Asociación Tikal

15 En busca de la población del Clásico Temprano en La Sufricaya, Petén – Jennifer Foley – Simposio 18, Año 2004

Descargar este artículo en formato PDF

Foley, Jennifer

2005        En busca de la población del Clásico Temprano en La Sufricaya, Petén. En XVIII Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2004 (editado por J.P. Laporte, B. Arroyo y H. Mejía), pp.206-215. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

15

EN BUSCA DE LA POBLACIÓN DEL CLÁSICO TEMPRANO

EN LA SUFRICAYA, PETÉN

Jennifer Foley

Palabras clave:

Arqueología Maya, Guatemala, Petén, Cuenca Holmul, La Sufricaya, Holmul, Clásico Temprano, contacto con Teotihuacan, pintura mural, jeroglíficos pintados

La Sufricaya, un sitio menor localizado 1.2 km de la plaza central de Holmul, ha proporcionado la información crucial con respecto a la ocupación del Clásico Temprano (300-550 DC), y al desarrollo socio-político en la zona de Holmul. Varias estelas talladas situadas en La Sufricaya han proporcionado la única información acerca de la historia dinástica de Holmul, sugiriendo que La Sufricaya fue la sede de una dinastía emergente durante el Clásico Temprano. Los testimonios epigráficos e iconográficos de las estelas y de los murales pintados, situados en la estructura principal del sitio, también sugieren que la élite de La Sufricaya participó en una interacción política y cultural con los pueblos del centro de México.

La investigación en el sitio ayudará a resolver uno de los problemas más complejos en la arqueología Maya, como es la naturaleza de relaciones entre los Mayas y Teotihuacan en el centro de México, lo que podría revolucionar los modelos tradicionales aplicados en la interacción interregional del Clásico Temprano. Los datos de La Sufricaya pueden también tener implicaciones para la comprensión de los procesos políticos regionales durante el Clásico Temprano en una escala mucho más amplia, incluyendo el crecimiento del estado regional de Tikal y la llegada de la élite del Altiplano Mexicano a las Tierras Bajas Centrales, durante una fase crítica del desarrollo político de los Mayas.

Ian Graham visitó La Sufricaya por primera vez en la década de 1980. Durante su visita, hizo un mapa del grupo principal y localizó la Estela 2. El centro ceremonial del sitio consiste en una plaza elevada con una pirámide pequeña y una plataforma grande de 11 m de alto (Figura 1). Gran cantidad de grupos residenciales se ubican alrededor del centro ceremonial. Varias estructuras fueron construidas encima de la plataforma para formar una pequeña Acrópolis (Figura 2). Desde la temporada 2001 se han realizado investigaciones intensivas en la Estructura 1, a partir del descubrimiento de murales pintados en su interior. Cuatro temporadas de excavaciones en La Sufricaya han proporcionado abundante información con respecto a la ocupación del sitio.

La Sufricaya tuvo mucha actividad ritual durante el Clásico Temprano, cuando el centro ceremonial fue drásticamente remodelado. La siguiente fase de ocupación, de carácter exclusivamente residencial, ocurrió en el Clásico Tardío y Clásico Terminal (550-900 DC; Estrada Belli 2001b). En La Sufricaya se han descubierto ocho fragmentos de monumentos tallados. Nikolai Grube ha conducido un análisis de los monumentos tallados en La Sufricaya que proporcionan detalles de la historia dinástica de la región de Holmul (Grube 2003).

Figura 1 Mapa de La Sufricaya

Figura 2 Mapa del Grupo 1

La Estela 1 representa al gobernante con un tocado en su mano derecha y una serpiente visión en la mano izquierda. Estilísticamente, este retrato es similar a los ejemplos tempranos de Tikal, y a otros sitios dentro de su esfera política, sugiriendo una fecha de Baktun 8 (antes de 435 DC), para el monumento.

La inscripción sobre la Estela 5 lleva una fecha de la Cuenta Larga que corresponde al 6 de agosto del 422 DC y refiere el “asiento” de un señor local nombrado Aj-Wosal, que es la primera referencia de una línea dinástica en la región de Holmul (Grube 2003:703).

La Estela 6 lleva una fecha más temprana, pero únicamente se lee una parte de la inscripción y las interpretaciones de la fecha caen entre 377 y 387 DC. La misma inscripción también tiene glifos que se asemejan al nombre del señor Siyaj K’ahk (conocido como Rana Humeante), que era un gobernador o capitán militar con afiliación a Teotihuacan, también conocido de las inscripciones en Tikal, Uaxactun y otros sitios en Petén (Grube 2003).

El descubrimiento de los murales pintados en La Sufricaya ha proporcionado detalles de las ceremonias dinásticas posiblemente realizadas en la Estructura 1 durante el Clásico Temprano. La composición del Mural 1 consiste en varias figuras, paradas o sentadas, que están representadas en filas dentro de marcos de líneas rojas. Las figuras sentadas llevan el traje típico del Altiplano Central de México y también llevan las armas típicas de esos guerreros (Estrada Belli 2001).

El segundo mural fue descubierto durante la temporada 2002 (Tomasic y Estrada-Belli 2003). La escena representa una figura sentada agarrada a un patíbulo y es evocadora de escenas de sacrificio de Tikal y de la cerámica del Clásico Tardío (Taube 1988). Un tipo similar de sacrificio también implica degollar una víctima en la asociación con las ceremonias de la ascensión (D. Freidel, comunicación personal 2002). Este mural puede representar entonces los rituales realizados como parte de las ascensiones reales en La Sufricaya.

Las investigaciones dentro de la Estructura 1 durante la temporada 2003 revelaron la pared externa occidental del cuarto que contenía el Mural 1. Este muro exterior estuvo decorado con un friso que presenta una máscara de estuco de tipo cuadrifoliar y pintada en color rojo brillante (Figura 3). La cornisa también fue adornada con un motivo de flechas parecido al motivo de chevrones que fue usado en Teotihuacan como equivalente del motivo de Pop del área Maya, el cual denota realeza. Según Stuart y Taube (comunicación personal 2003), el uso de este adorno puede indicar que el cuarto tuvo un trono durante el Clásico Temprano. La iconografía y los componentes estilísticos de la máscara sugieren que el cautivo de la élite pudo haber participado en una parte de los rituales dinásticos, incluyendo el sacrificio representado en los murales (Estrada Belli y Foley 2004).

Los monumentos, el arte y la arquitectura de La Sufricaya sugieren que un sistema complejo de actividades rituales y dinásticas ocurrió en el sitio durante el breve periodo entre 300 y 450 DC. Un aspecto del sitio que intriga es una posible referencia a la presencia extranjera durante estos acontecimientos. El capitán militar mencionado en la Estela 6, Siyaj K’ahk’, es una figura que se cita frecuentemente en la historia política de los sitios de Petén, en donde pudo haber desempeñado un papel importante en los cambios y en las líneas dinásticas de esta región (Coggins 1976; Schele y Freidel 1990; Stuart 2000). La implicación de las inscripciones de la Estela 6 es que Siyaj K’ahk’ pudo también haber participado en la historia dinástica de Holmul y La Sufricaya. La presencia de figuras guerreras Teotihuacanas en el Mural 1 sugiere una visita a La Sufricaya y Holmul por parte de un grupo de gente con afiliación a Teotihuacan. Alternativamente, los gobernadores de La Sufricaya y por extensión de Holmul, pudieron haber utilizado los símbolos y la iconografía de Teotihuacan para exhibir su lealtad a Tikal y para aumentar su propio poder (Demarest y Foias 1993).

Figura 3 Dibujo de cornisa de Estructura 1 (dibujo de Jessica Mundt)

Ahora se presenta un resumen de la investigación en La Sufricaya conducida durante la temporada del 2004, que ha contribuido a la comprensión de la historia socio-política de la región de Holmul, así como aporta nuevos datos con respecto a la relación entre Mayas y Teotihuacanos.

DISEÑO Y LOS OBJETIVOS DE LA INVESTIGACIÓN 2004

Desde el descubrimiento de los murales, de las estelas talladas y de los artefactos de estilo Teotihuacano en La Sufricaya, el diseño de la investigación se ha basado en un acercamiento conjunto para entender los contextos arqueológicos e históricos de la evidencia epigráfica e iconográfica del sitio. Esto incluye la documentación de la conservación de los murales en combinación con la investigación arqueológica. Este acercamiento se continúo en la temporada del 2004, con la ayuda de Gene Ware de Brigham Young University, quien hizo el análisis multiespectral de los murales. El conservador Alberto Semeraro limpió y estabilizó los Murales 6 y 6-Norte. Heather Hurst, de Yale University, terminó la primera etapa en crear reproducciones de los Murales 1 al 7. Las excavaciones de Anna Browne Ribeiro y la autora en la Plataforma 1 y Estructura 1, proporcionaron la información referente a las secuencias de la ocupación y de la construcción del área.

CONSERVACIÓN

Cuando los Murales 6 y 6-Norte fueron descubiertos en 2003 estaban recubiertos con una capa de cal que cubría los detalles de las escenas. Alberto Semeraro retiró la cal y reparó las porciones de los murales en los cuales el estuco estaba en peligro de caer de la matriz de la pared. Su trabajo reveló una nueva escena que parece representar una reunión histórica entre un grupo Maya y un grupo del Centro de México. El Mural 6 retrata una procesión de figuras Mayas que parecen traer regalos u ofrendas. Estos personajes enfrentan a un número de figuras sentadas vestidas con trajes del Centro de México y que aparecen dentro de una serie de cuadros rojos, parecidos a los códices tardíos, siendo casi idénticos a las figuras del Mural 1.

El Mural 6-Norte es quizá el que más curioso de los murales de La Sufricaya. El registro principal representa una reunión entre dos señores. Uno de ellos está sentado sobre un templo con los marcos de color rojo evocando los tableros, con el cuerpo pintado de color negro, mientras que el otro personaje está parado en una escalera del templo. La figura sentada, que está representada en un estilo artístico distinto, tiene una antorcha en su mano que extiende hacia la figura de la derecha, representada en el estilo artístico típico Maya. Un detalle interesante de este mural es el rastro de las huellas que conducen de la figura derecha al registro más bajo. En los murales de Teotihuacan y en los códices tardíos de los Mixteca, los rastros de huellas son utilizados para indicar el movimiento o viajes a larga distancia. El rastro de huellas se cruza con otro rastro que conduce a una procesión de figuras Mayas. Un registro más bajo representa una figura sentada debajo de una estructura con techo de paja.

EXCAVACIONES

Tres unidades de excavación bajo la dirección de Anna Browne Ribeiro permitieron investigar una serie de montículos bajos situados en la plaza sobre la Plataforma 1 al sur de la Estructura 1. Las excavaciones del 2004 fueron iniciadas para definir la extensión de la Estructura 146, una construcción residencial del Clásico Tardío que fue investigada durante la temporada 2003 por Niña Nievens. Durante la excavación se descubrió una plataforma contemporánea a la Estructura 146, designada Estructura 148, que midió 3.80 m por 2.40 m. Otra estructura de varios cuartos, la Estructura 149, también fue descubierta durante esta temporada. Esta estructura es anterior a las estructuras del Clásico Tardío y puede ser contemporánea a la Estructura 1, porque fue construida directamente sobre el último piso de la plaza de la Plataforma 1.

La Estructura 149 fue parcialmente destruida y su material de construcción fue reutilizado durante la construcción de las Estructuras 146 y 148 durante el Clásico Tardío. Tres entierros fueron encontrados en asociación con la Estructura 146. Los cortes de los enterramientos fueron puestos a lo largo del borde occidental de la estructura y cortan el piso anterior de la plaza. Los restos de los entierros se encontraban mal preservados y consisten en fragmentos de huesos largos y algunos dientes.

El Entierro 19 fue puesto en una cista de piedras alineadas y sellado con lajas. Como ofrenda incluyó un pendiente de concha y un cuenco policromo, que lo fecha para el Clásico Tardío.

El Entierro 18 fue puesto adyacente al Entierro 19; su introducción cortó parcialmente la fosa de éste. Los restos óseos consistieron en una pila pequeña de fragmentos de huesos largos, sugiriendo que los restos fueron envueltos en un paquete o re-depositados en la antigüedad. Una lanza de pedernal y un plato fueron incluidos como ofrendas en este entierro.

A su vez, el Entierro 21 fue puesto en una cista delineada por piedras y sellada con lajas, al norte de los Entierros 18 y 19. Los restos óseos consistieron en fragmentos muy pequeños de hueso y varios dientes que fueron descubiertos en el sector norte y sur de la cista, sugiriendo que el entierro fue removido y retirado en época antigua. No se encontraron ofrendas en asociación con el Entierro 21.

Mientras no pudo determinarse la función exacta de la Estructura 149, fechada para el Clásico Temprano, es evidente que estuvo asociada al complejo ritual de la Estructura 1, por lo que no fue una estructura residencial. La presencia de varios entierros en asociación con la Estructura 148 confirma la hipótesis que la función del centro ceremonial de La Sufricaya fue transformada de un centro ritual de élite a un centro residencial secundario de élite entre el Clásico Temprano y el Clásico Tardío. Es interesante observar que no se descubrió ningún entierro en las Estructuras 1 y 149, lo que implica que las estructuras no eran residenciales.

Las excavaciones conducidas por la autora durante la temporada del 2004 intentaron aclarar la secuencia de construcción de la Estructura 1, así como entender la función de la estructura y proporcionar un contexto arqueológico para los murales.

Estas excavaciones han revelado que la Estructura 1 tuvo varias fases de remodelación compuestas por un número de estructuras individuales que fueron construidas durante el Clásico Temprano (Figura 4). El acceso a estas estructuras era probablemente a través de un patio central situado al sur y una escalera en la fachada norte de la Plataforma 1 de la plaza. Las razones sociales y políticas de la actividad de la renovación dentro de la Estructura 1 no son claras todavía, y probablemente se relacionan con el cambio funcional de la estructura y del sitio durante el Clásico Temprano y Clásico Tardío.

Figura 4 Fases de construcción de Estructura 1

Otro hallazgo de interés refiere a la Estructura 1 sub-3 – un cuarto grande con bóveda – donde fue descubierta una inscripción pintada. Según Alexandre Tokovinine (comunicación personal 2004), la porción del texto expuesto incluye la fecha 16 Mak 11 Eb. La fecha mencionada en el texto de La Sufricaya es similar a la fecha registrada en la Estela 31 de Tikal, que describe la llegada de Siyah K’ah’ al sitio. Mientras que la fecha de la Estela 31 es realmente 15 Mak 11 Eb, la fecha para La Sufricaya difiere un mes, pero se refiere probablemente a la misma fecha.

Un título, “Chak-tok-wayaab”, también se incluye en el texto. Este título se refiere a una espina de manta raya que se excavó en un contexto Clásico Temprano dentro del centro de Holmul, se traduce como un “adivinador” y se refiere a un grupo de gente específica, que quizá eran los fundadores de La Sufricaya.

El acceso al cuarto del mural fue cerrado cuando se construyó la pared del Mural 5. Durante la fase subsiguiente se rellenó de escombro y fue sellado con un piso. Varios artefactos de cerámica se recuperaron en el relleno de los cuartos. Los artefactos cerámicos combinan tipos y engobes de cerámica Maya con las formas y los diseños decorativos de Teotihuacan. Varios fragmentos de la fase Tzakol 2 consisten en una fuente trípode del tipo Lucha Inciso, cuyo diseño consiste en un corazón de estilo Teotihuacano, que es perforado por cuchillos y con gotas de sangre cayendo. En un basurero cercano hay un tiesto del tipo Balanza Negro cubierto con estuco y pintado con un adorno de borla.

CONCLUSIONES

El trabajo de la temporada 2004 proporcionó una cantidad substancial de información referente al papel e historia de La Sufricaya, con datos arqueológicos, epigráficos e iconográficos. Este acercamiento ha contribuido a nuestra comprensión de todas las áreas principales de investigación referente a La Sufricaya, incluyendo su historia de ocupación y de construcción, su papel dentro de la dinámica política de Holmul y la presencia extranjera en el sitio. Las excavaciones en de la Estructura 1 proporcionaron datos referentes a la disposición de la estructura, que es realmente un compuesto que abarca varias estructuras interconectadas.

El trabajo de campo en el 2004 proporcionó otra parte crucial de información epigráfica, la pequeña recopilación de textos de la región de Holmul, así como el descubrimiento del texto glífico pintado en una pared dentro de la Estructura 1. La excavación y el estudio del texto revelarán más información referente la identidad y el papel de los habitantes de La Sufricaya. Además, el texto de La Sufricaya es uno de los pocos ejemplos de la escritura jeroglífica del Clásico Temprano en las Tierras Bajas Mayas.

Los Murales 6 y 6-Norte pueden proporcionar datos acerca del papel de extranjeros en La Sufricaya y dentro de la región de Holmul. El contenido de los murales parece ser el expediente de una reunión histórica, pero podría también ser un acontecimiento mítico. El estudio y la interpretación adicional de estos murales clarificarán el tema y proporcionarán una base para entender la naturaleza de la presencia extranjera y evidente en La Sufricaya, así como su posible implicación en la dinámica política de La Sufricaya y Holmul.

Finalmente, las excavaciones conducidas dentro de la plaza sobre la Plataforma 1 confirman la transición funcional de La Sufricaya de la parte inicial hasta el final del Clásico. La residencia Clásico Tardío sobre la Plataforma 1, la cual era una plaza abierta durante el Clásico Temprano, indica que la función de la Plataforma 1 cambió de un complejo ritual durante el Clásico Temprano a un área residencial.

La temporada de campo del 2004 ha producido una cantidad substancial de evidencias interesantes, pero también ha planteado nuevas y numerosas preguntas con respecto a la función del sitio y la identidad de los habitantes de La Sufricaya. Todas estas preguntas serán resueltas con la investigación adicional que se conducirá durante la temporada del 2005. Específicamente, algunas excavaciones dentro de la Estructura 1 aclararán varios espacios que existan en su secuencia de construcción y función. Las investigaciones dentro del área residencial que rodea La Sufricaya y Holmul proporcionarán la identidad étnica y el papel socio-político de sus habitantes, así como la evidencia arqueológica para los acontecimientos registrados en los murales de la Estructura 1. Otro aspecto interesante de la interacción extranjera evidente en La Sufricaya es que se explorará si la presencia extranjera es evidente en todos los niveles de la sociedad y qué impactos secundarios pudo haber tenido la presencia en los niveles de la élite y de la gente común. Las excavaciones dentro de los grupos residenciales pueden indicar si la gente en todos los niveles de la sociedad utilizó o adoptó los símbolos y la iconografía de Teotihuacan.

AGRADECIMIENTOS

Esta temporada de campo tuvo la ayuda financiera de la Sociedad Geográfica Nacional, del Ahau Foundation, de FAMSI, y de la Universidad de Vanderbilt. Se agradece a ARB Corporation, Interco Tire, PIAA Corporation, y WARN Industries, así como a Francisco Moro, Bertila Bailey, Marcos e Inma Gross.

REFERENCIAS

Braswell, Geoffrey E.

2003        The Maya and Teotihuacan: Reinterpreting Early Classic Interaction. University of Texas Press, Austin.

Cheek, Charles D.

1976        Teotihuacan Influence at Kaminaljuyu. En XIV Mesa Redonda, Sociedad Mexicana de Antropología, Tegulcigapa (1975), Tomo 2, pp. 55-71. Sociedad Mexicana de Antropología, México.

Coggins, Clemency

1976        Teotihuacan at Tikal in the Early Classic Period. En Acts du XLII Congrès International des Américanistes, Vol.VIII, pp.251-269. Paris.

Demarest, A. y A. Foias

1993        Mesoamerican Horizons and the Cultural Transformations of Maya Civilization. En Latin American Horizons (editado por D.S. Rice), pp.147-191. Dumbarton Oaks Research Library and Collection, Washington, D.C.

Estrada Belli, Francisco

2001a        Archaeological Investigations at Holmul, Guatemala: Reporte de la temporada de campo 2001 field Mayo-Junio. Entregado a agencias de financiamiento. Obtenido en www.famsi.org

2001b        Maya Kingship at Holmul, Guatemala. Antiquity 75(2001):685-6.

Estrada Belli, Francisco y Jennifer Foley

2004        Arqueología e historia de enlaces geo-políticos: El Clásico Temprano en La Sufricaya. En XVII Simposio de Investigaciones Arqueológicos en Guatemala, 2003 (editado por J.P. Laporte, B. Arroyo, H. Escobedo y H. Mejía), pp.863-870. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

Grube, Nikolai

2003        Monumentos jeroglíficos de Holmul, Petén, Guatemala. En XVI Simposio de Investigaciones Arqueológicas de Guatemala, 2002 (editado por J.P. Laporte, B. Arroyo, H. Escobedo y H. Mejía), pp.701-710. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

Martin, Simon

2000        At the Periphery: The Movement, Modification and Re-Use of Early Monuments in the Environs of Tikal. En The Sacred and the Profane: Architecture and Identity in the Maya Lowlands. 3rd European Maya Conference, University of Hamburg November 1998 (editado por N. Grube), pp.51-62. Verlog Anton Sarwein, Munchen.

Schele, Linda y David Freidel

1990        A Forest of Kings. Morrow, New York.

Stuart, David

2000        The Arrival of Strangers: Teotihuacan and Tollan in Classic Maya History. En Mesoamerica’s Classic Heritage (editado por D. Carrasco, L. Jones y S. Sessions), pp.465-513. University Press of Colorado, Boulder.

Taube, Karl

1988        Study of Classic Maya Scaffold Sacrifice. En Maya Iconography (editado por E. Benson y G. Griffin), pp.331-351. Princeton University Press, Princeton.

Tomasic, John y Francisco Estrada-Belli

2003        Nuevos datos del Clásico Temprano en el área de Holmul: El caso de La Sufricaya. En XVI Simposio de Investigaciones Arqueológicos de Guatemala, 2002 (editado por J.P. Laporte, B. Arroyo, H. Escobedo y H. Mejía), pp.275-280. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *