Asociación Tikal

97. De Ucí hasta Kancab: Reconocimiento de una calzada de larga distancia en Yucatán, México – Scott R. Hutson, Miguel Covarrubias Reyna – Simposio 24, Año 2010

Descargar este artículo en formato PDF

Hutson, Scott R. y Miguel Covarrubias Reyna

2011        De Ucí hasta Kancab: Reconocimiento de una calzada de larga distancia en Yucatán, México. (Editado por B. Arroyo, L. Paiz, A. Linares y A. Arroyave), pp. 1217-1225. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala (versión digital).

97

DE UCÍ HASTA KANCAB: RECONOCIMIENTO DE UNA CALZADA DE LARGA DISTANCIA EN YUCATÁN, MÉXICO

Scott R. Hutson

Miguel Covarrubias Reyna

PALABRAS CLAVE

Maya, Yucatán, calzadas, sitios periféricos,

ABSTRACT

The northern Lowlands of Yucatán have four long-distance causeway systems. The smallest consists of a causeway of 18 km connecting Ucí with Cansahcab. The Ucí-Cansahcab Archaeological Causeway Project (PASUC) has mapped the site of Ucí and the settlement along a segment of the causeway between Ucí and the site of Kancab (8 km), the first of two points where the causeway breaks before arriving at Cansahcab. The PASUC will attempt to understand the function of the causeway, confirm the impact the causeway had on surrounding settlements, and determine what type of influence the settlements had on the construction of the causeway and its integration within the region. This work presents the results of the first two field seasons at Ucí and its vicinity.

En el Proyecto Arqueológico Sacbé de Ucí-Cansahcab (PASUC) se han llevado a cabo dos temporadas de mapeo y recorrido (2008 y 2009) y en 2010 se inició la primera temporada de excavación. Este proyecto se enfoca en una serie de sitios en el norte de Yucatán, en la vecindad de una calzada que conecta Ucí, al oeste, con  Cansahcab, al este (Figura 1). La calzada tiene una longitud de 18 km y es uno de cuatro sistemas de calzadas de larga distancia en el norte de Yucatán. La calzada más famosa es la que tiene 100 km entre Cobá y Yaxuna (Villa Rojas 1934). Todas estas calzadas son plataformas de piedra de entre 5 m y 10 m de ancho y normalmente entre 0.5 m y 1 m alto (Figura 2). Aunque estas construcciones no dominan el terreno en la misma manera que los templos monumentales, se les puede considerar como construcciones monumentales porque el volumen de piedra que se usaron para construirlas sobrepasa 100,000 m3. Los sacbéo’ob se ven fácilmente en fotos aéreas. Además, el esfuerzo para construir los sacbéo’ob incluye no solamente la procuración del volumen de piedra, sino el trabajo de aplanar las piedras para los muros de contención y el estuco para su superficie.

La pregunta más importante sobre las calzadas tiene que ver con su función. En 1976, Kurjack y Andrews (1976) propusieron que las calzadas de larga distancia servían para propósitos políticos. Específicamente, con respecto a la calzada de Ucí/Cansahcab, Kurjack y Andrews sugirieron que las relaciones políticas en el norte de Yucatán no fueron estables y Ucí, como capital de una unidad política que extendía hasta Cansahcab, dirigió la construcción de la calzada para ayudar a mantener sus fronteras frente a Dzilam, un centro competitivo al este. Cansahcab se encuentra a la mitad de la distancia de Ucí hasta Dzilam. Ruben Maldonado (1995) propuso que en vez de ser construida todo de una vez, la calzada empezó como dos calzadas, una de Ucí hasta Kancab, la otra de Cansahcab hasta Ukana. De acuerdo con Maldonado, estas dos calzadas reflejan competencia y mantenimiento de fronteras entre Ucí y Cansahcab. Cuando Ucí se volvió dominante, los dos segmentos fueron conectados. Dos detalles—el hecho de que el segmento entre Ukana y Cansahcab es más pequeño que los segmentos entre Ucí y Ukana y el hecho de que la orientación de la calzada cambia en Ukana—sugieren una tercera interpretación: que  la calzada originalmente fue construida para conectar Ucí con Ukana, y que el segmento entre Ukana y  Cansahcab fue añadido más tarde.

Aunque estas explicaciones políticas son plausibles, no toman en cuenta otras posibilidades. Por ejemplo, puede ser que la calzada se usaba para procesiones rituales. También es posible que la calzada se usara como ruta fácil para el movimiento de gente y bienes económicos. En fin, no se sabe para qué se usaba la calzada porque ningunos de los proyectos arqueológicos han confrontado las múltiples hipótesis sobre su función. Esto también es el caso para los demás sacbéo’ob de larga distancia en Yucatán. Aunque varios proyectos se han enfocado en los sitios ubicados en la parte final de las calzadas, faltan proyectos que traten la calzada como un sistema holístico. En otras palabras, pocos proyectos han combinado investigaciones de los sitios en los extremos de la calzada con recorridos sistemáticos del área por donde cruza la calzada. Este tipo de investigación holística es de suma importancia porque las calzadas de larga distancia proporcionan oportunidades excelentes para hablar de transformaciones regionales, el crecimiento de complejidad político y relaciones entre sitios centrales y su asentamiento periférico. En el norte de Yucatán, la existencia de nexos físicos y durables—las calzadas—entre sitios, presenta un contexto ideal para estudiar cómo las poblaciones se interaccionaron. En las Tierras Bajas del Sur del área Maya, la evidencia de interacciones entre sitios se presenta en los textos glíficos. Sin embargo, con la excepción de Bonampak, donde los glifos cuentan de cargas de tributo (McAnany 2010), los glifos no hablan de cómo las interacciones entre reyes y reinas afectaron a la gente común. Al contrario, en las Tierras Bajas del Norte, se sabe que las interacciones entre Ucí, Kancab, Ukana y Cansahcab, afectaron una gran porción de la sociedad porque  cientos y quizás miles de personas tenían que proporcionar la mano de obra, materiales, y otros recursos para construir la calzada.

Para reiterar, es claro que las calzadas representan una integración regional que afectaron a mucha gente, pero no se sabe la función de las calzadas, y sin saber eso, no se pueden conocer los propósitos de la integración. El PASUC intenta entender qué tipo de integración existía entre los sitios conectados por la calzada y en la vecindad de la calzada. Por lo anterior, se tienen dos preguntas centrales en el PASUC: 1) ¿Cuáles fueron los efectos de la integración en Uci y en las comunidades de los alrededores? 2) ¿Qué influencia tenían las comunidades circundantes en el proceso de integración? Seguramente, para poder responder a estas dos preguntas, se necesitan muchas temporadas de campo. Sin embargo, son bien claros los pasos obligados para lograr una investigación exitosa. Se necesita establecer una fecha firme para la construcción de la calzada y se necesita ver si los patrones de asentamiento cambiaron después de esta fecha. Además, se necesita un entendimiento de los cambios demográficos y el uso de arquitectura pública en el sitio principal—Ucí—y uno de los dos sitios grandes—Kancab y Ukana—conectados por la calzada entre Ucí y Cansahcab. Finalmente, se necesitan excavaciones en unidades domésticas dentro de sitios pequeños ligados y no ligados con la calzada, para ver si hubo cambios económicos y de organización social después de la construcción de la misma. En este diseño de  investigación, no nos interesa la mera calzada tanto como los procesos de integración involucrados en su construcción.

Antes de investigar los cambios diacrónicos, se necesita el reconocimiento de la región y efectuar el mapeo de los sitios importantes. Rubén Maldonado inició este trabajo con temporadas de campo entre 1979 y 1982. El presente proyecto, dirigido por el Dr. Scott Hutson, se inició en 2008. Lo que queda del presente ensayo es un resumen del progreso logrado desde la fecha. Brevemente, los miembros del proyecto han mapeado los núcleos de Ucí y de Kancab con estación total. Con brújula y cinta métrica, los miembros del proyecto han mapeado 1) las áreas residenciales de Ucí, 2) un transecto de 500 m de ancho que extiende por 8 km entre Ucí y Kancab, y 3) transectos de 500m de ancho que extienden por 2.5 km al norte de Ucí y 2.5 km al oeste de Ucí. Finalmente los integrantes del PASUC han documentado varios sitios afuera de los bloques de mapeo.

Los resultados del mapeo del núcleo de Ucí se encuentran en la figura 3. El centro del sitio se localiza al suroeste del pueblo moderno de Ucí. Un área de 32 ha fue mapeada con la estación total. Es importante notar que el sacbé #1, que conecta Ucí y Cansahcab, no llega a la arquitectura monumental del centro del sitio. Esto también es el caso en Ukana y Kancab, donde el sacbé #1 tampoco no toca los edificios centrales. Otras cosas que atraen la atención son las depresiones y el hecho de que los edificios más grandes las rodean. Solamente en una de las cinco depresiones existen construcciones prehispánicas. Estas incluyen plataformas chicas, terrazas, y un brocal que rodea lo que puede ser un pozo o chultun. Estas depresiones son diferentes a las dos formas comunes en Yucatán: cenotes y rejolladas. A diferencia de los cenotes, que muchas veces tienen precipicios verticales, las depresiones de Ucí tienen inclinaciones muy graduales. Aunque los cenotes siempre llegan al agua, solamente una de las cinco depresiones de Ucí llega al nivel del agua, y en este caso el acceso es por dos cuevas pequeñas. Las depresiones son más parecidas a las rejolladas, pero mientras que la mayoría de las rejolladas no sobrepasan 100m de diámetro, la depresión 5 de Ucí llega a tener una longitud de 180 m (ver Figura 3). Otra posibilidad para explicar la formación de estas depresiones es que son las canteras de donde la gente de Ucí sacó piedra para construir la arquitectura monumental ubicada en los alrededores. Dos detalles van en contra de esta hipótesis. Primero, en las depresiones faltan cicatrices de excavación. Segundo, otros sitios con arquitectura aun más grande no tienen este tipo de depresión.

Para concluir, parece que las depresiones son rasgos naturales y que la gente de Ucí construyó su arquitectura pública alrededor de ellas a propósito. Sin duda, este lugar fue especial, dado que no hay otros lugares así en muchos kilómetros a la redonda. La ubicación de comunidades alrededor de aperturas en la tierra, así como cuevas y cenotes, fue muy común en el Yucatán antiguo. Tales aperturas no son solamente fuentes de agua en la temporada de sequía, sino también lugares sagrados.  Por ejemplo, las cuevas pueden significar casas de los dioses, entradas al inframundo, y lugares de creación (Brady 1997; Prufer y Brady 2005)). Otros han argumentado que los reyes Mayas se apropiaron de estos lugares de importancia simbólica para ligarlos con sus templos y palacios (Halperin 2005).

Desafortunadamente, muchos de los edificios más grandes de Ucí fueron dañados cerca del año 1950 cuando un proyecto de construcción de carretera usó las piedras de los edificios como relleno. Por ejemplo, lo que era, de acuerdo con los habitantes actuales de Ucí, el montículo más alto, la estructura 14, ahora es una mancha amorfa con cuatro metros de elevación. A pesar de la destrucción, el conjunto que contiene la estructura 14—conjunto 3—todavía es el más grande del sitio en términos de volumen. Además, se preservan vestigios de un sacbé corto—sacbé 4—que liga el conjunto 3 con el conjunto 1, que es el segundo más grande del sitio. Este sacbé conecta la parte frontal de la estructura 1 con una entrada al patio del conjunto 3.

El conjunto es 1 el mejor preservado de los siete conjuntos de arquitectura monumental de Ucí. Consiste en una plataforma de 5 m de altura que mide 77 por 72 m. Tal plataforma tiene en su lado este un templo de 8 m de elevación que mide 40 por 25m en su base. El templo tiene una escalera megalítica en su lado poniente. La construcción megalítica es bien conocida en la arquitectura monumental de los sitios más famosos de la región, incluyendo Aké e Izamal. Los bloques megalíticos sobrepasan 60 cm de largo (En Aké e Izamal, las piedras megalíticas a veces tiene más de 2 metros) y tienen esquinas suaves, con una forma denominada “almohada” (Taube 1995). En Ucí, el uso de piedras megalíticas también se ve en la estructura 15, una pirámide de 12m de altura. La figura 4 muestra parte de una ménsula de moldura en delantal, un rasgo común en Aké e Izamal.

Además del sacbé #4, la figura 3 muestra dos sacbéob adicionales: el sacbé 2 y el sacbé 3. El inicio del sacbé 2 está fragmentado pero parece salir del lado poniente de la estructura 14, la cual era el más grande en términos de volumen, y corre al oeste por 700 m, donde llega a una plataforma megalítica (W2N2-3) que mide 54 por 35 m. El sacbé 2 sigue al poniente de la W2N2-3 por otros 600 m y termina en un espacio sin ocupación humana (Figura 5). La terminación del sacbé es un misterio: aunque es claro que el sacbé está incompleto, no se sabe qué destino los constructores intentaron alcanzar. El sacbé 3 empieza unos 100 m al oeste de la estructura 14 y corre paralelo al sacbé 2, pero 50 m al sur. Llega a una distancia de 80m y termina en el conjunto 7, una construcción saqueada que mide 40 por 30 m y llega a una altura de 3.50 m.

La forma más común de arquitectura doméstica en Ucí es una plataforma cuadrangular con un promedio de 250 m2 y entre 0.5 y 1m de altura. Algunas plataformas tienen cimientos de piedra que soportan superestructuras de materiales perecederos. Las plataformas más grandes usan piedras megalíticas, las cuales a veces tienen más de 1m de largo. De vez en cuando las plataformas megalíticas domésticas tienen esquinas redondeadas, un aspecto que también aparece en plataformas megalíticas monumentales.

Las fronteras de Ucí se pueden observar con los datos de los transectos de mapeo al este, oeste y norte. El transecto oeste, la mayoría del cual tiene 500 m de ancho,  muestra claramente una caída en la densidad de asentamiento aproximadamente 1.65 km al oeste del centro del sitio (Figura 5). El transecto norte también muestra el límite del sitio de Ucí (Figura 6) pero debido a un hueco en el mapeo donde el dueño del terreno no dio permiso entrar, este límite no es tan seguro. Ese límite se encuentra aproximadamente 1.35 km al norte del centro del sitio. El asentamiento al norte de este límite, que se ve en la figura 6 es parte de otro sitio documentado por primera vez en la década de los setenta (Garza y Kurjack 1980). Al lado este, no hay lugares claros para el fin de Ucí. Sin embargo, hay dos fronteras probables (ver Figura 7). La primera se encuentra a 1.65 km al este del centro del sitio y está marcada por un espacio que carece de estructuras. La segunda se encuentra a 2.65 km al este del centro del sitio, donde la densidad de asentamiento cae de 160 estructuras por km2 a menos de 100 estructuras por km2.

Estas dos posibilidades para el fin del sitio nos dan dos estimaciones para el tamaño del sitio: 7.5 km2 y 11.2 km2. Ambas sobrepasan la estimación que propusieron Kurjack y Andrews—4 km2—la cual estuvo basada en observaciones de fotos aéreas. Más interesante es el hecho de que hay más asentamiento al este de Ucí—donde se encuentra el sacbé—que al oeste. De hecho, mientras que hay un límite claro al oeste, el límite del sitio no es tan claro al este, probablemente a causa del efecto del sacbé. El transecto que sigue el sacbé en los 8 km entre Ucí y Cansahcab ha revelado muchas cosas de interés. Por ejemplo, al este de Ucí, la estructura con más volumen no se encuentra dentro de Ucí sino afuera de Ucí, 400 m al este del límite máximo del sitio, pero solamente 30 m al norte del sacbé. Además, el sacbé no es perfectamente recto. Su orientación varía entre 66 grados noreste y 76 grados noreste. En medio del transecto encontramos una agrupación de estructuras que se puede denominar como un sitio aparte. Llegando al fin del transecto, en el límite este del sitio de Kancab, se encuentra una plataforma pegada al sacbé, como si fuera un puesto que reglamenta las entradas y salidas del sitio. El mapa topográfico de Kancab (Figura 8) muestra que el sacbé no tiene articulación con los edificios que componen el centro ceremonial del sitio. Sin embargo, es posible que si haya habido una articulación en el pasado que ahora ya no existe: el mapa de Maldonado (1995), hecho hace treinta años, muestra una conexión. El centro de Kancab consiste en una plaza elevada con dos templos de 8 m de altura. Dos sacbe’ob salen de esta plaza, uno al norte y uno al oeste, y ambos terminan en pirámides con 5m de elevación.

Con la excepción de la plataforma grande ubicada a 400 m al este de Ucí, no encontramos arquitectura pública en el bloque de mapeo de 250 m a cada lado del sacbé.  Aunque el asentamiento cerca del sacbé es leve—aproximadamente 100 por km2—eso no es insignificante. Normalmente las densidades de asentamiento fuera de sitios en el Peten Guatemalteco y también otras partes de Yucatán, es cercana a cincuenta estructuras por km2. Para aclarar este punto, se puede comparar el asentamiento del sacbé de Ucí con el asentamiento de otro sacbé: el que conecta Yaxuna con Coba. Un proyecto de reconocimiento llevado a cabo en 2007 y 2008 mostró que aunque hay asentamiento al lado del sacbé entre Yaxuna y Coba, estas estructuras corresponden al Preclásico Tardío, mientras que el sacbé se fecha para el clásico tardío. En otras palabras, por lo menos en la vecindad de Yaxuna, el sacbé de Coba a Yaxuna no está rodeado por asentamiento contemporáneos. Al contrario, el sacbé de Ucí a Cansahcab sí está rodeado por asentamiento, y análisis preliminares indican que este asentamiento sí es contemporáneo al sacbé.

El recorrido regional ha encontrado varios sitios nuevos y ha proporcionado varios datos sobre sitios ya conocidos. El sitio que más se destaca es Santa Teresa. Este sitio tiene más de cincuenta plataformas, pero lo que más sobresale es la cancha de un juego de pelota. Excavaciones programadas para la temporada de 2010 averiguarán cuándo se construyó el juego de pelota.

El juego de pelota de Santa Teresa, al igual que otros rasgos discutidos en este ensayo, así como las pirámides de Kancab, presentan unas preguntas interesantes acerca de la integración regional. ¿Cuándo se construyó el sacbé?, ¿Cuanfo fueron construidos estos edificios importantes? O, al contrario, ¿Fueron abandonados, lo cual sugeriría que actividades políticas/rituales fueron restringidas al centro de Ucí? ¿Cómo cambiaron las economías domésticas de estos sitios después de la integración regional? ¿Hubo un aumento en la presencia de bienes exóticos como obsidiana? Estas son solamente algunas de las muchas preguntas que se necesita investigar en temporadas futuras.

AGRADECIMIENTOS

Agradecemos el Consejo de Arqueología del INAH para el permiso de llevar a cabo estas investigaciones. Además, agradecemos el Waitt Institute for Discovery y la Oficina del Vicepresidente para Investigación de la Universidad de Kentucky por el apoyo financiero.

REFERENCIAS

Brady, James E.

1997        Settlement Configuration and Cosmology: The Role of Caves at Dos Pilas. American Anthropologist 99(3):602-618. Arlington, VA.

Garza Tarazona de Gonzalez, Silvia, y Edward B. Kurjack

1980        Atlas Arqueológico del Estado de Yucatan.INAH, México, DF.

Halperin, Christina T.

2005        Social Power and Sacred Space at Actun Nak Beh, Belize. En Stone Houses and Earth Lords: Maya Religion in the Cave Context (editado por James .E. Brady y Keith M. Prufer), pp.71-90. University Press of Colorado, Boulder.

Kurjack, Edward B., y E. Wyllis Andrews V

1976        Early Boundary Maintenance in Northwest Yucatan, Mexico. American Antiquity 41(3): 318-325. Washington, DC.

Maldonado C., Rubén

1995        Los Sistemas de Caminos del Norte de Yucatán. En Seis Ensayos sobre Antiguos Patrones de Asentamiento en el Área Maya (editado por E. Vargas Pacheco), pp.68-92. Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Antropológicas México, D F.

McAnany, Patricia

2010        Ancestral Maya Economies in Archaeological Perspective. Cambridge University Press, Cambridge.

Prufer, Keith M., y James E. Brady

2005        Introduction: Religion and Role of Caves in Lowland Maya Archaeology. En Stone Houses and Earth Lords: Maya Religion in the Cave Context (editado por James .E. Brady y Keith M. Prufer), pp.1-22. University Press of Colorado, Boulder.

Taube, Karl A.

1995        The Monumental Architecture of the Yalahau Region and the Megalithic Style of the Northern Maya Lowlands. En The View from Yalahau: 1993 archaelogical investigations in northern Quintana Roo, Mexico (editado por Scott Fedick y Karl A. Taube), pp.79-87. Field Report Series, No. 2, Latin American Studies Program, University of California, Riverside.

Villa Rojas, Alfonso

1934        The Yaxuna-Cobá Causeway. Contributions to American Archaeology 2(9): 187-208. Washington D.C.

Figura 1        Mapa de la region de Uci-Cansahcab mostrando sitios mencionados en el texto.

Figura 2        Mapa topográfico de de una porción del sacbe Uci-Cansahcab.

Figura 3        Mapa topográfico del núcleo de Ucí.

Figura 4        Detalle de la arquitectura megalítica en la estructura 15: moldura en delantal.

Figure 5        Mapeo al Oeste de Ucí, mostrando el límite de Ucí.

Figure 6        Mapa de la zona al norte de Ucí, mostrando el límite de Ucí.

Figure 7        Mapa del sitio de Ucí mostrando dos límites hipotéticos del sitio.

Figure 8        Mapa topográfico del núcleo de Kancab.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *