Asociación Tikal

84. EL ÚLTIMO SUSPIRO CERÁMICO DEL PRECLÁSICO TARDÍO EN LA ZONA CULTURAL MIRADOR – Beatriz Balcárcel, Stephanie Shrodt, Richard D. Hansen y Gustavo Martínez – Simposio 23, Año 2009

Descargar este artículo en formato PDF

Balcárcel, Beatriz, Stephanie Shrodt, Richard D. Hansen y Gustavo Martínez

2010        El último suspiro cerámico del Preclásico Tardío en la Zona Cultura Mirador. En XXIII Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2009 (editado por B. Arroyo, A. Linares y L. Paiz), pp.1113-1127. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala (versión digital).

84

EL ÚLTIMO SUSPIRO CERÁMICO DEL PRECLÁSICO TARDÍO EN LA ZONA CULTURAL MIRADOR

Beatriz Balcárcel

Stephanie Shrodt

Richard D. Hansen

Gustavo Martínez

Proyecto Cuenca Mirador

PALABRAS CLAVE

Arqueología Maya, Petén, Cuenca Mirador, Mirador, cerámica, colapso, abandono, Preclásico Tardío

ABSTRACT

THE LAST CERAMIC SIGH OF THE LATE PRECLASSIC IN THE CULTURAL ZONE OF MIRADOR

The ceramics recovered from stratified contexts in various architectural groups exhibiting significant socioeconomic variation provided evidence of the last day of Preclassic occupation at the site. Comparisons of these ceramics provided evidence of social stratification, utilization, and economic variations between elite residences, households, and palaces. In addition, the placement of these ceramics presents a view of the last activity performed in these buildings prior to being abandoned. The research on their attributes in context with the architecture presents the final trace of daily life from these Preclassic buildings and the corresponding human conditions.

INTRODUCCIÓN

El colapso de las grandes civilizaciones del mundo ha fascinado a los historiadores y al público general durante siglos. El interés resultante ha creado volúmenes de información sobre la degradación, disminución y/o descensos demográficos de culturas complejas, tal vez con el propósito de pronosticar o advertir ciertos procesos de las sociedades contemporáneas. Aunque todas las sociedades humanas tienen trayectorias culturales únicas, así como una gran diversidad de variables ecológicas y climatológicas, es sospechoso que las presiones y las fuerzas que resultan en cambios culturales, reducciones demográficas, y últimamente, el colapso de algunas sociedades conocidas en los registros históricos, puede ser una predicción debido a ciertos patrones que reflejan las similitudes de las presiones ambientales que resultaron en cambios culturales (Sharer 1998:378). En el caso de los Mayas, no solo es la terminación de las actividades culturales que es de gran interés, sino el fenómeno que hizo a una región incapaz de recuperarse rápidamente. La incapacidad de adaptarse o reaccionar al estrés social es una consideración básica, debido a que todas las culturas tienen y han tenido presiones políticas, económicas y ecológicas.

El interés debe de incluir estudios que reflejan hasta qué punto las culturas escogieron y fueron obligadas a abandonar un sistema que había sido funcional. ¿Cuáles son los factores que hicieron al sistema tan débil y tan inflexible para no reaccionar delante de una amenaza? Cuando el estrés social y la inestabilidad cultural vienen las sociedades son alteradas, pero todavía funcionan bajo un sistema de balanzas y reacciones. Si el estrés es de tanto peso que se acaba el sistema permanentemente, se produce un “colapso”. Sin embargo, hay que mostrar por qué el estrés acabó con el sistema en vez de alterarlo como las presiones previas habían hecho (Hansen 1992:192).

Una de las contribuciones básicas del proyecto Cuenca Mirador es la identificación de un colapso Maya parar finales del Preclásico Tardío (alrededor de 150 DC), que dio como resultado una fuerte reducción demográfica en la Cuenca Mirador y muchos otros sitios mesoamericanos. Este colapso ha sido identificado principalmente por Matheny (1986) y Hansen (1984, 1990, 1992). Después de un periodo de 600 años, más o menos, hubo una repoblación en la Cuenca Mirador, pero también hubo otro colapso total (degradación demográfica) alrededor de 840 DC, consistente con el gran colapso Maya del periodo Clásico. Estos eventos y sus fechamientos también están corroborados por las muestras de polen recuperadas por David Wahl y Thomas Schreiner, que han sido y están siendo analizadas en los laboratorios de la Universidad de California en Berkeley.

El colapso Preclásico es un fenómeno bastante evidente en los sitios en la Cuenca Mirador, y la presencia de cerámica y artefactos encima de los pisos de pirámides, palacios, plazas, plataformas y residencias presentan un momento congelado en la historia. Los análisis del “último suspiro” de la ocupación antes del abandono presentan evidencia de una degradación demográfica muy fuerte con evidencias de un abandono rápido en algunos casos y lento en otros. La cerámica es uno de los instrumentos más fáciles de analizar para capturar el último día de la ocupación humana antes de un abandono que duró varios cientos de años en la Cuenca Mirador.

En virtud de que los ejemplos del último suspiro cerámico del Preclásico Tardío en el Sistema Cultural y Natural Mirador son numerosos, se escogió ilustrar un rango de edificios de varios tamaños, funciones y ubicaciones (entre ellos edificaciones de carácter ceremonial, ritual, residencial elitista y residencial de bajo estatus). En estos ejemplos se detectaron datos importantes, ya que ilustran el mismo patrón de deceso en el mismo periodo con tipos cerámicos diagnósticos. También fue posible descubrir nuevos tipos sobre los pisos de algunos de los edificios tomados en cuenta.

El estudio se basa principalmente en el registro y análisis de los materiales cerámicos encontrados directamente sobre los pisos estucados durante el periodo de apogeo, sean estas vasijas completas para el mejor de los casos o fragmentadas, pero que es posible restaurarlas, definir la forma y función.

Las comparaciones de la cerámica dan evidencia de la estratificación social, utilización y variaciones económicas entre residencias de élites, residencias sencillas y palacios. Además, la ubicación de esta cerámica presenta una visión de la última actividad realizada en los edificios antes de ser abandonados.

UBICACIÓN Y DESCRIPCIÓN

La Zona Cultural Mirador es una región ubicada en el extremo norcentral de Petén, trascendiendo a la parte sur del Estado de Campeche en territorio mexicano. Dicha zona se extiende hasta el sitio de Calakmul. El área está conformada por una sierra cárstica de colinas bajas que le rodean y delimitan la zona formando un triángulo en territorio guatemalteco con una extensión de 3,500 km² (Figura 1).

La zona es conocida como el último bosque tropical en América Central, y sirve como un refugio de vida silvestre cuya diversidad (tanto natural como cultural) hacen única en su género.

CONTEXTO GEOGRÁFICO Y CULTURAL DE EL MIRADOR

La ocupación Maya de la Zona Cultural Mirador tuvo su origen en el periodo Preclásico Medio; alcanzando su mayor esplendor durante el periodo Preclásico Tardío (400 AC – 150 DC) y una reducción poblacional dramática que afectó considerablemente la actividad constructiva en la zona (Dahlin 1984; Matheny 1986, 1987; Hansen 1990, 1992, 1998, 2005; Hansen et al. 2006; Hansen y Balcárcel 2007). Es de singular importancia mencionar que la arquitectura de El Mirador y otros sitios principales de la zona alcanzaron una monumentalidad y complejidad urbanística que incluye la presencia de calzadas inter e intra-sitio nunca antes vistas en el mundo Maya, lo que propició las gigantescas construcciones sobre basamentos colosales.

Los edificios monumentales en El Mirador fueron seguidos en jerarquía por otros de menores dimensiones pero no menos importantes, como La Gran Acrópolis Central. Estos conjuntos arquitectónicos (entre los que destaca el Grupo Cascabel, El Tigre y La Pava) están acompañados por numerosas residencias dispersas y áreas periféricas fechadas para los periodos Preclásico Medio y Preclásico Tardío (Figura 3).

Según el mapeo preciso del sitio se han detectado alineamientos y configuraciones geométricas de la arquitectura principal. Para este periodo, se evidencia que el grado de centralización política en la Zona Cultural Mirador estaba en apogeo, considerando la escala monumental de la arquitectura, innovaciones del complejo arquitectónico triádico y monumental, la escultura adosada a los edificios de alto rango representando figuras de deidades que fueron construidas flanqueando las escalinatas. La complejidad urbanística, definida también por las calzadas intra-sitio e inter-sitio que conectan edificios, grupos y sitios, es una evidencia fiel de la extensa red de caminos y del dominio del territorio unificado durante el periodo Preclásico Tardío. Otro de los rasgos de singular importancia es la producción cerámica de grandes magnitudes, lo que hace a la Zona Cultural Mirador (en general) y al sitio El Mirador (en particular) incomparable con cualquier otro sitio del área Maya y por ende un desafío para su entendimiento.

GRAN ACRÓPOLIS CENTRAL

La Gran Acrópolis Central tiene un área de 90,000 m², conformada por varios edificios de diferentes dimensiones que a su vez están sobre una plataforma masiva de sustentación. Todo el conjunto es considerado un área dirigida a la monumentalidad arquitectónica y se sugiere que pudo haber sido el centro administrativo de El Mirador.

Dentro de la Gran Acrópolis se encuentra el complejo triádico, identificado con el numeral 313 (Graham 1982). Al oeste se ubican las estructuras 314 y 315, compartiendo éstas dos y el complejo triádico 313 una misma plaza. Este conjunto de estructuras integran parte de la Gran Acrópolis Central, definida como el corazón del sitio. Las investigaciones fueron iniciadas por (Matheny et al. 1980) y el estudiante Ellen Stutz Landeen, y fueron continuadas por Beatriz Balcárcel desde el 2005 al 2008 (Balcárcel 2006a, 2006b, 2009).

DESCRIPCIÓN DEL COMPLEJO TRÍADICO

La estructura central del Complejo Triádico 313 tiene forma alargada, mide 13 m en su eje norte-sur y está conformada de tres cuerpos constructivos. Se ubica al sur de la plaza y al centro de las dos estructuras de menores dimensiones, construidas una frente a otra sobre una plataforma de sustentación, reproduciendo el patrón de comportamiento triádico conocido durante el periodo Preclásico Tardío en las Tierras Bajas (Figura 2)

El Complejo Triádico 313 fue construido durante el periodo Preclásico Tardío. Posee una serie de remodelaciones fechadas para los periodos Preclásico Tardío y Preclásico Tardío Terminal. A pesar de que la secuencia temporal es amplia, las construcciones formales fueron realizadas únicamente durante el periodo Preclásico Tardío, habiéndose definido dos funciones primordiales: la primera es de ritual público e involucra los primeros estadios constructivos (con amplias escalinatas y escultura arquitectónica expuesta), destacando la presencia de mascarones en su fachada principal.

La última función se refiere a una residencia elitista, incluyendo los últimos estadios tal y como lo demuestran su arquitectura y los materiales arqueológicos asociados, especialmente los depósitos cerámicos sobre los pisos estucados (Balcárcel 2006a, 2006b).

En las nuevas excavaciones realizadas con el proyecto Cuenca Mirador, se logró definir los diversos estadios constructivos y se descubrieron los primeros rasgos diagnósticos sobre los pisos, como lo fue la base de la escalinata central, al frente de uno de los edificios que conforman el complejo triádico.

MATERIALES CERÁMICOS

Se observó evidencia ritual de la fase Chicanel sobre el último piso de estuco de la construcción formal del Preclásico Tardío, siendo común la presencia de fragmentos de incensarios que corresponden a un tipo especial por la presencia de engobe rojo. La construcción del Edificio 313 se debe a dos momentos importantes durante el Preclásico Tardío, lo cual está manifestado por dos funciones de trascendental importancia para el complejo arquitectónico.

Aunque hay vestigios de material clásico en el edificio, la presencia de esta cerámica no indica ninguna construcción formal: más bien se refiere a una ocupación y leves remodelaciones a la arquitectura ya existente, por lo tanto indica que fue ocupada cuando el edificio ya había sido abandonado para finales del Preclásico Tardío Terminal.

Los materiales cerámicos predominantes sobre el piso son del Grupo Zapote (con un 40.8%), destacado el tipo Zapote estriado. Por ser un área residencial, es interesante que predominen los tiestos estriados que suelen relacionarse con vasijas para contener líquidos (probablemente agua). Le sigue el Grupo Sierra (con un 31.4%) con su tipo predominante Sierra rojo, aunque es importante mencionar la existencia de materiales Repasto Negro sobre Rojo y Hongo compuesto, así como fragmentos de incensarios con puntas con engobe crema no identificados tipológicamente por el momento. Lo interesante es que no están quemados y se puede deducir que no se usaron en rituales, sino en el acto de ofrendar los rasgos asociados al piso. Por último se tiene al Grupo Polvero (con un 18.9%) con su tipo predominante Polvero Negro. Dentro de los tipos más frecuentes se tiene el tipo Flor Crema (5.15%) y Achiote Sin Engobe (4.24%), lo que completa el cuadro de frecuencias (Figuras 3, 4, 5, 6, 7 y 8).

La predominancia de la esfera cerámica del Preclásico Tardío ha sido confirmada por todos los investigadores que han trabajado El Mirador. La cerámica, por lo tanto, no se limita a ella misma: refleja también patrones arquitectónicos que se comparten por toda la fase Chicanel. Entre esos rasgos está el complejo triádico que comparten muchos edificios públicos correspondientes al Preclásico.

La cerámica con pestañas mediales son características, al igual que el tipo Sierra, que presenta una forma de “palangana” muy grande con superficies que estuvieron revestidas con engobe rojo típico de la época Chicanel, siendo ésta una forma consistente las Tierras Bajas (Forsyth 1994).

Existe evidencia de cambios evolutivos en la cerámica y se cree que estos cambios también reflejan variantes culturales y adaptaciones a los sistemas políticos y económicos. En este sentido, a través de la cerámica, se logró definir cambios en la arquitectura de la Estructura 313, como lo fue la cerámica del Complejo Paxbancito del Preclásico Tardío Terminal, con la presencia de soportes mamiformes asociados a muros. Los muros estaban relacionados a un sistema constructivo diferente, correspondientes al Estadio 5 según la secuencia arquitectónica.

Aunque la muestra fue reducida, es consistente con los cambios provocados en la arquitectura. Esos cambios se refieren a remodelaciones menores realizadas en los edificios, más que a una construcción formal.

GRUPO CASCABEL (ESTRUCTURA 204)

El Grupo Cascabel se ubica en la sección occidental del sitio, colindando al suroeste con el Complejo El Tigre y al sur con el Grupo León y la Gran Acrópolis. Específicamente, este grupo arquitectónico monumental está en el centro sociopolítico y religioso del Grupo occidental de este enorme sitio preclásico. Hasta la fecha, el Grupo Cascabel parece ser uno de los complejos más tempranos de El Mirador, fechando su arquitectura monumental para el periodo Preclásico Medio (Figura 9).

El complejo Cascabel está asentado sobre una plataforma de 5 m de alto que alberga un conjunto de estructuras piramidales altas señaladas por Graham con los números correlativos que van desde Estructura 200 hasta 211, siendo la estructura 204 una de las cuatro más altas del grupo. Es interesante que las estructuras principales están orientadas hacia el suroeste, con vista hacia el Complejo León, el Grupo “E” más grande de Mirador (Hansen et al. 2006:282-283).

Varios investigadores han asumido que los edificios monumentales del Grupo Cascabel, funcionaron probablemente como monumentos de ciertos linajes gobernantes, situados para vigilar las actividades que se llevaban a cabo en la gran Plaza del Complejo León. La Estructura 204 (Estructura 6D-1) es una pirámide de 20 m de altura compuesta por tres cuerpos con sus descansos, asentada sobre una gran plataforma que sostiene a todos los edificios del Grupo Cascabel.

Los materiales cerámicos localizados sobre el piso de última etapa aparentemente fueron dejados en ese lugar en eventos anteriores al abandono Preclásico Tardío del Grupo Cascabel. Los materiales cerámicos están asociados contextualmente con pedazos de estuco modelado, bloques enormes de las fachadas del edificio, ceniza y carbón. Todo parece indicar que se quemó el piso, las paredes de la estructura con entrecalle y los escalones bajos de la escalinata de acceso del basamento. (Ibid).

La muestra cerámica presenta rasgos de la parte final del Preclásico Tardío (posiblemente Terminal), en donde destacan materiales del Grupo Sierra (con el Tipo Sierra Rojo, Hongo Compuesto y Altamira Acanalado), del Grupo Polvero (tipo Polvero Negro), y del Grupo Zapote, (tipo Zapote Estriado), los cuales aparecen mezclados con tipos que regularmente se fechan dentro del Protoclásico (Figuras 10, 11, 12, 13 y 14).

A nivel modal, este comportamiento se presenta observando modos típicos del Preclásico Tardío (como el engobe ceroso, bordes evertidos, achaflanados, acanalados, bases planas, soportes tetrapodes, colores monocromos a bicromos), en conjunto con modos protoclásicos (como los soportes mamiformes, labios planos y ganchudos, uso del doble engobe y acabados tricromos), así como modos relacionados con el inicio del Clásico Temprano (como la base anular, la pestaña basal, la cerámica con fondo naranja y la pintura policroma).

La presencia de tipos previamente desconocidos como cuencos del tipo Zapote Estriado, solamente aparecen a finales de Preclásico Tardío. Éste es un contexto que presenta una muestra que no es pura cronológicamente para definir su carácter terminal dentro del Preclásico, o la aparición con toda su problemática de materiales protoclásicos, es decir, del sub-complejo Paixban.

ESTRUCTURA 34

La Estructura 34 está ubicada al lado sur del Complejo Tigre, dentro del Grupo Occidental del sitio El Mirador, mide 17 m de altura y ha sido investigada desde la década de 1980 por Richard Hansen (1984, 1990, 1992). Dos universidades iniciaron exploraciones en la misma época: la Universidad Católica y la Universidad de Brigham Young, enfocados en la parte superior de la Estructura 34 (Matheny, Hansen y Gurr 1980). En ese momento se descubrieron los primeros tiestos preclásicos sobre los pisos estucados como en el interior de las cámaras, obteniendo fechamientos para el periodo Preclásico Tardío.

Excavaciones minuciosas recuperaron la cerámica de los pisos atendiendo a una retícula de 1 x 1 m dentro de las cámaras y en el piso principal de la plataforma revelando, la presencia de cuencos y vasijas completas sobre el piso estucado. El porcentaje predominante pertenece a los tipos Sierra Rojo, Flor Crema y Polvero Negro, en proporciones muy similares a las de la Estructura 313.

Otro hallazgo importante fue la presencia cerámica preclásica con bordes y engobes Sierra Rojo y Zapote Estriado sobre un piso rustico. Evidencias de ocupación posterior a la época preclásica se caracterizan por la construcción de pisos rústicos y la formación de basureros sobre la arquitectura original. Un dato relevante se detectó en la Operación 4D2-1 al frente de escalinata de El Tigre, en donde aparecieron cantidades grandes de vasijas, cuencos, palanganas de formas y engobes preclásicos, incluyendo fragmentos líticos (lascas) asociados.

OP 103

La Operación 103, supervisada por Antonieta Cajas en la escarpa de 0.30 m de altura al oeste del Grupo Occidental del sitio, dentro del área del campamento, rodeó los lados oeste y norte del grupo occidental y la porción sureste de la Aguada Limón. Cabe mencionar que ésta era un área sin ninguna evidencia visible de arquitectura prehispánica, lo que no impidió que la excavación llegara a profundidades de 1.40 m hasta la roca caliza. Estos trabajos revelaron una secuencia de construcción residencial fechada para el periodo Preclásico Tardío. Los muros y pisos estaban marcados por una fuerte capa de ceniza encima, indicando un evento de quema. También incluían un depósito cerámico sobre un nivel de piso, conformado por dos cuencos Sierra Rojo del horizonte Chicanel, al lado del muro principal de piedra. La vasija de la parte superior estaba fragmentada, mientras que la de abajo estaba completa y debajo de ella se encontraron tres conchas de caracol. Se descubrieron tres habitaciones divididas por pequeños muros que se construyeron sobre la escarpa natural niveladas en terrazas con material fechado para el Preclásico Tardío (Figura 15).

OP 108I

Esta operación, supervisada por Stephanie Shrodt, fue realizada con el propósito de que fuera un pozo de prueba que pretendía llegar a 2.0 m de profundidad. Sin embargo, debido a una concentración de cerámica y materiales líticos que incluía diferentes tipos cerámicos de fechamiento preclásico, la operación ya no pudo ser profundizada. Sobre un nivel de piso bastante erosionado se descubrieron varios tiestos, de lo cuales algunos de ellos conformaron vasijas propias para restauración. Llama la atención una vasija de pasta porosa con moldura, acanaladuras en el cuerpo y engobe en el borde de tipo desconocido, pero que por asociación contextual fue fechado para el periodo Preclásico Tardío.

OP 614 (GRUPO TUCÁN)

Esta operación, supervisada por Carlos Castellanos, fue trazada en el área de campamento, con el propósito de que fuera un pozo de prueba. A poca profundidad se descubrió un entierro y varios tiestos preclásicos que conformaban algunas vasijas. Derivado de las excavaciones se descubre una vasija fragmentada pero completa del tipo cerámico Sierra Rojo. Su tamaño es poco común para una residencia, y consiste en un cuenco profundo de paredes curvo-convergentes de engobe rojo pulido en el interior y exterior, posiblemente para servir gran cantidad de alimentos (Figuras 16, 17 y 18).

COMENTARIO GENERAL

La presencia de cerámica preclásica encima de los pisos indica un colapso universal para finales del Preclásico Tardío. La presencia de piezas enteras sugiere que poblaciones subsecuentes no regresaron al sitio. Además, este mismo hecho sugiere la posibilidad de un abandono rápido y, en algunos casos, asociado con incendios, tal y como se aprecia en la Operación 103. En otros casos, el abandono parece haber sido más lento (como en la Estructura 204), evidenciando peregrinajes u ocupaciones breves sobre arquitectura más antigua, como lo que sucede en el Grupo Cascabel.

Evidencia de remodelaciones y estadios constructivos demuestran la vitalidad de las agendas arquitectónicas y sugiere un gasto precoz de labor y de recursos naturales. La ironía de encontrar cerámica preclásica abandonada encima de arquitectura presenta otra evidencia de un colapso demográfico en la Cuenca Mirador, parecido a lo que sucedió en el Clásico Tardío. Avances tecnológicos en cuanto a la función, contenido, distribución, fuentes de intercambio y modelos estadísticos nos ayudaran a revelar más detalladamente el colapso y el abandono de los sitios preclásicos, como evidencia de la saga humana y el proceso cultural y social en la cuna de la civilización Maya.

REFERENCIAS

Balcárcel, Beatriz

2006a        Investigaciones en la Gran Acrópolis Central, Edificio 313, El Mirador. Proyecto Arqueológico Cuenca Mirador, Petén, Guatemala: informe final de la temporada 2005. En Investigación y conservación en los sitios arqueológicos El Mirador, La Muerta, Wakna, El Porvenir, El Güiro, La Iglesia, La Sarteneja, Chab Che y la Ceibita: informe final de la temproada 2005 (editado por E. Suyuc y R. Hansen), pp.520-583. Idaho State University, Foundation for Anthropological Research & Environmental Studies (FARES), Idaho.

2006b        Estructura 313, Acrópolis Central El Mirador. Proyecto Arqueológico Cuenca Mirador, Petén, Guatemala: informe preliminar temporada 2006. En Investigación y conservación en los sitios arqueológicos El Mirador, La Muerta, Tintal, La Tortuga,         Tazumal, La Llorona, Camarón, El Desencanto, Lechugal, Icotea, Los Chuntos y El Laurel (editado por N. Lopez, E. Suyuc y R. Hansen), pp.520-583. Idaho State University, Foundation for Anthropological Research & Environmental Studies (FARES), Idaho.

2009        Edificios Preclásicos 313 y 315, Gran Acrópolis Central El Mirador, Peten. En Informe de temporada 2008 (editado por H. Mejía, E. Suyuc y R. Hansen). Idaho State University, Foundation for Anthropological Research & Environmental Studies (FARES), Idaho.

Dahlin, Bruce

1984        A colossus in Guatemala: the Preclassic Maya city of El Mirador. Archaeology 37(5):18-25.

Hansen, Richard

1984        Excavations on Structure 34 and the Tigre Area, El Mirador, Peten, Guatemala: a new look at the Preclassic Lowland Maya. Tesis de maestría, Brigham Young University, Provo.

1990        Excavations in the Tigre Complex, El Mirador, Petén, Guatemala. Paper No. 62. New World Archaeological Foundation, Provo.

1992        The archaeology of ideology: a study of Maya Preclassic architectural sculpture at Nakbe, Peten, Guatemala. Tesis doctoral. University of California, Los Angeles.

1998        Continuity and disjunction: Preclassic antecedents of Classic Maya architecture. En Funtion and meaning in Classic Maya architecture (editado por S. Houston), pp.49-122. Dumbarton Oaks, Trastees for Harvard University, Washington DC.

Hansen, Richard; et al.

2004        Un katun de espera en El Mirador, Petén: sondeos y reexcavación de la Estructura 34 del Preclásico Tardío. En XVIII Simposio de investigaciones arqueológicas en Guatemala, 2003 (editado por J.P. Laporte, B. Arroyo y H. Mejía), pp.59-73. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

Hansen, Richard; et al.

2006        La Cuenca Mirador: avances de la investigación y conservación del Estado Kan en los periodos Preclásico y Clásico. En XX Simposio de investigaciones arqueológicas en Guatemala, 2005 (editado por J.P. Laporte, B. Arroyo y H. Mejía) pp.349-362. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

Hansen, Richard y Beatriz Balcárcel

2007        El Complejo Tigre y la Acrópolis Central de El Mirador durante el Preclásico Medio y Tardío. En XX Simposio de investigaciones arqueológicas en Guatemala, 2006 (editado por J.P. Laporte, B. Arroyo y H. Mejía) pp.339 348. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

Howell, Wayne y Denise Copeland

1989        Excavations at El Mirador, Peten, Guatemala: The Danta and Monos Complexes. Papers No. 60 & 61. New World Archaeological Foundation, Brigham Young University, Provo.

Martínez Gustavo

2009        Excavaciones en la Estructura 204 El Mirador, Petén. En Informe de Temporada 2008 (editado por H. Mejía, E. Suyuc y R. Hansen). Idaho State University, Foundation for Anthropological Research & Environmental Studies (FARES), Idaho.

Martínez, Gustavo y Richard Hansen

1993        Notas adicionales respecto de la Estructura 1 de Nakbe. En V Simposio de investigaciones arqueológicas en Guatemala, 1992 (editado por J.P. Laporte y S. de Brady). pp.103-114. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

Matheny, Ray

1986        Investigations at El Mirador, Peten, Guatemala. National Geographic Research 2:332-353.

1987        Early states in the Maya Lowlands during the Late Preclassic period: Edzna and El Mirador. En City States of the Maya: art and architecture (editado por E. Benson). Rocky Mountain Insrtitute for Pre-Columbian Studies, Denver.

Matheny, Ray; Richard Hansen y Deanne L. Gurr

1980         Preliminary field report, El Mirador, 1979 season. En El Mirador, Peten, Guatemala: an interim report (editado por R. Matheny), pp.1-23. Paper No. 45. New World Archaeological Foundation, Brigham Young University, Provo.

Sharer, Robert

1998          La civilización Maya. Fondo de Cultura Económica. México DF.

Stutz Landeen, Elena

1986        Excavations on a Late Preclassic unit at El Mirador, Peten, Guatemala. Tesis de maestría. Department of Anthropology, Brigham Young University, Provo.

Forsyth, Donald y Renaldo Acevedo

1994  La Estructura 27 de Nakbe, Petén. En VII Simposio de investigaciones arqueológicas en   Guatemala, 1993 (editado por J.P. Laporte, H. Escobedo), pp.299-312. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

Wahl, David, Thomas Schreiner y Roger Byrne

2004        Secuencia Paleo-ambiental de la Cuenca Mirador en Petén. En XVIII Simposio de investigaciones arqueológicas en Guatemala, 2003 (editado por J.P. Laporte, B. Arroyo y H. Mejía), pp.53-58. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

Figura 1        Mapa con la ubicación del sitio El Mirador   (FARES)

Figura  2        Complejo Tríadico  313  Gran Acrópolis Central (Dibujo Hiro Iwamoto)

Figura 3        Operación 313B05.59  tipo Polvero Negro  (Dibujo G.  Valenzuela).

Figura 4        Operación 313TC 16.101  tipo Polvero Negro (Dibujo G.  Valenzuela).

Figura 5        Operación 313TC 16.96  tipo Flor Crema (Dibujo G. Valenzuela).

Figura 6        Operación 313TC 16.92, tipo cerámico desconocido descubierto sobre el piso estucado, asociado a cerámica Preclásico Tardío (Dibujo G. Valenzuela).

Figura 7        Operación 313T 05.30, tipo cerámico desconocido descubierto sobre el piso estucado, asociado a cerámica Preclásico Tardío (Dibujo G. Valenzuela).

Figura 8        Operación 313T 06.100 tipo Repasto negro sobre rojo (Dibujo. G. Valenzuela).

Figura 9        Estructura 204 del Grupo Cascabel con Gustavo Martínez

Figura 10        Operación 204 HM4.4  Tipo Sierra Rojo  (Dibujo G. Valenzuela).

Figura 11        Operación 204 HM4.4  Polvero Negro (Dibujo  G. Valenzuela).

Figura 12        Operación 204 HM4.4  Correlo Inciso  (Dibujo G.Valenzuela).

Figura 13        Operación 204 HM4.4  Sacluc (Dibujo G. Valenzuela).

Figura 14        Operación 204 HM4.6  Zapatista dicromo (Dibujo G.Valenzuela).

Figura 15        Operación 103  En residencia doméstica, 2 vasijas preclásicas sobre el piso de estuco (Dibujo E. Ortega).

Figura 16        Operación 108i 03.06 Tipo cerámico Sierra rojo sobre el piso de estuco

(Dibujo E. Ortega).

Figura 17        Operación 108i 06.28. Cerámica preclásica, tipo desconocido (Dibujo E. Ortega).

Figura 18        Operación 108i 14.97. Cerámica preclásica, tipo desconocido (Dibujo E. Ortega).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *