Asociación Tikal

087 La danza de los señores. El baile y las estrategias político-religiosas de los gobernantes de Dos Pilas, Guatemala – María Elena Vega Villalobos -Simposio 25, Año 2011

Descargar este artículo en formato PDF

Vega Villalobos, María Elena

2012        La danza de los señores. El baile y las estrategias político-religiosas de los gobernantes de Dos Pilas, Guatemala. En XXV Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2011 (editado por B. Arroyo, L. Paiz, y H. Mejía), pp. 1038-1049. Ministerio de Cultura y Deportes, Instituto de Antropología e Historia y Asociación Tikal, Guatemala (versión digital).

87

LA DANZA DE LOS SEÑORES

EL BAILE Y LAS ESTRATEGIAS POLÍTICO-RELIGIOSAS DE LOS GOBERNANTES DE DOS PILAS, GUATEMALA

María Elena Vega Villalobos

PALABRAS CLAVE

Petexbatun, Dos Pilas, epigrafía, gobernantes

ABSTRACT

This paper presents information regarding the texts from Dos Pilas and how they contribute to understand political events that happened during the Classi period at the site.  One of the main themes represented in the sculpture is the reference to dances.  Dances were important aspects related to religion and political events connected to important political strategies.  Results from this approach are presented here.

INTRODUCCIÓN

Dentro del corpus jeroglífico Maya del Clásico encontramos numerosas referencias a los bailes, los cuales estuvieron inmersos en diversos contextos sociopolíticos y religiosos. La danza fue un acto ritual enlazado estrechamente a la religión y a eventos políticos prominentes de los gobernantes y otros miembros destacados de las cortes mayas que se desarrollaron en diversos conjuntos arquitectónicos, ante la mirada de numerosos cortesanos y del pueblo común.

Entre la gran cantidad de bailes que fueron registrados en las diversas inscripciones de los señoríos clásicos, en este artículo nos enfocaremos en el análisis epigráfico de las danzas contenidas en algunos monumentos de la ciudad de Dos Pilas, Guatemala. Dicho análisis surge ante la necesidad de conocer más detalladamente el papel que jugó el ritual del baile dentro de la conformación político-religiosa de los gobernantes de Dos Pilas, principalmente durante el reinado de Kohkaaj K’awiil; se detallarán y explicarán las danzas como un fenómeno ritual estrechamente ligado a lo político que, en algunos casos, tuvo un impacto regional. También, en este trabajo buscamos identificar sitios al interior de la ciudad que fueron el escenario de las danzas, pues cada gobernante creó su propio conjunto residencial que, en ocasiones, implicó el abandono del anterior espacio ritual donde se desarrollaron los bailes. Por último, el enfoque de este trabajo servirá para explicar el poder político regional que la ciudad de Dos Pilas alcanzó en el Río de la Pasión, pues, como se verá, los gobernantes del sitio, en muchas ocasiones, más que valerse de guerras y enfrentamientos bélicos para conseguir prestigio y poder, utilizaron el ritual y la geografía sagrada para convertirse en los líderes de la región.

EL SEÑORÍO DE DOS PILAS

Dos Pilas se encuentra ubicado en el suroeste del Departamento del Petén, Guatemala (Figura 1), en una subregión de la zona mayor del drenaje del Río de la Pasión llamada Petexbatún, que tiene un área de 50 km² y varios sitios prehispánicos (Houston 1993: 10-11; Demarest 2006: 15-17). El extenso corpus jeroglífico de la ciudad ha permitido conocer la historia y eventos destacados de los cuatro gobernantes documentados hasta ahora durante el periodo Clásico Tardío (600-909 DC) (Houston y Mathews 1985; Houston 1987, 1993; Mathews y Willey 1991; Fahsen 2002; Fahsen et. al., 2003; Boot 2002a, 2002b; Guenter 2002, 2003; Demarest 2004: 222-228; 2006: 136-141; Martin y Grube 2008: 54-67).

Las propuestas actuales (Fahsen et. al., 2003; Demarest 2004: 222-228; 2006: 136-141; Houston e Inomata 2009: 109-111) argumentan que Dos Pilas fue fundada por Tikal como una estrategia que permitiera neutralizar los ataques en esa región de su principal enemigo, el reino de Kanu’l, asentado en esas fechas en Calakmul, Campeche. Sin embargo, algunas décadas después y por razones que aún no se comprenden del todo, el gobernante de Dos Pilas, un miembro de la realeza tikaleña llamado B’ajlaj Chan K’awiil (648 ca. 695 DC), se alía con el gobernante de Calakmul, Yuhkno’m Ch’e’n (también conocido como “Yuknoom el Grande”) y se enfrenta a Tikal en numerosas y cruentas batallas que terminaron con la derrota e inmolación del gobernante de Tikal, Nu’n Jol Chaahk, en el año 679 DC (cf. escaleras jeroglíficas 2 y 4 de Dos Pilas) (Figura 2).

B’AJLAJ CHAN K’AWIIL (648 ca. 695 DC)

La vida del gobernante B’ajlaj Chan K’awiil (Figura 3a) fue en extremo azarosa, y no cabe duda de que sus actos políticos, bélicos y religiosos lo han convertido en uno de los gobernantes Mayas mejor documentados de la antigüedad. A pesar de haber sido el dirigente de una entidad política bastante reducida, su audacia y tenacidad, así como su relación con uno de los gobernantes más poderosos del Clásico, le permitieron derrotar a Tikal y establecer las bases de uno de los reinos más destacados de la región Petexbatún.

Una vez derrotado el gobernante de Tikal, en el año 679 DC, B’ajlaj se dedicó a celebrar diversos ritos. En el año 684 DC, cuando completa su tercer k’atuun, B’ajlaj realizó una danza junto con Yuhkno’m Ch’e’n (Figura 3b) y erigió, en un conjunto palaciego al sur de su ciudad, una bella escalera jeroglífica de piedra (k’ahntuun ehb’): la Escalera Jeroglífica 4. En ese monumento se menciona otra danza realizada en un lugar llamado ‘Tres Amaneceres’ y, al parecer, bailó sobre una plataforma denominada unahb’nal k’ihnich, ‘lugar del lago ardiente o encolerizado’ (Figura 3c). Aunque algunos autores (ver, por ejemplo, Guenter 2003: 35) piensan que el lugar identificado como ‘Tres Amaneceres’ pudo ser una plataforma ubicada frente al palacio real, pensamos que se trata de una de las cuevas de Dos Pilas, pues la palabra ch’e’n que le sigue significa “pozo/cueva”, y en este contexto debemos traducirlo así, y no como una metáfora de ciudad, pues cuando la palabra ch’e’n fue utilizada por los mayas para decir “ciudad”, se colocaba inmediatamente después el topónimo de la ciudad.

¿Qué cueva de Dos Pilas, que en la antigüedad se llamó ‘Tres Amaneceres’, puede presentar un lago ardiente o encolerizado? Quizá fue la Cueva de los Murciélagos pues, en época de lluvias, de esta cueva salen, aproximadamente, 8 m³ por segundo de agua (Brady y Rodas 1992: 140). Por supuesto, esta identificación es tentativa, y debe estudiarse el contexto de cada una de las cuevas de Dos Pilas para encontrar evidencias que nos señalen una utilización a finales del siglo VII.

Por otro lado, la expresión unahb’nal K’ihnich es utilizado por B’ajlaj en otros monumentos, como en el Escalón 4 de la EJ 4 y en la Estela 9, fue un título que ostentaron los gobernantes de Tikal. El título de unahb’nal K’ihnich, cuando es asociado directamente a B’ajlaj, va después de su nombre, y no antes. Además, otros títulos usados por él hacen referencia a deidades o a epítetos de dioses del inframundo, y es muy probable que sus ritos más importantes se hayan realizado en el medio subterráneo y acuoso de las cuevas.

KOHKAAJ K’AWIIL (698-726 DC)

Muy probablemente primogénito de B’ajlaj, el gobernante Kohkaaj K’awiil asumió el mando de Dos Pilas en el año 698 DC, a los 25 años de edad (Figura 4). Durante los primeros años de su reinado, en 705 DC, Kohkaaj K’awiil participó en otra campaña bélica contra Tikal que trajo como consecuencia la derrota de un guerrero tikaleño, una hazaña adjudicada en la Estela 1 a un miembro de la dinastía de Dos Pilas identificado como uchan K’in B’ahlam, ‘el guardián de K’in B’ahlam’. Este personaje sucedió en el trono a Kohkaaj K’awiil y, debido a la fecha de este evento —705 DC—, podemos proponer que fue su hermano menor y no su hijo, como se ha sugerido en algunos trabajos.

Esta victoria reafirmó el poderío bélico de Dos Pilas no sólo ante los señores de Tikal, también ante los diversos señoríos de la región. Desde ese momento, Kohkaaj K’awiil concentró sus esfuerzos en hazañas políticas que incorporaron la geografía natural de Dos Pilas, las cuevas, dentro de un complejo arquitectónico destacado. Aunque esta geografía fue utilizada desde los inicios de la ciudad, con Kohkaaj K’awiil se inauguró un programa político-religioso sin precedentes escritos en la región, pues este dignatario hizo de los circuitos rituales un sello distintivo de su reinado.

Uno de los proyectos arquitectónicos más destacados de Kohkaaj K’awiil (Figura 5) fue el conjunto de El Duende, llamado en los textos jeroglíficos K’ihnha’nal, ‘el lugar del agua caliente’, un nombre que se derivó de una característica natural de la región de Dos Pilas, que muestra que la geografía natural en muchos casos fue audazmente cohesionada a geografías artificiales (Stuart y Houston 1994: 86). El “lugar del agua caliente” no sólo conectó a diversos sectores sociales en las ceremonias y rituales, también incorporó ciudades dentro de un complejo político-religioso a través de danzas y ritos en honor de las deidades patronas, que vio nacer efigies de dioses y a una ciudad que supo aprovechar las características físicas de su zona para convertirse en un lugar de culto a nivel regional.

Dentro del corpus de registros jeroglíficos de este gobernante sobresale un elemento político-ritual que sólo ha sido mencionado en los trabajos sobre Dos Pilas de manera superficial: los “circuitos de ritos” (Martin y Grube, 2008), los cuales son una fuente de información social y religiosa muy importante. La religión es un sistema de acción y vida social, y los ritos constituyen una parte sobresaliente de este sistema, pues incidieron sobre la reproducción de la sociedad y muestran la derivación de diversos rasgos significativos (López Austin 2002). En Dos Pilas tenemos registros de una serie de ritos realizados por el gobernante de este sitio en diversas ciudades de la región. Estos ritos incluyen danzas, colocaciones de estelas a las deidades GI y K’awiil, rituales de tirar de incienso, entre otros.

LAS DANZAS EN LOS TEXTOS DE KOHKAAJ K’AWIIL

En la fecha 9.14.0.0.0, 6 Ajaw 13 Muwaan, 1 de diciembre de 711 DC, se celebra, en la Estela 14 (Figura 6), el completamiento del décimo cuarto k’atuun a través una ceremonia de atadura de piedra, k’altuun, en K’inha’nal (en D2-E1) y una danza en un sitio denominado Yax Mutu’l (en F1), el mismo nombre de la ciudad de Tikal que, por la expresión uhtiiy, “ya ocurrió en”, sabemos que fue un lugar dentro de Dos Pilas. El protagonista de la atadura de piedra y la danza fue Kokaaj K’awiil quien ordenó, en la misma fecha, el nacimiento del varón de los dioses Remeros. Esta cláusula nos indica que los ritos de los gobernantes, la invocación a deidades específicas, tuvieron como consecuencia el nacimiento de los dioses, en este caso, las deidades conocidas como dioses Remeros.

En la Estela 11 (Figura 7) tenemos una celebración de un nuevo periodo de ho’ tuun en 9.14.5.0.0, 12 Ajaw 8 Kank’in, 4 de noviembre de 716 DC, con un rito de tirar incienso y una danza realizada en la plaza central por Kohkaaj K’awiil en compañía del “guardián de K’in B’ahlam”, el hermano menor del gobernante que, como mencionamos antes, derrotó a un señor tikaleño en el año 705 DC y sucedió a Kohkaaj K’awiil en el trono.

Para el año de 721 DC, el liderazgo ritual de Kohkaaj K’awiil de Dos Pilas en la región se hace evidente a través de un registro excepcional contenido en la Estela 15 (Figura 8), el cual describe un “circuito de ritos” (Martin y Grube, 2008: 58) que se inician en la plaza principal de Dos Pilas con un ritual de tirar incienso por parte de Kohkaaj K’awiil en 9.14.10.0.0, 5 Ajaw 3 Mak, 9 de octubre de 721 DC Ese mismo día, las efigies de los dioses GI y K’awiil fueron adornadas o embijadas (nahwaj uwin b’aahil) en el centro de la ciudad de Ceibal (Vega 2009: 177-180: Velásquez 2009: 440-444), un sitio ubicado sobre el margen izquierdo del Río de la Pasión. Luego de ser adornadas las efigies de estas dos deidades, en la ciudad llamada K’ihnich Pa’witz, hoy conocida como Aguateca, se erigió una estela dedicada a los mismos dioses (tz’ahpaj ulakamtunil “GI” K’awiil, en C5-F1). Poco más de dos winales (meses) después, en 7 Ajaw 3 K’ayab’, 28 de diciembre de 721 DC, Kohkaaj K’awiil ató la Estela 15 (k’alaw tuun) en K’inha’nal, y cierra el circuito de ritos con una danza realizada en la plataforma de la casa llamada Naah Chan, “Primer Cielo”, en Dos Pilas, posiblemente el nombre del templo superior del complejo El Duende (en E2-F7).

LAS ESTREGIAS POLÍTICO-RELIGIOSAS DEL SEÑORÍO DE DOS PILAS

Los eventos antes señalados, así como otras acciones políticas, han conducido a los especialistas a hablar del “reino Petexbatún” (Demarest 2006), de una unidad política regional dominada por Dos Pilas (Houston 1993), de un estado regional que tuvo su capital en Dos Pilas (Martin y Grube 2008). Sin embargo, a nuestro parecer, estos “circuitos de ritos” muestran una concepción estructurada del espacio desde un centro dinámico, que dotó de significaciones culturales propias a su entorno físico y que definió una geografía sagrada en la que los lugares de culto como plazas, templos y cuevas fueron vistos como sede de antepasados y dioses. En la región del Río de la Pasión, esa capital fue Dos Pilas: un espacio significativo y profundamente vital que se extendió y consolidó ―en las primeras décadas de su existencia― a través de las peregrinaciones o circuitos de ritos, que a su vez articularon el ritmo y los momentos sagrados del ciclo ceremonial.

Los diversos ritos que encontramos descritos en varios textos de la región del Río de la Pasión muestran que en las peregrinaciones, cada sitio visitado ―ya sea Aguateca, Ceibal o la misma Dos Pilas― fue el escenario de episodios rituales que convirtieron a estas ciudades en un centro cósmico. Aunque no existan evidencias escritas de peregrinaciones similares entre Dos Pilas y otras entidades del Petexbatún ―como Tamarindito o Arroyo de Piedra―no podemos descartar que se realizaran.

Debido a que el ritual expresa, en las concepciones de López Austin (2001, 2002), una visión estructurada y coherente del mundo natural, de la sociedad y de la interrelación entre ambos, los nuevos estudios sobre la antigua ciudad de Dos Pilas deben considerar la organización social y las prácticas rituales como punto de partida para abordar la cosmovisión de esta entidad política para comprender, así, la forma en que esta ciudad se relacionó con los señoríos de la región, olvidando un poco la guerra.

Además, debemos recordar que las creencias religiosas no son eternas ni inmutables, por lo que es necesario investigar cómo éstas se modifican a través del tiempo y en distintos contextos políticos y regionales. A simple vista, encontramos contradicciones internas en el señorío de Dos Pilas. Por ejemplo, B’ajlaj Chan K’awiil, después de derrotar a su hermano, el gobernante de Tikal, se dedicó a construir un señorío que, en nuestra opinión, tuvo las mismas características que las de Tikal, pues las nuevas instituciones de Dos Pilas, quizá ligeramente mejor organizadas que las de sus vecinos, no fueron muy diferentes de las creadas en las capitales hegemónicas. Con la entronización del segundo gobernante, Kohkaaj K’awiil, el sistema religioso de Dos Pilas se transformó. Lo que aún no es claro si Dos Pilas se fue asemejando cada vez más al sistema religioso de sus vecinos del Petexbatún al rendir culto a las deidades patronas de la zona, GI y K’awiil; si este sitio estableció el culto a las deidades GI y K’awiil que después fueron incorporadas a las prácticas rituales de los centros de la región o, quizás, si Dos Pilas instituyó el culto del dios K’awiil e incorporó a su estructura el culto de GI que existía en la región.

CONCLUSIONES

El estudio epigráfico de las danzas registradas en los textos jeroglíficos de la ciudad de Dos Pilas muestra que estos ritos no pueden ser analizados sin un contexto regional, pues los bailes, además de celebrar diversos aspectos específicos de la dinastía de Dos Pilas, sirvieron para establecer y cohesionar todo un culto regional, donde Dos Pilas se erigió como la entidad dominante.

Aunque por muchos años se ha manejado la idea de que el señorío de Dos Pilas logró erigirse como el centro político del área a través de la guerra y el conflicto, el estudio de las danzas y varios rituales registrados en la ciudad y otros señoríos de la zona muestra que la ciudad cohesionó e incorporó hábilmente las características físicas de la región, las cuevas, para establecerse como el respaldo ideológico del Río de la Pasión.

Esta estrategia político-religiosa no desparece con la muerte de Kohkaaj K’awiil y la entronización de su hermano menor, el Gobernante 3, pues diversos textos de otros señoríos registran ritos que involucraron a este gobernante. Sin embargo, la ascensión al trono de este dignatario marca un quiebre en las relaciones políticas con los sitios de la región, pues inicia una época de expansión a través de la guerra y la subordinación política que heredó su sobrino, el gobernante 4 llamado K’awiil Chan K’ihnich.

Sin embargo, K’awiil Chan K’ihnich fue incapaz de mantener el ritmo de expansión que rebasó la estructura política interna de Dos Pilas, pues los sitios sojuzgados eran difíciles de administrar y mantener. Así, con el ataque de Tamarindito en 761 DC, Dos Pilas se vio desgarrado por tensiones entre los linajes, presiones económicas e incesantes rebeliones regionales. Al final, la crisis sociopolítica resultó inevitable.

REFERENCIAS

Boot, Erik

2002a

2002b

The Dos Pilas-Tikal Wars from the Perspective of Dos Pilas Hieroglyphic Stairway 4. En Mesoweb http://mesoweb.com/features/boot/DPLHS4.pdf

The Life and Times of B’alah Chan K’awil of Mutal (Dos Pilas), According to Dos Pilas Hieroglyphic Stairway 2. En Mesoweb http://mesoweb.com/features/boot/DPLHS2.pdf

Brady, James e Irma Rodas

1992

Hallazgos recientes y nuevas interpretaciones de la cueva de El Duende, Petén. En V Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 1991, (editado por Juan Pedro Laporte, Héctor Escobedo y Sandra Brady), pp. 169-176. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

Demarest, Arthur A.

2004

2006

Ancient Maya. The Rise and Fall of a Rainforest Civilization. Cambridge University Press,Londres.

The Petexbatun Regional Archaeological Project. A Multidisciplinary Study of the Maya Collapse. Vanderbilt University Press, Nashville.

Fahsen, Federico

2002

La Escalinata Número 2 de Dos Pilas, Petén, Los Nuevos Escalones. En FAMSI  http://www.famsi.org/reports/01098es/index.html

Fahsen, Federico, Jorge Mario Ortiz, Jeannette Castellanos y Luis Fernando Luin

2003

La Escalinata 2 de Dos Pilas, Petén: Los nuevos escalones. En XVI Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2002, (editado por J. P. Laporte, B. Arroyo, H. Escobedo y H. Mejía.), pp.679-692. Museo Nacional de Arqueología y Etnología,Guatemala.

Guenter, Stanley P.

2002

2003

Under a Falling Star: The Hiatus at Tikal. Ph. D. dissertation. Universidad La Trobe, Australia.

The Inscriptions of Dos Pilas Associated with B’ajlaj Chan K’awiil. En Mesoweb: <www.mesoweb.com/features/guenter/DosPilas.pdf>.

Houston, Stephen D.

1987

1993

The Inscriptions and Monumental Art of Dos Pilas, Guatemala. A Study of Classic Maya History and Politics, Ph. D. dissertation, Universidad de Yale, New Haven.

Hieroglyphs and History at Dos Pilas. Dynastic Politics of the Classic Maya. University of Texas Press, Austin.

Houston, Stephen y Peter Mathews

1985

The Dynastic Sequence of Dos Pilas, Guatemala. Pre-Columbian Art Research Institute, San Francisco.

Houston, Stephen y Takeshi Inomata

2009

The Classic Maya, Cambridge World Archaeology, Cambridge University Press.

López Austin, Alfredo

2001

2002

La religión, la magia y la cosmovisión. En Historia Antigua de México, vol. IV: Aspectos fundamentales de la tradición cultural mesoamericana, (coordinado por Linda manzanilla y Leonardo López Luján), pp. 227-272. Instituto Nacional de Antropología e Historia, Coordinación de Humanidades, Instituto de Investigaciones Antropológicas, Miguel Ángel Porrúa, México.

Breve historia de la tradición religiosa mesoamericana, Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Antropológicas, México.

Martin, Simon y Nikolai Grube

2008

Chronicle of the Maya Kings and Queens. Deciphering the Dynasties of the Ancient Maya, Segunda edición. Thames and Hudson, Londres.

Mathews, Peter y Gordon R. Willey

1991

Prehistoric Polities of the Pasion Region: Hieroglyphic Texts and their Archaeological Settings. En Classic Maya Political History: Hieroglyphic and Archaeological Evidence, (editado por T. Patrick Culbert), pp. 30-71. Cambridge University Press, Cambridge.

Stuart, David y Stephen D. Houston

1994

Classic Maya Place Names. Dumbarton Oaks Research Library and Collection, Studies in Pre-Columbian Art and Archaeology Number Thirty Three, Washington D.C.

Figura 1. Mapa de la región del Río de la Pasión que muestra la ubicación de Dos Pilas. Dibujo de Markus Eberl.

Figura 2. Escalón 4, sección oeste de la Escalera Jeroglífica 2 de Dos Pilas. Dibujo de Federico Fahsen, 2002.

Figura 3. a) B’ajlaj Chan K’awiil. Detalle de la Estela 9 de Dos Pilas. Dibujo de Linda Schele; b) Escalón 5, sección oeste de la Escalera Jeroglífica 2 de Dos Pilas. Dibujo de Federico Fahsen, 2002; c) Escalón 1 de la Escalera Jeroglífica 4 de Dos Pilas. Dibujo de Stephen D. Houston, 1993.

Figura 4. Kohkaaj K’awiil. Detalle de la Estela 1 de Dos Pilas. Dibujo de Linda Schele.

Figura 5. a) Reconstrucción del complejo de El Duende. Tomado de Arthur A. Demarest, 2006; b) topónimo K’ihnha’nal  ‘el lugar del agua caliente’, nombre antiguo del complejo de El Duende.

Figura 6. Estela 14 de Dos Pilas. Dibujo de Stephen D. Houston, 1993.

Figura 7. Estela 11 de Dos Pilas. Dibujo de Stephen D. Houston, 1993.

Figura 8. Texto de la Estela 15 de Dos Pilas. Dibujo de Stephen D. Houston, 1993.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *