Asociación Tikal

32. Cancuén ciudad de agua y pantanos: Algunos descubrimientos de la temporada 2010 y el patrón general del sitio Cancuén. – Arthur Demarest, Marc Wolf, Horacio Martínez, Judith Valle, Tomas Barrientos, Douglas Quiñones, Edna Rodas, Waleska Luin, Julio Ajin – Simposio 24, Año 2010

Descargar este artículo en formato PDF

Arthur Demarest, Arthur, Marc Wolf, Horacio Martínez, Judith Valle, Tomas Barrientos, Douglas Quiñones, Edna Rodas, Waleska Luin y Julio Ajin

2011        Cancuén ciudad de agua y pantanos: Algunos descubrimientos de la temporada 2010 y el patrón general del sitio Cancuén.  (Editado por B. Arroyo, L. Paiz, A. Linares y A. Arroyave), pp. 381-392. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala (versión digital).

32

CANCUÉN CIUDAD DE AGUA Y PANTANOS: ALGUNOS DESCUBRIMIENTOS DE LA TEMPORADA 2010 Y EL PATRÓN GENERAL DEL SITIO CANCUÉN

Arthur Demarest

 Marc Wolf

Horacio Martínez

Judith Valle

Tomas Barrientos

Douglas Quiñones

Edna Rodas

Waleska Luin

Julio Ajin

PALABRAS CLAVE

Maya, Cancuén, intercambio, juego de pelota, comercio, jade

ABSTRACT

In 2009 and 2010, the work of the Cancuen Project has focused on four goals: 1) define the epicenter of Cancuen in its regional context; 2) refine our understanding of its workshops and production; 3) understand the central function of Cancuen as the principal port of the Lowlands; 4) create a ceramic micro-chronology and connect it to the site’s history and exchange. Results from the last two years have confronted these issues and have better defined the port system and the transport function of Cancuen, its internal structure, and external economy. With this structural perspective, the cultural history, florescence, and destruction of Cancuen are better understood.

El Proyecto Cancuén inició las primeras investigaciones a gran escala en una zona de 14,000 km² en un sector fronterizo entre Tierras Bajas y Tierras Altas (Barrientos y Demarest 2007). Actualmente, las investigaciones están en curso bajo la dirección de varios subproyectos, incluyendo el dirigido por Arthur Demarest, Horacio Martínez y otros proyectos independientes de campo y de laboratorio. Aquí solamente es posible presentar algunos datos y figuras muy preliminares de los trabajos en proceso. Pronto se estarán uniendo fuerzas con el eminente líder de Arqueología de Veracruz, Chris Pool, quien se unirá al proyecto como otro co-director con su equipo para descifrar el rompecabezas de Cancuén.

Cancuén tiene una importancia estratégica, siendo el inicio del sistema de rutas por los ríos Pasión-Usumacinta, más que todo por ser un paso por tierra hacia el sur, es decir, las Tierras Altas y de igual importancia por ser la intersección en una ruta pedestre este-oeste. Esta “transversal”, corre a lo largo de la base de las Tierras Altas de Guatemala y de Chiapas, hacia el norte, hasta Tabasco y al final Veracruz (Demarest et al. 2009). Lo que, gradualmente, surgió a través de los años de investigación es que todas las variaciones en la interacción y contacto humano se ve reflejada dentro del epicentro del mismo Cancuén, en cuestiones de arquitectura, artefactos y economía política. Esta es una de las razones por las cuales Cancuén es tan complejo en todo sentido de interpretación.

VISTA HISTÓRICA

Cancuén sólo puede ser entendido al considerar en su globalidad la historia de todo el río Pasión y el suroeste de Petén, además de las guerras y competencia interregional en Tierras Bajas. La alianza con Calakmul, la fundó Cancuén para implantar una posición defendible en una península justo al sur de la cabeza de navegación, rodeada por el río, sus escarpaduras y pantanos (Figura 1). Así, Calakmul y después la alianza de sus estados vasallos anteriores controlaban entonces, la red de intercambio de bienes del Altiplano y Costa tales como objetos exóticos (jade, plumas de quetzal, espinas de manta raya, pirita y concha), que eran implementos necesarios para los roles ideológicos y el balance económico y tal vez, para el transporte de obsidiana río abajo.

A través del siglo siguiente (siglo octavo), la creciente demanda comercial y la presión constante sobre las rutas fueron factores importantes para un colapso temprano en el oeste del área Maya en los inicios del 730 DC (Barrientos y Demarest 2007; Demarest y Barrientos 2007). En esta época, las comunidades agrícolas empezaron a juntarse en los centros potencialmente defendibles, mientras que otras poblaciones simplemente emigraron (Eberl y Monroy 2007). Esta desintegración temprana de la civilización Maya de las Tierras Bajas en el oeste no puede tomarse en consideración de manera aislada, pues tiene orígenes complejos.

Aunque el argumento de que en Cancuén el periodo de colapso fue entre el 730/40 DC y 800 DC, éste fue realmente el periodo de oro y esta configuración incluyó conexiones económicas con México y procesos de cambios económicos y políticos estudiados por muchos años por los arqueólogos trabajando en el área Puuc y de Chichen Itza y el noroeste de Chiapas, las nuevas evidencias en Cancuén apuntarían hacia una corriente de cambios pan-mesoamericanos en los sistemas de hegemonía política, producción y economía y esto hace dirigir la mirada hacia el oeste, en las regiones de Chontalpa, Tabasco, Veracruz y más allá.

CIUDAD DE AGUA

Al igual que La Joyanca y otros sitios (Figuras 1 y 2), Cancuén, de manera más dramática presentaba un patrón residencial discontinuo, con poblaciones instaladas arriba de las mesetas naturales que sobresalen arriba de ríos, lagunas, pantanos y zonas temporalmente inundables (Demarest et al. 2008, 2009). Después del 760 DC y probablemente antes, todas las áreas de la península del epicentro que no se inundaban por meses anualmente, fueron cubiertas por estructuras, la mayoría no residenciales (Figura 3). Los diferentes sectores del sitio estaban segmentados por arroyos naturales, bahías y puertos de comercio y como entradas políticas y rituales, luego estas divisiones fueron reforzadas por la arquitectura, un sistema de aguas rituales y por un sacbe (Figura 3).

El florecimiento de Cancuén se debe hasta cierto punto a migraciones desde el norte entre 730 y 770 DC, especialmente de nobles y personajes reales, parientes cercanos a los miembros de la dinastía de Cancuén (Barrientos y Demarest 2007). Entre 750 DC a 800 DC, la península de Cancuén se llenaba de élites y con una hegemonía manifestada por la presencia de arquitectura de palacios pequeños en varias partes del sitio (como en Copan durante el Siglo VIII) y del enorme palacio de Taj Chan Ahk que, según los estudios de Tomás Barrientos (Barrientos et al. 2000; Barrientos y Demarest 2004), fue un complejo político de cuartos de audiencias de nobles, que llegaron de estos palacios sub-reales del epicentro y de las afueras.

Las recolecciones de superficie y los sondeos en Cancuén, realizados más allá de la península y del epicentro (Figura 4), indican también que al final del siglo octavo, la población que alimentaba a los habitantes de Cancuén era gente de Verapaz y de las Tierras Altas, lo cual se deja ver en la cultura material, incluyendo cerámica y arquitectura. Estas comunidades eran dispersas sobre terreno muy fértil (Figuras 2 y 4). La mayoría tienen cerámica y arquitectura rustica tipo Veracruz con unos artefactos de estilo Cancuén, así como el sitio Achiote, que presenta además una escultura pequeña policroma. Todos están a unos minutos de Cancuén por canoa cruzando el río La Pasión o por tierra al norte.

Esta naturaleza de ciudad de puerto y agua está visto también en su ideología y Arqueología compleja que incluye el famoso sistema ritual de pequeños canales artificiales y piscinas, nacimientos y hasta cascadas (Figura 5). La identidad de Taj Chan Ahk como Dios de agua (Figura 5) se documenta en varios monumentos así como también dentro de la piscina norte donde se descubrieron objetos de madera bien preservados, incluyendo un remo pequeño. Claramente es un símbolo de los remeros y el viaje al inframundo. Tal vez, por la misma razón depositaron como ofrenda a más de 50 nobles en masa en una de las piscinas sagradas del sitio.

Otro aspecto importante acerca del complejo patrón del epicentro y discontinuado patrón de asentamiento residencial y urbano de Cancuén, es la asociación de esta complejidad con los artefactos y la arquitectura de diferentes regiones de Mesoamérica. Las excavaciones en el epicentro peninsular descubrieron estilos arquitectónicos del centro de Petén, del Petexbatun, del norte de las Verapaces y de las Tierras Altas. Se observa a través de la existencia de variantes de cerámica de pasta gris fina del grupo Chablekal, cuya composición química revela fuertes e inhabituales proporciones de cromo, que provienen de una zona de Tabasco y que es muy común en Cancuén pero con una distribución irregular pues hay grandes concentraciones en toda la parte norte del sitio, cerca de la cabeza de navegación. Su significado es también cronológico.

NUEVOS DESCUBRIMIENTOS DEL LABORATORIO 2010

Un nuevo descubrimiento en Cancuén, es la existencia de cerámica Naranja Fino Campamento de Veracruz y Tabasco. Al principio, se pensó que este Campamento Fino era de fabricación local, y después que se trataba de alguna forma temprana de Altar Naranja proveniente del Usumacinta. Ahora bien, los resultados finales brindados por Bishop, Blackman y Sears del Smithsonian Institution por medio de análisis INAA muestran que esta cerámica es Campamento Naranja Fino y proviene de Veracruz, el cual allá aparece en 700 DC y en Cancuén es contemporáneo con Chablekal de cromo 750/60 DC a 800 DC, ambos desaparecidos antes del 800 DC. Este nuevo dato es muy importante, especialmente dado que el doctor Chris Pool, experto de Veracruz y la doctora Andrieu han identificado obsidiana de Zaragoza en contextos del área de los puertos de intercambio en Cancuén que aunque no en cantidades grandes, si bastante más alta de lo normal en la época Clásica (Andrieu 2008; 2009).

Otro dato muy importante en la cerámica de Cancuén es que aparece material proveniente de las lejanas Tierras Altas centrales y del sur. De manera aún más significativa, es una nueva implicación del tercer Juego de Pelota del sitio, el cual es diferente a todos los que se habían encontrado en las Tierras Bajas, construido con barro y cubierto por lajas inclinadas. Se trata de una verdadera cancha de festejos, en donde se encontraron basureros con cantidades de fragmentos de comales, ollas, platos de servicio, muchos tiestos presentando estilo y pastas similares a los materiales de Verapaz. Lo más emocionante es que en el laboratorio, los resultados de cerámica y especialmente los nuevos análisis de composición química y de proveniencia del jade, realizados en el Louvre indican que esta cancha posiblemente pudo haber tenido alguna relación con el intercambio de jade.

Estos aspectos del estudio del jade y estudios de Cancuén y otros sitios de depósitos especiales de obsidiana por Andrieu, en colaboración con Olaf Riveron, Mary Lou Ridenger, y los laboratorios en Paris y México han producido resultados impresionantes (Andrieu 2009). Estos estudios y el trabajo del equipo de cerámica de Forné, Torres, Arriaza, Alvarado y otros brindan resultados fascinantes sobre los sistemas de intercambio. Lo principal, es el nuevo descubrimiento de que el jade de Cancuén no viene de ninguna fuente del Motagua, sino de una fuente de muy alta calidad recientemente identificada localizada en el Altiplano centro-occidental de Guatemala.

Esta es también la región en la cual el estilo arquitectónico de lajas es común como el estilo de la cancha del norte de Cancuén. Esta fuente y ruta alternativa puede explicar el enigma que mientras la ruta transversal occidental a México fue la ruta de interés para Cancuén y los de Tierras Bajas, la transversal este, la ruta más directa en cualquier rumbo hacia el Motagua, no registra hasta el momento, ni interés, ni contacto con Cancuén, incluso ni sus sitios grandes como Sebol. Parece que Cancuén tenía su vista fijada en el oeste.

DESCUBRIMIENTOS E INVESTIGACIONES EN PROCESO DEL 2010

Es difícil decir mucho sobre las investigaciones en proceso y descubrimientos importantes con materiales todavía pendientes de análisis. Sin embargo, es posible confirmar que en 2010 se ha encontrado e investigado el área más importante para la economía de Cancuén (Figura 6). Las excavaciones en la zona de la cabeza de navegación encontraron el puerto principal o bien uno de dos. Excavaciones intensivas y muy extensivas, han localizado estructuras de una diversidad de formas cubriendo toda la zona construidas sobre terrazas artificiales (Figura 6).

Ahí se ven estructuras sobre plataformas de barro, otras con una muralla de retención en uno o dos lados, otros con pisos de lajas de piedra afuera o adentro de la estructura, otras con terrazas para extender el terreno o nivel para ampliar la estructura o colocar otra cerca. Esta forma de combinar plataformas de barro con una extensión o muralla de retención o de estructura, sirvieron para limitar áreas en la península las cuales son planas y con buen drenaje. Se puede notar que estas estructuras incluyen (a veces en una sola estructura) tres o cuatro de los “tipos” arquitectónicos anteriores de los primeros estudios. El complejo probablemente de más estatus (Grupo Waleska) está arriba del puerto al tope del cerro natural en la elevación más alta y es construido de grandes bloques de piedra con una escalinata (Figura 6). La parte de arriba parece que fue hecha de piedra robada de otras construcciones. (Figura 7). Todas estas rodeaban el puerto y el lado más bajo cerca de la zona inundada anualmente, es el complejo del taller de jade en el cual se está buscando una muestra más representativa de las estructuras (Figura 8).

Excavaciones en esta área del puerto (Figura 9 y 10) pueden clarificar la naturaleza del mismo, la función de los complejos, las influencias interregionales y de la forma de control de la élite – dado que el área del taller tiene arriba un complejo de un pequeño palacio y sobre el mismo y al oeste un nuevo complejo de algún rango que se puede nombrar “medio alto” (“Grupo Waleska” en el mapa) y otro del palacio grande al sur del Grupo M6.

Estas excavaciones -llevadas a cabo por un equipo con mucha experiencia en el sitio y con estratigrafía en general- están reconstruyendo la secuencia exacta de los estratos, extensiones, amplificaciones, basureros, basureros secundarios, entierros, etc. Con esta meticulosa recuperación de la evidencia, es probable que puedan avanzar los estudios de micro cronología de cerámica y una cronología fina para ésta y otras partes del sitio. Por el momento hay más de cuatro niveles de ocupaciones en algunos grupos de estructuras. También se han identificado y excavado más entierros al fondo de los depósitos de basura, un patrón identificado por Quintanilla que es de mucho interés en el sitio, tanto para ayudar a estudios cronológicos como por su significado ideológico.

La única conclusión posible en este momento sobre el palacio es que toda la evidencia y arquitectura recuperada este año apoya la tesis de Barrientos de que el palacio real de Taj Chan Ahk no fue residencial, sino de uso público por las élites de la hegemonía de poder en Cancuén. Por el momento, los únicos complejos residenciales que se han identificado son para la ocupación de la misma familia real en unos cuartos, lo demás en el oeste, parecen ser audiencias.

CONCLUSIÓN

Claramente hubo cambios en la parte tardía del siglo octavo en cuanto a hegemonía y producción. Cancuén parece tener una hegemonía sustancial dentro del propio sitio. En los puertos peninsulares del epicentro, hay complejos de élite cercanos y también hay complejos de arquitectura fina cerca de cada lugar que tienen cualquier evidencia de artesanía o producción. La distribución de estructuras de rango y modos cerámicos sugieren que el acceso a los puertos fue controlado por las élites del epicentro y que ellos pudieron haber supervisado las funciones de transporte y aún los estados iníciales de la producción lítica. Estas hipótesis de un cambio entre el 750 DC a 800 DC (Dunning 1972) en el papel de las élites en el control del comercio y la supervisión de producción serán comprobadas, modificadas o reinterpretadas en los tres años siguientes de la fase de proceso de análisis del proyecto.

REFERENCIAS

Andrieu, Chloé

2008        Reassessment of the Lithic Assemblages of Cancuén: Preliminary Report and Research Design. Manuscript on file at Proyecto Arqueológico Cancuén, Guatemala City.

2009        Los talleres de jade de Cancuén, Guatemala en su contexto regional: Producción y distribución del jade en el área Maya. Ponencia presentada en el 53 Congreso Internacional de Americanistas, Cuidad de México.

Barrientos, Tomas y Arthur Demarest

2004        Proyecto Arqueológico Cancuén, Temporada 2003: Antecedentes y Resumen de actividades. En Proyecto Cancuén: Informe Preliminar No. 5, Quinta Temporada (editado por A. Demarest T. Barrientos, B. Kovacevich, M. Callaghan y L.F. Luin). Instituto de Antropología e Historia de Guatemala.

2007        Cancuén: Puerta al mundo maya. En XX Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2006 (editado por J.P. Laporte, B. Arroyo y Héctor Mejía), pp.611-628. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

Barrientos, Tomas, Brigitte Kovacevich, Michael Callaghan y Lucía Moran

2000        Investigaciones en el Área Residencial Sur y Suroeste de Cancuén. En Proyecto Cancuén: Informe Preliminar No. 2, Segunda Temporada (editado por A. Demarest y T. Barrientos).. Instituto de Antropología e Historia, Guatemala

Demarest, Arthur A., Tomás Barrientos, Melanié Forné, Marc Wolf y Ronald Bishop

2008        La nueva historia de la puerta a las Tierras Bajas: Descubrimientos recientes sobre la interacción, Arqueología y Epigrafía de Cancuén. En XXI Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2007 (editado por J.P. Laporte, B. Arroyo y H. Mejía), pp.515-531. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

Demarest, Arthur, Horacio Martínez, Marc Wolf, Paola Torres, Waleska Belches, Chloe Andrieu, Luis

Fernando Luin, Matt O’Mansky y Claudia Quintanilla.

2009        Economía Interna Relaciones Internacionales de Cancuén y de Sitios de su Reinado. En XXII Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2008 (editado por J.P. Laporte, B. Arroyo y H. E. Mejía), pp.655-674. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

Dunning, Nicholas

1972         Lords of the Hills: Ancient Maya Settlement in the Puuc Region, Yucatán, México. Prehistory Press, Madison, Wisconsin.

Eberl, Markus y Marco Antonio Monroy

2007         Refinando la secuencia cerámica del Clásico Tardío en la Región Petexbatún. En XX Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2006 (editado por J.P. Laporte, B. Arroyo y H. Mejía), pp.464-477. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

Figura 1        Epicentro de Cancuen.

Figura 2        Cancuen: Epicentro y Meseta Norte, con zonas de agricultura y grupos residenciales.

Figura 3        Mapa del sitio con áreas de investigación 2010-2012 y nuevo puerto.

Figura 4        Cancuen: zona de reconocimiento y mapeo.

Figura 5        a) Panel 3, resaltando los motivos acuáticos en la iconografía. b) Aguada Norte del sistema de agua sagrada, c) adentro de la cual fue descubierto un remo (excavaciones 2007).

Figura 6        Área de excavaciones nuevas y mapa y ubicación de terrazas artificiales.

Figura 7        Excavaciones extensivas en área del puerto norte y taller de jade, incluyendo la zona de los Grupos “Edna” y “Douglas”, con muro de retención, y abajo del “Grupo Waleska” sobre una terraza de nivelación.

Figura 8        Diferencia en estilos de residencia y otras estructuras en el área Norte de los puertos. Comparación con extensión para hacer de casa – oficina en el campamento.

Figura 9        Mapa de la zona del taller de jade, con excavaciones 2008 y 2010.

Figura 10        Palacio de Cancuén y ubicación de las excavaciones 2010.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *