Asociación Tikal

80 – ARQUEOLOGÍA Y ETNOHISTORIA: CIRCUITOS DE INTERCAMBIO EN EL RÍO USUMACINTA Y SUS AFLUENTES – Mario Aliphat F. y Laura Caso Barrera – Simposio 19, Año 2005

Descargar este artículo en formato PDF

Aliphat F., Mario y Laura Caso Barrera

2006        Arqueología y etnohistoria: Circuitos de intercambio en el río Usumacinta y sus afluentes. En XIX Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2005 (editado por J.P. Laporte, B. Arroyo y H. Mejía), pp.886-898. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala (versión digital).

80

ARQUEOLOGÍA Y ETNOHISTORIA:

CIRCUITOS DE INTERCAMBIO EN EL RÍO USUMACINTA

Y SUS AFLUENTES

Mario Aliphat F.

Laura Caso Barrera

Palabras clave

Arqueología Maya, Tierras Bajas, Guatemala, Petén, Chiapas, geografía, patrón de asentamiento, Itza´, río Usumacinta, río Lacantun, rutas de comercio

ARCHAEOLOGY AND ETHNOHISTORY

TRADE CIRCUITS ON THE USUMACINTA RIVER AND ITS TRIBUTARIES

This paper presents the location and rise of important cities of the Classic period such as Yaxchilan and Piedras Negras, on the banks of the Usumacinta River. These cities stand out because of their importance and their strategic location in that they certainly acted as ports and centers of trade. At the same time other cities arose away from the river which surely allowed for the completion of a trade circuit given that it was impossible to make the journey up stream due to rapids and cofferdams. It is suggested that the location of these sites along the river, by contrast to those located in land, were due to the establishment and development of a system of exchange which certainly included the trade and distribution of sumptuary resources and of those restricted to use by the elite, such as cacao and quetzal feathers, up to basic commodities like salt. The situation in the Classic period will be compared and contrasted with the development, during the Postclassic and Colonial periods, of an analogous trade system in which the historic peoples, Chontal of Acalan, Itza´, Ch´ol of the Manche and Lakandon participated. A new area for the intensive production of cacao and other important commercial products is proposed and outlined which were, furthermore, traded using the whole river network formed by the Pasion-Salinas River, following the course dictated by the advantages and disadvantages offered by the countryside of southwestern Peten. The study of the processes that took place in the Postclassic period and during the seventeenth century along the Lacantun, Salinas-Chixoy and Pasion Rivers has been of great help in understanding how similar systems worked during the classic period.

En este trabajo se siguió una perspectiva conjunta de manejo de información de origen etnohistórico y arqueológico que rindió importantes resultados en la comprensión de la complejidad social e interacciones de los Itza´, con otros grupos étnicos, grupos sociales y los paisajes presentes en Petén durante el Postclásico y la primera fase del periodo Colonial (Caso y Aliphat 2002). Aquí se intenta utilizar dicha perspectiva para entender la distribución espacial de recursos en el sur de Petén y de sitios arqueológicos del Clásico en el Alto Usumacinta.

La complejidad social puede ser estudiada por medio del arreglo espacial de la sociedad (Renfrew 1977:89-99). Los fenómenos políticos para Sprout (1968:116), tienen una expresión en dimensiones de área y patrones de asentamiento, por lo tanto se pueden estudiar por medio de: localización, distancia, espacio, distribución y configuración de localidades. Por ende, los factores organizativos y procesuales pueden ser detectados en los patrones espaciales. Según Renfrew (1977) la polis (polity) es la unidad sociopolítica de más alta jerarquía y puede ser definida por la escala y distribución de sus lugares centrales. Cherry y Renfrew (1986:157) han definido al territorio como el parámetro que caracteriza a la polis, sin embargo ni el control político, ni la unidad especial se presenta de manera uniforme a lo largo del territorio (Cherry 1987:152). Por lo tanto, la distancia del centro definida en términos de facilidad de movimiento, influye en las políticas de las polis para incrementar su dominio.

Según Cherry (1987:160), las áreas o asentamientos periféricos eran mejor controlados al ser sometidos a una condición continua de inestabilidad ecológica y de dependencia política. Las estrategias del poder central se basaban en la disminución de la distancia que los separaba de las zonas periféricas, por medio de diversas tácticas como la construcción de eficientes sistemas de comunicación (escritura, caminos, puertos, etc), políticas para afianzar la lealtad con la capital por parte de las elites y los oficiales provinciales, es decir, espionaje, pupilaje de hijos de nobles provinciales en las capitales y matrimonios reales o ínter-dinásticos, que enlazaban recíprocamente a los centros políticos con los periféricos, estableciendo así una iconografía del poder por medio de la cual los símbolos dominantes emanaban desde el centro (Cherry 1987:166-168).

El territorio y los rasgos que lo conforman permiten definir a un centro político (polis). Para algunos estudiosos se define como un área usualmente explotada (Stone 1991), un área de recursos (Casimir 1992), o una zona de explotación de un sitio (Hammond 1975). Para otros investigadores la polis corresponde a un asentamiento principal con sus instituciones y grupos sociales, en donde los sistemas de asentamiento son “celulares”, jerárquicos y diferenciados entre ellos, como ejemplo de esta última postura se puede analizar el caso de la India, dónde solo el “goan” o pueblo de más alto rango constituye una unidad territorial, además de una unidad de asentamiento suscrita a un grupo político corporativo (Singh 1975:71). Para Hammond (1975), el territorio se define a partir de las actividades económicas realizadas, está delimitado por la distancia al asentamiento principal y su forma irregular responde a factores físicos como relieve, drenaje, suelos, accesibilidad, aspecto, cercanía territorial y forma (Hammond 1975:93).

Por lo anterior se puede decir que los patrones de asentamiento se establecen por dos factores:

  • Por razones tácticas-o aquellas basadas en agentes locales y ambientales.
  • Por razones estratégicas-o aquellas vinculadas con relaciones entre asentamientos.

En algunos casos, según Hammond (1974:317), los factores tácticos predominan, mientras que en otros la localización estratégica domina sobre la táctica.

LAS TIERRAS BAJAS MAYAS CENTRALES

La entrada que llevó a cabo el conquistador Hernán Cortés en 1525 hacia Las Hibueras (actual Honduras), fue siguiendo los caminos utilizados por los comerciantes Itza´ hacia el territorio de los Ch´ol del Manche, específicamente a la ciudad de Nito, centro de intercambio comercial de gran importancia, donde incluso existían barrios con habitantes procedentes de lugares distantes como Acalan (Cortés 1983). La provincia de Acalan era Chontal y se encontraba en Tabasco; era gobernada por Paxbolonacha. Los Chontal eran productores a gran escala de cacao y mercaderes de larga distancia que comerciaban con cacao, plumas preciosas, pieles de jaguar, esclavos y cucharas de carey muy apreciadas para beber la espuma de chocolate (Scholes y Roys 1996).

Cortés estuvo obligado a ir a la capital Itza´ de Noh Peten y tuvo oportunidad entrevistarse con su gobernante principal el Señor Canek, quien le dio instrucciones y facilitó guías que lo acompañaron a él y sus huestes hacia la ciudad de Nito, por las rutas utilizadas por sus comerciantes. Canek le dijo a Cortés que cerca de Nito “tenía él ciertos vasallos suyos que le servían de labrar ciertos cacaguatales, porque era aquella tierra muy buena de ellos” (Cortés 1983:243). Lo anterior muestra que ya desde entonces los Itza´ tenían una estrecha relación con los Ch´ol del Manche, teniendo este gobernante plantaciones de cacao en su territorio.

Asimismo, existían profundas relaciones entre los Itza´, los Chontal de Acalan y los Ch´ol del Manche (Figura 1). Cortés, en el viaje hacia Nito, se encontró con un comerciante Chontal, lo que demuestra que dichos mercaderes usaban vías fluviales y terrestres que eran controladas por el estado Itza´, donde existían puertos, lugares de descanso y avío (Cortés 1983:245-246). El mismo capitán describe un puerto llamado Tenciz, donde los mercaderes dejaban sus canoas para dirigirse hacia Noh Peten o hacia territorio Ch´ol. El relato de Cortés es muy claro en señalar que no existían plantaciones de cacao en Petén y que la producción de este recurso estratégico sólo se localizaba al sureste de dicha región, en lo que sería principalmente el territorio Ch´ol.

Figura 1  Plano y etnias referidas

        La conquista española puso punto final al control de los Chontal sobre su producción de cacao y de sus actividades comerciales de larga distancia, los Itza´ llenarían el vacío dejado por ellos, convirtiéndose en el centro rector de una nueva red de comercio (Jones 1989:104; Caso Barrera 2002:231). Esto lo lograron arrebatándole a los Lakandon históricos, hablantes de lengua Ch´ol y habitantes de la región sur y suroeste de Petén, el control de Salinas de los Nueve Cerros, sitio que era la única fuente de sal en toda la región. Una vez que tuvieron el control de este importante recurso, los Itza´ forzaron a los Ch´ol del Manche y a los Lakandon a intercambiar este producto vital por cacao y achiote principalmente. Esta reorganización económica fue impuesta por los Itza´ de manera brutal sometiendo con más violencia a los Ch´ol del Manche (Caso Barrera 2002).

Después de la primera crónica sobre las Tierras Bajas realizada por Cortés, existen descripciones detalladas hechas por frailes dominicos que entraron a esta región desde finales del siglo XVI y a lo largo del siglo XVII, tratando de evangelizar y reducir a las poblaciones Ch´ol (Ximénez 1973). Fray Gabriel de Salazar elaboró un informe y una minuciosa descripción geográfica de la zona, donde además hace referencia a los asentamientos de los Ch´ol del Manche y los Lakandon. Este fraile fue el primero en realizar un viaje desde el Golfo Dulce (cercano a la Bahía de Honduras), la costa de Belice, Yucatán, Campeche y Tabasco, de donde pasó a Chiapas para llegar a Verapaz y regresar al Golfo Dulce, completando así el primer circuito conocido de la zona Maya (Archivo General de Indias, Guatemala 67).

Fray Gabriel de Salazar realizó otro recorrido posterior por el territorio Ch´ol y Lakandon, describiendo sus poblaciones, cultivos de cacao y achiote, rutas de comercio y puntos de intercambio. En sus informes hace referencia por primera vez a las dos rutas principales que usaban los Ch´ol para llegar a Noh Peten, capital de los Itza´ (Figura 1). Estos informes que Salazar envió al Provincial de su orden fray Alonso Guirao, iban acompañados por un mapa, que hasta el momento no se ha localizado. La metodología que usó este fraile para elaborar el croquis de su mapa resulta sumamente interesante, ya que se valió de informantes indígenas, principalmente mercaderes que conocían la zona y ancianos, a quienes les pidió noticias sobre la geografía del lugar. Los datos que fue recopilando los enriqueció y corroboró mediante la comparación con otros testimonios de distintos informantes. Por ejemplo, en Cobán, un pueblo en Verapaz vecino a los Ch´ol del Manche, entrevistó en el barrio de San Marcos a un bachih o sabio, quien había sido prisionero de los Lakandon y que conocía toda la región. El fraile le proporcionó un cesto con almendras de cacao y le pidió que dibujara con ellos, poniendo ringleras de cacao por donde corrían los ríos y en los lugares donde hubiera pueblos. En el suelo el anciano fue dibujando un mapa mediante las preguntas que le formulaba Salazar sobre la localización y nombre de las “bocas de los ríos, puntas, peñas, cerros y descansaderos”. Con las respuestas del bachih, Salazar iba elaborando notas que ponía sobre los “ríos” de cacao y con esto dibujaba un croquis en papel. Para corroborar la información quitaba del suelo las semillas y sus notas, borrando el mapa hecho por el anciano pidiéndole que lo volviera hacer y esto lo hizo tres veces seguidas hasta quedar satisfecho con las respuestas del anciano (Archivo General de Indias, Guatemala 67, f. 24v; Feldman 2000:34-360).

En la descripción que hace Salazar de las poblaciones Ch´ol del Manche, estas forman un medio círculo tomando como referencia “La Verapaz”; dichos asentamientos se localizaban hacia el noreste llegando hasta la costa sur de Belice y de allí hasta el Golfo Dulce. Las poblaciones Ch´ol asentadas en la costa sur de Belice eran Tzoite, Campin, Yaxal y Paliac, siendo el pueblo de Xibun, en el río del mismo nombre, el primer pueblo de habla yucateca (Archivo General de Indias, Guatemala 67, ff. 20v-21; Figura 1). Los pueblos de Tzoite, Campin y Mayapan fueron dados en encomienda en el siglo XVI a Hernando Sánchez de Aguilar, quedando entonces bajo la jurisdicción de la provincia de Bacalar (Jones 1989:83). Estas poblaciones tenían grandes plantaciones de cacao y achiote, como lo señalara el propio Salazar “hacia el este que son los desagües de la costa de Bacalar esta otro pueblo grande llamado Yaxal, que es de cuatrocientos indios y de bellos cacaotales, porque caen hacia las tierras de Tzoite donde se da mucho cacao” (Archivo General de Indias, Guatemala 67, f. 20v). Estas poblaciones Ch´ol que desde el siglo XVI quedaron bajo el dominio hispano en Bacalar, tuvieron un estrecho contacto con las poblaciones Ch´ol localizadas más al sur, incluso hombres del Manche iban a estas poblaciones a buscar mujeres y mantenían tratos comerciales continuos. Las poblaciones Ch´ol de Bacalar también regresaban al Manche, como en 1618 en que el pueblo de Campin se rebeló por no querer obedecer al cura de Bacalar, por lo que toda la población huyó hacia esta región buscando refugio (Archivo General de Indias, Guatemala 67, f. 20v; Figura 1).

Los Ch´ol del Manche, asimismo, se asentaban en las fuentes del río Cancuen (río Pasión), donde se localizaban las poblaciones de San Miguel Manche, Chocahau, San Pablo Yaxha y Santo Domingo Yol. Estas poblaciones producían cacao, achiote y vainilla, además fungían como centros de intercambio desde donde los comerciantes Ch´ol llevaban sus productos por vías terrestres y fluviales hasta los pueblos de encomienda de Verapaz, como Cobán y Cahabon, y a otras poblaciones Mayas, principalmente a la capital Itza´.

Fray Gabriel de Salazar describió también la región más occidental donde habitaban los Lakandon, en su principal población llamada Sac Balam. Según este fraile, los Lakandon estaban asentados “a la banda del río Tuhal” (río Chixoy). Este río se unía al Cancuen (río Pasión), y se convertía en el Icbolay (Usumacinta; Figura 1). Al norte del río Tuhal, más allá de un sumidero, los Lakandon tenían cacaotales y achiotales (Archivo General de Indias, Guatemala 67). Estos productos los comerciaban con los Chuj de San Mateo Ixtatan y con los Itza´ del centro de Petén. Existían dos rutas para llegar a Noh Peten, la capital Itza´:

  • Una por el río Tzibistun (río Mopan), esta vía era usada por las poblaciones de la costa sur de Belice y por los pueblos Ch´ol del Manche, que iban en canoas pescando por dos días hasta llegar a un sitio llamado Chacchilan, donde dejaban sus canoas y seguían por tierra para llegar a la laguna de Petén, donde se localizaba la capital Itza´ (Archivo General de Indias, Guatemala 67, f.19 v).
  • La otra vía era por el río Cancuen (río Pasión), el cual llegaba hasta un embarcadero Itza´, que a decir de Salazar estaba fortificado y se llamaba Ilibec (“donde se ve el camino”; Figura 1). Esta ruta era utilizada tanto por los Ch´ol del Manche como por los Lakandon.

La ruta del río Cancuen fue la que utilizó el padre mercedario fray Diego de Rivas en 1698, después de la conquista de los Lakandon. Fray Diego de Rivas, salió del pueblo de Nuestra Señora de los Dolores (originalmente Sac Balam), acompañado por una escolta de doce hombres con la finalidad de encontrar el camino hacia la capital Itza´, que para entonces ya había sido conquistada por el capitán Martín de Ursúa. Rivas y su grupo, después de salir del pueblo de Dolores, caminaron por cuatro días hasta embarcarse en el río de los Dolores (río Lacantun), navegando por dos días hasta llegar a un lugar nombrado El Encuentro de Cristo (donde se unen los ríos Lacantun y Pasión). De este lugar continuaron navegando otros tres días, hasta llegar a un estero donde bogaron por dos días más, llegando finalmente al puerto de entrada de los Itza´, lugar donde se dejaban las canoas para entrar por tierra a las orillas de la laguna de Petén (Archivo General de Indias, Guatemala:345). La existencia de diversas rutas fluviales y terrestres utilizadas por los comerciantes Ch´ol y los Lakandon, principalmente para llegar a la capital Itza´, muestra la importancia que Noh Peten debió ejercer como centro económico y político.

Los Ch´ol del Manche y los Lakandon usaban diferentes vías que también les permitían comerciar con pueblos de huidos como los Ah Xoyes, que originalmente eran fugitivos de Cobán, así como con otros pueblos, como los Mopan y Xocmo (hablantes de lengua Itza´). También, como se ha señalado, los Ch´ol y Lakandon tenían rutas que usaban para comerciar con Cobán, Cahabon y San Mateo Ixtatan. Lo anterior permite establecer la existencia de diversos circuitos comerciales en el siglo XVII. El circuito de mayor importancia dirigía la producción de cacao, achiote y vanilla de los Ch´ol y Lakandon hacia la capital Itza´, al parecer intercambiando dichos productos por sal. Este comercio con los Itza´ se daba de manera forzada y como resultado de los ataques que llevaban a cabo los Itza´ sobre estas poblaciones (Caso Barrera 2002:230-231). Por otra parte, los Ch´ol y Lakandon trocaban cacao y achiote con los pueblos de encomienda de Verapaz, principalmente por herramientas de metal y sal. Se debe señalar que los españoles e indios de encomienda de Verapaz, también utilizaron métodos violentos para presionar a los Ch´ol del Manche y así apoderarse de sus productos.

EL REINO DE YOKIB

La gran Yokib (Piedras Negras), es una de las principales capitales Mayas del río Usumacinta, se ubica en su margen derecha a 45 km en línea recta de Pa´Chan (Yaxchilan), la otra gran capital maya del Alto Usumacinta (Figura 2). El sitio fue estudiado por primera vez por Maler (1903), posteriormente por arqueólogos de la Universidad de Pennsylvania (1931 a 1939), y actualmente fue excavado por investigadores encabezados por S. Houston y H. Escobedo (Houston et al. 2000). El asentamiento tiene numerosos edificios, monumentos, 11 plazas y un Glifo Emblema. Cuenta con una de las dinastías mejor conocidas del área Maya (Proskouriakoff 1960), y existe evidencia de que esta importante capital del mundo Maya estableció complejas relaciones de conflicto y competencia, como de alianza y disputa (Martin y Grube 2002), con otras importantes capitales como: Pa´Chan (Yaxchilan), Baak (Palenque), Chan (Calakmul) y Mutul (Tikal). La secuencia cerámica de este sitio fue establecida por G. Holley (1983).

Figura 2  La región del Alto Usumacinta

        El asentamiento se encuentra localizado en lo alto de un pronunciado escarpe (91º15’40” O y 17º9’38” N), y está situado entre varios rápidos o raudales, tanto río arriba (tres), como río abajo (16); cuenta con un puerto de desembarque. El vecino más cercano reportado para Yokib es El Porvenir, que se encuentra río abajo a una distancia en línea recta aproximada de 2.8 km (IGN 1971; Rice y Puleston 1981). El Porvenir se ubica en la margen derecha del río, a la cabeza de una ruta terrestre que corre por 21 km a través de un valle intermontano que libra por tierra la parte más difícil para la navegación de todo el cauce del río Usumacinta, por sus numerosos raudales y encajonados (cañones). Esta ruta termina en la playa del poblado de Francisco Madero, en la margen derecha del río y de fácil cruce al sitio Santa Margarita, por donde continúa por el piso del mismo valle (Figura 2). Rodrigo Liendo (comunicación personal 2004), menciona la presencia de un sacbe o camino que va desde Palenque en dirección al Usumacinta para llegar al mismo valle intermontano. El Porvenir debe considerarse como el primer puerto de porteo (portage), y Piedras Negras como el gran puerto de entrada de la región del Alto Usumacinta (Aliphat 1994, 1996).

El valle intermontano Pasadita (Laguna Texcoco-Laguna Bolonchac), se abre hacia el sureste de Yokib (Piedras Negras), forma un ancho valle de forma abocinada que corre paralelo al río Usumacinta y está limitado al norte por la Sierra del Lacandón (Figura 2). En la región de laguna Texcoco se han localizado tres sitios que no están situados en los bancos del Usumacinta:

  • El sitio Texcoco está a 9.6 km al sureste de Yokib y aproximadamente a 8 km en línea recta del río.
  • Su vecino más cercano, a 4.8 km, es el sitio Esmeralda, que se encuentra ubicado al borde de un amplio humedal o bajo, fechado para el Clásico Tardío y está representado por edificios que forman dos plazas.
  • Hacia el este se sitúa el sitio Fajardo en una zona caracterizada por humedales de diferentes tipos (Golden 2005; Aliphat 1994). Fajardo presenta un patrón de asentamiento y arquitectura similar a Esmeralda, con edificios formando grupos de plazas. La distancia a dicho sitio es de 5.3 km.
  • Yaxniil (El Cayo y Macabilero), está localizado en ambas márgenes del río en un valle kárstico cerrado (polje), único para la región (para propósitos de éste trabajo se consideró a los sitios El Cayo y Macabilero como un solo sitio, denominado por un glifo toponímico que se lee como Yaxniil; Mathews y Aliphat 1996). Yaxniil fue quizá el mejor puerto natural del Alto Usumacinta. La vegetación es predominantemente selva mediana y cuenta con suelos fértiles.
  • Los sitios El Chile en el río Usumacinta y Anaité II en el valle de Santa Clara y que al parecer forman parte del vecino Reino de Pa´Chan, son aproximadamente equidistantes a Yaxniil, a una distancia de 9.7 km.

EL REINO DE PA´CHAN

Pa’Chan (Yaxchilan), la capital de este reino, está localizada en un amplio meandro que forma una península en forma de “omega” en la margen izquierda del río Usumacinta (Figura 2). El descubrimiento y trabajo temprano en este sitio está resumido por Mathews (1988:23-34), y García Moll (2003). El sitio ha sido investigado arqueológicamente en el Proyecto Yaxchilan-INAH, dirigido por R. García Moll desde los años 70 (García Moll 1990, 2003). La secuencia cerámica fue establecida por Sandra López (1989). Pa’Chan tiene una dinastía bien conocida (Proskouriakoff 1963, 1964; Mathews 1988). Este es un sitio masivo con abundante arquitectura monumental, estelas, altares y dinteles con más de 15 plazas, cuenta con un Glifo Emblema. Todo el meandro se caracteriza por tener una superficie con colinas (mogotes kársticos), y una fuerte pendiente a casi todo lo largo del río, sin embargo, el sitio cuenta con un buen atracadero.

Dos Caobas es el vecino más cercano conocido de Pa’Chan, queda a 11 km en línea recta hacia el sur, es un sitio ubicado tierra adentro en el valle intermontano que corre con dirección noroeste-sureste a lo largo del sinclinal. El sitio Santa Clara es importante por sus edificios, plazas y por dos estelas que mencionan a Itzamnaaaj B’alam II (681-742 DC), el poderoso rey de Pa’Chan.

Prosiguiendo por el mismo valle intermontano, pero en un lugar inmediato al zigzagueante curso del Usumacinta en la margen izquierda, se encuentra el sitio Anaité I, a 12 km en línea recta río abajo de Pa’Chan; la vegetación es selva mediana y los suelos a lo largo del valle intermontano son fértiles. El vecino más cercano al Anaité I es Tecolote a 6.4 km, que se encuentra ubicado al otro lado del río, en el sector encajonado del Chicozapote, se accede a él por medio del río Usumacinta (Figura 2), justo antes de llegar río abajo a los rápidos de Anaité. El sitio está localizado a 1 ó 2 km tierra adentro de los paredones del encajonado, se encuentra en terrenos elevados con mogotes kársticos, la vegetación dominante del sitio es selva alta. La arquitectura presenta grandes similitudes con la de El Chile y de Pa’Chan (Charles Golden, comunicación personal 2004).

El Chicozapote es el sitio más cercano a Tecolote, a una distancia en línea recta de 3.7 km, sin embargo, entre estos dos sitios en lados opuestos del río existen dos difíciles raudales. El Chicozapote es un sitio reportado por Mahler en 1903, está localizado en el banco izquierdo del río en el inicio de un escarpe asociado con terrenos elevados.

El sitio arqueológico más cercano a El Chicozapote en línea recta es El Chile, éste queda a una distancia de 4.5 km, sin embargo, el río entre estos dos puntos presenta los peligrosos rápidos o raudales de Anaité, lo cual limita considerablemente el viaje por río, haciendo necesario el porteo entre estos dos sitios. El Chile está localizado en la margen izquierda del Usumacinta. Este sitio está ubicado en un pronunciado escarpe asociado con terrenos kársticos elevados. Existen dos sitios situados en el valle intermontano de Santa Clara, tierra adentro y equidistantes de El Chile, Anaité II a 5.7 km. y Santa Clara a 5.7 km, ambos sitios se encuentran al final del valle intermontano (Figura 2).

Anaité II está ubicado en el arranque de un paisaje fuertemente colinado y queda por tierra a 9.7 km del Yaxniil (El Cayo-Macabilero), por río. El Chile y Yaxniil están separados por una distancia de 9.6 km. Del lado guatemalteco de la región del Usumacinta, uno de los sitios más lejanos en el valle intermontano que corre de laguna Texcoco a laguna Bolonchac, es el de La Pasadita, ubicada tierra adentro de El Tecolote, a 5.8 km de distancia en una parte elevada cercana a la laguneta del mismo nombre. Se localiza a 15 km al noroeste de Pa’Chan en la parte media del valle intermontano.

La Pasadita es un sitio famoso por sus bajo-relieves que cuentan las proezas de Tilot, uno de los sajalob o gobernadores más reconocidos del rey Pájaro-Jaguar IV. Río arriba de Pa’Chan en la margen izquierda está el sitio El Tornillo, en una región drenada por el arroyo Agua Azul, su vecino más cercano es Dos Caobas a 13.5 km al oeste. El Tornillo se encuentra al final de una gran planicie estructural que caracteriza la región sureste de las Tierras Bajas Mayas y que son drenadas por los afluentes del Usumacinta: los ríos Lacantún, Salinas-Chixoy y Pasión. Su vecino de importancia más cercano hacia el sureste es el sitio El Chorro (Figura 2).

EL REINO DE EL CHORRO

Esta capital regional juega un papel liminal entre la región del Alto Usumacinta y la región del río Pasión. Este sitio tiene siete plazas, edificios, monumentos y cuenta con un Glifo Emblema. El sitio más cercano a El Chorro es El Pato (Figura 2), a una distancia aproximada de 3.6 km (Mathews 1988; Mathews y Willey 1996). El sitio está cerca de Itzan, otra zona arqueológica importante y mejor conocida, ubicada en la cuenca del río Pasión a 12.7 km de distancia. El sitio Altar de Sacrificios, se encuentra en la confluencia que forman el río Pasión y el río Salinas-Chixoy, a 21.6 km en línea recta. Altar de Sacrificios era probablemente una capital regional que controlaba la entrada y salida de la Región de los Ríos, al sur de Petén, hacia el sistema del Alto Usumacinta.

LA RUTA DEL USUMACINTA

Partiendo de Boca Lacantun, el sitio El Tornillo queda a alrededor de 39 km de distancia, se viaja por río sin dificultad alguna en ambas direcciones (Figura 3). En el trayecto se cruza el encajonado de González, un estrecho cañón que en sus 7 km de largo no permite el acceso a tierra. De este sitio se puede llegar a Pa’Chan, después de recorrer alrededor de 23.8 km sin encontrar rápidos, ni obstrucciones. Tanto Pa’Chan como El Tornillo, tienen largos frentes de río que sirven como atracaderos. A partir de Pa’Chan los bancos del río en ambos lados cambian abruptamente, se forma un largo encajonado, quebrado en partes (10 km), con paredones en muchos lugares. El siguiente punto de acceso a tierra adentro es en el sitio Anaité I, donde inmediatamente empieza un nuevo encajonado, el cañón El Chicozapote de 25 km de largo; este presenta además por lo menos tres secciones de raudales: raudal Chico, raudal del Anaité y los tres rápidos del Chicozapote. Los raudales del Anaité son de alta dificultad y difíciles para la navegación en ambos sentidos. Los encajonados que caracterizan el curso del río Usumacinta, son resultado de que el río ha “capturado” el eje del anticlinal Yaxchilan, estructura geológica que corre sureste a noroeste y situación que explica la presencia de encajonados, estrechos, paredones y escarpes pronunciados formando obstáculos que impiden el acceso a tierra y que presenta numerosos rápidos de varios grados de dificultad para la navegación.

Casi al pie del raudal del Anaité, en la margen derecha del río se asciende al sitio Tecolote, que al parecer es el punto de acceso al río desde La Pasadita, tierra adentro. El sitio El Chicozapote, se encuentra alrededor de 11.35 km aguas abajo de Anaité I, es un sitio parecido a Anaité I ya que ambas localidades dan acceso desde el río al valle intermontano de Santa Clara y ambos son adecuados para hacer porteo de botes, personas y mercancías (Figura 3). El porteo desde el sitio El Chicozapote sigue por tierra 4.5 km y posteriormente en el sitio El Chile, regresa al río, librando los rápidos del Chicozapote. El encajonado de El Chicozapote continúa hasta llegar al valle kárstico o polje de El Cayo-Macabilero, en donde se encuentra el sitio Yaxniil ocupando ambas márgenes del río. Este lugar es sin duda el mejor puerto y atracadero entre Pa’Chan y Yokib.

Yokib queda a 16 km río abajo de Yaxniil, el viaje no resulta nada fácil ya que el río cruza un encajonado más, llamado de Piedras Negras y los raudales de El Porvenir (1) y el Desempeño (2), la dificultad para la navegación en este punto va de mediana a alta según el tipo de embarcación. Al pie del sitio Yokib se encuentra un atracadero, pero no es sino hasta llegar a El Porvenir que se ha salido del encajonado. Río abajo de El Porvenir, existen alrededor de 17 raudales y rápidos de gran magnitud que hacen imposible el viaje por río en ambas direcciones. El Porvenir se encuentra en el arranque de un angosto valle intermontano que en este punto establece un largo porteo por 21 km hasta la playa del Usumacinta en el pueblo de Francisco Madero, punto en el cual se puede cruzar el río hasta el sitio cercano de Santa Margarita que inicia el camino llano hacia la planicie costera de Tabasco y fuera de la región del Alto Usumacinta.

LOCALIDADES

 MEDIO

DISTANCIA

1   B. Lacantun a Arroyo El Chorro

R

10.33

2   Arroyo El Chorro a El Tornillo

R

28.69

3   El Tornillo a Pto. Caobas

R

8.22

4   Pto. Caobas a Pa’Chan

R

15.40

5   Pa’Chan a Chikin

R

6.37

6   Pa’Chan a Anaité I

R

19.36

7   Anaité I a El Chicozapote

R

11.38

8   El Chicozapote a El Chile (raudal El Chicozapote)

R

5.76

9   El Chile a  El Cayo-Macabilero

R

9.65

10  El Cayo-Macabilero a Yokib

R

16.00

11  Yokib a El Porvenir

R

3.10

12  El Porvenir  a  Francisco Madero

T

21.30

13  Yokib a L. Texcoco

T

9.66

14  L. Texcoco a Fajardo

T

4.82

15  L. Texcoco a Esmeralda

T

4.19

16  Esmeralda a Fajardo

T

5.34

17  Esmeralda a Macabilero

T

5.25

18  Fajardo a La Pasadita

T

14.98

19  La Pasadita a Tecolote

T

5.83

20  La Pasadita a Pa’Chan

T

15.09

21  Pa’Chan a El Chorro

T

52.63

22  La Mar a El Cayo – Macabilero

T

14.25

23  El Cayo – Macabilero a Anaité II

T

9.74

24  Anaité II a El Chile

T

6.21

25  Anaité II a Santa Clara

T

2.84

26  Santa Clara a Anaité I

T

13.22

27  El Chicozapote a Anaité I

T

10.31

28  Anaité I a Dos Caobas

T

16.18

29  Dos Caobas a Pto. Caobas

T

6.75

30  Dos Caobas a El Tornillo

T

13.55

31  Dos Caobas a Bonampak

T

26.24

32  Desembocadura de Arroyo El Chorro a El Chorro

R

13.64

Nota: Nombres en negritas son sitios arqueológicos, aquellos en cursivas son capitales regionales. Medio de transporte: T: Tierra, R: Río. Distancias de viaje en kilómetros.

Figura 3  Distancias entre localidades del río Usumacinta

UBICACIÓN DE LOS SITIOS EN LA REGIÓN DEL USUMACINTA

Un estudio preliminar utiliza un cálculo del Vecino Más Cercano -VMC- (Adams y Jones 1981; basado en las distancias en línea recta entre los sitios y la ecuación  y donde ).

El valor resultante para 14 de los sitios del Usumacinta es R = 0.83 (Aliphat 1994). Un valor de 1 indica una distribución aleatoria, mayor a 1, una distribución uniforme; menor a 1, agregación (0 representa una agregación absoluta en un solo punto); los valores de VMC para el área de estudio sugieren una fuerte tendencia hacia la agregación. Un patrón de agregado refleja una fuerte base localizada de recursos o puede expresar una influencia extra-regional que apunta hacia una localización particular debido a su posición estratégica, de intercambio o de comercio. Si el patrón fuera disperso reflejaría una base de recursos espacialmente uniforme (Adams y Jones 1981:315). Todo tiende a indicar que el eje representado por el río Usumacinta fue la razón fundamental de la localización estratégica de la mayoría los sitios, de ahí la agregación a lo largo de su curso.

Sin embargo, es necesario explicar la presencia de ocho sitios alejados del cauce del río. Estos sitios se distribuyen claramente en la parte media de dos valles intermontanos paralelos al río Usumacinta (y al anticlinal Yaxchilan), cuatro para cada valle. Considerando que el río Usumacinta, a partir de Pa´Chan, presenta encajonados y raudales muchas veces imposibles de navegar en dirección opuesta al flujo del río y tomando en cuenta la presencia estratégica de sitios de porteo como son Anaité I, El Chicozapote, El Chile y El Porvenir, se puede concluir que la forma en que los Mayas efectuaban el viaje de retorno, es la presencia de una serie de asentamientos diseminados en una ruta que va en dirección opuesta a la que lleva el río. Los sitios de Texcoco, Esmeralda, Fajardo y La Pasadita, marcan la ruta de Yokib a Pa’Chan en el valle intermontano de La Pasadita. Los sitios de Anaité II, Santa Clara, Anaité I y Dos Caobas ocupan el eje del valle intermontano de Santa Clara. La interacción de asentamientos en el río, lugares de porteo y sitios de tierra adentro, forman en su conjunto un circuito organizado que conecta sitios estratégicos con localidades tácticas (Adams y Jones 1981).

CONCLUSIONES

Noh Peten, la capital de los Itza´, fue durante el Postclásico y hasta 1697 un punto central y de poder en las Tierras Bajas. Por casi 160 años compitió con los españoles por el control de la región, estableció por fuerza asentamientos tácticos en áreas de recursos y puntos estratégicos relacionados con circuitos comerciales. La referencia de las rutas y circuitos del Postclásico apoyan los resultados del análisis espacial sobre los asentamientos del Usumacinta durante el Clásico. Yokib y Pa’Chan están localizadas estratégicamente en relación con el Usumacinta. El Chorro, alejado del río, está enlazado más con la región de río Pasión. Los sitios localizados en los valles de la Pasadita y Santa Clara se encuentran en localidades tácticas relacionadas con áreas agrícolas y cuerpos de agua. Por último, los sitios de porteo son claves para el funcionamiento de un circuito de transporte regional. El paisaje físico y cultural se puede conceptualizar y reconstruir quizá como lo hizo el viejo bachih con Fray Gabriel de Salazar, que a partir de almendras de cacao estableció con precisión los ríos, cruces, montañas, porteos, y descansaderos.

AGRADECIMIENTOS

Para David H. Kelley, el primero en poner el remo en el agua. Los autores desean agradecer al CONACyT-México por el apoyo recibido a través del proyecto 40088-H, para llevar a cabo esta investigación.

REFERENCIAS

Adams, Richard E.W. y Richard C. Jones

1981        Spatial Patterns and Regional Growth Among Classic Maya Cities. American Antiquity 46(2):301-322.

Aliphat, Mario

1994        Classic Maya Landscape in the Upper Usumacinta River Valley. Tesis de Doctorado. Departamento de Arqueología, Universidad de Calgary, Canadá.

1996        Arqueología y paisaje del Alto Usumacinta. Arqueología Mexicana IV (22):24-29.

1997        The Landscape. En The Maya World (editado por R. García Moll), pp.22-37. Editorial Jilguero. México.

Casimir, Michael J.

1992        The Dimensions of Territoriality. En Mobility and Territoriality (editado por J.Casimir y A.Rao), pp.1-25. Berg, New York.

Caso Barrera, Laura

2002        Caminos en la selva. Comercio, migración y resistencia. Mayas Yucatecos e Itzaes, siglos XVII-XIX. El Colegio de México-FCE, México.

Caso Barrera, Laura y Mario Aliphat

2002        Organización política de los Itzaes desde el Posclásico hasta 1702. Historia Mexicana 51 (4):713-748.

Cortés, Hernán

1983        Cartas de Relación. Editorial Porrúa, México.

Cherry, John F.

1987        Power in Space: Archaeological and Geographical Studies of the State. En Culture and Landscape (editado por R. Wagstaff), pp.146-172. Basil Blackwell, London.

Cherry, John F. y Colin Renfrew

1986        Epilogue and Prospect. En Peer Polity Interaction and Socio-Political Change (editado por C.Renfrew y J.F.Cherry), pp.149-158. Cambridge University Press, Cambridge.

Feldman, Lawrence H.

2000        Lost Shores, Forgotten Peoples. Duke University Press, Durham-London.

García Moll, Roberto

1990        Presentación. En La Exposición de la Civilización Maya, Catálogo de la Exposición “La Civilización Maya: El Esplendor de Yaxchilan”. Tokio, Japón.

2003        Arquitectura de Yaxchilan. CONACULTA/ INAH, Plaza y Valdés. México.

Golden, Charles

2005        Sierra del Lacandón Regional Archaeological Project First Field Season. Informe presentado ante FAMSI.

Hammond, Norman

1974        The Distribution of Late Classic Maya Major Ceremonial Centres in the Central Area. En Mesoamerican Archaeology: New Approaches (editado por N. Hammond), pp.313-334. University of Texas Press, Austin.

1975         Lubaantun: A Classic Maya Realm. Peabody Museum, Harvard University, Cambridge.

Holley, George R.

1983        Ceramic Change at Piedras Negras, Guatemala. Tesis de Doctorado, Southern Illinois University, Carbondale.

Houston, Stephen D., Héctor Escobedo, Richard Terry, David Webster, George Veni y Kitty F. Emery

2000        Among the River Kings: Archaeological Research at Piedras Negras, Guatemala, 1999. Mexicon 22:8-17.

Instituto Geográfico Nacional (IGN)

1971        Instituto Geográfico Nacional. Carta Topográfica 2169 II, Escala 1:50, 000. Guatemala.

Jones, Grant D.

1989        Maya Resistance to Spanish Rule: Time and History on a Colonial Frontier. University of New Mexico Press, Albuquerque.

López Varela, Sandra

1989        Análisis y clasificación de la cerámica de un sitio Maya del Clásico, Yaxchilan, México. BAR International Series No. 535, Londres.

Maler, Teobert

1903        Researches in the Central Portion of the Usumatsintla Valley, Harvard University Memoir 2. Peabody Museum of American Archaeology and Ethnology, Cambridge.

Martin, Simon y Nikolai Grube

2002        Chronicle of the Maya Kings and Queens. Thames & Hudson, New York.

Mathews, Peter L.

1988        The Sculpture of Yaxchilan. Tesis de Doctorado, Department of Anthropology, Yale University.

Mathews, Peter L. y Mario Aliphat

1996        Informe de la 2a Temporada del Proyecto El Cayo. Informe presentado ante el Consejo de Arqueología INAH. Archivo de la Coordinación Nacional de Arqueología, México.

Mathews, Peter L. y Gordon Willey

1996        Prehistoric Polities of the Pasion Region. En Classic Maya Political History: Hieroglyphic and Archaeological Evidence (editado por T. P. Culbert), pp.30-71. University of Cambridge Press, Cambridge.

Proskouriakoff, Tatiana

1960        Historical Implications of a Pattern of Dates at Piedras Negras, Guatemala. American Antiquity 25 (4):454-475.

1963        Historical Data in the Inscriptions of Yaxchilan, Part 1: The Reign of Shield Jaguar. Estudios de Cultura Maya 3:149-167.

1964        Historical Data in the Inscriptions of Yaxchilan, Part 2: The Reign of Bird Jaguar and His Successors. Estudios de Cultura Maya 4:177-202.

Renfrew, Colin

1977        Space, Time and Polity. En The Evolution of Social Systems (editado por J. Friedman y M. Rowlands), pp.89-111. Duckworth, London.

Rice, Don y Dennis Puleston

1981        Ancient Maya Settlement Patterns in the Peten, Guatemala. En Lowland Maya Settlement Patterns (editado por W. Ashmore), pp.121-156. University of New Mexico Press, Albuquerque.

Scholes, France V. y Ralph L. Roys

1996        Los Chontales de Acalan-Tixchel. CIESAS/UNAM, México.

Singh, K.N.

1975        The Territorial Basis of Medieval Town and Village Settlement in Eastern Uttar Pradesh, India. En Readings in Rural Settlement Geography (editado por R. L. Singh y K.N. Singh), pp.61-82. National Geographical Society of India, Varanasi.

Sprout, Harold H.

1968        Political Geography. En International Encyclopedia of the Social Sciences Vol. 6 (editado por L. Sills), pp.116-121.

Stone, Glenn D.

1991        Agricultural Territories in a Dispersed Settlement System. Current Anthropology 32 (3):343-353.

Ximénez, Francisco

1971-75        Historia de la Provincia de San Vicente de Chiapa y Guatemala de la Orden de Predicadores, 5 Vols., Sociedad de Geografía e Historia de Guatemala, Guatemala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *