Asociación Tikal

009 El descubrimiento de la Estela 44 de El Perú-Waka’: un nuevo capítulo en la historia de los mayas antiguos del noroeste de Petén, Guatemala. Griselda Pérez, Stanley Guenter, David Freidel, Francisco Castañeda y Olivia Navarro. – Simposio 27, 2013

Descargar este articulo en formato PDF

009 El descubrimiento de la Estela 44 de El Perú-Waka’: un nuevo capítulo en la historia de los mayas antiguos del noroeste de Petén, Guatemala.

Griselda Pérez, Stanley Guenter, David Freidel, Francisco Castañeda y Olivia Navarro

 

XXVII Simposio de Investigaciones
Aqueológicas en Guatemala
Museo Nacional de Arqueología y Etnología
22 al 26 de julio de 2013
Editores
Bárbara Arroyo
Luis Méndez Salinas
Andrea Rojas

 

Referencia:
Pérez, Griselda; Stanley Guenter, David Freidel, Francisco Castañeda y Olivia Navarro
2014 El descubrimiento de la Estela 44 de El Perú-Waka’: un nuevo capítulo en la historia de los mayas antiguos del noroeste de Petén, Guatemala. En XXVII Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2013 (editado por B. Arroyo, L. Méndez Salinas y A. Rojas), pp. 117-124. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

 

El descubrimiento de la Estela 44 de El Perú-Waka’: un nuevo capítulo en la historia de los mayas antiguos del noroeste de Petén, Guatemala
Griselda Pérez
Stanley Guenter
David Freidel
Francisco Castañeda
Olivia Navarro
Palabras clave
Parque Nacional Laguna del Tigre, Sitio Arqueológico El Perú-Waka’,
descubrimiento nueva estela, Clásico Temprano.

Abstract
In 2013 the season was focused on completing the excavations that started in 2012 on the axis of the townhouse M13-1. With the new excavation it was connected with the inner tunnel that leads to Sub II and the burial chamber of the Lady K’abel tunnel. In this small section was found carved monument which identified by the name Stela 44. Stela 44 is 1450 years old and is promoting reading reinterpretation of a crucial period in the history of the ancient Maya area. It is profusely carved with rows of hieroglyphs on each side and a weathered a king on the front image.

Desde 2003, Olivia Navarro-Farr ha dirigido las investigaciones en la estructura denominada La Adosada del Edificio M13-1, contando con la colaboración de Ana Lucía Arroyave, Damaris Menéndez y Griselda Pérez en diferentes etapas y años de la investigación. Este edificio se constituye como el templo principal del centro de la ciudad de Waka’, y los estudios desarrollados han revelado su importante papel en la Ciudad, siendo que los pobladores de finales del siglo VIII y principios del IX habían utilizado este lugar sagrado para veneraciones, aún varias generaciones después de la caída de la dinastía real ocurrida cerca del año 800 DC. Entre la evidencia recuperada destacan vastas capas de ofrendas sobre la superficie del edificio y sus alrededores (Fig.1).

Como ocurre en los procesos constructivos de otros edificios, la adosada de M13-1 sufrió varias remodelaciones a lo largo del tiempo. La evidencia nos ha permitido identificar por ahora, la presencia de por lo menos, tres etapas de uso, y los artefactos asociados reflejan el gran significado que tenía para sus pobladores y gobernantes. Un ejemplo de ello es la reutilización de grandes fragmentos de monumentos tallados que fueron colocados en los muros de las plataformas, cuyas inscripciones y representaciones continuaron vigentes hasta el final de la ocupación de la ciudad.
Las excavaciones de este año, se enfocaron en completar un túnel iniciado en 2012 sobre el eje de la escalinata de La Adosada de M13-1, sin embargo, la excavación quedó inconclusa el año anterior, dada la dificultad que presentó por el relleno suelto correspondiente a la última etapa constructiva.

Por tanto, era necesario conectar un nuevo acceso con el túnel interno que conduce a una estructura denominada Sub II y la cámara funeraria de la Señora K’abel, descubierta en 2012, con el fin de proveer un ingreso permanente para la continuación de las investigaciones en temporadas futuras. Fue en este pequeño tramo de excavación que el cinco de Marzo de este año se descubrió un monumento tallado a tan sólo 2 m de donde concluyó la excavación en 2012, a la cual se le denominó Estela 44.

La Estela 44, tiene 1,450 años de antigüedad y su lectura está promoviendo la reinterpretación de un período crucial en la antigua historia maya del área. Ésta se encuentra parcialmente enterrada entre el piso de estuco de plaza dentro del relleno de una de las remodelaciones y, lo que actualmente se observa es un bloque de 2.23 m de altura, 1.32 m de ancho y 0.37 m de grosor. Está profusamente tallada con hileras de jeroglíficos en cada lado y una imagen erosionada de un rey en el frente (Fig.2).
Durante el proceso de excavación de 2013, Griselda Pérez descubrió el monumento en el lugar ya descrito. Por lo que David Freidel, Director del Proyecto desde 2003 trabajó intensamente en la interpretación de los textos aportando nuevos datos a la historia local y regional. Para el estudio de los textos, Francisco Castañeda tomó fotografías detalladas de los jeroglíficos y con ellas, el epigrafista Stanley Guenter inició el proceso de desciframiento, del que se desprende la nueva información que aquí se presenta. La investigación del entorno físico de la estela continúa en proceso, mientras que Guenter y Castañeda continuarán también con el estudio de los jeroglíficos aún pendientes por descifrar.

El texto revela que la estela fue dedicada el 25 de enero de 564 DC, durante un período “oscuro” en inscripciones de la historia del lugar conocido como el “hiato” cuando se pensaba que no existían monumentos tallados en el sitio. La estela también menciona los nombres de dos reyes hasta ahora desconocidos de El Perú, al igual que el nombre de una mujer que se identificó por primera vez el año pasado, cuando nuestro proyecto descubrió cinco fragmentos de otro monumento conocido como Estela 43 (Fig.3).

La Estela 43 se encuentra fragmentada y con daños en su superficie, lo que impide una verdadera apreciación del rol de esta mujer llamada Ikoom en el reino de Wak’; sin embargo, la Estela 44 recién descubierta, proporciona detalles cruciales que la identifican como una princesa del reino Serpiente, y por lo tanto una predecesora de la gran princesa serpiente y oficial supremo guerrero la Señora K’abel (“Señora Lirio Acuático Mano”), cuya tumba también descubrimos el año pasado dentro de este mismo edificio, como se mencionó anteriormente.

La parte frontal de la Estela 44 está muy erosionada, pero representa a un rey viendo hacia adelante con los brazos sosteniendo una barra ceremonial. Se trata de una posición frecuentemente encontrada en otros monumentos del siglo VI en Waka’, también hay un pequeño panel erosionado de jeroglíficos al lado de la pierna izquierda del rey. La descripción de la estela como la posesión de Chak Tok Ich’aak sugiere que el retrato representado es de este rey, ya que tiene la misma posición y porta las mismas insignias reales que en la Estela 23, que data del 524 DC, cuando éste gobernaba (Fig.4).

A cada lado de la estela se observan dos columnas de once hileras de jeroglíficos visibles, para un total de 22 en cada lado del monumento. En el lado izquierdo del espectador los 16 glifos superiores están muy bien conservados, mientras que el resto en la parte inferior del monumento se erosionó considerablemente. En el lado derecho de la estela, los 14 glifos superiores estaban bien conservados, y al igual que en el lado izquierdo, los inferiores muestran signos de erosión, siendo la sección más baja hasta ahora visible, completamente ilegible.

El texto comenzó evidentemente en el frente ya muy erosionado del monumento antes de continuar en el lado izquierdo y finalizar en el lado derecho. El texto dañado en el frente se puede reconstruir, ya que era parte de la fecha de la dedicación y lo que queda es suficiente para leerla como 9.6.10.0.0, 8 Ahau 13 Pax o 25 de enero de 564 DC. El monumento relata que se ha dedicado al rey Chak Tok Ich’aak (“Garra Roja Encendida”), hasta ahora desconocido en la dinastía real de Waka’, y fue comisionado por su hijo, un gobernante también hasta ahora desconocido, cuyo nombre se lee Wa’oom Uch ’ab Tz’ikin (“El que levanta la Ofrenda del Águila”) (Fig.5).

El texto también narra que Wa’oom Uch’ab Tz’ikin, al dedicar el monumento en la fecha mencionada, realizó una invocación a los tres dioses patronos de Waka’, y dice: “Esta es la imagen de la creación y oscuridad de sus dioses Akan Yax Uh, K’inich Ajaw y Ox Uh”… Y continúa haciendo referencia a que el espíritu de su padre, Chak Tok Ich’aak habita en esta piedra.

El ascenso de Wa’oom Uch’ab Tz’ikin como rey sucesor se describe en el lado derecho del monumento, donde se dice que ha ocurrido en la fecha 7 Oc 18 Tzec o el 25 de junio de 556 DC. El texto narra que este evento fue presenciado por una mujer llamada Ikoom cuyo estatus se identifica por el título Ix Sak Wayis (“Señora Espíritu Blanco”).

Estos títulos identifican a esta mujer del linaje real como perteneciente a las familias gobernantes del reino Serpiente, el más poderoso de los Estados políticos maya clásicos, cuyos reyes gobernaron desde Dzibanche y Calakmul. Esto hace a la Señora Ikoom una predecesora de K’abel, princesa Serpiente del siglo VII y quien se casara con el rey K’inich Bahlam II.

Se descubrió la tumba de K’abel el año pasado y la estela que hoy se presenta, probablemente fue depositada ritualmente como una ofrenda en las honras fúnebres de su entierro en los inicios del Siglo VIII, en los que también se llevó a cabo la cancelación de las dos sub estructuras que se conocen hasta ahora.

Asimismo las excavaciones en 2012 indican que, a finales del Siglo VIII o principios del Siglo IX, se realizó una remodelación de las fachadas oeste y sur de La Adosada, donde se colocaron fragmentos reutilizados de la ya mencionada Estela 43. Ese monumento fue dedicado por el rey K’inich Bahlam II en el año 702 DC, y en él se hace una referencia destacada de la Señora Ikoom y el texto la conecta con una celebración de K’atun en 573 DC.

La relación de la Señora Ikoom con el rey Chak Tok Ich’aak, así como con Wa’oom Uch’ab Tz’ikin no se establece explícitamente en ninguna de las dos estelas recientemente descubiertas. Sin embargo, los reyes únicamente hacían referencia a mujeres en sus monumentos cuando se trataba de sus madres o esposas. Por lo que una lógica explicación nos hace suponer que la Señora Ikoom fue la esposa de Chak Tok Ich’aak y madre de Wa’oom Uch’ab Tz’ikin. Esto es relevante, porque Chak Tok Ich’aak es un nombre famoso dentro de la dinastía real de Tikal, uno de los dos más grandes poderes del mundo Maya Clásico, rival y enemigo mortal del Reino Serpiente.

El nombre del rey Chak Tok Ich’aak sugiere que cuando él llega al trono a principios del Siglo VI, él era un vasallo de Tikal, aunque su esposa parece haber sido una princesa del Reino Serpiente. Esto además sugiere que Chak Tok Ich’aak cambió su lealtad por Tikal al Reino Serpiente, cimentando su nueva alianza al contraer matrimonio con la hija de su nuevo señor.

Ninguna información disponible en los textos de Waka’, describe cuando pudo llevarse a cabo esto, pero un texto del cercano sitio de La Corona, a sólo 30km al norte de El Perú, declara que una hija del Rey Serpiente Tuun K’ab Hiix (Piedra Mano Jaguar), arribó a ese sitio para casarse con el rey local allí en el año 520 DC, por lo que es bastante probable que esta mujer, la Señora Naah Ek’, fuese hermana o tuviera algún otro grado de parentesco con la Señora Ikoom, quien arribó poco después a Waka’ probablemente en la misma época.

El texto de la Estela 44 que refiere el acceso al poder del Rey Wa’oom Uch’ab Tz’ikin concluye con una declaración de que el rey de Waka’ era vasallo de otro señor. Desafortunadamente, el jeroglífico que lo identificaba ha sido gravemente dañado por la erosión y el nombre del soberano no está claro. Aún así la primera parte inicia con el símbolo para fuego, e incluye el término para “boca sangrienta”. Esta combinación de jeroglíficos no se encuentra en los nombres de ninguno de los reyes Serpiente de la época, pero es un título conocido en Tikal, y quizá identifica al Rey de Tikal de ese momento: Wak Chan K’awil, un rey muy importante de mediados del Siglo VI, quien parece haber estado involucrado en numerosas guerras, siendo finalmente derrotado por el Rey Serpiente “Testigo Cielo” en 562 DC, dos años antes de que la Estela 44 fuese dedicada en Waka’.

Cerca del año 700 DC, la estela fue llevada al templo principal de la ciudad para ser enterrada como una ofrenda por el rey K’inich Bahlam II probablemente como parte de los rituales fúnebres para su reina K’abel. La Estela 44 fue colocada en un corte del piso de plaza frente al antiguo templo y luego cubierta por nuevas construcciones (Fig.6).

Consideraciones preliminares del hallazgo
En base a estos datos, creemos que la dinastía de Waka’ cambió de una alianza con Tikal a otra con los Reyes Serpiente en las primeras décadas del Siglo VI. Al comienzo de su reinado Chak Tok Ich’aak de Waka’ fue un vasallo de Tikal, lo cual es claro porque adoptó este famoso nombre real de Tikal cuando ascendió al trono. Luego, él cambió a una alianza con el Reino Serpiente alrededor del 520 DC, cuando contrajo matrimonio con la Señora Ikoom, una princesa Serpiente. Esta pareja tuvo un hijo y antes que el muchacho llegara al trono en el año 556 DC, Waka’ fue nuevamente atraído hacia la esfera política de Tikal por su rey Wak Chan K’awiil. Esto lo sabemos porque el muchacho llegó al trono bajo la tutela de este rey de Tikal. Luego, Wak Chan K’awiil fue derrotado en el 562 DC, sacrificado y reemplazado por un nuevo rey usurpador instaurado por el rey Serpiente “Testigo Cielo” en colaboración con el rey Y’ajaw Te’ K’inich, su vasallo oriental rey de Caracol en Belice. Así que cuando la Estela 44 fue erigida en el 564 DC, el rey Wa’oom Uch’ab Tz’ikin, estaba ahora bajo el poder de sus enemigos en el reino Serpiente.

 

Claramente la situación política de principios del Siglo VI, era extremadamente volátil y las relaciones entre varios reinos pudo haber cambiado, y cambió rápidamente. Esto es, por todos los intentos y propósitos, una guerra regional entre aspirantes soberanos, los reyes Serpiente y los de Tikal, abarcando grandes ciudades en el corazón de la civilización maya desde el Siglo VI hasta mediados del Siglo VIII.

Lo que se observa en el registro jeroglífico de la Estela 44 es sólo una pequeña muestra de la gran cantidad de eventos que deben haber acaecido en el Siglo VI, un período extremadamente importante para los Mayas del Clásico Tardío. Tal consideración, probablemente inspiraron la decisión de Kinich Bahlam II y sus escribas, quienes en el 702 DC. incluyeron una prominente referencia a la Señora Ikoom en la Estela 43, como predecesora de la Señora K’abel, quien probablemente continuaba reinando al momento de la dedicación de la Estela 43, la Señora Ikoom podría haber tenido especial significancia para la gente de Waka’.

Por otro lado, es importante mencionar acerca de la posibilidad de la identificación de dos de las tumbas reales localizadas en Waka’ en años anteriores, relacionándolas directamente con dos de los nombres obtenidos de las lecturas de la Estela 44, pero antes de afirmarlo, debe ser corroborado o respaldado con más evidencia que sólo podrá ser obtenida a través del seguimiento de las investigaciones. Esto constituye una de las fortalezas de la investigación arqueológica, un trabajo paciente y continuo que completa, vincula datos, interpreta y vincula la evidencia material con los datos arqueológicos que resultan ser los hallazgos, que grandes y pequeños permiten reconstruir la historia de grandes reinos, ciudades y regiones.

Referencias
Escobedo, Héctor L. y Juan Carlos Meléndez
2007 WK-03: Excavaciones en la Estructura M12-32. En Proyecto Arqueológico El Perú-Waka’: Informe No. 4, Temporada 2006 (editado por H. L. Escobedo y D. A. Freidel), pp. 89-124. Instituto de Antropología e Historia, Guatemala.

Freidel, David A., Héctor L. Escobedo and Stanley P. Guenter
2007 A Crossroads of Conquerors: Waka’ and Gordon Willey’s ’Rehearsal for the Collapse’ hypothesis. En Gordon R. Willey and American Archaeology: Contemporary Perspectives, (editado por J. A. Sabloff y W. Fash). University of Oklahoma Press, Norman.

Guenter, Stanley P.
2002 Under A Falling Star: The Hiatus at Tikal. Tesis de Maestría sin publicación. La Trobe University, Bundoora, Australia.
2005 Informe Preliminar de la Epigrafía de El Perú. En Proyecto Arqueológico El Perú-Waka’: Informe No. 2, Temporada 2004, (editado por H. L. Escobedo y D. A. Freidel), pp. 359-400. Instituto de Antropología e Historia, Guatemala.

Lee, David F.
2005 WK-06: Excavaciones en la Estructura L11-38, en el Complejo Palaciego Noroeste. En Proyecto Arqueológico El Perú-Waka’: Informe No. 2, Temporada 2004 (editado por H. L. Escobedo y D. A. Freidel), pp. 111-142. Instituto de Antropología e Historia, Guatemala.

Martin, Simon y Nikolai Grube
2008 Chronicle of Maya Kings and Queens, Second Edition. Thames & Hudson, London.

Navarro-Farr, Olivia C.
2004 WK-01: Excavaciones en la Estructura M13-1. En Proyecto Arqueológico El Perú-Waka’: Informe No. 1, Temporada 2003 (editado por H. L. Escobedo y D. A. Freidel), pp. 13-42. Instituto de Antropología e Historia, Guatemala.
2005 WK-01: Excavaciones en la Estructura M13-1, Segunda Temporada. En Proyecto Arqueológico El Perú-Waka’: Informe No. 2, Temporada 2004 (editado por H. L. Escobedo y D. A. Freidel), pp. 05-36. Instituto de Antropología e Historia, Guatemala.
2009 Ritual, Process, and Continuity in the Late to Terminal Classic Transition: Investigations at Structure M13-1 in the Ancient Maya Site of El Perú-Waka’, Petén, Guatemala. Disertación sin publicación, Southern Methodist University, Dallas, TX.

Navarro-Farr, Olivia C. y Ana Lucía Arroyave Prera
2006 WK-01: Excavaciones en la Estructura M13-1, Tercera Temporada. En Proyecto Arqueológico El Perú-Waka’: Informe No.3, Temporada 2005 (editado por H. L. Escobedo y D. Freidel), pp.15-68. Instituto de Antropología e Historia, Guatemala.
2007 WK-01: Excavaciones en la Estructura M13-1, Cuarta Temporada. En Proyecto Arqueológico El Perú-Waka’: Informe No. 4, Temporada 2006 (editado por H.

 

L. Escobedo y D. A. Freidel), pp.07-88. Instituto de Antropología e Historia, Guatemala.

Navarro-Farr, Olivia C., Griselda Pérez Robles y Damaris Menéndez Bolaños
2013 WK01: Operación 1: Excavaciones en la Estructura M13-1. En Informe No. 10, Temporada 2012 (editado por J. C. Pérez), pp. 3-91.Instituto de Antropología e Historia, Guatemala.

Navarro-Farr, Olivia C., Griselda Pérez, Damaris Menéndez, Francisco Castañeda, y Juan Carlos Pérez
2013 Staying Power: Ritual Dynamics of Pre-Abandonment Political and Symbolic Agency at Classic Maya El Perú-Waka’. Ponencia Presentada en los 78th Annual Meetings of the Society for American Archaeology en Honolulu, HA.

 

Fig.1: Estructura M13-1 (Dibujo: Evangelina Tsesmeli).

 

Fig.2: Estela 44 (Fotografía: Juan Carlos Pérez).

 

Fig.3: Identificación de nuevos personajes en la historia de Perú-Waka’ (Fotografía: Francisco Castañeda).

 

Fig.4: Sección frontal de Estela 44 donde se observa un rey viendo hacia adelante con los brazos sosteniendo una barra ceremonial (Fotografía: Francisco Castañeda).

 

Fig.5: Texto refiere a una dedicación al rey Chak Tok Ich’aak y fue comisionada por su hijo Wa’oom Uch’ab Tz’ikin (Fotografía: Francisco Castañeda).

 

Fig.6: Ubicación de la Estela 44 en un corte del piso de plaza que después fue cubierto por nuevas construcciones (Fotografía: Griselda Pérez).