, dicho sea de paso, plantea la pregunta de cuál era el centro referido–, a partir del Clásico Tardío se encuentran muchas referencias a Hiix Witz en las inscripciones de otros sitios contemporáneos. Por ejemplo, el Panel 7 de Piedras Negras indica que durante la última parte del siglo VII, Piedras Negras e Hiix Witz mantenían buenas relaciones, mientras que para el reinado del Gobernante 4 de Piedras Negras durante el siglo VIII, existen evidencias de hostilidades entre ambas entidades (Entierro PN13). Parece que junto con los reinos de Namaan (La Florida) y Waka’ (El Peru), el centro-oeste del Petén (incluyendo La Joyanca, El Pajaral, y Zapote Bobal) era parte de un grupo de entidades políticas afines más bien a Calakmul, que se extendían al sur hasta Dos Pilas. Si se tiene en cuenta las múltiples referencias a Hiix Witz provenientes de varios centros, además del desarrollo de la arquitectura de Zapote Bobal y de su región en el Clásico Tardío y de los eventos en Dos Pilas y Tikal, tenemos un cuadro general indicando que el centro-oeste fue importante en la geopolítica del Petén y que tuvo un impacto significativo en uno de los mayores conflictos de la historia maya.

ECONOMÍA REGIONAL: LOS DATOS CERÁMICOS

Las hipótesis regionales presentadas a continuación están basadas en los estudios de las colecciones de La Joyanca y Zapote Bobal (2000-2006; Arnauld y Forné 2004; Forné 2006, 2010), además de comparaciones consecutivas a la consulta de las colecciones disponibles de los sitios del Petén, en particular las de Piedras Negras y El Perú-Waka’ (estudio comparativo realizado en 2003, luego 2006, gracias al apoyo de los proyectos correspondientes). De manera general, las colecciones de La Joyanca y Zapote Bobal siguen el modelo de las tradiciones cerámicas del Petén, y ambos pueden ser considerados como pertenecientes a las esferas sucesivas de Mamom, Chicanel, Tzakol y Tepeu, con poca invención en la producción local. Para entender la importancia de ambos centros en el marco del contexto regional, debemos recordar la historia de su desarrollo en el tiempo.

La Joyanca se caracteriza por una ocupación larga, desde aproximadamente 800 AC. Su desarrollo fue gradual, hasta alcanzar un apogeo durante el complejo Abril (600-850 DC). Es durante el siguiente complejo Tuspán que empezó el declive, marcado por el colapso del sistema político central de la Plaza Principal, seguido por el abandono gradual de diferentes sectores del sitio, hasta su despoblamiento total alrededor de 1050 DC. (Arnauld y Forné 2004; Forné 2006). En Zapote Bobal, la historia de la ocupación fue muy diferente, mucho más corta. Aunque algunas evidencias de ocupación preclásica fueron halladas en dos grupos residenciales periféricos, el epicentro fue construido, como ya fue mencionado, alrededor de 600 DC (Fitzsimmons 2005, 2006; Forné 2007:144). Posteriormente, la actividad constructiva y el desarrollo político marcan un apogeo durante el complejo Laguna Larga (Clásico Tardío), para disminuir fuertemente hasta el Clásico Terminal. El abandono del sitio ha sido fechado hacia 900 DC y parece haber sido gradual; unas pocas vasijas posclásicas fueron encontradas en el epicentro, mostrando que el sitio, al igual que La Joyanca, era visitado por los pobladores tardíos.

En el Clásico Tardío, periodo de auge de ambas ciudades, y por ende, época mejor conocida en la actualidad, las colecciones cerámicas pertenecen claramente a la esfera Tepeu (Forné 2010). Sin embargo, se observaron unas diferencias claras entre la producción de recipientes de ambos sitios. En base a un estudio comparativo de los tipos Chaquiste Impreso y Chinjá Impreso, es posible observar una fuerte variación en formas, atributos decorativos y técnicos empleados para la elaboración de estos recipientes, entre La Joyanca, Zapote Bobal y El Peru-Waka’ (Forné 2008, 2010). Estos cuencos de gran tamaño, de uso doméstico (posiblemente para almacenamiento, remojo, de alimentos), son muy comunes en las colecciones de los sitios mayas de la esfera Tepeu. Por sus dimensiones, la sencillez de su decoración y su ubiquidad en las Tierras Bajas, es posible que hayan sido poco objeto de intercambio, siendo más bien representativos de una producción local. Las diferencias marcadas observadas separan claramente a Zapote Bobal de El Peru-Waka’ y La Joyanca, lo que sugiere que La Joyanca y Zapote Bobal no compartieron las mismas redes de producción e intercambio de estos bienes, y probablemente los alfareros no mantenían suficientes contactos como para influenciar estilísticamente la producción entre vecinos (Forné 2010). En cambio, el obstáculo natural del Río San Pedro no pareció ser una frontera muy cerrada ya que estos cuencos impresos en La Joyanca y El Peru-Waka’ son muy similares, lo que muestra que las tradiciones cerámicas se compartieron entre al menos ambas ciudades.

Sin embargo, aunque la producción de cerámica doméstica presenta variaciones muy localizadas en Zapote Bobal, los recipientes de lujo sí conectan a este sitio con La Joyanca (como representativos de Hiix Witz) y también con otros centros contemporáneos. La presencia en ambos sitios de tiestos del grupo Santa Rosa conecta Hiix Witz con la región de Piedras Negras, en donde este grupo era común desde finales del Clásico Temprano (Muñoz 2004). La existencia de alguna ruta este-oeste pasando por Hiix Witz se vería confirmada durante el Clásico Terminal ya que los análisis por activación de neutrones realizados por R. L. Bishop en Gris y Naranja Fino de La Joyanca (los tiestos de Zapote Bobal no han sido muestreados) indicaron que provenían del valle del Usumacinta (R. Bishop, com. pers. 2009).

Lo que también distingue a Zapote Bobal son los recipientes de alta calidad, entre los cuales resaltan el grupo Azote (en una coloración amarillenta muy característica de El Peru-Waka’ y el Petexbatún), y unos polícromos con base ante, conocidos en Uaxactún, el Este del Petén, y El Peru-Waka’, y cabe mencionar que los ejemplares de Zapote Bobal parecen idénticos a algunos tiestos de Aguateca y Dos Pilas (observación personal en Ceramoteca de IDAEH y Laboratorio Proyecto El Perú-Waka’ 2006; Forné 2007:147-148). La distribución de estas vasijas sobre un eje norte-sur sugiere que cerámicas elaboradas transitaban por Zapote Bobal.

En resumen, la producción e intercambio de vasijas cerámicas en la región considerada como Hiix Witz muestra, por un lado, que dentro de una misma entidad política (si admitimos que La Joyanca y Zapote Bobal ambos fueron parte de este reino), no necesariamente se compartieron redes de producción e intercambio de recipientes domésticos a pesar de cierta unidad política; por otro lado que Hiix Witz pudo haber representado un cruce entre dos rutas de intercambio, norte-sur y este-oeste, por las cuales quizás transitaron varios bienes cerámicos, y posiblemente otros.

CONCLUSIÓN

La importancia de Hiix Witz en el contexto cronocultural de las Tierras Bajas del Clásico Tardío-Terminal es entonces todavía difícil de entender, en buena medida por falta de investigaciones profundas en los numerosos sitios de lo que proponemos llamar “la región centro-oeste”. La evidencia epigráfica traza una importante relación entre Dos Pilas y Zapote Bobal (Hiix Witz), pero no nos es posible a la fecha entender las modalidades de esta relación, fuera del evento del destierro de B’ajlaj Chan K’awiil en 672 DC. Los datos arqueológicos, arquitectónicos y cerámicos no son suficientemente claros para confirmar este evento. Por ejemplo, la producción de vasijas de uso doméstico parecería estar asociada con la venida de artesanos ajenos a la región, pero la hipótesis requiere más datos para ser validada.

Otro punto de importancia es el constatar la heterogeneidad dentro de una sola región política identificada como Hiix Witz. Si bien La Joyanca era parte de tal entidad, entonces las diferencias con Zapote Bobal son marcadas y el desarrollo de ambas parece haber seguido procesos sociales distintos. Por un lado La Joyanca se desplegó a lo largo de 1800 años de historia, llegando a una estructura compacta de casas nobles fuertemente conectadas entre sí, por el otro lado Zapote Bobal se destaca por su crecimiento súbito, alcanzando en tan solo dos momentos constructivos muy cercanos en el tiempo las dimensiones de un centro de mayor amplitud e importancia regional innegable. ¿Hasta qué punto, con dos desarrollos tan distintos, las historias políticas, y socio-económicas de La Joyanca y Zapote Bobal fueron vinculadas? La arquitectura y los patrones de asentamientos tienden a indicar que Zapote Bobal y El Pajaral manifiestan de cierto modo “intrusiones” elitistas de alto rango en un paisaje sociopolítico provincial, o aun rural, en el que La Joyanca representaría más bien una urbanización a partir de poblaciones asentadas localmente en las mesetas, en una ciudad pequeña en la que el poder del rey local habría sido compartido con casas nobles formadas también localmente a partir del Clásico Temprano.

REFERENCIAS

Anaya, Hernández, A., Stanley P. Guenter y Marc U. Zender

2003         Sak Tz’i’, a Classic Maya center: a localtional model based on GIS and epigraphy. Latin American Antiquity 14(3):179-191.

Arnauld, M. Charlotte

2001        La “casa grande”: evolución de la arquitectura del poder del Clásico al Postclásico. En Reconstruyendo la ciudad maya: el urbanismo en las sociedades antiguas (editado por A. Ciudad R., M.J. Iglesias y C. Martinez, pp.363-401. Sociedad Española de Estudios Mayas, Madrid.

Arnauld, Charlotte y Mélanie Forné

2004        Cronología de la Joyanca, En La Joyanca (La Libertad, Guatemala), ciudad maya del noroeste de Petén, (editado por C. Arnauld, V. Breuil-Martinez y E. Ponciano A.), pp.17-36. CEMCA, CIRMA, Asociación Tikal, Guatemala.

Arnauld, Charlotte, V. Breuil-Martínez y E. Ponciano (ed.)

2004a        La Joyanca (La Libertad, Guatemala), antigua ciudad maya del noroeste del Petén. CEMCA, CIRMA, Asociación Tikal, Mexico & Guatemala.

Arnauld, Charlotte. J-P. Metailie y V. Breuil-Martínez

2004b        La Joyanca en la región de las mesetas y en el Petén Noroccidental. En La Joyanca (La Libertad, Guatemala), antigua ciudad maya del noroeste del Petén, (editado por C. Arnauld, V. Breuil-Martinez & E. Ponciano A.), pp.37-54. CEMCA, CIRMA, Asociación Tikal, Mexico & Guatemala.

Fahsen, Federico, J.M. Ortiz, J. Castellanos y L.F. Luin

2003        La escalinata 2 de Dos Pilas, Petén: los nuevos escalones. En XVI Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, (editado por J.P. Laporte, B. Arroyo, H. E. Escobedo y H. E. Mejía), pp.687-700. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

Fitzsimmons, James.

2004        Registro y protección de monumentos. En Informe No. 6, Sexta temporada de campo del Proyecto Petén Noroccidente, Investigaciones en el sitio Zapote Bobal, (editado por V. Breuil-Martínez y Laura Gámez), pp.96-141.  Informe presentado al Instituto de Antropología e Historia de Guatemala.

2005        Registro de monumentos.  En Informe No. 7, Séptima temporada de campo del Proyecto Petén Noroccidente, Investigaciones en el sitio Zapote Bobal, (editado por Laura Gámez), pp. 116-137.  Informe presentado al Instituto de Antropología e Historia de Guatemala.

2006        Registro de monumentos e investigación en la Plaza Principal. En Informe No. 8, Octava temporada de campo del Proyecto Petén Noroccidente, Investigaciones en el sitio Zapote Bobal (editado por Mélanie Forné), pp.57-73.  Informe presentado al Instituto de Antropología e Historia de Guatemala.

Fitzsimmons, James L., Laura Gámez y Mélaníe Forné

2009        Monuments, Caches, and the Lords of Jaguar Hill: Creating the Sacred from the Mundane. Mexicon Vol. XXXI, No. 2, pp.43-49.

Forné, Mélanie

2006        La cronología cerámica de La Joyanca, Petén Noroccidente, Guatemala. Paris Monographs In American Archaeology N°17, (editado por E. Taladoire). BAR International Series N°1572, Oxford, Inglaterra. 351 páginas.

2007        Estudio de materiales. En Proyecto Petén Noroccidente, Informe n° 8, octava temporada de campo, en el sitio arqueológico Zapote Bobal, municipio de La Libertad, Petén, Guatemala, (editado por M. Forné), pp.135-166. Informe presentado al IDAEH. Guatemala.

2008        Unidad cultural y estudio cerámico: un punto de vista desde Zapote Bobal, Noroeste del Petén. En XXI Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala. (Editado por J. P. Laporte, B. Arroyo et H. Mejía), pp.719-733. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

2010        Variante y variación en la cerámica maya regional: interpretación en tres sitios del oeste del Petén, Guatemala”. En Figuras mayas de la diversidad, (editado por A. Monod Becquelin, A. Breton et M. Humberto Ruz), pp.335-365. Mérida, UNAM, CEPHCIS.

Gámez, Laura

2008        Análisis Comparativo de las Áreas Residenciales de los Sitios Arqueológicos La Joyanca y Zapote Bobal, La Libertad, Peten. En XXI Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2007 (editado por J.P. Laporte, B. Arroyo y H. Mejía) pp.248-264. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

Gámez, Laura, J. Fitzsimmons y M. Forné

2007        Epigrafía y Arqueología de Hixwitz: Investigaciones en Zapote Bobal, La Libertad, Peten. En XX Simposio de Investigaciones Arqueologicas en Guatemala, 2006, (editado por J.P. Laporte, B. Arroyo y H. Mejía), pp.345-367. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

Golden, Charles, et al.

2008        Piedras Negras and Yaxchilan: Divergent political trajectories in adjacent maya polities. Latin American Antiquity 19(3):249-274.

Graham, Ian

1970        The ruins of La Flórida Petén En En Monographs and Papers in Maya in Maya Archaeology (editado por W.R. Bullard..)Papers of the Peabody Museum 61:427-455.  Harvard University, Cambridge.

Guenter, Stanley Paul

2003        The inscriptions of Dos Pilas associated with B’ajlaj Chan K’awiil.  Mesoweb: www.mesoweb.com/features/Guenter/Dos Pilas

Krempel, Guido

2011        Notes on Stela 2 of La Florida, Petén, Guatemala. Mexicon  33(1):7-11.

Laporte, Juan Pedro.

2001         Dispersión y estructura de las ciudades del Sureste de Petén, Guatemala. En Reconstruyendo la ciudad Maya: El urbanismo en las sociedades antiguas. (editado por A. Ciudad, M.J. Iglesias, M.C. Martínez), pp.137-161. Sociedad Española de Estudios Mayas, Madrid, España.

Laporte, Juan Pedro y Héctor Mejía

2005        La organización territorial y política en el mundo Maya Clásico: El caso del sureste y centro-oeste de Petén, Guatemala. Escuela de Historia, Instituto de Investigaciones Históricas, Antropológicas y Arqueológicas. Universidad de San Carlos de Guatemala. Guatemala.

Lemonnier, Eva

2009        La structure de l’habitat du site Maya classique de La Joyanca (Petén Nord-Ouest, Guatemala) dans son environnement local. Paris Monographs in American Archaeology 23. B.A.R. International Series. Oxford.

Lemonnier, Eva. y M.C. Arnauld

2008        Sistemas clásicos de asentamientos jerarquizados en La Joyanca, Guatemala, y Río Bec, México. En XXI Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2007, (editado por  J.P. Laporte, B. Arroyo y H.E. Mejía), pp.235-252. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, IDAEH. Asociación Tikal. Guatemala.

López, Salvador y Marco Antonio Leal

1999         Capítulo 8: Reconocimiento arqueológico en la cuenca media del Río San Pedro Mártir (ope. 242). En Proyecto Peten Noroccidente-La Joyanca Informe n° 1. Primera temporada de campo 27 de enero – 21 de marzo de 1999 en el sitio arqueológico de La Joyanca y su región, Municipio de La Libertad (editado por M-C. Arnauld y P. Morales), Informe entregado al IDAEH. CEMCA, Guatemala.

2002        Capitulo 9: Reconocimiento Regional, Cuenca Media Del Río San Pedro Martir, Entre Lagunas Y Ríos, Operación 242. En El sitio arqueológico La Joyanca y su región, municipio La Libertad, Petén. Informe No. 4, Cuarta temporada de campo (editado por V. Breuil-Martinez, T. Saint-Dizier y S. López), Informe entregado al IDAEH. CEMCA, Guatemala.

Martin, Simon y Nikolai Grube

2000          Chronicle of the Maya Kings and Queens. Deciphering the dynasties of the ancient Maya.

Thames and Hudson, Londres, Inglaterra.

Mathews, Peter L.

1985         La escultura de Yaxchilán. INAH, Colección Científica. México.

Mejía, Héctor, J. García y J.P: Laporte

2005         La Estela 6 de Itzimte, Petén, Guatemala. Mexicon XXVII 2005, n°2/3, pp. 37-40.

Métailié, Jean-Paul, et. al.

2002        Lagos, bajos y paleo-paisajes en el Petén noroccidental: el inicio de una investigación geográfica y arqueológica (La Joyanca). En Espacios mayas. Usos, representaciones, creencias, (editado por A. Breton et. al), pp. 23-48. UNAM, CEMCA, México.

Muñoz, René Arturo

2004        The Ceramic Sequence of Piedras Negras, Guatemala: Type and Varieties. Documento electrónico disponible en http://www.famsi.org/reports/02055/index.html. The Foundation for the Advancement of Mesoamerican Studies Inc. Accedido en Julio 9 de 2011.

Román, Edwin, y James Fitzsimmons

2004        Reconocimiento preliminar de la región de la Cuenca media del Río San Pedro Mártir (Ope. 121). En Informe No. 6, Sexta temporada de campo del Proyecto Petén Noroccidente, Investigaciones en el sitio Zapote Bobal (editado por V. Breuil-Martínez y L. Gámez), pp. 175-186.  Informe presentado al Instituto de Antropología e Historia de Guatemala.

Stuart, David

2003        Las ciudades de Hixwitz en el Peten Noroccidente. Conferencia presentada en el XVII Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 15-19 de julio 2003, Guatemala.

Valle, Gendry R.

2009         Reconocimiento en la cuenca de Laguna Perdida, La Libertad y San Andrés, Petén. En

Reporte 23, Atlas Arqueológico de Guatemala, pp.135-193. Dirección General del Patrimonio Cultural y Natural, Ministerio de Cultura y Deportes, Guatemala.

NOTA DE EDICIÓN:  La calidad de las ilustraciones, es debido a que el autor no respetó los lineamientos requeridos.

Figura 1. Mapa topográfico de Petén

Figura 2. Mapa del oeste de Petén

Figura 3. Mapa regional de Hiix Witz

Figura 4. Mapa del oeste de Petén mostrando entidades políticas

Figura 5. Mapa de La Joyanca

Figura 6. Mapa de Zapote Bobal

Figura 7. Mapa del área central de El Pajaral

Figura 8. Ejemplos de monumentos de Hiix Witz

Cuadro 1. Jerarquía regional de sitios de Hiix Witz

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *