Asociación Tikal

19 Diez años de investigaciones arqueológicas en la cuenca del río Holmul, región noreste de Petén – Vilma Fialko – Simposio 18, Año 2004

Descargar este artículo en formato PDF

Fialko, Vilma

2005        Diez años de investigaciones arqueológicas en la cuenca del río Holmul, región noreste de Petén. En XVIII Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2004 (editado por J.P. Laporte, B. Arroyo y H. Mejía), pp.244-260. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

19

DIEZ AÑOS DE INVESTIGACIONES ARQUEOLÓGICAS

EN LA CUENCA DEL RÍO HOLMUL,

REGIÓN NORESTE DE PETÉN

Vilma Fialko

Palabras claves:

Arqueología Maya, Guatemala, noreste de Petén, río Holmul, Tikal, Nakum, Naranjo, Yaxha, patrón de asentamiento, jerarquía de sitios, Preclásico, Clásico Temprano, Clásico Tardío, Clásico Terminal

Desde 1994, el Proyecto Protección de Sitios Arqueológicos de Petén (PROSIAPETEN), del Instituto de Antropología e Historia de Guatemala (IDAEH), co- financiado por el gobierno de Alemania, ha apoyado investigaciones de patrón de asentamiento en la región noreste de Petén. Diez años de trabajos intensivos de campo han hecho posible conocer 286 sitios que no habían sido reportados y comparar cuatro amplias sub-regiones relacionadas con los espacios territoriales y culturales que existieron entre los antiguos estados Mayas de Tikal, Nakum, Yaxha y Naranjo. El elemento geográfico compartido por estas entidades políticas es la cuenca del río Holmul (Figura 1), que se extiende por espacio de 120 km desde la serranía al norte del lago Macanche, donde se origina, hasta la frontera de Guatemala con Belice, cuando se le conoce con el nombre de río Bravo, que finalmente desemboca en el mar Caribe.

PRIMERA FASE

Se llevó a cabo entre 1994 y 1996, involucrando un plan de reconocimientos de muestreo conducidos mediante cuatro transectos de larga distancia que se extendieron a lo largo de 61 km, a través de los cuales se conectaron los centros urbanos mayores de Tikal, Nakum, Yaxha y Naranjo (Figura 1). Durante esta fase se documentó un total de 181 sitios, lo que permitió realizar una jerarquía de tipos de asentamientos de acuerdo a sus correspondientes regiones medio ambientales, siendo ellas: serranías, planadas, bajos y sectores de la cuenca del río Holmul (Fialko 1996, 1997).

Los procedimientos de documentación de asentamientos implicaron la creación de una base de datos según la metodología de SIG; las lecturas de coordenadas geográficas han ayudado también a la demarcación de micro ambientes y diversas zonas de vegetación. Uno de los resultados más importantes de la primera fase de la investigación fue descubrir la particular conexión que existe entre la cuenca del río Holmul y los grandes bajos conocidos como Santa Fe y La Justa, ubicados en las periferias de Tikal y Yaxha, respectivamente. Este rasgo geográfico es muy significativo para la comprensión de los antiguos asentamientos Mayas relacionados con los bajos y sus correspondientes estrategias de adaptación (Lanza 1995; Culbert et al. 1997; Gidwitz 2002).

El mapeo sistemático de cada sitio implicó tomar medidas de todos sus elementos estructurales, tales como edificios, chultunes, canteras y el volumen de relleno de patio. Las jerarquías de los asentamientos fueron definidas de acuerdo al análisis volumétrico de los elementos referidos, resumiéndose en cuatro rangos básicos:

  • Centro urbano mayor, que incluye varios grupos de Acrópolis con palacios de uno y dos niveles, templos piramidales, patio para Juego de Pelota y calzadas que integran los diversos complejos rituales y residenciales de élite, con inclusión de palacios y santuarios. La capital debe estar circundada por varios centros urbanos menores en un radio de aproximadamente 5 a 7 km.
  • Centro urbano menor, que puede incluir un grupo de Acrópolis, un Conjunto de tipo Grupo E, patio para Juego de Pelota y esculturas.
  • Centro sub-urbano, que puede estar integrado por un palacio y varios grupos de Patrón de Plaza 2 (Becker 2001), o bien de cuadrángulo.
  • Centros rurales, caracterizados por incluir estructuras habitacionales dispersas sin indicios de santuario o palacio.
  • Además de los rangos previamente referidos también suelen encontrarse algunos montículos aislados en terrenos elevados o cuenca fluvial, que podrían ser restos de algún campamento, estructura para agricultura, o santuario.

El reconocimiento regional ha dado gran importancia a la definición cronológica de cada uno de los sitios mediante la excavación de pozos para sondeo estratigráfico, recolección de materiales de superficie, y la documentación de arquitectura expuesta en trincheras y túneles de saqueo. Se estima que 80% de las estructuras de cada sitio están afectadas por excavaciones clandestinas. Edificios que muestran arquitectura con elementos decorativos son atendidos en forma emergente para aminorar su degradación utilizando los pocos recursos disponibles, mediante elaboración de cubiertas, apuntalamiento y rellenado de trincheras.

SEGUNDA FASE

Las investigaciones en la cuenca del río Holmul, realizadas entre 1997 y 1999, se concentraron en conocer el proceso evolutivo de algunos de los centros urbanos menores ubicados en un radio de 5 a 8 km de las principales capitales Mayas de Tikal, Yaxha, Nakum y Naranjo.

  • En la periferia norte de Yaxha fueron estudiados los centros urbanos Poza Maya, La Pochitoca y Tintalito (Fialko 1998), mientras que en la periferia sur fueron documentados La Naya, Holtun, Ixtinto y La Blanca (Fialko 1999).
  • Las investigaciones respecto de los centros urbanos en la periferia al oriente de Tikal se concentraron en Corozal, Uolantun, Chalpate y Naranjito; en la periferia sur, los centros Socotzal y El Zapote (Fialko 2000), y respecto de la periferia norte, el sitio Jahuía (Fialko 2001).
  • Las investigaciones en la periferia norte de Nakum, se concentraron en el sitio El Tigre; al oeste, en Laberinto, y respecto de la periferia sur, los centros Cara Fea y Xateros (Culbert et al. 1997).
  • En la periferia oeste de Naranjo fue investigado el sitio La Tractorada, y Kanajau en la periferia norte (Fialko 2002).

TERCERA FASE

Las investigaciones se han realizado entre 1999 y 2004, dirigidas a un reconocimiento sistemático de la cuenca del río Holmul y sus bajos asociados, desde el lugar donde se origina al norte del lago Macanche, hasta la zona de adyacencia Guatemala-Belice, donde es conocido con el nombre de río Bravo.

Para el desarrollo de la tercera fase ha resultado de gran importancia la participación de T. Patrick Culbert (University of Arizona) y Thomas Sever (Center for Climatological and Hydrological Studies, NASA). Uno de los hallazgos más relevantes ha sido la identificación de los asentamientos de los bajos, cuya ubicación luego fue predeterminada a través de imágenes de satélite (Sever et al. 2000). El sistema de asentamientos relacionados con los bajos incluye centros de varios rangos ubicados en islas y penínsulas, algunos de ellos, originados desde el Preclásico Medio (500-800 AC).

Es importante considerar que las jerarquías de asentamientos planteadas para la cuenca del río Holmul es representativa de los procesos socio-políticos manifiestos en los asentamientos Mayas propios de la región noreste de Petén. Aunque estos pueden ser adaptados a otras jerarquías, tales como la formulada para la región sureste de Petén (Laporte y Mejía 2000), e incluso otras realizadas en distintas regiones de las Tierras Bajas Mayas. La definición de jerarquías de asentamientos es el primer paso necesario para poder realizar una formulación coherente sobre los niveles de organización territorial de los estados Mayas, mediante ello será posible visualizar mecanismos políticos adoptados con la finalidad de conseguir cohesión social, identidad y demarcación territorial.

CUENCA DEL RÍO HOLMUL

Con el objetivo de hacer más eficiente la descripción de la cuenca del río Holmul, esta ha sido dividida en tres regiones mayores: Alta, Media y Baja. Debido a la condición geo-morfológica del noreste de Petén, en algunos sectores el sistema hídrico de la cuenca es parcialmente subterráneo caracterizado por un complejo sistema de cavidades profundas (localmente denominadas resumideros), que se relacionan con el sub-suelo o roca natural; asentamientos importantes de las distintas regiones de la cuenca Holmul aparecen claramente asociados a dichos rasgos, así como a terrazas y pequeños cauces que semejan canales.

Existe una correlación entre las pozas pequeñas, medianas y grandes que se forman en los sectores de confluencia de arroyos tributarios con el Holmul y la ubicación de asentamientos del Preclásico. Las pozas de confluencia conservan agua durante todo el año, por lo que en la actualidad es frecuente encontrar campamentos de chicleros, xateros y cazadores en las inmediaciones. Existe la posibilidad de que algunas pozas que incluyen canales en los extremos puedan albergar indicios de antiguos embalses Mayas, lo cual merece un estudio substancial. Otro rasgo hídrico relevante de la cuenca Holmul se relaciona con las aguadas que se forman como resultado de las corrientes del rebalse que surgen durante los periodos de creciente de la temporada de lluvias (Fialko 2001).

El Holmul puede ser considerado cómo un río moribundo, pues varios sectores de sus vertientes se encuentran muy sedimentados; contribuyen a ello en buena parte, los caminos rurales de madereros, localmente conocidos como truckpass o trocopás, que al haber sido realizados en forma arbitraria e improvisada alteraron totalmente el cauce, lo que produce inundaciones anuales que gradualmente están transformando parte de la zonas afectadas en pantanos estacionales.

A continuación se mencionan aspectos relevantes apreciados en algunos de los sitios arqueológicos que se consideran prototípicos del sistema geográfico, político y cultural que corresponde a la cuenca del río Holmul.

CUENCA ALTA DEL HOLMUL

El Alto Holmul nace de tres vertientes que emanan de lo alto de la serranía que se ubica al norte del lago Macanche (Figura 1). Las dos vertientes mayores conocidas indistintamente con el nombre de Arroyo Negro, se internan en los bajos Socotzal e Ixtinto ubicados al sur del Parque Tikal, de donde emergen para finalmente integrarse dentro del gran bajo de Santa Fe, situado al este de las ruinas de Tikal. El paisaje del Alto Holmul al sur del Parque se caracteriza por una topografía de planadas y lomas, las que actualmente están deforestadas y erosionadas debido a su uso constante por milperos y criadores de ganado.

El estado Maya de Tikal fue el que predominó en el Alto Holmul, su dominio territorial en el extremo sur incluyó a los centros urbanos Navajuelal (predominante en la región del bajo Ixtinto), Socotzal (en la región del bajo del mismo nombre), y El Zapote, en la serranía norte de Macanche.

Tanto la ubicación geográfica de El Zapote – cerca de un cerro cónico que semeja a un volcán – y su asociación con los arroyos que dan origen al Holmul, apoyan la noción de que éste fue un centro para el desarrollo de ceremonias rituales relacionadas con aspectos de cosmovisión y poder dinástico. El sitio arqueológico ha sido grandemente depredado (Figura 2), y fragmentos de sus esculturas robadas quedan dispersos por las plazas. El Zapote es muy conocido por sus estelas del Clásico Temprano en las que se muestra a gobernantes que usan vestimenta ceremonial especial y cuyos textos jeroglíficos hacen referencia a sus cercanas relaciones con Tikal (Schele et al. 1992). Algunos de los materiales cerámicos recuperados indican la presencia de visitantes durante el Clásico Terminal.

El sitio Socotzal, ubicado a 11 km al suroeste de Tikal, dio inicio en el Preclásico Medio, y desarrolló un complejo de Acrópolis Triádica, además de varios grupos que incluyen palacios. En Socotzal también existe una pirámide truncada posiblemente del Preclásico, con dimensiones muy similares a la pirámide 5C-54 de Mundo Perdido en Tikal. La mayoría de sitios arqueológicos que se encuentran en el entorno de los bajos Ixtinto y Socotzal son de índole rural, todos se originaron en el Clásico Tardío, con ocupación Clásica Terminal moderada. Desde el área donde el Holmul intersecta con el bajo Socotzal, se aprecia una extraordinaria vista de los templos piramidales mayores de Tikal.

En la región más al norte de la cuenca alta del Holmul, asociados al gran bajo de Santa Fe, se encuentran los centros urbanos Uolantun, El Corozal, Chalpate, El Encanto, La Flor, Tres Cabezas e Isla Jahuía. Estas ciudades manifiestan ocupación del Preclásico y Clásico Temprano, con evidencia de estelas ya sea talladas o lisas. Otros asentamientos importantes son los centros sub-urbanos Santa Fe, La Balanza, Isla Canguro e Isla Los Pinos. Con excepción de los sitios ubicados en islas, los restantes se asocian a sectores de confluencia del Holmul con sus tributarios, o bien del río con el bajo, donde se forman grandes depósitos de agua o pozas que generalmente conservan agua durante todo el año.

Los asentamientos Preclásicos en la región del Alto Holmul aparecen distribuidos en distancias que varían entre los 5 y 7 km. Todos los centros urbanos ubicados en zonas de confluencia de tributarios con ocupación del Preclásico también muestran ocupación Clásica Terminal. Ello podría explicarse debido al fácil acceso al agua.

En los sitios Clásico Terminal de la cuenca alta del Holmul, se identificó por primera vez la existencia de una vajilla micácea distintiva para ese periodo y que aparece representado en toda la cuenca.

El sitio Isla Los Pinos, se ubica muy cerca de la esquina noreste del Parque Tikal, en cercana asociación a un bosque de pinos que se estima en más de mil especimenes, que quizá podrían ser reminiscencias de algún pinar que pudo existir en la antigüedad. En apoyo a tal supuesto se encuentra una muestra de polen de pino del Preclásico encontrada por T. Patrick Culbert en el bajo La Justa, cerca de un tributario del Holmul al norte de Yaxha (Culbert et al. 1997).

Se ha encontrado evidencia de ocupación del Preclásico en Isla Los Pinos y en Isla Jahuía. Este último sitio incluye varias plazas con palacios y santuarios en su mayor parte depredados. En el interior de los túneles dejados por los saqueadores se aprecian importantes ejemplos de arquitectura del Clásico Temprano.

La mayor parte de centros urbanos menores asociados a la cuenca Holmul en el bajo Santa Fe incluyen esculturas del Clásico Temprano, expresando un sistema de integración político-dinástico ya maduro para esa época en el entorno de Tikal. En el sitio Tres Cabezas, junto a una trinchera de saqueo se encontraron tres fragmentos mayores de una estela del Clásico Temprano, tallada en los cuatro lados, que estuvo acompañada de un fragmento de su correspondiente altar (Figura 3). Según la lectura preliminar realizada gentilmente por Simon Martin, ésta fue dedicada en el 514 DC, y hace referencia a un aniversario del natalicio de Mujer de Tikal (comunicación personal 2001)

 

Figura 1 Cuenca del río Holmul

Figura 2 El Zapote

Figura 3 Tres Cabezas, Estela 1

        En las cercanías de El Encanto, las imágenes de satélite han revelado rasgos lineales muy rectos que se conectan con el río Holmul; los reconocimientos y sondeos estratigráficos realizados en este sector han constatado la presencia de corrientes de agua estacionales, aunque no se ha logrado demostrar evidencia de antiguos canales de drenaje asociados a ellas.

CUENCA MEDIA DEL HOLMUL

La región del Medio Holmul inicia en la confluencia de las grandes vertientes en el límite oriental del bajo Santa Fe, luego se extiende rumbo al este pasando junto a Nakum, y termina al norte del sitio Naranjo, justamente donde el río cambia su dirección hacia el norte (Figura 1). A partir del límite este del bajo Santa Fe, el cúmulo de la corriente del río se torna más abundante y violenta durante la temporada lluviosa, produciendo en los sectores de meandros grandes depósitos de agua que llegan a superar incluso el kilómetro. Las pozas del Holmul en la cuenca media son verdaderos santuarios de la naturaleza que urge sean declarados como patrimonio natural para su protección adecuada. Recientemente se ha dado una gran destrucción ambiental en el entorno, debido a la presencia de agricultores invasores.

El estado de Nakum fue la entidad que predominó políticamente en la cuenca media del Holmul, desde el Preclásico Medio hasta el Clásico Terminal, aunque su territorio intrínseco no parece haber superado el radio de los 7 km. Los asentamientos ubicados en la periferia oeste de Nakum varían entre rangos sub-urbanos a rurales, con la excepción del sitio Laberinto que fue su centro de frontera al oeste, junto al río mismo. Cinco de los centros sub-urbanos se ubican en sectores escarpados, y son definitivamente defensivos. Estos corresponden al Clásico Tardío, con importante ocupación durante el Clásico Terminal, que fue el momento de gran auge político de Nakum. Cuatro de los centros defensivos se alinean en dirección oeste (El Carmen, Fortaleza, Dos Estelas y Sin Aliento), y solamente uno se ubica en la periferia norte (El Tigre); si bien carecen de conjuntos de Acrópolis y patios para Juego de Pelota, incluyen por lo menos un templo piramidal y palacios abovedados de tamaño moderado. No se encontraron centros defensivos relacionados a las fronteras sur y este de Nakum.

La periferia sur de Nakum parece haber estado demarcada por el arroyo Yaxha, un tributario del río Holmul, que divide en dos al bajo La Justa. Los sitios ubicados al norte del arroyo pudieron corresponder a la territorialidad de Nakum, donde sobresalen los centros sub-urbanos Cara Fea y Xateros. En alguna época, los límites territoriales de Yaxha pudieron estar asociados a la margen sur del arroyo Yaxha, en cuya cercanía se encuentran tres importantes centros urbanos menores: Poza Maya, La Pochitoca y El Bajón, que iniciaron su trayectoria desde el Preclásico Medio, con importante ocupación en el Clásico Temprano.

Tanto en el inicio del arroyo Yaxha, como en el área donde éste confluye con el Holmul, existen dos centros con ocupación del Preclásico Medio: el primero (El Bajón), quizá correspondió a Yaxha, y el segundo (Yaxhol), a la territorialidad de Nakum. El patrón de distribución y ubicación de los asentamientos del Preclásico correspondientes a la cuenca media del Holmul que se relacionan con el bajo La Justa, tiende a ser muy similar a lo previamente observado respecto de la cuenca alta y el bajo Santa Fe. Ambos casos son idóneos para la documentación de formas de adaptación y organización social propias de las comunidades de los bajos.

En el Clásico Tardío, Poza Maya pudo ser un centro de frontera originalmente adscrito a Yaxha. El hecho de que la mayor parte de sus palacios fueron totalmente recubiertos (un par de ellos con evidencia de haber sido quemados), para luego ser convertidos en plataformas ceremoniales, parece indicativo de haber sido objeto de agresión por parte de Nakum, el centro dominante de la cuenca media del Holmul, que le habrá cambiado su función urbana, lo que también sucedió con La Pochitoca. La competencia entre Nakum y Yaxha por el territorio relacionado con el bajo La Justa, obviamente implicó la apropiación de más recursos naturales y áreas de cultivo.

La ocupación rural asociada al este de Nakum se extiende por unos 6 km colindando con uno de los tributarios del Holmul denominado Paso La Pita, que se asocia al bajo del mismo nombre. Se estima que los asentamientos que se ubican en el entorno del bajo La Pita, ya corresponden a la territorialidad del estado de Naranjo. La periferia norte de Naranjo se caracteriza por el gran número de centros de rango sub-urbano y rural que existen junto a los arroyos tributarios. Nuevamente fue posible constatar el patrón previamente determinado en la cuenca alta que refiere sitios del Preclásico ubicados en sectores de confluencia fluvial. Varios centros urbanos asociados a la periferia de Naranjo en un radio que parece rebasar los 9 km incluyen grupos de Acrópolis con presencia de esculturas y grupos de plaza con formato de cuadrángulos. En el entorno oeste y norte de Naranjo sobresalen los centros urbanos Xilonche, Pitalito y Kanajau.

El formato de cuadrángulo aparece manifiesto en la gran ciudad de Naranjo a finales del periodo Clásico, y se torna frecuente en el Clásico Terminal, de manera similar como ocurrió en otros sitios de Petén. La forma del cuadrángulo en la periferia de Naranjo tiende a sustituir el Patrón de Plaza 2, que fuera tan importante en Tikal, Nakum y Yaxha, y en sus correspondientes periferias, y que parece haber sido representativo de una organización familiar nuclear. En toda la cuenca del río Holmul es predominante la ocupación del Clásico Terminal en la mayor parte de los sectores de los cuadrángulos. Este fenómeno se documentó también en la periferia oriental de Tikal, en las cercanías del sitio Uolantun.

Situado a unos 7 km al norte de Naranjo, Kanajau es el centro urbano periférico que reúne la mayor cantidad de esculturas del Preclásico. Como sucede con prácticamente todos los sitios arqueológicos de Petén, también fue severamente depredado (Figura 4). Frente a la Plataforma Este del Complejo de tipo Grupo E, hay indicios de que al menos dos estelas fueron robadas; en el interior del túnel que atravesó el eje de la plataforma se encontró evidencia de varias sub-estructuras, la más profunda parece corresponder al horizonte Mamom.

El grupo sureste de Kanajau refiere a una plaza hundida que se integra al área central mediante una calzada. Los ejes norte-sur y este-oeste de la plaza están marcados por varias esculturas. Frente a la fachada norte del templo se encontraron dos estelas alineadas junto a las que hubo trincheras de saqueo: la primera de ellas consiste en un fragmento liso ubicado en la base de la escalinata; mientras que la segunda estela estuvo en el centro de la plaza, fragmentada en dos partes, en ella se muestra a un personaje de pie que luce tocado con la cabeza de una serpiente con lengua bífida (Figura 5). A unos pocos metros al norte de la estela de Kanajau se identificaron dos fragmentos de un zoomorfo- lagarto en posición sedente (Figura 6a). De acuerdo al planteamiento simétrico que conmemora el eje este-oeste de la plaza, en las esquinas se aprecian los restos deteriorados de dos altares semi-circulares. Asimismo, cerca de la base de la escalinata que conecta a la calzada con el patio hundido existe un altar o trono con soportes circulares (Figura 6b). Otras estelas fragmentadas se aprecian cerca del final de la calzada. La forma, significado, cronología y organización de las esculturas muestra un notable paralelismo con algunas de las reportadas en Izapa, Chiapas (Norman 1973).

Figura 4 Kanajau

CUENCA BAJA HOLMUL

La región del bajo Holmul inicia al norte del sitio arqueológico Naranjo, justamente donde el río cambia su dirección hacia el norte, y termina junto a la frontera de Guatemala-Belice, donde se le conoce como río Bravo (Figura 1). La topografía de la región está caracterizada por lomas y planadas que se integran a zonas de bajos.

El proceso de reconocimientos ha sido concentrado específicamente en la margen este de la cuenca, y en algunos sectores de la zona de adyacencia entre Guatemala y Belice; para ello ha sido importante la cooperación de las concesiones forestales que tienen a su cargo la administración de la región.

Figura 5 Kanajau – Estela 1

Figura 6a Kanajau –  Zoomorfo

Figura 6b Kanajau –  Altar con soportes

El entorno pantanoso, denominado bajo El Jobal, que predomina en el espacio de la cuenca entre Naranjo y el sitio arqueológico Holmul, se caracteriza por la escasez de islas y penínsulas prominentes, factor que inhibió la proliferación de centros urbanos relevantes entre ambas ciudades. Con la excepción del sector del sitio El Pilar que corresponde a territorio de Guatemala, los pocos asentamientos identificados corresponden en su mayor parte a grupos rurales dispersos que aún no han sido documentados formalmente, entre ellos se incluye al sitio El Jobal, que refiere ocupación del Preclásico.

La evidencia de asentamientos “rurales” prosigue hasta la región pantanosa del sur de la laguna Yaloch, asociada a un brazo del Holmul. En relación a las colinas moderadas que existen al norte de la laguna Yaloch empiezan a manifestarse varios centros urbanos menores y sub-urbanos integrados con asentamientos rurales, en distancias que promedian 5 km. No existe estandarización o uniformidad en el patrón de asentamiento, tanto respecto al espacio urbanizado, como al volumen constructivo y desarrollo de arte arquitectónico, lo que apunta a considerar que algunos de los centros pueden ser representativos de entidades políticas que tuvieron distintas funciones dentro del sistema o conglomerado político al cual correspondieron. Ejemplos de esta situación son los sitios Mirador Yaloch, Chintok, Chanchich, El Tambo y Witzna, estos dos últimos ya correspondientes a la región del parte aguas de las cuencas Holmul e Ixcanrio.

A 0.5 km al noroeste de la laguna Yaloch, sobre un pequeño cerro se ubica el asentamiento sub-urbano Mirador Yaloch, a pesar de haberse originado en el Preclásico Medio, no llegó a desarrollar Acrópolis, ni Conjunto de tipo Grupo E. En la plaza principal se identificaron una estela muy erosionada y varios fragmentos inconexos que pudieron corresponder a un zoomorfo. Es muy extraño que en torno de la laguna Yaloch no se haya desarrollado un centro urbano mayor. La dependencia política de los centros “rurales” del área pudo estar ligada a El Pilar o El Perú, ambos ubicados a un promedio de 8 km de Yaloch.

A unos 10 km al norte de Yaloch, cerca de la zona de adyacencia, en un terreno de planada se encuentra el centro urbano menor Chintok, organizado en varios grupos que incluyen cuadrángulos y palacios abovedados, entre ellos uno de dos niveles. En el interior de túneles de saqueo recientes que existen en varios de los palacios hay manifestaciones de arquitectura del Clásico Temprano. Algunos palacios fueron transformados a finales del Clásico Tardío en plataformas ceremoniales. En lo alto de uno de ellos se encontraron dos estelas pequeñas y lisas, colocadas probablemente por visitantes luego de su abandono a finales del Clásico Terminal. Tal como ha sido documentado en otros sitios de la cuenca Holmul, los cuadrángulos en Chintok refieren ocupación Clásico Terminal en la mayor parte de los sectores de su superficie.

Cerca de uno de los meandros del bajo Holmul, se ubica Chanchich II, un centro urbano completo en el sentido que incluye dos grupos de Acrópolis, un Conjunto de tipo Grupo E, un patio para Juego de Pelota, y grupos residenciales nucleados (Figura 7). La depredación es extrema. Los tres cuerpos de la plataforma longitudinal del Conjunto de tipo Grupo E fueron atravesados por túneles que dejaron a luz varias sub-estructuras del Preclásico y Clásico Temprano. En el túnel del segundo cuerpo de la fachada oeste quedó expuesta parte de la escalinata y del mascarón sur del edificio del Preclásico Tardío. Éste corresponde a la efigie de una deidad zoo-antropomorfa de gran nariz arqueada, con un ente en el interior de la boca. También se distingue con claridad parte del tocado y orejeras (Figuras 8 y 9a). Se evitó liberar el mascarón debido al gran problema que implica su conservación y protección adecuada. Los rellenos que le recubren son muy frágiles, basados en piedras pequeñas sueltas sin conglomerado de mampostería. Previo a proceder al recubrimiento, se consolidó y fijó el estuco modelado del mascarón y se colocaron puntales en torno del túnel para evitar un derrumbe inmediato.

En uno de los grupos residenciales de Chanchich II se encontraron dos esculturas de barrigones rústicos (Figura 10a), reminiscentes de otras versiones del Preclásico, encontradas en los sitios La Tractorada y El Jobal, ambos de la región de la cuenca Holmul relacionada con el estado de Naranjo. Otra escultura similar es la recuperada en un sitio del bajo Santa Fe, periferia de Tikal (Figura 10b).

Más referencias escultóricas del Preclásico en la región norte de la cuenca baja del Holmul se asocian al sitio El Tambo, donde dos estelas, posiblemente lisas, y un zoomorfo-sapo (Figura 9b), fueron ubicados frente a un saqueo de la Plataforma Este del Conjunto del tipo Grupo E. El asentamiento pudo tener una función primordialmente ritual, debido a que se restringe un par de plazas.

En el sector del parte aguas de las cuencas Holmul e Ixcanrio se ubica Witzna, el mayor de los centros urbanos de la región (Figura 11). Entre sus conjuntos arquitectónicos sobresale una Acrópolis integrada por un templo, varios palacios (dos de ellos de dos niveles), y un patio para el Juego de Pelota. La plaza principal está unida mediante una calzada con el Grupo de las Esculturas, situado en el extremo oeste de la ciudad, a lo largo de la cual se ubican varios palacios de grandes dimensiones. El epicentro está circundado por varios grupos residenciales nucleados. En el Grupo de las Esculturas quedan tres estelas, dos de ellas lisas, están totalmente atrapadas por grandes raíces; la tercera estela fue tallada, aunque de ella solamente sobrevive un fragmento abandonado por depredadores. Además, quedan restos de dos altares aparentemente lisos, que serían los acompañantes de las estelas.

El palacio principal de la Acrópolis de Witzna tiene un formato de cuadrángulo que luce terriblemente depredado por casi una docena túneles y trincheras, que dejan ver por lo menos tres etapas constructivas del Clásico Tardío y una del Clásico Temprano. El edificio, considerado como el palacio real, tuvo recintos abovedados organizados en doble crujía que aún se aprecian revestidos de estuco granulado de color salmón. En el extremo sur de la fachada oeste, los saqueadores destruyeron la escalinata interior que conducía al segundo nivel. En relación a la fachada este, en su versión de inicios del Clásico Tardío, uno de los recintos exhibe un ancho zócalo decorado con diseño de petate, lo cual es un indicativo de que pudo ser la residencia del gobernante.

Figura 7 Chanchich II

Figura 8 Chanchich II – Mascarón

Figura 9a Chanchich II – Mascarón

Figura 9b El Tambo – Zoomorfo

Figura 10a Chanchich II – Antropomorfo

Figura 10b Tikal – Antropomorfo

Figura 11 Witzna

CONSIDERACIONES FINALES

En este recorrido a lo largo de tres regiones de la cuenca del río Holmul, se ha retraído en forma muy general la variedad y a la vez complejidad de algunos de los asentamientos que han indicado ocupación continua por espacio de 15 ó 16 siglos.

La geografía política relacionada con el río Holmul manifiesta evidencia de asentamientos que tuvieron tradición escultórica desde el periodo Preclásico. Es probable que las entidades políticas tempranas detectadas en varios asentamientos tuvieron un nivel de organización social aún más complejo de lo que tradicionalmente se ha estimado, y que sus relaciones de interacción a nivel regional pudieron implicar una incipiente confederación, sustentada en un rasgo geográfico común que les confirió una identidad particular, según lo indican los estilos cerámicos y sistemas constructivos.

Aún se prosigue trabajando en la fase de procesamiento de datos relacionados con el inventario de componentes de cada uno de los sitios, que – por supuesto – incluye a los de rango sub-urbano y rural.

Si bien los estudios cerámicos indican una relativa homología en tipos y formas de vasijas, se están dando los primeros pasos para conocer los rasgos de composición de pasta que podrán aclarar si la mayor parte de los materiales pudieron provenir de una fuente en particular, o si hubo varias de ellas bajo el control de alguna entidad en particular.

Paso a paso, durante el transcurso de 120 km de reconocimientos se ha elaborado un compendio de asentamientos Mayas organizados por periodos culturales, que llegado el momento podrán ser comparados en una esfera transregional para obtener una visión multidimensional de la composición territorial de los estados Mayas y la extensión de su poder político a nivel interregional.

REFERENCIAS

Becker, Marshall J.

2001        Plaza Plans at Tikal. En Tikal: Dynasties, Foreigners & Affairs of State (editado por Jeremy A. Sabloff), pp.253-280. School of American Research Advanced Seminar Series, School of American Research Press, Santa Fe.

Culbert, T. Patrick, Vilma Fialko, Liwy Grazioso, Brian McKee y Kulie Kunen

1997        Investigaciones arqueológicas en el bajo La Justa, Petén. En X Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala (editado por J.P. Laporte y H. Escobedo), pp.367-371. Museo Nacional de Arqueología.

Fialko, Vilma

1996        Sangre, sudor y lágrimas: Monografía de los sitios arqueológicos descubiertos, mapeados y muestreados en los espacios intersitios ubicados entre los centros urbanos Mayas de Tikal y Nakum. Reporte 3, manuscrito en archivo PROSIAPETEN-PRONAT, Instituto de Antropología e Historia, Guatemala.

1997        Arqueología regional de intersitios entre los centros urbanos de Yaxha y Nakum. En Beitrage Zur Allgemeinen und Vergleichenden Archaologie, Band 17, pp.311-324, Bonn.

1998        Sangre, sudor y lágrimas: Investigaciones arqueológicas en los centros urbanos menores ubicados en el bajo La Justa: Aguada Maya, La Pochitoca, Cara Fea y Tintalito. Reporte 9, manuscrito en archivo PROSIAPETEN- PRONAT, Instituto de Antropología e Historia, Guatemala.

2000        Sangre, sudor y lágrimas: Investigaciones arqueológicas en los centros urbanos menores ubicados en la periferia este de Tikal (Uolantun, El Corozal, Chalpate). Reporte 11, manuscrito en archivo PROSIAPETEN-PRONAT, Instituto de Antropología e Historia, Guatemala.

2001        Investigaciones arqueológicas en el bajo Santa Fe y la cuenca alta del río Holmul, región noreste del Parque Nacional Tikal y periferia oeste de Nakum: Parte 2. Manuscrito PROSIAPETEN- PRONAT, Instituto de Antropología e Historia, Guatemala.

2002        Investigaciones arqueológicas en la cuenca media del río Holmul entre Nakum y Naranjo. Manuscrito PROSIAPETEN- PRONAT, Instituto de Antropología e Historia, Guatemala.

Gidwitz, Tom

2002        Pioneers of the Bajo. Archaeology  55 (1):28-35.

Lanza, Felipe

1995        Informe de clasificación de bosques y bajos entre Yaxha y Nakum. Manuscrito en archivo PROSIAPETEN-PRONAT, Instituto de Antropología e Historia, Guatemala.

Laporte, Juan Pedro y Héctor E. Mejía (ed)

2000        Registro de sitios arqueológicos del Sureste de Petén. Reporte 14, Atlas Arqueológico de Guatemala, Ministerio de Cultura y Deportes, Guatemala.

Norman, V. Gareth

1973        Izapa Sculpture. Part 1: Album. Papers of the New World Archaeological Foundation 30, Brigham Young University, Provo.

Schele, Linda, Federico Fahsen y Nikolai Grube

1992        El Zapote and the Dynasty of Tikal. En Texas Notes on Precolumbian Art, Writing and Culture, No.34. Center for the History and Art of Ancient American Culture, Art Department, University of Texas, Austin.

Sever, Thomas, T. Patrick Culbert, Vilma Fialko y Daniel Irwin

2000        Remote Sensing Investigation of the Ancient Maya Landcape. Ponencia, 65 Reunión Anual, Society for American Archaeology, Philadelphia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *