Asociación Tikal

24 Resultados preliminares de la primera temporada en Zapote Bobal, municipio de La Libertad, Petén – Véronique Breuil-Martínez, James L. Fitzsimmons, Laura L. Gámez, Edy Barrios y Edwin Román – Simposio 18, Año 2004

Descargar este artículo en formato PDF

Breuil-Martínez, Véronique, James L. Fitzsimmons, Laura L. Gámez, Edy Barrios y Edwin Román

2005        Resultados preliminares de la primera temporada en Zapote Bobal, municipio de La Libertad, Petén. En XVIII Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2004 (editado por J.P. Laporte, B. Arroyo y H. Mejía), pp.296-308. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

24

RESULTADOS PRELIMINARES DE LA

PRIMERA TEMPORADA EN ZAPOTE BOBAL,

MUNICIPIO DE LA LIBERTAD, PETÉN

Véronique Breuil-Martínez

James L. Fitzsimmons

Laura L. Gámez

Edy Barrios

Edwin Román

Palabras clave:

Arqueología Maya, Guatemala, Petén, Zapote Bobal, El Pajaral, La Joyanca, Hixwitz, epigrafía, monumentos, historia dinástica

A continuación se presentan los resultados preliminares de la primera temporada de campo en el sitio Zapote Bobal, municipio de La Libertad, Petén, del Proyecto Petén Noroccidente del CEMCA-Guatemala, la cual se llevó a cabo durante los meses de junio y julio del año 2004, con la finalidad de definir las bases de la segunda fase del proyecto, cuyo objetivo principal es el conocimiento de las ciudades de Hixwitz.

Investigaciones recientes en La Joyanca y sus alrededores revelaron una densa y larga ocupación prehispánica en la región de ríos y lagunas, al sur del río San Pedro Mártir, en el área noroccidental de Petén. La Joyanca, centro de rango medio-superior del Clásico Tardío, fue ocupado a lo largo de dos milenios comprendidos entre los periodos Preclásico y Clásico Terminal. La influencia y el dominio sobre esta ciudad por parte del centro rector de El Perú-Waka’, ubicado aproximadamente a 20 km al este, parecía natural en el panorama político del periodo Clásico.

Sin embargo, en el año 2001 se identifica el Glifo Emblema de Hixwitz en El Pajaral y Zapote Bobal (Stuart 2003). Además, también se descifran en La Joyanca los glifos de Chan A’hk, nombre utilizado por los reyes o señores de Hixwitz, anteriormente conocido por otras inscripciones del occidente, en particular en Piedras Negras y en Yaxchilan. Hasta entonces, Hixwitz era considerado una ciudad, pero designaría en realidad “un reino”. Las otras menciones del Cerro del Jaguar permitían documentar hechos bélicos, alianzas matrimoniales y estratégicas (Simon y Grube 2000; Stuart 2003), estando rodeada de grandes capitales – Piedras Negras y Yaxchilan al oeste, El Perú-Waka’ al norte, y Motul de San José en el noreste – Hixwitz sería una entidad política independiente, probablemente sumergida en las constantes presiones de sus poderosos vecinos.

Los reconocimientos del Proyecto PNO-La Joyanca registraron, entre 1999 y 2002, una fuerte densidad de grupos de estructuras en la región, reflejando un patrón de asentamiento en el cual el hábitat se encuentra relativamente disperso en medio de extensas áreas de tierras fértiles. Los centros cívico-religiosos conformados por una Plaza Principal y un sector residencial son varios, pero de tamaño reducido. Los asentamientos del Clásico son El Florido-Naranjo en el extremo noroeste, y El Pajaral y Zapote Bobal al sur, caracterizados por su arquitectura monumental y sus textos glíficos. San Diego, por su parte, presenta una fuerte densidad de población, pero aún no ha sido localizado el centro de este asentamiento. Finalmente, La Reina y Pie de Gallo constituyen sitios de menor dimensión.

De este modo, la región de los lagos y afluentes al sur del río San Pedro contó con una fuerte ocupación prehispánica, aparentemente sin centro rector mayor, pero con varias ciudades agrupadas en un territorio denominado Hixwitz de acuerdo a la información epigráfica.

Esta zona ha sido arqueológicamente poco explorada, por lo que las investigaciones del Proyecto PNO se conducen bajo el objetivo general de obtener un mejor conocimiento de su historia cultural, su organización socio-política durante el Clásico y las relaciones que sostuvo con otras entidades, lo cual se llevará a cabo a través del estudio de los sitios Zapote Bobal y El Pajaral, identificados como los mayores centros de la región. En el año 2004, los trabajos se concentraron en Zapote Bobal.

EL SITIO ZAPOTE BOBAL

Zapote Bobal se encuentra ubicado a unos 20 km al sur del río San Pedro Mártir, en dos parte aguas naturales de la sierra La Gloria, en una posición intermedia entre el río Tamarís y el arroyo Peje Lagarto (Coordenada UTM 0786422-1882282). Intervenciones puntuales han tenido lugar en el sitio desde la década de 1960, cuando Ian Graham (1970, 1982), realizó un primer levantamiento amplio del centro y el registro de monumentos, el cual fue complementado posteriormente por el programa de reconocimiento regional del PNO-La Joyanca (Breuil et al. 2001). El análisis epigráfico fue iniciado en el año 2002 por Stuart (2003). Debido a sus monumentos esculpidos y su riqueza arqueológica, Zapote Bobal ha sido afectado por múltiples depredaciones. A partir del año 2001, el Proyecto PNO-La Joyanca, en coordinación con las autoridades del IDAEH, tomó las primeras medidas de protección para crear un parque arqueológico y el 9 del 2004 se volvió efectiva la desmembración del sector central del área nuclear del sitio.

Antes de la presente temporada, se contaba con el registro de 65 estructuras en el centro, 16 monumentos conservados in situ y se tenía el conocimiento de la existencia de numerosos grupos residenciales distribuidos en las colinas circundantes.

Uno de los objetivos de las investigaciones preliminares del 2004 es rectificar el mapa del área nuclear del sitio – excluyendo el conjunto de palacios de la Acrópolis – efectuando el reconocimiento sistemático del sector central y el levantamiento del mismo utilizando una Estación Total. Como resultado, 28 estructuras fueron registradas y descritas, y otras más de proporciones monumentales fueron reubicadas (Figura 1). El sector residencial fue recorrido de manera aleatoria con el objetivo de definir, de manera preliminar, el patrón de asentamiento del sitio, confirmando que Zapote Bobal comprende dos sectores claramente delimitados: el Centro y el Sector Residencial.

EL CENTRO

El centro de Zapote Bobal (Figuras 2 a 4), fue edificado en la parte alta de un sector relativamente húmedo, aprovechando una elevación natural del terreno que forma una meseta de aproximadamente 1 km de largo por 700 m de ancho, los constructores de la ciudad nivelaron y levantaron un sector de más de siete hectáreas, en el que se ubica la Plaza Principal – que se extiende de norte a sur (cinco hectáreas) – y los grupos del sur y del este (dos hectáreas), construyendo amplias terrazas que delimitan la totalidad del sector sureste de la Plaza Principal – este último desprovisto de estructuras – así como los diferentes patios de los grupos del sur y el Grupo Este de la Pirámide 65.

Los espacios vacíos que separan la Plaza Principal del grupo ritual central (Grupo B; Breuil et al. 2002), y a su vez, el Grupo Este de la Estructura 65, corresponden a porciones de terreno bajo, posiblemente inundables, ya que el nivel del agua fue registrado a 40 cm por debajo del nivel de la superficie actual a principios de la temporada de lluvia de este año. Es de resaltar el hecho de que las dos estructuras piramidales del Grupo B (Estructura 53 y asociadas, como la Estructura 55), así como la plaza del mismo grupo en la cual fueron colocadas varias hiladas de estelas y altares, no fueron levantadas por medio de plataformas altas, quedando varios monumentos parcialmente inundados cuando fueron registrados este año.

El núcleo urbano se caracteriza por su arquitectura monumental, destacándose en el sector oeste la Plaza Principal con tres estructuras piramidales; al norte, un conjunto de palacios, mientras que hacia el este, a lo largo de un eje este-oeste, dos sectores rituales: uno central con dos pirámides y una concentración de monumentos en el Grupo B (Breuil et al. 2001), y al este, una alta plataforma de 10 m de altura que soporta a la Estructura Piramidal 65 y dos estructuras alargadas al sur. Al este de la Estructura 65 existe actualmente una aguada. Al sur del grupo ritual central, 19 estructuras alargadas que delimitan cuatro patios conforman los Grupos C y D, de función aún no definida. Vestigios preliminares y testimonios de los antiguos parcelarios, indican la existencia de una posible calzada elevada que uniría la Plaza Principal, saliendo de las Estructuras 1 y 2 hacia el Grupo D.

Figura 1 Mapa del centro del sitio basado en Ian Graham (1972), y Leal y López (in Breuil et al. 2001); versión 2004 (Edy Barrios y UTJ-Protierra)

Figura 2 Estructura 2, Planta y perfiles (dibujo Véronique Breuil-Martínez)

Figura 3 Estructura 4, Planta y perfiles (dibujo Edy Barrios y Véronique Breuil-Martínez)

Figura 4 Estructura 55, Planta y perfiles (dibujo Laura Gámez)

EL SECTOR RESIDENCIAL

Se extiende en un radio de 2 km a 2.5 km alrededor del Centro. Se caracteriza por la presencia de grupos ubicados siempre en la parte alta de las pequeñas colinas que rodean el Centro, distantes uno del otro, entre 100 m a 300 m, siguiendo las variaciones de la topografía. Estos grupos se encuentran compuestos por estructuras alargadas que pueden alcanzar 30 m de largo – ocasionalmente con bóvedas de mampostería en el sector cercano al límite sur de la Plaza Principal – construidas sobre plataformas de nivelación bajas conformando uno o varios patios cuadrangulares, abiertos o cerrados. Las investigaciones preliminares del 2004 no han permitido definir todavía el limite entre el sector residencial y el sector periférico, quedando únicamente registrado que más allá de los 2.5 km de distancia del Centro, la densidad de los grupos de colina desciende notoriamente.

ARQUITECTURA MONUMENTAL DEL CLÁSICO

El registro y rellenado de trincheras y túneles de saqueo en el centro del sitio, permitió el estudio preliminar de cuatro basamentos piramidales truncados (Estructuras 2, 4, 53 y asociadas, y 55), así como observaciones en dos estructuras más: las Estructuras 1 y 65. De esto, sobresalieron dos técnicas constructivas distintas, que podrían quizá ilustrar dos momentos de construcción para el sitio:

  • Las estructuras piramidales con un basamento muy firme y un relleno muy sólido corresponden a las estructuras más altas (Estructura 1 con 9 m de alto; Estructura 2 con 11 m de alto; Estructura 65 con 25 m), ubicadas en las plataformas de nivelación muy elevadas de la Plaza Principal y del Grupo Este, de las cuales al menos dos tienen subestructuras o varias etapas constructivas. Las estructuras piramidales con un basamento construido con un relleno muy flojo, característico de las pirámides “bajas” cuya altura varía entre 5 y 7 m de altura (Estructuras 4, 53 y 55), ubicadas en el Grupo B y en la Plaza Principal.
  • Las estructuras piramidales altas (Estructuras 1, 2 y 65), se caracterizan por la técnica constructiva de su plataforma en la cual el relleno es de excelente calidad. Está compuesto mayormente por lajas (de tamaño mediano a grande, entre 30 y 60 cm de largo, constituyendo el 70 a 80% de las piedras), colocadas de manera horizontal, relativamente apretadas y unidas cuidadosamente con una mezcla arcillosa de piedrín y piedras pequeñas, de color café, amarillento y gris, de acuerdo a los sectores observados. Los rellenos son muy firmes, compactos, sin vacíos y sólidos. Si bien, los rellenos fueron observados en las tres estructuras antes mencionadas, el ejemplo más conocido es el de la Estructura 2, ampliamente documentada durante la temporada 2004.

ESTRUCTURAS PIRAMIDALES ALTAS DE RELLENO COMPACTO

La Estructura 2 se ubica en el lado noreste de la Plaza Principal en su sección central, mientras que la Estructura 1 – que comparte proporciones y medidas con la anterior – fue construida al sur de la primera. El basamento piramidal de la Estructura 2 mide 22 m de largo por 21 m de ancho, con una altura de 11 m por encima de la superficie actual de la Plaza, y 19 m incluyendo la plataforma en el lado este. Al frente del eje de la fachada oeste se encuentra la Estela 8, mientras que el Altar P se ubica en el área de la esquina noroeste. El Altar U ubicado a equidistancia entre las pirámides 1 y 2 puede haber estado asociado a cualquiera de las dos estructuras.

La Pirámide 2 presenta varias etapas constructivas y/o remodelaciones ilustradas por dos niveles de escalinata en su parte frontal y siete niveles de pisos estucados registrados en los tres ramales del saqueo 2. Dos de los pisos cubrieron los descansos de remodelaciones del segundo y tercer cuerpo, sin embargo, los restantes se extienden hacia el centro de la plataforma, indicando la existencia de cinco etapas constructivas. Tomando en cuenta un posible piso superior ahora desaparecido, ascenderían a seis las remodelaciones de la estructura. La arquitectura de la última etapa constructiva consiste en una plataforma con un mínimo de cuatro cuerpos en talud, sobre la que posiblemente se encontraba una plataforma complementaria. En la fachada principal, un descanso es observable entre el segundo y el tercer cuerpo.

En la parte superior de la estructura, la morfología está alterada tanto por la vegetación, como por los saqueos; de este modo, no se observó vestigio de súper-estructura en superficie. Los muros de los cuerpos de la plataforma han desaparecido en la mayor parte del montículo. Sin embargo, en superficie se observan las lajas del relleno de los diferentes cuerpos y de las esquinas ahora salientes. No obstante, debajo del cajón de la escalinata una porción del muro del segundo cuerpo está bien conservada; esta porción muestra mampostería fina con sillares rectangulares de tamaños variables, con o sin espiga, unida de manera cuidadosa con sisas angostas y cubiertos con un revestimiento de estuco.

El acceso a la sección media de la plataforma se efectúa por una escalinata saliente de 4.25 m de ancho aproximadamente, compuesta de un mínimo de 12 peldaños visibles en superficie, construidos con bloques cuadrangulares y sillares con espiga bien tallados y cubiertos de una capa de estuco de 6 cm a 15 cm de grosor, aún bien conservada en el corte del saqueo oeste.

Por otra parte, el ramal vertical del saqueo 2 lleva a una cámara ubicada en el centro de la estructura a una profundidad de 4 m debajo del nivel actual de la plaza. Una cámara funeraria saqueada de 4.15 m de largo por 1.80 m de ancho presenta la misma orientación norte-sur que el eje longitudinal de la estructura, estando ubicada dentro del relleno de la primera etapa constructiva. Sus paredes fueron recubiertas por una capa de estuco en buen estado de conservación, sobre la cual están registradas dos huellas de mano de color rojo; no fue posible conocer la altura total del cuarto, ya que aún contiene una capa de sedimentos que no ha sido removido. La bóveda arranca a una altura de 2 m sobre la superficie actual y cierra a 2.55 m de alto, se encuentra construida con las mismas lajas que constituyen el relleno (de 8 a 12 hiladas), y sellada con piedras de caballete bien talladas.

En el piso del ramal este o inferior del saqueo 2 fueron halladas una docena de lascas alargadas de pedernal a proximidad del acceso a la cámara, seguramente asociadas a la colocación de esta última.

La naturaleza de los rellenos de la Estructura 2, con gran cantidad de lajas y proporcionalmente muy poca argamasa, implica desafortunadamente una escasez de material cerámico para el fechamiento de las diferentes etapas constructivas. Los escasos tiestos recolectados en los saqueos tanto de la Estructura 2, como de la Estructura 1 y la Estructura 65, son diagnósticos del Clásico Tardío.

ESTRUCTURAS PIRAMIDALES BAJAS CON RELLENO FLOJO

Las estructuras piramidales bajas se caracterizan por un relleno muy flojo y por la utilización de cualquier tipo de piedras de tamaños variables, amorfas, talladas y reutilizadas (piedras de moler, una tapa de chultun, grandes bloques de construcciones anteriores, entre otros). Las piedras fueron colocadas sin orden, dejando vacíos entre ellas, y se encontraron unidas en algunos sectores con mezcla y en otros únicamente con tierra arenosa, por lo que los rellenos resultan inestables. Tres ejemplos de este tipo han sido investigados: las Estructuras 4 y 55, así como las ampliaciones de la Estructura 53 y las Plataformas 52 y 54 (el basamento piramidal de la Estructura 53 no ha sido excavado en la presente temporada).

ESTRUCTURA 4

La Estructura 4 (Figura 3), está ubicada en el sector noroeste de la Plaza Principal, haciendo frente a la Estructura 2. El estado de conservación del montículo es muy malo, tiene dos túneles de saqueo que atraviesan la estructura de par en par en sus dos ejes, así como en las esquinas noreste y noroeste. Sus medidas aproximadas en la base son de 10 m por 10 m. Consiste en una base piramidal truncada compuesta de dos cuerpos en talud que han sido objeto de múltiples modificaciones, como lo atestiguan los fragmentos de muros encontrados dentro de la plataforma. En la fachada este fue habilitada una cámara angosta de 0.60 m de ancho, cuyo acceso fue sellado con un muro de mampostería a modo de nicho. No fue registrada ninguna escalinata de acceso. Sin embargo, la fachada principal parece ubicarse del lado este, en el cual fue registrada la cámara estrecha. En la parte superior del montículo, tres secciones de bases de muro indican la presencia de una súper-estructura construida con muros y techo de materiales perecederos.

En cuanto a la función del edificio resalta el hecho de que 40% de la totalidad de la cerámica analizada en la temporada proviene del relleno y de la súper-estructura de la Estructura 4. En la capa de humus de la súper-estructura, numerosos fragmentos de incensarios cilíndricos modelados con representaciones antropomorfas atestiguan de las actividades ceremoniales que ahí se llevaron a cabo. El material del relleno tiene dos procedencias distintas: por una parte, existe una cantidad regular de tiestos mezclados con la tierra suelta, y por otra, se observa entre dos niveles de pisos estucados y como base del piso superior, una capa de mezcla café claro, con una gran cantidad de tiestos mezclados con piedrín y carbón, posible vestigio de un ritual constructivo. La misma asociación estratigráfica fue detectada en la pequeña Estructura 6 ubicada al norte de la Estructura 4.

ESTRUCTURA 55

Otro ejemplo de pirámide baja es la Estructura 55, ubicada en el lado este del Grupo B y a la cual se asocian varias filas de monumentos. Consiste en una pirámide truncada de aproximadamente 5.50 m de altura, con una base de por lo menos 15 m (eje norte-sur), por 12 m (eje este-oeste), y una orientación de alrededor de 13° Azimut (Figura 4).

Se determinó que la estructura cuenta con un primer cuerpo en talud de por lo menos 2 m de altura y en base a las dimensiones del montículo, se considera que la construcción debió contar con un segundo cuerpo de características similares y una plataforma superior más baja que éstos. Existen indicios de posibles esquinas remetidas, diferenciadas del talud de fachada por su mayor verticalidad. Por otro lado, se ha establecido la existencia de una escalinata central en la fachada oeste del edificio, compuesta por peldaños de 20 a 25 cm de huella y contrahuella respectivamente, lo que define la fachada principal del lado oeste, asociada a los monumentos.

A pesar de que se observaron indicios de una posible sub-estructura, éstos fueron identificados únicamente en la fachada este, donde algunas partes de muros observados en los túneles de saqueo podrían pertenecer a una sub-estructura o a una modificación arquitectónica parcial. En todo caso, la construcción más antigua se encuentra mutilada y presenta el mismo tipo de relleno que la posterior.

PLATAFORMAS LATERALES DE LA ESTRUCTURA 53

Ubicada en el lado sur del Grupo B, la Estructura 53 representa el tercer ejemplo de pirámide baja. Consiste en una pirámide truncada de aproximadamente 6.50 m de altura, con una base de 20 m de largo (eje este-oeste), por 17 m de ancho y una orientación de 100°. Se diferencia de la anterior por la presencia de dos estructuras rectangulares de menor altura que se encuentran adosadas a ésta en sus lados este y oeste (Estructuras 52 y 54). De 11 m de largo cada una, consisten en plataformas con fachadas verticales, sobre las que se asienta un recinto superior de características aún no definidas.

ANÁLISIS CERÁMICO PRELIMINAR

El material cerámico analizado hasta la fecha, menos de dos semanas después del fin de la temporada, está constituido por una pequeña muestra de 2033 tiestos procedentes de 36 lotes de superficie y de registro de saqueos. Unos 30 tipos locales o importados fueron identificados: seis tipos del grupo Cambio, seis del grupo Tinaja, tres del grupo Infierno, así como monocromos de color crema (1), y café (1), bicromos sobre crema, naranja y rojo, y policromos de los grupo Saxche/Palmar, Zacatal y Chambote, entre otros.

En una tentativa de fechamiento preliminar, cabe resaltar que todos los tipos identificados son atribuidos al Clásico Tardío. Mucho más variada que la colección del Complejo Abril de La Joyanca, aunque como era de esperarse, compartiendo muchos modos y tipos con esta última, la muestra presenta grandes similitudes con los materiales del Complejo Tepeu 2 de Uaxactun y algunas semejanzas con el Complejo Yace de Piedras Negras.

PRIMER FECHAMIENTO ARQUEOLÓGICO

Es notable la total ausencia en la muestra que procede de cinco de las seis estructuras piramidales del sitio, tanto de tipos o modos cerámicos del Preclásico, como de vasijas Águila Naranja del Clásico Temprano, así como también de materiales de las clases Gris Fino y Naranja Fino del final del Clásico Tardío y Clásico Terminal. Lo anterior tiende a indicar que el momento de mayor esfuerzo constructivo del sitio durante el cual fueron edificadas las versiones más recientes de las Estructuras 1 y 2, y construidas las Estructuras 4, 53 y 55, se ubica probablemente en un lapso comprendido entre el principio del siglo VII DC (desaparición del Águila Naranja y de los policromos del Clásico Temprano), y la mitad del siglo VIII DC (fecha aproximada de la llegada de la cerámica Gris Fino en la región).

Las estructuras piramidales 1, 2 y 65, ubicadas en el lado este de la Plaza Principal y encima de la plataforma del Grupo Este, son el resultado de varios esfuerzos constructivos escalonados en el tiempo y sus versiones sucesivas están muy probablemente asociadas a las diferentes etapas de evolución de la Plaza Principal y de la Plataforma Este, cuyas estratigrafías son, hasta la fecha, desconocidas.

Las Estructuras 4, 53 y 55, en cambio, no parecen formar parte de un complejo arquitectónico antiguo. Las Estructuras 53 y 55 no fueron edificadas sobre una plataforma que en un sector bajo les habría protegido de posibles inundaciones, sino directamente encima de la roca madre. La Pirámide 4 aparece, por su parte, sobrepuesta a la Plaza Principal, en la cual los demás edificios ocupan, sin excepción, el borde de la plataforma de nivelación.

La técnica constructiva de los tres edificios podría indicar un apuro de los constructores en terminar su labor (las piedras de los rellenos colocadas sin ningún orden y los rellenos muy disparejos), o bien una falta de materia prima o de mano de obra (reutilización de piedras, falta de mezcla), o quizá una combinación de varios de estos factores. Esta técnica constructiva se encuentra en La Joyanca en la arquitectura del Clásico Terminal. En Zapote Bobal parece más temprana y corresponde quizá a los esfuerzos de uno o varios gobernantes de la segunda parte del Clásico Tardío, preocupados por reafirmar su poder en épocas inestables. Solo investigaciones futuras confirmarán o no esta hipótesis.

HISTORIA EPIGRÁFICA

Durante la temporada 2004, se registraron 35 estelas y altares en el sitio de Zapote Bobal. El objetivo principal de la operación 130 era de registrar todos los monumentos descubiertos tanto por Ian Graham en los años 70, como por el proyecto (Breuil et al. 2003; Graham 1970; Graham y Von Euw 1982; Kaufman et al. 1988; Leal y López 1993). Al final de la temporada se tuvo un total de 14 estelas y 21 altares – con la mayoría de las estelas asociadas a altares – como es usual en el centro de Petén.

Se registraron el número y la ubicación de cada una de estas estelas y altares sobre el mapa del sitio, se tomaron fotos y medidas de todas las piedras grabadas para producir el primer archivo sistemático de los monumentos conocidos en el sitio. Todos los monumentos con iconografía o glifos visibles fueron enterrados al final de la temporada para su protección. Testimonios locales concuerdan sobre la desaparición en los veinte últimos años de varios monumentos. Entre los restantes muchos están erosionados, entre otras razones porque algunos de ellos estuvieron expuestos a fuegos repetitivos anualmente como parte de las actividades agrícolas en el área hasta antes de las investigaciones recientes del proyecto en el sitio.

La concentración más alta de monumentos en Zapote Bobal está ubicada frente a la Estructura 55, en el lado oeste, en una plaza apropiadamente apodada “El Cementerio” por los vecinos del lugar (Figura 5). Debido al guamil denso y a la cantidad de monumentos a registrar, no se investigó toda el área, sin embargo, hasta el momento es claro que los gobernantes de Zapote Bobal levantaron por lo menos dos líneas de altares y estelas orientadas con la Estructura 55. El descubrimiento de la Estela 15 y de cinco altares al oeste del eje del alineamiento de monumentos, sugiere la posible existencia de tres o cuatro líneas más de monumentos, que provocan preguntas sobre la función de la estructura cercana, la cual es un montículo muy pequeño al este del sitio y relativamente lejos de la Acrópolis.

La presencia de dos o tres nombres de gobernantes distintos y numerosas fechas separadas sobre estos monumentos, también crean una situación interesante. En las próximas temporadas se espera determinar si los monumentos fueron reubicados allí en época prehispánica por un individuo ambicioso después de su creación inicial en diferentes etapas del Clásico, o si fue el resultado de un proceso gradual.

De los monumentos de Zapote Bobal, la Estela 12 es la más conocida (Figura 6). Fue registrada por el Proyecto en la temporada 2000 en el área entre la Estructura 65 y “El Cementerio”. La Estela 12 presenta a un gobernante sosteniendo un cetro de k’awiil y ataviado con un tocado de forma de serpiente. El texto a la izquierda dice: ak’otaj ti? chan ahk ux winikhaab’ hixwitz ajaw, es decir, “el baile en [lugar oscuro]?”, Chan Ahk, el señor de Hixwitz en su tercer katun de edad (más de cuarenta años).

Aunque su nombre está erosionado en el texto, es probable que sea To’ Chan Ahk, que se encuentra grabado en su atavío; es posible ver los símbolos to’ y chan en su tocado, mientras que su vestidura tiene la forma de una tortuga o ahk. Este no es el único personaje de Hixwitz que incluye Chan Ahk en su nombre (Stuart 2003); existen varios individuos mencionados en Yaxchilan, La Joyanca, y Piedras Negras que lo utilizan. Un cautivo de Hixwitz en Yaxchilan, por ejemplo, tiene un cuerno de venado (o algo similar), antes del nombre Chan Ahk. Como sugiere Stuart (2003), es probable que Chan Ahk sea un apellido o nombre de una familia específica de la región.

No es posible dejar de lado la presencia del nombre Chan Ahk en otros contextos de las Tierras Bajas; por ejemplo, existen varias referencias a un gobernante de Cancuen en los últimos años del siglo VIII, llamado Taj Chan Ahk (Federico Fahsen, comunicación personal 2004). La Estela 15 de Zapote Bobal, fechada para el año 683 DC, menciona el nombre Ta Chan Ahk, posiblemente el título de un gobernante local. Existe otro texto en un altar del sitio El Cayo, que fue esculpido en el año 731 DC por un personaje llamado Siyaj Chan Ahk, quien fue un joven k’in ajaw al servicio del Gobernante 4 de Piedras Negras (Martin y Grube 2000). No se sabe si estos individuos pertenecían a la misma dinastía de Zapote Bobal o a otros sitios de la región Hixwitz, como El Pajaral, aunque hay evidencia epigráfica de muchas conexiones entre la región del Usumacinta – posiblemente también de Petexbatun – y los señores de Hixwitz.

Figura 5 “El Cementerio” frente a Estructura 55 (dibujo James Fitzsimmons)

Una gran cantidad de estas conexiones en las inscripciones se refieren a conflictos militares, particularmente entre Hixwitz y Yaxchilan (Stuart 2003). Hasta ahora parece ser que Hixwitz fue la parte derrotada durante el Clásico Tardío. Varios gobernantes de Yaxchilan celebraron la captura de cinco señores de Hixwitz durante este periodo; la humillación continúa en Piedras Negras, donde el Gobernante 4 fue enterrado con la imagen – en un espejo de pirita – de su cautivo decapitado, un ajaw de Hixwitz. Como observa Stuart (2003), los señores de Hixwitz no usaron el titulo k’uhul ajaw para definir su poder, es posible que estos cautivos fueron los gobernantes o al menos funcionarios de alto rango de la región.

Como ha sido propuesto por Martin y Grube (2000), existe una conexión de guerra y matrimonio, en la que mujeres eran tomadas de las ciudades vencidas para reforzar una nueva paz; por ejemplo: una mujer de Hixwitz fue una de las reinas de Pájaro Jaguar IV de Yaxchilan, un hecho raro dado que existen evidencias epigráficas de violencia entre las dos áreas, particularmente durante los reinados del padre y del abuelo de dicho gobernante. Un caso muy similar ocurre en Piedras Negras, donde una mujer de Hixwitz aparece en un monumento ilustrando a los señores de Hixwitz pagando tributo al Gobernante 2 (Martin y Grube 2000).

Las relaciones entre Hixwitz y otros sitios aún permanecen oscuras. Algunas vasijas que fueron saqueadas, probablemente de Hixwitz, mencionan ajaw de la región que aún no se conocen. Existe un monumento del sitio Itzimte, que está parcialmente erosionado pero que indica relaciones entre Hixwitz y este sitio. Un indicio tentador de relaciones con la región de Petexbatun está registrado en la Escalinata Jeroglífica 3 de Yaxchilan. Stuart (2003), ha propuesto que el nombre de un señor de Hixwitz es muy similar al nombre del Gobernante 3 de Dos Pilas, un contemporáneo de Itzamnaaj B’alam III de Yaxchilan, el arquitecto de la escalinata en mención.

Figura 6 Estela 12 (dibujo James Fitzsimmons)

De la misma manera, como ha sugerido Federico Fahsen, es posible que exista una conexión más fuerte entre los señores de Hixwitz y B’alaj Chan K’awiil de Dos Pilas, quien también menciona el nombre de Hixwitz en la Escalinata Jeroglífica 2 de esa ciudad.

Hasta el momento, sin embargo, la conexión más fuerte en los textos de Zapote Bobal es con El Perú-Waka’. En nuevos textos de Zapote Bobal, específicamente en la Estela 15, hay dos referencias a El Perú-Waka’ y sus gobernantes. En el lado derecho de la estela parece ser que un gobernante de El Perú-Waka’ está participando en un aniversario Hotun en este sitio. El nombre Waka’ no aparece en la primera de estas referencias, mientras que al otro lado de la estela el nombre Waka’ aparece separado de la primer parte del glifo emblema de dicho sitio. La fecha tentativa de esta estela es 9.12.10.0.0 9 Ajaw 18 Zotz, es decir el 8 de mayo del 682 DC (Gregoriano), aunque aún hay partes no excavadas de esta estela, por lo que se espera en las próximas temporadas revisar esta fecha.

En todo caso es claro que tanto El Perú-Waka´, como Piedras Negras, Yaxchilan, y probablemente Dos Pilas, tuvieron intereses en la región de Hixwitz y sus señores. ¿Cuál fue la razón?, es una pregunta que continúa vigente, y mientras más información siga siendo revelada en las investigaciones arqueológicas y epigráficas de Zapote Bobal y otros sitios contemporáneos en el noroccidente de Petén, más se conocerá de las relaciones, guerras y problemas respecto de los señores locales.

El registro completo de los dos lados tallados de la Estela 6 ilustra este potencial. Se encontró la estela parcialmente expuesta por un saqueo durante reconocimientos preliminares en años anteriores; en la temporada 2004 se removió la tierra alrededor de la estela, exponiendo dos figuras bien preservadas en los dos lados de la misma. El análisis de la figura del lado posterior reveló un personaje usando un tipo de vestido relativamente común en otras estelas del sitio; es una especie de capa o ropa decorada con diseño similar a un huipil. El lado frontal de la estela representa a un hombre en una posición casi idéntica, y usando una vestimenta similar a la que muestra Chan Ahk en la Estela 12. Hay fechas y textos en ambos lados de la Estela 6, pero parece ser que un parte importante de estos textos están aún debajo o cerca de la Estela 7, que aparece visible al suroeste. Originalmente, los dos lados superiores tuvieron textos grandes arriba de los tocados de estas figuras, uno de estos textos también parece hacer mención de un personaje de nombre Chan Ahk.

El descubrimiento de textos más largos como el de la Estela 15, o algunos otros textos conocidos en los monumentos de la Acrópolis, que registran eventos en las vidas de los señores de Hixwitz, otorgan la posibilidad de revisar ideas acerca de la región, su historia y su dinastía.

AGRADECIMIENTOS

Se agradece al Centro Francés de Estudios Mexicanos y Centroamericanos – CEMCA -, la National Geographic Society, el Peabody Museum de la Universidad de Harvard, UTJ-Protierra en Petén y la Embajada de Francia en Guatemala, también a Jérome Monnet, Nathalie Raymond, Rebecca Martin, David Stuart, Estuardo Castellanos, Laurent Martin, Louis Vincent Gay, Rafael Sagastume, Santiago Billy, Carlos Jaramillo, Myro Chan y Melvin Aldana.

REFERENCIAS

Breuil-Martínez, V., E. Arredondo L., M.C. Arnauld, F. Álvarez, M. Forné, L. Gámez, M.A. Leal, E. Lemonnier, S. López, D. Michelet, E. Monterroso, E. Ponciano A., M. Rangel y T. Saint-Dizier

2003         El Proyecto Petén Noroccidente-La Joyanca en su cuarta temporada de campo: La Joyanca – 2000 años entre lagunas y sibales. En XVI Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2002 (editado por J.P. Laporte, B. Arroyo, H. Escobedo, y H. Mejía), pp.197-212. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

Breuil-Martínez, V., E. Ponciano A. y M.-C. Arnauld (ed)

2001         Proyecto Petén Noroccidente-La Joyanca, Informe N°3, Tercera temporada de campo, 2001. CEMCA, Guatemala.

Graham Ian

1970         The Ruins of La Florida, Peten. Peabody Museum Papers Vol.61:429-455. Harvard University, Cambridge.

Graham, Ian y Eric Von Euw

1982         Corpus of Maya Hieroglyphic Inscriptions, Vol.3, Part 3. Yaxchilan. Peabody Museum of Archaeology and Ethnology, Harvard University, Cambridge.

Kaufman, F. y M.A. Leal

1988        Proyecto Arqueológico Peruano Guatemalteco al Noroccidente de Petén. Publicación de la Universidad de San Carlos de Guatemala, Guatemala.

Leal, Marco Antonio y Salvador López

1993        Reconocimiento arqueológico en la brecha topográfica Libertad-Xan (sector Tamarís-Río San Pedro. Basic Resources Int. Guatemala.

Martin, Simon y Nikolai Grube

2000        Chronicle of the Maya Kings and Queens: Deciphering the Dynasties of the Ancient Maya. Thames and Hudson, Londres.

Stuart, David

2003        La historia de Hixwitz, un centro político Maya del periodo Clásico. Ponencia, XVII Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *