Asociación Tikal

04. EL PERIODO PRECLÁSICO EN LA REGIÓN NOROCCIDENTAL DE PETÉN: DATOS RECIENTES Y MODELOS INTERPRETATIVOS – Mary Jane Acuña, Carlos Chiriboga, Marcello Canuto y Tomás Barrientos – Simposio 23, Año 2009

Descargar este artículo en formato PDF

Acuña, Mary Jane, Carlos Chiriboga, Marcello Canuto y Tomás Barrientos

2010        El periodo Preclásico en la región noroccidental de Petén: Datos recientes y modelos interpretativos. En XXIII Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2009 (editado por B. Arroyo, A. Linares y L. Paiz), pp.34-47. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala (versión digital).

4

EL PERIODO PRECLÁSICO EN LA REGIÓN NOROCCIDENTAL DE PETÉN: DATOS RECIENTES Y MODELOS INTERPRETATIVOS

Mary Jane Acuña

Carlos Chiriboga

Marcello Canuto

Tomás Barrientos

Universidad de Washington, Universidad de Yale, Universidad de Tulane y Universidad del Valle de Guatemala

PALABRAS CLAVE

Arqueología Maya, Noroeste de Petén, Laguna del Tigre, El Achiotal, pintura mural

ABSTRACT

THE PRECLASSIC PERIOD IN THE NORTHWESTERN PETEN:

RECENT DATA AND INTERPRETATIVE MODELS

Investigation at the archaeological site of El Achiotal was begun as part of research undertaken by the La Corona Regional Archaeological Project. Preliminary dating indicates a primary occupation during the Late Preclassic period. Investigation has also included the documentation of looting, test pits, and the creation of a site map. In addition, regional reconnaissance was initiated this past season, in particular to prove the existence of routes that connected the Central Peten with other regions of the Maya area during this period. Finally, we propose models to explain the political geography of the Late Preclassic period, not only for the region under study, but for the Central Lowlands as a whole.

INTRODUCCIÓN

Los términos Preclásico, Clásico y Postclásico están fundamentados en un sistema de progreso evolutivo que dominó la literatura antropológica durante el Siglo XX (Hansen 1998; Smith 1973; Coe y Coe 1956). A pesar de que dichos términos persisten en la Arqueología Maya, un siglo de investigaciones en la región ha revelado que el periodo Preclásico no fue un precursor o un estadio previo al desarrollo de la complejidad evidenciada durante el periodo Clásico. Contrariamente, el periodo Preclásico se caracteriza por la presencia de ciudades, Estados y burocracias emergentes, desigualdad social, una economía creciente basada en el intercambio y una ideología política fundamentada en la religión. Por ejemplo, investigaciones pioneras en los sitios de Uaxactun, Tikal y Altar de Sacrificios (Coe 1982, 1990; Ricketson et al. 1937; Smith 1950; Willey 1973) hallaron evidencia arquitectónica y cerámica que sugieren que para el periodo Preclásico, los Mayas de las Tierras Bajas ya contaban con una organización social y política compleja comparable a la existente durante el Clásico.

A estos trabajos se suman investigaciones más recientes en los sitios de El Mirador, Nakbe, Wakna, San Bartolo, Holmul y Cival, entre otros, las cuales han revelado la complejidad del Preclásico evidenciado en programas artísticos en murales, mascarones y estelas, así como grupos arquitectónicos con funciones rituales y políticas. Son una indicación clara que se debe de poner más atención al Preclásico para así poder acercarse más al conocimiento sobre la dinámica social y política de los primeros Estados Mayas. Además, dichos trabajos han puesto en evidencia la existencia de una red de sitios más compleja y dispersa durante el Preclásico Tardío de lo que se conocía con anterioridad.

Sin duda El Mirador, junto con Nakbe y Wakna, parecen haber consolidado el primer Estado en su región inmediata en los Siglos IV y VI antes de nuestra era, cuando el sitio de La Venta en la Costa del Golfo estaba decayendo. Existía ya en esta época una red de intercambio de recursos interregionales, es decir, tanto dentro y fuera del área Maya, la cual también fomentó la dispersión de  ideología. La complejidad política e ideológica antes conocida solamente en Nakbe y El Mirador, ya se ha identificado en algunos sitios contemporáneos a estos a través de las Tierras Bajas Mayas.

No obstante, durante años se ha manejado un concepto de patrón al cual deben adjudicarse los sitios Preclásicos de las Tierras Bajas Mayas del sur como por ejemplo, la homogenización en estilos cerámicos, arquitectónicos y artísticos, orientación general del asentamiento y características de conjuntos arquitectónicos como el Grupo E. En cierta forma, esta idea resulta de la suposición generalizada de que diferencias en monumentalidad arquitectónica necesariamente reflejan una diferenciación jerárquica. A la vez, se postula aquí que ésta es una problemática que surge debido a las similitudes adscritas bajo el uso del concepto de la esfera Chicanel.

Teóricamente, esta concepción indica que se atiene al modelo de invención local en un sitio o región particular de la cual parte y es impuesta sobre otros, sin permitir que la innovación sea el resultado de una interacción local y regional en diversos sitios. Esta problemática también implica que durante el Preclásico debió existir un sistema socio-político integrado. Pero, ¿Qué sucede con los sitios que presentan anomalías a este patrón? El Achiotal, localizado a 20 km al este de La Corona (Figura 1), es un ejemplo de esta problemática en tres aspectos principales que se pretenden resaltar: 1) la orientación del sitio es norte-sur y no este-oeste; 2) en cuanto al arte, presenta una distinción entre elementos iconográficos y estilo iconográfico, conteniendo características de elementos Mayas y Olmecas; y 3) a pesar de compartir la tradición alfarera Chicanel, difiere en cuanto a otras características asociadas con dicha esfera sugiriendo una posible continuidad Mamom.

A pesar de que los conocimientos sobre el periodo Preclásico se han incrementado sustancialmente a lo largo de  las últimas dos décadas, aún se conoce muy poco acerca de los sitios de esta época en el área del noroccidente de Petén. Posiblemente como resultado de haber sido considerada como una región inhóspita debido a  la presencia de bajos que se extienden desde el área limítrofe al este del Parte Nacional Laguna del Tigre hasta los estados mexicanos de Campeche y Tabasco. Sin embargo, trabajos recientes en el enclave sureste del Parque Nacional Laguna del Tigre y en la región del límite este del Parque, han revelado que dicha región es rica en recursos naturales, la mayoría consistiendo de bajos, lagunas, ríos y sibales, además de numerosos sitios arqueológicos, cuya distribución en el área debió ser estratégica para el aprovechamiento de los recursos acuáticos en relación a los ríos Candelaria y San Pedro Mártir, los cuales habrían asegurado una comunicación con la región oeste hasta la Costa del Golfo.

Las excavaciones en el sitio El Perú-Waka’ han revelado la existencia de un componente Preclásico representado por arquitectura en piedra y por la presencia de materiales cerámicos, mientras que en La Corona se conoce la existencia de un asentamiento Preclásico por medio de los materiales cerámicos en los niveles estratigráficos más profundos que aún esperan mayor investigación. Como parte del componente regional del Proyecto Regional La Corona, este año se iniciaron investigaciones en El Achiotal. Este sitio se dio a conocer en el medio arqueológico en 1998 cuando Kathryn Reese-Taylor realizó una visita al sitio e informó de los intensos saqueos los cuales revelaron la presencia de una ocupación Preclásica. A raíz de esto, el Proyecto Regional Arqueológico La Corona realizó dos visitas cortas durante su Temporada 2008, con el objetivo de asesorar el potencial de investigación. Posteriormente, en el 2009 se realizó la primera temporada de campo formal en El Achiotal, la cual se enfocó en la realización del mapa del sitio, en la documentación y registro de saqueos y en un programa corto de excavaciones de sondeo.

A continuación, se presentan los resultados de acuerdo a los tres puntos mencionados anteriormente que hacen que El Achiotal sea un sitio Preclásico distinto a sus contemporáneos.

UBICACIÓN, MAPA Y ASENTAMIENTO

El sitio de El Achiotal se encuentra localizado sobre un promontorio kárstico de 700 m de largo por 200 m de ancho, orientado 35° este del norte verdadero, se eleva 30-40 m de altura sobre los bajos aledaños (Figura 2). Como parte de las investigaciones de la Temporada 2009, se llevó a cabo un reconocimiento completo del nivel superior del promontorio que abarca 10.32 ha. Se identificaron 28 estructuras dispersas a lo largo del área, concentradas en la mitad sur del promontorio, variando en tamaño desde pequeñas plataformas hasta una pirámide de 17 m de alto (Figura 3). Debido al tiempo limitado con el que se contaba, se decidió enfocar el levantamiento topográfico detallado utilizando Estación Total en el Grupo Sur y en el Grupo Palaciego, mientras que el resto del sitio fue mapeado utilizando un receptor GPS de alta precisión.

El Grupo Sur está conformado por nueve estructuras rodeando una plaza central, orientada a 4.5°E. Al extremo sur del grupo se encuentra la Estructura 1, la cual consiste de una pirámide de al menos dos cuerpos con una base de 35 por 35 m y una altura de 17 m. El límite oeste de la plaza se encuentra marcado por las estructuras 2, 3, y 4. La Estructura 2, ubicada al noroeste de la Estructura 1, mide 18 m por 11 m y llega a una altura de 5 m sobre el nivel de la plaza. La Estructura 3 mide 9 m por 7.50 m y se eleva 1.50 m sobre el nivel de la plaza. La Estructura 3 se encuentra inmediatamente al norte de la Estructura 2 y consiste en una plataforma alargada de 9 m por 3 m de largo y 0.50 m de altura. El límite norte de la plaza consiste en un talud el cual baja hacia una plaza de menor elevación al norte. La Estructura 8, ubicada directamente enfrente de la Estructura 2, consiste en una pirámide central de 7 m de alto con plataformas adosadas en los lados norte y sur.

Al este de la plaza sur, se identificó una serie de patios cerrados delimitados por plataformas alargadas. Inmediatamente detrás de la plataforma norte de la Estructura 8 se encontró un rasgo arquitectónico nombrado como Estructura 9, el cual llamó la atención tanto por su ubicación dentro de un patio cerrado con acceso limitado, así como su forma y su orientación distinta a lo encontrado en el resto del sitio (Figura 4). Esta estructura es de forma redonda con un diámetro de 5 m, en la cual se identificaron muros internos de piedra pequeña los cuales habían sido expuestos por un pozo de saqueo colocado al centro de la estructura. Las excavaciones revelaron que la estructura yace sobre un corte rectangular en la roca madre con una profundidad máxima de 1.80 m. La forma de la estructura apunta hacia su posible función de temascal en algún momento, aunque se necesita llevar a cabo mayor excavación de la estructura para poder identificar su función de manera certera.

A diferencia de las estructuras del sur del sitio, el resto de las 17 estructuras están orientadas a 14.5°E (Figura 3). Esta orientación, aunque mejor adaptada a la orientación natural del promontorio, no aparenta ser única debido a que permite un mejor aprovechamiento del área disponible,  ya que presenta orientación similar a otros sitios Preclásicos, como por ejemplo Izapa. En el área norte del sitio se pueden identificar dos plazas, una que inicia al norte de la plaza sur y otra al noreste de ésta, la cual se encuentra circulada por cinco estructuras.

La Estructura 10 del Grupo Norte es una plataforma sobre la cual se encuentran cuatro estructuras que conforman un grupo de patio (Figura 3). Las Estructuras B y C, las de mayor tamaño, posiblemente presentaban arquitectura de bóveda, mientras que las A y D consisten en plataformas bajas que probablemente presentaban estructuras de materiales perecederos. Este grupo se interpretó como un grupo palaciego debido a su construcción sobre una plataforma elevada, así como por su distribución en forma de grupo de patio.

Por lo general, se asume que sitios Preclásicos de las Tierras Bajas Mayas tienen un patrón que incluye una orientación este-oeste y que su programa arquitectónico contiene un Grupo E (Clark y Hansen 2001). El Achiotal no contiene un Grupo E visible y su orientación norte-sur, así como la distribución general de estructuras, se asemeja más al sitio Olmeca de La Venta en la Costa del Golfo y a otros sitios Preclásicos de la región de Chiapas como lo son Mirador y La Libertad (Figura 5), identificado por Clark y Hansen (2001) como el patrón del “Formativo Medio de Chiapas” o MFC.

A pesar de que aún queda por descubrirse la distribución del asentamiento fuera del área ceremonial, hasta ahora es evidente que el promontorio sobre el cual se encuentra el sitio de El Achiotal tuvo importancia ceremonial desde tan temprano como el Preclásico Medio. Una vista regional de la ubicación del promontorio indica que se debió escoger por razones muy particulares, ya que no sólo resalta en la topografía, sino también permite una vista de todo alrededor y le da al sitio un carácter defensivo y restringido. Además, es curioso que no se construyera el sitio a orillas de alguna de las lagunas cercanas para el aprovechamiento de agua, lo cual sugiere que la escarpa en sí, jugó un papel significante en la ideología detrás de la construcción del centro ceremonial (Figura 2). Sin embargo, aún queda por establecer qué función tuvo dicho centro ceremonial local y regionalmente.

ESTRUCTURA 1 Y MURAL

La Estructura 1, localizada en el extremo sur del sitio y del promontorio, es la estructura más grande del sitio, elevándose 17 m del nivel de plaza con un basamento de 35 por 35 m y una orientación de cuatro grados y medio al este del norte (Figura 3). Presenta siete trincheras de saqueo, de las cuales cuatro son túneles que intervinieron profundamente la estructura (Figura 6). El Saqueo 6 tiene dos túneles, uno sobre el otro, el cual descubrió la secuencia arquitectónica más temprana en ese lugar, incluyendo la presencia de un mural fechado estilísticamente al Preclásico Tardío. Además, el túnel superior conecta con otro túnel correspondiente al Saqueo 2 del frente de la estructura y juntos atraviesan completamente la misma. Las investigaciones este año se enfocaron principalmente en el registro y documentación de los túneles en el Saqueo 6 tal y como se encontraron, con el objetivo de continuar su exploración en la siguiente temporada.

Los perfiles del túnel inferior revelan una serie de rellenos (Figura 7) que inician con uno muy compacto y negro con poca piedra que pareciera corresponder a una de las primeras nivelaciones en el lugar, posiblemente al Preclásico Medio como sucede en las Estructuras 31 y 18 de Nakbe (Hansen 1998:70). Aún queda por corroborar si de hecho este relleno está directamente sobre la roca madre.     Los demás rellenos son de piedra y tierra de diferentes consistencias pero que no definen claramente alguna estructura, al menos no con las partes visibles en los perfiles. En el extremo este del perfil norte se observa una nivelación muy distintiva consistente de una serie de rellenos de suelos de varios colores que es sellado por un piso de estuco. El poco material cerámico indica que dichos rellenos son muy tempranos y se especula por ahora que podrían corresponder a actividades constructivas del Preclásico Medio.

El túnel superior se divide en dos ramas, números 1 y 1a, este último parte de manera perpendicular hacia el sur del túnel 1. Estos túneles exponen una serie de episodios constructivos que se observan en forma de rellenos, pisos y arquitectura monumental (Figura 8). En esta parte, existen al menos seis pisos que corresponden algunos con estructuras o plataformas visibles y otros que no. Se han identificado cuatro estructuras de mampostería que fechan al periodo Preclásico. Entre las estructuras visibles dentro del túnel, las más tempranas parecen haber conformado un patio. La Estructura Chub podría ser la más temprana construida con mampostería de piedra y estuco. Sobre el mismo piso asociado a ella se construye la Estructura Sank, la cual pudo haber estado adosada a la Estructura Chub de manera perpendicular o bien quedaba un pequeño corredor entre ambas.

Es posible que al momento de construir la Estructura Sank, se agregara una banqueta a la Estructura Chub, aunque esto debe de comprobarse aún. Posteriormente, se construyó otro piso con el cual aún no se ha identificado alguna remodelación arquitectónica, pero que posiblemente esté relacionado a un edificio poco conocido debajo de la Estructura Sip. Luego, se construye la Estructura Sip, que llega a topar con el extremo oeste de la Estructura Sank y el piso asociado a ésta cancela el primer cuerpo o banqueta de la Estructura Chub, elevando el nivel de patio. Aún hay mucho que comprender de este conjunto arquitectónico, pero por ahora se maneja la hipótesis que la posición y ubicación de éstas sugieren la existencia de un patio posiblemente cerrado en este lugar.

La estructura más tardía de ellas hasta ahora identificada dentro del Túnel 1 es la Estructura Jonon, que se ha fechado para el Preclásico Tardío por el estilo de un mural localizado en el muro exterior este, además de algunos fragmentos de cerámica (Figura 9). Se especula que esta estructura fue construida más o menos al centro norte del patio conformado por las estructuras anteriores. Es decir, que al momento de construir la Estructura Jonon, se canceló el arreglo de patio que existió en el lugar, reemplazándolo con una estructura principal que limitaba al sur el espacio público de la alargada plaza ceremonial. Aún queda por comprobarse, pero la hipótesis manejada hoy es que en ese momento el sitio presenció una transformación en su carácter socio-político y será interesante correlacionar este episodio con otras actividades constructivas en el mismo. A partir de ese momento, remodelaciones posteriores de la Estructura Jonon parecen haber mantenido el eje de ésta, culminando con la edificación más tardía que se observa actualmente, la cual ha sido fechada para el Clásico Temprano basado en cerámica recuperada del saqueo en la parte superior de la misma.

El Preclásico Tardío también ha sido caracterizado por exhibir un incremento dramático en monumentalidad arquitectónica, utilizando bloques de piedra caliza grandes y repellos de estuco gruesos. Sin embargo, es un error asumir, por el simple hecho de ser características de los primeros sitios Preclásicos en ser estudiados y de los más monumentales, que es un patrón que fue emulado por sitios más pequeños en la región. El Achiotal fue un sitio contemporáneo a sus vecinos al este pero no exhibe este cambio en monumentalidad drástico en el Preclásico Tardío, sino su arquitectura continúa utilizando rellenos de piedra pequeña y repellos delgados.

Regresando al mural de la Estructura Jonon, éste fue pintado solamente con pintura roja directamente sobre el repello crema y sin una delineación en negro, conformando un estilo iconográfico bastante geométrico aún desconocido en las Tierras Bajas Mayas. La representación consiste en una cabeza antropomorfa en perfil que porta un huunal, o diadema real, en la frente. Aún falta identificar si se trata de una deidad o de un personaje real, pero el nudo debajo de la cabeza indica que es la representación de un fardo el cual está enmarcado por volutas. Sin embargo, aún se está en la fase preliminar de análisis e interpretación del mural, pero vale la pena mencionar que existen otros ejemplos de fardos tanto de la región Maya (Tikal, Entierro 85), como de la Olmeca, que también portan el huunal.  Por otro lado, el hecho que está enmarcado por volutas se asemeja a otros ejemplos donde individuos son enmarcados de esta manera, como lo muestran las pinturas del recinto de la Acrópolis Norte de Tikal, del Grupo H de Uaxactun y de la Estructura Sub 1B de la pirámide de Las Pinturas de San Bartolo, con la única diferencia que en El Achiotal el estilo es bastante geométrico y se trata solamente de la cabeza y no de una figura completa. El elemento en forma de U que conforma el ojo también se encuentra en los mascarones de Cival y es un elemento común en el arte Preclásico como lo demuestra la máscara del individuo en la Estela 11 de Kaminaljuyu. Por lo tanto, el mural de El Achiotal contiene características de elementos y conceptos iconográficos Mayas y Olmecas.

El mural no se encuentra en la esquina propiamente dicha de la estructura, la cual aún no se ha identificado, pero se especula que está aproximadamente a un metro hacia el norte del mural, basado en la presencia del muro posterior del cuarto interior del edificio. Curiosamente, la vista de la figura es hacia el sur o parte posterior de la estructura, sugiriendo que deben existir murales semejantes en otras partes de la estructura. Por otro lado, la vista hacia el sur puede estar orientada hacia una estructura que limitaba un patio en su extremo sur correspondiente a una etapa anterior.

Además de la pintura propiamente dicha, a un costado se ha identificado un grafiti en negro sobre el repello crema. Los diseños no son claros pero es posible que algunos sean copias de elementos del mural. Este mural no es la evidencia de pintura en arquitectura más temprana del sitio, pero por ahora es el más elaborado y el mejor expuesto. La Estructura Sip tiene evidencia de pintura rectilínea y simple pero que al momento de ser investigada dicha estructura, las líneas que se observan podrían estar enmarcando otros elementos artísticos. De igual manera, una estructura identificada hacia el final de la temporada sobre la cual fue construida la Estructura Sip tiene decoración geométrica en rojo.

CERÁMICA Y CRONOLOGÍA

La cerámica de El Achiotal cabe dentro de los cánones de la esfera Chicanel, pero otros aspectos comúnmente asociados con esta esfera no parecen haberse dado. Esta anomalía conlleva a considerar la posibilidad de que mientras cambian estilos en artefactos portátiles como la cerámica, otros como la arquitectura y el patrón de asentamiento podrían estar reflejando una continuidad de estilos del periodo anterior, de la esfera Mamom o bien son variaciones locales a un estilo regional. Aunque no se han encontrado ejemplos comparables, es también una posibilidad de que el estilo del mural esté reflejando tradiciones artísticas más tempranas, explicando de esta manera la presencia de características multi-regionales.

Se sabe que muchos de los sitios que alcanzaron una monumentalidad e importancia política durante el Preclásico sufrieron un abandono al finalizar este periodo. El Achiotal no parece haber compartido este decaimiento con sus contemporáneos, al contrario, la secuencia continúa hasta al menos el siglo quinto de nuestra era. Quedan otras estructuras por explorar, pero la última etapa constructiva de la Estructura 1 del Grupo Sur parece haber ocurrido en el Clásico Temprano. La cerámica recuperada de los pozos de sondeo indica que la plaza principal fue re-apisonada por última vez en el Clásico Temprano. De tal manera, El Achiotal es un sitio más, así como Tikal, Uaxactun y Lamanai, entre otros, que presentan una continuidad en su ocupación, a pesar de que otros sitios importantes hayan sido abandonados, llevando a cuestionar nuevamente la idea de que el periodo Preclásico presenció un sistema de organización política sustancialmente integrado. Por supuesto que estos datos deberán ser corroborados con más excavaciones en otras zonas del sitio, pero por ahora los diferentes pozos realizados este año son consistentes con estos resultados.

CONCLUSIONES

En resumen, es evidente que El Achiotal es un sitio que cabe dentro de los cánones generales de los sitios Preclásicos de las Tierras Bajas Mayas en cuanto a su cerámica, estilo arquitectónico y técnica artística,  lo cual  no es sorprendente debido a su cercanía a otros sitios del centro de Petén. Sin embargo, El Achiotal también presenta suficientes anomalías al patrón Preclásico con su ubicación, orientación y estilo iconográfico. Empero, las hipótesis presentadas aquí deben ser respaldadas mediante mayores y mejores datos, los cuales se esperan obtener con futuras investigaciones. Por tanto, es oportuno considerar otros posibles escenarios y cuestionar el enfoque que ha tenido el Preclásico.  Por ejemplo, la concepción manejada comúnmente es que la homogenización cerámica es reflejo de una integración política regional.

En El Achiotal, a pesar de una clara afinidad cerámica con la esfera Chicanel, existen suficientes diferencias que sugieren que esa homogenización no se extiende al nivel sociopolítico y que posiblemente sus diferencias se deban a una interacción más amplia con diversas regiones sin estar sujeto a un régimen local. También sugieren que existe la posibilidad de una continuidad de tradiciones regionales más tempranas en algunas características mientras que otras cambian conforme a modas locales. Finalmente, futuras investigaciones vendrán a complementar los datos presentados hoy, los cuales se espera sigan contribuyendo a un mejor entendimiento del periodo Preclásico en el área Maya.

REFERENCIAS

Clark, John E. y Richard D. Hansen

2001   The Architecture of Early Kingship: Comparative Perspectives on the Origins of the Maya Royal      Court. En Royal Courts of the Ancient Maya Vol. 2 (editado por T. Inomata y S. D. Houston), pp. 1-45.  Westview Press.

Coe, William R.

1990        Excavations in the Great Plaza, North Terrace and North Acropolis of Tikal. Tikal Report No. 14.   University Museum Monograph 61.  University of Pennsylvania, Philadelphia.

1982          Introduction to the Archaeology of Tikal, Guatemala. University Museum monograph. University  Museum, Philadelphia.

Coe, William R. y Michael D. Coe

1956          Excavations at Nohoch Ek, British Honduras. American Antiquity 21:370-382.

Hansen, Richard

1998         Continuity and Disjunction: The Pre-Classic Antecedents of Classic Maya Architecture. En Function and Meaning in Classic Maya Architecture (editado por S. D. Houston), pp. 49-122.  Dumbarton Oaks Research Library and Collection, Washington, D.C.

Ricketson, O. G., Jr., E. B. Ricketson, M. Amsden, A. L. Smith y H. E. D. Pollock

1937          Uaxactun, Guatemala. Group E-1926-1931. Part I: The Excavations, by Oliver G. Ricketson, Jr.  Part II: The artifacts, by Edith Bayles Ricketson. Appendices by Monroe Amsden, A. Ledyard Smith [and] H.E.D. Pollock. Carnegie Institution of Washington Publication No. 477. Washington.

Smith, A. Ledyard

1950  Uaxactun, Guatemala; excavations of 1931-1937.  Carnegie Institution of Washington publication.  Washington.

Smith, Robert E.

1973         A Study of Structure A-I Complex at Uaxactun, Petén, Guatemala. Contributions to American  Archaeology, 19 (456):189-231. Washington, D.C.

Willey, G.R.

1973  The Altar de Sacrificios excavations: general summary and conclusions. Papers of the Peabody   Museum of Archaeology and Ethnology, Harvard University. Cambridge, Massachussets.

Figura 1          Ubicación del sitio arqueológico El Achiotal.

Figura 2        Mapa topográfico de la región inmediata a El Achiotal, mostrando promontorio del sitio.

Figura 3        Mapa esquemático de El Achiotal, Julio 2009 (Elaborado por CRC).

Figura 4        Vistas oeste y noroeste de Estructura 9, Grupo Sur (Fotos M. Acuña).

Figura 5        Mapas esquemáticos: A. Mirador;  B. La Libertad, Chiapas (Clark y Hansen 2001: 9, 11).

Figura 6        Estructura 1, Grupo Sur. Ubicación de trincheras de saqueo y túneles

(Mapa C. Chiriboga).

Figura 7        Perfil Norte de Saqueo 6, Túnel 2, Estructura 1. El Achiotal, temporada 2009

(Dibujo y calco M. Acuña).

Figura 8        Perfil Norte de Saqueo 6, Tunel 1, Estructura 1, mostrando secuencia constructiva.

El Achiotal, temporada 2009 (Dibujo y calco M. Acuña).

Figura 9        Mural de la Estructura Jonon, Preclásico Tardío  (Dibujo y foto M. Acuña).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *