Asociación Tikal

16 – ANÁLISIS COMPARATIVO DE ÁREAS RESIDENCIALES DE LOS SITIOS ARQUEOLÓGICOS LA JOYANCA Y ZAPOTE BOBAL, LA LIBERTAD, PETÉN – Laura L. Gámez – Simposio 21, Año 2007

Descargar este articulo en formato PDF

Gámez, Laura L.

2008        Análisis comparativo de áreas residenciales de los sitios arqueológicos La Joyanca y Zapote Bobal, La Libertad, Petén. En XXI Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2007 (editado por J.P. Laporte, B. Arroyo y H. Mejía), pp.248-264. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala (versión digital).

16

ANÁLISIS COMPARATIVO DE ÁREAS RESIDENCIALES DE LOS SITIOS ARQUEOLÓGICOS LA JOYANCA Y ZAPOTE BOBAL, LA LIBERTAD, PETÉN

Laura L. Gámez

Universidad de San Carlos de Guatemala

Palabras clave

Arqueología Maya, Petén, La Joyanca, Zapote Bobal, Hixwitz, patrón de asentamiento, grupos residenciales

Abstract

COMPARATIVE ANALYSIS OF RESIDENTIAL AREAS FOR THE ARCHAEOLOGICAL SITES LA JOYANCA AND ZAPOTAL BOBAL, LA LIBERTAD, PETEN

Epigraphic discoveries at La Joyanca and Zapote Bobal have led to the hypothetical definition of both as components of the Classic period political entity of Hixwitz, according to the labors of the PNO Project during the last three seasons, which have focused on the archaeological characterization of the region. Here, the results of the comparative analysis of the morphology and distribution of some of the domestic groups of these settlements are presented, which have been directed specifically toward the definition of their variability. In general terms such variability is closely related to the differences in the sociopolitical organization of each of these centers.

El tema de esta investigación se enfoca en la relación entre la composición de grupos habitacionales y la organización sociopolítica. La forma y la distribución de dichos grupos en un asentamiento constituyen indicadores útiles de la jerarquía social y organización política, por lo que el análisis comparativo de diferentes asentamientos interrelacionados es una herramienta útil para la caracterización de la organización sociopolítica a nivel regional.

En esta oportunidad, el objetivo es esbozar un acercamiento hacia estos temas a través de la comparación de la distribución y morfología de las casas en dos sitios de las Tierras Bajas Mayas durante el Clásico Tardío: La Joyanca y Zapote Bobal, ambos aparentemente pertenecientes a la entidad política prehispánica de Hix Witz (Figuras 1 y 2). Sin pretensiones exhaustivas, el análisis comparativo que se presenta en esta oportunidad está dirigido hacia la definición de la variabilidad entre los dos asentamientos con miras a la identificación de posibles implicaciones sociopolíticas en el registro arqueológico que podrían conducir a futuras hipótesis de investigación.

UNIDADES DOMÉSTICAS Y PATRONES DE ASENTAMIENTO EN EL ÁREA MAYA

El patrón de asentamiento en la región de las Tierras Bajas Mayas se caracteriza por la dispersión de sus áreas habitacionales, que comúnmente se encuentran ubicadas a proximidad de un centro público relacionado con actividades políticas y rituales. La evidencia arqueológica sugiere que los Mayas vivían en familias extendidas relativamente grandes (Sanders 1981:358), con una rutina de producción centrada en la unidad doméstica, siendo la agricultura la actividad económica fundamental (Freidel 1981:377). Algunos autores, han propuesto que más que en otras culturas agrícolas, en la sociedad Maya la proporción de productores de alimento era particularmente alta, según Webster (2002:140) probablemente dentro de un rango del 80 al 90 por ciento.

Variaciones en la forma de los complejos domésticos han sido específicamente relacionadas con la densidad de población e intensidad agrícola, pero también con diferencias de rango, rol en la producción económica, riqueza y estatus político dentro de una sociedad dada (Wilk 1988:136). Arqueológicamente, en los asentamientos Mayas de las Tierras Bajas estas diferencias están generalmente bien representadas por la variabilidad en el tamaño de los grupos arquitectónicos, así como en su morfología y grado de elaboración. Además, en la mayoría de los casos, esta variabilidad puede asociarse con la ubicación de los grupos dentro del asentamiento.

Por otra parte, una suposición razonable, por lo menos para los Mayas del Clásico, es que la estructura y organización política determina fuertemente el patrón de asentamiento y no al contrario (Montmollin 1989:9). De este modo, el análisis en este caso está dirigido hacia la definición de la variabilidad entre asentamientos de la misma área cultural y temporalidad, partiendo desde la suposición de que tales variaciones podrían reflejar diferencias en la organización social.

En la versión digital se ha incluido una serie de figuras adicionales que ilustran las unidades residenciales que se consideran en La Joyanca y Zapote Bobal (Figuras 6 a 9).

Figura 1 Mapa de Ubicación de la Región de Hixwitz

Figura 2 Región de Hixwitz

LA REGIÓN DE HIX WITZ

En base al registro epigráfico, el nombre de Hix Witz o “Colina del Jaguar” ha sido relacionado con un área de la región noroccidental de Petén en donde se ubican los sitios de La Joyanca, Zapote Bobal y El Pajaral, sugiriéndose que estos formaron parte de una misma entidad política durante el periodo Clásico (Stuart 2003).

Debido a la cantidad de monumentos con inscripciones halladas hasta la fecha, así como por su tamaño, se ha sugerido que Zapote Bobal pudo ser la “capital” del Clásico Tardío de la región, que incluía los otros dos sitios de rango medio, así como otros asentamientos menores. Sin embargo, todavía no existen suficientes evidencias arqueológicas para respaldar tal interpretación, y aún es preciso llevar a cabo mayores estudios al respecto.

Sea como fuese que funcionaran los arreglos políticos de Hix Witz, las inscripciones jeroglíficas encontradas en diversas localidades sugieren que era una entidad políticamente independiente, al menos durante algunos periodos, pero siempre bajo presiones políticas de otros centros. Reconocimientos arqueológicos en la región han demostrado una densa ocupación prehispánica, representada por la presencia relativamente continua de grupos de montículos dispersos a lo largo del paisaje. A pesar de que la información disponible es altamente preliminar, las características particulares de la región de Hix Witz y sus diferentes asentamientos proveen un buen caso de estudio para la definición de una forma variable de organización social dentro de las Tierras Bajas Mayas.

LA JOYANCA

La Joyanca es un sitio de tamaño mediano, ubicado a 10 km al sur del río San Pedro Mártir, asentado sobre una meseta calcárea limitada en sus lados norte y este por las áreas bajas relacionadas con dicho río y la laguna Tuspan. El lado sur de la meseta está delimitado por un sibal, considerado la principal fuente de agua para el asentamiento prehispánico.

El sitio arqueológico tiene una extensión de alrededor de 2.5 km2, a lo largo de los que se han registrado más de 600 montículos (Figura 3). Para propósitos analíticos, el sitio fue divido en tres diferentes zonas: Central, Residencial y Periférica. La primera, la Zona Central, consiste en la sede principal de la élite local, incluyendo la Plaza Principal y la residencia más prominente del sitio, denominada Grupo Guacamaya. La Zona Residencial consiste en una franja de 700 m de ancho, que rodea la Central al este, norte y oeste; esta zona incluye los grupos residenciales más complejos del sitio aparte de Guacamaya, pero también diversos grupos más pequeños de diferentes características. Finalmente, la Zona Periférica rodea la anterior y se define por un cambio en el patrón de asentamiento y la relativa escasez de evidencias arqueológicas (Lemonnier y Michelet 2004:34).

En términos generales, la Plaza Principal de La Joyanca se encuentra asentada sobre una meseta artificialmente nivelada de alrededor de 100 m por lado. Se define por la presencia de 13 estructuras de características monumentales. Sin embargo, no se localizaron estelas o altares en relación con esta área pública político-religiosa. La única estela registrada en el sitio se encontró en uno de los patios del Grupo Guacamaya, en un área ritual “privada.”

LAS CASAS DE LA JOYANCA

Los estudios de patrón de asentamiento en el sitio condujeron a la definición de cuatro categorías locales de grupos de patio (Arnauld et al. 2004; Lemonnier 2006):

Clase I: Esta categoría fue definida para el Grupo Guacamaya, el más complejo de La Joyanca. Se encuentra compuesto por cinco patios, de los cuales dos cuentan con más de 2500 m2 en superficie (incluyendo las estructuras). En total, el grupo está compuesto por más de 30 estructuras que alcanzan de 30 a 40 m de largo, todas de mampostería. Particularmente en los patios más grandes, los montículos presentan 3 a 4 m de altura y ha sido comprobado mediante excavación que éstos corresponden a construcciones de tipo palacio con techos abovedados.

Clase II: Esta categoría agrupa los llamados Grandes Grupos Residenciales. Aunque éstos son menos complejos que el Grupo Guacamaya porque cuentan con un solo patio de más de 2500 m2, las estructuras están construidas con los mismos parámetros (mampostería) y algunas alcanzan los 30 a 40 m de largo. Algunos de los montículos en estos grupos también alcanzan de 3 a 4 m de altura, cada grupo se conforma por al menos 20 estructuras.

Clase III: Asociación de patios, todos con un área menor a los 2500 m2. Las distinciones particulares dentro de esta categoría son: Clase IIIa, concentración de más de ocho patios compuestos por más de 30 estructuras; y Clase IIIb: concentración de dos a siete patios pequeños compuestos por 8 a 30 estructuras.

Clase IV: Grupo habitacional pequeño compuesto por un patio, usualmente delimitado por dos a cinco estructuras.

En general, el asentamiento de La Joyanca ha sido caracterizado por la presencia de varios Grandes Grupos Residenciales (Clase II), regularmente distribuidos a lo largo de la Zona Residencial, alternados con grupos más pequeños (Clases III y IV) y espacios “vacíos” donde no se han encontrado evidencias de construcciones y bajos. Este patrón ha sido interpretado por Lemonnier (2006) como indicativo de la existencia de “Barrios”, cada uno dominado por un Gran Grupo Residencial, rodeado por grupos dependientes más pequeños y áreas de cultivo, dentro de zonas delimitadas por bajos.

Siguiendo esta interpretación, durante el Clásico Tardío, cuando la ciudad alcanzó su apogeo, ésta estaría compuesta por un área político-ceremonial localizada al sur del asentamiento (Plaza Principal); el grupo habitacional del linaje dominante (G. Guacamaya), localizado aproximadamente a 200 m de la Plaza; y diez diferentes barrios, cada uno compuesto por un Gran Grupo Residencial y varios grupos pequeños, controlando una porción de bajo y área cultivable. La distribución de estos grupos no sigue un patrón concéntrico; su ubicación sugiere que la Plaza Principal no fue un factor decisivo para su ubicación. Sin embargo, con la única excepción de los grupos Guacamaya y Pizote, todos los Grandes Grupos Residenciales del sitio se encuentran distanciados entre sí por aproximadamente 100 m (Lemonnier y Michelet 2004:40).

De acuerdo con el estudio de Lemonnier (2006:334), aunque los cálculos demuestran una densidad de 3.8 estructuras por hectárea, de las 168 ha que cubre el sitio, una buena parte se encuentra ocupada por zonas bajas y afloramientos rocosos, por lo que la densidad de construcciones sin contar dichas áreas es de 4.6 estructuras por hectárea.

Es importante recalcar que, aunque no existe ninguna duda de que el Grupo Guacamaya es el más grande, complejo y antiguo del sitio, en diferentes medidas, los otros diez Grandes Grupos Residenciales presentan importantes similitudes en su composición. Aparte del tamaño, en todos estos conjuntos el patio principal es cuadrangular o rectangular, con límites claramente definidos o completamente cerrados con un acceso restringido. A pesar de que no todas las estructuras han sido investigadas, se ha establecido (mediante excavación y/o tamaño y forma de montículos) que al menos en los patios principales de estos grupos, todas las construcciones corresponden a edificios abovedados con bancas interiores. Los patios más pequeños tienden a ser abiertos y definidos por construcciones más pequeñas, pero algunas de estas también son abovedadas y de considerable tamaño.

También es relevante para los propósitos de esta presentación notar que el Grupo Guacamaya está localizado a una distancia relativamente grande de la Plaza Principal (200 m al este), y aunque está conformado por varios patios y que su arquitectura y diseño son ciertamente complejos, no está localizado sobre una plataforma elevada como los complejos residenciales de la realeza Maya usualmente están en las Tierras Bajas.

ZAPOTE BOBAL

Zapote Bobal se localiza aproximadamente a 30 km en línea recta hacia el sureste de La Joyanca. El sitio arqueológico ha sido clasificado como un asentamiento prehispánico de rango superior, principalmente debido a la monumentalidad de sus construcciones públicas y a la presencia de numerosos monumentos esculpidos.

Para propósitos de estudio, el sitio ha sido dividido en dos diferentes áreas: el Sector Nuclear y el Área Periférica (Figuras 4 y 5). El Sector Nuclear se extiende sobre una superficie de alrededor de 1 km2, donde los grupos arquitectónicos más relevantes son la Plaza Principal, la Acrópolis, el Grupo Ritual Central y el Grupo Este, todos de características monumentales.

La Acrópolis está localizada en el extremo norte de la Plaza Principal y tal como su nombre lo indica, es un grupo elevado que se considera pudo funcionar como sede administrativa, pero también como la residencia más prominente del asentamiento. Este grupo se compone por al menos 23 estructuras de considerable tamaño distribuidas en siete diferentes patios. El grupo fue construido sobre una colina modificada, de tal manera que el patio central, que es el de mayores proporciones, se encuentra en el punto más elevado, mientras que los otros se distribuyen a diferentes niveles más bajos. El acceso principal al Patio Central se encuentra en el lado norte de la Plaza Principal, donde una ancha escalinata de 3 m de altura conforma la fachada principal de la plataforma del conjunto.

Figura 3 Plano del Sitio Arqueológico La Joyanca (Modificado de Lemonnier 2006).

LAS CASAS DE ZAPOTE BOBAL

El reconocimiento del Área Periférica de Zapote Bobal es todavía parcial. Sin embargo, una considerable porción del sitio ha sido registrada mediante tres diferentes transectos de reconocimiento (Barrios 2006 y 2007). De manera preliminar, basándose en observaciones de campo, se considera que las áreas que ya han sido registradas en el mapa del sitio son verdaderamente representativas de la densidad y características generales del asentamiento.

Se ha establecido que los volúmenes de construcción son más grandes en las áreas más próximas al epicentro, aunque el sector norte presenta menor densidad que el sur. La tipología preliminar de grupos habitacionales propuesta para el sitio incluye cuatro categorías (Barrios 2006:177):

Tipo I. Grupos Grandes: Este tipo se caracteriza por la presencia de un patio principal de al menos 40 m de largo, con por lo menos dos patios secundarios. Generalmente este tipo de grupo incluye de 11 a 13 montículos, de los cuales por lo menos cuatro presentan alrededor de 2.50 m de altura. Hasta la fecha se ha registrado un total de once grupos de este tipo.

Tipo II. Grupos Medianos: Estos grupos se conforman por un patio de alrededor de 30 m en cada uno de sus lados, limitados por tres a cinco estructuras, de las cuales las mayores alcanzan un largo de alrededor de 25 m, y al menos una o dos tiene una altura de 2 a 3 m. El total de grupos representativos de esta categoría que han sido registrados es de ocho.

Tipo III. Grupos Pequeños: Esta categoría corresponde a los grupos compuestos por dos a cuatro construcciones, ninguna de altura mayor a 1 m. La mayoría de los grupos conocidos se incluye dentro de esta categoría.

Tipo IV. Estructuras Aisladas: Construcciones representadas por montículos pequeños, localizados a corta distancia de alguno de los grupos de cualquier categoría, pero sin asociación espacial evidente.

En términos generales, a través del reconocimiento del área periférica del sitio se ha determinado que los diferentes grupos habitacionales se distribuyen en un patrón disperso, la mayoría asentados sobre colinas naturales, que a menudo presentan modificaciones obvias. Dichas colinas están separadas entre sí mediante áreas de terreno bajo de diferentes extensiones, pero todas con suelos fértiles y bien drenados en su mayoría. De este modo, se considera que la población prehispánica construyó un asentamiento condicionado por las características topográficas locales, favorables para propósitos agrícolas (Gámez et al. 2006). La densidad de construcciones que ha sido definida para el sitio es de 1.6 estructuras por hectárea (Barrios 2007:123).

Un rasgo significativo del asentamiento de Zapote Bobal que es importante recalcar en esta oportunidad es que los grupos residencias no se localizan de forma equidistante como en La Joyanca. Además, todos los “Grupos Grandes” de Zapote Bobal se localizan a considerable distancia de la Acrópolis. En términos generales, el área residencial de este sitio presenta un patrón altamente disperso, con las casas que podrían relacionarse con élites secundarias localizadas a distancias variables y relativamente distantes del área nuclear del sitio.

Por otro lado, en términos morfológicos de los grupos habitacionales, un rasgo importante es que incluso en los Grupos Grandes, todos los patios son notoriamente abiertos, no hay cuadrángulos cerrados y ninguno de los grupos cuenta con más de tres patios. Los montículos más grandes de los grupos habitacionales tienen alrededor de 3 m de altura y aunque ésta puede relacionarse con construcciones abovedadas, tal posibilidad todavía debe ser comprobada en campo.

Finalmente, para futuros análisis es importante remarcar que en Zapote Bobal el grupo habitacional principal no está ni siquiera incluido dentro de la clasificación de las casas, sino que forma parte del área monumental nuclear del sitio, con ningún otro grupo que se acerque a imitar su tamaño o complejidad. En Zapote Bobal, los grupos habitacionales del Tipo I están compuestos por menos de la mitad del número de construcciones que conforman la Acrópolis y todos están localizados a considerable distancia del área nuclear.

ANÁLISIS COMPARATIVO

En concordancia con el patrón de asentamiento general que ha sido definido para la región de las Tierras Bajas Mayas, los dos sitios, La Joyanca y Zapote Bobal, pueden caracterizarse como asentamientos dispersos, con áreas habitacionales evidentemente estratificadas, y ambos además con áreas internas apropiadas para cultivo. Sin embargo, existen diferencias más sutiles en cuanto a la morfología y distribución de los grupos habitacionales entre los dos sitios. Teóricamente, estas diferencias pueden relacionarse con importantes aspectos vinculados a los tipos de organización social y económica de cada uno de los centros.

Figura 4 Plano Preliminar del Sitio Arqueológico Zapote Bobal.

Primero, La Joyanca no cuenta con un grupo de tipo Acrópolis, mientras que Zapote Bobal sí. En La Joyanca, el grupo residencial principal (Guacamaya) está localizado a considerable distancia de la Plaza Principal, y aunque es de considerable tamaño y complejidad, no posee el efecto visual que los complejos de tipo Acrópolis normalmente tienen por su posición elevada y monumentalidad. En contraste, Zapote Bobal cuenta con una Acrópolis formal, construida sobre la parte más elevada del sitio y en directa relación con la Plaza Principal.

En segundo lugar, en Zapote Bobal los grupos habitacionales del Tipo I son ante todo más pequeños que sus equivalentes en La Joyanca: Clase II, que son considerablemente similares a Guacamaya en tamaño y forma. En general, las casas más grandes de Zapote Bobal son arquitectónicamente menos complejas que las de La Joyanca. Incluso considerando la existencia de edificios abovedados en algunos de los grupos grandes y medianos de Zapote Bobal, ningún grupo en este sitio consiste en un cuadrángulo, todos los patios son abiertos y en una comparación categórica, regularmente compuestos por menos y más pequeñas estructuras que los grupos de La Joyanca. De este modo, aunque las diferencias de rango entre las casas de los dos niveles más altos son evidentes en La Joyanca, en Zapote Bobal lo son aún más.

En tercer lugar, los Grandes Grupos Residenciales de La Joyanca están separados entre sí por distancias relativamente cortas y de manera equidistante, cada uno contando con cierto número de grupos más pequeños relacionados de tal manera que se facilita la definición de barrios. Por el contrario, en Zapote Bobal no se observan tales características. En términos generales, la distribución de grupos habitacionales en Zapote Bobal presenta espacios intermedios “vacíos” más amplios, dentro de los que no se observan variaciones topográficas muy marcadas. La diferencia entre los cálculos de densidad de construcción en estos sitios es significativamente marcado, mientras que en La Joyanca se ha definido una densidad de 4.6 estr/ha, en Zapote Bobal el cálculo es de 1.6 estr/ha.

Figura 5 Sector Central de Zapote Bobal

IMPLICACIONES SOCIOPOLÍTICAS

Las contrastantes diferencias morfológicas y de distribución de grupos habitacionales en La Joyanca y Zapote Bobal presentadas con anterioridad conllevan a dos líneas interpretativas interrelacionadas. Por un lado, las diferencias de rango expresadas por las categorías de casas en ambos asentamientos tienen implicaciones claras en cuanto a la organización social de cada uno de los mismos; mientras que por el otro lado, la distribución de casas dentro de cada uno de los asentamientos podría estar relacionada a procesos económicos o estrategias de producción.

En términos de la organización sociopolítica, las diferencias de jerarquía expresadas en la morfología de las casas señalan a Zapote Bobal como un asentamiento más estratificado que La Joyanca. En Zapote Bobal la complejidad y ubicación de la residencia del linaje principal –-la Acrópolis-– contrasta llamativamente con aquellas de las casas del rango inmediatamente inferior (Tipo I), que son mucho más pequeñas, arquitectónicamente menos complejas y ubicadas particularmente lejos del área nuclear.

En La Joyanca, la diferencia entre las casas de Clase I (Guacamaya) y Clase II (GGR) no es tan extrema como en Zapote Bobal; en este caso, el patrón sugiere la presencia de facciones social y económicamente competitivas (Arnauld et al. 2004), algunas de éstas con suficiente poder político y económico para emular el complejo residencial del linaje principal.

Además, existe una tendencia mucho más marcada hacia la concentración de las casas de los dos rangos inferiores en La Joyanca que en Zapote Bobal. La distribución de las casas de Zapote Bobal es evidentemente más dispersa. Siguiendo el modelo propuesto por la hipótesis de desarrollos de las casas de Ceibal (Tourtellot 1988), Zapote Bobal debería ser un asentamiento más joven que La Joyanca.

Las implicaciones de esta hipótesis presentarían importantes aspectos acerca de los procesos de formación de las entidades políticas Mayas, así como las condiciones de un empoderamiento apresurado por parte de una facción (o linaje) como sería el caso en Zapote Bobal, en oposición a un desarrollo más lento de facciones competitivas de relativamente similar poder en La Joyanca. Sin embargo, las evidencias con que se cuenta hasta ahora apuntan a un desarrollo relativamente contemporáneo para las áreas residenciales de los dos sitios (Clásico Tardío).

Otra forma de interpretación de estos patrones de asentamiento que parece más adecuada está relacionada con diferencias de jerarquía interna, en conexión con las jerarquías de la estructura política regional. De acuerdo a Montmollin (1989:23), la estratificación política implica distribución desigual de premios políticos y de acceso a puestos burocráticos; dentro de la jerarquía política de grupo, las personas de rango superior en línea para puestos burocráticos tienden a organizarse en grupos corporativos más grandes que aquellas de bajo rango ajenas a la competición por puestos políticos (Montmollin 1989:176).

Aunque evidentemente no toda la población de La Joyanca tenía igual acceso a premios y puestos políticos, las características de los grupos habitacionales sugieren un grupo más amplio de posibles competidores que en Zapote Bobal, donde el patrón sugiere un sistema más centralizado, reflejando diferentes grados de control político interno en cada uno de los asentamientos.

Para establecer un nexo entre la organización interna y regional es necesario recordar que en el paisaje político regional de las Tierras Bajas Mayas del Clásico, los rangos entre asentamientos secundarios están a menudo asociados a conexiones con otros más poderosos. Aunque muchos de los gobernantes “independientes” de centros secundarios usualmente clamaban soberanía, también reconocían a los de entidades políticas más grandes y poderosas como sus señores (Sharer y Traxler 2006:707).

En este caso, es importante notar el hecho de que aunque La Joyanca cuenta con un área pública político-ceremonial, no se encontraron monumentos esculpidos en la misma; mientras que en Zapote Bobal existe una considerable cantidad de estelas y altares en sus grupos públicos, algunos incluyendo el glifo-emblema de Hix Witz.

Esta diferencia entre los dos asentamientos es importante porque en la arqueología de las Tierras Bajas Mayas la presencia o ausencia de estos elementos es considerado un indicador de estatus político –-la presencia de monumentos conmemorando élites locales y los glifo-emblema son asociados a dinastías que reclaman autonomía política, mientras que en el otro extremo, la ausencia de éstos se considera un indicador de dependencia política. Ha sido parcialmente sobre esta noción que Zapote Bobal ha sido identificado como posible capital de Hix Witz, mientras que La Joyanca se considera un centro secundario.

No existen motivos para pensar que Hix Witz era una entidad política verdaderamente independiente, sino que al contrario, se asume que debió ser secundaria, estando relacionada a la esfera de algún otro de los reinos Clásicos de las Tierras Bajas. Siguiendo esta línea, podría plantearse la hipótesis de que Zapote Bobal, como capital de Hix Witz, debió estar respaldada por otra entidad más fuerte.

Esta ciudad debía participar en un mayor nivel que La Joyanca en la esfera política regional y, por consiguiente, necesitaba una estructura política que sostuviera tal tipo de relaciones. En oposición, La Joyanca, en su condición de centro secundario, parece reflejar más un tipo de autonomía que no necesita de las interconexiones que una capital debiera tener, dando más oportunidad a la formación de facciones localmente poderosas.

Por otra parte, las implicaciones económicas de la distribución de casas en Zapote Bobal y La Joyanca se derivan de la naturaleza agrícola de sociedad Maya. Se ha establecido que, al menos en el área sur de las Tierras Bajas, donde existe una variabilidad topográfica considerable, las personas tendían a asentarse en tierras bien drenadas, usualmente a corta distancia de afluentes de agua y bajos (Sanders 1981:356).

Además, la definición de la ciudad Clásica Maya incluye una buena extensión de huertas, donde se asume que la gente mantenía árboles y practicaba horticultura intensiva que empleaba la combinación y rotación de diferentes cultivos (Rathje 1983:47), creando la apariencia de “ciudades-jardín” atribuida a los asentamientos Mayas (Tourtellot 1983:46). Tanto La Joyanca como Zapote Bobal se adecuan a este modelo general, pero la variabilidad en los patrones de distribución de las casas podría estar relacionada con ciertas formas diferenciadas de producción.

Drennan (1988:248) propuso un modelo acerca de la relación entre agricultura intensiva y dispersión de asentamientos, siendo el concepto principal que a más intensivo el sistema agrícola, más disperso será el patrón de asentamiento debido a la magnitud de inversión de fuerza de trabajo. Si este modelo puede aplicarse al nivel de un solo asentamiento, entonces propondría que la población de Zapote Bobal estaría practicando una agricultura más intensiva que la de La Joyanca, practicada además por núcleos familiares más pequeños.

¿Podría esto entonces significar que el sistema políticamente más centralizado de Zapote Bobal condujo a una producción más intensiva? Sería especular en demasía el intentar contestar esta pregunta en esta oportunidad, pero es un interesante tópico que podría plantearse para investigaciones futuras.

CONCLUSIONES

Las evidencias son todavía muy parciales para discernir acerca de la estructura política regional de Hix Witz, pero este no ha sido el centro de atención del presente trabajo. Ha sido la intención únicamente el notar que la comparación morfológica y de distribución de grupos habitacionales en diferentes asentamientos de la misma región puede reflejar una variabilidad que teóricamente podría relacionarse con importantes procesos sociales, con los que es posible partir hacia nuevos tópicos de investigación.

En términos generales, el estudio comparativo tomado en esta oportunidad sugiere que Zapote Bobal puede caracterizarse como un asentamiento políticamente más centralizado que La Joyanca, expresándose la existencia de variabilidad entre diferentes asentamientos de una misma región, que dentro de la realidad Clásica Tardía de las Tierras Bajas Mayas puede relacionarse con asuntos políticos regionales en cercana conexión con los sistemas de producción.

REFERENCIAS

Arnauld, Charlotte, Véronique Breuil y Erick Ponciano (ed)

2004        La Joyanca (La Libertad, Guatemala): Antigua Ciudad Maya del Noroeste del Petén. Centro Francés, de Estudios de México y Centroamérica (CEMCA), Asociación Tikal, Centro de Investigaciones Regionales Mesoamericanos (CIRMA), Guatemala.

Barrios, Edy

2006        Informe No. 7. Investigaciones en el Sitio Arqueológico Zapote Bobal, Temporada de Campo 2005. En Informe presentado a IDAEH (editado por L. Gámez), Guatemala.

2007        Informe No. 8. Investigaciones en el Sitio Arqueológico Zapote Bobal. Temporada de Campo 2006. En Informe presentado a IDAEH (editado por M. Forné), Guatemala.

Drennan, Robert D.

1988        Household Location and Compact Versus Dispersed Settlement in Prehipanic Mesoamerica. En Household and Community in the Mesoamerican Past (editado por R. Wilk y W. Ashmore). University of New Mexico, Albuquerque, pp.273-293.

Freidel, David A.

1981        The Political Economics of Residential Dispersion Among the Lowland Maya. En Lowland Maya Settlement Patterns (editado por W. Ashmore), pp.371-382. University of New Mexico Press, Albuquerque.

Gámez, Laura, James Fitzsimmons y Melanie Forné

2007        Arqueología y epigrafía de Hixwitz. En XX Simposio de Arqueología en Guatemala, 2006 (editado por J.P. Laporte, B. Arroyo y H. Mejía), pp.293-306. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

Lemonnier, Eva

2006         La structure de l’habitat du site maya classique de La Joyanca dans son environnement local (Petén, Guatemala). Tesis doctoral, Universidad de Paris I- Panthéon Sorbonne.

Lemonnier, Eva y Dominique Michelet

2004        Reconocimiento y levantamiento topográfico del centro y de los espacios residenciales de La Joyanca, Petén Noroccidente: Dos acercamientos y resultados preliminares. En XVII Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2003 (editado por J.P. Laporte, B. Arroyo, H. Escobedo y H. Mejía), pp.28-40. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

Montmollin, Olivier de

1989        The Archaeology of Political Structure, Settlement Analysis in a Classic Maya Polity. New Studies in Archaeology, Cambridge University Press.

Rathje, William J.

1983        To the Salt of the Earth: Some Comments on Household Archaeology Among the Maya. En Prehistoric Settlement Patterns (editado por E. Vogt y R. Leventhal), pp.23-34. University of New Mexico Press and Peabody Museum of Archaeology and Ethnology. Harvard University, Cambridge, Massachusetts.

Sanders, William T.

1981        Classic Maya Settlement Patterns and Ethnographic Analogy. En Lowland Maya Settlement Patterns (editado por W. Ashmore), pp.351-369. University of New Mexico Press, Albuquerque.

Sharer, Robert y Loa Traxler

2006         The Ancient Maya. Sixth Edition. Stanford University Press. Stanford, California.

Stuart, David

2003         La Historia de Hixwitz, un centro político maya del periodo Clásico. Ponencia, XVII Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

Tourtellot, Gair

1983        An Assessment of Classic Maya Household Composition. En Prehistoric Settlement Patterns (editado por E. Vogt y R. Leventhal), pp.35-54. University of New Mexico Press and Peabody Museum of Archaeology and Ethnology. Harvard University, Cambridge, Massachusetts.

Webster, David

2002        The Fall of the Ancient Maya, Solving the Mystery of the Maya Collapse. Thames & Houdson, London.

Wilk, Richard R.

1988        Maya Household Organization: Evidence and Analogies. En Household and Community in the Mesoamerican Past (editado por R. Wilk, y W. Ashmore), pp.135-151. University of New Mexico Press, Albuquerque.

Figura 6

Figura 7

Figura 8

Figura 9

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *