Asociación Tikal

06. FUNDACIÓN Y DESARROLLO, RITOS Y CEREMONIAS: ÉPOCA PRECLÁSICA EN EL GRUPO A DE CEIBAL Y ANONAL – Otto Román de León, Jessica Munson, Víctor Castillo, Mónica Cortave, Flory Pinzón y Geraldine Fondebille – Simposio 23, Año 2009

Descargar este artículo en formato PDF

Román de León, Otto, Jessica Munson, Víctor Castillo, Mónica Cortave y Geraldine Fondebille

2010           Fundación y desarrollo , ritos y ceremonias: Época Preclásica en el Grupo A de Ceibal y Anonal. En XXIII Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2009 (editado por B. Arroyo, A. Linares y L. Paiz), pp.62-74. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala (versión digital).

6

FUNDACIÓN Y DESARROLLO, RITOS Y CEREMONIAS: ÉPOCA PRECLÁSICA EN EL GRUPO A DE CEIBAL Y ANONAL

Otto Román de León

Jessica Munson

Víctor Castillo

Mónica Cortave

Flory Pinzón

Geraldine Fondebille

Universidad de San Carlos de Guatemala, Universidad de Arizona y Universidad de Paris 1-Panthéon Sorbonne

PALABRAS CLAVE

Arqueología Maya, Petexbatun, Ceibal, Anonal, escalinata, escondites, Preclásico

ABSTRACT

RITES AND CEREMONIES IN THE PRECLASSIC PERIOD AT CEIBAL AND ANONAL

In Group A at Ceibal, and precisely on the east-west axis of Pyramids A-20 and A-10, archaeological investigations in 2009 have led us to the idea of the existence of an E-Group complex in the area. Rites and ceremonies that have to do with the way one see the world were carried out on this axis by the ancient inhabitants. In addition, the site of Anonal, a peripheral architectural group to the west of Ceibal, is important to study for social and ritual changes during the Preclassic period. Investigations will allow us to understand the construction sequence, as well as the political and social changes related to the principal center of Ceibal.

INTRODUCCIÓN

Ceibal se encuentra ubicado sobre una escarpa al oeste del Río La Pasión, que pertenece al sistema hídrico del suroeste de Petén, el cual se conecta al Río Usumacinta que corre río abajo hasta el Golfo de México y hacia arriba a las Tierras Altas con el nombre de Chixoy o Negro. Esto es un dato especialmente importante que puede relacionarse a la movilización y origen de los primeros asentamientos a lo largo de dicho sistema hídrico.

La Universidad de Harvard llevó a cabo investigaciones en Ceibal en los años sesentas, afirmando su ocupación temprana y su larga historia, la cual inicia en el Preclásico Medio y parece terminar en el Clásico Tardío Terminal (Willey et al. 1975; Sabloff 1975; Willey 1978).

Recientemente la Universidad de Arizona ha iniciado una nueva temporada de estudios arqueológicos, dirigidos por Takeshi Inomata, Daniela Triadan, Erick Ponciano, Kazuo Aoyama y Otto Román.

Las excavaciones en Ceibal han sido enfocadas en cuatro puntos del Grupo A:

  • En la Plaza Central en el eje Este-Oeste al frente de las estructuras piramidales A-10 y A-20.
  • Al norte de la Plaza Central.
  • Sobre la plataforma al frente de la Estructura A-24.
  • En el grupo arquitectónico definido como la Corte Este.

Aquí trataremos los incisos 1 y 3, a la vez que se presentan, como parte de los estudios regionales del proyecto, los resultados de investigación en el sitio Anonal, localizado a cuatro kilómetros al occidente de Ceibal. Por consiguiente, esta ponencia trata sobre la fundación y origen de Ceibal, su desarrollo constructivo y los ritos y ceremonias que se relacionan con estos aspectos.

EXCAVACIONES EN LA PLAZA CENTRAL DEL GRUPO A DE CEIBAL ESTRUCTURAS A-10 Y A-20

En los años sesentas, la Universidad de Harvard excavó un pozo de 2 x 2 m en el lado sur de la Plaza Central del Grupo A, en el que se encontró de manera fortuita (abajo de una serie de pisos) un escondite en forma cruciforme de estilo Olmeca, realizado directamente en el suelo natural. En su interior se encontraron cinco vasijas cerámicas, seis hachas pequeñas y un sangrador en forma de punzón de jadeita. El escondite se fechó para la Fase Real-Xe en el Preclásico Medio Temprano.

Por su conformación física y su ubicación, la idea de que las estructuras A-10 y A-20 en el eje este-oeste de la Plaza Central conforman un complejo de tipo Grupo E, fueron empujando uno de los objetivos planteados en la presente temporada: comprobar esta hipótesis condujo a la búsqueda de ofrendas o escondites dedicados al pie de dichas construcciones.

Se decidió realizar dos excavaciones, una al pie de la escalinata de la Estructura A-10 (que es una estructura piramidal) y la otra al pie de la escalinata de la estructura A-20 (que es una plataforma basal alargada con una construcción piramidal al centro y dos pequeñas estructuras una al norte y otra al sur; Figura 1).

LADO ESTE DE LA PLAZA, ESTRUCTURA A-10 (OPERACIÓN 203B)

Al pie de la escalinata de la estructura A-10, al este de la Plaza Central, se llevó a cabo una excavación de 24 m2. No llegó a niveles inferiores de suelo natural debido al tiempo que se dedicó a la documentación de los hallazgos encontrados.

Los tres pisos superiores pertenecen al Clásico Tardío, éstos fueron acabados con estuco que se encontró en mal estado de conservación, los tres empalman con la primera contrahuella de la escalinata ceremonial de la Estructura A-10.

Para la Fase Chicanel-Cantutse, Chicanel Tardío, se definieron los pisos 4, 5, 6 y 7. El piso 4 pasa por debajo de la primera grada de la escalinata, lo cual evidencia que la estructura A-10 fue fundada sobre él. Se encontró una pequeña banqueta con cara hacia la estructura. Éstas pueden ser construcciones hechas con el objeto de colocar algún monumento encima o realizar actividades rituales en el área de la plaza.

Sobre el nivel del piso 6, al frente de la escalinata, se encontró un cuenco Sierra Rojo. Asimismo, se descubrió un tendido de cerámica roja en la esquina suroeste de la excavación. Se decidió ampliar hacia el sur y remover el piso 6 para aclarar mejor el panorama descubierto.

Al limpiar el piso 7 de estuco, se apreció una serie de manchas de una matriz oscura que definía la existencia de varios escondites y agujeros en el área. El hallazgo de doce escondites dedicados al frente de la estructura se había llevado a cabo.

LOS ESCONDITES

De los doce escondites, siete contienen cerámica y lítica, mientras los cinco restantes únicamente presentan fragmentos líticos. Aún no se ha terminado de analizar el cien por ciento de la muestra; sin embargo, podemos hacer algunas aproximaciones sobre el contenido, la disposición y la importancia de su realización en este lugar.

En el escondite donde apareció el primer cuenco Sierra Rojo (E102; Figura 2), se registraron fragmentos de un plato grande del mismo tipo con una buena cantidad de esferas de caliza debajo. Asimismo, se encontró una piedra caliza tallada tipo altar sobre los fragmentos de dos platos colocados uno sobre otro de labio a labio.

Otro escondite (E103) mostró una gran cantidad de tiestos tendidos especialmente de platos Sierra Rojo, mutilados y depositados unos sobre otros (Figura 3). Contenía piezas enteras quebradas de platos y cuencos, algunos dispuestos sobre otros de labio a labio. Hubo platos que tuvieron colocadas en su interior piedras calizas canteadas tipo altar. En este escondite se encontró gran cantidad de esferas calizas cerca de los platos o colocadas dentro, algunas veces en grupos de cinco, siete o nueve.

Ubicado al este del escondite anterior, se localizó otro (E104; Figura 3), el cual estaba parcialmente perturbado en su lado oeste por la deposición del escondite E103. Aquí se encontró un plato grande tetrápodo, al que le faltó un fragmento del lado oeste, debido a la dedicación del escondite E103. Este plato tuvo en su interior una piedra circular tipo altar, que fue sostenida por 13 esferas de caliza. Asimismo, en su lado sur se encontraron tres cuencos colocados uno sobre otro.

Tres piedras tipo altar se encontraron colocadas de canto (sobre su costado) en los extremos norte, sur y oeste alrededor del plato tetrápode. Seguramente hubo otra piedra más en el lado oeste, pero fue removida en el momento del escondite posterior. La disposición de las piedras tipo altar fue en forma de cruz.

En uno de los escondites (E107; Figura 4) fueron depositados una serie de cuatro pares de platos dispuestos uno sobre otro de labio a labio. En el interior de cada uno fueron colocadas siete esferas pequeñas de caliza. Hubo otros cuencos y platos, la mayoría boca abajo.

Otro escondite (E110; Figura 4) tuvo en la parte superior un plato grande de base plana Tipo Sin Nombre del Grupo Iberia Rojo sobre Naranja, y en su interior se encontraron 147 esferas pequeñas de caliza. Este plato fue colocado sobre los soportes cilíndricos de otro plato del tipo Sierra Rojo, el que estaba de labio a labio con un tercer plato tetrápode del mismo tipo parado sobre sus soportes. Lo acompañaban otros cuencos de diferentes tamaños.

Debajo del Escondite 103 en su lado oeste, se encontró otro escondite (E115). Tres tetrápodes con soportes cilíndricos fueron colocados traslapados boca abajo. Uno de ellos tuvo tres esferas pequeñas de caliza alrededor de tres de sus soportes, mientras que otro las tuvo debajo. Sobre ellos fueron colocados platos en forma horizontal de labio a labio, conteniendo esferas de caliza.

En el área sureste de la excavación, se encontró otro escondite (E119; Figura 5). En el interior se encontraron especialmente cuatro juegos de platos colocados uno sobre otro de labio a labio, vacíos en el interior. Asimismo, aparecieron varios cuencos uno dentro de otro, casi todos fragmentados. Encima se encontraron cuatro piedras circulares de tipo altar.

LOS ESCONDITES CON LÍTICA

Cinco fueron los escondites que contuvieron material lítico, dentro se encontraron esferas de caliza y otras piezas de pedernal, algunas trabajadas (Figura 2).

COMENTARIOS

Aún falta terminar el estudio de artefactos, tal y como se indicó anteriormente. Si se compara el contenido cerámico de piezas enteras, los escondites pueden dividirse de acuerdo a los que contienen tipos Sierrra Rojo y Achiotes sin engobe o Morfín del Grupo Sin Engobe. Por otro lado, podrían distinguirse los que además de estos tipos contienen ejemplares bicromos Sin Nombre, Rojo sobre Naranja. Bernard Hermes afirma que el bicromo rojo sobre naranja puede ser la transición entre el Tipo Sierra Rojo de Chicanel y el famoso Águila Naranja de las Tierras Bajas Mayas, lo que colocaría a estos escondites en la parte tardía de Chicanel, en la transición a la parte temprana del Clásico.

La práctica de depositar platos uno sobre otro de labio a labio, se repite prácticamente en todos los escondites. Otra práctica repetida es la colocación de cuencos o platos uno dentro de otro. Platos mutilados también fueron depositados. Los platos tetrápodes fueron dispuestos de manera peculiar e impresionante, sus soportes cilíndricos recuerdan a los incensarios de picos o las vasijas tipo Arana del Preclásico Medio en las Tierras Altas, aunque éstos son más tempranos.

No cabe duda que algún significado tiene el agrupar esferas de piedra dentro o fuera de las vasijas, y que su cantidad debe ser igualmente importante. En algunos casos se repite el patrón de agrupamiento, por ejemplo de siete esferas dentro de cuatro platos como el caso del escondite 107, cuya suma son 28 días de una lunación. Son comunes también los grupos impares de tres, cinco, siete, 9 o 13 esferas.

Algunas ideas vienen a la mente: por ejemplo, tres son las piedras de los fogones de las casas, 9 son los niveles del inframundo y 13 del supramundo. Siete esferas repetidas cuatro veces son 28, tiempo de una lunación. El plato de las 147 esferas puede estar asociado a temas calendáricos. Esta práctica no es aislada, se encuentra en lugares distantes tales como el área de Chiapas, el Altiplano y la Costa Sur de Guatemala.

La práctica de depositar piedras de tipo altar sobre, dentro o fuera de los platos es repetida en los escondites. Su presencia es enigmática y su significado aún se estudia, por el momento han sido definidas como pequeños altares. Dentro de un plato pueden significar comida para los dioses.

LADO OESTE DE LA PLAZA, FRENTE ESTRUCTURA A-20 (OPERACIÓN 203A)

Al pie de la Estructura A-20 (Figura 1) se realizó una excavación de 16 m2. Aquí se definieron XVI etapas constructivas y 18 pisos, cinco pertenecen a la Fase Real-Xe, dos a la transición Xe-Mamom, cuatro a la Fase Mamom-Escoba, cuatro a Chicanel-Cantutse y tres al Clásico Tardío.

La ocupación Preclásico Medio y Tardío es especialmente significativa en densidad de rellenos constructivos, respecto a la evidencia del Clásico Tardío que muestra únicamente tres pisos.

El uso de pisos estucados se da desde la fase Mamom en el Piso 11, el cual tiene una fundición consistente de suelo calizo, que define los esfuerzos constructivos enfocados al crecimiento arquitectónico de Ceibal.

Los pisos de la época de la fundación de Ceibal en la Fase Real-Xe, así como los de Mamón Temprano, fueron básicamente construidos de barro calizo, con grava, piedrín y piedra pequeña, exceptuando los casos del piso 15A elaborado de laja, y el Piso 18 (más profundo) que se acomodó prácticamente en el suelo calizo natural.

LOS ESCONDITES

Debajo del piso 10, fechado a la parte media-tardía de la Fase Mamón, fueron depositadas dos hachitas de piedra verde pulidas (E105), sin ninguna preparación contextual. El hallazgo de estas hachitas, aunque pobre, dio indicios de lo que se buscaba.

Posteriormente, debajo del piso 11, fechado para la parte temprana de la Fase Mamom, se encontró otra hachita bien pulida de color grisáceo (E106), que fue depositada simplemente dentro del relleno constructivo.

Debajo del piso 13, se encontró una concha labrada del tipo Spondillus (E108), con la representación de una cara disecada mostrando los dientes (Figura 6). Tiene dos agujeros a los lados como pectoral, que al ser colgada queda de cabeza. Este hallazgo, recuerda a los cráneos trofeos usados como pectorales en las representaciones de los murales clásicos de Bonampak y otras representaciones escultóricas de Tonina en Clásico Tardío, hecho que apunta a una tradición que podría venir desde unos 600 AC.

Cubierto por el piso 14, penetrando ligeramente el piso 15, se encontró un escondite de seis hachitas y un fragmento de un punzón de piedra verde (E109), dispuestos con el filo hacia arriba, recostados en una laja del piso 15A inferior. A la vista muestran que el filo de la mayoría de las hachitas tiene huellas de uso, lo cual significa que fueron sacadas de circulación para ser dedicadas aquí. De una forma particular pero no contundente, este hallazgo se acerca mucho a la costumbre chiapaneca y de La Venta.

Entre el primer piso construido en el suelo natural Real-Xe, se excavó casi cuarenta centímetros, cuando se estaba a punto de abandonar la excavación, se encontró el Escondite 118 (Figura 7). En el momento de la fundación, los primeros pobladores excavaron un agujero en el suelo calizo, donde depositaron un ajuar de 11 hachas de jadeita bien pulidas y colocadas en dos filas de cinco cada una, con una más al este, todas con el filo apuntando en esa dirección (azimut 111 grados). Otra hachita fue colocada dentro del relleno inmediatamente unos 10 cm arriba, sobre el hacha líder.

El hallazgo de estas hachas tiene un significado especial, ya que la disposición espacial tiene el estilo Olmeca de los escondites encontrados en el sitio de La Venta y en el área del altiplano de Chiapas.

Se aprecia que los filos de las hachitas no tienen huellas de uso, lo que hace pensar que fueron manufacturadas con el propósito de ser depositadas en esta ceremonia.

COMENTARIOS

En el lado este de la Plaza Central, al frente de la estructura A-20, hay una correspondencia constructiva y temporal respecto al lado oeste frente a A-10. Las técnicas constructivas de pisos y rellenos de barro vienen desde la fundación de Ceibal en la fase Real-Xe: aunque se dominaba la técnica de construcción de pisos con lajas, parece que se prefería el uso de mezclas con barro.

Es en la Fase Mamón-Escoba Temprano cuando se adopta el uso de cal y estuco. Este hecho marca un cambio importante en la adopción de la tradición y técnicas constructivas de las Tierras Bajas Mayas. El esfuerzo físico y tecnológico refleja seguramente el crecimiento arquitectónico de la ciudad. Esto es sumamente importante, ya que estos pisos masivos fueron los rellenos en donde se depositaron los últimos escondites de hachitas de jadeita de la tradición cultural anterior.

La tradición de esconder hachas o hachitas en el lado oeste de la plaza, se muestra desde la fase Real-Xe y continúa a través de la ocupación del Preclásico Medio hasta momentos de Mamom-Escoba Tardío, desde 900 a 300 AC. Esto manifiesta una acción ritual repetitiva con ciertas variaciones en la historia de Ceibal, práctica que recuerda o rememora la llegada de los antiguos fundadores, quienes fueron portadores de esta costumbre ancestral traída a las Tierras Bajas probablemente del área de Chiapas o La Venta, en el Golfo de México.

La idea acerca de que las estructuras A-10 y A-20, pueden relacionarse a la existencia temprana de un complejo arquitectónico de tipo Grupo E se ha afirmando no sólo por la disposición espacial y formal de las estructuras, sino también a partir de la existencia de ofrendas dedicatorias en el lugar.

Ritos y ceremonias de este tipo pueden verse como una práctica recurrente, cuyo ejercicio sucede en una región determinada, una costumbre o tradición cultural que los pueblos llevan consigo de generación en generación a los lugares donde se establecen. Estas prácticas pueden ser en algún momento heredadas, adoptadas o compartidas con otros pueblos que en algún momento se identifican y se ven profundamente involucrados con ellas.

EXCAVACIONES EN LA PLATAFORMA DE LA ESTRCUTURA A-24 (OPERACIÓN 200B)

El objetivo fue ampliar y descubrir las estructuras y los rasgos detectados la temporada pasada, por lo que este aňo se extendió a 8 x 10 m. Además se realizó una trinchera de 4 x 1.5 m, ubicada al noreste del pozo principal.

LAS EDIFICACIONES

Luego de excavar la delgada capa de humus, apareció un piso fechado para el Clásico Tardío (probable Clásico Terminal), que corresponde a la última etapa constructiva de la plataforma. Debajo se definió una serie de estructuras que ocupan un espacio físico y temporal significativo (Figura 8).

Para momentos de la transición Mamom-Chicanel, se fecha la plataforma Pek-Piedra. Debajo de su piso superior se encontraba un gran relleno compuesto de rocas grandes con arcilla suelta. Debajo del relleno anterior, para la época Mamom Tardío, se encontró una plataforma denominada con el nombre Kaq-Fuego. Para la misma época, inmediatamente debajo del Piso 4, se localizó un piso de barro que corresponde a la parte superior de la Plataforma Saq.

Fechadas para la Fase Mamón, se descubrieron varias estructuras, entre ellas una denominada Kaaxkuut-Cuadrada, la cual presenta una arquitectura de barro y piedra. Aunque sólo fue descubierta parcialmente, presenta una fachada de planta cuadrada con tres cuerpos bajos viendo al oeste.

Igualmente fechada para la Fase Escoba-Mamón, se descubrió la estructura Kotko-Redonda. La característica principal es su forma circular. Hacia el este, se localizó un basurero que consistía en abundantes tiestos, huesos de animal, concha, fragmentos de obsidiana y un fragmento de mano de moler.

Otra estructura de esta época denominada B’ab’ay-Pequeňa, cuya construcción es de planta cuadrangular se encontró en el interior de la estructura Kotko. Las excavaciones revelaron parte del muro oeste de una estructura de apariencia larga llamada Kelko. Ésta corre debajo de la estructura Kaaxkuut.

En el interior de un pozo efectuado con el objeto de bajar a niveles más tempranos y naturales se detectaron cuatro pisos de construcción fechados para la Fase Real-Xe.

COMENTARIOS

Las excavaciones en la plataforma de A-24, revelaron una estratigrafía compleja, así como numerosas estructuras y pisos, mayormente de las fases Mamom-Escoba y Chicanel-Cantutse, cuando se da la superposición de unas sobre otras. Una pregunta que surge es ¿fueron éstas estructuras de uso residencial o comunitario? Tema a resolver en las próximas temporadas de investigación.

La ocupación Real-Xe está presente en los yacimientos culturales más bajos de la plataforma y es impresionantemente masiva, para obtenerlos con mayor claridad hay que pasar por cientos de aňos de historia depositados encima.

INVESTIGACIONES EN ANONAL

Anonal es en grupo de montículos que se localiza al oeste del centro de Ceibal (Figura 9). Este sitio es importante para estudiar los cambios sociales y rituales durante el periodo Preclásico. Las investigaciones mostraron la secuencia constructiva, a la vez que dieron cuenta de los cambios políticos y sociales en relación al centro principal de Ceibal.

Anonal fue descubierto en 1968 durante el Proyecto Ceibal de la Universidad de Harvard. Durante la primera y segunda temporadas del Proyecto Ceibal-Petexbatun en 2006-2008 realizadas por la Universidad de Arizona, se reubicó el sitio.

ESTRUCTURA 1, SUB OPERACIÓN AN1A

Se trata de un edificio piramidal ubicado al este de la Plaza Central. En la última fase de ocupación, este edificio medía 35 x 35 m en la base y 8 m de altura. La investigación se hizo a través de un pozo al frente de la superestructura.

La edificación muestra una larga historia de ocupación (Figura 9). Cambios en el uso y remodelaciones arquitectónicas fueron realizados. En sus fases más tempranas, existe evidencia que sugiere el consumo de grandes cantidades de caracoles de agua dulce durante el periodo Preclásico Medio.

Cambios importantes ocurren en el quinto siglo AC. Una plataforma de estuco fue construida en este lugar, lo que creó un espacio más formalizado y monumental. Muestras de carbón en un agujero encontrado en esta plataforma se fecharon al año 444 AC (± 49 años), en la Fase Mamom. La superficie de esta plataforma fue re-estucada periódicamente a lo largo del periodo Preclásico Tardío y al inicio del Clásico Temprano (Pisos 3-6).

Otro cambio importante ocurre al principio del Clásico. Hay un periodo corto de abandono o una terminación intencionada de los edificios más tempranos. Después, la Estructura 1 se edifica como un templo y puede ser que se sacrificara a varias personas como parte de la dedicación del edificio.

ESTRUCTURA 2, SUB OPERACIÓN AN1B

La Estructura 2 ocupa el lado sur de la plaza. Muestra semejanza con las técnicas de construcción de la Estructura 1. Se encontraron cantidades abundantes de cerámica y carbón en un posible basurero o fogón, lo que apoya la idea de que hubo banquetes o celebraciones durante los tiempos Mamom. Un cambio significativo en el estilo arquitectónico se evidencia durante la fase Chicanel, cuando los pisos de estuco reemplazan las construcciones de barro.

ESTRUCTURA 8, SUB OPERACIÓN AN1D

La Estructura 8 es una plataforma en el centro de la Plaza. Se tenía interés en el componente más temprano del edificio, para investigar los cambios en la organización del espacio en la Plaza Central. Asimismo, se pretendía investigar cómo este edificio fue utilizado a lo largo de su ocupación.

La excavación indica que se construyó originalmente hacia finales del Preclásico Tardío o al principio del Clásico Temprano. Fue remodelado por lo menos cuatro veces (Figura 8a), pero su orientación general y su organización no cambiaron.

Hubo una importante dedicación del edificio durante el periodo Clásico Temprano, como indican la presencia de un escondite y el entierro de un personaje sentado. La construcción y las actividades relacionadas con este edificio sugieren que se creó un espacio de plaza más formalizado en el periodo Clásico Temprano.

COMENTARIOS

La duración de la ocupación y construcción de la Estructura 1 indican que Anonal tiene una historia larga. Las grandes diferencias en los métodos de construcción y los estilos de arquitectura sugieren que también hubo importantes cambios sociales y políticos. Parece que la ocupación más importante o significativa se encuentra en Ceibal para la Fase Xe, cuando en Anonal no hay evidencia clara de este momento. En Anonal se ve una comunidad establecida en la fase Mamom, cuando parece ser que Ceibal crece y se desarrolla social y arquitectónicamente. El periodo Preclásico Tardío en Anonal se caracteriza por cambios sociales importantes. En este momento ya existe un componente ritual establecido y subordinado a Ceibal como centro rector.

REFERENCIAS

Willey, Gordon; A. Ledyard Smith, Gair Tourtellot III e Ian Graham

1975        Excavations at Seibal. Department of Petén, Guatemala. Introduction: the site and its setting. Memoirs of The Peabody Museum of Archaeology and Ethnology 13(1). Harvard University, Cambridge.

Sabloff, Jeremy A.

1975        Excavations at Seibal. Department of Petén, Guatemala. Ceramics. Memoirs of the Peabody Museum of Archaeology and Ethnology 13(2). Harvard University, Cambridge.

Willey, Gordon R.

1978        Excavations at Seibal. Department of Petén, Guatemala. Artifacts. Memoirs of the Peabody Museum of Archaeology and Ethnology 14(1). Harvard University, Cambridge.

Figura 1         Plano de Grupo A de Ceibal, mostrando excavaciones.

Figura 2         Área de escondites. Lado Este de Plaza Central, norte a la izquierda.

Figura 3         Escondites 103 y 104. Lado Este de Plaza Central.

Figura 4         Escondites 107 y 110. Lado Este de Plaza Central.

Figura 5         Escondite 119. Lado Este de Plaza Central.

Figura 6         Escondite 108. Concha labrada. Lado Oeste de Plaza Central.

Figura 7         Escondite 118. Hachas estilo Olmeca. Lado Oeste de Plaza Central.

Figura 8         Excavación en Plataforma al frente de A-24, mostrando estructuras, norte hacia arriba.

Figura 9         Perfil Norte de Estructura 1 de Anonal, mostrando niveles tempranos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *