Asociación Tikal

21 Dedicación, terminación y perpetuación: Un santuario Clásico Tardío en San Bartolo, Petén – Jessica H. Craig – Simposio 18, Año 2004

Descargar este artículo en formato PDF

Craig, Jessica H.

2005        Dedicación, terminación y perpetuación: Un santuario Clásico Tardío en San Bartolo, Petén. En XVIII Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2004 (editado por J.P. Laporte, B. Arroyo y H. Mejía), pp.267-275. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

21

DEDICACIÓN, TERMINACIÓN Y PERPETUACIÓN:

UN SANTUARIO CLÁSICO TARDÍO EN SAN BARTOLO, PETÉN

 Jessica H. Craig

Palabras clave:

Arqueología Maya, Guatemala, Petén, San Bartolo, actividades rituales, escultura en bulto

Las investigaciones en San Bartolo continúan proporcionando evidencia del uso de la conducta ceremonial para mantener el orden social, político y espiritual del sitio. Evidencia de estas actividades atraviesa no solamente el espacio sino también el tiempo, indicando la continuidad de la cosmovisión en San Bartolo durante todo su desarrollo. Mientras los murales espectaculares del Preclásico Tardío siguen contando las historias de la mitología y creación, las actividades en la Estructura 63 – un santuario del Clásico Tardío en el centro del sitio – indican el deseo de la comunidad para una comunicación directa con los dioses.

La Estructura 63 es un edificio pequeño ubicado en la Plaza Mayor aproximadamente 50 m al sur del Palacio Tigrillo (Figura 1). Excavaciones en este lugar han proporcionado evidencia de ofrendas cerámicas que preceden y suceden la construcción del edificio, así como evidencia de quema y un depósito de restos humanos dentro de la estructura. La ofrenda y el evento de quemar encima del piso del edificio, están ubicados alrededor de una escultura que representa un barrigón. La información estratigráfica y los restos materiales de la Estructura 63 señalan que había múltiples eventos separados de ceremonias que tenían objetivos distintos. Mientras el barrigón es del Preclásico Tardío, la mayoría de estas actividades están concentradas en el uso del edificio como un santuario durante la ocupación del Clásico Tardío en San Bartolo.

Los santuarios son lugares importantes y sagrados en las comunidades en todas partes del mundo, tanto en esta época como en el pasado. Generalmente, los santuarios son lugares de veneración, a veces solamente para miembros específicos de la comunidad y a veces abiertos para uso público. El “uso” puede incluir varias actividades. Los visitantes a un santuario pueden ser solamente espectadores, o a veces ofrecen oraciones, canciones ú objetos. Arqueológicamente, la acción de ofrecer restos materiales abastece la evidencia del uso de un santuario y permite las investigaciones de estos rasgos sagrados. Estos han sido estudiados etnográficamente en el área Maya de las Tierras Altas, como por ejemplo las investigaciones en los santuarios de los Maya K´iche´ en Momostenango por Barbara Tedlock (1982). Mientras este tema no se ha enfocado suficientemente en las discusiones de los Mayas del Preclásico y Clásico, el sacrificio de restos materiales, una actividad que se ha usado tradicionalmente para asignar la etiqueta de cualquier “dedicación” o “terminación,” son temas populares en la erudición usual sobre esta sociedad. La evidencia de la Estructura 63 indica que esta terminología no está explicando la idea de las ofrendas de una manera completa, y entonces restringe nuestro entendimiento de la conducta ritual de los antiguos Mayas.

Los conceptos de dedicación y terminación han dominado las discusiones sobre las actividades ceremoniales de los Mayas. Según William Coe (1959), quien fue uno de los primeros expertos que relacionó estos rasgos con algo diferente que “depósitos problemáticos”, las ofrendas de dedicación son objetos escondidos que fueron puestos antes o durante la construcción de una estructura, en contraste con las ofrendas de terminación, que fueron puestas después de la fase del uso del edificio. James Garber (1983) ha usado la condición de los contenidos de las ofrendas para distinguir entre dedicación y terminación. Él afirma que mientras los depósitos de dedicación contienen vasijas completas, los objetos que fueron usados en rituales de terminación usualmente están quebrados. Estos tipos de ofrendas tienen sentidos muy diferentes, por lo que la condición de los materiales y el contexto se deben considerar juntos para interpretar sus significados.

Los depósitos de dedicación se hacían con la intención de conmemorar las construcciones nuevas o fases de uso. Las ceremonias aseguran fuerza y vida al evento, edificio o etapa. Por eso, algunos escondites están puestos en lugares poderosos y están colocados dentro de la arquitectura, como en Lamanai (Pendergast 1998), Caracol (Chase y Chase 1998), y Piedras Negras (Coe 1959). Los depósitos de terminación, en contraste, usualmente acompañan el final de uso de una estructura o el final de una etapa por una comunidad. Mientras las ceremonias de dedicación tienen intención de traer vida y poder a una estructura, la terminación tiene la intención de “matar” el edifico, o señala el final de su uso. Se encontró evidencia de rituales de terminación en Cerros (Freidel et al. 1998), Yaxuna (Walter 1998), y Blue Creek (Guderjan 1998).

Evidencia de sucesos de dedicación y terminación fue encontrada durante excavaciones en la Estructura 63. Sin embargo, la información de la estratigrafía y las características de los restos materiales indican que las actividades rituales que ocurrían encima de y abajo del piso de la estructura no se pueden explicar completamente por los conceptos de dedicación y terminación. Mientras este edificio era el sitio de ceremonias de dedicación y terminación, la estructura funcionaba como un santuario y la mayoría de los restos materiales encontrados aquí son el producto de su papel como un lugar sagrado y su uso continuo en San Bartolo.

ESTRUCTURA 63

La Estructura 63 es un montículo saqueado que fue encontrado por Héctor Mejía y Thomas Garrison durante el reconocimiento del 2002. Excavaciones en la Estructura 63 fueron conducidas durante el 2002 y 2003. Estas investigaciones expusieron una estructura pequeña en forma de “T”, que está ubicada en el centro ceremonial del sitio. Este edificio contenía una ofrenda de más que 9000 tiestos, restos humanos, evidencia de quema, y el foco central de estas actividades era un barrigón. Investigaciones abajo del piso del edificio expusieron una ofrenda de tiestos y dos vasijas completas que fueron puestas antes de la construcción de la estructura, y al mismo tiempo de la colocación del barrigón. También, estas excavaciones revelaron que el edificio fue construido para el propósito explícito de alojar el monumento.

Durante las investigaciones del 2003, fueron expuestos tres muros que forman el lado norte de la Estructura 63 (Figura 2) – uno corre a lado de la parte oeste del monumento, otro más corto y paralelo al este, y otro al norte que conecta a ambos. Dos porciones de los muros centrales sugieren la forma de “T” de la estructura. Cada muro fue construido por piedras talladas de tamaños uniformes. Los muros restantes miden 1 m de altura desde el piso hasta la capa de humus. La Estructura 63 tiene solamente un piso y una fase de arquitectura.

EL BARRIGÓN

En el año 2003, el barrigón se expuso en un 75% contando con la ayuda de las conservadoras Rae Beaubien y Batyah Shtrum. El monumento mide 1 m de largo por 50 cm de ancho por 1.20 m de altura (Figura 3). Este monumento está hecho de un único pedazo de roca caliza. Los atributos diagnósticos son muy limitados. El barrigón consiste en una cabeza grande que no exhibe rasgos evidentes de la cara, un brazo en cada lado, y una escultura de una tortuga que está en la espalda de la figura. La escultura de la tortuga mide 80 cm de altura por 35 cm de ancho, y consiste de un caparazón oval, un cuello, cuatro pies y una cola. El cuello de la figura está formado de dos líneas paralelas que se estiran del caparazón a la cabeza del barrigón. Parece que la tortuga fue esculpida sin cabeza.

El monumento se localizó 20 cm abajo del Piso 1, adentro una capa de relleno que medía 74 cm de grueso, indicando que el barrigón fue colocado antes de la construcción del piso (Figura 4). Además, un poco del piso corre arriba del monumento en varias partes. Como el depósito del barrigón se fecha como un evento anterior al tendido del Piso 1 y de los muros de la Estructura 63, es probable que el edificio fuera construido para el propósito explícito de contener al monumento.

Figura 1 La ubicación de la Estructura 63

Figura 2 Unidades de excavación y muros de la estructura

Figura 3 El Barrigón

Figura 4 SB-3B-3, Perfil Norte

INVESTIGACIONES POR UNIDAD

Investigaciones en la Estructura 63 durante 2002 y 2003 proporcionaron en total más de 9000 tiestos; el 95% de este material fue recogido encima del Piso 1 o entre los Pisos 1 y 2. La cerámica y otros restos materiales fueron obtenidos de los cuatro lados del barrigón, y abajo del piso de la estructura en los lados norte y sur del edificio. Excavaciones en el lado este, frente a la escultura, expusieron un depósito compacto de cerámica, evidencia de quema y restos humanos (Figura 4). La capa de cerámica consistía de 6000 tiestos, tenía un grosor de 1 m, y terminó directamente encima del piso de la estructura. No había evidencia de una separación estratigráfica dentro del depósito. No se recuperó ninguna vasija completa en esta área de la estructura. La evidencia de quema estaba concentrada en el área de contacto directo con el monumento. Los restos humanos fueron encontrados a 1 m al sureste del barrigón. Todavía no se han realizado los análisis formales de los huesos, pero los análisis preliminares indican que hay evidencia de restos parciales de múltiples personas, porque el conjunto incluye dos rótulas derechas. De los huesos no se pudo obtener ninguna información sobre la edad o el sexo. Los restos humanos fueron encontrados mezclados con tiestos y pedazos pequeños de huesos quemados que no se pueden identificar, y entonces, es más probable que son una parte de la ofrenda más bien que de un entierro.

Las excavaciones en el lado oeste del monumento llegaron hasta el piso. Investigaciones en esta área no proporcionaron un depósito compacto de cerámica, pero en su lugar había evidencia similar de quema, una vasija completa y unos tiestos. La vasija es del tipo Flor Crema; fue encontrada situada directamente atrás del monumento. Investigaciones hasta el piso de la Estructura 63, en el lado norte del monumento, no expusieron una colección grande de tiestos. Abajo del piso se encontraron dos vasijas y un grupo escaso de tiestos estaba directamente abajo del piso de la estructura (Figuras 5 y 6). Las vasijas son del tipo Tinaja Rojo. Se hallaron en posición invertida y rodeadas de sascab.

Fue imposible hacer excavaciones hasta el piso en la unidad al sur del monumento por el disturbio provocado por el saqueo, el que alteró la ofrenda y quebró el piso. Había un depósito compacto de más de 1300 tiestos directamente debajo del piso en esta unidad. Esta capa de cerámica, mientras era bastante más pequeña que el depósito de encima del piso, se parecía al conjunto adentro de la estructura en cuanto a tipos generales y densidad. Sin embargo, una diferencia entre los dos contextos es que la capa abajo del Piso 2 no contenía ninguna evidencia de quema.

Las excavaciones continuaron hasta 80 cm abajo del Piso 2 en la unidad sur y hasta la roca madre en la unidad norte. Estas investigaciones no revelaron ninguna evidencia de actividades rituales abajo del depósito de los tiestos al sur del barrigón, y de las vasijas escondidas al norte del monumento. Entonces, los rasgos que indican una conducta ceremonial fueron encontrados solamente encima del Piso 1 o directamente abajo del Piso 1.

Figura 5 Vasijas de dedicación

Figura 6 Vasijas de dedicación – Tinaja Rojo

FECHAMIENTO

La actividad en la Estructura 63 ha sido fechada estilísticamente, por análisis de cerámica y por dos fechas de radiocarbono. Estas líneas de evidencia indican que el edificio fue construido durante el Clásico Tardío y que la ofrenda dentro de la estructura fue puesta durante el Clásico Tardío y posiblemente en el Clásico Terminal. Los tipos de cerámica que están representados en los depósitos abajo y encima del piso de la Estructura 63 son principalmente del Clásico Tardío. De los tiestos que fueron encontrados encima del Piso 1, el 88% del conjunto es del Clásico Tardío y el 90% del depósito abajo del Piso 1 corresponde a tipos del Clásico Tardío. El depósito estuvo dominado por tipos utilitarios como Cambio Sin Engobe, pero había también unos tipos más finos.

Dos fechas de radiocarbono de los depósitos de la Estructura 63 fueron analizadas por el laboratorio Beta Analythic. La Muestra 1 fue tomada encima del Piso 2, proporcionó una fecha de 690-900 DC. Esta fecha corresponde a la construcción de la Estructura 63 y al depósito del monumento. La Muestra 2 fue tomada frente a la cabeza del monumento y proporcionó una fecha de 780-990 DC. Esta fecha corresponde con la actividad ritual que ocurrió después de la construcción de la Estructura 63.

INTERPRETACIÓN Y CONCLUSIÓN

Los rituales que ocurrían en la Estructura 63 son de alguna manera atípicos. Dado el volumen de materiales ceremoniales que se recuperaron sobre y bajo el piso, los rituales de dedicación y terminación no pueden explicar completamente las actividades que ocurrieron en este pequeño edificio durante la ocupación del Clásico Tardío en San Bartolo. El evento bajo el piso de la Estructura 63, incluidas las dos vasijas enteras en el lado norte del monumento y el depósito de tiestos en el lado sur del barrigón, evidencian una ceremonia de dedicación que fue hecha durante la colocación del monumento y la construcción del edificio. Mientras que tiestos rotos están asociados usualmente con eventos de terminación, la falta de evidencia de quema, junto con la ubicación del depósito inmediatamente debajo del piso de la Estructura 63, justifican la interpretación que la actividad en este contexto está asociada directamente con la construcción del edificio (Figura 4). Las dos vasijas del tipo Tinaja Rojo fueron encontradas en el mismo contexto que los tiestos y seguramente fueron escondidas como un evento de dedicación. La tercera vasija hallada en la Estructura 63 estaba atrás del monumento; la ubicación de este objeto entre el muro de la estructura y la espalda del barrigón, indica que fue escondido en forma intencional como parte del ritual de dedicación. El propósito de poner estos tiestos y las vasijas fue para habilitar la estructura para su uso inminente.

La actividad sobre el piso de la Estructura 63 es más difícil de explicar (Figura 4). La evidencia de quema, la condición de los tiestos quebrados, y su lugar encima del piso de la estructura son características típicas de eventos de terminación. Sin embargo, el depósito es demasiado grande, dado el tamaño de la Estructura 63 y la ocupación del Clásico Tardío de San Bartolo, para ser el resultado de un ritual de terminación. El depósito de 6500 tiestos puede explicarse mejor como el producto del uso continuo de la Estructura 63 como un santuario. La evidencia encontrada en este edificio indica que durante el Clásico Tardío y posiblemente el Clásico Terminal, los eventos ceremoniales en la estructura incluían procesos de dedicación y tal vez de terminación, pero la actividad que fue más prominente en la Estructura 63 fue su uso continuo, su “perpetuación” como un santuario durante esta época. La antigüedad del barrigón, correspondiente al Preclásico Tardío, demuestra que tuvo una importancia grande por su valor y veneración.

Más investigaciones son necesarias para conocer quién usaba este santuario. Sin embargo, las excavaciones en el Grupo de Las Plumas por Roxandra Ortiz, ofrecen posibles respuestas. Las Plumas es un recinto de élite del Clásico Tardío, ubicado aproximadamente 50 m al sur de la Estructura 63. El descubrimiento de este edificio indica que – mientras que no había una ocupación demasiado grande para proyectos mayores de arquitectura – sí había una comunidad del Clásico Tardío en San Bartolo. También, la ubicación de la Estructura 63 enfrente de la Plaza Mayor indica que este edificio era usado como espacio público por los habitantes Clásico Tardío.

El concepto de perpetuación es simplemente el uso continuo de un lugar sagrado. Esta idea permite estudiar no solamente el nacimiento y la muerte de una estructura, sino también su vida. La evidencia de la Estructura 63 indica que los procesos de dedicación, perpetuación y terminación estaban hechos para honrar al barrigón por los habitantes del Clásico Tardío de San Bartolo. Estas investigaciones destacan las limitaciones de la terminología sobre las actividades ceremoniales en la arqueología Maya. La introducción del concepto de perpetuación crea un continuum de la conducta ceremonial, así que una gama más grande de estas actividades puede ser reconocida y discutida en las investigaciones de los rituales Mayas.

AGRADECIMIENTOS

A William Saturno por su apoyo académico y financiero, Patricia Rivera por su comentario sobre la cerámica, y Astrid Runggaldier por su ayuda con las excavaciones.

REFERENCIAS

Chase, Diane Z. y Arlen F. Chase

1998        The Architectural Context of Caches, Burials, and Other Ritual Activities for the Classic Period Maya (as Reflected at Caracol, Belize). En Function and Meaning in Classic Maya Architecture. Dumbarton Oaks Research Library and Collection, Washington, D.C.

Coe, William R.

1959        Piedras Negras Archaeology: Artifacts, Caches, and Burials. University Museum Monographs. University of Pennsylvania, Philadelphia.

Freidel, David A., Charles K. Schuler y Rafael Cobos Palma

1998        Termination Ritual Deposits at Yaxuna: Detecting the Historical in Archaeological Contexts. En The Sowing and the Dawning: Termination, Dedication and Transformation in the Archaeological and Ethnographic Record of Mesoamerica. University of New Mexico Press, Albuquerque.

Garber, James F.

1983         Patterns of Jade Consumption and Disposal at Cerros, Northern Belice. American Antiquity 48:800–807.

Guderjan, Thomas H.

1998        The Little Blue Creek Jade Cache: Early Classic Ritual in Northwestern Belice. En The Sowing and the Dawning: Termination, Dedication and Transformation in the Archaeological and Ethnographic Record of Mesoamerica. University of New Mexico Press, Albuquerque.

Pendergast, David M.

1998        Intercessions with the Gods: Caches and Their Significance at Altun Ha and Lamanai, Belice. En The Sowing and the Dawning: Termination, Dedication and Transformation in the Archaeological and Ethnographic Record of Mesoamerica. University of New Mexico Press, Albuquerque.

Tedlock, Barbara

1982        Time and the Highland Maya. University of New Mexico Press, Albuquerque.

Walker, Debra S.

1998        Smashed Pots and Shattered Dreams: The Material Evidence for an Early Classic Maya Site Termination at Cerros, Belice. En The Sowing and the Dawning: Termination, Dedication and Transformation in the Archaeological and Ethnographic Record of Mesoamerica. University of New Mexico Press, Albuquerque.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *