Asociación Tikal

40 Interacción económica y política en la periferia Maya: Evidencia nueva de Pusilha, Belice – Cassandra R. Bill, Geoffrey E. Braswell y Christian M. Prager – Simposio 18, Año 2004

Descargar este artículo en formato PDF

Bill, Cassandra R., Geoffrey E. Braswell y Christian M. Prager

2005        Interacción económica y política en la periferia Maya: Evidencia nueva de Pusilha, Belice. En XVIII Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2004 (editado por J.P. Laporte, B. Arroyo y H. Mejía), pp.455-463. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

40

INTERACCIÓN ECONÓMICA Y POLÍTICA EN LA PERIFERIA MAYA: EVIDENCIA NUEVA DE PUSILHA, BELICE

Cassandra R. Bill

Geoffrey E. Braswell

Christian M. Prager

Palabras clave:

Arqueología Maya, Belice, Pusilha, cerámica, relaciones interregionales, Clásico Tardío, Clásico Terminal

El enfoque del Proyecto Arqueológico Pusilha es investigar los patrones socio-políticos y de interacción económica en el sureste de Mesoamérica como unidad política y, además, determinar los efectos de las conexiones fluctuantes en la economía doméstica y de élite. Excavaciones previas y las propias investigaciones del proyecto en Pusilha, han revelado un cuerpo extenso de inscripciones jeroglíficas (Braswell et al. 2004), datos arquitectónicos y de la planificación del sitio, que han tenido como resultado un inventario de la cultura material consistente en artículos importados y localmente producidos.

Estas metas de investigación requieren una comprensión del grado y de la clase de relaciones que existieron entre Pusilha y otros sitios en el sur de Belice. Se espera que esto permita no sólo entender el desarrollo de la unidad política dentro un contexto regional, sino también identificar las direcciones y tendencias más amplias en la historia de las Tierras Bajas Mayas y de la periferia sureste de Mesoamérica (Figura 1). Es necesario enfatizar que la cultura intelectual y material de Pusilha alinea al sitio más con el sur de Petén y menos con Belice septentrional y occidental a través del periodo Clásico Tardío, hasta el Clásico Terminal.

La investigación previa en sitios del distrito Toledo por Richard Leventhal (1990), incluyendo Pusilha, lo dirigió a definir el sur de Belice como una región distinta de las Tierras Bajas Mayas, se basó fundamentalmente en tres características arquitectónicas: canchas del Juego de Pelota de tipo cerrado, ausencia de estructuras con bóvedas, y el uso extensivo de la topografía natural en la construcción. Una cuarta característica importante de la zona sureña de Belice es la información errónea o excéntrica registrada en inscripciones jeroglíficas respecto de eventos lunares.

Sitios recientemente descubiertos en San Luis, Petén, comparten también estas características, sugiriendo que el sur de Belice puede ser extendido hasta la sección superior del río Cancuen. En otras palabras, la región arqueológica de Leventhal forma una conexión importante entre el Caribe y la divisoria de las aguas con los ríos Pasión y Usumacinta. La ubicación de Pusilha en el entronque de los ríos Poite y Pusilha, lo colocó en una posición estratégica para controlar el comercio a través de esta importante ruta este y oeste, que conecta el Caribe con las Tierras Bajas Centrales.

Pusilha pudo haber servido también como un centro importante en una ruta de comercio norte-sur que articulaba el intercambio entre las Tierras Bajas y la periferia sureste de Mesoamérica. La región superior del río Mopan se localiza a 20 km al norte del río Pusilha, por lo tanto los sitios en el oriente de Petén y occidente de Belice, posiblemente estuvieron conectados vía Pusilha con Quirigua, Copan y a lugares no-Mayas de Honduras.

Figura 1 La ubicación de Pusilha, la región del sur de Belice y otras regiones de las Tierras Bajas Mayas

La evidencia cerámica para el intercambio entre estas regiones – particularmente entre Belice septentrional, occidental y la periferia del sureste – ha sido conocida durante mucho tiempo. El “Cilindro Quetzal,” por ejemplo, que se encontró en una tumba real de Copan, ha sido estilística y químicamente atribuido a Altun Ha, ubicado en el norte de Belice (Reents-Budet 1994). Los cuencos con engobe rojo del tipo Belice Rojo se han encontrado no sólo en Quirigua, sino también en sitios de los valles de Naco y de Ulúa en el occidente de Honduras (Sheptak 1987). De manera semejante, las vasijas de “mármol” – más bien de alabastro – del valle del Ulúa se han recuperado en varios sitios de las Tierras Bajas Mayas, incluyendo a Uaxactun, Altun Ha y San José, Belice (Sheptak 1987). Así, hubo un activo intercambio entre las Tierras Bajas orientales y regiones no-Mayas de Honduras durante el Clásico Tardío.

La ubicación intermedia de Pusilha sugiere que esta unidad política importante pudo haber conectado a las Tierras Bajas orientales con el occidente de Honduras y con otras partes de la periferia sureste de Mesoamérica. Actualmente se intenta hallar una mayor comprensión del papel de Pusilha y del sur de Belice en esta interacción, por lo cual también se estudia la cronología y los efectos de este intercambio en la política y la economía local.

Aunque únicamente se hayan efectuado dos temporadas de excavaciones y una tercera de levantamiento en Pusilha, algunos patrones que dan repuesta a estas preguntas han comenzado a surgir.

TEMPORADA DE CAMPO 2004

Durante las primeras dos temporadas de campo en Pusilha, se levantaron porciones significativas del sitio, incluyendo la Acrópolis Gateway Hill, la Plaza Moho con su escalera jeroglífica, el grupo de la Plaza de Estelas, el Juego de Pelota 1 y varias zonas de asentamiento (Figura 2). En el año 2002 se condujo también un programa de sondeo, excavación y de consolidación para una estructura destruida por maquinaria.

Christian Prager, co-director del proyecto, analizó el extenso corpus jeroglífico de Pusilha y reconstruyó mucha de la historia dinástica del sitio (Braswell et al. 2004; Prager 2002). A la fecha, han sido identificados 11 gobernantes de Pusilha y otros diez individuos relacionados (Figura 3); también han sido registradas 17 personas más que no están establecidas cronológicamente en la historia de Pusilha. Por lo menos ocho incidentes de guerra se han anotado. El otro sitio en Belice que tiene una historia conocida con una riqueza comparable a Pusilha es Caracol. La cantidad y la complejidad de los textos de Pusilha son dos de los rasgos que enlazan a la región del sur de Belice más con el centro de Petén que con el resto de Belice.

En el 2004 se continuó el levantamiento dentro de un área de 1 km². También se excavaron dos estructuras que tienen cámaras situada al sur de la Acrópolis Gateway Hill (Figura 4), y tres estructuras adicionales en un grupo grande a 150 m al oeste y 55 m debajo de la Acrópolis. Durante el curso de las investigaciones, se excavaron nueve entierros que se fecharon para el siglo VII al IX DC. Los objetos que acompañan los entierros dentro de las criptas, fechados para la segunda mitad del Clásico Tardío, consisten por lo menos en un espejo completo de pirita, lentejuelas de hematites, cuatro vasijas policromas, ornamentos de concha y dos artefactos enigmáticos que incluyen una paleta de pizarra.

La colocación de los huesos en la cripta sugiere que se trató de un entierro secundario. El análisis de todos estos artefactos, así como también de las abundantes vasijas enteras y parciales, herramientas líticas, ornamentos de concha, restos humanos y numerosas figurillas recuperadas en otros contextos, ha comenzado a analizarse.

Figura 2 El sitio Maya de Pusilha (según Leventhal 1990: Figura 8)

Figura 3 Algunos gobernantes de Pusilha (por Christian Prager)

Figura 4 La Acrópolis Gateway Hill, Pusilha, mostrando dos estructuras excavadas en el año 2004

ANÁLISIS DE LA CERÁMICA

Las inscripciones de Pusilha sugieren que el sitio fue ocupado para fines del Clásico Temprano; la inscripción histórica más antigua del sitio se refiere a eventos en el año 570 DC. La cerámica recuperada por exploraciones previas en cuevas del área, incluye marcadores del Clásico Temprano, tales como cuencos policromos con pestañas basales, así como vasijas en forma de zapato o cálceoforme, que se han fechado para etapas aún más tempranas. No obstante, el material cerámico que se ha recuperado en contextos arquitectónicos de Pusilha se ha fechado para el Clásico Tardío, Clásico Terminal y Postclásico. La discusión siguiente de la cerámica de Pusilha está limitada al Clásico Tardío, del año 600 al 800 DC aproximadamente.

La colección Clásica Tardía de Pusilha incluye elementos comunes a través de las Tierras Bajas Centrales. Tales elementos incluyen:

  • Los cántaros estriados sin engobe y algunos con decoración aplicada.
  • Incensarios modelados con elementos aplicados.
  • Vasijas simples o decoradas de la vajilla Negra Pulida.
  • Una variedad amplia de vasijas policromas con engobe naranja o crema, que ocurren en varias formas como cuencos, cilindros y platos.
  • También están los cuencos y cántaros grandes con engobe rojo, algunos de los que tienen diseños impresos en la zona superior de su cuerpo.

Estas mismas categorías generales de vasijas figuran prominentemente en la colección cerámica de Lubaantun, aunque formas específicas difieran notablemente entre los dos sitios de la región sur de Belice (Hammond 1975). Este patrón puede reflejar sistemas sub-regionales separados para la alfarería de cada sitio y diferencias temporales en sus periodos de ocupación. No obstante, es claro que la cerámica de Pusilha y Lubaantun comparten muchas características en común, incluyendo la presencia de cántaros del tipo Puluacax Sin Engobe, que tienen cuellos cortos y pastas burdas. Este tipo aparece solamente en el sur de Belice; otra similitud es la abundancia de figurillas del Clásico Tardío encontradas en ambos sitios, aunque también es un patrón compartido con la región superior del río Pasión, especialmente con el sitio Cancuen.

Más significativo es el patrón de afiliación interregional reflejada en las colecciones de ambos sitios. En términos de tipo y frecuencias modales, la colección Clásico Tardío del sur de Belice tiene más en común con las colecciones cerámicas de la región del río Pasión y – hasta cierto punto – con el norte de Petén, que con la cuenca del río Belice. Esta relación tan fuerte con sitios de las Tierras Bajas Centrales es sorprendente dada la comodidad del transporte ribereño este-oeste y la difícil topografía de las Montañas Mayas.

Las características de la colección del sur de Belice, compartida con regiones al oeste, incluyen cántaros con engobe rojo con diseños impresos y estampados. Tales cántaros son comunes en el río Pasión, en la región de Dolores y en el norte de Petén. Estas vasijas son raras o están ausentes en las colecciones de la cuenca del río Belice, aunque aparezcan en sitios del lado norte de las Montañas Mayas, incluyendo varias cuevas en la región del río Chiquibul (Hammond 1975:305), y en Caracol (Chase 1994:174).

Además de estos tipos y modos extensamente compartidos, ciertos componentes de la colección de Pusilha tienen una distribución más circunscrita. Tales elementos incluyen comales, que son comunes tanto en Pusilha como en la sección superior del río Pasión y en la región de Dolores (Bill 2001; Laporte 1995a, b). Aunque estos comales no aparecen en Lubaantun, formaron una clase que fue característica de tradiciones utilitarias de la región sureste de las Tierras Bajas.

También manifestados en los cuencos policromos de Pusilha, hay ciertos elementos del diseño que son sumamente raros en otras partes de las Tierras Bajas Mayas, pero son muy comunes en varias tradiciones de policromos en la periferia sureste de Mesoamérica. Estos incluyen el motivo “bejuco y brote” (twistandbud), que se compone de líneas curvadas con elementos ovales pequeños. Este elemento común del diseño en Pusilha ocurre también en ciertos policromos de El Salvador oriental y de otras partes de la periferia sureste (Andrews 1976). Otros motivos comunes de Pusilha incluyen pájaros pequeños y monos sentados. Los pájaros pequeños son un elemento decorativo frecuente en las vasijas pintadas del occidente de Honduras y de otras partes de la periferia sureste. Los monos sentados ocurren también en vasijas incisas de Pusilha y de otras partes de las Tierras Bajas, incluyendo la región del río Pasión, y también son un motivo común en las vasijas policromas de Altun Ha, en el norte de Belice.

Aunque vasijas policromas con estos motivos no están reportadas para Lubaantun, es significativo que algunos de estos mismos elementos – incluyendo monos y pájaros – son típicos de los diseños estampados en los cántaros con engobe rojo de ese sitio cercano. Además, estos motivos no ocurren en los cántaros estampados de otras partes de las Tierras Bajas Mayas.

A la fecha, no se ha recuperado ningún ejemplar de Copador Policromo, que es un tipo distintivo y característico del Clásico Tardío de Copan y del occidente de El Salvador, y que, además, ocurre como una importación sumamente rara fuera de esas zonas. No obstante, el análisis químico de tiestos del tipo Copador supuestamente recolectados en Pusilha por la Expedición del Museo Británico a Belice en el siglo pasado, revelan que la mitad de los tiestos fueron fabricados en la región de Copan (Bishop y Beaudry 1994; Bishop et al.1986; Joyce 1929; Hammond 1975).

CONCLUSIONES

El inventario cerámico de Pusilha, incluyendo las vasijas de la élite y tipos utilitarios, demuestra contactos significativos con varias regiones dentro y fuera del área Maya. Se necesita más trabajo para clarificar la colección del Clásico Tardío de Pusilha y para identificar con más certeza las diferencias cronológicas entre los tipos y frecuencias modales asociadas con fases más tempranas y posteriores al Clásico Tardío. Sin embargo, ya se tienen correlaciones entre datos de conjuntos cerámicos diferentes que sugieren patrones de afiliación regionales e interregionales para Pusilha durante el Clásico Tardío.

El trabajo realizado en el año 2002 por Christian Prager respecto a las inscripciones jeroglíficas de Pusilha, demuestra conexiones con varias regiones, incluyendo las zonas de Petexbatún y del río Pasión, así como relaciones más ambiguas con Copan y Quirigua, y con la periferia sureste del área Maya (Braswell et al. 2004). Los contactos en estas mismas regiones son evidentes en ciertas características de la colección cerámica del Clásico Tardío de Pusilha, así como también con la iconografía y la cultura material de otros centros del sur de Belice.

Sin embargo, hay evidencia que sugiere que las afiliaciones externas de Pusilha pudieron haber cambiado durante el periodo Clásico. Los tipos relacionados al área del río Pasión aparecen a través de los siglos VII y VIII, pero es notable que los ejemplos de la vajilla Copador de la Cueva de Alfarería correspondan a un contexto relativamente temprano en la ocupación del sitio. Al mismo tiempo – durante la mitad del siglo VII – convenciones iconográficas y dos nombres que aparecen en los textos jeroglíficos sugieren que Pusilha tuvo conexiones importantes con Copan. Es interesante también mencionar que la tumba de Copan que contiene el llamado Cilindro Quetzal, importado de Altun Ha, está fechado para ese momento (Bill 1997).

A la mitad del siglo VIII, nuevas conexiones se formaron con otras regiones. Se puede describir a este periodo como una época caracterizada por una independencia económica y política más amplia, así como también por afiliaciones más importantes con otros centros al sur de Belice. Las conexiones más directas con la cerámica de Lubaantun, por ejemplo, se manifiestan para el fin del Clásico Tardío. El tipo distintivo Puluacax Sin Engobe, que tuvo una historia más profunda en Lubaantun, está restringido completamente a los contextos superficiales de Pusilha.

La única conexión directa con la cerámica de la cuenca del río Belice es el tipo cerámico importado Belice Rojo. Este tipo apareció solamente al fin de la ocupación Clásica en el sitio, que tentativamente se fecha entre el año 790 y 830 DC. Con la excepción de una vasija entera recuperada en un entierro tardío, tiestos Belice Rojo se encontraron exclusivamente en contextos superficiales de Pusilha. El análisis de Hammond (1975), indica una frecuencia tardía semejante para el tipo Belice Rojo en Lubaantun. Así, durante las últimas décadas del Clásico, la región sur de Belice llegó a estar relacionada, por primera vez, con la cuenca del río Belice.

Los datos de abastecimiento de la obsidiana indican también una reorganización de conexiones interregionales cerca del final del Clásico. Durante los siglos VII y VIII, virtualmente toda la obsidiana consumida en el sitio provino de la fuente de El Chayal, Guatemala, un patrón que Pusilha comparte con la mayoría de los sitios de las Tierras Bajas Mayas. Durante el siglo IX, sin embargo, más obsidiana de Ixtepeque llegó al sitio, también material de Pachuca, Hidalgo y de Zaragoza, Puebla.

Cuando los sitios de las Tierras Bajas Centrales sufrieron la decadencia demográfica, las poblaciones que quedaron ampliaron sus redes económicas, cambiaron sus lazos de comercio y obtuvieron su obsidiana de fuentes nuevas. Braswell, entre otros, ha notado un patrón semejante para Xunantunich en la cuenca del río Belice y aún más al oeste en la región de los lagos de Petén, especialmente durante el siglo IX. La obsidiana mexicana apareció en Pusilha por primera vez durante el Clásico Terminal, así como la cerámica Naranja Fina del noroeste del área Maya. Tanto el material de Pachuca, como la obsidiana de Zaragoza, comenzaron a entrar a esa región en cantidades grandes al final del Clásico Tardío, quizá por eso la cerámica Naranja Fina y la obsidiana mexicana fueron traídas a Pusilha desde la Costa del Golfo.

Así, aunque el análisis de los datos extraídos de Pusilha apenas inicia, ya se han observado conexiones significativas con ciertas regiones durante periodos específicos de tiempo. La investigación adicional de estos lazos aumentará respecto a las conexiones comerciales dentro y más allá de las Tierras Bajas Mayas durante el Clásico Tardío y Clásico Terminal. Los estudios de la cerámica y de otros artefactos de Pusilha tienen como enfoque la determinación de la naturaleza y de la cronología de estas conexiones regionales e interregionales con la zona del río Pasión, la periferia sureste y, por último, con la cuenca del río Belice. El objetivo principal es evaluar los papeles de estas zonas en la trayectoria del desarrollo del sitio mismo, y examinar los efectos del cambio socio-político en las redes de interacción del área Maya.

AGRADECIMIENTOS

En el año 2004, el Proyecto Arqueológico Pusilha fue financiado generosamente por el Programa de Arqueología (SBE0215068), y por el Programa de Investigaciones Internacionales de la Fundación Nacional de las Ciencias (INT0202581), de los Estados Unidos. Se agradece a la aldea San Benito Poite, así como a Sonja Schwake, Rocío González De la Mata, Eduardo Cus, y a los miembros del Instituto de Arqueología de Belice.

REFERENCIAS

Andrews, E. Willys

1976        The Archaeology of Quelepa. El Salvador. Middle American Research Institute, Publicación No.42, Tulane University, New Orleans.

Bill, Cassandra R.

1997        Patterns of Variation and Change in Dynastic Period Ceramics and Ceramic Production at Copan, Honduras. Tesis de doctorado, Departamento de Antropología, Universidad de Tulane.

2001        Tipología y análisis preliminar de la cerámica de Cancuen. En Proyecto Arqueológico Cancuen, Informe no 2, temporada 2000 (editado por A. Demarest y T. Barrientos), pp.170-255. Instituto de Antropología e Historia, Guatemala y Vanderbilt University, Nashville.

Bishop, Ronald L., y Marilyn P. Beaudry

1994        Chemical Compositional Analysis of Southeastern Maya Ceramics. En Ceramics and Artifacts from Excavations in the Copan Residential Zone (por Gordon R. Willey, Richard M. Leventhal, Arthur A. Demarest y William L. Fash), pp.407-443. Volumen 80, Papers of the Peabody Museum of Archaeology and Ethnology, Cambridge.

Bishop, R. L., M. P. Beaudry, R. M. Leventhal y R. J. Sharer

1986        Compositional Analysis of Copador and Related Pottery in the Southeast Maya Area. En The Southeast Maya Periphery: Problems and Prospects (editado por Patricia A. Urban y Edward M. Schortman), pp.143-167. University of Texas Press, Austin.

Braswell, Geoffrey E., Christian M. Prager, Cassandra R. Bill y Sonja A. Schwake

2004        Recent Archaeological and Epigraphic Research at Pusilha, Belize: Report of the 2001 and 2002 Field Seasons. En Archaeological Investigations in the Eastern Maya Lowlands: Papers of the 2003 Belize Archaeology Symposium (editado por Jaime Awe, John Morris y Sherilyne Jones), pp.333-345. Research Reports in Belizean Archaeology, Volumen 1, Institute of Archaeology, National Institute of Culture and History, Belmopan, Belice.

Chase, Arlen F.

1994        A Contextual Approach of the Ceramics of Caracol, Belize. En Studies in the Archaeology of Caracol, Belize (editado por Diane Z. Chase y Arlen F. Chase), pp.157-193. Pre-Columbian Art Research Institute Monograph 7, San Francisco.

Hammond, Norman

1975        Lubaantun: A Classic Maya Realm. Monographs of the Peabody Museum, No.2. Harvard University, Cambridge.

Joyce, Thomas A.

1929        Report on the British Museum Expedition to British Honduras, 1929. Journal of the Royal Anthropological Institute 59:439-457.

Laporte, Juan Pedro

1995a        Una actualización a la secuencia cerámica del área de Dolores, Petén. En Atlas Arqueológico de Guatemala 3:35-64. IDAEH y USAC, Guatemala.

1995b        Formas del grupo cerámico Cambio en el Clásico Tardío y Terminal del área de Dolores, Petén. En Atlas Arqueológico de Guatemala 3:65-88. IDAEH y USAC, Guatemala.

Leventhal, Richard M.

1990        Southern Belize: An Ancient Maya Region. En Vision and Revision in Maya Studies (editado por Flora S. Clancy y Peter D. Harrison), pp.124-141. University of New Mexico, Albuquerque.

Prager, Christian Manfred

2002        Die Inschriften von Pusilha: Epigraphische Analyse und Rekonstruktion der Geschichte einer klassischen Maya-Stätte. Tesis de maestría, Philosophischen Fakultät, Rheinischen Friedrich-Wilhelms-Universität zu Bonn, Bonn, Germany.

Reents-Budet, Dorie

1994         Painting the Maya Universe: Royal Ceramics of the Classic Period. Duke University Press, Durham.

Sheptak, Russell N.

1987        Interaction Between Belize and the Ulua Valley. En Interaction on the Southeast Mesoamerican Frontier: Prehistoric and Historic Honduras and El Salvador (editado por Eugenia J. Robinson), BAR International Series 327, Oxford.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *