Asociación Tikal

057 – PROYECTO REGIONAL ARQUEOLÓGICO LA CORONA: OBJETIVOS GENERALES Y RESULTADOS PRELIMINARES DE LAS INVESTIGACIONES EN EL SITIO Q – Marcello A. Canuto y Tomás Barrientos – Simposio 22, Año 2008

Descargar este artículo en formato PDF

Canuto, Marcello A. y Tomás Barrientos

2009        Proyecto Regional Arqueológico La Corona: Objetivos generales y resultados preliminares de las investigaciones en el sitio Q. En XXII Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2008 (editado por J.P. Laporte, B. Arroyo y H. Mejía), pp.738-758. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala (versión digital).

57

PROYECTO REGIONAL ARQUEOLÓGICO LA CORONA: OBJETIVOS GENERALES Y RESULTADOS PRELIMINARES DE LAS INVESTIGACIONES EN EL SITIO Q

Marcello A. Canuto

Tomás Barrientos

Yale University y Universidad del Valle de Guatemala

ABSTRACT

PROYECTO ARQUEOLÓGICO LA CORONA:

GENERAL OBJECTIVES AND PRELIMINARY RESULTS OF INVESTIGATIONS AT “SITE Q”

The site of La Corona is located in the eastern sector of the Laguna del Tigre National Park, Petén, and only recently could the site be identified as the famous “Site Q,” which for many years had been a mystery in Maya archaeology. Given the difficulty in accessing the site, there had been no formal investigations until 2008, when the La Corona Archaeological Project officially began, although some studies were undertaken by the personnel of the Proyecto Waka’ in 2006. We will present the results from the creation of a site map, cleaning out of looters’ pits, test-pitting, the excavation of a deposit of fine ceramics, regional reconnaissance, and the use of remote sensing. All of this will be presented as an introduction to the project’s objectives and plans that we hope to implement in future years.

El estudio de la organización política Maya del periodo Clásico ha resultado en una variedad de modelos contrarios. En un extremo, se sugiere que los Mayas Clásicos establecieron entidades centralizadas y unitarias como estados regionales (Adams 1990) ciudades-estados (Webster 1997), o estados hegemónicos (Martin y Grube 2000:19-20); por otro lado, se ha contemplado un sistema político más débil y descentralizado resultando en estados segmentarios (Houston 1997; Sanders 1989), feudales (Adams y Smith 1981), “estados teatros” como de la Indochina (Demarest 1992), o estados palaciegos (Inomata y Houston 2001).

Un análisis completo de estos y otros modelos revela que el sistema político Maya del periodo Clásico era tan complejo y variado que la integración social y económica fue lograda a través de múltiples estrategias concurrentes y contradictorias (Freidel 1983). Gracias a las variadas estrategias de integración y organización las Tierras Bajas fueron pobladas por una muchedumbre de sitios secundarios los cuales reflejan las tendencias centrífugas o centrípetas de la sociedad Maya Clásica. Se plantea aquí entonces que el verdadero entendimiento de la dinámica política del periodo Clásico se logrará mediante el estudio de estos sitios secundarios.

De hecho, los modelos teóricos ya mencionados definen varios tipos de sitios secundarios.  Por ejemplo, los modelos que se enfocan en las tendencias fragmentarias sugieren que los centros secundarios resultan de la fragmentación del poder político de centros primarios (Culbert 1991:325; Fash 1991; Fash y Stuart 1991:172; Hammond 1991:282; Marcus 1976:65; Schele 1991a,b; Webster 2002:15-16). En este paradigma, los centros dinásticos buscaban constantemente el apoyo de los sitios secundarios, ya sea a través de ceremonias públicas (Inomata 2006), acceso a una élite estética  (Houston et al. 2003; Houston y Stuart 2001:68) o a empresas militares lucrativas (Webster 1998; 2000).

En el otro extremo, se proponen modelos más centralistas que sugieren que los Mayas mantuvieron grandes estados centralizados gracias a la integración de sus diferentes componentes (Chase y Chase 1996:810). Los sitios secundarios jugaban entonces un papel integral al funcionamiento del estado central y para demostrar su importancia integradora los sitios secundarios, desarrollaron una cantidad de funciones y papeles distintos (Anaya 2005; Braswell et al. 2004; Canuto y Bell 2003; Canuto y Bell 2008; Canuto et al. 2007; Escobedo 1997; Golden y Scherer 2006; Golden et al. 2005; Iannone 2005; Inomata y Aoyama 1996; Saturno 2000).

El entendimiento del sistema político Maya Clásico avanzará con el reconocimiento de la importancia analítica del centro secundario. Siendo resultado de las políticas de los centros poderosos, los sitios secundarios reflejan las estrategias, logros y fallos del sistema. En base de esta premisa, el Proyecto Regional Arqueológico La Corona ha empezado un estudio a largo plazo en la región del noroeste de Petén, donde se localiza la antigua ciudad Maya de La Corona que recientemente se identificó como el desconocido “Sitio Q”.

En esta ponencia se presentará: 1) La importancia de La Corona para el entendimiento del sistema político Maya del periodo Clásico, 2) datos de las últimas dos temporadas de trabajo y 3) las expectativas del proyecto e interpretaciones que se verificarán en el futuro.

EL ENIGMA DEL SITIO Q, UN SITIO SECUNDARIO INSÓLITO

La prospección petrolera de los años 60 abrió brechas en muchos lugares previamente inaccessibles de Petén, lo que facilitó el saqueo de muchos sitios arqueológicos hasta entonces desconocidos. Por eso en 1965 el Art Institute of Chicago adquirió un panel esculpido Maya de procedencia desconicida, el cual ilustraba dos jugadores de pelota con una inscripción que fechaba la pieza para el 690 DC e identificaba a uno de los protagonistas con el nombre Chak Ak’aach Yuk ó Pavo Grande (Figura 1). Esta pertenecía a un grupo de más de 20 esculturas similares que fueron compradas por coleccionistas privados en Estados Unidos y Europa.

Pocos años después, el epigrafista Peter Mathews (1988) notó que las inscripciones de todos estos monumentos compartían rasgos epigráficos, iconográficos, y estilísticos. Mathews sugirió entonces que todos procedían de un mismo sitio todavía desconocido, al cual se le nombró como Sitio Q es decir el “sitio qué”. Hasta ahora, el catálogo de estos monumentos saqueados supera las 30 esculturas, y hace seis meses se identificaron otras tres que están en venta.

El análisis epigráfico de los monumentos (Mathews 1988; Ringle 1985; Schele y Grube 1994; Stuart y Houston 1994:39) reveló que el sitio o parte del sitio era nombrado sak nikte’ ó flor blanca. Este nombre era solamente un topónimo y no un glifo emblema porque nunca estaba acompañado por los títulos k’uhul ajaw (Figura 2). Además, habían frecuentes referencias al glifo emblema de Calakmul (Martin 1996; 1997; Martin y Grube 1995; Schele y Freidel 1990:456-457; Stuart y Houston 1994). Por lo tanto, la carencia de un glifo emblema propio para el Sitio Q y las abundantes menciones de Calakmul, indicaron que los gobernantes de sak nikte’ estuvieron subordinados a los de Calakmul.

Estos textos también mostraron enlaces de parentesco entre estas ciudades de rangos políticos diferentes. Por ejemplo, se han registrado gobernantes o príncipes de Calakmul como protagonistas de varias actividades en el Sitio Q (Schele y Grube 1994:22-23), así como gobernantes locales claramente identificados como vasallos de Calakmul (Houston y Stuart 2001:67; Martin 2001:183) y no como reyes divinos. Especial atención merecen tres princesas de Calakmul que se unieron en matrimonio con los gobernantes locales (Freidel y Guenter 2003; Martin 2008). Esto está registrado en el llamado panel de Dallas, donde se registra la llegada de tres mujeres de Calakmul en tres periodos distintos: 520 DC, 679 DC, y 721 DC. Cada una era hija del gobernante de Calakmul (Martin 2008) y llevaba el título noble de unaahtal ix kanal ajaw (Freidel y Guenter 2003). Por lo tanto, la familia real del Sitio Q fue entonces un ramal de la dinastía de Calakmul por 200 años.

HALLAZGO DE LA CORONA

En los años 90 el uso de sensores remotos permitieron a varios científicos de la NASA identificar varios rasgos arquitectónicos monumentales en la región entre Waka’ y Calakmul. Entre estos destacaron algunos rasgos lineares como calzadas que indicaban un posible camino real entre ambas ciudades. Al mismo tiempo, chicleros en el noroeste de Petén descubrían un nuevo sitio en la región del Parque Nacional Laguna del Tigre.

Con esta información, Ian Graham y David Stuart del Museo Peabody de la Universidad de Harvard visitaron el nuevo sitio en 1997 (Graham 1997). Graham hizo el primer mapa del sitio (Figura 3), mientras que Stuart registró varios monumentos esculpidos. Graham y Stuart nombraron al nuevo sitio La Corona por un complejo arquitectónico de cinco estructuras alineadas que parecían una corona de cinco puntas. Las inscripciones de La Corona no sólo mencionaban al gobernante Pavo Grande sino también se referían al lugar sak nikte’.

Con estos vínculos, se empezó a contemplar la posibilidad de que se trataba del Sitio Q (Stuart 2001). Sin embargo, hubo dudas sobre esta identificación (Chase y Chase 1998:21) y otros propusieron que el Sitio Q representaba una serie de pequeños sitios aliados con Calakmul en vez de un sólo sitio (Martin 2001:183). En el 2005, el Proyecto Arqueológico El Perú-Waka’, dirigido por el Dr. David Freidel y el Dr. Héctor Escobedo, realizó una expedición a La Corona (Canuto et al. 2005; Escobedo y Freidel 2006).

Esta expedición confirmó la identificación de La Corona como el Sitio Q, gracias al hallazgo in-situ de dos paneles con una inscripción de más de 140 glifos (Guenter 2005). El texto de estos paneles registra la visita del rey de La Corona K’inich ¿? Yook a Calakmul y su investidura por los siete hijos del gobernante Yuknoom Ch’een “El Grande”. Aunque la ceremonia mencionada en el texto no se ha comprendido por completo, no hay duda que el gobernante de La Corona era altamente favorecido por el de Calakmul quizás de forma más estrecha que otros aliados políticos. Se confirma dicha relación con el  hecho de que él era el esposo de una de sus hijas.

La inscripción también refiere a la dedicación de tres templos por parte del padre del protagonista Chak Naahb’ Kaan en el año 658 DC. Estos templos fueron santuarios para los tres dioses patrones del sitio: Yax Ajaw, “Primer Señor”, K’an Chaahk, “Dios Lluvia Amarilla” y otro dios de la lluvia. Además, la inscripción narra eventos de llegadas de varios personajes en tiempos históricos lejanos, como 314 DC y tiempos mitológicos, como el año 3,805 AC.

Aparte de la información dinástica y política el panel, indica que los reyes de La Corona estaban dedicados a sus propios dioses patrones y que se consideraban herederos de una larga historia divina asentada en ese lugar. Por lo tanto, a pesar de su relación subalterna con Calakmul los reyes de La Corona mantenían una independencia religiosa y de identidad.

DE LA EPIGRAFÍA A LA ARQUEOLOGÍA EN LA CORONA

Es de notar que a pesar de estar tan vinculada a la dinastía de Calakmul, la familia real de La Corona carece del título de k’ujul ajaw, por lo que no existe un glifo emblema para el sitio. Estas privaciones dan la impresión de que el sitio La Corona y sus gobernantes eran de importancia política secundaria. Sin embargo, esto se desmiente por la cercana relación de parentesco entre las familias reales de los dos centros.

Por lo tanto, desde el punto de vista de los modelos de la organización política Maya, La Corona presenta una serie de contradicciones en las relaciones políticas de los sitios secundarios, las cuales se pueden esclarecer por medio de la investigación arqueológica, como ha sido el caso de la zona del Usumacinta. En La Corona, los datos epigráficos muestran que los modelos no deben confundir el rango político de un sitio con el estatus sociopolítico de sus gobernantes. Es decir, no se puede definir a La Corona como un centro secundario gobernando por aliados de Calakmul, sino un centro de función e importancia específica, como una colonia, puesto fronterizo, o la sede de un ramal de la propia dinastía de Calakmul.

Esta interpretación será verificable de mejor manera si se hallan textos jeroglíficos que relaten más detalles de la relación entre los dos sitios. Sin embargo, la Arqueología puede contribuir si se entiende la relación entre el paisaje y patrones de asentamiento; la investigación de contextos residenciales para verificar la función de la población; la búsqueda de rasgos arquitectónicos de función especial, como calzadas y fortificaciones; y la definición de relaciones espaciales entre sitios, especialmente con las antiguas fronteras políticas de los reinos.

PROYECTO REGIONAL ARQUEOLÓGICO LA CORONA

A grandes rasgos, el enfoque del proyecto tiene como meta la investigación del sitio y sus alrededores durante un periodo de cinco años (Canuto y Barrientos 2008). Se propone estudiar la zona que abarca la región entre Waka’ y La Corona hasta la frontera norte de Guatemala, que incluye unos 50 km al oeste de la Cuenca Mirador (Figura 4). La investigación incluirá excavaciones intensivas en La Corona, incluyendo la estabilización, estudio y conservación de la arquitectura monumental. También levantamiento topográfico, mapeo, uso de sensores remotos y excavación del asentamiento alrededor de La Corona y hasta la frontera con México. Además, se realizarán estudios paleo climatológicos y ecológicos.

RECONOCIMIENTO Y LEVANTAMIENTO

Aunque ya se han hecho algunos estudios de reconocimiento (Kaufman y Leal 1988; Leal y López 1993; Leal et al. 1988), no se han realizado investigaciones intensivas en la zona. El reconocimiento se está llevando a cabo para evaluar la posibilidad de que La Corona formaba parte de una red de sitios bajo la autoridad de Calakmul. Se ha logrado hallar algunos sitios pequeños y varios asentamientos residenciales, pero ninguno de estos ha mostrado señales de haber albergado monumentos esculpidos del tipo de La Corona (Canuto et al. 2005).

De estos primeros recorridos se definió un patrón de asentamiento asociado a las orillas de lagunas y bajos que son abundantes en el área. De hecho, se puede notar que el conjunto arquitectónico de La Corona está ubicado en el centro de varias lagunas y “cibales”, dando la impresión de un sitio defensivo, protegido en todos lados por el agua (Figura 5). El levantamiento demostró que el centro arquitectónico del sitio está compuesto por cuatro grupos monumentales. Al oeste está el Grupo Principal, que consiste en una plaza con seis estructuras monumentales y cinco monumentos con inscripciones (Figura 6).

Está dominada al oeste por la Estructura 13Q-4, un Palacio tipo Acrópolis en donde vivía la familia real de La Corona. Es probable que el nombre de esta plaza en tiempos antiguos fuera identificado con el topónimo sak nikte’. Además, se han identificado tres escalinatas jeroglíficas que están relacionadas con las estructuras de este grupo. Al este, se encuentra el Grupo Coronitas que consiste en un conjunto de cinco templos alienados norte-sur. Por su forma, altura y alineación, se propone que son templos, posiblemente santuarios que hospedaron las imágenes o ídolos de los dioses patrones del sitio (Figura 7).

Entre estos grupos se encuentran varias estructuras monumentales y grupos residenciales de alto rango. Vale la pena mencionar que en el norte se encuentra la Estela 1 que se fecha para el reino de Chak Ak’aach Yuk, el hermano menor de K’inich ¿? Yook. Más allá del núcleo del sitio, se ha identificado otras concentraciones de asentamiento consistiendo mayormente en estructuras residenciales.

EXCAVACIONES DE SONDEO

Las unidades de sondeo han revelado que la mayoría de los patios de los distintos grupos arquitectónicos solamente tuvieron una fase de construcción durante el Clásico Tardío (Acuña 2008). Solamente el sector sureste de la plaza del Grupo Principal presentó una estratigrafía de múltiples pisos que sugiere una secuencia constructiva de mayor antigüedad, quizás abarcando el Clásico Temprano. Sin embargo, en estratos más profundos se recuperó material del Preclásico, dando la impresión que la ocupación del lugar no estuvo exclusivamente vinculada a la fundación y existencia de un centro dinástico bajo el dominio de Calakmul.

EXCAVACIONES EN EL GRUPO PRINCIPAL

En la temporada 2008 se trazaron algunas excavaciones de sondeo en varias de las principales estructuras de este grupo. Las intervenciones en la Estructura 13Q-5 a cargo de Yann Desailly, exploraron una trinchera de saqueo que expuso cinco fases constructivas, siendo dos fechadas para el Clásico Temprano y tres para el Clásico Tardío. La arquitectura expuesta presenta taludes y pisos estucados, así como una posible tumba saqueada (Figura 8).

Las investigaciones en el Palacio o Estructura 13Q-4 han sugerido que dicho edificio contenía en su base una escalinata jeroglífica. Esto se ha interpretado más que todo por el descubrimiento de un panel que a pesar de haber sido dañado por erosión y fuego, muestra un patrón de 12 glifos en cuatro columnas y tres hiladas. Esto es característico de los Paneles Jeroglíficos A, B, C y D del Sitio Q, que ya se habían definido como bloques de una escalinata. Además, a inicios del 2008 se reveló la existencia de otros tres paneles con el mismo patrón de 12 glifos, los cuales formaban parte de una colección privada y que actualmente están en venta. Es claro ahora que todas estas esculturas forman parte de un mismo monumento, que en este caso sería la Escalinata Jeroglífica 3.

El tema parece ser el periodo de K’inich ¿? Yook, ya que se nombra a su esposa una mujer identificada como la hija del gobernante Yuknoom Ch’een de Calakmul y su hijo Janaab o Jaliib. Los Bloques 4 y 5 parecen haber sido esculpidos con un estilo diferente al resto y registran datos de una fase temprana de la dinastía, mientras que los otros seis se refieren a eventos del siglo VII DC. Es posible entonces de que se tratara de dos textos distintos o que la escalinata tuvo dos fases en su elaboración (Guenter, comunicación personal 2008).

En la parte superior del Palacio se encuentran varias estructuras que han sido objeto de excavaciones de saqueo. En la temporada 2008, Anabell Coronado realizó algunas excavaciones que expusieron una cámara de la Estructura 13Q-4G ubicada en el extremo norte de la Acrópolis. La arquitectura expuesta mostró paredes y pisos estucados, y se recuperaron fragmentos de escultura de estuco y murales. La estratigrafía evidencia dos o posiblemente tres etapas.

En el lado opuesto de la Plaza se encuentran las Estructuras 13Q-2 y 13Q-6, en donde se localiza una de las mayores actividades de saqueo en el sitio. Las investigaciones realizadas en 2008 por Stanley Guenter, así como la realización de un mapa más detallado, sugieren que el espacio entre ambos edificios pudo haber conformado un patio de Juego de Pelota. Esto sugiere que la Escalinata Jeroglífica 2 con sus famosos paneles con jugadores, pudo encontrarse originalmente en la base de la Estructura 13Q-2.

Lamentablemente, la gran cantidad de pozos de saqueo no han permitido una definición exacta de los rasgos arquitectónicos en dichas estructuras, aunque sí se expuso parte de la esquina suroeste de 13Q-2 y el posible piso del campo de Juego de Pelota. Se espera que con más excavaciones se pueda corroborar esto. Finalmente, la Estructura 13Q-3 es la que delimita la plaza en su lado sur, y según algunas investigaciones anteriores, se sabe que albergaba la Escalinata Jeroglífica 1 en su fachada norte. David Stuart e Ian Graham ya habían identificado diez paneles pequeños bastante erosionados que conformaban parte de dicha escalinata, y cada panel contenía solamente un cartucho de glifos.

Durante la temporada de 2008 se descubrieron tres paneles más en la superficie, así como una docena más de bloques lisos o erosionados. Uno de los paneles descubiertos en ese año muestra grifos de un título frecuentemente relacionado con cautivos, mientras que el otro es un topónimo. Este conjunto parece formar un texto que abarca el tema de guerra y conquista.

EXCAVACIONES EN EL GRUPO CORONITAS

El Grupo Coronitas consiste en una línea de cinco templos piramidales con fachadas al oeste. Las tres pirámides centrales son de mayor tamaño, mientras que las dos ubicadas en los extremos norte y sur son más pequeñas. El Panel 1 hallado durante el año 2005 relata que en 658 DC, el rey Chaak Naahb’ Kaan hizo construir tres templos a los dioses patrones del lugar, por lo que seguramente son las tres estructuras céntricas de este grupo. Es posible entonces que las dos pirámides laterales conmemoraban a los reyes y eventos históricos, mientras que las otras tres más grandes estaban dedicadas a la veneración de los dioses patrones del lugar.

La Estructura 13R-5 (Canuto 2006) se encuentra localizada en el extremo sur del Grupo Las Coronitas y consiste de una estructura piramidal construida en dos fases, la primera antes del siglo VII DC (Figura 9). Según el texto del Panel 1, la segunda fase de esta estructura debería fecharse entre el 675 DC y 677 DC. Aunque se sabe poco de la primera fase, se encontró evidencia de una tumba excavada en la roca madre debajo del edificio.

Debido a que el entierro fue saqueado, se desconoce quién pudo haber sido colocado allí, aunque si es posible concluir que en esta primera fase la estructura era un templo funerario. La siguiente fase consiste en un edificio de un cuarto rectangular de 21 m². No se pudo determinar la altura de sus muros, pero su grosor de 1.50 m sugieren que el edificio no estuvo abovedado. El acceso al templo era amplio, quizás sostenido por columnas cuadradas ahora completamente perdidas.

El cuarto tenía un nicho y una apertura o ventana de 2 m de ancho en su pared posterior. Se desconoce la altura de esta apertura pero se supone que fue sellada por un dintel de piedra. El nicho estaba elaborado por una grada pequeña y una banca cuya superficie estaba estucada. Las dos piezas del Panel 1 formaban parte de la fachada de esta banca (Figura 10). El nicho no estaba ubicado en el eje central del templo y dicha asimetría puede relacionarse al lugar de la tumba subyacente, ya que el eje central de los paneles está alineado con el centro de la tumba. Sin embargo, el texto del panel no refiere a la estructura como una tumba ni contiene temas funerarios.

La Estructura 13R-3 es el templo central del Grupo Las Coronitas y contiene una gran trinchera de saqueo en su parte posterior. Joanne Baron limpió la trinchera para definir sus rasgos arquitectónicos, pudiéndose definir dos fases de construcción, cada una con relleno distinto (Baron 2008). El colapso del saqueo también expuso el piso interior y una banca de dos hiladas en el templo superior que bien pudo contener un panel.

Las excavaciones en el lado oeste revelaron una escalinata de acceso, aunque se encontró la roca madre a pocos centímetros bajo la superficie. Parece entonces que las estructuras de este grupo fueron construidas en un área naturalmente elevada. La cerámica recuperada correspondió mayormente al Clásico Tardío y Temprano, aunque se recuperaron algunos tiestos del Preclásico.

La Estructura 13R-12 se ubica en la parte norte del Grupo Las Coronitas. En su superficie se descubrió una escultura de 74 x 62 cm. Por sus dimensiones es demasiado grande para ser un panel y hasta ahora no se ha podido determinar su contexto arquitectónico original. Desafortunadamente el monumento está muy erosionado y las figuras de la parte inferior casi han desaparecido, aunque parece que había varios individuos sentados enfrente de un incensario. En la parte superior, se pueden notar dos figuras con tocados frente a frente y una tercera figura parada detrás de uno. Atrás de estas figuras hay bloques de glifos erosionados. Sin embargo, parece que la fecha en el texto corresponde al reino de K’inich ¿? Yook, el mismo protagonista del Panel 1.

La Estructura 13R-9 se encuentra hacia el noroeste del Grupo Las Coronitas y es una estructura piramidal de cuatro cuerpos construida en una sola fase durante el Clásico Tardío. Tiene su fachada orientada hacia el sur y fue saqueada en su parte posterior mediante una gran trinchera. En la temporada 2006 Mary Jane Acuña limpió dicha trinchera encontrando un depósito de cerámica muy fina que se encontraba directamente apilada sobre la superficie.

Se recogieron alrededor de 1,400 tiestos entre los cuales había una abundancia inusual de tipos polícromos e incisos con decoración jeroglífica, iconográfica y geométrica. Stanley Guenter (comunicación personal 2006) reconoció algunos glifos como títulos reales, posiblemente de Calakmul. En el año 2008 se excavó nuevamente la trinchera de saqueo para estudiar la arquitectura de la estructura y el contexto del depósito (Acuña 2008). Sin embargo, no encontró evidencia de algún depósito de terminación o dedicación de un estadio constructivo más temprano. Debido a estos resultados, se piensa que las vasijas habían sido utilizadas durante algún festejo importante con personajes de la realeza y luego, usadas en el relleno de la estructura, cuya construcción conmemoró dicho festejo.

CONCLUSIONES PRELIMINARES

El proyecto tiene un alcance regional porque se plantea un estudio amplio de varios temas básicos y fundamentales en los estudios arqueológicos de la cultura Maya. El estudio de la región ofrece la oportunidad única para: 1) entender la organización política y social de los Mayas del Clásico (250-900 DC), 2) entender como el desarrollo y decline socio-político Maya se relacionan con su adaptación al ambiente tropical, y 3) investigar la extensión de la civilización Maya del periodo Preclásico hacia el oeste y su relación y/o comunicación con las civilizaciones mesoamericanas contemporáneas en la región del istmo y Golfo de México.

Después de solamente dos cortas temporadas se puede confirmar que el sitio La Corona es un sitio importante para el mundo Maya Clásico. Su ubicación al norte de Waka’ y al este de Tikal lo identifica como un punto crítico y estratégico para el intercambio y comunicación entre Calakmul y el sur de Petén. Es muy probable que para Calakmul, la existencia de un fuerte aliado en La Corona fuera imprescindible para su abastecimiento continuo de mercancías como obsidiana, jade y basalto.

Además, la investigación en La Corona contribuirá a la recuperación de importantes datos históricos de Calakmul, ya que siendo uno de los dos sitios más importantes del periodo Clásico, padece de una carencia de datos históricos debido a la erosión de la mayoría de sus monumentos, por haber sido esculpidos en una piedra calcárea suave. Este problema está agravado por la crónica detallada de su rival, Tikal cuyos monumentos sobrevivieron mejor preservados.

Se espera entonces que el estudio de PRALC pueda, aunque en mínima parte, corregir este desnivel de datos históricos entre estas dos grandes capitales Mayas y pueda de alguna forma complementar la información ya obtenida de investigaciones realizadas en la zona de Campeche en sitios como Calakmul (Benavides 2005), Oxpemul (Šprajc et al. 2005; Robichaux y Pruett 2005), Dzibanche (Martin 2005) y Uxul (Grube 2007). También se espera complementar la interpretación de otras zonas estratégicas, como la de El Perú-Waka’ en el río San Pedro Mártir (Escobedo y Freidel 2004; 2005; 2006 y 2007) y el antiguo reino de Hix Witz’ en la zona de La Joyanca (Arnauld et al. 2004) y Zapote Bobal (Fitzsimmons 2006).

Otra contribución del proyecto será el estudio de la relación del medioambiente al desarrollo y colapso de la civilización Maya Clásica. Se podrá estudiar el papel de los pantanos en los patrones de agricultura antigua, ya que debido a la topografía de Petén occidental, esta parte es baja y con drenaje lento, lo que presenta un desafío a la agricultura tradicional de roza y quema. Se investigarán entonces los aspectos topográficos, ecológicos y de vegetación para construir un modelo de cómo las poblaciones antiguas hicieron útil esta zona para la agricultura.

Aparte del estudio de cambios antropogénicos en la región, se estudiarán cambios climatológicos y ambientales para entender la cuestión del desarrollo y colapso de esta civilización. Los abundantes “cibales” de la zona serán sondeados para extraer datos palinológicos y químicos que revelarán fluctuaciones en la temperatura y precipitación en el área durante el milenio de su asentamiento. Los datos ayudarán a verificar si los grandes cambios en la civilización Maya se debieron a fluctuaciones climatológicas.

Por último, queda una de las interrogantes más importantes de los estudios Mayas contemporáneos: el alcance y escala de la civilización Maya Preclásica. Durante las expediciones anteriores a La Corona y en la región, se han identificado materiales preclásicos en los sitios de La Corona y El Achiotal. Es probable que El Achiotal sea exclusivamente Preclásico, pero de todos modos se tendrá que realizar un inventario de sitios Preclásicos en el área de estudio.

La oportunidad de realizar más investigaciones en forma de levantamiento y excavaciones preliminares en los sitios Preclásicos ofrece la oportunidad de explorar una época mayormente desconocida en esta parte de las Tierras Majas Mayas y complementará los datos recabados por el Proyecto Cuenca Mirador. Cualquier sitio Preclásico hallado en la región de estudio representará el rasgo Preclásico Maya más occidental ahora conocido. Datos de esta época podrán informar sobre los enlaces que los Mayas Preclásicos mantuvieron con las civilizaciones contemporáneas de México como los Olmecas.

Aparte de todas estas razones científicas, el Proyecto Regional Arqueológico La Corona representa una faceta clave del trabajo de protección y rescate del Patrimonio Cultural guatemalteco en el Parque Nacional Laguna del Tigre. Se espera entonces que con las diversas metas científicas se pueda contribuir a la tarea de la identificación sistemática de recursos culturales y naturales del Parque Nacional Laguna del Tigre.

Solamente con el reconocimiento y levantamiento científico será posible identificar todos los sitios en peligro de saqueo, lo que a su vez ayudará a aumentar los esfuerzos contra la destrucción del Patrimonio Cultural y Natural. Un trabajo sistemático en los rasgos arqueológicos del parque puede ayudar a IDAEH, CONAP y varias ONG’s (WCS, PROPETEN, Asociación Balam) con la organización de patrullas para proteger los sitios contra los saqueadores.

 REFERENCIAS

Acuña, Mary Jane
2008        CR-11A: Limpieza de Trinchera de Saqueo en la Estructura 13R-9. En Proyecto Regional          Arqueológico La Corona No. 1, Temporada 2008, (editado por M. Canuto y T. Barrientos).

Informe entregado a IDAEH, Guatemala.

Adams, Richard E. W.
1990        Archaeological Research at the Lowland Maya City of Rio Azul. Latin American Antiquity 1(1):23-

41.

Adams, Richard E. W. y Woodruff D. Smith
1981        Feudal Models for Classic Maya Civilization. En  Lowland Maya Settlement Patterns (editado por

W. Ashmore), pp. 335-349. University of New Mexico Press, Albuquerque.

Anaya Hernández, Armando
2005        Strategic Location and Territorial Integrity: The Role of Subsidiary Sites in the Classic Maya

Kingdoms of the Upper Usumacinta Region. Internet Archaeology 19.

Arnauld, Charlotte, Veronique Breuil-Martínez y Erick Ponciano
2004        La Joyanca: Antigua Ciudad Maya del Noroeste del Petén. Centro Francés de Estudios

Mexicanos y Centroamericanos CEMCA, Guatemala.

Baron, Joanne
2008        Excavaciones en Estructura 13R-3. En Proyecto Regional Arqueológico La Corona No. 1,

Temporada 2008 (editado por M. A. Canuto y T. Barrientos Q). Yale University y Universidad del Valle, New Haven y Guatemala.

Benavides, Antonio
2005        Campeche Archaeology at the turn of the century. Anthropological Notebooks 11:13-30.

Braswell, Geoffrey , Christian Prager, Cassandra Bill, Sonia Scwake y Jennifer Braswell
2004        The Rise of Secondary States in the Southeastern Periphery of the Maya World: A Report on

Recent Archaeological and Epigraphic Research at Pusilha, Belize. Ancient Mesoamerica

15:219-233.

Canuto, Marcello A.
2006        CR-01: Excavaciones en la Estructura C-5 del Grupo C de La Corona. En Proyecto Arqueológico

El Perú-Waka’: Informe No. 4, Temporada 2006 (editado por H. Escobedo y D. Freidel), pp. 431-

456. Southern Methodist University, Dallas.

Canuto, Marcello A. y  Tomás Barrientos Q. (eds)
2008        Proyecto Regional Arqueológico La Corona No. 1, Temporada 2008. Informe entregado al

IDAEH. Yale University, New Haven y Universidad del Valle, Guatemala.

Canuto, Marcello A. y  Ellen E. Bell
2003        Classic Maya Borders and Frontiers: Excavations at El Paraíso, Copan, Honduras, 2003 Season,

http://www.famsi.org/reports/02092/index.htm

2008        The Ties that Bind: Administrative Strategies in the El Paraíso Valley, Department of Copan,

Honduras. Mexicon.

Canuto, Marcello A., Ellen E. Bell y Cassandra R. Hill

2007        Desde el Limite del Reino de Copán: Modelando la integración socio-política de los Mayas del

Clásico. En XX Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2006 (editado por J.P. Laporte, B. Arroyo y H. Mejía), pp. 737-752. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

Canuto, Marcello A., Stanley Guenter, Evangelia Tsesmeli y Damien B. Marken
2005        El Reconocimiento de La Corona, 2005. Manuscrito, IDAEH, Guatemala.

Chase, Arlen F. y Diane Z. Chase
1996        More than Kin and King: Centralized Political Organization among the Late Classic Maya. Current

Anthropology 37:803-810.

1998        Late Classic Maya Political Structure, Polity Size, and Warfare Arenas. En Anatomía de una

Civilización: Aproximaciones Interdisciplinarias a la Cultura Maya (editado por A. Ciudad Ruiz, Y.

Fernández, J.M. García, J. Iglesias, A. Lacadena y L. Sanz), pp. 11-29. Publicaciones de la

Sociedad Española de Estudios Mayas, Madrid.

Culbert, T. P.
1991        Maya Political History and Interaction: A Summary View. En Classic Maya Political History:

Hieroglyphic and Archaeological Evidence (editado por T. P. Culbert), pp. 311-346. Cambridge

University Press, Cambridge.

Demarest, Arthur A.
1992        Ideology in Ancient Maya Cultural Evolution. En Ideology and Pre-Columbian Civilizations

(editado por A. Demarest y G. Conrad), pp. 135-157. School of American Research Press, Santa Fe, Nuevo México.

Escobedo, Héctor L.
1997        Arroyo de Piedra: Sociopolitical Dynamics of a Secondary Center in the Petexbatun Region.

Ancient Mesoamerica 8(2):307-320.

Escobedo, Héctor y David A. Freidel (eds)

2004        Proyecto Arqueológico El Perú-Waka’: Informe No. 1, Temporada 2003. Informe entregado a la Dirección General del Patrimonio Cultural y Natural de Guatemala. Universidad Metodista del Sur de Dallas.

2005        Proyecto Arqueológico El Perú-Waka’: Informe No. 2, Temporada 2004. Informe entregado a la Dirección General del Patrimonio Cultural y Natural de Guatemala. Universidad Metodista del Sur de Dallas.

2006        Proyecto Arqueológico El Perú-Waka’: Informe No. 3, Temporada 2005. Informe entregado a la Dirección General del Patrimonio Cultural y Natural de Guatemala. Universidad Metodista del Sur de Dallas.

2007        Proyecto Arqueológico El Perú-Waka’: Informe No. 4, Temporada 2006. Informe entregado a la Dirección General del Patrimonio Cultural y Natural de Guatemala. Universidad Metodista del Sur de Dallas.

Fash, William L.
1991        Lineage Patrons and Ancestor Worship among the Classic Maya Nobility: The Case for Copan

Structure 9N-82. En Sixth Palenque Round Table, 1986 (editado por Virginia M. Fields), pp. 68-80. University of Oklahoma Press, Norman.

Fash, William L. y David Stuart
1991        Dynastic History and Cultural Evolution at Copán, Honduras. En Classic Maya Political History:

Hieroglyphic and Archaeological Evidence (editado por T. P. Culbert), pp. 147-179. Cambridge University Press, Cambridge.

Fitzsimmons, James
2006         Kings of Jaguar Hill: Monuments and Caches at Zapote Bobal.

http://www.famsi.org/reports/05047/index.html

Freidel, David A.
1983        Political Systems in Lowland Yucatan: Dynamics and Structure in Maya Settlement. En

Prehistoric Settlement Patterns: Essays in Honor of Gordon R. Willey (editado por E. Vogt y R.         Leventhal). University of New Mexico Press y Peabody Museum of Archaeology and Ethnology, Harvard University, Albuquerque y Cambridge.

Freidel, David A. y Stanley Guenter
2003        Bearers of War and Creation. http://www.archaeology.org/online/features/siteq2/index.html

Golden, Charles y Andrew Scherer
2006        Border Problems: Recent Archaeological Research along the Usumacinta River. The PARI

Journal 7(2):1-16.

Golden, Charles W., Andrew K. Scherer, y A. R. Muñoz
2005        Exploring Piedras Negras-Yaxchilan border zone: Archaeological investigations in the Sierra del

Lacandon, 2004. Mexicon 28(1):11-16.

Graham, Ian
1997        Mission to La Corona. Archaeology 50(5):46.

Grube, Nikolai
2007        Informe: Trabajos de exploración en Uxul (Campeche).

www.iae-onn.de/iae/fileadmin/assest/pdf/InformeINAH2007a.pdf.Bonn.

Guenter, Stanley
2005        La Corona Find Sheds Light on Site Q Mystery. http://mesoweb.com/reports/SiteQ.html

Hammond, Norman
1991        Inside the Black Box: Defining the Maya Polity. En Classic Maya Political History: Hieroglyphic

and Archaeological Evidence (editado por T. P. Culbert), pp. 253-284. Cambridge University Press, Cambridge.

Houston, Stephen D.
1997        Estados débiles y estructura segmentaria: La organización interna de las entidades políticas

Mayas. Apuntes Arqueológicos 5(1):67-92.

Houston, Stephen D., Héctor Escobedo, Mark Child, Charles Golden y René Muñoz
2003        The Moral Community: Maya Settlement Transformation at Piedras Negras, Guatemala. En The

Social Construction of Ancient Cities (editado por M. Smith), pp. 212-253. Smithsonian Institution

Press, Washington, DC.

Houston, Stephen D. y  David Stuart
2001        Peopling the Classic Maya Court. En Royal Courts of the Ancient Maya, Volume 1: Theory,

Comparison, and Synthesis (editado por T. Inomata y S. D. Houston), pp. 54-83.

Westview Press, Boulder, CO.

Iannone, Gyles
2005        The Rise and Fall of an Ancient Maya Petty Royal Court. Latin American Antiquity 16(1):26-44.

Inomata, Takeshi
2006        Plazas, Performers, and Spectators: Political Theatres of the Classic Maya. Current Anthropology

47(5):805-842.

Inomata, Takeshi y Kazuo Aoyama
1996        Central-place Analysis in the La Entrada Region, Honduras: Implications of Understanding the

Classic Maya Political and Economic Systems. Latin American Antiquity 7(4):291-312.

Inomata, Takeshi y Stephen D. Houston
2001        Opening the Royal Maya Court. En Royal Courts of the Ancient Maya, Volume 1: Theory,

Comparison, and Synthesis (editado por T. Inomata y S. Houston), pp. 3-23. Westview Press,

Boulder, Colorado.

Kaufman, F. y Marco A. Leal Rodas
1988        Proyecto Arqueológico Peruano Guatemalteco al noroccidente de Petén. Publicación de la

Universidad de San Carlos de Guatemala, Guatemala.

Leal Rodas, Marco A. y Salvador López Aguilar
1993        Reconocimiento arqueológico en la brecha topográfica Libertad-Xan (sector Tamariz-Río San

Pedro). Basic Resources Int. Guatemala.

Leal, Marco A., Salvador López, María Chinchilla, José Paredes, José Benítez y Marco Zetina
1988        Reconocimiento arqueológico en el noroccidente de Petén. Instituto de Investigaciones

Históricas, Antropológicas, y Arqueológicas, Vol. 1, Escuela de Historia, USAC, Guatemala.

Marcus, Joyce
1976        Emblem and State in the Classic Maya Lowlands: An Epigraphic Approach to Territorial

Organization. Dumbarton Oaks, Washington D.C.

Martin, Simon
1996        Calakmul y el enigma del glifo Cabeza de Serpiente. Arqueología mexicana 3(18):42-5.

1997        The Painted King List: A Commentary on Codex-Style Dynastic Vases. En The Maya Vase Book,

editado por B. Kerr y J. Kerr, pp. 846-867, Vol. 5. Kerr Associates, New York.

2001        Court and Realm: Architectural Signatures in the Classic Maya Southern Lowlands. En Royal

Courts of the Ancient Maya, Volume 1: Theory, Comparison, and Synthesis, editado por T.

Inomata y S. Houston, pp. 168-194. Westview Press, Boulder, Colorado.

2005        Of Snakes and Bats: Shifting Identities at Calakmul. The PARI Journal 6(2):5-15.
www.mesoweb.com/pari/publications/journal/602/SnakesBats_e.pdf

2008        Wives and Daughters on the Dallas Altar. Mesoweb http://www.mesoweb.com/articles/Martin/Wives&Daughters.pdf

Martin, Simon y Nikolai Grube
1995        Maya Superstates. Archaeology 48(6):41-46.

2000        Chronicle of the Maya Kings and Queens. Thames & Hudson, London.

Mathews, Peter

1988        Notes on the Inscriptions of “Site Q”. Manuscrito, Department of Archaeology, University of

Calgary, Alberta.

Ringle, William
1985        Notes on Two Tablets of unknown Provenance. En Fifth Palenque Round Table, 1983 (editado

por V. Fields), pp. 151-158. Pre-Columbian Art Research Institute, San Francisco.

Robichaux, Hubert R. y Candace Pruett
2005        Las inscripciones de Oxpemul. Los Investigadores de la Cultura Maya 13(1):29-43.

Sanders, William T.
1989        Household, Lineage, and the State in 8th-Century Copan. En House of the Bacabs, Copan: A

Study of the Iconography, Epigraphy, and Social Context of a Maya Elite Structure (editado por D. Webster), pp. 89-105. Dumbarton Oaks, Washington, D.C.

Saturno, William A.
2000        In the Shadow of the Acropolis: Río Amarillo and Its Role in the Copan Polity. Ph.D. dissertation,

Department of Anthropology, Harvard University, Cambridge, MA.

Schele, Linda
1991a The Demotion of Chac-Zutz’: Lineage Compounds and Subsidiary Lords at Palenque. En Sixth

Palenque Round Table, 1986 (editado por V. Fields). University of Oklahoma Press, Norman.

1991b An Epigraphic History of the Western Maya Region. En Classic Maya Political History:

Hieroglyphic and Archaeological Evidence (editado por P. Culbert), pp. 71-101. Cambridge University Press, Cambridge.

Schele, Linda y David A. Freidel
1990        A Forest of Kings: The Untold Story of the Classic Maya. William Morrow and Co. Inc., New York.

Schele, Linda y Nikolai Grube
1994        Notebook for the XVIII Maya Hieroglyphic Workshop at Texas: Tlaloc-Venus Warfare: The Peten

Wars 8.17.0.0.0-9.15.13.0.0. Institute of Latin American Studies, University of Texas at Austin, Austin.

Šprajc, Ivan, William J. Folan y Raymundo González Heredia
2005        Las ruinas de Oxpemul, Campeche: su redescubrimiento después de 70 años de olvido. Los

Investigadores de la Cultura Maya 13(1):19-27.

Stuart, David

2001        La Ruinas de La Corona, Petén y la Identificación del “Sitio Q”. En XV Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2000 (editado por J.P. Laporte, H. Escobedo y B. Arroyo). Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

Stuart, David y Stephen D. Houston
1994        Classic Maya Place Names. Studies in Pre-Columbian Art and Archaeology, 33, Dumbarton

Oaks, Washington DC.

Webster, David L.
1997        City-States of the Maya. En The Archaeology of City-States: Cross-Cultural Approaches (editado

por D. Nichols y T. Charlton), pp. 135-154. Smithsonian Institution, Washington, D.C.

1998        Warfare and Status Rivalry. En Archaic States (editado por G. M. Feinman y

J. Marcus), pp. 311-352. School of American Research, Santa Fe.

2000        The Not-So-Peaceful Civilization. Journal of World Prehistory 14(1):65-119.

2002        The Fall of the Ancient Maya: Solving the Mystery of the Maya Collapse. Thames and Hudson, New York.

Figura 1 Panel de Jugadores de Pelota en el Chicago Art Institute

Figura 2 Sak nikte’ (dibujo por Stanley Guenter)

Figura 3 Mapa de La Corona (elaborado por Ian Graham y David Stuart, 1997)

Figura 4 Zona de estudio, Proyecto Regional Arqueológico La Corona

Figura 5 Mapa de La Corona, 2008 (elaborado por Damien Marken)

Figura 6 Mapa del Grupo principal (elaborado por Damien Marken)

Figura 7 Mapa del Grupo Coronitas (elaborado por Damien Marken)

Figura 8 Perfil de la excavación de 13Q-5

Figura 9 Perfil de la excavación de 13R-3

Figura 10 Reconstrucción del nicho en la Estructura 13R-5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *