Asociación Tikal

01 – INVESTIGACIONES RECIENTES EN CANTÓN CORRALITO: UN POSIBLE ENCLAVE OLMECA EN LA COSTA DEL PACÍFICO DE CHIAPAS, MÉXICO – David Cheetham y John E. Clark – Simposio 19, Año 2005

Descargar este artículo en formato PDF

Cheetham, David y John E. Clark

2006        Investigaciones recientes en Cantón Corralito: Un posible enclave Olmeca en la Costa del Pacífico de Chiapas, México. En XIX Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2005 (editado por J.P. Laporte, B. Arroyo y H. Mejía), pp.1-9. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala (versión digital).

1

INVESTIGACIONES RECIENTES EN CANTÓN CORRALITO: UN POSIBLE ENCLAVE OLMECA EN LA COSTA DEL PACÍFICO DE CHIAPAS, MÉXICO

David Cheetham

John E. Clark

Palabras clave

Arqueología Maya, Costa del Pacífico, México, Chiapas, Cantón Corralito, Mazatán, Olmeca, Preclásico Temprano, figurillas, entierros

RECENT STUDIES IN CANTÓN CORRALITO:

A POSSIBLE OLMEC ENCLAVE ON THE PACIFIC COAST OF CHIAPAS, MEXICO

To be credible, any comprehensive archaeological study aimed at clarifying the nature of the Gulf Coast Olmecs with a distant culture must be based on a complete comparative analysis of multiple types of artifacts. These studies are rare due to the limited data and the priority given to explanatory patterns and the related debate among specialists. Recent excavation in Cantón Corralito site, Chiapas, has produced more than 5000 portable objects of various classes belonging to the Initial Olmec period (1250-1150 BC), until the Early Olmec period (1150-1000 BC). This unique collection of Olmec style materials has been compared on multiple levels with contemporary objects from the Olmec site at San Lorenzo Tenochtitlan, Veracruz. In this paper, the preliminary results of the investigation are presented in a condensed form for each class of portable objects found in Cantón Corralito. This data is examined vis-à-vis current interpretations of early contact between the Olmecs of the Gulf and distant Mesoamerican cultures, including the Mokaya from the Chiapas coast.

La naturaleza de la influencia del horizonte Olmeca temprano –ca.1300-1000 AC– afuera de su región de la Costa del Golfo en Veracruz, México, es la pregunta principal de los estudios Olmecas. Investigaciones en el sitio de Cantón Corralito, Chiapas, proveen datos nuevos que ayudarán a resolver esta pregunta para la región de Mesoamérica. Los materiales excavados incluyen miles de objetos en el estilo Olmeca, como son vasijas de cerámica y figurillas. Entierros con ofrendas Olmecas fueron descubiertos. Aquí se considera a Cantón Corralito, los hallazgos recientes, y su posible significado.

El sitio de Cantón Corralito se ubica en el sureste de Chiapas en la zona de Mazatán, 10 km del interior de la playa del Pacífico, en un punto estratégico por un viejo cauce del río Coatán. Aparte de un montículo residencial de 3 m de altura, que fue ocupado durante los seis siglos antes de la era Olmeca, indicaciones arqueológicas no son visibles en la superficie porque el sitio está enterrado bajo una capa de arena de río, quizá causado por un desborde del Coatán durante la ocupación del lugar 1200 años AC.

Investigaciones arqueológicas en el sitio comenzaron en 1985 cuando John Clark exploró el montículo principal. En 1990, Clark, Bárbara Arroyo, Mary Pye y Richard Lesure investigaron el sitio con excavaciones extensivas y encontraron evidencia de ocupaciones del Formativo Temprano, empezando con la fase Barra. El sitio se llama San Carlos, tomando su nombre del rancho que tiene el montículo antiguo. Cantón Corralito designa el mismo lugar al otro lado de la carretera. Durante sus investigaciones y visitas al área, Clark observó objetos de estilo Olmeca en colecciones del lugar (Figura 1; Clark 1996).

En 1997, Tomas Pérez excavó algunos pozos de sondeo, los cuales confirmaron la alta frecuencia de materiales del estilo Olmeca en este sitio. También, por la distinción entre fases de ocupación y circunstancias ecológicas, Pérez bautizó esta parte del sitio de San Carlos como Cantón Corralito –el nombre del lugar. Los hallazgos de Pérez demostraron un cambio en la cultura temprana en la zona de Mazatán. Estos tomaron más significado en relación a los 15 años de investigación que la Fundación Arqueológica Nuevo Mundo había llevado a cabo en la zona en aquel entonces. El sitio de Cantón Corralito fue fundado al mismo tiempo que otros centros tradicionales, como Paso de la Amada, que posteriormente fueron abandonados. Se cree que los dos eventos son caras de la misma moneda y que Olmecas llegaron de la zona del Golfo alrededor del año 1300 AC, tomando control de Mazatán.

Dada la importancia de este capítulo en la historia del Soconusco, se regresa al sitio Cantón Corralito en 2004 para llevar a cabo investigaciones más extensivas. Se inició en marzo con Luis Barba y su equipo de la UNAM, para hacer una prospección con radar y espectrómetro magnético para detectar montículos enterrados. Se volvió con nuevo equipo en el mes de mayo para comenzar las excavaciones.

Este proyecto en Cantón Corralito se diseñó para:

  • Obtener una muestra grande de artefactos del lugar en contextos conocidos
  • Hacer una serie de análisis comparativos rigurosos y replicables al lado de material similar de San Lorenzo, Veracruz.
  • También, se buscará verificar los resultados de la exploración del radar, y a la vez determinar el tamaño del sitio durante sus varias fases de ocupación.

El trabajo comparativo de artefactos se encuentra en proceso que incluyen análisis químicos de más o menos 700 tiestos para distinguir las vasijas locales de las importadas; análisis de motivos decorativos en las vasijas y su diseño estructural, y por último, análisis morfológicos detallados de la cerámica para entender el estilo técnico y la posible afiliación cultural de los que la hicieron. Además, Cheetham se encuentra comparando la morfología y diseño de figurillas de cerámica, así como algunas otras clases de objetos portátiles, incluyendo algunos utilitarios. Combinando estos análisis con comparaciones meticulosas de artefactos y estilo brindarán buena información para identificar el posible origen étnico de la gente que fundó Cantón Corralito. De esta manera los análisis esclarecerán la interacción de larga distancia entre los Olmecas de Veracruz y los Mokaya de la zona de Mazatán.

La cuestión de la influencia Olmeca en Mesoamérica es la controversia del momento. Estas investigaciones aclararán el asunto para una región. Cheetham se encuentra estudiando todos los materiales, y dicho estudio está diseñado para explorar todas las posibilidades de conexiones entre los Olmecas y Mokayas, de la emulación local o una contribución a un estilo Olmeca Pan-Mesoamericano, hasta la presencia de un enclave Olmeca pleno del Golfo.

Faltando material arqueológico en la superficie, las excavaciones del 2004 se colocaron sobre un área de 0.5 km² para explorar diferentes zonas del sitio, y además determinar su extensión. Muchas de las excavaciones eran grandes, como la trinchera de 250 m que se abrió para verificar los resultados del radar. Esta trinchera encontró la orilla oeste del sitio, pero aún se ignoran los otros tres límites. Cantón Corralito cubrió por lo menos 30 hectáreas en el año 1300-1200 AC, y probablemente más de 40 hectáreas. Esta ocupación representa un aumento de 300 % de la fase anterior. Se encontró en las excavaciones muchos basureros grandes, pero pocas indicaciones de pisos o edificios.

Más de mil tiestos tallados con diseños Olmecas se encontraron en basureros y encima de superficies culturales (Figura 2). Dependiendo en la ubicación y contexto, los tiestos tallados constan el 2 a 3% del total. Muchos de los motivos y diseños se conocen de artefactos de San Lorenzo, Veracruz. La cerámica del estilo Olmeca grabado o inciso es más frecuente que su contraparte tallada, con más de 3700 muestras encontradas, que representan 4 a 13% de todos los tiestos clasificados. La existencia y popularidad de esta cerámica es notable, siendo que es muy raro encontrarla afuera la región de la Costa del Golfo. Entre los diseños más frecuentes se encuentra el motivo del ilhuitl o volutas opuestas, los cuales se encuentran en cuencos de cocción diferencial, blanco y negro.

La cerámica Olmeca no se limita a vasijas que llevan diseños y motivos, se recuperaron más de 1100 tiestos de pasta fina, incluyendo aproximadamente 270 fragmentos de vasijas de caolín importadas de la zona del Golfo. No obstante, cada tipo de cerámica de pasta fina o relativamente fina en Cantón Corralito tiene una contraparte en San Lorenzo. Este es el caso con casi todos los otros tipos de pasta gruesa de Cantón. Al considerar todo en conjunto, hay congruencia tipológica extraordinaria con el complejo de la fase San Lorenzo definido por Michael Coe y Richard Diehl (1980).

Figura 1  Mapa de Mesoamérica con la ubicación de Cantón Corralito

Figura 2  Tiestos y vasijas de Cantón Corralito de la fase Cuadros

Algunas semejanzas con la cerámica de San Lorenzo no están limitadas a características de la superficie. Casi todas las formas y sus dimensiones demuestran los mismos modos que se observan en la cerámica de San Lorenzo. Este aspecto comparativo del estudio todavía está en proceso, pero parece patente que las correspondencias no se limitan a cuencos lujosos de servicio. Hasta la cerámica burda corresponde entre Cantón Corralito y San Lorenzo. Las semejanzas incluyen forma de bordes, ángulo de las paredes, diámetro de las bocas, y algunas formas especiales. Considerando las múltiples correspondencias, parece que los alfareros de Cantón Corralito y San Lorenzo compartieron la misma tradición.

Uno de los descubrimientos más informativos en Cantón Corralito proviene de los artefactos utilitarios. Cientos de fragmentos de espátulas o cucharas cerámicas se localizaron como basura doméstica (Figura 3). La forma y dimensión de estos objetos se duplican en ejemplos de San Lorenzo.

Casi todas las ollas y tecomates se conforman al estilo local, pero algunos con engobe rojo por zonas son muy similares a ejemplares de San Lorenzo. Estas ollas también se encuentran en depósitos contemporáneos de Mirador Plumajillo en el valle central de Chiapas, un sitio que posiblemente fue una colonia Olmeca del Golfo (Agrinier 1984). Los Olmecas fabricaron y exportaron cubos perforados de ilmenita de este lugar, los cuales se han encontrados por millares en San Lorenzo (Cyphers y Di Castro 1996). Algunas clases de herramientas de piedra tallada de Cantón Corralito también tienen sus gemelos en San Lorenzo, incluyendo piedras de moler con soportes, manos y paletas en forma de disco.

Figura 3  Cucharas de cerámica, fase Cuadros, de Cantón Corralito

Más de 50 fragmentos de sellos cilíndricos y planos fueron encontrados en Cantón Corralito, muchos todavía cubiertos de pigmento rojo (Figura 4). Algunos llevan motivos Olmecas comunes, como la cruz de San Andrés y encías de dragón.

Figura 4  Sellos de la fase Cuadros, Cantón Corralito

Más de 1300 fragmentos de figurillas se hallaron en Cantón Corralito; éstas incluyen piernas y cuerpos grandes, con engobe blanco, y fragmentos de jugadores de pelota. Llevando a una definición estricta el estilo Olmeca (Blomster 2002), y eliminando todos los fragmentos erosionados, golpeados o no identificados de consideración, aproximadamente 75% de las cabezas de figurillas de la fase Cuadros (la era Olmeca) son Olmecas, algunos se importaron de San Lorenzo. Las cabezas antropomorfas son huecas, con engobe blanco y presentan caras bruñidas, con tocados o pelo bien definidos; aunque algunos otros personajes son calvos (Figura 5). Una clase distinta de cabezas tienen ojos cerrados e hinchados, ejemplos idénticos se encuentran en San Lorenzo.

La mayoría de las figurillas son sólidas, algunas llevan adornos personales, como turbantes o pendientes. Parece que algunos llevaran cascos. Sin duda, la cabeza más notable de estas investigaciones es una cabeza sólida y grande, la cual tiene una columna de cuatro símbolos adornándola, empezando en su frente, atravesando la coronilla hasta llegar a la nuca (Figura 6). Otras figurillas contemporáneas de los altos de México también tienen símbolos así, pero casi todos sin contexto arqueológico.

Figura 5  Cabezas de figurillas de la fase Cuadros en el estilo Olmeca

Figura 6  Cabeza de figurilla con símbolos grabados

Durante las excavaciones se localizaron cinco entierros. El Entierro 3, corresponde a un grupo de tres individuos, probablemente un hombre, una mujer y un joven, pertenecientes a la fase Cherla, año 1400 AC, solamente se reportó un objeto que consistió en un espejo pulido en los dos lados sobre el abdomen de la mujer. Según los experimentos de John Carlson (1981), es difícil fabricar espejos planos, mucho más difícil que los espejos parabólicos de La Venta. Las superficies del espejo de Cantón Corralito son completamente libres de distorsión visual, un logro maravilloso considerando su tamaño.

Otro entierro notable sin antecedentes, fue el de un joven de más o menos 13 años sepultado con 15 hachas pulidas (Figura 7). El arreglo de las hachas y la fosa para su enterramiento también tiene la forma de un hacha; posiblemente este individuo fue sacrificado. El entierro secundario de un adulto decapitado se localizó a 2 m al sur del joven con sus hachas. Las hachas son de jadeíta, serpentina y algunas piedras metamórficas no identificadas, aunque no locales.

Los análisis de los artefactos de Cantón Corralito aún se encuentran en marcha y no se tienen los resultados finales, pero es claro que el sitio es único y tiene mucho potencial para contestar o aclarar un capítulo importante en la prehistoria de Mesoamérica, como es el despliegue de los Olmecas durante el Formativo Temprano. Por el momento, se piensa que Olmecas de la zona del Golfo llegaron a la zona de Mazatán y ejercieron una gran influencia sobre los Mokaya, la gente local. La naturaleza de su influencia es algo que se pretende aclarar con más investigaciones en el sitio y por el estudio de sus artefactos.

Figura 7        Entierro de un niño, fase Cuadros, de Cantón Corralito

REFERENCIAS

Agrinier, Pierre

1984        The Early Olmec Horizon at Mirador, Chiapas, Mexico. Papers of the New World Archaeological Foundation, No. 48. Brigham Young University, Provo, Utah.

Blomster, Jeffrey P.

2002        What and Where is Olmec Style? Regional Perspectives on Hollow Figurines in Early Formative Mesoamerica. Ancient Mesoamerica 13:171-195.

Carlson, John B.

1981        Olmec Concave Iron-Ore Mirrors: The Aesthetics of a Lithic Technology and the Lord of the Mirror. En The Olmec and Their Neighbors; Essays in Memory of Matthew W. Stirling (editado por Elizabeth P. Benson), pp.117-147. Tulane University, New Orleans.

Clark, John E.

1996         Craft Specialization and Olmec Civilization. En Craft Specialization and Social Evolution: In Memory of V Gordon Childe (editado por B. Wailes), pp.197-199. The University Museum of Pennsylvania Press, Philadelphia.

Coe, Michael D., y Richard A. Diehl

1980        In the Land of the Olmec. University of Texas Press, Austin.

Cyphers, Ann y Anna Di Castro

1996         Los artefactos multiperforados de Ilmenita en San Lorenzo. Arqueología 16:3-13. INAH, México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *