Asociación Tikal

14. ARQUEOLOGÍA DE LA ARQUITECTURA: UNA PROPUESTA METODOLÓGICA PARA LA INTERPRETACIÓN DE UN EDIFICIO COLONIAL EN LA ANTIGUA GUATEMALA – Ana Betzabé Cruz Caballeros – Simposio 23, Año 2009

Descargar este artículo en formato PDF

Cruz Caballeros, Ana Betzabé

2010        Arqueología de la arquitectura: Una propuesta metodológica para la interpretación de un edificio colonial en la Antigua Guatemala. En XXIII Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2009 (editado por B. Arroyo, A. Linares y L. Paiz), pp.171-184. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala (versión digital).

14

ARQUEOLOGÍA DE LA ARQUITECTURA: UNA PROPUESTA METODOLÓGICA PARA LA INTERPRETACIÓN DE UN EDIFICIO COLONIAL EN LA ANTIGUA GUATEMALA

Ana Betzabé Cruz Caballeros

Consejo Nacional para la Protección de La Antigua Guatemala

PALABRAS CLAVE

Arqueología colonial, La Antigua Guatemala, arquitectura, estratigrafía

ABSTRACT

ARCHAEOLOGY OF ARCHITECTURE:  A METHODOLOGICAL PROPOSAL FOR THE INTERPRETATION OF A COLONIAL STRUCTURE IN ANTIGUA, GUATEMALA

This work will present the results of the methodological application of a vertical stratigraphic analysis of a Colonial period structure, specifically the architectural complex of San Jerónimo, located on the northwestern edge of Antigua, Guatemala, which was originally created as a school by the Mercedarian Order and later was used as the royal customs house. This methodology supports the interpretation of the structure in terms of its history and transformation over time.

GENERALIDADES

Este estudio tuvo por objeto abordar la Arqueología de la Arquitectura, para la lectura de un monumento colonial, por lo que dentro de esta línea de investigación se ha aplicado el método al estudio de la arquitectura histórica, proponiendo algunas adaptaciones específicas, según la necesidad de este caso en particular, como lo es el Conjunto Arquitectónico de San Jerónimo.

Por lo anterior, aquí se presentan los resultados de la aplicación metodológica del Análisis Estratigráfico al antiguo complejo arquitectónico de “San Jerónimo”, ubicado al nor-poniente de la Plaza Mayor de La Antigua Guatemala. Este Complejo está constituido por la Ermita del mismo nombre y tres edificaciones que le fueron adosadas posteriormente, inicialmente la Capilla de Jesús Nazareno en el muro norte de la nave de la Ermita, en otra etapa constructiva, el adosamiento de una Sacristía, adosada siempre en el mismo muro que la Capilla del Santo Cristo, y por último el adosamiento de un Claustro en el muro testero de la Ermita, el cual fue creado originalmente como colegio a cargo de la orden mercedaria, y posteriormente fue reutilizado para ser sede de la Real Aduana. De este complejo arquitectónico, fue aplicada la metodología propuesta únicamente a la fábrica de la Ermita de San Jerónimo, y a dos construcciones que se le adosan a esta en el muro norte.

Desde el punto de vista de (Caballero Zoreda 2002), “La estratigrafía supone la imposición de un rigor descriptivo y analítico imprescindible y previo a cualquier otro tipo de análisis y a la argumentación propiamente histórica. La estratigrafía es la columna vertebral de nuestros estudios y solo en tanto que esto se acepte y se aplique así por el cuerpo de profesionales, se dará un avance significativo de la arqueología de la arquitectura…)”.

Por tanto, la arqueología de la Arquitectura a través del método de análisis estratigráfico murario, es el que permite no sólo realizar un estudio de las fases constructivas del edificio, sino también posibilita la documentación detalla de todos los elementos, materiales y técnicas constructivas presentes en el conjunto en su estado actual. Se puede afirmar por ello que en este estudio, que el levantamiento estratigráfico en la Ermita de San Jerónimo aporta en primer lugar, la documentación del patrimonio existente en sus componentes materiales; en segundo lugar, sirve de base para la redacción de las hipótesis de las fases constructivas; y en tercer lugar, es un enlace con  eventuales proyectos de restauración.

ANTECEDENTES DE INVESTIGACIÓN

La aplicación del método del análisis estratigráfico a la arquitectura, es relativamente reciente. Sin embargo, entre otros de los investigadores que se han ocupado de su sistematización metodológica, se pueden citar: Brogiolo, Parenti, Francovich, Mannoni, Doglioni, Caballero, aunque cada uno con sus particularidades, sin apartar los principios comunes y directivas metodológicas.

La arqueología de la Arquitectura es una disciplina que nace en Gran Bretaña, en los años 70, de aplicar el método arqueológico a la arquitectura con intención de documentar los procesos de estratificación existentes en un edificio, con esta metodología, se puede investigar tanto en la historia constructiva del propio edificio como en la historia social de la arquitectura. El catedrático de Arqueología Agustín Azkarate, fue el primero que en el País Vasco, en los años 90 se intereso por la disciplina, casi dos décadas después comenzó a dirigir el grupo de Arqueología Tardoantigua y Medieval y de la Arqueología de la Arquitectura, constituyo en 2000 como una Unidad (Montero 2003).

Sobre la temática de la Arqueología de la Arquitectura como metodología, es preciso indicar, que el método estratigráfico no es original de la Arqueología, sino que procede de la Geología, aunque necesite para el paso de una a otra de correcciones instrumentales. Por otra parte, el método Harris, que basa sus estudios principalmente en los estudios geológicos, lo único que hace es aplicar mayor rigor a esta lectura documental y a su registro. Ello no quiere decir que métodos precedentes, ya sea en la línea de la Historia del Arte o de la Arquitectura o de la propia Arqueología no tengan como finalidad los mismos objetivos, pero su rigor está muy lejos del que se consigue actualmente con el método Harris, tratándose habitualmente de métodos meramente intuitivos aplicados a la arquitectura de modo asistemático.

De manera resumida, parte de lo que se conoce en Arqueología de la Arquitectura en la Península Ibérica a manera de antecedentes de investigación se puede citar:

  • El Curso Arqueología de la Arquitectura, celebrado en Burgos en el año 1996;
  • V Congreso de Arqueología Medieval Española celebrado en Valladolid en 1999;
  • Caballero Zoreda y Fernández (1997) proponen que se puede contar con una base teórica sólida, su continuidad podría suponer una correcta y necesaria generalización.
  • J. A. Quirós Castillo, en el año 2002 observá el crecimiento del número de intervenciones, pero cree que en un marco metodológico que aún necesita profundizar su desarrollo.
  • Seminario Internacional de Arqueología de la Arquitectura realizado en Vitoria en 2002, que supone la aparición de la Revista de Arqueología de la Arquitectura.”

METODOLOGÍA

Como parte de las técnicas para la toma de registro en este estudio, se recurrió a la técnica fotográfica corregida, obtenida por métodos tradicionales, incluyendo en ellas el detalle de los límites de Unidades Estratigráficas (UE), según el caso (Figura 1). Así mismo, se empleó  la planimetría para registrar la estratigrafía, que se ajustaba a la realidad constructiva. Para este fin se ha estudiado los paramentos del edificio, tanto internos como externos, y la identificación de las relaciones que existen entre las diversas partes heterogéneas reconocidas.

La planimetría, que siempre debe ser obligatoria, es la que debe incluir todos los elementos constructivos, como el detalle del aparejo y las superficies e interfaces que definen los elementos singulares y delimitan las (UE) para ello se presenta como ejemplo el muro sur de la nave de la Ermita, con especial atención al paramento norte, como se puede apreciar en la (Figura 2).

En el desarrollo de esta metodología han sido contempladas algunas variables constructivas que aparecen en la unidad básica de la investigación, en este caso esa unidad básica, serán algunos paramentos del muro sur de la nave de la Ermita, así como el muro de su fachada principal.

Las variables definidas en este estudio para el análisis de los paramentos son los siguientes:

  •  Aparejo (cómo están dispuestos los materiales que constituyen cada muro)
  • La talla
  • Tipo de piedra
  • Argamasa

Una vez estudiadas las variables se analizan entre sí para ver cuáles se relacionan formando grupos. Por ejemplo, un muro que está construido con un tipo de aparejo y argamasa, forman una solo Unidad Estratigráfica, que a la vez permite definir una Unidad Constructiva (UC), Por lo que todo ello está formando un grupo constructivamente homogéneo que refleja la forma de edificar de una etapa cronológica concreta.

Para el desarrollo de esta investigación se trabajo básicamente en cuatro fases, las cuales se describen a continuación:

PRIMERA FASE DE INVESTIGACIÓN

Fue estudiada la Ermita como conjunto de cuerpos de fábrica diferentes, pero adosados los unos con los otros, cuyas relaciones, de contemporaneidad, anterioridad y posterioridad, fueron posibles de leer en los puntos de unión entre los muros, como ejemplo de ello, primeramente el adosamiento en parte de la Capilla de Jesús Nazareno, que si bien se llega a adosar en algunos puntos del muro norte de la nave de la Ermita, en otros sectores de este mismo muro, se remueve parte del mismo, para sacar de cimiento la construcción de la Capilla. En segundo lugar, el adosamiento de la Sacristía, tanto al muro norte de la nave de la Ermita, como al muro oriente de la Capilla de Jesús Nazareno, como se puede apreciar en la (Figura 3).

SEGUNDA FASE DE INVESTIGACIÓN

Fueron estudiados los cuerpos de fábrica singularmente, documentando para cada uno de ellos los alzados de detalle, hasta llegar a la definición de las unidades estratigráficas constructivas, caracterizando la recogida de la documentación en diferentes niveles de aproximación (desde lo general hasta lo particular) ver (Figuras 1 y 2).

TERCERA FASE DE INVESTIGACIÓN

En esta fase, se puede contemplar las adaptaciones metodológicas en la aplicación del análisis estratigráfico constructivo, donde además de considerar las variables de (aparejo, talla, tipo de piedra y argamasa), fue complementado con el análisis de las huellas de uso, propio de la arqueología. Este análisis fue posible realizarlo en el paramento interior de la fachada principal de la Ermita, con la evidencia de cuatro mechinales, que pese a una intervención realizada en los años cuarentas, que cerro el resto de mechinales, los cuales servirían como testimonio del tipo de de estructura que existió para el coro alto, por medio del análisis de huellas de uso, se pudo determinar la existencia de otros, y de este modo saber que existió un artesonado en este sector.

CUARTA FASE DE INVESTIGACIÓN

Realización de dibujos de planta en el programa AutoCad de los diversos momentos constructivos detectados, a fin de presentar las transformaciones de la Ermita a través del tiempo. Al mismo tiempo, fueron calcadas algunas fotografía de paramentos de ciertos muros, con el fin de determinar el aparejo y por consiguiente las unidades estratigráficas, que en su conjunto, permitieron formular una hipótesis para las diferentes etapas constructivas y algunos procesos de readecuación, es de indicar que las etapas constructivas definidas en este estudio, podría variar con posteriores estudios arqueológicos, debido a que no fue excavado en el subsuelo, por lo contrario, el estudio fue realizado a partir del suelo hacia arriba, con la lectura de los remanentes observables.

EL APORTE DE ESTA METODOLOGÍA

Su utilización, como método e instrumento, facilita el estudio de la patología de los edificios, elementos importantes para la intervención en materia de restauración de un edificio antiguo, el diagnóstico del edificio a través del análisis de las patologías, se convierte en un componente indispensable para cualquier proyecto de restauración en edificios antiguos, ya que es la base para establecer la prioridades y la forma en que se va a resolver la problemática del edificio. Con esta metodología, también, se obtienen la diferenciación de materiales de construcción, lo que sirve para definir diferentes tecnologías y tipos de materiales de construcción. Por último, definición de las Unidades Constructivas del edificio para diferenciar sus etapas, lo que presupone: la norma y el rigor del análisis. A la postre ofrece las mismas condiciones del subsuelo: salvamento mediante el registro científico de un documento histórico que se presenta con las características arqueológicas de estratigrafía y tipología.

ANÁLISIS DE LA ERMITA DE SAN JERÓNIMO

UBICACIÓN  GEOGRÁFICA

El conjunto arquitectónico de San Jerónimo está ubicado al nor-poniente de la Plaza Mayor de la ciudad de Santiago de Guatemala, hoy la Antigua Guatemala en el Valle de Panchoy. Actualmente, este conjunto se encuentra limitado al norte por un terreno carente de construcciones, al oriente por la Calzada Santa Lucia, Calzada que en la actualidad, ha sido transformada en su fisonomía, con la construcción de inmuebles con una altura mayor a los inmuebles antiguos más próximos; al sur, por casas particulares y al ponente en parte por lo que se conoce como la Pólvora, donde actualmente existe un parqueo municipal y un mercado (Figura 4).

DEFINICIÓN DE UNIDADES ESTRATIGRÁFICAS CONSTRUCTIVAS

ANÁLISIS DE LA FACHADA PRINCIPAL

En la fachada principal de la Ermita, fueron realizados dos estudios, uno fue el análisis de huellas de uso, las cuales son evidentes con cuatro de los mechinales que aún se encuentran visibles, que aunque el resto fueron borrados al realizar una intervención de carácter restaurativo al colocar un dintel de concreto en el ingreso principal a la nave, sin embargo es posible visualizar esa intervención debido a la diferenciación de acabado en ese sector, lo que presupone que aunque actualmente solo hayan cuatro mechinales, los otros hayan sido borrados al realizar la integración de un nuevo dintel de concreto. Por otro lado, fue analizado el sector norte del mismo muro, donde a través del análisis estratigráfico, fue posible establecer el engrosamiento del muro norte de la nave del templo, debido a que este se llega a adosar a la fachada original. Al observar el aparejo del muro en este sector se puede ver claramente la diferenciación de las UE, donde una de ellas al parecer se le extrae material compositivo, para a partir de allí, desarrollar un arco, que permitiera crear un ingreso a un pequeño ambiente para lo que se cree fue habilitado para el bautisterio (Figura 5).

ANÁLISIS DEL MURO SUR DE LA NAVE DEL TEMPLO

El análisis de este muro, a través de la identificación de Unidades Estratigráficas Murarias, permitió definir por lo menos seis, de las cuales cuatro, aluden a diferentes procesos constructivos del muro, la UE identificada con el número 1 corresponde al muro original de tapial; otra unidad, identificada con el número (2) alude al muro de mampostería de piedra y ladrillo unidos con argamasa de arena y cal, que en parte fue construido sobre el muro original de tapial; la unidad con el número (3) indica un resane antiguo al muro, al parecer este muro presentaba faltante de material, por lo que fue necesario reponerlo; por último la unidad con el número (4) indica el adosamiento parcial de una base de ladrillo para columna, esta columna, como otra adosada al muro norte de la nave, servirían como portantes para un artesonado, y así definir el coro de la nave única de la Ermita. Las otras dos restantes unidades, por ejemplo, la identificada con el número (5) corresponde a algunos sectores de enlucido que conserva el muro, principalmente en la parte inferior del mismo, actualmente se presenta sin ningún pigmento. La última unidad identificada con el número (6) define los restos de un acabado a manera de repello, con ataque biológico (alga) véase (Figura 6).

ANÁLISIS DEL MURO NORTE DE LA NAVE DEL TEMPLO

En este muro, al igual que el anterior, fue posible realizar el análisis de huellas de uso, esto se demuestra con las improntas que se pueden observar en la parte superior de dicho muro, improntas que quedaron al ser este muro adosado a otro que corría por encima a lo largo de algunos sectores del muro original de tapial de la Ermita, y que por ser de mampostería, quedó marcado la disposición del mampuesto sobre el muro adosado, que es el que limita al sur la Sacristía, por lo que, se cree que al levantar el nuevo muro de la Sacristía, se adosaría al muro norte de la nave de única, siendo la argamasa aún no solidificada, la que dejaría ese tipo de impronta al momento de secarse. Por otro lado, también se puede observar un vano de puerta inconcluso, a juzgar por el muro de tapial que lo limita por la parte inferior, por lo que es posible pensar, que este vano aunque si bien presenta algunos restos de blanqueado en uno de sus derrames, este vano nunca fue utilizado, por lo que se dieron a la tarea de tapiarlo, al parecer el proceso de este tapiado fue en dos momentos, se desconoce hasta hoy el porque del cerramiento en dos fases, las cuales fueron identificadas a través del análisis de la estratigrafía, donde los aparejos resultan diferentes, y se ven adosados (Figura 6).

DESCRIPCIÓN DE LA HIPÓTESIS DE LAS ETAPAS CONSTRUCTIVAS DE LA ERMITA DE SAN JERÓNIMO

Hasta el momento, fueron reconocidas cuatro fases constructivas, sin embargo es de indicar que al no haber realizado excavación en el subsuelo, este dato podría cambiar, por lo menos en las cuerpos de fábricas adosadas, al conocer si existen arranque de muros que yacen en el subsuelo y que pudieran estar adosados tanto a la Ermita, como a la Capilla de Jesús Nazareno y a la Sacristía. Sin embargo lo que si es determinante, es el análisis estratigráfico realizado a algunos de los muro de la Ermita, donde los muros, en su mayoría desprovistos de enlucidos, permiten conocer no sólo el material constitutivo, si no la disposición de los mampuestos. Aunque el Conjunto Arquitectónico actualmente consta de cuatro fábricas, que funcionan como cuerpos de fábricas adosadas, cada una presenta sus diversas intervenciones antiguas y modernas, con el fin en parte de los reusos que tuvo este monumento. las cuatro fabricas que conforman este conjunto son las siguientes: Ermita de San Jerónimo, Capilla de Jesús Nazareno al norte de la anterior, al igual que la Sacristía y por último al oriente un Claustro que fue construido con mampostería y tapial.  Para este estudio, únicamente se han retomando las primeras tres fábricas debido a lo extenso del trabajo, sin embargo es de aclarar que las dos primeras etapas constructiva aluden únicamente a la Ermita, las dos restantes, conforman las fábricas adosadas a la Ermita. A continuación son descritas cada una de las etapas constructivas definidas:

ETAPA  1

La primera construcción realizada del conjunto monumental de San Jerónimo, fue la Ermita con el mismo nombre, la cual fue erigida con una sola nave, con muros principalmente de tapial, de esta técnica constructiva, aún es posible visualizar pequeños remantes en los muros laterales norte y sur. Su fachada principal es a base de mampostería. Según la evidencia de huellas de uso  sobre el paramento interior a nivel del coro alto, se puede ver que esta única nave en algún momento tuvo una cubierta a dos aguas, la cual se cree pudo estar provista de teja (Figura 6). Actualmente son pocos los vestigios de niveles de piso dentro de la nave, los cuales están representados por losetas a base de barro cocido. Su fachada fue intervenida en los años cuarentas, al ser integrado un dintel de concreto, en sí toda la Ermita aparece desprovista de cubierta, por lo que el daño causado por el intemperismo es significativo.

ETAPA 2

La Ermita de San Jerónimo, posteriormente sufrió varias transformaciones, siendo una de las más significativas, la remoción de la mayor parte de los muro de tapial, para realizar una ampliación en los extremos hacia el poniente de los muros laterales norte y sur, para crear un ensanchamiento de una parte de los muros. El ensanchamiento en el muro norte, sirvió para crear un pequeño ambiente, que a juzgar por sus dimensiones y el lugar donde se encuentra, se cree pudo ser habilitado para el baptisterio; por otro lado, en el muro sur de la nave, también fue realizado otro ensanchamiento en el extremo poniente, el cual se cree fue para construir por la parte exterior un módulo de gradas, el cual permitiera conducir al ingreso del coro alto (Figura 7).

ETAPA 3

En esta fase comprende la construcción de la Capilla de Jesús Nazareno, donde se veneró por mucho tiempo a la Imagen de Jesús Nazareno que es citado ya para el siglo XVII, como aparece textualmente en el siguiente párrafo: “ la más antigua mención que fue posible encontrar de esta imagen y cofradía corresponde al año 1675, efectivamente para ese año las autoridades eclesiásticas aprobaron sus ordenanzas de cofradías…” y continua más adelante “sin embargo en su inicial solicitud los pudientes señalaron que desde varios años antes no especifican el número exacto esta imagen era objeto de mucha veneración por el vecindario, es de indicar que el barrio de San Jerónimo era servido por curas doctrineros de la orden mercedaria.” (Ubico s.f.).

Cuando se construye esta la Capilla de Jesús Nazareno, es removida la mayor cantidad del muro norte de la nave de la Ermita, de modo que esta obra queda sacada de cimientos. Debido a la falta de enlucido en la mayor parte de esta edificación es posible conocer el material compositivo, a base de mampostería de piedra y ladrillo unidos con mortero de cal y arena. Esta Capilla, a su vez, también sufre algunas modificaciones, como lo es el adosamiento de una caja de agua, en el extremo norte del muro poniente, así como la apertura de un vano de puerta en el muro oriente, el cual se cree fue realizado luego de construir un Sacristía que se adosaría posteriormente a ese muro. Por último, este vano de puerta en algún momento es tapiado, para levantar una mesa de altar en ese lugar, así como en otras, adosadas en el muro norte y oriente (Figura 7).

ETAPA 4

Esta fase constituye el adosamiento de una Sacristía, la cual es adosada tanto al muro oriente de la Capilla de Jesús Nazareno, como al muro norte de la nave de la Ermita, el cual está constituido por dos procesos constructivos, el primero que solo quedan remantes en la parte inferior, con el muro de tapial, y el segundo proceso con el levantado de un muro de mampostería para lo cual se aprovecho parte del muro de tapial. Esta construcción al igual que la capilla de Jesús Nazareno fue construida con mampostería de piedra y ladrillo y argamasa la cual se cree fue a base de cal y arena. De acuerdo al análisis de huellas de uso a esta construcción le fue trabajado un vano de puerta en el muro sur, el cual suponía la posibilidad de crear paso entre la misma Sacristía y el Presbiterio de la Ermita, para conectar, sin embargo, se desconoce porque razón este vano fue tapiado y al parecer nunca fue utilizado, debido a que la evidencia in situ muestra la continuidad del muro de tapial de la nave de la Ermita, el cual no permitía el ingreso a la misma;  así mismo es nula la evidencia de alguna grada que permitiera ingresar desde un nivel más bajo del presbiterio a la Sacristía. Otro vano de puerta que presenta esta construcción permitía el paso de la Capilla de Jesús Nazareno a este ambiente, sin embargo se cree que al momento de tapiar este vano de puerta, con tapial, ya estaba en construcción una última edificación que se adosaría a la Ermita, que sería el Claustro que serviría de cede del colegio de San Jerónimo, a cargo de la Orden Mercedaria, por lo que se realiza la apertura de un nuevo vano  de puerta en el muro oriente de esta construcción  para ser aprovechado este ambiente como parte del Claustro. Es de indicar que la construcción del Claustro pese a que no fue analizada a través de Unidades Estratigráficas, por medio de documentos antiguos, se pudo establecer que fue construida posteriormente a la Ermita, Capilla de Jesús Nazareno y de la Sacristía (Figura 8). Este claustro funcionó poco tiempo como colegio, debido a que se construyo sin licencia, por lo que posteriormente es utilizada para las instalaciones de la Real Aduana, por lo que sufre varias reconstrucciones y modificaciones para dicho propósito.

DOCUMENTOS HISTÓRICOS, COMO APORTE PARA UNA CRONOLOGÍA ABSOLUTA

Según (Ubico s.f.) la Ermita de San Jerónimo, por lo menos para la primera parte del siglo XVII ya existía, como se describe a continuación:“el templo de dicho barrio es una construcción más antigua, siendo una obra que fácilmente puedes ser fechada cuando menos para la segunda mita del siglo XVII”, de manera que a partir de este dato histórico como una cronología absoluta, se parte en la descripción de las modificaciones y etapas constructivas realizadas a la Ermita, que fue complementado con el estudio estratigráfico como cronología relativa, pero que si permitió definir todas esas intervenciones al conjunto arquitectónico.

También (Annis 1968) en su libro “Arquitectura de La Antigua” muestra un plano de la Real Aduana para 1767, realizado por Luis Diez Navarro (figura 9), sin embargo, al parecer esta obra ya había sido ejecutada a juzgar por lo que literalmente aparece en una parte de dicho plano: “Se ejecuto este proyecto y su cálculo por el ingeniero Director de los Rs (Cns) y plazas S. M. Luis Diez Navarro de Orden del M. Y S. P. G. y Capitán General de este Reino Don Pedro de Salazar y Mendoza.”; este plano indica la distribución de los ambientes para cada actividad propia de la Aduana, sin embargo por medo de fuentes escritas se sabe que en este claustro, primero funcionó el Colegio de San Jerónimo, bajo la Orden Mercedaria, por lo que se cree que el Plano de Diez Navarro muestra parte del Claustro para la disposición de colegio, con algunas remodelaciones y construcciones adosadas para que funcionara la Real Aduana, que debido al terremoto de 1773 funcionó poco tiempo en este lugar, parte de es argumentación es confirmada por el siguiente texto: “…dicha ermita era un templo que ya existía cuando en el siglo XVIII la Orden Mercedaria encamina sus esfuerzos para hacer realidad el colegio que con el nombre de San Jerónimo sería la sede donde recibirían formación los religiosos de dicha orden…”(Ubico s.f.).

LIMITACIONES DEL MÉTODO

Básicamente se pudieron establecer dos aspectos limitantes en la lectura de paramentos, como lo es la Cronología Relativa, y la conservación o aplicaciones posteriores de enlucidos que en gran manera limitan definir las unidades estratigráficas. Aunque en este estudio no fue necesario recurrir a otra técnica, debido a que la mayoría de los muros se encuentran sin enlucido, lo cual facilito la lectura, se cree conveniente que al tener la presencia de enlucidos, se puedan realizar microcalas, con el fin de ayudar a la lectura, principalmente en los adosamientos de fábricas, se considera microcalas para hacer la mínima intervención a los paramentos de los muros objeto de estudio.

CRONOLOGÍA RELATIVA

Lo que realmente nos aporta la aplicación de la metodología de análisis estratigráfico, es una cronología relativa, por lo que al igual que otros estudios en la Península Ibérica, se ha recurrido a otros instrumentos para conseguir una cronología absoluta, como lo son las fuentes primarias y secundarias, como los documentos y planos antiguos. Sin embargo, es de indicar que existe una mutua dependencia entre la estratigrafía y los instrumentos de cronología absoluta, estos dependen necesaria y previamente, en cualquier caso, de la estratigrafía, necesitan una “contextualización” previa.

LECTURAS IMPOSIBLES

Aquí es preciso mencionar los enlucidos de paramentos, los cuales al estar presente en parte de muros, limita la lectura del edifico, esto sería más el caso para la Sacristía y algunos sectores de muro de la Capilla de Jesús Nazareno, sin embargo es de indicar que, el análisis de estas dos construcciones, únicamente se limito al estudio de fábricas, por medio de análisis in situ de muros adosados.

REFERENCIAS

Annis, Verle

1968        Arquitectura de La Antigua Guatemala. Josten’s. American Yearbook Company. Visalia, California.

Caballero Zoreda, Luis

2002        Sobre límites y posibilidades de la investigación arqueológica de la arquitectura: de la estratigrafía a un modelo histórico. En Arqueología de la Arquitectura, No 1, pp:83-100. Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) : Universidad del País Vasco

Caballero Zoreda, Luis y Mier Fernández

1997        Análisis arqueológico de construcciones históricas en España. Estado de la cuestión,  En Archeologia dell’architettura, pp. 147-158.

Montero, Alberto

2003        La aplicación de la arqueología de la arquitectura a un complejo productivo. El valle salado de Salinas de Añana (Álava). En Arqueología de la Arquitectura No 2, pp:241-248. Unidad Asociada CSIC/Universidad del País Vasco. Grupo de Arqueología Tardoantigua y Medieval.

Ubico, Mario

s.f.        Historia de Jesús Nazareno de San Jerónimo hoy conocido como Jesús Nazareno de la Merced de La Antigua Guatemala.

Figura 1        Muestra uno de los detalles de los límites de unidades estratigráficas.

Figura 2        Plano que define las Unidades Estratigráficas Constructivas del muro sur de la nave de la Ermita de San Jerónimo.

Figura 3        Plano que muestra el conjunto de fábricas diferentes.

Figura 4        Plano que muestra la urbe de Santiago de Guatemala para 1773 y la ubicación del Conjunto Arquitectónico de San Jerónimo (Fuente Annis 1968)

Figura 5        Muestra el análisis muro de fachada principal, paramento oriente, a través de las huellas de uso.

Figura 6        Plano de análisis estratigráfico, y la definición de Unidades Estratigráficas Constructivas. Unidad Básica: muro sur de la nave de la Ermita.

Figura 7        Dibujo en planta de la Primera Etapa Constructiva de la Ermita, y la segunda Etapa que alude a una reconstrucción parcial de la misma.

Figura 8        Dibujo en planta de la Tercera y Cuarta Etapa Constructiva.

Figura 9        Plano de la Real Aduana realizado por Luis Diez Navarro año 1767.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *