Asociación Tikal

35 Excavaciones en el sitio arqueológico Tres Islas, río Pasión, Petén – John Tomasic, Claudia M. Quintanilla y Edy Barrios – Simposio 18, Año 2004

Descargar este artículo en formato PDF

Tomasic, John, Claudia M. Quintanilla y Edy Barrios

2005        Excavaciones en el sitio arqueológico Tres Islas, río Pasión, Petén. En XVIII Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2004 (editado por J.P. Laporte, B. Arroyo y H. Mejía), pp.389-399. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

35

EXCAVACIONES EN EL SITIO ARQUEOLÓGICO TRES ISLAS,

RÍO PASIÓN, PETÉN

John Tomasic

Claudia M. Quintanilla

Edy Barrios

Palabras clave:

Arqueología Maya, Guatemala, Petén, río Pasión, Tres Islas, Cancuen, excavaciones, ofrendas, monumentos, estilo Teotihuacano

Esta investigación corresponde a los reconocimientos y excavaciones realizadas en el sitio arqueológico Tres Islas durante las temporadas 2003 y 2004 como parte de las exploraciones regionales del proyecto Cancuen. El sitio arqueológico de Tres Islas está situado en el margen izquierdo del río Pasión a 20 km aproximadamente al norte de Cancuen y 20 km al oeste de Machaquila (Figura 1). Las primeras exploraciones en el área las realizó Teobert Maler en 1905 y Sylvanus Morley en 1938, aunque el sitio se reportó hasta 1965, cuando Ian Graham anunció la presencia de tres estelas caídas sin montículos asociados (Figura 2; Graham 1965). “El sitio es famoso sobretodo, por estas tres estelas del Clásico Temprano con las fechas más antiguas en la región del río Pasión (Mathews 1985), y con representaciones iconográficas de personajes vestidos como guerreros Teotihuacanos” (Stone 1989). Las tres estelas fueron dedicadas en el año 475 DC, aunque los textos son retrospectivos al referir eventos en los años 400 y 416 DC (Tomasic y Fahsen 2004).

Adicionalmente a las fechas tempranas y al estilo Teotihuacano presente en las estelas, es importante mencionar que la relevancia de los estudios que se llevan a cabo en el sitio y en la región corresponde a que en las estelas aparece el Glifo Emblema que se asocia con el reinado de Cancuen y Machaquila durante el Clásico Tardío. Basados en esta evidencia epigráfica, se consideró que Tres Islas fue la capital del reino de Cancuen durante el Clásico Temprano y que posteriormente se trasladó al sitio de Cancuen para el Clásico Tardío, por lo que las investigaciones en el sitio determinan la relación de Tres Islas con Cancuen en el transcurso del periodo Clásico.

Es así como los dos últimos años de investigaciones en Tres Islas han permitido ver la naturaleza del sitio, como su ocupación, mientras que con los reconocimientos regionales se ha descubierto un nuevo sitio que parece ser el más grande de esta región. En el mapa (Figura 3), se observa el sitio de Tres Islas, cuya arquitectura consiste en un grupo de tres estelas y un altar, y a 200 m al sur un grupo de cuatro estructuras pequeñas de 1.50 m de altura. Los dos grupos están a pocos metros de la orilla de una escarpa que tiene una vista extensa al río Pasión.

Durante la temporada del 2003, las investigaciones se enfocaron en la elaboración de un mapa del sitio y en excavaciones que permitieran ubicar la posición original de las tres estelas. En el 2004 se continuó con las excavaciones en el Grupo de Estelas y el Altar, con el propósito de interpretar sus funciones. Por otro lado, se realizaron excavaciones intensivas en el Grupo de los Montículos ubicado 200 m al suroeste del Grupo de Estelas para determinar su relación y finalmente, el reconocimiento regional para entender la relación de Tres Islas con otros sitios de la región, además de Cancuen.

Figura 1 Mapa del Alto Pasión

Figura 2 Dibujos de las Estelas de Tres Islas

Figura 3 Mapa del sitio Tres Islas

EXCAVACIONES EN EL GRUPO DE ESTELAS

Como resultado de las excavaciones del 2003, se descubrió el fragmento de la Estela 3, a solo 10 cm bajo la superficie, con la parte frontal mirando hacia arriba. En la Figura 4, se observa el fragmento en mención junto al dibujo hecho por Graham. Asimismo, fueron descubiertos los fragmentos de la Estela 1 (Figura 5). Estos fragmentos se trasladaron a Santa Elena, Petén.

En conjunto con las excavaciones realizadas por Ian Graham y las de temporadas recientes, fueron descubiertas una serie de ofrendas del Clásico Temprano asociadas con las tres estelas. De acuerdo a las notas de campo de Graham, la primera de estas ofrendas se descubrió en 1970, consistente en dos vasijas (una volcada sobre la otra, borde con borde), conteniendo en su interior lascas y núcleos de obsidiana. La ofrenda se entregó posteriormente al Museo Nacional de Arqueología y Etnología de Guatemala.

Graham encontró un pedazo de jade no tallado del tamaño de una toronja cerca de la Estela 2, que se cree fue parte de una ofrenda asociada. Durante la temporada 2003, se descubrió el resto de esta ofrenda dedicatoria debajo de la Estela 2, justamente alrededor del pozo hecho por Graham en 1965. Esta ofrenda, excavada por Claudia Quintanilla de la Universidad de San Carlos de Guatemala, consistió en dos vasijas (una volcada encima de la otra, borde con borde). Frente al lado este de las vasijas, se encontraron más de 300 lascas de pedernal, además de nueve núcleos poliédricos agotados de obsidiana. El contenido de las vasijas fue el siguiente: caracol labrado en piedra verde; jute tallado en piedra de color verde pálido; tortuga labrada en piedra verde; mano humana en piedra de color verde pálido; cabeza del Dios de Maíz tallada en piedra de color verde pálido; un posible pulidor de piedra tallada de color verde pálido. Junto a esto se encontraron los siguientes restos marinos: dos conchas cuya especie fue imposible identificar, una concha de Cowry, esqueleto de coral marino, una concha llamada West Indian Worm Shell en inglés.

Todos los restos marinos provienen del Océano Atlántico, a excepción de los ejemplares no identificados. En el 2004, se descubrió una tercera y última ofrenda dedicada a la Estela 3, consistente en 58 lascas y núcleos de pedernal, así como 18 núcleos gastados y 13 fragmentos de obsidiana. En esta oportunidad no se sabe aún con certeza si las mismas se encontraban dentro de vasijas borde con borde, ya que sólo se localizaron tiestos pequeños y muy erosionados junto con las lascas y núcleos. Lo que si es posible confirmar es la ubicación original de la Estela 3, ya que la ofrenda estaba colocada alrededor de la espiga in situ.

Debido a que todas las estelas se erigieron en el año 475 DC, existe la posibilidad de que las lascas de obsidiana de la ofrenda de la Estela 1 correspondan a los núcleos de la ofrenda de la Estela 2, y que las lascas de pedernal de la ofrenda de la Estela 2 correspondan a los núcleos de pedernal de la ofrenda de la Estela 3. En el futuro se realizarán experimentos para rearmar los núcleos con las lascas arriba indicadas, y si esto puede hacerse, se confirmará la hipótesis que las tres ofrendas fueron colocadas en el suelo como parte de un ritual dedicatorio y asociado con la erección de las tres estelas en el 475 DC.

Aunque los análisis realizados en ellas hasta la fecha están en una fase muy temprana, se puede decir, por ejemplo, que estas ofrendas dedicatorias son muy similares a las de otros sitios en las Tierras Bajas. “Conchas no talladas son muy comunes en las ofrendas dedicatorias de Tikal, especialmente durante el Clásico Temprano” (Moholy-Nagy 2003:94). “Se puede observar otra semejanza en los nueve y dieciocho núcleos de obsidiana en las ofrendas dedicatorias. Ofrendas con nueve o dieciocho pedazos de obsidiana o pedernal han sido descubiertas en Copan, Tikal, Uaxactun, Piedras Negras y muchos otros sitios en las Tierras Bajas” (Fash 1991; Coe 1959, 1965; Smith 1950). “Los nueve núcleos de obsidiana pueden ser referencia a los nueve señores del inframundo o señores de la muerte. Esta hipótesis está apoyada por la presencia de conchas y figurillas de concha en la ofrenda debajo de la Estela 2, porque muchas veces las conchas están asociadas con el inframundo acuático y la muerte en el arte Maya” (Thompson 1950:49).

EL CENTRO CEREMONIAL COMO OBSERVATORIO SOLAR

Con relación a las ofrendas dedicatorias y a los fragmentos de las Estelas 1 y 3, las excavaciones ayudaron a determinar de forma precisa la ubicación original de las tres estelas. En varias unidades hay evidencia de muros de plataforma al oeste del altar alrededor de los monumentos. Se tiene una reconstrucción del sitio con las tres estelas y el altar en su propio lugar (Figura 6). Las Estelas 1, 2 y 3 se ubicaron en una línea orientada de norte a sur viendo hacia el altar, ubicado directamente al oeste de la estela central (Estela 2). De acuerdo a las investigaciones del 2003 y 2004, se cree que las estelas y el altar se erigieron como parte de un ritual dedicatorio y que funcionaron como “un observatorio solar de manera parecida al Grupo E de Uaxactun” (Aveni y Hartung 1989; Ricketson y Ricketson 1937; Ruppert 1945). En Uaxactun, las Estructuras 1, 2 y 3 marcaron los solsticios y equinoccios como se ve en la Estructura E-VII (Figura 7). La Estructura 2 se ubica directamente al este de la Estructura 7, y las orillas de las Estructuras 1 y 3 que marcan los solsticios aproximadamente 24º al norte del este y al sur del este respectivamente.

Cuando los mismos ángulos y líneas se aplican al grupo de estelas en Tres Islas, corresponden generalmente a las de Uaxactun. También, dado que el grupo de estelas y altar están ubicados en la orilla de una escarpa, con más de 2 km de tierra baja sobre todo del paisaje al este, sería un buen lugar para observar el amanecer.

En marzo del 2004, para tratar de confirmar estas hipótesis, se abrió una brecha al este del Grupo de las Estelas, con la espera de tomar una foto del amanecer el 21 de marzo, día del equinoccio de primavera. Desafortunadamente, el tiempo no permitió sino hasta el amanecer del 26 de marzo, cinco días después del equinoccio. Aunque en ella el sol está ubicado un poco al norte del eje este-oeste, se muestra cómo las estelas y el altar pudieron funcionar como observatorio solar.

Figura 4 Fragmento nuevo de Estela 3

Figura 5 Fragmento nuevo de Estela 1

En esta foto generada por computadora se colocaron cada una de las estelas en su posición original para tener una mejor visualización de su orientación con relación a la salida del sol (Figura 8). Se espera que las investigaciones y las excavaciones futuras, así como el estado del tiempo, permitan confirmar esta hipótesis acerca del grupo como un observatorio solar.

Paralelo a las excavaciones de Claudia Quintanilla en el Grupo de Estelas, Edy Barrios supervisó la excavación del Grupo de los Montículos a 200 m al sur de las estelas de Tres Islas. Estas excavaciones han mostrado que este grupo se ocupó desde el Clásico Temprano hasta el Postclásico. En los niveles superiores, Barrios encontró una serie de muros rústicos en el patio de este grupo arquitectónico, junto con tiestos que pertenecen al Postclásico. En los niveles inferiores, se encontró una serie de tres entierros:

  • El primero fue un individuo enterrado en forma extendida decúbito dorsal, debajo de un nivel de tiestos pertenecientes al Clásico Tardío.
  • El segundo individuo se enterró con dos vasijas del Clásico Tardío, y una de ellas, presentó un texto jeroglífico.
  • El tercer individuo, fue enterrado en una cista de piedra, junto con cinco vasijas fechadas para el Clásico Temprano; una de ellas volcada sobre el cráneo, siendo una vasija negra con pestaña basal y base anular, identificada para el tipo Lucha Inciso.

Como resultado de las excavaciones en Tres Islas durante el 2004, se sabe que este grupo arquitectónico es al menos parcialmente contemporáneo con las fechas del Clásico Temprano de las estelas, aunque fue ocupado por un tiempo mucho más largo que las fechas sugeridas en las estelas.

Figura 6 Reconstrucción dibujo de las Estelas y Altar

Figura 7 Grupo E de Uaxactun

Figura 8 Mapa de la región de Tres Islas

RECONOCIMIENTOS EN LA REGIÓN DE TRES ISLAS

Varios sitios fueron identificados, mapeados y sondeados durante la temporada de campo, aunque la mayoría de los sitios eran de tamaño pequeño. El sitio llamado El Raudal parece ser el más grande reportado hasta la fecha en esta región, basado en la cantidad de estructuras y en su tamaño. Se encuentra localizado a 5 km al este de Tres Islas, en el río Santa Amelia (Figura 9).

El Raudal presenta sus estructuras en la cima de pequeños cerros y su arquitectura mayor está delimitada en dos grupos diferentes. El primero consiste en grandes estructuras con plazas orientadas al norte y al sur, con grupos residenciales alrededor de pequeños patios. La estructura mayor (Estructura 1), tiene escalinata central en sus lados norte y sur, y en su parte más alta presenta una serie de cuartos con paredes de finos bloques de piedra. Cabe mencionar que el ancho de estas paredes y el hallazgo de varias rocas de bóvedas sugieren la presencia de arcos abovedados.

Aproximadamente a 300 m al sur, hay una Acrópolis formada por una serie de edificios con plataformas sobre una colina. En este mapa preliminar se observa que ésta consiste en una serie de plataformas rectangulares que se dirigen hacia una estructura en la parte superior. Presenta, desde la plataforma, una altura de 35 m. Una de las razones de la ubicación del sitio sobre el río Santa Amelia – uno de los afluentes del río Pasión – puede ser una serie de rápidos a lo largo del río mismo, de allí se deriva su nombre. El sitio ocupó una posición estratégica en esta región puesto que durante la temporada seca, los rápidos hacen imposible la navegación río arriba. Si se considera que el curso del río no ha cambiado desde los tiempos de ocupación del sitio, esta situación permitió a los habitantes la creación de un puerto debidamente explotado. Asimismo, no se han descubierto monumentos esculpidos con inscripciones jeroglíficas en el sitio, y las excavaciones de sondeo han evidenciado muestras cerámicas que permiten la idea de una ocupación para el Preclásico Tardío, Clásico Temprano y Clásico Tardío, por lo que El Raudal puede ser parcialmente contemporáneo con Tres Islas.

Basados en la evidencia recolectada en esta temporada, El Raudal indica ser un sitio primario en la región de Tres Islas, ya que por el tamaño de sus estructuras, pudo ser la capital del Clásico Temprano de Cancuen y no Tres Islas como anteriormente se consideraba; posiblemente Tres Islas pudo ser un sitio satélite entre El Raudal y Cancuen.

REFERENCIAS

Aveni, Anthony F. y H. Hartung

1989         Uaxactun, Guatemala, Group E and Similar Assemblages: An Archeoastronomical Reconsideration. En World Archaeoastronomy (editado por Anthony Aveni), pp.441-461. Cambridge University Press.

Coe, William

1959         Piedras Negras Archaeology: Artifacts, Caches, and Burials. En Museum Monographs, University of Pennsylvania, Philadelphia.

1965         Caches and Offertory Practices in the Maya Lowlands. En Handbook of Middle American Indians, Vol.2, Part I (editado por Robert Wauchope), pp.462-468. Texas University Press, Austin.

Fash, William L.

1991         Scribes, Warriors, and Kings: The City of Copan and the Ancient Maya. Thames and Hudson, London.

Graham, Ian

1965         Tres Islas. En Informe presentado al Museo Nacional de Arqueología y Etnología de Guatemala, Archivos del Museo de Guatemala.

Maler, Teobert

1908         Explorations of the Upper Usumacinta and Adjacent Region: Altar de Sacrificios; Seibal; Itsimté-Sákluk; Cancuén, Reports of Explorations for the Museum, Vol.IV, No.1, pp.36-52. Memoirs of the Peabody Museum of American Archeology and         Ethnology, Harvard University, Boston.

Mathews, Peter

1985         Maya Early Classic Monuments and Inscriptions. En A Consideration of the Early Classic Period of the Maya Lowlands, publication No. 10. (editado por G.Willey y P.Mathews), pp.5-54. Institute for Mesoamerican Studies, State University of New York at Albany, Albany.

Moholy-Nagy, Hattula

2003         Beyond the Catalog: The Chronology and Context of Tikal Artifacts. En Tikal: Dynasties, Foreigners, and Affairs of State (editado por J.A. Sabloff), pp.83-110. School of America Research Press, Santa Fe.

Morley, Sylvanus Griswold

1938         The Inscriptions of Peten, Vol.II, pp.229-247. Carnegie Institution of Washington, Washington, D.C.

Ricketson, Oliver y Edith V. Ricketson

1937         Uaxactun, Guatemala Group E 1926-1931. Carnegie Institution of Washington, Washington, D.C.

Ruppert, Karl

1945         A Special Assemblage of Maya Structures. En The Maya and their Neighbors, Appleton-Century Company, New York.

Smith, A. Ledyard

1950         Uaxactun, Guatemala: Excavations of 1931-1937. Carnegie Institution of Washington, Washington, D.C.

Thompson, J.E.S.

1950         Excavation at San José, British Honduras. Carnegie Institution of Washington, Washington, D.C.

Tomasic, John y Federico Fahsen

2004         Exploraciones y excavaciones preliminares en Tres Islas, Petén. En XVII Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2003 (editado por J.P. Laporte, B. Arroyo, H. Escobedo y H. Mejía), pp.819-832. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

Figura 9 Mapa de Grupo 1 de El Raudal

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *