Asociación Tikal

48. ASUNCIÓN MITA Y SUS IMPORTANTES SITIOS ARQUEOLÓGICOS OLVIDADOS DESDE HACE MUCHOS AÑOS – Guillermo Mata Amado – Simposio 23, Año 2009

Descargar este artículo en formato PDF

Mata Amado, Guillermo

2010        Asunción Mita y sus importantes sitios arqueológicos olvidados desde hace muchos años. En XXIII Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2009 (editado por B. Arroyo, A. Linares y L. Paiz), pp.629-642. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala (versión digital).

48

ASUNCIÓN MITA Y SUS IMPORTANTES SITIOS ARQUEOLÓGICOS OLVIDADOS DESDE HACE MUCHOS AÑOS

Guillermo Mata Amado

Asociación Tikal

PALABRAS CLAVE

Arqueología Maya, Arqueología del Altiplano, Jutiapa, Asunción Mita, juego de pelota, esculturas,

Preclásico Terminal, Clásico, Postclásico

ABSTRACT

ASUNCIÓN MITA AND ITS IMPORTANT ARCHAEOLOGICAL SITES, FORGOTTEN FOR MANY YEARS

Asunción Mita is the seat of the municipal government of the same name in the Department of Jutiapa in the western part of the Republic of Guatemala. The title of this work may seem strange; however, the reality is that archaeological sites found on the outskirts of Asunción Mita were only superficially investigated. In 1938, Kidder briefly visited the ruins of Asunción Mita and reported seeing two elongated and parallel mounds, between which was a stone monument in the shape of a spike, suggesting the possibility that the group was a ballcourt. In April of 1949, Stromsvik, a researcher with the Carnegie Institute of Washington, DC, accompanied Don Gustavo Espinoza of IDAEH, undertook a rapid operation of study and salvage of the area that would later be destroyed by highway construction; together with other nearby mounds, the area is known by the locals as Cerro de Las Lajas. This work presents important data on a little known region.

Asunción Mita es la cabecera del municipio del mismo nombre del departamento de Jutiapa en el oriente de la república de Guatemala. Este departamento colinda al este con la república de El Salvador, al sur con el océano Pacífico, al oeste con el departamento de Santa Rosa y al norte con los departamentos de Jalapa y Chiquimula. Su localización geográfica es de 14°20’30.66 N y 89°43’78 O con una altura de 470.05 MSNM. Cuando funcionaba el ferrocarril en Guatemala, el ramal que partía de Zacapa para la república de El Salvador tenía dos estaciones: la de Anguitú y Asunción Mita debido a que era un punto importante de la localidad (Gall 1978). A continuación, se presenta un resumen de información antigua extraída a partir de la escasa información documentada de Asunción Mita.

Fuentes y Guzmán (1933) relata ampliamente la dificultad que tuvieron los españoles para conquistar a los poderosos, valientes y aguerridos habitantes de Mictlan, que tenían a su ciudad muy bien protegida y relata además que sus construcciones eran de alta calidad, mostrando también, algunos dibujos de las armas que utilizaban y sus buenas relaciones con sus vecinos de Esquipulas. Posteriormente Cortez y Larraz proporciona información sobre la parroquia de Nuestra Señora de  Asunción Mita dando información general de lo que encontró en su visita como Arzobispo de Guatemala. El único concepto que aquí interesa es el que literalmente dice: “Que el idioma materno del pueblo de Asumpción Mita es el mexicano y el de Santa Catharina el pokoman pero que todos entienden y hablan el castellano” (Cortez y Larraz 1958).

El presbítero secular del arzobispado de Guatemala en su historia menciona la importancia de la Vicaria de Mita con sus dependencias de Jalapa, San Cristóbal, Jutiapa, Conguaco y Purificación de los Esclavos. Y en la sección índice alfabético de las Ciudades, Villas, Pueblos y Lugares del Reino se menciona que Asunción tenía la categoría de Cabecera de Curato (Juarros 1809).

En la Guía de “Forasteros en Guatemala” del año 1856, bajo el gobierno del General Rafael Carrera, se publicó en este pequeño y completo documento una sección de parroquias del arzobispado y ministros que las servían. Enumerando lo que sigue: vicaria provincial de Mita con las siguientes parroquias en su jurisdicción: parroquias de Asunción Mita, Santa Catarina Mita, Cuajiniquilapa, Azacualpa, Jutiapa, Conguaco, Mataquesquintla, Santa Rosa y Jalapa con los nombres de los ministros que las atendían. Se nota el cambio que desde la publicación de Juarros a ésta había acontecido, además, se hace notar la gran importancia con la que se reconocía a Mita en aquellas épocas.

Los primeros capítulos de la publicación de Adalberto Osorio (1964), tratan sobre Santa Catarina Mita, haciendo una extensa relación sobre la localización y difícil conquista llevada por los españoles sobre los pobladores que incluía también a los de Mictlán, presentando además, varios dibujos muy completos de la región. El autor Manuel Urrutia (1962), copió el mismo texto publicado en la Gaceta Guatemalteca de 1866 sobre Jutiapa en referencia a sus lugares importantes, entre ellos estaba Asunción Mita con amplias explicaciones de cómo era ese pueblo en esa época, proporcionando algunos datos estadísticos. Lamentablemente antes de terminar dice literalmente: “Omitiremos la descripción de las ruinas de Mita, por haberse publicado con todos los detalles que aquí podríamos exponer en la Gaceta Oficial…”, no ha sido posible localizar este documento que debe contener datos muy importantes sobre este tema.

Parece ser que los pobladores españoles, mestizos e indígenas, después de la conquista, construyeron su nueva población sobre un antiguo e importante asentamiento prehispánico, ya que desde esa época hasta la fecha se relata que al efectuar cualquier excavación siempre se encontraban restos arqueológicos. Dos acuerdos gubernamentales tienen relación a lo aquí tratado. El primero del 19 de septiembre de 1921 se refiere a los fondos para extraer piezas arqueológicas de la localidad y el del 24 de abril del año 1931, es en donde se declara a Asunción Mita como Monumento Nacional Precolombino. Desafortunadamente a los investigadores del Siglo XX no les llamó la atención efectuar investigaciones en el área.

El Licenciado Villacorta (1927:382) dio información sobre el sitio de Papalguapa que  literalmente decía: “No cabe duda que este sitio fue poblado en antiquísima época por pueblos de raza pipil, que se esparció por las cercanías del actual pueblo de Asunción Mita en donde existen también restos arqueológicos de pasadas civilizaciones en sitios aún no explorados”. En el mismo año Carlos E. Azurdia (1927) en una carta dirigida a Antonio Villacorta le informa que al estar trazando en 1926 la línea de los ferrocarriles Internacionales de Zacapa frontera con El Salvador, fue informado de las ruinas de Papalguapa, le envió una reseña de lo descubierto y algunas fotografías y planos. Además, le informa que en Asunción Mita hay algunos objetos arqueológicos interesantes conformados por dos ídolos aún en buen estado que medían 65 cm de alto por 30 cm de ancho, incluyéndole un diagrama. Indicando además, que en las afueras de Mita hay importantes ruinas y que podrían ser las de la capital perdida del reino Mitlanteco.

Dicho sitio sufrió las consecuencias de su deterioro cuando los Estados Unidos a finales de los años cuarenta planificaron y trazaron la carretera Panamericana también conocida como carretera Roosevelt. Hoy en día lleva el nombre de carretera internacional CA-1. Desconsideradamente no tomaron en cuenta, por no conocer la región, muchos de los problemas que ocasionaría el trazo por ellos planeado, no sólo en Asunción Mita, sino que en muchos otros lugares.

La Dirección General de Caminos de Guatemala, siguiendo las instrucciones recibidas, procedería a destruir el denominado Grupo A que era el más importante de varios grupos arquitectónicos, ya que hasta la fecha sigue siendo el sitio arqueológico más al sureste en donde se han descubierto edificaciones con características de construcciones Mayas de las Tierras Bajas, debido a la presencia de bóveda Maya. Los sitios arqueológicos que se encontraban en Asunción Mita fueron investigados superficialmente por varios arqueólogos como Kidder (1942) en el año de 1938, quien visita brevemente las ruinas de Asunción Mita y reporta haber encontrado dos montículos alargados y paralelos sugiriendo la posibilidad de que se trataba de un Juego de Pelota encontrando un monumento de piedra en forma de espiga representando una cabeza de serpiente.

Gustav Strömsvik (1949, 1950 y 1952) fue el arqueólogo que más estudios efectuó en este sitio y del que más publicaciones se cuenta al respecto hasta la fecha. Él pertenecía al grupo de investigadores de la Institución Carnegie de Washington que trabajaba varios sitios importantes en aquel entonces, entre ellos Copán en Honduras. En 1949 Strömsvik fue llamado a Guatemala por sus directores para que en compañía de Gustavo Espinoza miembro de IDAEH dieran inicio en abril a un estudio y rescate del área amenazada de ser destruida por el paso de la carretera Panamericana.

Hace referencia Gustav Strömsvik que en el Cerro de las Lajas, el cual estaba construido únicamente con este tipo de piedra, se excavó un cuarto lleno de restos de construcción y basura para determinar el tipo de estructura y detalles arquitectónicos de sus bóvedas. Se logró comprobar que en efecto son las construcciones más al sureste de Mesoamérica en las cuales se encuentra este tipo de arquitectura Maya, confirmada además, con una gran cantidad de restos de cerámica Maya policroma y del tipo Copador, fechando los restos de estas estructuras para el periodo Clásico.

Se informó con estas exploraciones preliminares que deberían de haber otros cuartos los cuales serían destruidos cuando se construyera la carretera y que en ese momento se hacía oportuno registrar los hallazgos, sin embargo y desafortunadamente, no se tuvo el cuidado de efectuar dicho registro quedando completamente destruidos los cuartos. Utilizando una brújula Brunton se elaboró un mapa completo de los sitios que están en las proximidades del poblado, denominándolos como Grupos A, B, C, y D y de otro más lejano conocido como San Juan Las Minas.

Strömsvik menciona que en los alrededores del sitio Asunción Mita se localizaron varias tumbas ya saqueadas y otras intactas con bóveda. En 1949 él y su equipo publicaron la más completa información en español que se puede consultar sobre la Arqueología de Asunción Mita hasta la fecha (Strömsvik 1950). En esa publicación se mostró por primera vez el único mapa (Figura 1) elaborado del área, indicando que el mayor y más importante complejo fue el Grupo A, en donde se encontraba el Cerro de las Lajas y además, la mejor preservada cancha del Juego de Pelota y de donde se habían retirado dos espigas verticales con la representación simplificada de guacamayas parecidas a las de Copán y Papalguapa que actualmente están empotradas en el zaguán de una vivienda (Figuras 2) las mismas fotografiadas por Carlos Sebastián en el 2005 (Figura 3).

Se reportó la existencia de otras canchas de Juego de Pelota no muy bien preservadas en el Grupo C. El artículo está ampliamente ilustrado con fotografías de lo que quedaba del Cerro de las Lajas (Figura 4a) en donde se pueden observar los cuartos con bóvedas al estilo Maya (Figura 4b) y la clase de piedra utilizada. Entre un cuarto del Cerro de las Lajas se encontraron muestras de cerámica policroma y un plato completo tipo Copador, actualmente perteneciente a un vecino de la ciudad. También se reporta un yugo de piedra que se encontraba a la entrada de una vivienda y de varios fragmentos de piedras de moler. Entre los objetos probablemente de élite, se recuperaron cinco cuentas de jade, cuentas de concha de mar y otros objetos pequeños.

La publicación también contiene un plano del Grupo A y dibujos de lo que podría haber sido el conjunto de edificios del conocido Cerro de las Lajas, desafortunadamente no tiene escala métrica. Se incluyó además, el dibujo de un fragmento de espiga encontrado recientemente y se menciona que el tiempo para desarrollar el trabajo fue muy limitado por los pocos recursos con los que contaban, terminando con el siguiente párrafo: “Cómo decimos al principio, este no es más que un sencillo informe preliminar; y la comisión de carreteras nos ha asegurado que cuando ellos estén listos para atacar de nuevo el Cerro de la Lajas, y otros situados en la ruta, avisaran al IDAEH para que envié un arqueólogo a tomar notas, aún cuando las maquinas modernas de construcción excavan tan rápidamente que dificultan al investigador una anotación precisa…” (Strömsvik 1950). Nuevamente en 1952 presenta un trabajo sobre las canchas del Juego de Pelota en varios sitios del sureste, informando ampliamente sobre Copán y notas sobre los Juegos de pelota de La Unión, Quirigua, San Pedro Pinula y los de Asunción Mita (Figura 5).

Con las muestras de cerámica recolectada, se presentó la siguiente hipótesis: “Antes de la llegada de los españoles (Asunción Mita) estaba habitada por una población procedente de México posiblemente Pipiles con cerámica del Postclásico Terminal… anteriormente hubo una época de población Maya con una duración indefinida contemporánea a Copan, con la representación de vasijas   de pintura policroma Maya y del tipo Copador del Clásico, además, de múltiples canchas para el Juego de Pelota. Y que por la cerámica recuperada debió de haber existido una ocupación aparentemente más temprana caracterizada por montículos de tierra con presencia de cerámica Usulután posiblemente contemporánea a la fase Miraflores del altiplano central de Guatemala” (Strömsvik 1952).

En el volumen 2 de Handbook of Middle American Indians se encontró un mapa en el cual se menciona a Asunción Mita, la presencia de bóvedas y las espigas representando guacamayas en Papalguapa y Mita relacionadas con Copan (Borhegyi 1965). Cuando llegaron a Asunción Mita Wauchope y Bond, su intención era efectuar algunos pozos de sondeo en medio de los sitios arqueológicos más importantes para ver si existía alguna estratigrafía, ya que Strömsvik no la mencionó. Desafortunadamente no tuvieron colaboración con los dueños de las propiedades quienes los amenazaron con armas de fuego.

Posteriormente, un vecino los condujo a una propiedad cercana que tenía los restos de  cerritos y tumbas ya saqueadas. Aún así pudieron observar largas lajas de piedra y determinar que los cerritos debieron tener un diámetro entre 3m y 12m. Solamente uno de los cerritos se veía con posibilidades de dar resultados positivos. Pensaron que llevaría por lo menos varios días para efectuar una exploración correcta, sin embargo, con el poco tiempo que disponían, falta de equipo y trabajadores, decidieron perforar pozos de prueba en lugares cercanos a los cerritos. Este lugar se encontraba al norte del Grupo C.

Posteriormente, presentaron un informe sobre el pobre resultado de sus exploraciones describiendo lo rescatado en los tres pozos perforados. Mientras tanto, la esposa de Wauchope se dedicó a recolectar tiestos de superficie. Terminó su trabajo visitando la muestra de cerámica que se encontraba en las bodegas del Museo Nacional de Guatemala con muy poca información. Llegaron a lo que Strömsvik llamó la Acrópolis con su gran estructura de 150 m por 80 m, aunque en aquel entonces ya estaba muy destruida y con menor tamaño.

No hallaron nada importante y los tiestos recuperados estaban muy erosionados, llegando a la conclusión de que el área ha tenido varias ocupaciones en diferentes periodos de tiempo ya que los restos de cerámica recolectados datan desde el Preclásico Terminal parecidos a los de la fase Providencia de Kaminaljuyu hasta cerámica policroma del tipo Copador perteneciente al Clásico Terminal, semejante a la cerámica de las Tierras Bajas Mayas. También se encontró cerámica del Postclásico relacionada con la ocupación de pobladores provenientes de México posiblemente Pipiles o Aztecas. La publicación está ilustrada con muestras de cerámica, fragmentos de figurillas (Figura 6) y unas hachas ceremoniales que se encuentran en el Museo Nacional y que proceden de Asunción Mita sin ninguna información adicional (Wauchope y Bond 1989).

Sobre los Juegos de Pelota Alain Ichon (1991), presentó un trabajo sobre el tema puntualizando sobre los otros que se encuentran en el oriente de Guatemala y los de Asunción Mita. El trabajo está ilustrado con un mapa de los departamentos de Jalapa, Chiquimula, Jutiapa y Santa Rosa. También establece la diferencia de estos Juegos de Pelota en tres categorías: abierto, en palangana y en T. En el primer tomo de los seis que comprende la “Historia General de Guatemala”, se publica un trabajo titulado “El Oriente: del Preclásico al Postclásico”, mencionando la cuenca del río Motagua, la cuenca del lago de Izabal y la región sur del río Motagua, en esta sección se hace un breve comentario sobre Asunción Mita, indicando que aún en el año 1999 se conocía muy poco sobre este importante asentamiento prehispánico (Barrientos, et al. 1999), lo cual confirma el titulo de esta ponencia.

En los años de 1980 Alain Ichon y Rita Grignon (2003) realizaron varios recorridos arqueológicos en el oriente de Guatemala. El informe final fue presentado a CEMCA y al IDAEH pero sin más publicaciones. Se consultó la parte en que se describe a Asunción Mita como un sitio muy importante ya que son varios los grupos alrededor de la población. Además, mencionan algunos otros grupos más retirados proporcionando datos presentados por otros investigadores. No se tuvo acceso a las fotografías que ilustraban el trabajo.

Recientemente Perrot-Minnot (2005) publica un pequeño artículo con el nombre “Lugar de los Muertos” que es como Antonio Peñafiel traduce del Nahuatl el nombre de Mitlan, señalando la importancia de los sitios en y a los alrededores de Asunción Mita motivando a que se procediera a que se rescatar la valiosa información que aún es recuperable. Posteriormente, el mismo arqueólogo Perrot-Minnot (2006) en su tesis doctoral propone algunas teorías sobre las relaciones de esta región con otras culturas del área Mesoamericana. Existiendo varias canchas de Juego de Pelota en Asunción Mita, Perrot-Minot sugiere que deben de haberse encontrado algunas hachas y yugos.

Strömsvik menciona un yugo en uno de sus trabajos. Un hacha ceremonial de un material muy precioso es mencionada por Villacorta (1927). Y en la publicación de Shook y Marquis (1996) se mencionan los Yugos Y35 de piedra porosa volcánica sin ninguna decoración y el yugo Y46 de piedra volcánica lisa y pulida. El yugo Y146 presentaba decoración en la parte externa de sus dos caras, ha estado exhibido en España en 1990 y publicado en “Los Mayas: El esplendor de una civilización” y en un catálogo japonés con una magnifica fotografía. Publicados están también, el yugo Y150 con decoración completamente lisa, el hacha BP1 bellamente esculpida con la figura de un buitre, trabajado sobre una piedra muy fina de color azul que es la que menciona Villacorta con una fotografía y el hacha U3 con la representación de un diseño abstracto.

La mayoría de los autores hacen mayor énfasis en las canchas del Juego de Pelota que sin duda fueron muy importantes. Sin embargo, trataron de localizar informaciones y permisos de fuentes formales para aumentar el conocimiento que de esta gran región se tiene. La primera que se menciona es la estela de Asunción Mita (Mata 2009), ya que en toda la región oriental no ha sido reportada ninguna otra. Fue encontrada en un potrero en la parte norte de la población en los años de 1960, se supone que proviene de un área cercana al Grupo D o de la Acrópolis, cercana al río Grande. La estela  está trabajada sobre una piedra muy dura de origen volcánico por lo que su superficie es muy porosa impidiendo definir su iconografía.

La estela consiste en un bloque de roca volcánica con una altura total de 1.60 m. El monumento se puede dividir en dos partes. La primera parte o sección inferior, es la que estuvo enterrada como espiga con un ancho de 75 cm disminuyendo hasta 20 cm y con una altura de 50 cm. La parte esculpida mide 1.10 m de altura, el ancho varía entre 75 cm y 78 cm. La parte lateral izquierda de la estela mide entre 15 cm y 25 cm de grosor. En el lateral derecho es más ancha midiendo entre 20 cm y 30 cm de ancho. La parte posterior está poco definida, es más gruesa en el centro disminuyendo hacia los lados. La parte superior del monumento termina en una curvatura. Su peso aproximado es de 165 kg (Figura 7).

DESCRIPCIÓN LIBRE DE LA CARA ANTERIOR DE LA ESTELA

El monumento está esculpido en bajo relieve en tres de sus lados: la parte frontal y los laterales. En la parte frontal se observa un rostro antropomorfo con rasgos simplificados que da la apariencia de una cara descarnada, con un tocado compuesto por dos bandas gruesas separadas por un espacio, terminando con tres protuberancias por lado, las cuales podrían representar huesos largos o bien una banda de tela o tocado anudado. Sobre la banda superior se notan ligeramente tres elevaciones separadas por hendiduras.

Las cuencas de los ojos tienen una especie de marcos que las encuadran dándoles un aspecto cuadrangular, estas hendiduras continúan hacia los lados terminando por debajo de las órbitas formando los pómulos y limitando a la nariz de forma rectangular. En ambos lados de la cara, a la altura de la nariz, entre el espacio de las cuencas y los dientes, se observa la curvatura que define la parte inferior del arco cigomático. Debajo de la nariz se encuentra la hilera superior de seis piezas dentales cuadrangulares, seguidas por abajo de una leve depresión o hendidura que los separa de la hilera inferior. Se aprecia una línea semicircular que delimita la cara, que se continúa ligeramente hacia los lados, formando lo que  puede corresponder al mentón o barbilla.

En el lateral derecho, principiando por la parte más gruesa, se ven claramente dos cartuchos circulares concéntricos con 24 cm de diámetro, uno sobre el otro, seguidos de una depresión, luego un círculo alzado menor y al centro una depresión circular. Un tercer cartucho superior de las mismas características pero más pequeño no está muy bien definido. En el lado izquierdo, que es más angosto que el derecho, se pueden definir ligeramente cuatro cartuchos circulares tallados de la misma manera.

VISITA ACTUAL A ASUNCIÓN MITA

En una reciente visita a Asunción Mita por el autor, se observaron dos pequeñas espigas de piedra que se pueden describir como marcadores que representan figuras de animales (Figura 8). En su visita también observó varias colecciones de cerámica (Figura 9) y algunos objetos de piedra verde, todas las personas aseguraron que dichos objetos eran provenientes de áreas cercanas a sitios arqueológicos. En las ilustraciones sobre objetos recuperados, se muestran algunos ejemplos que se cree por sus características son del Preclásico Terminal. En las muestras del Clásico se ilustran unas piezas del estilo Copador. También se fotografiaron piezas del Postclásico.

Se lograron fotografiar unas piezas de oro, la primera representa a un caracol manufacturado con la técnica de cera perdida sobre un núcleo de carbón. Es posible que estas piezas pertenecieran a alguna migración de etnias procedentes de México que ocuparon estos territorios durante buena parte del Postclásico, confirmado en varios documentos históricos en donde se menciona que los pobladores de esta región hablaban mexicano. El caracol de oro fue encontrado por una campesina entre una hortaliza cercana al Complejo I. Mide 2.70 cm de largo por 1.50 cm de ancho en la parte más ancha, 1 cm en la base y con 3 cm en la punta. En la base tiene dos agujeros de 1 cm que lo atraviesan para ser colgado como collar o arete con la punta hacia abajo. La parte más gruesa mide 5 cm.

Las otras piezas de oro consisten en unos pequeños cascabeles que los propietarios usaron para combinarlos con cuentas de piedra verde y formar un collar. Otros habitantes del área mostraron dos piezas de piedra verde, la grande mide casi 11 cm de largo con dos perforaciones horizontales. El más pequeño mide 5 mm de diámetro y en los lados presenta dos agujeros que atraviesan toda la pieza.

A modo de conclusión, es lamentable decir que la mayoría de los restos de las estructuras han sido dañados por varias causas y los que aún permanecen desaparecerán en los próximos años por la expansión de la ciudad y de los campos de cultivo agrícola. Uno de los ejemplos actuales es que en el área del Grupo I se está terminando un área de parqueo para la central de autobuses. También se notaron mojones para las futuras calles y definición de lotes para la venta.

Sin embargo, aún queda mucho por investigar, hay algunos montículos altos y estructuras largas cubiertas por el pasto y siembras. Según lo mencionado por todos los autores aquí citados, la falta de investigación arqueológica en Asunción Mita, se ha debido en parte por los presupuestos tan pobres acortando el tiempo de investigación en campo. Es de urgencia tomar las medidas pertinentes para poder recuperar la información que aún se puede rescatar y darle la importancia que se merece a la gran metrópoli de Mitlan o Mita con sus imponentes estructuras.

REFERENCIAS

Azurdia, C. Enrique

1927        Las Ruinas de Papalguapa. En Anales de la Sociedad de Geografía e Historia de Guatemala.         Tomo IV, Volumen 1. Tipografía Nacional.

Barrientos, Q. Tomás, Marion Popenoe de Hatch y Matilde Ivic de Monterroso

1999        El Oriente: del Preclásico al Postclásico. En Historia General de Guatemala. Época  Precolombina, Tomo I. Asociación de Amigos del País, Fundación para la Cultura y el Desarrollo.

Borhegyi, S.

1965        Archaeological Synthesis of Guatemalan Highlands. En Handbook of Middle American Indians,         vol.2, (editado por R. Wauchope y G. R. Willey), pp. 4. University of Texas Press, Austin.

Cortez y Larraz, Pedro

1958        Descripción Geográfico-Moral de la diócesis de Goathemala. En Anales de la Sociedad de         Geografía e Historia de Guatemala, 2(20). Tipografía Nacional, Guatemala.

Fuentes y Guzmán, Francisco Antonio

1933         Recordación Florida. Sociedad de Geografía e Historia de Guatemala. Tomo II, Libro IV,         Capítulos II y  III. Tipografía Nacional, Guatemala.

Gall, Francis

1978        Diccionario Geográfico de Guatemala. Tomo I.

Ichon, Alain

1991        El Juego de Pelota Prehispánico en el Oriente de Guatemala. En II Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 1988, (editado por Juan Pedro Laporte, Olga de Hazzard) pp: 104-106. IDAEH, Ministerio de Cultura y Deportes y Asociación Tikal, Guatemala.

Ichon, Alain y Rita Grignon

2003         Informe de un recorrido arqueológico en el oriente de Guatemala. Informe entregado a la         Dirección General del Patrimonio Cultural y Natural de Guatemala, CEMCA, Guatemala.

Juarros, Domingo

1809        Compendio de la Historia de la Ciudad de Guatemala. Impreso por Ignacio Beteta.

Kidder, Alfred V.

1942        Archaeological specimens from Yucatan and Guatemala. Notes on Middle American         Archaeology and Ethnology, No. 9, Carnegie Institution of Washington, Washington, D.C.

Mata Amado, Guillermo

2009        Una estela de Asunción Mita. Mexicon 31(1):6-7. Mockmuhl.

Osorio S., Adalberto J.

1964        Santa Catarina Mita: Ensayo monográfico. Tipografía Nacional, Guatemala.

Perrot-Minnot Sèbastian

2005        Las ruinas del lugar de los Muertos: Resplandor Prehispánico del oriente. Revista D, Prensa         Libre. No.13: 24-25, Guatemala.

2006        Défininition archéologique de l´entité culturelle de Cotzumalguapa (Guatemala –El Salvador),         Universidad de Paris Panthéon-Sorbonne.

Shook, Edwin y Elayne Marquis

1996         Secrets in Stone: Yokes, Hachas and Palmas from Southern Mesoamerica. American         Philosophical Society, Philadelphia.

Sin autor

1856        Guía de Forasteros en Guatemala. Imprenta de la Paz en el Palacio del Supremo Gobierno.

Strömsvik, Gustav

1949        Honduras and Guatemala. Carnegie Institution of Washington, Washington, D.C.

1950        Las Ruinas de Asunción Mita: Informe de su reconocimiento. Informe entregado a la Dirección         General del Patrimonio Cultural y Natural de Guatemala, Guatemala.

1952        The Ball Courts at Copan with notes of Balla Courts al La Unión, Quirigua, San Pedro Pinula         and Asunción Mita. Notes on Middle American Archaeology and Ethnology, No. 596, Carnegie         Institution of Washington, Washington, D.C.

Urrutia, Manuel José

1962         Apuntamientos estadísticos del departamento de Jutiapa. Guatemala Indígena 2(1):17-27.         Guatemala.

Villacorta, J. Antonio y Carlos A.

1927        Arqueología Guatemalteca. Sociedad de Geografía e Historia de Guatemala. Tipografía         Nacional, Guatemala.

Wauchope, Robert y Margaret N. Bond

1989         Archaeological Investigations in Jutiapa, Guatemala. Middle American Research Institute,         Tulane University, pp. 15-20. New Orleans, Louisiana.

Figura 1        Mapa del sitio Asunción Mita por Gustavo Strömsvik.

Figura 2        Espigas en el zaguán de vivienda por Gustavo Strömsvik, 1950.

A. Espiga No. 1   B. Espiga No.2

Figura 3        Espigas fotografiadas en 2005.   A. Espiga No.1   B. C. y D. Espiga No. 2

Figura 4        A. Fotografía de Bóveda Maya por Gustavo Strömsvik.

B. Fotografías del Cerro de las Lajas por Gustavo Strömsvik.

Figura 5        Juegos de Pelota.  A. Asunción Mita, Jutiapa.      B. Copán, Honduras.

Figura 6        Figurillas provenientes de áreas cercanas al sitio arqueológico Asunción Mita.

Figura 7        Estela  de Asunción Mita (fotografía G. Mata 2008).

Figura 8        Fragmento de Espiga No. 3 encontrado en 2009.

Figura 9        Ejemplos posclásicos de cerámica, oro y piedra verde.

Figura 10        Ejemplos de cerámica clásica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *