Asociación Tikal

057 Complejidad social en las afueras: las implicaciones sociopolíticas de los grupos de Templo Menor en Ceibal, Guatemala. Melissa Burham – Simposio 27, 2013

Descargar este articulo en formato PDF

057 Complejidad social en las afueras: las implicaciones sociopolíticas de los grupos de Templo Menor en Ceibal, Guatemala.

Melissa Burham

 

XXVII Simposio de Investigaciones
Aqueológicas en Guatemala
Museo Nacional de Arqueología y Etnología
22 al 26 de julio de 2013
Editores
Bárbara Arroyo
Luis Méndez Salinas
Andrea Rojas

 

Referencia:
Burham, Melissa
2014 Complejidad social en las afueras: las implicaciones sociopolíticas de los grupos de Templo Menor en Ceibal, Guatemala. En XXVII Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2013 (editado por B. Arroyo, L. Méndez Salinas y A. Rojas), pp. 709-723. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

 

Complejidad social en las afueras: las implicaciones sociopolíticas de los grupos de Templo Menor en Ceibal, Guatemala
Melissa Burham
Palabras clave
Ceibal, patrones de población, periferias, ritual, Preclásico, Clásico.

Abstract
While many scholars have shown that Classic Maya social organization in the lowlands was fairly centralized and focused on an institution of divine kingship, the emergence of this system is less clear. Recent excavations in residential groups outside of the ceremonial epicenter of Ceibal, Guatemala have revealed more information about social organization during the Preclassic period. More specifically, data collected from excavations carried out in the Very Minor Ceremonial Centers suggest that during the Late Preclassic period (400 B.C.-50 B.C.), populations at Ceibal were not centralized, and rather consisted of many corporate groups that lived in local communities around the ceremonial epicenter. Ritual evidence suggests that these populations were integrated through a common ideology, which was forged and reinforced through public ceremonies carried out in the Central Plaza of Group A. This pattern continued in the Late Classic (A.D. 650-830) and Terminal Classic (A.D. 830-900) periods in spite of the presence of a royal family in the epicenter.

Introducccción
Aunque muchos académicos han demostrado que la organización social de los Mayas antiguos en las Tierras Bajas estaba bastante centralizada y basada en una institución de reyes divinos durante el periodo Clásico (Chase y Chase 1992, 1996 y 2001; Schele y Miller 1986; Schele y Freidel 1990; McAnany 1995; Martin y Grube 2000); Muchos Mayanistas argumentan que las ciudades-estados antiguos estaban políticamente y socialmente centralizados (p.e. Chase y Chase 1992, 1996, 2001), mientras que otros piensan que las poblaciones dentro de cada ciudad-estada estaban integradas por una ideología compartida reforzado por ritos púbicas realizadas por élites y reyes divinos en los epicentros ceremoniales (Inomata 2006; Hammond 1991). Excavaviones recientes en las afueras del epicentro ceremonial de Ceibal han revelado que las poblaciones eran bastante independientes durante el Clásico Tardío, y entonces apoya la idea que le genta estaba integrada por una ideología más que por razones políticas o económicas (MacLellan y Burham 2013; Burham 2013).

El desarrollo de este sistema y el grado de centralización durante el periodo Preclásico es menos conocido. Investigaciones de sitios preclásicos, incluyendo El Mirador (Hansen 1990; Clark y Hansen 2001), Cival (Estrada-Belli 2006), Tikal (LaPorte y Fialko 1993,1995), y Ceibal (Inomata et al. 2010; Inomata et al. 2013; Castillo Aguilar et al. 2012; Triadan e Inomata 2012) han revelado evidencia de un nivel alto de complejidad y estratificación social desde muy temprano en la historia de cada sitio. Pero, todavía no se sabe mucho cómo se integraban las poblaciones periféricas en la comunidad más amplia ni el momento en que las ciudades se hicieron más centralizadas.

 

Más recientemente, bastantes arqueólogos han empezado a enfocarse en las poblaciones que residían en las afueras y las periferias de centros ceremoniales (Smith 2010; Yaeger 2003; Eberl 2007; Tsukamoto 2012; Munson 2012), cuya información ofrece una perspectiva más holística de los procesos sociales que resultaron en los sistemas complejos más tardíos. Excavaciones recientes en las residencias afuera del epicentro ceremonial de Ceibal han revelado más información sobre la organización social durante el Preclásico. Más específicamente, los datos de excavaciones realizados en los grupos de templos menores (Tourtellot 1988; Burham 2012), sugieren que durante el Preclásico Tardío (400 AC-50 AC) las poblaciones de Ceibal no estaban muy centralizadas, consistiendo en muchos grupos sociales viviendo en comunidades locales alrededor del epicentro ceremonial. Las evidencias rituales sugieren que emergió la comunidad mediante una ideología compartida, y los rituales colectivos realizados en La Plaza Central del Grupo A reforzaban la cohesión social de dicha comunidad.

Ceibal es un sitio Maya en las Tierras Bajas que está ubicado al lado del Río Pasión en la región Petexbatun en el departamento Petén. Excavaciones en el centro por el Harvard Seibal Archaeological Project (Sabloff 1975; Smith 1982; Willey 1975;1990) y el Proyecto Ceibal-Petexbatun (Castillo et al. 2012) sugieren que Ceibal era un centro urbano grande durante el Clásico Tardío (600 DC-830 DC), pero era aún más importante políticamente en la región Petexbatun durante el Periodo Preclásico y el Periodo Clásico Terminal. Durante los años sesenta Tourtellot (1988) condujo un reconocimiento de las periferias de Ceibal para entender mejor los patrones de población en las afueras. Sus estudios revelaron que la población se expandía afuera del Grupo A empezando en la fase Real-Xe (1000 AC-600 AC) y llegando a su tamaño final tal vez durante la fase Cantutse-Chicanel (400 AC-50 a C.) o la fase Tepejilote (600 DC-830 DC). Durante sus investigaciones, él encontró muchos Grupos de Templo Menor en las afueras del epicentro ceremonial (Grupos A, B, C y D)(Fig.1). Las primeras etapas de construcción en la mayoría de los templos menores que él excavó se fechan a la fase Cantutse-Chicanel. Cada grupo de Templo Menor consiste en una pirámide (de Clase M según Tourtellot 1988:36-38) y un complejo residencial (usualmente una plataforma de Clase L; según Tourtellot 1988:36-38) asociado con el templo (Tourtellot 1988:376-377). Muchas residencias, presumiblemente residencias plebeyas, rodean cada Grupo de Templo Menor. Además, cada grupo tiene, cerca del templo menor, un recurso de agua, como una aguada o un arroyo que probable apoyaba a la gente local.

Tourtellot planteó hipótesis que los Grupos de Templo Menor podrían haber sido de grupos sociales locales con sus propios complejos ceremoniales dominados por una élite local (Tourtellot 1988:377, 381-383). A pesar que dichos Grupos de Templo Menor se ubican en las inmediaciones del epicentro ceremonial, parecen políticamente, económicamente, y socialmente independientes. Con un complejo religioso y un recurso de agua confiable, los Grupos de Templo Menor podrían haber sido autónomos, como barrios o distritos dentro de una región o centro urbano más grande (véase a Smith 2010). Ahora bien, basado en las observaciones y datos de Tourtellot, se empezaron excavaciones sistemáticas de los Grupos de Templo Menor para investigar esta hipótesis.

Indudablemente se necesitaron muchos recursos y trabajo colaborativo para construir cada templo menor. Arquitectura monumental usualmente señala la existencia de jerarquías sociales porque requiere mucho trabajo comunal para el beneficio de solo unas personas que tienen acceso a las estructuras (Trigger 1990). Pero, como dice Ringle (1999:187-188), se construía arquitectura monumental en muchos sitios Mayas antes de que hubiera mucha estratificación social o poder centralizado, y es dudable que las primeras élites pudieran mandar a o coaccionar labor de la gente. El inicio de construcción monumental y el desarrollo de planos de patio residencial formal coinciden con una explosión o un incremento drástico de población durante la transición entre el Preclásico Medio y el Preclásico Tardío. Es probable que una clase élite se formara para organizar labor y recursos mientras crecía la población. Durante este periodo de transformación social, era necesario que la élite reclutara a las poblaciones locales y que trabajara para asegurar que ellos se quedarían en la comunidad (Ringle 1999:189-190). El ritual consolida poder mientras genera un sentido de cohesión comunal porque la gente está dispuesta a trabajar junta para realizar un objetivo común, pero sólo unos especialistas que ocupan posiciones privilegiadas dentro de la sociedad pueden hacer los ritos (Turner 1969, 1974; Pauketat et al. 2002; Hill y Clark 2001; Lucero 2003; Inomata 2006). En el área Maya, templos están relacionados inextricablemente con ritual porque servían de escenario para ceremonias religiosas. Entonces, se puede decir que aunque indican desigualdad social, los templos son productos de proyectos colectivos, y que el acto de construir arquitectura monumental, junto con el ritual, crea y refuerza un sentimiento de pertenencia a un grupo social particular (Pauketat 2000a y 2000b; Pauketat y Alt 2003). Los templos menores en las afueras del epicentro pueden evidenciar el desarrollo de grupos sociales distintos alrededor del sitio de Ceibal.
La arquitectura monumental que se fecha para Cantutse-Chicanel en el epicentro ceremonial de Ceibal es más grande y mejor construida (Ortiz y Román 2010; Pinzón 2011 y 2012; Castillo Aguilar 2011 y 2012), indicando que se requirió más labor colaborativa en una escala más grande que la labor requerida para construir los templos menores. Hay mucha evidencia de ritos públicos, realizados en la Plaza Central de Grupo A, a través de la historia de Ceibal. Entonces es aparente que el Grupo A era el epicentro ritual de la ciudad. Sin embargo, evidencia de los templos menores y otros contextos en las afueras sugiere que los habitantes que vivían en esos grupos realizaban los mismos ritos que se llevaban a cabo en el epicentro. Esta evidencia puede indicar que mientras realizaban ritos más privados en los templos menores, los grupos sociales residiendo en las afueras se juntaban en el centro para mirar y participar en las ceremonias allí, tal vez aun ayudando a desarrollar una ideología emergente evidente en los siguientes periodos.

Excavaciones en el Grupo Amoch
En 2012, se empezaron excavaciones sistemáticas en los Grupos de Templo Menor en las afueras del epicentro ceremonial de Ceibal. Como parte del Proyecto Arqueológico Ceibal-Petexbatun (2006-2012), Dr. Takeshi Inomata (2011, 2013) ha refinado la cronología de cerámica establecida originalmente por Sabloff (1972) durante el Harvard Seibal Archaeological Project. Con esta cronología más refinada, se intenta obtener cronologías de ocupación más precisas de los Grupos de Templo Menor en las afueras, y comparar los patrones de ocupación en las afueras con los del núcleo. Una comparación de las cronologías y los materiales entre cada área puede revelar las relaciones sociopolíticas entre el núcleo de Ceibal y las otras poblaciones alrededor de él. En 2012, se realizaron excavaciones en la Unidad 54 (consistiendo en La Estructura 54, Templo 55, Estructura 56 y Templo 6E-6) al suroeste de Grupo A y en el Grupo Muknal, Muknal es una palabra Maya Arcaico que quiere decir “lugar del entierro.” Se nombró este grupo así por los entierros que fueron depositados en la pirámide durante el Clásico Tardío. La excavación de Tourtellot en el Templo 4E-10 reveló que la pirámide Cantutse-Chicanel fue enterrado a fines del periodo Junco como un rito de terminación antes del abandono de Ceibal entre 450 DC y 600 DC Luego, durante el Clásico Tardío (Tepijilote) se convirtió la pirámide en un montículo de entierros (Operación 109; Tourtellot 1988:148). Se nombró el grupo después de la temporada en el laboratorio.

Dicho grupo está conformado por el Templo 4E-10 y Unidad 4F-15, ubicado al noroeste de Grupo A (Burham 2012)(Fig.1). Estas excavaciones revelaron que las poblaciones periféricas eran más independientes socialmente, políticamente y económicamente a través de la historia de Ceibal que se pensaba previamente (MacLellan y Burham 2013). Pero a pesar de su aparente independencia política y económica, parece que las poblaciones que residían afuera del epicentro se fiaban a los especialistas religiosos en el núcleo para obtener y aprender reconocimiento ritual. Hay mucha evidencia que se practicaban los mismos rituales en contextos domésticos y en los templos menores que se realizaban en el epicentro (MacLellan 2012; Burham 2012). Entonces los resultados de los estudios preliminares del año pasado han sugerido que las poblaciones en las afueras del centro fueron integrados por razones ideológicas más que políticas durante los periodos Preclásico Tardío y Clásico Tardío.

Durante la temporada de 2013 del Proyecto Ceibal-Petexbatun, se excavó otro Grupo de Templo Menor que está ubicado aproximadamente 600 m al noroeste del Templo A-10 en el Grupo A (Tourtellot 1988:382). Todas las estructuras fueron mapeadas por Tourtellot, y la Estructura 1 ha sido re-mapeada por Munson (Munson et al. 2006). El grupo consiste en la Unidad 4E-14, Estructura 1 y Estructura 2 (Fig.2). Se nombró este Grupo de Templo Menor el Grupo Amoch (“amoch” significa “sapo” en Q’eqchi) por las dos aguadas al lado del grupo, una ubicada al norte de la plataforma de Unidad 4E-14 y la otra al lado este de la Estructura 2. La Estructura 2 al este del grupo parece ser una pirámide truncada como la A-18 (Castillo 2011 y 2012). La Estructura 1 es un templo menor con una base de 34 m por 32 metros, y una altura de 11 m (Munson 2006:4-3). El templo enfrenta al oeste a una plaza. Enfrente de la plaza se construyó una plataforma (de Clase L; Tourtellot 1988:36-38) que sube aproximadamente 4 m sobre el nivel de la plaza. Hay un grupo de tipo patio (la Unidad 4E-14 a, b y c) encima de ella. Esta unidad parece ser la residencia de los habitantes que cuidaban el templo. Se puso un pozo de sondeo de 2 x 2 m enfrente del templo Estructura 1, y otro sondeo de 2 x 2 m en el medio del grupo de tipo patio arriba.

El Pe riodo Clásic o Te rminal (830 DC-900 DC) y Prot oc lásic o (50 AC-250 DC) del Templo Menor
La última etapa de construcción del templo menor, la Estructura 1, se fecha al Clásico Terminal. Había un nivel de colapso que contenía mucha cerámica Clásico Terminal (la fase Bayal en Ceibal). La mampostería de la estructura no es típica de las pirámides Preclásicas y Clásico Tardías, hecha completamente de tierra (también notado por Munson et al. 2006). Una capa gruesa de suelo marrón oscuro lleno de piedras cubría dos muros de retención, tal vez construidos para retener el suelo (Fig.3). La Estructura 1 estaba encima y cubriendo un nivel de colapso encima de la Subestructura 1 (Fig.3). La Subestructura 1 contenía cerámica que se fecha al Protoclásico, o más específicamente de la fase Xate 1 o 2 de Ceibal (50 AC-50 DC y 50 DC-250 DC respectivamente), incluyendo Sierra Rojo con pasta fina, cerámica de tipo Usulután, y tiestos de cántaros con cuellos cortos que son típicos de aquel periodo (Inomata 2011; Inomata comunicación personal 2013). Entonces parece que se abandonó la Subestructura 1 durante o a fines del Protoclásico hasta el Clásico Terminal cuando se construyó la Estructura 1 encima.

Muchos de los templos menores a través de las afueras del epicentro ceremonial, incluyendo Templo 4E-10, 4G-4 y Estructura 47, fueron ritualmente enterrados a fines del periodo Clásico Temprano cuando el sitio fue abandonado (Tourtellot 1988:392). Algunos de estos templos menores fueron reocupados en el Clásico Tardío y Clásico Terminal después del abandono (450DC-600DC), pero reusados en maneras diferentes, como por ejemplo montículos de entierros en el caso de 4E-10. Tourtellot (1988:148) describe la matriz de la tierra que se usó para enterrar esos templos como suelo oscuro mezclado con piedras, depositado sobre la estructura entera. Ahora estos templos no parecen tener forma piramidal, o sea no se puede identificar la forma de las pirámides porque están cubiertas totalmente.

La Estructura 1 también parece similar a los otros templos enterrados, y la matriz del suelo es similar a la tierra que cubría otros templos periféricos como lo describió Tourtellot. Similarmente a muchas otras pirámides enterradas en las periferias de Ceibal, es posible que la Subestructura 1 también fuera enterrada. Pero en este caso la Estructura es una construcción de suelo construida con la intención de enterrar el templo abajo. Pero a diferencia que los otros templos menores mencionados por Tourtellot que fueron enterrados a fines del Clásico Temprano, se enterró este templo menor en el Clásico Terminal con otra construcción de suelo, tal vez cuando se abandonó el grupo o sitio, o cuando reocupó el grupo después de un tiempo de abandono en el Clásico Temprano y Clásico Tardío. Es posible que se usara la misma manera de enterrar los templos a través de la historia de Ceibal, y que algunos de los templos menores podrían haber sido enterrados durante el Clásico Temprano antes del abandono, mientras otros fueron enterrados más tarde en el Clásico Terminal. Por lo menos este rasgo puede mostrar la manera en que se enterraron templos en la antigüedad.

Aunque parece que la Subestructura 1 fue enterrada por la Estructura 1, el hecho de que hay material Bayal en el nivel de colapso y en el relleno de la Estructura 1 indica que dicha estructura fue construida y ocupada de alguna manera en el Clásico Terminal. Tal vez se usó como un templo, aunque la mampostería es diferente que la de otros templos típicos en Ceibal, particularmente los en el núcleo. Será necesario excavar la Estructura 1 y otros templos enterrados más extensivamente para entender la ocupación final de estas estructuras.

El Periodo Clásico Terminal y Protoclásico en la Unidad 4E-14
También había ocupación durante el Clásico Terminal en la Unidad 4E-14. El Entierro 143, que se fecha al Clásico Terminal, fue intrusivo en el Piso 1 o el Piso 2 (Fig.4). El entierro era primario y completo, y bien preservado con la excepción del brazo izquierdo y el cráneo que fueron dañados por procesos de formación naturales. El individuo era un adulto masculino con dientes modificados. El torso estaba extendido dorsalmente y los brazos estaban extendidos al lado del individuo, mientras que las piernas estaban flexionadas. La orientación del entierro era próximamente 96º desde el norte en un eje este al oeste, con la cabeza en el este y la cara mirando hacia el norte.

Había algunas ofrendas asociadas con el individuo. Una copa polícroma estaba al lado del cráneo y una lítica bifacial quebrada estaba adentro de la copa. La copa tiene la misma forma de una copa de tipo Pabellón Modelado excavado con el Entierro 108 en la Corte Este (Triadan 2009:21 y Fig.3.14)(Fig.5). Entonces, parece que esta copa es una imitación de la cerámica fina que se encuentra en el núcleo. Además, un plato trípode de Trapiche Inciso falso estaba encima del pecho del individuo, otra forma de imitación de la cerámica fina. Había otra lítica bifacial debajo del codo izquierdo. Un cacho de venado estaba al lado del cráneo a la par de la copa, posicionado como si fuera parte de un tocado. Las ofrendas bastante ricas del Entierro 143 y la modificación dental sugieren que la gente que vivía en el grupo durante el Clásico Terminal era élite. También, si el cacho de venado era parte de un tocado, es posible que el individuo realizaba o participaba en ceremonias en el grupo, posiblemente en el templo.

Coincidiendo con la ocupación de la Subestructura 1, había ocupación en la unidad residencial 4E-14 durante el Protoclásico. El Escondite 166 consistía de un cuenco parcial de tipo Sierra Rojo depositado boca abajo al lado de otro tiesto grande (Fig.6). El tiesto parecía ser de la misma vasija, pero al analizarlo, se determinó que no. La forma de las dos vasijas indica que se fechan para el Protoclásico, y tal vez más específicamente a la fase Xate 1. Fue intrusivo en un piso Protoclásico o Preclásico Tardío, y el piso encima también se fecha para el Protoclásico. La intrusión del Escondite 166 está justo debajo de la intrusión del entierro, indicando que se hacían actividades rituales en el mismo espacio a través de la historia de la unidad.

Notablemente, las vasijas y el estilo del escondite son similares al Escondite 128 en la Plaza Central del Grupo A (CB203B, Pinzón y Román 2010:80) y al Escondite 159 en la Unidad 47-Base (CB211A, MacLellan 2012:194). Como las vasijas de los Escondites 128 y 159, estaban mal cocidas, como si fueran hechas solo para usarlas en el rito. Como el Escondite 159, este indica que se practicaba los mismos ritos en contextos residenciales que en contextos públicos (véase a MacLellan y Burham 2013).

Construcción monumental y ritutuales durante el periodo Cantutse -Chicanel (400 AC-50 AC)  en el Grupo Amoch
La Subestructura 1 está hecha de sascab amarillo pálido mezclado con piedras de caliza medianas y grandes. Como ya se mencionó anteriormente, esta subestructura se fecha para el Protoclásico, fechado por la cerámica adentro del relleno. Es probable que la estructura estuviera estucada, porque el piso que corría encima de la estructura y el piso en frente de la estructura tenían estuco erosionado. Estructuras estucadas son típicas del periodo Preclásico Tardío y Protoclásico (Ortíz y Román 2010; Bazy 2012). Había un hoyo de poste encima de la estructura, sugiriendo que había una superestructura de madera. Al excavar la Subestructura 1, se expuso un piso de sascab, tal vez también estucado. También apareció la fachada de una piedra grande en el perfil este de la unidad. Al exponer la piedra un poco más, se estableció que la piedra realmente era un monumento Preclásico. Se amplió el pozo para exponer el monumento y ver su contexto.

Monumento 2 y Entierro 147
El Monumento 2 de Ceibal parece ser un altar hecho de piedra caliza muy dura que fue trabajada en forma cuadrada con esquinas redondas (Fig.7). El monumento está relacionado con múltiples episodios de construcción, todos fechados para la fase Cantutse-Chicanel de Ceibal.

Debajo del monumento había una ofrenda que consiste en una olla grande de tipo Sierra Rojo y un cuenco grande de tipo Sierra Rojo que fue puesto boca a boca a la olla (Figs.8 y 9A). Ollas grandes como esta, han sido excavadas en otros contextos que probablemente se fechan a la transición entre la fase Escoba-Mamom y la fase Cantutse-Chicanel (o sea la fase Cantutse-Chicanel 1, 400 AC-350 AC)(Pinzón 2012). Entonces, este tipo de cerámica indica que el monumento fue dedicado originalmente durante la primera fase del periodo Preclásico Tardío en Ceibal.

La olla contenía el Entierro 147, que era de un niño de próximamente 6 años de edad. El entierro era casi completo, con el cráneo, brazos, costillas y una pierna y cadera presentes, pero le falta la otra pierna (Fig.9B). Entonces, como muchos de los entierros Cantutse-Chicaneles en Ceibal, el Entierro 147 conforme al estilo de sacrificio humano: primario pero desarticulado (Inomata et al. 2010). El Entierro 147 también es similar a ritos públicos realizados en el núcleo. La ofrenda en total es casi idéntica al Entierro 127 de la Operación 203B (Pinzón 2012:9), que también era de un sub-adulto desarticulado en una olla grande Sierra Rojo. El Entierro 127 fue depositado ritualmente en la Plaza Central del Grupo A, un espacio público. Este entierro también fue depositado en un espacio público en el sentido que era una placita de un templo menor. Sin embargo, este entierro fue parte de un rito más privado, o sea por gente más local que vivía en y/o alrededor del templo menor. Entonces, este entierro es una versión local de ritos públicos realizados en el núcleo.
Se puso el monumento encima del relleno del Piso 5, y luego se construyó el piso alrededor del monumento. La ofrenda fue intrusiva en el relleno abajo del centro del monumento. La intrusión era próximamente 0.60 m de diámetro y muy redonda, con casi el mismo diámetro de la olla. Entonces se excavó la intrusión específicamente en la misma forma que la olla, y solo suficientemente grande para depositarla. La intrusión tenía 1 m de profundidad y llegó a la roca madre. Se puso la ofrenda encima de la roca madre, y se cubrió con dos niveles de piedras calizas muy suaves.

Construcccciones relacionadas con el Monumento 2
Además de la ofrenda, el monumento estaba relacionado con cinco episodios de construcción. Para entender mejor la secuencia de construcción asociada con el monumento, aquí se presenta la misma desde la construcción más antigua hasta la más tardía. Primero, como ya se mencionó, se puso el monumento encima del relleno del Piso 5, y se construyó el piso alrededor del monumento. Se construyó el Piso 4 encima del Piso 5 y alrededor del monumento también. El Piso 4 era de un estuco gris muy duro. El Piso 4 permaneció durante mucho tiempo, indicado por su relación con la Subestructura 3. La Subestructura 3 es una plataformita estucada construida justo atrás del monumento. Es posible que la primera grada fuera una ampliación de la Subestructura 3, o que era una sola etapa de construcción.

La próxima fase de construcción consiste en una pirámide bien construida que se fecha para el periodo Cantutse-Chicanel. Un piso de estuco grueso corría sobre todas las gradas y las fachadas de las gradas (véase el perfil). El relleno era muy fino de sascab flojo y suave sin piedras. Había diferentes rellenos, similares al relleno de A-18-Sub 2 (Castillo Aguilar 2011 y 2012). Entonces parece que se usaba la misma manera de construir templos menores tanto en las periferias como en el núcleo.
Lo más interesante de esta estructura es que se incorporó el Monumento 2 en la grada más baja. Sólo una parte del Monumento 2 salía de la grada, y se construyó el resto de la grada alrededor del monumento (Fig.10). También el Piso 3 que topaba la Subestructura 2 fue construido alrededor del monumento, como los dos pisos anteriores. Se cambió la manera de usar el monumento durante esta época, convirtiéndolo en parte de la arquitectura similar a los mascarones u otros monumentos arquitectónicos en sitios Mayas a través de las Tierras Bajas. También se incorporó un altar en la escalinata de la plataforma del Grupo Tríadico en el Grupo D (Estructuras D-31, D-32 y D-33), pero el altar en el Grupo D se fecha al Tepejilote 2 del Clásico Tardío (Bazy 2012). Entonces se practicaba la reutilización de monumentos a través de la historia de Ceibal.

Construcccción Monumental en la Unidad 4E-14
El Piso 8 es de una gran plataforma, muy gruesa, con muchos rellenos de diferentes colores. Como otras plataformas Cantutse-Chicanel (Bazy, comunicación personal 2013; Castillo 2011 y 2012), se construyeron cajas de piedra para retener el suelo flojo y suave del relleno. Cada caja contenía un relleno de color diferente. Se excavó un metro de relleno sin llegar a otro piso. Como la A-18 en el Grupo A, es posible que la mayoría de la altura de la plataforma 4E-14 fue construida en la fase Cantutse-Chicanel. No se excavaron las estructuras del patio, pero según el patrón de otros grupos de tipo patio ( Burham et al. 2011; Triadan y Inomata 2012), muchas veces se construían grupos de tipo patio encima de otros más antiguos. Es probable, entonces, que haya estructuras residenciales Protoclásicas y Preclásico-Tardías debajo del patio más tardío que se ve en la superficie. Sobre todo, la gran plataforma 4E-14 representa un inmenso esfuerzo colectivo para construir una residencia, y entonces sugiere que la familia o grupo social que vivía allí durante el Preclásico Tardío era élite.

Conclusiones
Las excavaciones del Grupo Amoch han revelado mucha información importante sobre las poblaciones que habitaban en los grupos residenciales afuera del epicentro. Se confirmó que había ocupación contemporánea del templo y el grupo residencial a través de la historia del Grupo Amoch. Tourtellot (1988) sugirió que una familia élite o un sacerdote estaba encargado de cuidar y administrar acceso a cado templo menor. Las ofrendas bastante ricas y del Entierro 143 también revelan que la gente que vivía en el grupo era élite por lo menos durante el Clásico Terminal, y la construcción monumental de la plataforma durante la fase Cantutse-Chicanel también sugiere que los habitantes eran élites durante el Preclásico Tardío y el Protoclásico. Además, si el cacho de venado asociado con el Entierro 143 era parte de un tocado, es posible que el individuo realizaba o participaba en ceremonias en el grupo y posiblemente en el templo. Sobre todo, la concordancia entre la ocupación residencial en la Unidad 4E-14 y la ocupación ritual del templo menor apoya la hipótesis que había una familia o grupo social élite que cuidaba y regulaba acceso al templo. Muchos montículos domésticos rodean cada Grupo de Templo Menor, y excavaciones de la Unidad 3 al sur del Grupo Amoch lo confirmaron para las fases Escoba Mamom, Cantutse-Chicanel y Bayal (Tourtellot 1988:177-179). Entonces, parece que había gente viviendo cerca de y contemporáneamente con el templo menor.

Las poblaciones que vivían en y alrededor de los Grupos de Templo Menor podrían haber formado un grupo social o comunidad local. Al principio del Preclásico Tardío (~400 AC), se establecieron cohesión social y un sentido de identidad compartida por proyectos colectivos y rituales públicos realizados en los templos locales. La Estructura 1 y las Subestructuras 1, 2 y 3 son productos de un esfuerzo colectivo de construir un complejo religioso donde realizaban ritos. El Monumento 2 también requirió mucha labor colaborativa para llevarlo y ponerlo en su lugar. Se forjó la comunidad por estos esfuerzos colectivos, permitiendo el surgimiento de una clase de élite, probablemente especialistas religiosos, dentro de cada comunidad.

La evidencia ritual del Grupo Amoch y otros grupos residenciales alrededor del epicentro ceremonial (MacLellan 2012) indica que mientras que eran económicamente y políticamente independientes, estaban integrados en una comunidad de práctica más amplia, con el epicentro en el Grupo A durante el Preclásico Tardío. El Entierro 147, debajo del Monumento 2, es similar al Entierro 127 depositado en la Plaza Central del Grupo A. Los dos se fechan para la transición entre Escoba-Mamom y Cantutse-Chicanel, o al principio del Cantutse-Chicanel (Inomata, comunicación personal 2013). El Escondite 166 en el Grupo Amoch y el Escondite 159 en la Plataforma 47-base también son similares al Escondite 128 en la Plaza Central. Las similitudes indican que los habitantes de los Grupos de Templo Menor afuera del epicentro por lo menos tenían acceso al conocimiento de los ritos. También es posible que participaran en los ritos realizados en el epicentro y ayudaran a desarrollar la ideología religiosa, que es más aparente en las épocas más tardías.

Sobre todo, la evidencia de los Grupos de Templo Menor sugiere que el sistema político no era muy centralizado durante el Preclásico Tardío. Aunque el Grupo A indudablemente era el epicentro ceremonial y es probable que un grupo élite vivía en el Grupo A durante el Preclásico Tardío, que ocupaba un puesto más estimado dentro de la sociedad entera, no hay mucha evidencia de una fuerte autoridad central hasta el Protoclásico o el Clásico Temprano (Inomata, comunicación personal 2013; Villalobos 2011:8). Entonces, basado en los datos de las afueras del epicentro en Ceibal, se propone que durante el Preclásico Tardío, Ceibal estaba compuesto de muchas comunidades locales, o sea distritos, no muy centralizados. Entonces, puede ser que las comunidades de las afueras y el núcleo estaban integradas por una ideología compartida que más tarde, durante el periodo Clásico, estaba más enfocado en una autoridad central. Pero, durante el Preclásico Tardío, es posible que durante eventos más importantes en el calendario ritual, todos los especialistas religiosos de los Grupos de Templo Menor se reunieran para realizar ceremonias en la Plaza Central junto con los especialistas que residían allí.

Durante el periodo Clásico, había una familia real viviendo entre el Grupo A y el Grupo D (Smith 1982, Triadan 2009), pero las poblaciones periféricas todavía eran bastante independientes (MacLellan y Burham 2013). Entonces, parece que Ceibal nunca fue muy centralizado a través de su historia. Pero estas interpretaciones son preliminares y requieren más investigaciones para apoyarlas. En el futuro se continuarán excavaciones sistemáticas en las periferias para mejor entender los patrones de población y las relaciones entre diferentes segmentos sociales dentro del sitio de Ceibal.

Referencias
Bazy, Damien
2012 Excavaciones en la Plaza Central del Grupo D: Operación CB209. En Proyecto Arqueológico Ceibal-Petexbatun informe de la temporada de campo 2012, editado por Victor Castillo Aguilar y Takeshi Inomata, pp. 118-143. Informe entregado a Instituto de Antropología e Historia, Guatemala.

Burham, Melissa
2012 Excavaciones en las Unidades Ceremoniales Menores y Residenciales 54 y 4E-10/F4-15: Operaciones CB210 y CB213. En Proyecto Arqueológico Ceibal-Petexbatun informe de la temporada de campo 2012, editado por Victor Castillo Aguilar y Takeshi Inomata, pp. 163-192. Informe entregado a Instituto de Antropología e Historia, Guatemala.

Burham, Melissa; D. Triadan y A. Kravtsova
2011 Layers of Memories: Preclassic Occupation of the East Court at Ceibal. Ponencia presentado en el 76th Annual Meeting for the Society of American Archaeology. Sacramento, CA.

Castillo Aguilar, Victor
2011 Excavación en la Estructura A-18: Operación CB205A. En Proyecto Arqueológico Ceibal-Petexbatun informe de la temporada de campo 2011, editado por Victor Castillo Aguilar y Takeshi Inomata, pp. 59-66. Informe entregado a Instituto de Antropología e Historia, Guatemala.
2012 Excavación en la Estructura A-18: Operación CB205A. En Proyecto Arqueológico Ceibal-Petexbatun informe de la temporada de campo 2012, editado por Victor Castillo Aguilar y Takeshi Inomata, pp. 110-117. Informe entregado a Instituto de Antropología e Historia, Guatemala.

Castillo Aguilar, Victor; Takeshi Inomata, Daniela Triadan, Kazuo Aoyama, Juan Manuel Palomo, Flory Pinzón, María Belén Méndez Bauer, Raúl Ortiz, y Ashley Sharpe
2012 Del amanecer al ocaso: la historia del Grupo A de Ceibal. En XXVI Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2012, editado por Bárbara Arroyo y Luis Méndez Salinas, pp. 21-34. Vol. 1. Ministerio de Cultura y Deportes, Instituto de Antropología e Historia, Asociación Tikal, Guatemala.

Chase, Arlen F. y Diane C. Chase
1992 An Archaeological Assessment of Mesoamerican Elites. En Mesoamerican Elites: An Archaeological Assessment, editado por Diane Z. Chase y Arlen F. Chase, pp. 303-317. University of Oklahoma Press, Norman.
1996 More than Kin and King: Centralized Political Organization among the Late Classic Maya. Current Anthropology 37:803-810.
2001 Ancient Maya Causeways and Site Organization at Caracol, Belize. Ancient Mesoamerica 12:273-281.

Clark, John y Richard D. Hansen
2001 Architecture of Early Kingship: Comparative Perspectives on the Origins of the Maya Royal Courts. En Royal Courts of Ancient Maya: 2. Date and Case Studies, editado por T. Inomata y S.D. Houston, pp. 1-45. The Art Museum, Princeton University, Princeton.

Eberl, Markus
2007 Community Heterogeneity and Integration: The Maya Sites of Nacimiento, Dos Ceibas, and Cerro de Cheyo (El Peten, Guatemala) during the Late Classic. Ph.D. Dissertation, Tulane University.
Estrada-Belli, Francisco
2006 Lightning, Sky, Rain and the Maize God: The Ideology of Preclassic Maya Rulers at Cival, Peten, Guatemala. Ancient Mesoamerica 17(1): 57-78.

Hansen, Richard D.
1990 Excavations in the Tigre Complex, El Mirador, Peten, Guatemala. Papers of the New World Archaeological Foundation, no. 62. Brigham Young University, Provo, Utah.

Hill, Warren D. y John E. Clark
2001 Sports, Gambling, and Government: America’s First Social Compact? American Anthropologist 103 (2):331-345.

Inomata, Takeshi
2006 Plazas, Performers, and Spectators. Current Anthropology 47:805-842.
2011 La secuencia de cerámica de Ceibal. En Proyecto Arqueológico Ceibal-Petexbatun informe de la temporada de campo 2011, editado por Victor Castillo Aguilar y Takeshi Inomata, pp. 157-167. Informe entregado a Instituto de Antropología e Historia, Guatemala.
2013 Emergence of Standardized Spatial Plans in Southern Mesoamerica: Chronology and Inter-Regional Interaction Viewed from Ceinal, Guatemala. Manuscrito preparado para publicación en Ancient Mesoamerica.

Inomata, Takeshi; Daniela Triadan y Otto Román
2010 La Transformación y continuidad de ritos durante el Período Preclásico en Ceibal, Guatemala. En El ritual en el mundo maya: de lo privado a lo público, editado por Andrés Ciudad Ruiz, M.a Josefa Iglesias Ponce de León y Miguel Dorroche Cuerva, pp. 29-48. Sociedad Española de Estudios Mayas, Grupo de Investigación. Andalucía-América: Patrimonio Cultural y Relaciones Artísticas (PAI: HUM-806), Centro Peninsular en Humanidades y Ciencias Sociales, UNAM, Madrid.

Inomata, Takeshi; Daniela Triadan, Kazuo Aoyama, Victor Castillo y Hitoshi Yonenobu
2013a Early Ceremonial Constructions at Ceibal, Guatemala, and the Origins of Lowland Maya Civilization. Science 340: 467-471.

Laporte, Juan Pedro y Vilma Fialko
1993 El preclásico de Mundo Perdido: Algunos aportes sobre los orígines de Tikal. En Tikal y Uaxactun en el Preclásico, editado por Juan Pedro Laporte y Juan Antonio Valdés, pp. 9–42. Instituto de Investigaciones Antropológicas, Universidad Nacional Autónoma de México, México, D.F.
1995 Un reencuentro con Mundo Perdido, Tikal, Guatemala. Ancient Mesoamerica 6: 41–94.

Lucero, Lisa J.
2003 The Politics of Ritual: The Emergence of Classic Maya Rulers. Cultural Anthropology 44(4):523-558.

MacLellan, Jessica
2012 Excavaciones en la Unidad Residencial 45: Operación CB211. En Proyecto Arqueológico Ceibal-Petexbatun informe de la temporada de campo 2012, editado por Victor Castillo Aguilar y Takeshi Inomata, pp. 1193-215. Informe entregado a Instituto de Antropología e Historia, Guatemala.

MacLellan, Jessica y Melissa Burham
2013 Práctica ceremonial y doméstica en la periferia de Ceibal. En XXVI Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2012, editado por Bárbara Arroyo y L. Méndez Salinas, pp. 961-976. Vol. 2. Ministerio de Cultura y Deportes, Instituto de Antropología e Historia, y Asociación Tikal, Guatemala.

Martin, Simon y Nikolai Grube
2000 Chronicle of the Maya Kings and Queens: Deciphering the Dynasties of the Ancient Maya. Thames & Hudson, New York.

McAnany, Patricia A.
1995 Living with the Ancestors: Kinship and Kingship in Ancient Maya Society. University of Texas Press, Austin.

Munson, Jessica
2012 Temple Histories and Communities of Practice in Early Maya Society: Archaeological Investigations at Caobal, Petén, Guatemala. Tesis doctoral, University of Arizona.
2006 Grupos de Templo Menor en Ceibal. En Informe del Proyecto Arqueológico Ceibal-Petexbatun, la temporada de campo 2006, editado por Erick Ponciano, Takeshi Inomata y Daniela Triadan. Informe entregado al Instituto de Antropología e Historia de Guatemala. Ortiz, José Raúl y Otto Rodrigo Román
2010 Excavaciones al lado sur de escalinata de la Estructura A-20: Operación CB203D. En Informe de Proyecto Arqueológico Ceibal-Petexbatun, la Temporada 2010, editado por Otto Román y Takeshi Inomata, pp. 103-112. Informe entregado al Instituto de Antropología e Historia, Guatemala.

Pauketat, Timothy
2000a Politicization and Community in the Pre-Columbian Mississippi Valley. En Archaeology of Communities: A New World Perspective, editado por Canuto, Marcello-Andrea Canuto y Jason Yaeger, pp. 16-43. Routledge, 2000.
2000 The tragedy of the Commoners. En Agency in Archaeology, editado por M.A. Dobres y J. Robb, pp. 113-129. Routledge, London.

Pauketat, T.R. y S. M. Alt
2003 Mounds, Memory, and Contested Mississippian History. En Archaeologies of Memory, editado por R. Van Dyke, R. y S. Alcock, S., pp. 159-179. Blackwell, Maiden, MA.

Pauketat, Timothy R., Lucretia S. Kelly, Gayle J. Fritz, Neal H. Lopinot, Scott Elias, y Eve Hargrave
2002 The Residues of Feasting and Public Ritual at Early Cahokia. American Antiquity 67(2):257-279.

Pinzón, Flory y Otto Rodrigo Román
2010 Excavaciones en la escalinata y al frente de la Estructura A-10: Operación CB203B. En Informe del Proyecto Arqueológico Ceibal-Petexbatún: La Temporada 2010, editado por O. Román y T. Inomata, pp. 79-90. Informe entregado al Instituto de Antropología e Historia, Guatemala.

Pinzón, Flory
2011 Excavaciones frente a la escalinata de Estructura A-10: Operación 203B. En Informe de Proyecto Arqueológico Ceibal-Petexbatun, la Temporada 2011, editado por Victor Castillo y Takeshi Inomata, pp. 75-87. Informe entregado al Instituto de Antropología e Historia, Guatemala.
2012 Excavaciones en la parte este de la Plaza Central: Operación CB203B. En Informe de Proyecto Arqueológico Ceibal-Petexbatun, la Temporada 2012, editado por Victor Castillo y Takeshi Inomata, pp. 7-31. Informe entregado al Instituto de Antropología e Historia, Guatemala.

Ringle, William
1999 Preclassic Cityscapes: Ritual Politics among the Early Lowland Maya. En Social Patterns in Prehistory, editado por David C. Grove y Rosemary A. Joyce, pp. 183-223. Dumbarton Oaks, Washington D.C.

Sabloff, Jeremy
1975 Excavations at Seibal, Department of Peten, Guatemala: Ceramics. Harvard University, Cambridge.

Schele, Linda and Mary Miller
1986 The Blood of Kings: Dynasty and Ritual in Maya Art. Kimbell Art Museum, Fort Worth.

Schele, Linda and David Freidel
1990 Forest of Kings: The Untold Story of the Ancient Maya. William Morrow and Company, New York.

Smith, A. Ledyard
1982 Excavations at Seibal, Department of Peten, Guatemala: Major Architecture and Caches. Harvard University, Cambridge.

Smith, Michael E.
2010 The archaeological study of neighborhoods and districts in ancient cities. Journal of Anthropological Archaeology 29(2):137-154.

Tourtellot, Gair
1988 Peripheral Survey and Excavation Settlement and Community Patterns. Excavations at Seibal, Department of Petén, Guatemala, Gordon R. Willey, general editor. Memoirs of the Peabody Museum of Archaeology and Ethnology, Vol. 16. Peabody Museum of Archaeology and Ethnology, Cambridge, MA.

Triadan, Daniela
2009 Excavaciones en la Estructura A-15: Operación CB201B. En Informe del Proyecto Arqueológico Ceibal-Petextabun, la temporada 2009, editado por Otto Román, Takeshi Inomata y Daniela Triadan, pp. 17-30. Informe entregado al Instituto de Antropología e Historia, Guatemala.

Triadan, Daniela y Takeshi Inomata
2012 Contando en milenios: Continuación y cambios en la formación de espacios domésticos en las Tierras Bajas Mayas. Ponencia presentada en el XXVI Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala. El 16-22 de julio, Guatemala.

Tsukamoto, Kenichiro
2012 Identifying Social Groups in Classic Maya Society: Recent Research at the Classic Maya Center of El Palmar, Campeche, Mexico. Ponencia presentada en el 76th Annual Meeting of the Society for American Archaeology, Memphis, Tenn.

Turner, Victor W.
1969 Humility and Hierarchy: The Liminality of Status Elevation and Reversal. In The Ritual Process: Structure and Anti-Structure, edited by V. Turner, pp. 166–203. Aldine, Chicago.
1974 Pilgrimages as Social Process. In Dramas, Fields, and Metaphors: Symbolic Action in Human Society, edited by V. Turner, pp. 166–230. Cornell University Press, Ithaca.

Villalobos, María Elena Vega
2011 Los señores de Ceibal. Un estudio de los textos jeroglíficos del Clásico Tardío. Estudios Mesoamericanos, Nueva época 10: 5-23.
Willey, Gordon R.
1975 Excavations at Seibal, Department of Peten, Guatemala: Introduction: The Site and its Settings. Harvard University, Cambridge.
1990 Excavations at Seibal, Department of Peten, Guatemala: General Summary and Conclusions. Harvard University, Cambridge.

Yaeger, Jason
2003 Untangling the Ties that Bind: The City, the Countryside, and the Nature of Maya Urbanism at Xunantunich, Belize. En The Social Construction of Ancient Cities, editado por M. L. Smith, pp. 121-155. Smithsonian, Washington, D.C.

Fig.1: Mapa central de Ceibal con los grupos periféricos investigados.

Fig.2: Mapa del Grupo Amoch y las excavaciones realizadas en cada área.

Fig.3: Perfil Norte de Suboperación CB215A de la Estructura A. Dibujado y digitalizado por M. Burham.

Fig.4: Entierro 143 excavado en CB215B en la Unidad 4E-14. Foto por J. Estrada.

Fig.5: Entierro 143: ofrenda de copa policroma que se fecha al Clásico Terminal. La copa tiene la misma forma que una copa de tipo Pabellón Modelado en la Corte Este de Ceibal (Triadan 2009:21 y Figura 3.14).

Fig.6: Escondite 166 de CB215B. El escondite es similar al Escondite 128 en la Plaza Central (Pinzón y Román 2010:80 y Foto 8.3) y al Escondite 159 en la Plataforma 47-base (MacLellan 2012:194 y Figura 14.15).

Fig.7: Ceibal: Monumento 2. Foto por M. Burham.

Fig.8: Ofrenda abajo del Monumento 2 de Ceibal. Foto por J.M. Palomo.

Fig.9: a) Ofrenda debajo del Monumento 2, con un plato encima boca a boca a una olla grande;
c) Entierro 147 en el fondo de la olla. Fotos por J.M. Palomo y M. Burham.

Fig.10: Subestructura 2 y Monumento 2. Foto por M. Burham.