Asociación Tikal

007 Nuevos datos para la historia de Tikal – Oswaldo Gómez – Simposio 25, Año 2011

Descargar este artículo en formato PDF

Gómez, Oswaldo

2012        Nuevos datos para la historia de Tikal. En XXV Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2011 (editado por B. Arroyo, L. Paiz, y H. Mejía), pp. 71-79. Ministerio de Cultura y Deportes, Instituto de Antropología e Historia y Asociación Tikal, Guatemala (versión digital).

7

NUEVOS DATOS PARA LA HISTORIA DE TIKAL

Oswaldo Gómez

PALABRAS CLAVE

Tikal, investigaciones recientes, Templo I, Templo V, Plaza de los Siete Templos

ABSTRACT

This paper presents results of projects that have taken place as part of the collaboration between the Ministerio de Cultura y Deportes, the Agencia de Cooperación Internacional para el Desarrollo from Spain at the site of Tikal.  These include excavations and research that has taken place at Temple I, Temple V, and the Seven Temple Plaza.  They all have contributed with innovative information about the rulers of Tikal as well as the society that inhabited the site during the Classic period.

Este trabajo presenta información que son producto de los tres proyectos conjuntos que han realizado el Ministerio de Cultura y Deportes de Guatemala y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, a favor de la investigación arqueológica y la conservación arquitectónica de la antigua ciudad Maya de Tikal. El primer proyecto que se realizó fue en el Templo I, pero lamentablemente en él no se programó investigación arqueológica sino solamente restauración arquitectónica.  Ese sin duda fue un error, ya que aún existen interrogantes no resueltas sobre el edificio y su relación con los conjuntos monumentales que le rodean.  Sin embargo, a lo largo de las investigaciones en Tikal, se ha podido recopilar información que siempre refiere a aspectos de la ciudad en los que se debe relacionar.  Por eso, hoy podemos darles algunas hipótesis sobre la historia de este majestuoso templo.  Por la estrategia de esta presentación esta información será presentada al final.

Por su lado, El Proyecto Templo V, decidió iniciar los trabajos con una investigación arqueológica que nos permitiera reconstruir la historia del monumento y su rol dentro del desarrollo social, político, económico y religioso de la ciudad. Nos preguntamos ¿por dónde se llegaba al Templo V? y la respuesta la encontramos con una hipótesis que dice que cuando el templo fue construido no existían el embalse central ni el Palacio Maler y que en su lugar existía una explanada entre el Templo V y la Acrópolis Norte. Nos preguntamos también ¿cuándo se construyó el Templo V? y descubrimos que fue el primer gran templo que se construyó en Tikal, alrededor del año 600 d. C.  Esto lo definimos por los materiales cerámicos encontrados en el túnel que excavamos en el eje del edificio y también por la arquitectura del templo que utiliza alfardas en la escalinata y que tiene esquinas redondeadas en los siete cuerpos escalonados del basamento. Nos preguntamos ¿quién construyó el Templo V? y nuestra hipótesis propone que lo construyó el 22 gobernante de Tikal, Calavera de Animal.  Nuestra evidencia para esto es la alineación que existe entre el Templo V y el Templo 5D-32 que se localiza en la Acrópolis Norte.  En el Templo 5D-32 fue descubierta la tumba de Calavera de Animal, investigación que realizó el equipo del Museo de la Universidad de Pennsylvania, pero ellos no sabían mucho de él, de su período de gobierno en Tikal o de sus obras arquitectónicas.  Además, hemos relacionado la evidencia de dos ofrendas, una descubierta en el Templo V y la otra en el Templo 5D-32.  En la primera, se depositaron cinco incensarios de cerámica, de los cuales tres son figuras antropomorfas sedentes y con las piernas colgando y dos son figuras fantásticas relacionadas con la deidad solar. En la otra ofrenda se depositaron tres incensarios de cerámica, de los cuales uno es una figura antropomorfa sedente con las piernas cruzadas y los otros dos son figuras fantásticas relacionadas también con la deidad solar.  El análisis de los incensarios de Tikal, realizado por la doctora Lisa Ferre, del Tikal Project, dice que ambas ofrendas son de la misma faceta cerámica pero que los personajes que tienen las piernas colgando son más tempranos y los que tienen las piernas cruzadas fueron manufacturados después. En ambas ofrendas el personaje antropomorfo central tiene una tablilla con el símbolo pop en las manos.  Creemos que esto indica que el personaje es el gobernante Calavera de Animal, ya que el símbolo pop es el que distingue al grupo gobernante de la cultura Maya.  Esta información encaja también con el hecho de que Templo V tiene arquitectura distinta a la del Templo 5D-32 y eso indica que  fue construido primero.  O sea que el gobernante realizó su edificio emblemático y también su edificio mortuorio.  Este último dato es interesante y lo discutiremos luego.

Proponemos por lo tanto, que existía una explanada que unía la Acrópolis Norte y el Templo V, cuando aún no existía el patio del Palacio Maler ni el embalse frente al templo.  Tampoco existían el Templo I, el Templo II, o el Juego de Pelota de la Gran Plaza.  A la Acrópolis Norte se llegaba por el lado Sur. Anteriormente se dijo que el Templo V lo construyó Jasaw Chan Kawiil, el 26 gobernante de Tikal, esto se descarta por el análisis de los materiales cerámicos asociados a la construcción del edificio y por el estilo arquitectónico.  El Templo V se construyó por lo menos 100 años antes que el Templo I. También se dijo que lo construyó el gobernante que vivía en el Palacio Maler, pero descartamos esta propuesta porque el Templo V fue construido antes que el palacio Maler, por lo menos unos 150 años.  Además el templo es mucho más importante que el palacio y la construcción de este último niega la presencia del templo.  El Templo V no tiene subestructura, como también creemos que ningún otro de los grandes templos de Tikal tiene subestructura, es probable que todos fueran realizados en un solo esfuerzo constructivo. Esta propuesta está basada también en el contexto espacial en el que se encuentran construidos los templos.

El tercer proyecto se propuso investigar la Plaza de los Siete Templos y esa fue una experiencia singular, ya que la plaza conjuga cuatro elementos arquitectónicos distintos y todos conforman una unidad ideológica. Esa unidad ideológica gira en torno al mito de la lucha entre el bien y el mal, la luz y la oscuridad, arriba y abajo, etc., esa lucha está narrada en el Popol Vuh con el mítico juego de pelota en el inframundo.  Lo que hoy conocemos como Plaza de los Siete Templos, fue originalmente concebida como la plaza para el juego de la pelota, ya que inicialmente en este espacio solo existía el triple juego de pelota en el sector Norte, los tres palacios en el sector Sur y el observatorio astronómico al Oeste. Creemos que a la plaza se venía a presenciar el juego de la pelota como parte de los rituales asociados con el observatorio astronómico.  Para entrar a la plaza se construyó un edificio que se debía atravesar, el palacio central, al Sur de la plaza. Como parte del mismo proyecto de construcción del palacio central, se construyeron los palacios Este y Oeste. Proponemos que los palacios Este y Oeste eran utilizados por los jugadores de pelota para vestirse apropiadamente para la ceremonia y para hacer los ejercicios de preparación antes del juego.  Las flexiones de calentamiento se realizaban en la terraza Sur y se vestían dentro de los recintos.  ¿Quién pudo construir este conjunto de edificios originalmente?  Por la información que nos dio el estudio cerámico, el análisis de la arquitectura y los rasgos estilísticos de los mascarones que decoran el friso del palacio central, proponemos que fueron construidos por Jasaw Chan Kawiil, el 26 gobernante de Tikal.  La plaza fue sujeto de un fuerte cambio en el Clásico Tardío, alrededor del año 750 DC, fueron construidos los siete templos en el lado Este de la plaza, se remodeló el triple juego de pelota y se le colocaron cresterías a los tres edificios del sector sur.  ¿Quién pudo construir los siete templos y remodelar los otros edificios?  Creemos que fue Yik´in Chan Kawiil, el 27 gobernante de Tikal, por las evidencias cerámicas, la utilización del estilo arquitectónico “entre calle”, por la desmesurada decoración de las cresterías de los templos y los palacios del Sur, por la utilización de un conjunto arquitectónico anterior como base de nuevos proyectos que lo hicieran figurar como un gran constructor.  Los mascarones del friso del Palacio Central, que posiblemente construyó Jasaw Chan Kawiil, son posibles representaciones de deidades solares.  Sin embargo los mascarones de las cresterías son rostros antropomorfos que creemos corresponden al rostro de Yik´in Chan Kawiil en distintas etapas de su personalidad, según la interpretación iconográfica del Dr. Jaime Borowicz. ¿Por qué decorar los edificios con rostros antropomorfos?  Creemos que para darle publicidad al gobernante que patrocinaba los juegos de la pelota.

Otra hipótesis interpretativa de la Plaza de los Siete Templos y su relación con el juego de la pelota, se basa en el hecho de que los palacios Este y Oeste, en donde supuestamente se vestían los jugadores, tienen una escalinata frontal con nueve escalones.  Proponemos que cuando los jugadores salían del edificio y bajaban los nueve escalones, metafóricamente estaban bajando los nueve niveles que descienden al inframundo, a Xibalba, en donde míticamente jugaron a la pelota los gemelos del Popol Vuh.  Es también interesante que, cada uno de los siete templos tenga una escalinata frontal con trece escalones cada una.  En el interior de los recintos hay huellas de incensarios, lo cual nos puede indicar que los jugadores pudieron, metafóricamente, subir los trece niveles que conducen al cielo, por los trece escalones de los templos, para realizar ofrendas a los dioses del supra mundo, antes o después del juego.

Un reciente estudio, asociado a nuestras investigaciones en Tikal, propuso una biografía de Yik´in Chan Kawiil.  En ese trabajo se muestra la grandeza de su gobierno y también la habilidad que tuvo de remodelar obras existentes y convertirlas en proyectos propios, con relativo poco esfuerzo. También revela el deseo de mostrar su gloria, lo cual esta evidenciado en los fabulosos dinteles y crestería que decoran su Templo IV y en las decoraciones de las cresterías de la Plaza de los Siete Templos.  Yik´in Chan Kawiil también construye su monumento arquitectónico espectacular, el Templo IV, lejos de la Acrópolis Norte y su templo mortuorio en la Acrópolis Norte, específicamente en la esquina Suroeste, en el templo que hoy conocemos como 5D-73.

Cuando se dio el colapso de Tikal, los gobernantes y sus élites abandonaron la ciudad y la mayoría de la población también.  Pero no todos se fueron, algunos quedaron y ocuparon los edificios abandonados y los remodelaron para su uso doméstico.  Esto también pasó en la Plaza de los Siete Templos.  Fueron remodelados los palacios del sur de la plaza y fueron utilizados como viviendas.  En la Plaza de los Siete Templos fueron descubiertas interesantes ofrendas, principalmente las de los templos 5D-96 y 5D-97.  Frente al templo central de los siete templos fue construido el templo 5D-87 y allí se depositó una ofrenda igual a las de los templos 5D-96 y 5D-97.  Un importante estudio de la ofrenda descubierta en 5D-87, realizado por la doctora Maricela Ayala Falcón, indica que esta ofrenda fue posiblemente depositada por Jasaw Chan Kawiil, sin embargo, nosotros proponemos que fue depositada por su hijo Yik´in Chan Kawiil, quien también construyó los siete templos.

La razón de depositar la ofrenda, según Ayala, fue hacer un homenaje póstumo al fundador del linaje que gobernó Tikal, el célebre gobernante 14, Chak Tok Ich´aak I (enterrado en el vecino Templo 5D-86).  Ella indica que la ofrenda era “un Pixom k´ak´al, o sea “la majestad envuelta”, “lo que fue capturado”, “el alma”, o “de lo que se hace memoria atrapada”, es decir, un Bulto de Gobierno que contenía las insignias de poder que no eran otra cosa que los nombres de los dioses.” Y esos dioses que estaban representados por lo contenido dentro de los grandes platos de las ofrendas, eran según la Dra. Ayala: “GI, Yax Balam (Primer Jaguar) representado por las piedras verdes.  GII, el dios del líquido precioso, la sangre de los gobernantes, representado por las espinas de raya u objetos punzantes.  GIII, Ix Balam Queh (Jaguar-Venado) el dios solar diurno y del inframundo, representado por las conchas” (Ayala 1985).

A partir del gobernante 15, los principales gobernantes de Tikal fueron enterrados en la Acrópolis Norte.  Al menos de los que tenemos información.

Otro dato interesante que queremos dar a conocer es que debajo de los tres palacios del sector Sur de la plaza fue descubierto un edificio que tiene el estilo arquitectónico talud-tablero. Investigando en las publicaciones del Proyecto Nacional Tikal y en conversaciones con el fallecido Dr. Laporte, descubrimos que los edificios del sector Sur y Oeste de Mundo Perdido también tuvieron ese estilo talud-tablero.  Esa evidencia nos intrigó y al investigar más sobre Mundo Perdido nos dimos cuenta que todo el extremo Norte de esa plaza y la Plaza de los Siete Templos tienen un muro de al menos 10 metros de altura que lo aísla del sector Norte de la ciudad.  ¿Qué indica esa evidencia? Indica que la plaza del observatorio astronómico fue amurallada en el Clásico Temprano ¿por qué?, de momento no tenemos una respuesta, pero creemos que estas acciones tienen que ver con la llegada a Tikal de personas provenientes de la ciudad de Teotihuacán, en el año 378 DC.

Ahora abordaremos algunos temas relacionados con el Templo I, que como dijimos al inicio, no fue sujeto de investigación arqueológica en nuestro proyecto, sin embargo, hemos venido recopilando información que lo involucra y que contribuye a despejar algunas incógnitas sobre él.  Respecto a la construcción del Templo I, diremos que algunos estudiosos proponen que lo construyó Yik´in Chan Kawiil el 27 gobernante de la ciudad, como monumento funerario para su padre Jasaw Chan K´awiil I, el 26 gobernante.  Pero esta hipótesis es poco probable para nosotros después de conocer el caso del Templo V, en donde el gobernante Calavera de Animal construyó su templo insignia al Sur de la Acrópolis Norte y su templo mortuorio en esa misma acrópolis, al lado de sus ancestros.

En el caso de Jasaw Chan Kawiil, él construyó los conjuntos de pirámides gemelas M, N y O, la primera versión constructiva de la Plaza de los Siete Templos, posiblemente el tramo Sur de la Calzada Maler, y la Calzada Méndez, que son algunos de los conjuntos monumentales de la ciudad y creemos que él fue quien construyó el Templo I.  Creemos que Jasaw Chan Kawiil también construyó el Templo 5D-33, como monumento funerario a su antepasado el gobernante 16 de Tikal, Siyaj Chan K´awiil y creemos que fue Jasaw Chan Kawiil quien enterró ritualmente la estela 31 sobre la tumba de Siyaj.

Al parecer, Yik´in Chan Kawiil repite este acto de honrar a un ancestro al depositar la ofrenda en el Templo 5D-87 y posiblemente también al depositar la estela 39 en el Templo 5D-86, para honrar a Chak Tok Ich´aak I. No creemos posible que la magnífica Estela 31 fuera rota por Jasaw Chan Kawiil para enterrarla dentro del edificio, creemos que pudo ser rota durante una invasión de guerra a la ciudad, durante gobiernos anteriores.  Reuniendo datos, creemos que ese posible acto vandálico de ruptura de estelas y altares sagrados de la ciudad, pudo ser el motivo de Jasaw Chan Kawiil para la construcción una supuesta puerta de ingreso a la Acrópolis Norte.  Como lo propusimos desde nuestro estudio del Templo V el ingreso a esta acrópolis era por el lado Sur.  Este fenómeno constructivo lo vimos más claro cuando conocimos la puerta de ingreso a la Plaza de los Siete Templos, gracias a la observación que Peter Harrison había hecho sobre estos dos edificios que el nombraba como de “paso” hacia la zona ceremonial.

Pero el plan constructivo de Jasaw Chan Kawiil era más ambicioso, desde nuestro punto de vista, él también construyó el Templo II y el Templo I y en esta secuencia constructiva no había improvisación, había un concepto claramente definido, que era la conformación de una nueva versión más grande del complejo tríadico.  Con esto, queremos decirles que aunque los investigadores del Tikal Project hallan bautizado este espacio de la ciudad como Gran Plaza, los especialistas en arqueología debemos entenderla como la última extensión de la Acrópolis Norte.  Es poco probable que Yik´in Chan Kawiil construyera el Templo I para honrar la memoria de su padre Jasaw Chan Kawiil, porque en la ciudad de Tikal hay evidencias materiales de su deseo de superar todo lo antes construido y resaltar su grandeza personal, aunque buena parte de todo eso viniera heredado de su padre.

Un ejemplo a considerar, respecto a lo dicho anteriormente, tiene que ver con la construcción de la sección Oeste de la Calzada Tozzer, construcción atribuida a Yik´in Chan Kawiil.  Allí vemos como el ensanchamiento de la calzada y su correspondiente parapeto prácticamente, excluye de la escena al complejo de pirámides gemelas N.  El complejo de pirámides gemelas N fue construido por Jasaw Chan Kawiil y contiene una de las estelas y altares más importantes de su gobierno.  Además, Yik´in Chan Kawiil alteró la forma original del triple juego de pelota y los palacios de la primera versión constructiva de la Plaza de los Siete Templos que construyó su padre y construyó allí los siete templos, sobrecargando ese espacio ceremonial con mascarones que posiblemente eran su retrato.

La segunda hipótesis propone que para ingresar a la acrópolis del norte existió una monumental puerta, similar a la que definimos para la Plaza de los Siete Templos, incluso tienen las mismas medidas.  Esta puerta creemos que fue construida antes de construir los templos I y II, como lo indica la lógica constructiva.  Este edificio-puerta de la Acrópolis Norte pudo ser aún más grande que el de la Plaza de los Siete Templos.  Ese mayor tamaño se logra al agregar dos pequeños templos o torres en los extremos Este y Oeste del edificio puerta.

Sobre la investigación arqueológica del Templo I, propiamente dicho, diremos que al reabrir el túnel que aún tiene el edificio y conocer con detalle la tumba del entierro 116, de Jasaw Chan Kawiil I y respecto al tema de que si el entierro se realizó primero y luego se construyó el templo, creemos que primero Jasaw Chan Kawiil construyó el Templo I y también pudo construir la tumba y dejarla sellada para que después de su muerte rompieran un costado del edificio para abrirla y depositar sus restos. Esta hipótesis surge al ver la forma en que la tumba se destruyó luego del entierro de Jasaw Chan Kawiil.  Si la tumba fue hecha al momento de la construcción del templo y se dejó enterrada para luego reabrirla y usarla, esa es una práctica que hemos visto en otras ciudades mayas, por eso algunas veces encontramos tumbas vacías, porque ya no hubo tiempo de usarlas, principalmente en el Clásico Terminal.

Si esto es lo que pasó en el Templo I, eso explicaría la forma en que colapsaron las paredes y parte del techo sobre el cuerpo de Jasaw Chan Kawiil, ya que el lado en que pudieron romper el templo para abrir la tumba y depositar el entierro y que luego reconstruyeron y rellenaron, es el que más se destruyó, el lado Oeste.  Pudieron también construir el templo sin la tumba y al momento de la muerte de Jasaw Chan Kawiil rompieron el lateral Norte y la construyeron, con lo cual los motivos de la destrucción serían los mismos.

Con la información arqueológica obtenida a lo largo de 20 años de trabajo en Tikal, ahora podemos proponer la forma en que posiblemente se fue transformando el centro ceremonial de Tikal y también aproximarnos a las particularidades de la personalidad de los gobernantes que la transformaron, utilizando para ello la información epigráfica disponible.

El gobernante 22, en palabras de los epigrafistas Martin y Grube: “El rol de Calavera de Animal en esos tiempos difíciles no es claro.  Podría representar los primeros pasos hacia una independencia renovada de Tikal o, por el contrario, podría haber gobernado como un títere de los conquistadores de la ciudad.” (Martin y Grube 2002). Ahora, con los datos de nuestra investigación, apoyamos que Calavera de Animal representó los primeros pasos hacia la independencia renovada de Tikal, ya que él construyó el primer gran templo de Tikal y de todo el mundo Maya clásico, el Templo V de 52 m de altura.  Lo construyó dirigido hacia la Acrópolis Norte, con todo el respeto y ceremonia que implicaba la religión Maya de ese momento, orientado hacia el lugar sagrado de la ciudad y a respetable distancia, emulando en su fachada las representaciones de las deidades de la lluvia y solares que también estaban presentes en la Acrópolis Norte en ese momento. Esto implica que, independientemente de los momentos de guerra o problemas por la sucesión del gobierno de la ciudad, Tikal era una ciudad prospera y fuerte para el año 600 DC.

El gobernante 26, Jasaw Chan K´awiil I, es el que enfrentó en la guerra a su principal ciudad rival Calakmul y la derrotó.  Este acto de guerra logró dar prestigio, estabilidad y prosperidad al gobierno de Jasaw Chan Kawiil, que le permitieron concentrarse en mejoras importantes para la ciudad. Durante su gobierno se construyeron los primeros tres o tal vez cuatro complejos arquitectónicos de Pirámides Gemelas, lo cual apunta a la posible sustitución de la tradicional forma de controlar el tránsito solar y los rituales relacionados.  Posiblemente los complejos de Pirámides Gemelas trataron de sustituir los rituales del observatorio astronómico, situación que necesita ser profundamente estudiada.  De momento sabemos que solamente otras dos ciudades dominadas por Tikal tienen complejos de Pirámides Gemelas, Yaxha al Sureste e Ixlu al Suroeste. Un proyecto constructivo de Jasaw Chan Kawiil pudo ampliar la Acrópolis Norte para que pudiera contener a los Templos II y I y pudo asegurar el lugar con la construcción de la puerta de acceso.  Él construyó también la primera versión de la Plaza de los Siete Templos.

El gobernante 27, Yik´in Chan K´awiil, heredó la gloria de su padre Jasaw Chan Kawiil y la incrementó dominando por medio de la guerra a antiguas ciudades rivales.  Para asegurar que sus enemigos no volvieran a mancillar la ciudad de Tikal con una invasión por guerra, el gobernante la preparó fuerte y eficientemente para la guerra.  Planificó todos los proyectos constructivos pensando en hacer defendible la ciudad.  Creemos que fue él quien construyó las calzadas con parapetos a los lados y evidentemente sobresalientes del terreno natural para que sirvieran como murallas defensivas, entre otros varios usos funcionales que también estaban pensados para la guerra.  Como la captación de agua de lluvia en embalses artificiales y su controlada canalización hacia la zona residencial.  Proponemos que las calzadas también eran utilizadas como vías rápidas para que la población en general llegara al centro ceremonial en busca de refugio en momentos de guerra.  El punto más defendible de la ciudad es, posiblemente, la Acrópolis Sur.  Yik´in Chan Kawiil construyó tres grandes embalses en pleno centro ceremonial de Tikal, que llenaba con agua de lluvia captada en las plazas.  Servían también estos embalses como fosos defensivos para las Acrópolis.

Desde el Templo I y el Templo V nos fue difícil imaginar la ciudad tan altamente diseñada para enfrentar momentos de guerra, pero cuando trabajamos la Plaza de los Siete Templos, los ejemplos fueron surgiendo uno a uno.  Lo que pensamos que eran únicamente embalses de captación de agua de lluvia para momentos de sequía fueron principalmente sistemas defensivos y podrían también abastecer del vital líquido a la ciudad durante momentos de asedio. En siete templos, concretamente, pudimos ver como se diseñaron los siete templos de manera que sus escalinatas no dieran lugar a un acceso fácil hacia la Acrópolis Sur.  Quien lo intentara se encontraba con la barrera del segundo cuerpo de la terraza Oeste de esa acrópolis, con una superficie lisa por el recubrimiento de estuco y con la especial forma de entrecalle presente en la mitad inferior de cada cuerpo, que lo hace difícil de escalar.  Al tratar de identificar la forma de acceso a la Plaza de los Siete Templos, descubrimos el muro de 10 m de altura que separa las plazas de mundo perdido y siete templos con respecto a la plaza del Templo III y la plaza entre los Templos I y II. Es posible que los llamados terraplenes que rodean Tikal sean parte de ese ambicioso sistema defensivo que Yik´in Chan Kawiil implementó.

La astucia de Yik´in Chan Kawiil y sus asesores para utilizar elementos constructivos ya existentes en la ciudad para acelerar la construcción de nuevas obras que exaltaran su nombre, está demostrada en la Plaza de los Siete Templos con la remodelación del triple juego de pelota y el cambio de imagen de los palacios con la construcción de las cresterías.  También con la utilización de la terraza Oeste para empotrar allí cinco de los siete templos. En el caso de la construcción del Templo VI, Yik´in Chan Kawiil aprovechó la calzada Méndez, que posiblemente se dirigía a la estructura 6F-26 que se localiza en el extremo Este de la calzada, justo al lado Norte del Templo VI y la utilizó para comunicar el templo con la zona central. Al parecer también ya existía el sector Sur de la calzada Maler, hasta la altura del complejo de pirámides gemelas O y luego Yik´in Chan Kawiil la prolonga hacia el Grupo H, en donde construye el complejo de pirámides gemelas P y en medio de esa prolongación de la calzada hace tallar un espectacular grabado en la roca natural, exaltando sus victorias de guerra.  También amplio la calzada Tozzer, que anteriormente comunicaba con Mundo Perdido y la conectó con su Templo IV, creando además un espacio escénico para los rituales que se pudieron realizar en ese templo.

Durante el gobierno de Yik´in Chan Kawiil no hay reportados, epigráficamente, ataques de guerra contra Tikal, pero Tikal si realizó actos de guerra y venció a las ciudades vecinas de El Perú, al Oeste y Naranjo, al Este. La gloria acompaño a Yik´in Chan Kawiil durante su vida, sin embargo, no hay datos concretos de su fecha de muerte y existen dudas sobre el lugar en donde descansan sus restos mortuorios.  Algunos investigadores ven improbable que la tumba de Yik´in Chan Kawiil sea el entierro 196, descubierto dentro del templo 5D-73, porque dicen que el edificio es muy modesto y aseguran que su tumba se encuentra en el interior del majestuoso Templo IV.  Otros, pensamos que esa sí es la tumba de Yik´in Chan Kawiil, porque el Templo 5D-73 se encuentra dentro de la Acrópolis Norte, que es el lugar sagrado y necrópolis de varios gobernantes de la ciudad, según la interpretación que hemos hecho.

Concluimos este resumen de datos haciendo mención al afortunado descubrimiento de la estela 40, localizada dentro del relleno que separa las dos últimas versiones constructivas del Templo 5D-29.  Esto ocurrió durante los trabajos de restauración del Templo I.  La información contenida en la estela 40 contribuyó efectivamente para definir aspectos importantes del gobernante 17, K´an Chitam, del cual se sabía poco.  La estela 40 nos da la esperanza de que algún día se descubrirán los monumentos que faltan para aclarar ese momento que ahora llamamos hiatus, entonces se demostrará que Tikal fue siempre la ciudad sagrada y poderosa que todos querían conquistar porque guardaba: “un Pixom k´ak´al, o sea “la majestad envuelta”, “lo que fue capturado”, “el alma”, o “de lo que se hace memoria atrapada”, es decir, un Bulto de Gobierno que contenía las insignias de poder que no eran otra cosa que los nombres de los dioses.”, como lo propone la Doctora Ayala.  Cabe entonces preguntarnos: ¿Es posible que el glifo emblema de Mutul sea un Pixom k´ak´al?

REFERENCIAS

Ayala Falcón, Maricela

1985        El Bulto Ritual de Mundo Perdido, Tikal. Cuadernos del Centro de Estudios Mayas.  Universidad         Nacional Autónoma de México.

Borowicz, Jaime

2007        Sobre las cresterías y los mascarones de esquina en la estructura  91 (noventa y uno) de la         Plaza de los Siete Templos” en XX Simposio de Investigaciones en Guatemala 2006, ed. J.P.         Laporte, B. Arroyo y H. Mejía, pp.413-428, Museo Nacional de Arqueología y Etnología,         Guatemala.

Coe, William R.

1977        Tikal: Guía de las Antiguas Ruinas Mayas, The University Museum, University of         Pensylvania, Philadelphia, Asociación Tikal, Editorial Piedra Santa, Guatemala.

1965        Tikal: Ten Years of Study of a Maya Ruin in the Lowlands of Guatemala. Expedition 8 (1):5-6.

Ferree, Lisa

1972        The pottery censers of Tikal, Guatemala, Tesis Doctoral, Universidad de Southern Illinois, USA.

Fialko, Vilma A.

2000        Recursos hidráulicos en Tikal y sus periferias.          XIII SIMPOSIO DE INVESTIGACIONES         ARQUEOLOGICAS EN GUATEMALA, 1999, ed. J.P. Laporte, H. Escobedo, A.C. Suasnávar y B.         Arroyo, pp.685-696, Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

Genovés, Santiago

1967        Proportionality of the Long Bones and Their Relation to Stature Among Mesoamericans.          American Journal of Physical Anthropology 26 (1), pp. 67-77.

Gómez, Oswaldo

1996        Calzadas Mayas: un estudio desde el sureste de Peten,  en IX Simposio de Investigaciones         Arqueológicas en Guatemala, 1995 ed. J. P. Laporte y H. Escobedo, Museo Nacional de         Arqueología y Etnología, Guatemala.

Gómez, Oswaldo

1998a        Nuevas excavaciones en el Templo V, Tikal, en XI Simposio de Investigaciones Arqueologicas en         Guatemala, 1997, ed. J.P. Laporte y H. Escobedo, pp.55-70, Museo Nacional de Arqueología y         Etnología, Guatemala.

1998b        Investigación y restauración en Tikal: Templos I y V, en Los Investigadores de la Cultura Maya,         No.6, pp.90-107, Universidad Autónoma de Campeche, Campeche.

1999        Excavaciones en el interior del Templo V, Tikal, en XII Simposio de Investigaciones         Arqueologicas en Guatemala, 1998, ed. J.P. Laporte, H. Escobedo y A.C. de Suasnávar, pp.187-        194, Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

2003a        El Templo V de Tikal: Aportes de la investigación arqueológica para la reconstrucción histórica         de la ciudad, en UTZ´IB, Vol.3, No.4, pp.1-12, Asociación Tikal, Guatemala.

2003b        Tikal: Las investigaciones arqueológicas, en Tikal: mil años de selva habitando la arquitectura         maya, ed. N. Sanz, pp.51-62, Programa de Patrimonio Cultural de la Cooperación Española,         Madrid.

2004        El problema de la desintegración de la roca caliza de Tikal, en XVII Simposio de         Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2003, ed. J.P. Laporte, B. Arroyo, H. Escobedo y         H. Mejía, pp.1086-1096, Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

2006        El Proyecto Plaza de los Siete Templos de Tikal: Nuevas intervenciones, en XIX Simposio de         Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2005, ed. J.P. Laporte, B. Arroyo y H. Mejía,         pp.709-724, Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

2007        “Proyecto Plaza de los Siete Templos de Tikal: Los edificios del sur de la plaza”, en XX Simposio         de Investigaciones en Guatemala, 2006, ed. J.P. Laporte, B. Arroyo y H. Mejía, pp.413-428,         Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

2007        La Ofrenda PP7TT-03 de la Plaza de los Siete Templos de Tikal. En La Blanca y su entorno.          Cuadernos de Arquitectura y Arqueología Maya. Cristina Vidal y Gaspar Muños, editores, pp.181-        189, Ediciones UPV, Valencia.

2008        Proyecto Plaza de los Siete Templos de Tikal: Los edificios al Este de la plaza, en XXI         Simposio de Investigaciones en Guatemala, 2007, ed. J.P. Laporte, B. Arroyo y H. Mejía, Museo         Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

Gómez, Oswaldo y Cristina Vidal

1997        El Templo V de Tikal: su excavación”, en X Simposio de Investigaciones Arqueologicas en         Guatemala, 1996, Vol.1, pp.309-324, ed. J.P. Laporte y H. Escobedo, Museo Nacional de         Arqueología y Etnología, Guatemala.

Harrison, Peter D.

1970        The Central Acropolis, Tikal, Guatemala: a preliminary study of the function of its structural         components during the Late Classic Period.  Tesis Doctoral, Universidad de Pensylvania.

Haviland, William A.

1967        Stature at Tikal, Guatemala: Implications for Ancient Maya Demography and Organization.          American Antiquity 32 (3) 316-325.

1999        Lords of Tikal: Rulers of an Ancient Maya City, London and New York: Thames & Hudson.

Laporte, Juan Pedro y Vilma Fialko

1995        Un reencuentro con Mundo Perdido, Tikal, Guatemala, en  Ancient Mesoamerica, 6, 41 – 94.          Cambridge University Press

Laporte, Juan Pedro y María Josefa Iglesias

1999        Más allá de Mundo Perdido: investigaciones en grupos residenciales de Tikal, en Mayab, No.         12: 32-57.

Laporte, Juan Pedro y Oswaldo Gómez

2001        Una propuesta para la clasificación tipológica de los materiales cerámicos del Clásico Tardío en         Tikal, en XIV Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2000, ed. J.P. Laporte,         A.C. de Suasnávar y B. Arroyo, pp.825-852, Museo Nacional de Arqueología y Etnología,         Guatemala.

Martin, Simon y Nikolai Grube

2002        Crónica de los reyes y reinas mayas, Critica, Barcelona.

Méndez, Modesto

1930-1        Descubrimiento de las ruinas de Tikal. Informe del Corregidor del Petén, de 6 de marzo de 1848.         ANALES DE LA SOCIEDAD DE GEOGRAFIA E HISTORIA, Vol.7, No.1, pp.88-94, Guatemala.

Miller, Mary Ellen

1985        Tikal, Guatemala: A Rationale for the Placement of the Funerary Pyramids, Expedition 27 (3).          University of Pensylvania.

Morselli B., Simonetta

2004        El tocado de un gobernante de Tikal: aplicación de un método de análisis para un texto-imagen,         en XIII Encuentro internacional: Los investigadores de la cultura maya 12, tomo I, pp. 121-128,         Campeche, 2004, Universidad Autónoma de Campeche, Dirección de difusión cultural.

2007        Los soberanos de Tikal y sus tocados: símbolos y lectura de una imagen-texto, en Ketzalcalli,

2007-1, Kommission Verlag für Ethnologie, Hannover – Mérida, marzo 2008, pp. 45-57.

Morselli B., Simonetta y Oswaldo Gómez

2009        ¿ Dios, hombre, estratega, guerrero … ? Yik’in Chan K’awiil, gobernante número 27 en la línea         dinástica de Tikal, en las Memorias del XXIII Simposio de Investigaciones Arqueológicas en         Guatemala, 2009, Ministerio de Cultura y Deporte, IDAEH, Asociación Tikal. En prensa.

Ramos Hernández, Carmen Elizabeth

1997        La Plaza C de Sacul 1: un ejemplo de arquitectura de patrón triádico en el noroeste de las Montañas         Mayas, Dolores, Petén.          Tesis de Licenciatura, Area de Arqueología, Escuela de Historia, USAC.

Sanz, Nuria y Oswaldo Gómez

2003        “Tikal a media altura. Historia visual de las intervenciones”, en

Tikal: mil años de selva habitando la arquitectura maya, ed. N. Sanz, pp.63-66, Programa de         Patrimonio Cultural de la Cooperación Española, Madrid.

Sharer, Robert J.

1998        La Civilización Maya, Fondo de Cultura Económico, México, tercera Edición en Español.

Orrego, Miguel

1968         “Reporte del Templo V, resumen de los meses de mayo, abril y junio. Proyecto Tikal, Peten”,          Manuscrito Archivo Tikal, Museo de la Universidad de Pensylvania, Pensylvania, USA.

Quintana, Oscar y Raúl Noriega

1992         Intervenciones en el Templo V de Tikal, Peten, Guatemala. 1987-1991, en  Cuadernos de         Arquitectura Mesoamericana, No. 20, pp: 53-76, UNAM, México.

Valdés, Juan Antonio, Fecerico Fahsen y Gaspar Muñoz

1997        Estela 40 de Tikal, Hallazgo y Lectura, Ministerio de Cultura y Deportes de Guatemala, Parque         Nacional Tikal, Instituto de Antropología e Historia, Agencia Española de Cooperación         Internacional.

Vidal, Cristina y Gaspar Muñoz

1997         Tikal, El Gran Jaguar, AECI-ENDESA, Madrid

Vidal, Cristina y Oswaldo Gómez

1997        Intervenciones arqueológicas en el Templo V de Tikal, en Criterios de intervencion arqueologica en         ciudades mayas, ed. J.A. Valdés, pp.41-52, IDAEH, Guatemala.

Vidal Lorenzo, Cristina

1998        Tikal, un siglo de arqueología.  XI SIMPOSIO DE INVESTIGACIONES ARQUEOLOGICAS EN         GUATEMALA, 1997, ed. J.P. Laporte y H. Escobedo, pp.5-8, Museo Nacional de Arqueología y         Etnología, Guatemala.

NOTA DE EDICIÓN: La mayoría de referencias aquí presentadas NO aparecen citadas en el texto.  La calidad de las ilustraciones, es debido a que el autor no respetó los lineamientos requeridos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *