Asociación Tikal

21 – EL CHINAMIT Y LA PLAZA DEL POSTCLÁSICO: LA ARQUEOLOGÍA Y LA ETNOHISTORIA EN BUSCA DEL PAPEL DE LA CASA DE CONSEJO – Ruud van Akkeren – Simposio 19, Año 2005

Descargar este artículo en formato PDF

Van Akkeren, Ruud

2006        El Chinamit y la plaza del Postclásico: La arqueología y la etnohistoria en busca del papel de la Casa de Consejo. En XIX Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2005 (editado por J.P. Laporte, B. Arroyo y H. Mejía), pp.223-234. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala (versión digital).

21

EL CHINAMIT Y LA PLAZA DEL POSTCLÁSICO: LA ARQUEOLOGÍA Y LA ETNOHISTORIA EN BUSCA DEL PAPEL DE LA CASA DE CONSEJO

Ruud van Akkeren

Palabras clave

Arqueología Maya, Etnohistoria, Tierras Altas, K´iche´, Casa de Consejo, Casa Larga, Chinamital, Postclásico

POSTCLASSIC PLAZA AND CHINAMIT:

ARCHAEOLOGY AND ETHNOHISTORY IN SEARCH FOR THE ROLE OF THE COUNCIL HOUSE

If we wish to understand Postclassic history in the Highlands one has to approach it from the elementary level of the organization of its members. The pattern we see in settlements is that there is a basic element: the plaza. Archaeologists have identified five classes of buildings that are commonly found in a plaza. Four of them have a more or less defined function: the elongated house, the pyramid temple, the altar and the ball court. A fifth type of building has been called “Council House”, although its function has not been understood. It was not the house of the lineage of the plaza, which was the elongated house nor remains of domestic activity been found indicating a residential role. Indigenous texts can throw light on the “Council House” enigma. They tell us that the nucleus of Postclassic organization is the Chinamit. A Chinamit is a corporative group of lineages with the same interests and usufruct of the same property. A little known K’iche’ text –the Quiche History of Don Juan de Torres– is very relevant in this context. It tells us that in the Postclassic plaza was a Chinamit and its pattern reveals straight away the number of its members. The dominant lineage gave its name to the Chinamit and occupied the largest elongated house. The supposed “Council Houses” were just smaller elongated houses belonging to junior lines and members of the same Chinamit.

Uno de los proyectos arqueológicos más amplios y más detenidos en el Altiplano ha sido el proyecto de rescate de la Misión Francesa en la cuenca del río Chixoy, dirigido por Alain Ichon. En el libro concluyente del proyecto, Ichon resume el patrón de asentamiento del sitio Postclásico (Ichon et al. 1988:173-180). Al analizar la arquitectura cívica-religiosa alrededor de una plaza, distingue cinco tipos de estructuras: la Casa Larga, la pirámide-templo, el altar, el patio de Juego de Pelota y la Casa de Consejo (Figura 1).

Sin mucho problema se puede ampliar esa identificación hacia la arquitectura del Postclásico de una gran parte del Altiplano. De cuatro de estas estructuras se sabe poco más o menos su función. El templo encima de la pirámide servía para el culto; el altar o a veces una plataforma también era usada para actos religiosos y el patio era para jugar pelota. En cuanto a la Casa Larga, se la identifica con el nimja en los documentos indígenas. Esta se caracteriza por una sala alargada con una banca de cal y canto estucada, muchas veces cubriendo las tres paredes del edificio, y en el centro un bloque que funcionaba como altar doméstico (Figura 2).

La quinta estructura es la denominada “Casa de Consejo”. Ichon describe el edificio en la siguiente manera:

“La Casa de Consejo se distingue de las estructuras residenciales por sus dimensiones superiores […], y de la “casa grande” por sus proporciones…” (Ichon 1988:173; traducción del autor).

“La superestructura de la Casa de Consejo es comparable a la habitación simple, pero está siempre hecha de algo duro (o de adobe), y estucada; ampliamente abierta hacia la plaza, esa fachada está dividida en un número impar de “puertas” […] por pilares/columnas rectangulares. La banca interior corre a lo largo de las otras tres paredes preservando, en el centro, un espacio pequeño para el bloque-altar” (Ichon 1988:174; traducción del autor)

Figura 1  Elementos arquitectónicos en sitios del Postclásico, en Cawinal (Ichon et al. 1980)

Figura 2  Ejemplo de una Casa Larga del Postclásico (Ichon et al. 1980)

Existen dudas sobre la función de la presunta “Casa de Consejo”. En su estudio sobre el sitio Postclásico de Kawinal, Ichon dice:

“Las Casas de Consejo pueden ser consideradas ya sea como estructuras ceremoniales (cívico-religiosas), o como habitaciones de los nobles, es decir, “palacios”. Los datos de excavación no son concluyentes a este respecto. Si ningún material se encuentra in situ sobre las plataformas (doméstico u otro), puede ser debido a que éstas fueron cuidadosamente barridas. Sería sorprendente, sin embargo, que un “rincón-cocina” no deje ninguna huella de fogón ni de actividad doméstica sobre un suelo estucado, frecuentemente bien conservado (y a veces protegido por el derrumbe de la superestructura). Las Casas de Consejo podrían, sin embargo, haber servido de residencias a las familias nobles que disponían de esclavos para las tareas domésticas; estas se desarrollaban en el exterior en una construcción anexa que debería encontrarse en la cercanía inmediata” (Ichon 1980:192).

Se quiere mostrar, con la ayuda de varios documentos indígenas, que esas presuntas “Casas de Consejo” son simplemente variantes de la Casa Larga, sólo que de una escala menor. Que no servían como residencias sino, igual a la Casa Larga, como casas de audiencia, de reunión, para recoger tributo, etc. Eran estructuras de miembros menores del chinamit que ocupaba la plaza y cuyo dirigente estaba instalado en la Casa Larga más grande (Figuras 3 y 4). Es decir, contando la Casa Larga y las “Casas de Consejo”, se puede conocer el número de los miembros del chinamit que ocupaba la plaza.

Figura 3  Estructura del Postclásico en Cawinal (Ichon et al. 1980)

LA ORGANIZACIÓN SOCIAL SEGÚN LOS DOCUMENTOS ETNOHISTÓRICOS

En los documentos indígenas y vocabularios coloniales se emplean dos términos para los grupos nucleares: nimja y chinamit. Nimja significa “casa grande” o “casa larga”, su equivalente en náhuatl es calpolli que igual significa “casa larga”. Los documentos indígenas empleaban a la vez otro término que era un préstamo del náhuatl, chinamit, de chinamitl, “separación, cerca de cañas” y por extensión “barrio, suburbio” (Simeón 1996:103). Los dos términos se intercambian en las fuentes. Por ejemplo, enlistando las subdivisiones de los Kaweq el grupo de poder K’iche’, el Popol Wuj escribe:

are k’u ri b’elejeb’ chinamit chi kaweqib’        estos son los nueve chinamitales de los Kaweq

tzatz ral uk’ajol ajilatal        con un gran número de vasallos

chirij b’elejeb’ chi nimja        perteneciendo a los nueve linajes

(Christenson 2004:8600-8606)

Figura 4  Estructura del Postclásico en Cawinal (Ichon et al. 1980)

En la época de la colonia, la palabra chinamit fue castellanizado a chinamital. Robert Hill (1999), define un chinamital como un “grupo territorial corporativo básico de la organización social y política de los habitantes de la región K’iche’”. En un estudio anterior se le ha llamado “lineage-cluster”, aunque últimamente se prefiere utilizar los términos émicos nimja y chinamit (Van Akkeren 2000, 2001, 2002).

Por ejemplo, el chinamit dominante de la capital K’iche’ era el siguiente (Van Akkeren 2003):

are ub’iinam wi                        así eran llamados

b’elejeb’ chinamit chi kaweqib’                        los nueve chinamitales de los Kaweq

b’elejeb’ unimja                        las nueve casas grandes

wa taq ub’i e rajawal                        estos son los nombres de los señores

jujun chi nimja                        cada quién con su casa larga

ajaw ajpop jun unimja                        el Señor de Petate tiene su casa larga

kooja ub’i nimja                        Kooja es el nombre de la casa larga

ajaw ajpop k’am[a]ja                        el Vice Señor de Petate

tz’ikin ja ub’i nimja                        Tz’ikinja es el nombre de su casa larga

nim ch’okoj kaweq                        Gran Oso Melero [Escribanos] de los Kaweq

jun unimja                        tiene su casa larga

ajaw ajtojil jun unimja                        el Señor Ajtojil tiene su casa larga

ajaw ajq’uq’kumatz jun unimja                        el Señor Ajq’uq’kumatz tiene su casa larga

popol winaq chituy jun unimja                        Consejero Chituy tiene su casa larga

lolmet kejnay jun unimja                        Recaudador de Tributos Kejnay tiene su casa larga

popol winaq pa jom                        el Consejero del Patio de Juego de Pelota

tzalatz xkuxeb’a jun unimja                        tiene su mitad de la casa larga al lado de ella [patio]

tepew yaki jun unimja                        los Tepew Mexicanos tienen su casa larga

(Christenson 2004:8568-8589)

El chinamit Kaweq era el dominante en la capital K’iche’ y gobernaba toda la confederación. Se sabe que cada miembro de ellos tenía su propia Casa Larga. Estaba compuesto por diferentes linajes e incluso por diversas etnias. Cada linaje tenía su especialización o función. Los Kaweq producían los líderes. El Señor de Petate, de origen Kaweq, se casó siempre con una mujer de origen Kooja, de allí el nombre del linaje. El Vice Señor de Petate, también Kaweq, siempre buscó su esposa entre los Tz’ikin. El linaje Gran Oso Melero producía los escribanos y narradores; son ellos que editaron el Popol Wuj (Van Akkeren 2003). Los Ajtojil y Ajq’uq’kumats eran sacerdotes de los respectivos cultos, el uno del linaje Toj y el otro del linaje Q’anil (Van Akkeren 2000). No se puede estar seguro del oficio de popol winaq, pero parece ser un término general para “consejero”. Había un consejero del linaje Chituy, y otro que se ocupó del Juego de Pelota. Luego se tiene un recaudador de tributos del linaje Kejnay. Por último, había un linaje de Mexicanos Tepew. Una verdadera mezcla de linajes, de allí la designación anterior “lineage-cluster”.

Es fácil imaginar que todos ellos hablaron K’iche’ en los siglos XV y XVI, pero sus orígenes son muy diversos. Los Kaweq, Chituy y Kejnay parecen haber sido Mayas de las Tierras Bajas, más bien de origen Itza (Van Akkeren 2000, 2003a). Las esposas de los señores gobernadores eran de Kooja, antigua familia Mam de la nobleza; se ha sugerido que su origen era en la ciudad del Clásico de la boca costa Takalik Ab’aj (Van Akkeren 2005). Los Tz’ikin eran el linaje dominante de los Tz’utujil, también provenía de la Costa del Pacífico previo a la fundación de la nación Tz’utujil. Oso Melero es un linaje que se encuentra también en Yucatán (Van Akkeren 2003). Los Toj y Q’anil eran de la Costa del Pacífico. Se ha propuesto que los Toj son de origen Tolteca, en donde su nombre era Atonal (Van Akkeren 2005). Por último, Tepew es un nombre que siempre está relacionado con el Juego de Pelota (Van Akkeren s.f.), tal vez de un origen mexicano más reciente por su apelativo yaki.

Los orígenes del chinamit Kaweq, tan diversos como son, ha sido la razón de divergir de la denominación de Carmack de los “major lineage”, que sugiere una descendencia de ancestros comunes. Formaron en conjunto un grupo corporativo, con intereses en común. Incluía al gobernante y su sustituto, los sacerdotes de los cultos más importantes, un escribano-historiador de la corte, un recaudador de tributos y un oficial del Juego de Pelota. Otros chinamitales podrían haber incluido gobernantes de segundo rango, comerciantes, capitanes, oficiales del baño de vapor, maestros de danza, etc.

BANCAS

Retornando la presunta “Casa de Consejo”, estos edificios, igual a la Casa Larga, estaban caracterizados por una banca que cubría los tres lados de su interior, lo que brinda una importante indicación de su función. Las bancas se conocían antiguamente por el tem-ch’akat, “trono-asiento”. Al titularse un señor, capitán o noble menor, se les asignaba al mismo tiempo su asiento, su lugar en la banca, como se describe en varios documentos indígenas.

A continuación un pasaje del Popol Wuj que trata del gran programa de ennoblecimiento que tuvo lugar después de las guerras de expansión durante el reino de K’iq’ab’ (±1425 DC). Los nuevos territorios requerían colonizadores. Fueron inaugurados “en masa” para formar una nueva generación de funcionarios. Les dieron sus títulos y sus respectivos asientos en las bancas:

wa’ k’ute kikob’ik        he aquí cuando se engrandecieron

kichapik        cuando tomaron posesión

ketaxik puch        y les fue concedidos el rango

juwinaq q’alel        veinte q’alel

juwinaq ajpop xchapik        veinte ajpop fueron ennoblecidos

rumal ajpop ajpop k’amja        por el ajpop, ajpop k’amja

rumal puch q’alel ajtzik’ winaq        y por el q’alel y ajtzik’ winaq

xok keqalem ronojel q’alel ajpop        tomaron el oficio todos los q’alel y ajpop

julajuj nim chokoj        once nim ch’okoj

q’alel ajaw        señor q’alel

q’alel saqik        q’alel saqik

uq’alel achij        capitán del q’alel

rajpop achij        capitán del ajpop

rajtz’alam achij        capitán del ajtz’alam

utzam achij        comandante militar

kib’i’ achijab’ xokik        así eran los nombres de los militares que

entraron

ta xekob’ik        cuando fueron engrandecidos

xeb’i’naj puch chuwi’ kitem        y les fueron asignados sus bancas

chuwi kich’akat        sus asientos

(Christenson 2004:8181-8203)

En un otro ejemplo del Popol Wuj, que fue escrito en el nuevo asentamiento de Santa Cruz del Quiché, se recuerda nostálgicamente cómo su capital prehispánica Q’umarkaj había crecido en el transcurso del tiempo:

chiri pa tinamit q’umarkaj        allí, en la ciudad de Q’umarkaj

xutzirisaxik rumal Sor. obispo        que era bendecida por el Señor Obispo

ri tinamit k’a xtole’ kanoq        era [nuestra] ciudad hasta que fue

abandonada

xeq’aq’ar chiri        allí se glorificaron

xnuk’mayijinaq oq kitem        se multiplicaron sus bancas

kich’akat xjachatzox kiwach        fueron diferenciados sus asientos

jutaq wi chi q’aq’        cada uno con su gloria

jujun chi ajawab’        con sus respectivos señores

b’elejeb’ taq chi chinamit xuk’olela’ rib’        se diversificaron en nueve chinamitales

(Christenson 2004: 7760-7773)

Es decir, se han multiplicado las bancas, precisamente por la diversificación y el aumento de los chinamitales.

Después de la Conquista, con las mudanzas forzadas hacia los pueblos coloniales, los Mayas tuvieron que dejar sus Casas Largas con sus bancas. Sin embargo, en sus nuevos alojamientos seguían con el sistema prehispánico, aunque ya con otros tipos de bancas y tronos, como describe fray Domingo de Vico en un vocabulario de la primera mitad del siglo XVI., para la entrada ch’akat dice:

“el asiento de palo, o banquito, o silla, muy sahumada que usan los Indios, cuando hacen una cabeza del Pueblo, y en quiché cuando muere alguno de estas cabezas, avisan a Santa Cruz del Quiché y viene uno a dar la posesión a uno de los principales que ya ellos conocen por sus sobrenombres, y a esta silla llaman ch’akat tem” (Vico: f°258v, citado en Breton 1994, cursivas del autor).

En resumen, se tiene un patrón de asentamiento con una Casa Larga y varias estructuras semejantes, aunque de menor escala, las presuntas Casas de Consejo alrededor de la plaza del Postclásico. Se tienen a la vez textos que aclaran que el núcleo de la organización social era el chinamit (o nimja), componiéndose de linajes singulares, cada cual con su Casa Larga con banca donde los miembros del linaje tenían su asiento.

TÍTULO TAMUB

Se quiere mostrar un ejemplo de esa organización del Postclásico que es muy clara si se logra mirar más allá de la cantidad de los nombres. Se encuentra en un documento K’iche’ menos conocido, la Historia Quiché de don Juan de Torres, el que fue escrito por descendientes de la rama Tamub’ de los K’iche’.

Los Tamub’ constan de dos grupos complementarios: los Ik’omaq’ib’ y Kaqkojib’. Los Ik’omaq’ib’ tenían nueve chinamitales, y los Kaqkojib’ doce. Cada grupo estaba dividido de nuevo en dos subdivisiones. El texto Historia Quiché de don Juan de Torres representa a una subdivisión de los Ik’omaq’ib’, y por ende da una máxima importancia a su gobernante, quien fue bautizado con el nombre de Juan de Torres. A continuación el texto:

wae k’ute nimja qech oj tamub’ ajawab’        he aquí, pues, los linajes de nosotros

los señores Tamub’

ri mixajawar chi tamub’                que reinaban entre los Tamub

ri juwinaq kaib’ chi ajawab’                los veintidós [sic] señores

jun chi K’iche’                que se hicieron otro de los K’iche’

jun puch chi tinamit xuxik                otra de las ciudades fortificadas

xa kajib’ xpuk’owik                de sólo cuatro [ancestros] se multiplicaron

xkirowik                se difundieron

(Recinos 1984:48)

Luego mencionan al dirigente más alto que es el Señor de Petate Valiente K’utum (cuyo nombre castellano era Juan de Torres). Su título es atzij winaq, “el de la palabra”, que más bien puede ser el equivalente del título nahuatl de tlatoani, “el que habla”:

ajpop k’ok’utum                        Señor de Petate Valiente K’utum [Juan de Torres]

atzij winaq ik’oamaq’                        Atzij Winaq de los Ik’oamaq’

nab’e nimja                        era el linaje dominante

job’ chinamit                         había cinco chinamitales

popab’al                        con las casas de consejo

kuchb’alib’ rumal ajaw k’ok’utum                        o casas de tributo/reunión

bajo el mando del señor Valiente K’utum

(Recinos 1984:48)

El Señor de Petate Valiente K’utum dirigía el grupo dominante que tenía cinco miembros o sea cinco chinamitales. Y cada miembro de estos chinamitales tenía su casa pública. Es interesante, porque aquí explican para qué servían esas casas. Popab’al-kuchb’alib vienen de los raíces popol y kuch, que es “juntar, amontonar, congregar gente, coger y juntar tributos” (Basseta y Tirado citado por Breton 1994). Y en la misma línea, popol tzij era el término para “la junta de viejos, o justicia y regimiento”, y en kaqchikel popob’al jay, “la Casa de Concejo o cabildo” (Coto 1983). En este sentido el título de popol winaq mencionado arriba, podría ser alguien que reúne a la gente, “convocador”.

En seguida se mencionan todos los edificios (tz’aq-rochoch), de cada miembro de los cinco chinamit. De ahí surge un patrón de asentamiento muy evidente:

tz’aq rochoch ajaw k’ok’utum                        el edificio y casa del señor Valiente K’utum

tz’aq rochoch makwil tuch xkuch                        el edificio y casa de Makwil Tuch Xkuch

(Macuil Tochtli o 5 Conejo?)

rajpop achij                        Capitán del Señor de Petate

tz’aq rech saqrij tum                        el edificio de Saqrij Tum

tz’aq rech saqrij kamachal                        el edificio de Saqrij Kamachal

(Recinos 1984:48)

Es el primer chinamital. Tiene cuatro miembros con sus cuatro Casas Largas. Sigue el segundo chinamital del señor Q’alel Yol. Q’alel es uno de los títulos más altos y significa “El que Brilla”; Yol es su apellido o nombre de linaje. Su chinamital tiene nueve miembros, con nueve casas:

nimja rech q’ale[l]yol                        la casa larga era del Q’alel Yol

popab’al                        casa de consejo

kuchb’alib’                        casa de tributo/reunión

tz’aq rochoch kai yol                        tenía su edificio y casa Kai [sic] Yol

tz’aq rech popol winaq estayul                        tenía su edificio el Popol Winaq Iztayol

tz’aq rech pexpechul                        tenía su edificio Pexpechul

tz’aq rech tzuk tzunay                        tenía su edificio Tzuk Tzunay

tz’aq rech tzuy                        tenía su edificio Tzuy

tz’aq rech menchu                        tenía su edificio Menchu

tz’aq rech popol winaq xok                        tenía su edificio el Popol Winaq Xok

tz’aq rech tzokokob’ kik’                        tenía su edificio Tzokokob’ Kik’

tz’aq rech ajaw tuj                        tenía su edificio señor del Temascal

(Recinos 1984:50)

Por razones desconocidas el texto olvida describir el tercer chinamital, que es de los Ajtunala como podemos leer en otra pagina (rox chinamital; Recinos 1984:30). El cuarto y el quinto chinamital solo tienen un miembro cada uno:

wae nimja rech nim chikoj teku                        esto es el linaje del Nim Ch’okoj Teku

tz’aq rochoch nim chikoj teku nimja        tenía su edificio y casa el Nim Ch’okoj Teku

wa chi k’ute ro nimja uchuch k’amja        y esto es el quinto linaje Madre de K’amja

tz’aq rochoch uchuch nimja                        tenía su edificio y casa Madre de K’amja

ri k’ute ri job’ nimja mixuk’ajolaj                        así pues son los cinco chinamitales que engendró

jun chik ajaw k’opichoch ub’i                        el señor llamado Valiente Pichoch de una vez

(Recinos 1984:50)

El Valiente Pichoch es el padre ancestral y antepasado del Valiente K’utum.

Entonces el texto brinda el patrón de asentamiento con toda claridad. Se trata de una organización por plaza. La primera plaza es la del Señor de Petate Valiente K’utum. Como él era el dirigente se supone que vivía en la plaza más amplia. Aparte de las otras estructuras ceremoniales, se encuentran en la plaza cuatro Casas Largas (o al menos, Casas de Consejo), con sus bancas, los tz’aq-rochoch, “edificio-casa” del texto. La Casa Larga más grande debe de haber sido del Valiente K’utum. Luego siguen las casas de los otros miembros de su chinamital: la de Makwil Tuch Xkuch Rajpop Achij, que probablemente era su hijo mayor (por ser rajpop achij), y las de Saqrij Tum y Saqrij Kamachal.

En la segunda plaza habían nueve Casas Largas alrededor de la plaza, todo bajo el mando del Q’alel Yol con la casa más grande. Tenían sus edificios respectivamente: el Popol Winaq Iztayol, Pexpechul, Tzuk Tzunay, Tzuy, Menchu, Popol Winaq Xok, Tzokokob’ Kik’, y el último era el señor Tuj, cuya casa probablemente estaba al lado del baño de vapor. La tercera plaza no está especificada en el texto, la del linaje Ajtunala. La cuarta tenía sólo una Casa Larga del Nim Ch’okoj Teku. Igual, la quinta plaza con la Casa larga de la Madre de K’amja.

ORGANIZACIÓN DE LOS TAMUB’

La ciudad de Valiente K’utum constaba de cinco plazas con un total de 16 Casas Largas. Se puede calcular lo mismo para la otra subdivisión de los Ik’omaq’ib’ y luego para las dos subdivisiones de los Kaqkojib’ para llegar a la organización completa de los Tamub’.

Entonces se puede especular que en el territorio de los Tamub’ habían cuatro centros, cuatro ciudades (tinamit), donde estaban colocados sus cuatro subdivisiones, pero que a la vez podrían haber sido dos ciudades, una con los Ik’omaq’ib’ y sus nueve plazas, otra con los Kaqkojib’, con doce plazas.

Desafortunadamente, no se conocen los asentamientos de los Tamub’, por lo cual no se puede verificar el texto con restos arqueológicos. Sin embargo, sitios bien documentados pueden servir de ilustración, como por ejemplo Chwi Tinamit o Kaqyuq de la región de Rabinal (Figura 5).

CONCLUSIONES

Este ensayo inició con un tipo de estructura cuya función no era muy evidente. Por falta de entendimiento se había llamado “Casa de Consejo”. No podía ser la Casa Larga porque ya había una en la plaza, y ¿cómo tener más Casas Largas? Sin embargo, un análisis de textos etnohistóricos, tanto indígenas como castellanos, ha mostrado que el núcleo de la organización social del Postclásico era el chinamit. El chinamit se componía de varios linajes, constituyentes de esa unidad básica. Cada linaje tenía su Casa Larga con banca. Es decir, en términos de patrón de asentamiento, cada chinamital estaba conformado alrededor de una plaza (Figuras 6, 7 y 8). Al parecer, hemos encontrado un buen instrumento para penetrar la organización social del Postclásico. Al contar las Casas Largas con bancas de una plaza se llega de una vez al número de linajes que incorporaba el chinamital que ocupaba la plaza.

Figura 5  Una plaza hipotética para los Tamub´

Figura 6  Planta del sitio Chwitinamit

Figura 7  Planta del Grupo C en Chwitinamit

Figura 8  Reconstrucción de Kaqjub´, Baja Verapaz

REFERENCIAS

Breton, Alain

1994        Rabinal Achi. Un drame dynastique maya du XVème siècle. Édition établie d’après le Manuscrit Pérez. Société d’Ethnologie/Société des Américanistes. (Recherches américaines, 5), Manterre.

Carmack, Robert M.

1981        The Quiche Mayas of Utatlan. The Evolution of a Highland Guatemala Kingdom. University of Oklahoma Press, Norman.

Carrasco, Pedro

1974        The Joint Family in Ancient Mexico: The Case of Molotla. En Essays on Mexican Kinship (editado por Hugo Nutini, Pedro Carrasco y James M. Taggart), pp.45-64.University of Pittsburgh Press, Pittsburgh.

Christenson, Allen J.

2004        Popol Vuh. Literal Poetic Version. Transcription and Translation. O Books, New York.

Coto, fray Thomás de (O.F.M.)

1983        [Thesavrvs Verborvm]. Vocabvlario de la lengua Cakchiquel v[el] Guatemalteca, nueuamente hecho y recopilado con summo estudio, trauajo y erudición. [1656]. Instituto de Investigaciones Filológicas (Edición de R. Acuña), Universidad Nacional Autónoma de México, México.

Hill, Robert M.

1999        Los Quichés. En Historia General de Guatemala, Tomo 1, Época Precolombina:651-662, Marion Popenoe de Hatch (directora del tomo), Jorge Luján Muñoz (director general), Asociación de Amigos del País, Fundación para la Cultura y el Desarrollo de Guatemala, Guatemala.

Ichon, Alain, Denise Douzant-Rosenfeld y Pierre Usselman

1988        Archéologie de Sauvetage dans la Vallée du Río Chixoy 6. La Vallée Moyenne du Río Chixoy (Guatemala). Occupation Préhispanique et Problèmes actuels. Centre National de la Recherche Scientifique R.C.P. 500, Institut d’Ethnologie, Paris.

Ichon, Alain, Marie-France Fauvet-Berthelot, Christine Plocieniak, Robert Hill, Rebecca Gonzalez Lauck y Marco Antonio Bailey

1980        Rescate arqueológico en la cuenca del río Chixoy. 2-Cawinal. Centre National de la Recherche Scientifique R.C.P.500. Institut d’Ethnologie, Paris.

Ichon, Alain y Marion Popenoe de Hatch

1982        Archéologie de Sauvetage dans le Vallée du Río Chixoy 4-Los Encuentros. Centre National de la Recherche Scientifique R.C.P.500. Institut d’Ethnologie, Paris.

Recinos, Adrián

1984        Crónicas Indígenas de Guatemala. Academia de Geografía e Historia de Guatemala, Publicación Especial No..29, Guatemala.

Siméon, Rémi

1996        Diccionario de la Lengua Nahuatl o Mexicana. Editorial Siglo XXI.

Van Akkeren, Ruud W.

2000        Place of the Lord’s Daughter: Rab’inal, its History, its Dance-Drama, University Leiden, Center for Non-Western Studies (CNWS) Publications, Vol .91.

2002a        Winaq re Juyub’al Taq’ajal. Gente de los Cerros y Valles. Una Sucinta Historia prehispánica del altiplano de Guatemala. Serie de Cuadernos Pedagógicos de Educación Maya y Bilingüe e Intercultural No 4. Proyecto Movilizador de Apoyo a la Educación Maya, UNESCO, PROMEM, Países Bajos.

2002b        Lugar del Cangrejo o Caracol: La Fundación de Rab’inal-Tequicistlán, Guatemala. Mesoamérica 23 (44):54-81. Plumsock Mesoamerican Studies y CIRMA.

2002c        El lugar donde salió el primer sol para los K’iche’: Jakawits, su nueva ubicación. En XV Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2001 (editado por J.P. Laporte, H. Escobedo y B. Arroyo), pp.3-14. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

2003a        Kawinal or Forty Place. Stop on an Ancient Trade-Route. En Misceláneas… En honor a Alain Ichon (editado por Charlotte Arnauld, Alain Breton, Marie-France Fauvet-Berthelot y Juan Antonio Valdés), pp.115-139. Caudal, Guatemala.

2003b        Authors of the Popol Wuj. Ancient Mesoamerica 14:237-256. Cambridge University Press.

2005        Conociendo a los Pipiles de la Costa del Pacífico de Guatemala: Un estudio etnohistórico de documentos indígenas y del Archivo General de Centroamérica. En XVIII Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2004 (editado por J.P. Laporte, B. Arroyo y H. Mejía), pp.1045-1058. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

s.f.        Tzuywa, Place of the Gourd. Artículo sometido a la revista Ancient America.

Zantwijk, Rudolf van

1977        Handel en Wandel van de Azteken (The Aztec Arrangement), Van Gorcum Assen/Amsterdam.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *