Asociación Tikal

06 – EL MUSEO REGIONAL DEL SURESTE DE PETÉN, DOLORES, PETÉN – Lilian Corzo – Simposio 20, Año 2006

Descargar este artículo en formato PDF

Corzo, Lilian

2007        El Museo Regional del Sureste de Petén, Dolores, Petén. En XX Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2006 (editado por J.P. Laporte, B. Arroyo y H. Mejía), pp. 77-106. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala (versión digital).

6

EL MUSEO REGIONAL DEL SURESTE DE PETÉN, DOLORES, PETÉN

Lilian Corzo

Palabras clave

Patrimonio cultural, museos regionales, actividades comunitarias

Abstract

THE PETEN’S SOUTHEAST REGIONAL MUSEUM

One year after the Peten’s Southeast Regional Museum’s inauguration, we have the necessary elements to analize it’s influence in the cultural and educational development in the population of southeast Peten. The Museum has been an important source for the people that want to develop a sustainable economy based on ecotourism. The region’s cultural remains richness is well known; some of these sites are protected parks that still count with primary forests, but even if basic infrastructure to receive visitors already existed, no organization to unite individual efforts existed. In the present time private organizations are being structured to articulate municipalities and the State. Projects have been presented in order to compete with already known tourist’s areas and in that way attract visitors to this region. It is important that all of these efforts are framed within a well defined structure in order to achieve a long term cultural development, that could benefit everyone without wearing out the cultural patrimony. It is in these aspects where the Museum turns into a development and direction focus of the Ministerio de Cultura y Deportes.

Durante 19 años, el Atlas Arqueológico de Guatemala ha trabajado realizando el registro de sitios arqueológicos en el sureste de Petén y en otras zonas contiguas del centro y oeste del departamento (Figuras 1 y 2). A lo largo de estos años de investigación, se han recorrido cerca de 12,000 km² y localizado más de 250 sitios prehispánicos, que además de ser levantados topográficamente, han sido objeto de sondeos y exploraciones arqueológicas, en los que se han recuperado cantidades considerables de material cultural: en la actualidad se cuenta en los catálogos del proyecto, con más de 900 vasijas cerámicas, 6000 piezas líticas, 300 piezas marinas (o material malacológico), más de 200 figurillas fragmentadas, 350 artefactos cerámicos, 250 fragmentos de esculturas y 250 entierros.

Ahora, ¿qué hacer con todo este patrimonio cultural? Como se sabe, durante muchos años y por diversos motivos, ha sido práctica común enviar lejos de su lugar de procedencia los materiales arqueológicos localizados en el campo, específicamente hacia museos metropolitanos que cuentan generalmente con colecciones valiosas, y donde la visita está restringida a pobladores locales y turistas extranjeros. Lamentablemente, la gente de departamentos lejanos no tiene acceso a estas exhibiciones, por eso es importante descentralizarlas, para que las poblaciones locales obtengan beneficios a todo nivel, ya sea este educativo, recreativo o económico de lo encontrado en su región.

Por supuesto, los museos locales deben ofrecer condiciones óptimas y de seguridad para la buena conservación de los bienes. También necesita contarse con el soporte permanente de los gobiernos municipales y lograr que, aunque haya cambio de autoridades, esté garantizado en todo momento el apoyo para la protección del patrimonio cultural.

Figura 1 El área de estudio del Atlas Arqueológico de Guatemala

Figura 2 Ejemplo de área central de sitio del sureste de Petén

A modo de prueba, y durante la feria patronal de 1996, el Atlas Arqueológico realizó una exposición temporal que duró cinco días, y en la que se exhibieron 57 vasijas de diferentes temporalidades, monumentos tallados y artefactos de lítica, concha y hueso trabajado. La actividad se puede calificar de exitosa, ya que a ella asistieron aproximadamente 800 personas, este resultado hizo deducir que sería importante contar con una exhibición permanente, pero, ¿cómo lograrlo?

La oportunidad de crear un museo se tuvo en febrero de 1998, cuando la Dirección General de Caminos propuso, dentro del marco de referencia de la construcción de la carretera que une al municipio de San Luís con el de Flores, la edificación de un museo de piezas arqueológicas como un medio para disminuir el impacto al patrimonio cultural.

Fue en ese momento cuando se planteó que el edificio para un Museo Regional se construyera en el municipio de Dolores, y más específicamente en su cabecera municipal. ¿Y por qué construirlo aquí y no en otro de los municipios del sureste de Petén? Para comenzar, se cree que Dolores se encuentra en un punto estratégico, además cuenta con elementos reales para convertirse en un lugar de visita para el turismo no tradicional.

De igual manera, su ubicación está a apenas 82 km de la cabecera departamental, Flores, en un área que es parte de las Montañas Mayas, posee una gran cantidad de sitios arqueológicos, algunos registrados desde los años 40, los cuales también son parques y áreas protegidas por la Dirección General del Patrimonio Cultural y Natural, como son: Ixtonton, Ixkun, Sacul, Ixtutz, El Chal, Machaquila y las conocidas Cuevas de Naj Tunich, estos últimos en el municipio de Poptun.

La región es rica en recursos naturales: los resumideros de los ríos Xa’an y Mopan, las cascadas naturales y los Pinares de Poptun, y cuenta con una iglesia Católica que aún conserva su fachada colonial. También es interesante el hecho de que existe una infraestructura regional que, aunque mínima, tiene hoteles, restaurantes, gasolineras, líneas de transporte, bancos, etc.

La siguiente pregunta fue esencial ¿cómo involucrar a la población de Dolores en este proyecto? El primer paso fue solicitar la colaboración del Comité Pro-Mejoramiento y de la Municipalidad de Dolores, siendo ellos los que indicaron el lugar ideal para la construcción del edificio, donando para ello el terreno en donde estuvo situada la primera Municipalidad de Dolores, en la parte antigua de la población y cercano a la iglesia católica y al salón municipal. Esto tuvo lugar a mediados de 1998, aunque hubo que esperar hasta principios de febrero de 2001 para que la Dirección General de Caminos hiciera la entrega formal del edificio al Ministerio de Cultura y Deportes.

Evidentemente hubo elementos que no fueron contemplados cuando se construyó el edificio y por ello se tuvieron que realizar diversos trabajos, entre los que está la construcción de vitrinas, gabinetes en los baños, cambio de pintura, muros perimetrales, balcones y puertas de metal.

Además se habilitó un sistema de alarma en las puertas y salas de exhibición, cambiándose el sistema eléctrico para poder contemplar las luces especiales que se necesitaban para la exposición. Asimismo se trabajó en el terreno anexo, denominado la cancha, donación posterior hecha por la Municipalidad para agrandar el área cultural del Museo.

Ya que se contaba con el edificio, llegó el momento de pensar en la exposición permanente, para lo que se efectuó un análisis del material existente en los catálogos, escogiendo una serie de piezas que por sus características parecieron idóneas para el Museo. En ese momento no se contaba con un guión Museológico, ni lo más importante, fondos para hacer la restauración de las piezas elegidas.

Es en febrero de 2000 cuando se solicitó el apoyo de la Agencia Española de Cooperación Internacional, para la restauración de las piezas cerámicas y de escultura que se expondría en el Museo. Su anuencia fue inmediata, por lo que se encargó el trabajo al Arqueólogo Oswaldo Gómez y a su equipo de restauradores del Parque Nacional Tikal. Fue un proceso completamente gratuito que duró aproximadamente dos años, y por medio del cual se restauraron 128 piezas cerámicas y 8 elementos escultóricos (Figuras 3 y 4).

En relación con el funcionamiento del Museo, se elaboró un proyecto en el cual se contemplaron los siguientes parámetros: presupuesto, personal necesario, perfiles de puestos, actividades, proyección futura en la comunidad y exposición permanente.

Actualmente en lo que respecta al financiamiento, se tiene asignada una cantidad específica por medio de la Coordinación Nacional de Museos (CONAMUS); en cuanto al personal, se logró contratar a un Encargado, un Maestro Guía y un Guía de Turismo; la municipalidad de Dolores proporciona una Conserje; en cuanto a la vigilancia el Atlas Arqueológico proporciona cuatro personas por mes, y la CONAMUS ha asumido la vigilancia privada permanente. El guión Museológico y Museográfico se definió en forma cronológica, enriqueciéndose con paneles de información para lograr una exposición didáctica y fluida, dirigida al público en general.

Figura 3 Proceso e restauración de piezas en el laboratorio de Tikal

Figura 4 Proceso e restauración de piezas en el laboratorio de Tikal

Al final todos estos esfuerzos dieron su fruto, y el Atlas Arqueológico de Guatemala, entidad de la Dirección General del Patrimonio Cultural y Natural del Ministerio de Cultura y Deportes, logró con el apoyo de otras instituciones, inaugurar el 17 de marzo de 2005 el Museo Regional del Sureste de Petén, con una muestra de 129 elementos culturales (Figuras 5, 6 y 7).

EXPOSICIÓN PERMANENTE

El área cultural está compuesta por dos niveles, el primero consiste en una plaza jardinizada con tres ingresos, donde se realizan actividades culturales al aire libre. Al segundo nivel se sube por una escalinata central y es donde se ubica el edificio del Museo (Figuras 8, 9, 10 y 11). Aparte de las salas de exposición, hay una sección administrativa, servicios, bodega y el cuarto de los vigilantes, además, se tiene un salón de usos múltiples que se usa para actividades culturales, educativas y de beneficio comunitario. El acceso a este servicio es fácil y gratuito, y puede ser solicitado por municipalidades, asociaciones, personas individuales, entidades civiles y educativas.

A la derecha del ingreso principal se sitúa la primera área de exhibición. En las paredes hay colocados paneles con información puntual, que indican el trabajo del Atlas Arqueológico en la zona, el desarrollo cultural del sureste de Petén, sitios arqueológicos representados y cronología del área. Aun así, es necesario ampliar la información del contexto de las piezas (Figura 12).

Figura 5 Inauguración del Museo Regional del Sureste de Petén

Figura 6 Inauguración del Museo Regional del Sureste de Petén

Figura 7 Museo Regional del Sureste de Petén

Figura 8 Museo Regional del Sureste de Petén

Figura 9 Museo Regional del Sureste de Petén

Figura 10 Museo Regional del Sureste de Petén

Figura 11 Museo Regional del Sureste de Petén

En la exposición, se contemplan materiales que incluyen el municipio de Dolores, además de estar representados sitios arqueológicos situados en los municipios de San Luis, Poptun, Santa Ana, Melchor de Mencos, San Francisco y La Libertad.

La muestra cerámica representa a 22 sitios arqueológicos y tres cuevas, estos son: Calzada Mopan, Copoja, Curucuitz, El Chal, El Ocote, El Reinado, Itzimte, Ix Ak, Ixcoxol, Ix Ek´, Ixkun, Ixtonton, Ixtutz, La Gloria-Sacul, Limones, Machaquila, Maringa, Pueblito, Sacul, Suk Che´, Ucanal, Yaltutu y las cuevas Aktun Ak´ab, Balam Na y El Chapayal. Muchas de estas piezas fueron ofrendas asociadas a entierros, localizadas en grupos habitacionales y zonas centrales.

La primera vitrina es de dimensiones menores y se exponen 22 piezas de diferentes materiales, entre estas hay puntas de proyectil, cuchillos y excéntricos de pedernal. El material de concha marina se muestra con placas circulares pulidas en forma de estrella y un disco pulido, también se exhiben varios anillos, un bezote en forma de flor y un collar de caracol (Figura 13). Una de las piezas más espectaculares de esta vitrina es un vaso de alabastro que se localizó en una ofrenda del sitio arqueológico de Sacul.

Posteriormente, el Preclásico (900 AC – 200 DC) está representado en tres vitrinas, con 21 piezas cerámicas de formas variadas. Muchas de las cuales, como ya se indicó, fueron ofrendas asociadas a entierros, ubicadas tanto en grupos habitacionales como en zonas centrales (Figuras 14, 15 y 16). Las formas observadas son siete ollas, una de estas con vertedera, tres cuencos de diferentes dimensiones, tres vasos, siete platos y una vasija con forma de zapato.

En concordancia con su menor presencia cultural, el Clásico Temprano (200-600 DC) está representado en una sola vitrina con cinco piezas, tres de las cuales –un cuenco y dos contenedores de dimensiones mayores– fueron encontradas en la Cueva Este del sitio arqueológico Ixkun; las piezas restantes son dos ollas de forma globular localizadas en un entierro saqueado en Ixtonton.

La muestra del Clásico Tardío (600-800 DC) está distribuida en cuatro vitrinas y contiene 27 vasijas cerámicas, que incluyen ollas, cuencos, platos policromos, vasos policromos con escenas, vasijas efigie e incensarios. Representa un total de 11 sitios, y muchas de las piezas proceden también de ofrendas de entierros situados tanto en áreas periféricas como centrales.

El Clásico Terminal (800-1000 DC) se expone en dos vitrinas con 13 piezas de alfarería, provenientes de cuatro sitios arqueológicos y una cueva. Las piezas son una olla, tres cuencos, seis vasos y tres platos.

Los periodos Postclásico e Histórico (1000-1524 DC) se observan en dos vitrinas con 16 piezas, fundamentalmente incensarios y sahumadores, algunas de las cuales no pertenecen al Sureste de Petén pero por sus características especiales, están en esta exhibición permanente. Las piezas proceden de sitios como Limones, Ucanal, Ixtonton, Sacul y de las cuevas Chapayal y Balam Na.

En escultura, se cuenta en la exposición con 31 piezas (Figuras 17, 18, 19, 20 y 21). La sala de escultura menor se compone de 17 piezas calizas de varios sitios arqueológicos: tres cabezas antropomorfas, siete fragmentos de panel, dos fragmentos escultóricos, dos esculturas y un conjunto de piezas glíficas, con su lectura correspondiente, provenientes del sitio arqueológico Machaquila.

La parte final de la exposición del Museo se ubica en el vestíbulo, donde hay representados seis sitios arqueológicos del área. Del sitio arqueológico Ixtutz aparece un panel con seis fragmentos tallados, de Itzimte están la Estela 8 y la Estela 9, de Ucanal se tiene el Monumento 3, de Machaquila tres fragmentos de la Estela 6 y de Pueblito dos esculturas que muestran a personajes antropomorfos (Figuras 22, 23, 24, 25 y 26).

Figura 12 Exhibición en el Museo Regional del Sureste de Petén

Figura 13 Exhibición en el Museo Regional del Sureste de Petén

Figura 14 Exhibición en el Museo Regional del Sureste de Petén

Figura 15 Exhibición en el Museo Regional del Sureste de Petén

Figura 16 Exhibición en el Museo Regional del Sureste de Petén

Figura 17 Exhibición en el Museo Regional del Sureste de Petén

Figura 18 Exhibición en el Museo Regional del Sureste de Petén

Figura 19 Exhibición en el Museo Regional del Sureste de Petén

Figura 20 Exhibición en el Museo Regional del Sureste de Petén

Figura 21 Exhibición en el Museo Regional del Sureste de Petén

Figura 22 Exhibición en el Museo Regional del Sureste de Petén

Figura 23 Exhibición en el Museo Regional del Sureste de Petén

Figura 24 Exhibición en el Museo Regional del Sureste de Petén

Figura 25 Exhibición en el Museo Regional del Sureste de Petén

Figura 26 Exhibición en el Museo Regional del Sureste de Petén

ACTIVIDADES

Para las actividades del Museo se tiene el apoyo directo del Ministerio de Cultura y Deportes, la Municipalidad de Dolores, de otras instituciones y personas individuales, por lo que se han realizado talleres de artesanías, varios ensambles de marimbas, bailes culturales y concursos, todo ello encaminado a lograr el fortalecimiento sociocultural en la comunidad (Figuras 27, 28, 29, 30 y 31).

De forma permanente se dan visitas guiadas dentro del Museo a grupos de alumnos de los diferentes niveles educativos: pre-primaria, primaria, básico, diversificado y universitario. También se atiende turismo nacional e internacional. En el año que tiene funcionando el Museo, han ingresado 8548 visitantes. Existe además un convenio específico con el colegio que promueve la Iglesia Católica de la comunidad, y se dan prácticas museográficas a los alumnos de último grado de la carrera de Perito en Turismo.

Figura 27 Actividades de recreación en el Museo Regional del Sureste de Petén

Figura 28 Actividades de recreación en el Museo Regional del Sureste de Petén

Figura 29 Actividades de recreación en el Museo Regional del Sureste de Petén

Figura 30 Actividades de recreación en el Museo Regional del Sureste de Petén

Figura 31 Actividades de recreación en el Museo Regional del Sureste de Petén

PROYECCIÓN FUTURA

¿Cuál es el siguiente paso? ¿Cómo puede un proyecto cultural ayudar a una población que no tiene ninguna industria y que su quehacer económico es únicamente agrícola? En Petén, por ser rico en vestigios arqueológicos, muchos campesinos pobres a los cuales les va mal en las cosechas, utilizan el saqueo y la comercialización de piezas arqueológicas como medio de subsistencia, en general porque lo ven como un medio de obtener beneficios económicos y no sienten una conexión con su propia identidad.

¿Cómo evitar esto cuando las necesidades son grandes? Se piensa que el Patrimonio Cultural puede ser fuente económica para los pueblos que no cuentan con industrias y que utilizan una economía de subsistencia. Parte de la dinámica es formar un equipo de personas interesadas en el desarrollo cultural de la población, la cultura no debe ser únicamente contemplativa, sino que también puede actuar como un ente generador de una dinámica económica.

En el Sureste de Petén ha habido una buena acogida respecto al Museo, hay entidades como Turisur y la Sección Cultural de la Asociación Integral Amigos del Bosque, cuyo objetivo es el desarrollo de un turismo interesado en la ecología y cultura del área. Ellos están planteando proyectos a entidades nacionales como el INGUAT, o extranjeras como la Cooperación Alemana, para que los ayude en este desarrollo. Algunas de las propuestas son, la restauración de las fachadas de algunos edificios del sitio arqueológico Ixkun y hacer circuitos turísticos en donde se incluyan diversos sitios arqueológicos, el Museo, las cuevas de Naj Tunich y otros destinos ecológicos.

En cuanto al Atlas Arqueológico y al Museo Regional del Sureste de Petén, se tiene como propuesta la creación de un Centro Cultural Regional. El interés es contar con un lugar donde se puedan recibir cursillos, cursos de pintura, de baile, capacitar a la comunidad en la realización de artesanías locales, recreación del adulto mayor, en fin, fomentar los elementos y valores que propone el Ministerio de Cultura y Deportes para el desarrollo de la comunidad. En esta institución se contempla además una sección para guías especializados en turismo, que serían los egresados del colegio del cual ya se hizo referencia, por supuesto después de una capacitación del INTECAP y el INGUAT.

Podría ser también un lugar donde se conserve y eduque sobre la marimba, un elemento culturalmente guatemalteco. En este momento el Alcalde Municipal de Dolores paga un maestro de música que dirige la marimba local Voces de Ixtanche y educa a un grupo de de jóvenes, estos reciben a cambio un estipendio mínimo. Desgraciadamente, al ser una propuesta personal del alcalde, lo más probable es que cuando haya cambio de autoridades el apoyo desaparezca. Es aquí donde el Ministerio de Cultura y Deportes actuará para la conservación de este proyecto.

La propuesta ya fue presentada al Consejo Municipal de Dolores y se pidió la donación el edificio del antiguo salón municipal, que está junto al Museo, para habilitarlo para el Centro Cultural Regional. Por supuesto será necesario procurar fondos para adecuar y reconstruir el edificio. Asimismo sería necesario contratar un promotor cultural para que coordine y cohesione a todos los grupos y entidades que trabajan en cultura y turismo a nivel regional, ya que en este momento todos trabajan sin interrelacionarse y por ello se desperdician esfuerzos, cuando en realidad todos deben ir en la misma dirección, que es la protección y desarrollo del Patrimonio Cultural y Natural, como un medio de crecimiento económico.

REFLEXIONES

Ahora, como parte integral de este experimento, que fue la implementación de un museo en Dolores, Petén, se hacen las siguientes reflexiones:

  • En los últimos años las comunidades se han interesado en desarrollar el turismo cultural y ecológico como una fuente de ingreso, y si tienen piezas arqueológicas generalmente se piensa en montar salas de exhibición o museos, estas instituciones varían sus objetivos de acuerdo a los elementos de su formación, por lo tanto pueden ser municipales, privados, departamentales o mixtos.
  • Por lo general, muchos de los museos locales deben su fundación a alguna motivación personal de algún funcionario de turno, que con muy buenas intenciones promueve la creación de estas instituciones en su población, lamentablemente cuando suele finalizar su mandato el museo puede ser desatendido si no le interesa a las nuevas autoridades, con el consiguiente deterioro o en ocasiones la pérdida parcial de sus colecciones. Esto mismo sucede con los comités y asociaciones.
  • Se piensa que es necesario plantearse, cuando se vaya a desarrollar un proyecto de museo, que este debe ser integral y considerado a largo plazo, debe contar con todos los elementos para continuar, aunque las personas que están empujando el proyecto no estén.
  • Se debe lograr que la muestra sea restaurada, conservada y protegida siguiendo los parámetros dados por la Museografía.
  • Con respecto a las piezas, estas deben ser registradas, primero por medio de catálogos internos y simultáneamente por el Departamento de Registro de Bienes Culturales de la Dirección General del Patrimonio Cultural y Natural, ya que si hay algún robo –lamentablemente siempre existe esa posibilidad– se tengan los elementos necesarios para presentar las denuncias respectivas y tratar de localizar los materiales.
  • Se debe poseer un edificio idóneo; si no hay suficiente dinero para construirlo, puede remodelarse una casa destinada para este fin. Tiene que contemplarse la seguridad, tipo de vitrinas, electricidad, controles de humedad, oficinas administrativas, bodegas, etc.
  • El personal es imprescindible, si no lo hay ¿para qué abrirlo? Cuando se planifica la creación de cualquier tipo de institución, debe pensarse en el personal, ¿Cuáles son las características y obligaciones de cada puesto? ¿Cuál es el perfil? No es fácil si no se tiene una idea clara sobre las necesidades que un museo puede tener, aunando el presupuesto fijo a largo plazo, esto realmente se convierte en un verdadero problema. Además, el personal debe ser gente que promueva las actividades se vayan a desarrollar, ya que el museo debe ser un ente activo, no pasivo; fomentándose que la comunidad participe en las actividades.
  • El personal especializado que se necesita, lamentablemente funciona en la teoría, pero en la práctica no. En la ciudad de Guatemala, es difícil contratar personas que cumplan con los requerimientos de los perfiles de personal de museos, no se diga en el área rural, en donde es imposible.
  • El museo tiene que tener un presupuesto fijo para lograr desarrollar las actividades culturales y educativas de la agenda del año, y para mantener el edificio en óptimas condiciones, pues es necesario que sea continuamente pintado, ya que cuando la visita principal es de niños estos manchan continuamente las paredes. Los baños deben ser lavados y tener agua siempre, los jardines bien cortados, las vitrinas limpias, en fin, ofrecer un servicio de calidad.

INVITACIÓN

No queda más que poner a disposición de la comunidad arqueológica este Museo Regional, el cual está, como ya se informó, en la cabecera municipal de Dolores, Kilómetro 401 de la ruta que va de Guatemala a la cabecera departamental de Flores, Petén, a una cuadra de la Iglesia Católica (Figura 32). Su horario de visita es de martes a domingo de 8:00 de la mañana a 16:00 horas y la entrada es gratuita.

Figura 32 Iglesia Católica de Dolores

AGRADECIMIENTOS

Se quiere dar públicamente las gracias a la Agencia Española de Cooperación Internacional, al Arqueólogo Oswaldo Gómez y a su equipo de restauradores del Parque Nacional Tikal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *