Asociación Tikal

88. LA RELACIÓN ENTRE CARA SUCIA (EL SALVADOR) Y LA ZONA DE COTZUMALGUAPA (GUATEMALA): LA PERSPECTIVA DESDE UN ANÁLISIS CERÁMICO – Regina Moraga, Elisa Mencos, Philippe Costa y Sébastien Perrot-Minnot – Simposio 23, Año 2009

Descargar este artículo en formato PDF

Moraga, Regina, Elisa Mencos, Philippe Costa y Sébastien Perrot-Minnot

2010        La Relación entre Cara Sucia (El Salvador) y la zona de Cotzumalguapa (Guatemala): La perspectiva desde un análisis cerámico. En XXIII Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2009 (editado por B. Arroyo, A. Linares y L. Paiz), pp.1180-1192. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala (versión digital).

88

LA RELACIÓN ENTRE CARA SUCIA (EL SALVADOR) Y LA ZONA DE COTZUMALGUAPA (GUATEMALA): LA PERSPECTIVA DESDE UN ANÁLISIS CERÁMICO

Regina Moraga

Elisa Mencos

Philippe Costa

Sébastien Perrot-Minnot

Universidad de San Carlos de Guatemala y CEMCA

PALABRAS CLAVE

Arqueología Costa del Pacifico, Cotzumalguapa, Cara Sucia, cerámica

ABSTRACT

THE REALTIONSHIP BETWEEN CARA SUCIA (EL SALVADOR) AND THE COTZUMALGUAPA ZONE (GUATEMALA): A PERSPECTIVE FROM CERAMIC ANALYSIS

In 2008 the Cara Sucia Archaeological Project analyzed a sample of 3,322 sherds and other ceramic objects from excavations undertaken at the archaeological site of Cara Sucia (Department of Ahuachapán, El Salvador), as well as completed a reconnaissance of peripheral sites in 2006. Cara Sucia is one of the principal Prehispanic centers of coastal El Salvador. Its sculpture, architecture, and ceramics indicate a notable relationship with the Cotzumalguapa zone (Department of Escuintla, Guatemala) during the Classic period (AD 600-900), as has been demonstrated by various researchers over the last few decades. Analysis of the sample collected in 2006, while modest in size, allows us to bring to light the latest advances in the study of ceramic types of the Cotzumalguapa zone.

INTRODUCCIÓN

Cara Sucia, en la costa occidental de El Salvador (municipio de San Francisco Menéndez, departamento de Ahuachapán), es uno de los principales sitios prehispánicos que se conocen en El Salvador (Figura 1). Hace 40 años, Stanley Boggs (1976) había reportado 31 montículos, en un área de 20 hectáreas (Figura 2). No obstante, el profundo arado del cultivo del algodón que se dio en los años 1960 y 1970 ha ido erosionando poco a poco varios de estos montículos y hoy solamente se pueden apreciar 17. Cabe notar la presencia en el sitio de una acrópolis de 50 x 60 m de extensión y 7 m de altura, pirámides (de las cuales la más alta alcanza los 13 m) y al menos una cancha de juego de pelota, de 40 m de largo. La arquitectura monumental de Cara Sucia es de tierra y adobe, con revestimiento de cantos rodados.

Existió una pequeña comunidad en Cara Sucia desde inicios del Preclásico Medio (800-500 AC.). En el Preclásico Tardío (500 AC – 200 DC), durante la fase denominada “Tacachol” por Amaroli (1987), se percibe un importante desarrollo, bajo el impulso de la Esfera Miraflores (Demarest y Sharer 1986) y especialmente, de la zona de Chalchuapa (departamento de Santa Ana, El Salvador); una ocupación de este periodo ha sido evidenciada en varios otros sitios de la costa del departamento de Ahuachapán: La Caseta, El Chino, Tacachol, Aguachapío y Guayapa (Amaroli 1987; 1996:11; Perrot-Minnot 2006a; Moraga et al. 2009).

El Clásico Temprano (200-600 DC) ha sido poco documentado; la primera parte de este periodo parece caracterizarse por un relativo despoblamiento y reorganización del asentamiento.  El apogeo de Cara Sucia tuvo lugar durante el Clásico Tardío (600-900 DC), bajo la influencia de la cultura de Cotzumalguapa. Los mayores centros conocidos de esta entidad (Bilbao y El Baúl) están en la zona de Santa Lucía Cotzumalguapa (departamento de Escuintla, en la Costa Pacífica central de Guatemala), pero la cultura de Cotzumalguapa se extendió a grandes partes de la Costa Sur y las Tierras Altas de Guatemala, y a las partes adyacentes de El Salvador (Parsons 1967, 1969; Chinchilla 1996; Amaroli 1996; Braswell 1998; Estrada Belli 1998a, b; Perrot-Minnot 2006b). Cara Sucia es el mayor centro Cotzumalguapa que se conoce en la costa occidental de El Salvador; varios sitios secundarios (La Caseta, La Cancha, Aguachapío, Nueva York, El Chino y La Palma) debieron estar bajo su dominio. Amaroli (1987) dio el nombre de “fase Tamasha” al complejo cultural del Clásico Tardío en Cara Sucia. El centro ceremonial clásico parece haber tenido un final violento, en el siglo X, tal vez como consecuencia de invasiones mexicanas (¿pipiles?).

En 2008, el Proyecto Arqueológico Cara Sucia analizó una muestra de 3,308 tiestos, 12 figurillas y  dos malacates revelados por los trabajos de campo del año 2006. Se intenta precisar, en base a la cerámica, la relación que pudo existir entre Cara Sucia y la zona de Santa Lucía Cotzumalguapa, especialmente, durante el período de florecimiento de la cultura de Cotzumalguapa.

Después de exponer los antecedentes de la investigación arqueológica en Cara Sucia, se presentarán  los trabajos realizados en 2008 y los principales resultados del análisis cerámico.

ANTECEDENTES DE LA INVESTIGACIÓN ARQUEOLÓGICA EN CARA SUCIA

Reportado por primera vez en 1892 por el historiador Santiago Barberena (Barberena 1966; Lardé y Larín 1977), el sitio de Cara Sucia gozó rápidamente de cierta notoriedad gracias a su Monumento 1, conocido como el “disco solar” o “disco del jaguar” (Figura 3). Dicha escultura se publicó en repetidas oportunidades (Perrot-Minnot y Paredes 2006). Jorge Lardé (1926:215), Samuel K. Lothrop (1926:322; 1933:85-86, fig. 52) y John Longyear (1944: 75) dejaron breves menciones de los vestigios de Cara Sucia, que no permiten apreciar bien cuales fueron sus trabajos en el sitio.

En 1967, Stanley Boggs llevó a cabo un reconocimiento y un mapeo del sitio y analizó las esculturas, que comparó con las de Santa Lucía Cotzumalguapa (Boggs 1976 y archivos). En esa época, el centro monumental de Cara Sucia estaba relativamente bien preservado, gracias a la celosa protección de los dueños de la Hacienda Cara Sucia.

Pero con la implementación, en marzo de 1980, de la reforma agraria ordenada por la Junta Revolucionaria de Gobierno, el sitio fue saqueado sin misericordia (se han contabilizado hasta 6000 agujeros ilícitos). Los depredadores, que buscaban sobre todo los escondites y las tumbas, concentraron su actividad en la periferia del centro monumental. El Estado puso fin a esta tragedia en 1981 y excavaciones estuvieron a cargo de Jorge Mejía, durante un año y medio. En 1982, el Servicio de Parques Nacionales y la Administración del Patrimonio Cultural coordinaron esfuerzos para crear un parque y proteger el sitio.

En 1982-83, Paul Amaroli y Víctor Manuel Murcia realizaron, bajo la supervisión de Boggs, un proyecto de excavaciones, levantamientos topográficos y restauración, rellenando además unos 3000 agujeros de saqueo (Amaroli 1984, 1987, 1996). En 1986-87, Amaroli llevó a cabo reconocimientos en Cara Sucia y varios otros sitios de la zona. A lo largo de sus trabajos, evidenció que Cara Sucia era un importante centro de la cultura de Cotzumalguapa, por su cerámica, arquitectura y esculturas.

En 2004, la Misión Arqueológica Franco-Salvadoreña (Perrot-Minnot et al. 2005) realizó una prospección eléctrica y magnética en Cara Sucia, revelando concentraciones de piedras enterradas a poca profundidad (menos de 0.80 m); se buscaba exponer ciertas características arquitectónicas de Cara Sucia para establecer comparaciones con los sitios de la zona de Cotzumalguapa (el director de la misión, Sébastien Perrot-Minnot, estaba entonces preparando una tesis doctoral sobre la definición de la cultura de Cotzumalguapa).

Stanley Boggs fue el primer investigador en proporcionar informaciones sobre la cerámica de Cara Sucia: “La mayor parte de la cerámica de Cara Sucia todavía queda enterrada, a juzgar por su escasez en colecciones o en la superficie del sitio. Cuando visité esta ruina en 1967, no encontré ningún fragmento de utensilios antiguos, y hasta la fecha he visto solamente tres vasijas de barro y cuatro instrumentos de viento musicales, supuestamente del sitio, en colecciones de antigüedades particulares. Una de las vasijas observadas posee la forma típica de una clase de cerámica del Post-Clásico Tardío, mientras que las otras dos pertenecen a tipos y épocas todavía no definidos por la escasez de material comparable. Los instrumentos musicales fueron fabricados en moldes y probablemente pertenecen al Período Clásico Tardío o Post-Clásico.” (Boggs 1976: 43).

En 1980, mientras el sitio de Cara Sucia estaba siendo saqueado, la entonces Administración del Patrimonio Cultural ordenó inspecciones previas al proyecto de rescate que sería puesto en obra en 1981. Estas inspecciones fueron efectuadas en particular por Manuel López y Manuel Murcia, asistentes del Departamento de Arqueología. Los mismos hicieron una recolección superficial de cerámica, la cual fue analizada, dibujada (Figura 4) y en ciertos casos reconstituida en el laboratorio de cerámica entonces instalado en el Teatro Nacional de Santa Ana (López s.f.).

Amaroli (1984, 1987, 1996) trató de identificar, en base a la cerámica que resultaba de sus excavaciones, los tipos presentes en Cara Sucia. Se basó esencialmente en los reportes de la cerámica de Bilbao (Santa Lucía Cotzumalguapa, Guatemala) por Parsons (1967) y en los datos de la zona de Chalchuapa (Sharer 1978).

LAS INVESTIGACIONES DEL PROYECTO ARQUEOLÓGICO CARA SUCIA

Como fue indicado en la introducción, el material cerámico analizado en 2008 por el Proyecto Arqueológico Cara Sucia provino de los trabajos de campo llevados a cabo por el Proyecto en el año 2006: una excavación de 2 x 4 m y diez microsondeos (“pruebas de pala”) realizados en la cancha del juego de pelota (2,275 tiestos, cuatro figurillas y un malacate; Figura 5); una excavación de 2 x 2 m y siete microsondeos practicados en la Plaza de Cara Sucia (969 tiestos y siete figurillas; Figura 5); y un reconocimiento efectuado en tres sitios secundarios situados en un rayo de 2.5 km alrededor de Cara Sucia: La Caseta, El Chino y La Palma (64 tiestos, una figurilla y un malacate; Figura 6);

Los microsondeos tenían un diámetro de 0.5 m y una profundidad de hasta 0.80 m. La excavación de la cancha de juego (operación CS2) alcanzó una profundidad de 1.40 m, mientras que en la Plaza (operación CS3) se excavó hasta un nivel de 1.20 m debajo de la superficie. Es preciso indicar que a una profundidad de 0.90 m, en niveles del Clásico Tardío, la operación CS2 reveló un muro de cantos rodados, probables cimientos de una casa de la elite. Esta casa parece haber sido objeto de un ritual de terminación (Perrot-Minnot 2006a). En la operación CS3, encontramos la parte superior de una unidad estratigráfica que corresponde a la ceniza “Tierra Blanca Joven”, depositada en el siglo V por una erupción del volcán Ilopango (Dull, Southon y Sheets 2001).

Las dos operaciones revelaron mucho material: cerámica, obsidianas, artefactos de piedra, figurillas, un malacate (CS2), piedras arquitectónicas (CS2), barro quemado, carbón, huesos, pedazos de pintura roja (CS3).

Tanto en las pruebas de pala como en las operaciones CS2 y CS3, los criterios de colección del material eran bastante amplios: todos los tiestos de más de 0.02 m, todos los demás objetos de cerámica, todo el material lítico, ciertos fragmentos de barro quemado, muestras de carbón y pintura roja y huesos.

Para la clasificación de la cerámica, se uso el sistema “Tipo-Variedad”, el cual  identifica a los tipos por sus atributos de superficie, auxiliándose en algunas ocasiones del método “ware” (que destaca características de la pasta). Básicamente, el método de análisis “Tipo-Variedad” es el que se ha utilizado por excelencia en los proyectos arqueológicos en la Costa Sur de Guatemala.

La ficha de análisis cerámico se inspiró en la del Proyecto Arqueológico Cotzumalguapa, dirigido en Guatemala por Oswaldo Chinchilla. El análisis, a cargo de Regina Moraga y Elisa Mencos, se basó esencialmente sobre los trabajos de Parsons (1967) relacionados con la zona de Santa Lucía Cotzumalguapa,  los de Sharer (1978) relacionados con la zona de Chalchuapa,  los de Amaroli (1984, 1987) referentes a Cara Sucia; las correcciones y presiones aportadas al reporte de Parsons por Hatch (1995), Bove (1996), Medrano y Arroyo (Arroyo y Bove 1991), y sobre los estudios de la cerámica de la Costa Sur Oriental de Guatemala, por Kosakowsky et al. (2000).

 RESULTADOS DEL ANÁLISIS CERÁMICO

Antes que todo, cabe recordar que se trabajó en base a una muestra relativamente reducida (3308 tiestos). Además, los tiestos procedentes de las capas superficiales de los pozos de sondeo presentaban un alto grado de erosión, por los antiguos trabajos agrícolas. Sin embargo, se pudo apreciar una cerámica variada (doméstica o elitista, burda o fina, a menudo decorada) y de diversos períodos.

El material hallado en las 17 pruebas de pala resultó ser muy erosionado y el contexto tenía evidencias de profundas alteraciones. La tendencia de fechamiento se inclina hacia el Clásico “Medio”-Tardío, con evidencias escasas de Preclásico o Clásico Temprano (el concepto de “Clásico Medio” sólo es usado aquí para referirse a los trabajos anteriores sobre la cerámica de la Costa Sur de Guatemala; en realidad, muchos tipos cerámicos que Parsons situaba en el “Clásico Medio” [400-700 DC.] datarían del Clásico Tardío). El 44 % de los tiestos colectados en las pruebas de pala pertenecen con seguridad a tipos que se relacionan con la Costa Sur de Guatemala (en este artículo, los porcentajes se refieren al conjunto de los tiestos cuyos tipos se han identificado); la mayor parte de los tipos son del Clásico Medio-Tardío (destacando tipos como Tiquisate, Favorita, Perdido, Flesh, Cueros, Diamantes, Plomizo), con escasos tipos del Preclásico y del Postclásico (Figuras 7, 8 y 9).

En lo que respecta a los pozos de excavación, se encontró en cada uno de ellos una mayoría de cerámica del Clásico Medio-Tardío, con menor presencia de material preclásico y postclásico. El 31 % de los tiestos colectados en las operaciones CS2 y CS3 pertenecen a tipos que se relacionan con la Costa Sur de Guatemala. Se identificaron, para el Clásico, tipos como  Tarros, Caulote, Plomizo, Tiquisate  Diamantes, Flesh, San Andrés, Montellano y Favorita; para el Preclásico Tardío destaca el tipo Monte Alto; y para el Postclásico, los tipos Engobe Crema, Rojo Naranja, Pajuil, Remanso y Sumatán Like.

La colección de superficie reveló cerámica del Clásico Medio-Tardío y del Postclásico Tardío en La Palma y en La Caseta; y cerámica preclásica y del Clásico Medio-Tardío en El Chino. El 42 % de los tiestos colectados en el reconocimiento pertenecen a tipos de la Costa Sur de Guatemala, entre los que se pueden mencionar los tipos formativos, Tiquisate, Recuerdo, San Andrés, Plomizo, Engobe Rojo Naranja, Diamantes, Montellano, Luciana Palo Blanco y Sumatán Like.

En cuanto a los fragmentos de figurillas y malacates, es difícil poder afirmar que poseen rasgos estilísticos, relacionados con el área de Cotsumalguapa o en general con la Costa Sur de Guatemala, a excepción del tipo Montellano, el cual se caracteriza por figurillas y vasijas efigies.

CONCLUSIONES

Las investigaciones de 2008, aunque basadas en una modesta muestra cerámica, confirman el predominio, en Cara Sucia, de una ocupación del Clásico Tardío y la fuerte relación que existió entonces con la Costa Sur de Guatemala. Esta relación es probablemente el resultado de la pertenencia de Cara Sucia y sus sitios satélites a la cultura (¿y entidad política?) de Cotzumalguapa, una pertenencia delatada también por el estilo de las esculturas halladas en Cara Sucia y por algunas características arquitectónicas (Perrot-Minnot 2006b).

Para el Clásico Medio-Tardío (Figura 8) destacan los tipos Caulote, Corteza, Flesh, Congo, Cueros, Favorita, Firpo, Luciana/Palo Blanco, Perdido, Recuerdo, Tarros, Tiquisate,  Montellano, Diamantes, Plomizo y San Andrés. El tipo Tiquisate, en particular, parece haber sido estrechamente asociado con la cultura de Cotzumalguapa, y en ciertos casos, reproduce temas iconográficos de la escultura monumental de dicha cultura (Perrot-Minnot 2006b).

Por otra parte, se ha identificado en Cara Sucia tipos del Preclásico Medio y Tardío (Figura 7). Los tipos formativos se relacionan especialmente con los de la zona de Chalchuapa; se puede citar en particular el tipo Opico Grooved, identificado por Sharer (1978).

El análisis no reveló tipos de la Costa Sur de Guatemala que fueran diagnósticos para el Clásico Temprano.

Varios tiestos datan del Postclásico Tardío (Figura 9) y se vinculan probablemente con la población pipil mencionada en la costa occidental de El Salvador por las fuentes etnohistóricas (Fowler, Amaroli y Arroyo 1989; Amaroli 1996). Algunos tipos postclásicos reconocidos en Cara Sucia (entre ellos Engobe Crema, Engobe Rojo/Naranja, Pajuil, Remanso y Sumatán Like) se encuentran igualmente en la costa guatemalteca, donde también existió una población pipil. La confirmación de una discreta presencia postclásica en Cara Sucia es un elemento nuevo traído por las investigaciones de 2008.

Cabe notar que en ciertos casos, el acabado de superficie y la decoración de los tiestos evocaban tipos de la Costa Sur de Guatemala mientras que no correspondía la pasta. Esto sugiere que probablemente los artesanos locales copiaron los tipos de la Costa Sur y los elaboraron con materiales de la zona.

El presente estudio constituirá una etapa hacia la elaboración y divulgación de una secuencia cerámica detallada del sitio de Cara Sucia, que tome en cuenta a la vez los tipos de la Costa Sur de Guatemala, los tipos locales de El Salvador y los tipos importados de regiones más lejanas. Por otra parte, se espera  que pronto se pueda emprender, en base a los resultados obtenidos por las diversas investigaciones, la elaboración de la primera monografía sobre Cara Sucia, uno de los principales sitios prehispánicos de El Salvador.

AGRADECIMIENTOS

Se agradece, en primer lugar, las autorizaciones otorgadas por la Dirección Nacional del Patrimonio Cultural de El Salvador y el apoyo recibido del Centro de Estudios Mexicanos y Centroamericanos (CEMCA) y de la Embajada de Francia en El Salvador. Por otra parte, se agradece al arqueólogo Federico Paredes, por su apoyo logístico y científico, y a los estudiantes de la Universidad Nacional de El Salvador y de la Universidad Tecnológica de El Salvador que participaron en los trabajos de gabinete.  Se expresa un reconocimiento a los arqueólogos Vicente Genovez, Bárbara Arroyo y Hector Neff, por sus valiosos comentarios sobre la cerámica de Cara Sucia.  Gracias a Gregorio Bello Suazo por haber facilitado al acceso a las piezas de Cara Sucia conservadas en el Museo Nacional de Antropología “Dr. David J. Guzmán” en San Salvador.

REFERENCIAS

Amaroli, Paul

1984   Cara Sucia: nueva luz sobre el pasado de la costa occidental de El Salvador . En  Universitas: 15-19. Sonsonate.

1987 Informe preliminar de las excavaciones arqueológicas en Cara Sucia, departamento de Ahuachapán, El Salvador. Informe entregado a la Dirección del Patrimonio Cultural, San Salvador.

1996          Recursos Culturales del Parque Nacional El Imposible: Evaluación y Recomendaciones. Informe, Green Project. San Salvador.

Arroyo, Bárbara

2000 La regionalización en la costa del Pacífico: sus primeros pobladores.  En XIV. Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 1999, (Editado por Juan Pedro Laporte, Héctor Escobedo, Bárbara Arroyo y Héctor Mejía),pp:3-9. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

2005 Mesa redonda sobre arqueología tardía de la Costa Sur : Discusión. En  XVIII Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala,2004 (Editado por Juan Pedro Laporte, Bárbara Arroyo y Héctor Mejía), pp: 1069-1073 .  Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

Arroyo, Bárbara y Frederick Bove

1991  Malacates de Balberta y otros sitios en la región de Escuintla. En II Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 1988, 63-71. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

Barberena, Santiago

1966          Historia de El Salvador. Tomo I. 2a. edición. Ministerio de Educación,  San Salvador.

Boggs, Stanley H.

1976 Las esculturas espigadas y otros datos sobre las ruinas de Cara Sucia, departamento de Ahuachapán. En  Anales del Museo Nacional  David J. Guzmán, 42-48:37-56. San Salvador.

Bove, Frederick J.

1996   Ceramic Status Report-Pacific Coast Archaeological Project (Manuscrito).

Braswell, Geoffrey E.

1998 La arqueología de San Martín Jilotepeque, Guatemala. Mesoamérica 35:117-154. Antigua Guatemala.

Chinchilla, Oswaldo

1996 Settlement Pattern and Monumental Art at a Major Pre-Columbian Polity: Cotzumalguapa, Guatemala. Tesis de Doctorado. Universidad de Vanderbilt.

Demarest, Arthur A. y Robert Sharer

1986  Late Preclassic Ceramic Spheres, Culture Areas and Cultural Evolution in the Southern Highlands of Mesoamerica. En The Southern Periphery of Mesoamerica (editado por E. Shortman y P. Urban). University of Texas Press. Austin.

Dull, Robert A., John R. Southon y Payson Sheets

2001 Volcanism, Ecology and Culture: A Reassessment of the Volcán Ilopango TBJ Eruption in the Southern Maya Realm. Latin American Antiquity 12(1):25-44.

Estrada Belli, Francisco

1998          The Evolution of Complex Societes in Southern Pacific Coastal Guatemala: A Regional GIS Archaeological Approach. Tesis de Doctorado. Boston University.

Fowler, William R., Paul  Amaroli y Bárbara Arroyo

1989   Informe preliminar del Proyecto Izalco, temporada de 1988. Dirección Nacional del Patrimonio Cultural, San Salvador.

Hatch, Marion P.

1995   Correcciones sugeridas para el reporte cerámico de Bilbao, publicado por L. A. Parsons en 1967.  En : VIII Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 1997, pp 101-105. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

Kosakowsky, Laura J., Francisco Estrada Belli y Paul Pettiitt

2000   Preclassic through Postclassic : Ceramics and chronology of the Southeastern Pacific Coast of Guatemala.  Ancient Mesoamerica, 11 (2000):199-215.

Larde, Jorge

1926  Índice provisional de los lugares del territorio salvadoreño en donde se encuentran ruinas u otros objetos de interés arqueológico. En  Revista de Etnología, Arqueología y Lingüística (1)3-4:213-221. San Salvador.

Longyear, John

1944  Archaeological Investigations in El Salvador. En Memoirs of the Peabody Museum of American Archaeology and Ethnology IX(2). Harvard University, Cambridge.

López, Manuel R.

s. f.            Reporte sobre saqueo arqueológico en el sitio de “Cara Sucia”, ubicado en el departamento de Ahuachapán. Administración del Patrimonio Cultural. San Salvador.

Lothrop, Samuel K.

1933          Atitlan. An Archaeological Study of Ancient Remains on the borders of Lake Atitlan, Guatemala. Carnegie Institution of Washington, Publicación  444. Washington.

Moraga, Regina, Elisa Mencos, Philippe Costa  y Sébastien Perrot-Minot

2009 Proyecto Arqueológico Cara Sucia. Temporada 2008: análisis de la cerámica. Informe final entregado a la Dirección Nacional del Patrimonio Cultural de El Salvador, San Salvador.

Parsons, Lee

1967   Bilbao, Guatemala. An Archaeological Study in the Cotzumalhuapa, Pacific Coast Region. Vol. 1. Milwaukee Public Museum Publications in Anthropology, 11. Milwaukee.

1969  Bilbao, Guatemala. An Archaeological Study in the Cotzumalhuapa, Pacific Coast Region. Vol. 2. Milwaukee Public Museum Publications in Anthropology 12, Milwaukee.

Perrot-Minot, Sébastien

2006a Proyecto Arqueológico Cara Sucia. Informe entregado al Departamento de Arqueología del Consejo Nacional para la Cultura y el Arte (CONCULTURA), San Salvador.

2006b Définition archéologique de l’entité culturelle de Cotzumalguapa (Guatemala-El Salvador). Tesis doctoral. Universidad de París 1 (Panthéon-Sorbonne).

Perrot-Minot, Sébastien, Alexis Mojica, Salvador Guadamuz, Louis Pastor, Ricardo Tascón D’Leon  Richard Vanhoeserlande

2005         Investigaciones en el sitio de Cara Sucia (departamento de Ahuachapán, El Salvador). Misión arqueológica franco-salvadoreña. Informe entregado al Consejo Nacional para la Cultura y el Arte (CONCULTURA), San Salvador.

Perrot-Minot, Sébastien y Federico Paredes

2006  El disco de Cara Sucia : Análisis de un monumento Clásico de la costa occidental de El Salvador. En  El Salvador Investiga-  San Salvador.

Sharer, Robert

1978  Pottery and Conclusions. En The Prehistory of Chalchuapa, El Salvador (editado por R. Sharer). University of Pennsylvania Press, Philadelphia.

Figura 1                  Situación de Cara Sucia en El Salvador.

Figura 2                Mapa de Cara Sucia (adaptado de Boggs 1976).

Figura 3                El Monumento 1 de Cara Sucia (Foto S. Perrot-Minnot).

Figura 4                Vasija de Cara Sucia a principios de los años 1980 (Dibujo Manuel López s.f.).

Figura 5        Ubicación de las excavaciones y las pruebas de pala realizadas en el Juego de Pelota y en la Plaza en 2006 (S. Perrot-Minnot, HItch y C. Philippe 2006)

Figura 6        Ubicación de Cara Sucia y los sitios periféricos estudiados en 2006 en la hoja 2157 II (“Río Paz”) del Instituto Geográfico Nacional.

Figura 7                Tipos preclásicos identificados en Cara Sucia (Foto E. Mencos).

Figura 8                Tipos clásicos identificados en Cara Sucia (Foto E. Mencos).

Figura 9                Tipos postclásicos identificados en Cara Sucia (Foto E. Mencos). 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *