Asociación Tikal

14 El pasado Preclásico y monumental de la región de Holmul: Resultados de las temporadas de campo 2003 y 2004 en Cival, Petén – Jeremy R. Bauer, Ángel Castillo, Daniel Leonard, Mónica Antillón, Antolín Velásquez, Jennifer M. Johnson y Joel Zovar – Simposio 18, Año 2004

Descargar este artículo en formato PDF

Bauer, Jeremy R., Ángel Castillo, Daniel Leonard, Mónica Antillón, Antolín Velásquez, Jennifer M. Johnson y Joel Zovar

2005        El pasado Preclásico y monumental de la región de Holmul: Resultados de las temporadas de campo 2003 y 2004 en Cival, Petén. En XVIII Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2004 (editado por J.P. Laporte, B. Arroyo y H. Mejía), pp.194-205. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

14

EL PASADO PRECLÁSICO Y MONUMENTAL DE LA REGIÓN DE HOLMUL: RESULTADOS DE LAS TEMPORADAS DE CAMPO 2003 Y 2004 EN CIVAL, PETÉN

Jeremy R. Bauer

Ángel Castillo

Daniel Leonard

Mónica Antillón

Antolín Velásquez

Jennifer M. Johnson

Joel Zovar

Palabras clave:

Arqueología Maya, Guatemala, Petén, Holmul, Cival, ocupación Preclásica, mascarones, Conjuntos de tipo Grupo E, ofrendas en eje, ofrendas cruciformes

Una abundancia de datos se ha producido en los últimos treinta años sobre el Preclásico Maya. Las investigaciones en Cuello, Cerros, Nakbe, El Mirador y Dzibilchaltun, entre otros sitios, han alterado radicalmente nuestros conceptos anteriores sobre el desarrollo social de los Mayas y ha fomentado nuevas teorías del desarrollo de los estados incipientes en las Tierras Bajas. A pesar de estas investigaciones sobre el Preclásico, nuestro entendimiento de los procesos sociales que ocurrieron entre el Preclásico Tardío y el Clásico Temprano en las Tierras Bajas Mayas, aún no esta claro. Aunque la evidencia inicial de la arquitectura monumental y de la complejidad social asociada con El Mirador fue considerada inicialmente como una anomalía, investigaciones en lugares fuera de la Cuenca Mirador han producido datos comparables. Sin embargo, el trabajo en Cival referente al Preclásico Tardío ofrece una evidencia que contribuye a enriquecer los datos potenciales para fomentar nuevas ideas y teorías sobre la transición de una sociedad más compleja en las Tierras Bajas Mayas.

LOCALIZACIÓN Y AMBIENTE

Cival es un centro del Preclásico situado en la región de Holmul en el noreste de Petén. El centro del sitio está ubicado a 6.5 km al norte y en la parte más norteña de la misma cordillera se encuentra Holmul (Figura 1). La cordillera está orientada aproximadamente de suroeste a noreste y está limitada al occidente por el bajo Tintal, y el río Holmul y un bajo al oriente. El centro del sitio está sobre un cerro natural que se eleva 50 m sobre los bajos cercanos. Este cerro fue modificado intencionalmente para acentuar la subida a la cima del cerro y el sitio. Varios edificios ceremoniales, incluyendo el Conjunto de tipo Grupo E y el Grupo Triádico o Acrópolis ocupan la colina; la arquitectura sobre el cerro se limita a plataformas grandes con edificios y templos orientados de manera ortogonal.

Al este del cerro, la inclinación de la pendiente se nivela y el asentamiento termina al sur en una aguada o sibal, nombre con que el sitio se conoce. Al sur de esta aguada está un sitio más pequeño, que probablemente se fecha para el Preclásico (Figura 2). Al este y norte, el terreno se nivela y el asentamiento termina en los grandes bajos y lagunas estacionales creadas por el río Holmul durante la estación seca. Al oeste, el asentamiento continúa por lo menos 1 km hacia fuera del centro del sitio. Además existe un muro defensivo de 1 m de ancho que rodea la mayor parte del centro del sitio y sigue los bordes más escarpados del cerro (Figura 1).

Cival ha sido el enfoque de investigación del Proyecto Arqueológico de Holmul de la Universidad de Vanderbilt desde el año 2001. Sin embargo, Raymond Merwin visitó el sitio cuando trabajó en Holmul en 1911, y en 1984 Ian Graham realizó un mapa. El reconocimiento de Cival por el nuevo proyecto comenzó con el propósito de determinar la relación y su ubicación temporal con respecto a Holmul. Esto fue logrado inicialmente con el mapeo de las plazas adicionales y del área residencial circundante. Estas investigaciones descubrieron de nuevo la Estela 2 (Figura 3; la que fue fotografiada originalmente por Merwin en 1911), y registró varios monumentos y grupos arquitectónicos adicionales, que cubren un área dos veces más grande que el área central mapeada por Graham. Sin embargo, hasta el 2003 ninguna excavación significativa fue llevada a cabo en Cival, aunque varias trincheras de saqueo fueron examinadas, incluyendo una en la Estructura 5 localizada sobre el Grupo Triádico (Estrada-Belli et al. 2003a, 2003b).

Para lograr una mejor compresión de su historia, en los años 2003 y 2004 se iniciaron las excavaciones en estructuras y en monumentos de Cival (Estrada-Belli et al. 2003a, 2003b, 2003c). Específicamente, la plaza principal que formaba un Conjunto de tipo Grupo E y el monumental Grupo Triádico fueron propuestos como áreas de excavación intensiva. La investigación de su arquitectura se inició con la documentación, fotografía y rescate de numerosas trincheras de saqueo. Otras excavaciones examinaron los monumentos para determinar su fecha, y con otro pozo de sondeo se investigó el muro defensivo (Figura 4). Estas excavaciones produjeron una secuencia inusualmente densa del desarrollo arquitectónico y de las ofrendas rituales que comenzaron al fin del Preclásico Medio y continuó hasta el final del Preclásico Tardío, es decir, el Preclásico Tardío Terminal (en adelante, solamente Preclásico Terminal).

Figura 1 Mapa del centro de Cival (dibujo de Marc A. Wolf, Kristen Gardella y Francisco Estrada-Belli, con base en el mapa original de Ian Graham)

Figura 2 Mapa del pequeño sitio ubicado al sur del sitio de Cival (dibujo de Francisco Estrada-Belli y Colin Watters)

Figura 3 Estela 2 de Cival (dibujo de Nikolai Grube)

Figura 4 Mapa de Cival mostrando las excavaciones realizadas en 2003 y 2004

EXCAVACIONES EN EL CONJUNTO DE TIPO GRUPO E (ESTRUCTURAS 7 Y 12)

El Grupo E de Cival consiste de una pirámide localizada al oeste (Estructura 9), de 17 m de alto y una plataforma al este (Estructura 7), que mide 129 m de largo y 3 m de alto, sobre la cual se asienta una pirámide central (Estructura 12; Figuras 1 y 4). Al oeste de la Estructura 12, Nikolai Grube re-descubrió a la Estela 2 que ya no estaba en su lugar original (antes Estela 1, véase Mathews 1985; Figura 3). Grube (Estrada-Belli et al. 2003a, 2003b), fechó la estela estilísticamente para la primera parte del Preclásico Tardío, por lo que se realizó una excavación para determinar el lugar de origen.

También, una trinchera de saqueo que penetró la fachada occidental de la Estructura 12 permitió establecer las fases de la arquitectura y los pisos de plaza. La limpieza de la trinchera de saqueo y la excavación de la plaza frente a la Estructura 12 comenzaron en el 2003 bajo la supervisión de Molly Morgan, y continuaron en el 2004 bajo la supervisión de Jeremy Bauer. Estas excavaciones revelaron una pirámide central con una secuencia de por lo menos seis fases de construcción mayor y una serie de remodelaciones y demoliciones en conjunto con los numerosos pisos de plaza. La secuencia de las fases aún está bajo consideración, pero de los datos iniciales puede postularse una secuencia. La construcción comenzó a finales del Preclásico Medio, con la creación de una plaza y de una estructura artificial sobre una colina natural de roca. Para hacer esto, toda la tierra vegetal, ocupacional y el material de construcción fue removida de un área de 100 x 100 m, sobre la cual se construye al Conjunto de tipo Grupo E, con un área útil de plaza de 70 x 70 m. Al lado oriental de la plaza fue habilitada una estructura de 2.40 m de alto, una pirámide o plataforma larga con escaleras hacia el oeste. Después de la construcción de esta plataforma, el primer escondite u ofrenda fue enterrado en la base de la Estructura 12 (véase la discusión abajo).

Las actividades de construcción en las Estructuras 7 y 12 continuaron hasta el Preclásico Terminal e incluyeron numerosos eventos de demolición y construcción. Como se mencionó, la secuencia aún está bajo consideración, pero se determinó que la estructura piramidal central (Estructura 12), mantuvo la misma forma básica a través del periodo Preclásico Terminal. Esta estructura es una plataforma simple escalonada con escaleras en la fachada oeste, y terrazas en el lado este. En la penúltima fase, la Estructura 12 consistió en un templo de 5 m de alto con una escalera remetida, con evidencia de mascarones de estuco modelado que flanqueaban la escalinata. La penúltima fase fue construida en el apogeo de la actividad de construcción de Cival y – basados en técnicas similares de construcción – ésta fue probablemente coincidente con la construcción de la plataforma del Grupo Triádico. En base a datos cerámicos de la fase final, parece que fue construida en el Preclásico Terminal.

Por lo tanto, la Estructura Este del Conjunto de tipo Grupo E de Cival fue construida a finales del Preclásico Medio, y su uso y modificación continuó hasta la última fase del Preclásico Terminal, después de que la modificación del Grupo Triádico había cesado. Las técnicas de construcción usadas en la fase final de la Estructura 12 exhiben una falta de sofisticación que no es evidente en las fases anteriores. Para entonces, ya no hubo evidencia de estuco en la fachada de las terrazas y los bloques cortados muestran un contraste rígido, comparados con los bloques uniformes usados anteriormente en la construcción de las escaleras del Grupo Triádico. De acuerdo con las excavaciones en la Estructura Este y la Pirámide Oeste del Conjunto de tipo Grupo E de Cival, es obvio que las últimas fases de construcción fueron hechas por gente con menos experiencia que las anteriores.

ESCONDITES Y MONUMENTOS DE LA PLAZA

En la base occidental de la Estructura 12, una secuencia de ofrendas rituales fue encontrada a lo largo de su línea central. Cada una de las ofrendas fue dedicada a varios monumentos, algunos de los cuales fueron removidos en la antigüedad. La más temprana de estas ofrendas se fecha para el final del Preclásico Medio (600-400 AC), y el más reciente parece fechar para finales del Preclásico Tardío (400 AC – 250 DC).

El escondite más temprano fue descubierto en el 2003, en la base de la primera fase de la Estructura 12, a lo largo del eje central y colocado debajo del piso hecho en la roca madre. Este corte fue hecho después de la versión de la Estructura 12 original, es decir que fue tallada en la roca madre. El corte para la ofrenda fue hecho en forma de una cruz kan con dimensiones de 2.20 m de largo por 2.50 m de ancho y 1.30 m de profundidad, orientado a los puntos cardinales (Figura 5). Dentro del corte se encontró un rico depósito de artefactos: cuatro ollas grandes de 0.45 m de diámetro fueron colocadas en cada uno de los puntos del corte cruciforme, con una quinta olla al centro. Las vasijas son diagnósticas del Preclásico Medio (Juventud Rojo, Chunhinta Negro y Desprecio Inciso), y el disco parece ser diagnóstico del Preclásico. Esto daría una fecha probable cerca del 450-350 AC.

Debajo de la olla central se encontraron cinco hachas dispuestas verticalmente que también conformaron un patrón cruciforme. Las hachas central y occidental fueron hechas de jade azul, mientras que las otras son de jade verde. Las hachas estaban rodeadas por 114 guijarros de jade verde y azul, dispersos. Al este de las vasijas y sobre un nivel superior dentro del mismo corte, fue encontrado un disco circular de cerámica. En el centro del escondite había un agujero para poste, indicando que el escondite fue dedicado a un poste de madera. Un piso grueso del estuco cubre la ofrenda.

El escondite cruciforme de Cival es una representación clara del cosmos en Mesoamérica, también es evidente un escondite del Preclásico Medio de Ceibal (Smith 1982), y otros escondites de jade de la región Olmeca (Lowe 1989). La forma del corte cruciforme enmarca la reconstrucción simbólica del concepto del universo Maya. Dentro de la cruz, las ollas grandes representan el agua, al igual que pequeños guijarros de jade azul y verde encontrados dispersos alrededor de la base de la ofrenda. Las hachas verticales parecen simbolizar el maíz creciente (Taube 1995; Schele 1992). Para los Mayas, el color verde simbolizó el centro conceptual del universo (Stross 1985). No es una sorpresa que el centro del escondite haya estado ocupado por una ofrenda rica de jade. El agujero para poste encontrado en el piso que cubre el escondite, indica una relación simbólica entre los jades, las plantas de maíz y un árbol central del mundo. En este caso, el poste que había estado originalmente en el escondite, muestra el simbolismo del árbol del mundo, con asociaciones más fuertes a la planta creciente del maíz que al árbol de Ceiba. Su colocación en el eje central de la Plataforma Este, es decir en el eje equinoccial del conjunto, también liga el escondite a los rituales del Dios Sol, basados en el ciclo agrícola de los Mayas. Sin duda, el disco de cerámica encontrado al lado este del escondite parece representar al Sol de la aurora, basado en las características de observación solar conocidas del Grupo E de Uaxactun (Ricketson 1928; Aveni y Hartung 1989; Aveni et al. 2003). Se cree que la presencia de este disco de cerámica rojo apoya la idea de que el Grupo E y este escondite fueron utilizados en conmemoración a la observación celestial. El escondite probablemente fue dedicado a la adoración de los Dioses del Maíz y del Sol y su correlación dentro del ciclo agrícola, según lo sugerido por Laporte (1999).

Figura 5 Planta (arriba), y perfil (abajo), del corte del escondite cruciforme (dibujo de Jeremy Bauer)

Entre este escondite y el siguiente en la base de la Estructura 12, hay varias fases arquitectónicas. Después de que se sellara el piso de la plaza y el escondite cruciforme, una plataforma pequeña fue construida en la base de la Estructura 12. Esta plataforma baja tuvo al menos cinco fases de remodelación antes que otro rasgo fuera dedicado. En la segunda fase de la acción ritual, un monumento grande fue dedicado en la base de la Estructura 12. Por el tamaño de la espiga posiblemente se trató de una estela; sin embargo, la porción superior fue retirada posiblemente con un ritual en la antigüedad. Se puede decir poco sobre el significado del monumento, aunque posiblemente tuvo algún relieve. Los restos del monumento fueron utilizados más tarde en la construcción de la base de la Estructura 12, mientras que el área entre ésta y la plataforma baja fue nivelada con varias remodelaciones de piso.

Mediante el corte de los pisos se encontró la tercera ofrenda. Este escondite incluyó una olla pequeña del grupo Flor Crema, los restos fragmentados de una olla Sierra Rojo, dos fragmentos pequeños de jade, una concha marina, y un fragmento de hematites. Esta ofrenda parece haber sido dedicada a un poste de madera, como en el escondite cruciforme antes mencionado.

Nuevamente el piso de la plaza fue cortado, es decir, presenta dos cortes y escondites probablemente relacionados con una estela y un altar. Cortando el piso que originalmente cubrió la ofrenda con la olla del tipo Flor Crema, se encontró un corte para una estela en la roca madre que tenía 1.80 m de largo, 0.90 m de ancho y 0.75 m de profundidad. En el centro del corte se encontró un arreglo de piedras que formaron un vacío central. Estas parecen haber servido para apoyar una estela que fue removida por los antiguos. El corte para el monumento es bastante grande, posiblemente para la Estela 2 de Cival; sin embargo, no hay evidencia definida que relacione la Estela 2 con el corte, excepto por el hecho de que fue encontrada inmediatamente sobre el corte.

Dada la fecha estilística temprana y la tendencia para la erección de estelas en los Conjuntos de tipo Grupo E (Laporte 1999), parece ser que su localización original más plausible es la fachada occidental de la Plataforma Este del conjunto, debajo de las piedras que posiblemente apoyaban la estela, donde se detectó un escondite con una tapadera de piedra. El corte fue hecho en la roca madre, en donde se encontró un cuenco del tipo Sierra Rojo, colocado sobre dos conchas marinas bivalvas que encapsularon un disco perforado de concha, un tubo de jade, un fragmento de hematites y polvo de cinabrio.

En base a la estratigrafía se presume que un corte cercano estuvo asociado a una estela. El mismo se localiza al oeste de la estela. En los niveles superiores del corte se encontró la espiga de un monumento, la que parece ser el resto de un altar truncado. Debajo de la espiga erosionada del monumento se encontraron cuatro vasijas cilíndricas, con cuatro cuencos como tapaderas. Las vasijas fueron arregladas en un patrón cruciforme, con un cuenco y una vasija cilíndrica en cada dirección cardinal.

ESTRUCTURA 9

En el 2004, se realizaron excavaciones en la Estructura 9 del Conjunto de tipo Grupo E supervisadas por Daniel Leonard, incluyendo varias unidades para determinar la arquitectura y la fecha de la estructura. La excavación CIV.T.12 examinó la fachada este de la estructura en busca de la escalinata. Mediante las excavaciones se observaron dos fases arquitectónicas de escalinatas, sin embargo, la fase final era apenas visible. La escalinata final de esta fase posiblemente, fue una extensión al este, de menor importancia que las ya existentes. La fecha de la última fase de construcción no es segura, pero una fecha dentro del Preclásico Terminal es probable. Debajo de los restos de la escalinata final se encontraron varias gradas que fueron construidas con bloques muy densos de piedra caliza, que miden un promedio de 0.45 m de ancho, 0.45 m de alto y 1 m de largo, así como bloques que exceden 1.50 m de largo. Las estimaciones de peso de los bloques se hicieron en base a la densidad de cada piedra, la mayoría de bloques revelan un peso medio de 350 libras cada uno y hasta 550 libras para los bloques más grandes. Un escondite de cerámica, compuesto por un cuenco del tipo Acordeón Inciso, está asociado a la base del edificio, el cual proporciona una fecha dentro del Preclásico Tardío.

La excavación CIV.T.20 hecha a lo largo del lado norte de la Estructura 9 se hizo para determinar si la estructura era radial. La escalinata se encontró directamente debajo del derrumbe, indicando que no había una fase final correspondiente a la construcción, como se encontró en el lado este. Los bloques que abarcan la escalera norte fueron construidos con una mezcla de materiales de piedra caliza, incluyendo varios bloques grandes como los del lado este.

En la parte superior de la Estructura 9, la excavación CIV.T.15 reveló una fase incompleta de la construcción final. Mediante la excavación no se encontraron los muros que se asocian al relleno grueso que cubrió la sub-estructura original (Figura 6). La fase final consistió en varios muros de contención que intersectan con tipos de mampostería como el piedrín, adoquines y bloques cortados reutilizados. Los bloques reutilizados en la mampostería se asemejan en sus dimensiones y forma a otros reportados en Cival para el fin del Preclásico Tardío.

Este tipo de bloques fue utilizado en la fase anterior debajo de la mampostería y bajo su relleno se encontró un piso bien preservado y gradas de una plataforma. La plataforma superior consistió en una cama simple de estuco que probablemente sostuvo una súper-estructura perecedera. Varias gradas hacia al este dan acceso a la fachada de la pirámide. De cualquier lado de estas escaleras fueron expuestas armaduras para posibles mascarones pequeños. Las excavaciones sugieren que la penúltima fase de la Estructura 9 de Cival es similar a la E-VII-sub de Uaxactun. De acuerdo con la observación de los marcos para mascarones que aparecieron en los niveles superiores de la pirámide, se infiere que la Estructura 9 de Cival contó con al menos ocho mascarones y posiblemente 16, los que flanqueaban las cuatro escaleras, mientras que en la parte superior y oeste de la pirámide se construyó una plataforma de 3 m de alto y sobre ésta una estructura perecedera.

Figura 6 Perfil de la Excavación CIV.T.15 en la Estructura 9 (dibujo de Daniel Leonard)

EXCAVACIONES DEL GRUPO TRIÁDICO

Además de las investigaciones en el Conjunto de tipo Grupo E, el Grupo Triádico también recibió atención significativa en las temporadas de campo de 2003 y 2004. El Grupo Triádico de Cival consiste en una plataforma de 20 m de alto, que sirve de base a un grupo de pirámides que miden 4.12 m de alto. Está situado al este del Conjunto de tipo Grupo E, y su disposición se asemeja al Grupo H de Uaxactun.

Un túnel hecho por Ángel Castillo dentro de la pirámide central o Estructura 1 del Grupo Triádico, reveló los restos de una sub-estructura de construcción bien preservada. Hasta el momento, solamente las porciones de la fachada occidental de la subestructura enterrada se han expuesto, pero los resultados de las dos temporadas de campo han sido impresionantes. En el 2003 un mascarón de estuco increíblemente bien preservado fue descubierto en la fachada del noroeste de la pirámide (Figura 7; Estrada-Belli et al. 2004). Posiblemente el edificio tenga cuatro mascarones similares a los encontrados en la Estructura 5C-2 de Cerros. Por lo que en la temporada del año 2004, un mascarón idéntico fue descubierto en la cara suroeste de la subestructura, flanqueando la escalera central remetida entre los mascarones. Ambos mascarones parecen representar imágenes del Dios del Maíz de los Mayas. Estos mascarones comparten varias características con los de Uaxactun, El Mirador y los recién descubiertos en Calakmul, sin embargo, su estilo y contenido son únicos.

Se realizó un túnel adicional debajo de los mascarones superiores con el objeto de buscar mascarones más bajos en la fachada de la sub-estructura, por lo que fue descubierta una escalinata remetida y una plataforma escalonada con cornisas en cada uno de las terrazas expuestas. En la jamba de la terraza más baja, en el lateral de las escalinatas, hay una pintura (Figura 7). La pintura parece ser una representación del Dios del Maíz en perfil. La fecha propuesta de la cerámica para la sub-estructura con mascarones es para mediados del Preclásico Tardío, no después del 100 DC.

Durante los trabajos en la Estructura 1 de Cival también se encontraron varios bloques con superficies de estuco pintado. Algunas de las imágenes pintadas parecen representar figuras humanas, mientras que otras exhiben el glifo lamat, es decir el glifo para Venus. Aunque originalmente se infiere que los bloques vinieron de la sub-estructura enterrada dentro de Estructura 1, está claro ahora que esto no fue el caso. Su lugar original posiblemente fue en una estructura central, en la cima de la escalinata del Grupo Triádico que falta, similares a los grupos triádicos conocidos del Preclásico, como en Uaxactun y El Mirador.

Figura 7 Perfil del túnel dentro de la Estructura 1 del Grupo Triádico de Cival (dibujo de Ángel Castillo)

EXCAVACIONES DEL MURO DEFENSIVO

Según lo observado, un bajo muro defensivo rodea Cival. Marc Wolf y Kristen Gardella observaron el muro en el año 2002, durante el mapeo del sitio. Aunque no es muy imponente, el muro probablemente sostuvo postes de madera como ha sido propuesto para otros sistemas de defensa, que son construcciones rápidas, tales como los encontrados en la región de Petexbatun (Demarest et al. 1997; Inomata 1997). El muro en Cival cubre la arquitectura y el cerro sobre el cual se construye el centro ceremonial. El muro también rodea casi todas las plataformas residenciales de la élite en el centro ceremonial. Durante el año 2004, Daniel Leonard supervisó una excavación pequeña en el muro defensivo, localizada directamente al sur del Conjunto de tipo Grupo E, con el propósito de dar una fecha preliminar.

La excavación de Leonard reveló que el muro fue construido rápidamente usando bloques de cualquier tipo y se sentó sobre el piso final de la Plaza Sur. El muro no conservó ninguna fachada intacta, pues se sospecha que este era simplemente ripio para apoyar postes de madera más impresionantes. Aunque la fecha para el muro aún está bajo consideración, la cerámica se asocia al Preclásico Terminal. Este punto es motivo de precaución. Aunque los datos iniciales sugieren un fechamiento para el Preclásico Terminal para el muro defensivo, los sistemas defensivos en general son difíciles de fechar, pues marcan el final de una ocupación en el sitio. Como tal, en los muros defensivos la cerámica que contiene es poca. Solamente otras excavaciones extensas en el sistema defensivo de Cival podrían aclarar la fecha del muro.

CONCLUSIONES Y FUTURAS INVESTIGACIONES

Después de cuatro temporadas de campo, un esbozo de la historia de Cival comienza a emerger referente a la naturaleza de su auge y caída repentina. Los datos indican que Cival fue ocupado a principios del Preclásico Medio. Los depósitos mezclados de basura sugieren que la ocupación pudo haber comenzado anteriormente, a finales del Preclásico Temprano, aunque hasta el momento no se han descubierto depósitos puros del final de este periodo o del Preclásico Medio.

A finales del Preclásico Medio, el centro ceremonial del sitio fue creado. La evidencia constructiva más temprana del espacio público viene de las excavaciones del Conjunto de tipo Grupo E que continuó siendo lugar público de construcción y actividad ceremonial, según lo demuestra la presencia de escondites y numerosos monumentos en la base occidental de la Estructura 12. La construcción dentro de Conjunto de tipo Grupo E estuvo en uso durante todo el Preclásico Terminal. Aunque unos tiestos del Clásico Temprano fueron descubiertos en los niveles superiores, no se encontró ningún tiesto dentro de las fases de construcción. Así, la construcción dentro de la Estructura 12 terminó en el Preclásico Terminal (200-250 DC). En la Estructura 9, la construcción comenzó en un momento indeterminado, probablemente al final del Preclásico Medio, y continuó hasta el fin del Preclásico Tardío.

Al este del Conjunto de tipo Grupo E, las primeras fases del Grupo Triádico también fueron construidas a mediados del Preclásico Tardío. En la parte superior de la Estructura 1 fueron construidos varios mascarones modelados en estuco adornando la fachada occidental de la sub-estructura. La actividad de la construcción en el Grupo Triádico terminó al fin del Preclásico Tardío (100 DC), mientras que la remodelación continuó dentro del Conjunto de tipo Grupo E occidental por casi un siglo.

El colapso de Cival, aunque no está entendido totalmente, parece haber ocurrido en el extremo terminal del Preclásico Tardío. Esto alinearía el abandono del sitio con el de otros centros de las Tierras Bajas, tales como El Mirador, Nakbe, Cerros, y el recién descubierto San Bartolo. El muro defensivo de Cival indica que esa guerra interna parece haber contribuido en parte con el colapso. Es demasiado temprano para especular sobre la causa próxima de esta guerra extensiva, sin embargo, la presencia de sistemas defensivos del Preclásico no es única a Cival. Cerros y Edzna parecen haber sido rodeados por unas fosas, El Mirador y Becan muestran sistemas defensivos monumentales del Preclásico y los sistemas defensivos de Tikal pueden fechar el final del Preclásico Tardío (Hansen 1998; Webster 1977; Puleston y Callender 1967). Los sistemas defensivos en Cival necesitan investigaciones adicionales para clarificar la sincronización del abandono del sitio y las implicaciones para nuestra comprensión de los cambios históricos, ideológicos, demográficos y socio-políticos profundos que ocurrieron al inicio del Clásico Temprano.

Se espera que el trabajo de investigación en Cival contribuya a la comprensión de cada una de las épocas más importantes y mal comprendidas de la historia Maya.

AGRADECIMIENTOS

National Geographic Foundation, Ahau Foundation, la Universidad de Vanderbilt y a FAMSI. También se agradece a ARB Corporation, Interco Tire, PIAA Corporation y WARN Industries, así como a Francisco Moro e Inma y Marco Gross.

REFERENCIAS

Aveni, Anthony F., Anne S. Dowd y Benjamin Vining

2003        Maya Calendar Reform? Evidence from Orientations of Specialized Architectural Assemblages. Latin American Antiquity 14 (2):159-178.

Aveni, Anthony F. y Horst Hartung

1989        Uaxactun, Guatemala, Group E and Similar Assemblages: An Archaeoastronomical Reconsideration. En World Archaeoastronomy (editado por Anthony Aveni), pp.441-461. Cambridge University Press, New York.

Demarest, Arthur A., Matt O’Mansky, Claudia Wooley, Dirk Van Tuernhout, Takeshi Inomata, Joel Palka, y Héctor Escobedo

1997        Classic Maya Defensive Systems and Warfare in the Petexbatun Region. Ancient Mesoamerica 8 (2):229-253.

Estrada-Belli, Francisco

2001        Maya Kingship at Holmul, Guatemala. Antiquity 75:685-6.

2002a         Anatomía de una ciudad Maya: Holmul. Resultados de nuevas investigaciones arqueológicas en 2000 y 2001. Mexicon 24 (5):107-112.

Estrada-Belli, Francisco, Nikolai. Grube, Marc Wolf, K. Gardella y C. Lozano Guerra-Librero

2003a        Preclassic Maya Monuments and Temples at Cival, Peten, Guatemala. Antiquity 77.

Estrada-Belli, Francisco, Nikolai Grube, Marc Wolf, Kristen Gardella, Claudio Lozano Guerra-Librero y Raúl Archila

2003b        News from the Holmul Hinterland: Maya Monuments and Temples at Cival, Peten, Guatemala. Mexicon 25 (2):59-61.

Estrada-Belli, F., Jeremy Bauer, Molly Morgan y Ángel Chávez

2003c        Early Maya Symbols of Kingship at Cival, Peten. Antiquity 77.

Estrada-Belli, F, Judith Valle, Chris Hewitson, Marc Wolf, Jeremy Bauer, Molly Morgan, Juan Carlos Pérez, James Doyle, Edy Barrios, Ángel Chávez y Niña Neivens

2004b        Teledetección, Patrón de Asentamiento e Historia en Holmul, Petén. En XVII Simposio de Investigaciones Arqueológicas de Guatemala, 2003 (editado por J.P. Laporte, B. Arroyo, H. Escobedo y H. Mejía), pp.73-83. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

Grube, Nikolai

2003        Monumentos jeroglíficos de Holmul, Petén, Guatemala. En XVI Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2002 (editado por J.P. Laporte, H. Escobedo, B. Arroyo y H. Mejía), pp.701-710. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

Hansen, Richard D.

1998        Continuity and Disjunction: The Pre-Classic Antecedents of Classic Maya Architecture. En Function and Meaning in Classic Maya Architecture (editado por Stephen D. Houston), pp.49-122. Dumbarton Oaks, Washington, D.C.

Inomata, Takeshi.

1997        The Last Day of a Fortified Classic Maya Center: Archaeological Investigations at Aguateca, Guatemala. Ancient Mesoamerica 8 (2):337-351.

Laporte, Juan Pedro

1999        Preclásico a Clásico en Tikal: Proceso de transformación en Mundo Perdido. En The Emergence of Lowland Maya Civilization (editado por Nikolai Grube), pp.17-34. Verlag Anton Saurwein, München.

Lowe, Gareth W.

1989        Algunas aclaraciones sobre la presencia Olmeca y Maya en el Preclásico de Chiapas. En Preclásico o Formativo: Avances y Perspectivas. Seminario de Arqueología “Dr. Ramón Piña Chan” (editado por Martha Carmona Macías), pp.363-383. Museo Nacional de Antropología, Instituto Nacional de Antropología e Historia, México.

Mathews, Peter

1985        Maya Early Classic Monuments and Inscriptions. En A Consideration of the Early Classic Period in the Maya Lowlands (editado por Gordon R. Willey y Peter Mathews), pp.5-54. Institute of Mesoamerican Studies Publication 10, State University of New York, Albany.

Puleston, Dennis E. y Donald W. Callender

1967        Defensive Earthworks at Tikal. Expedition 9:40-48.

Ricketson, Oliver

1928         Notes on Two Maya Astronomic Observatories. American Anthropologist 30:434-444.

Smith, A. Ledyard

1982         Excavations at Seibal, Department of Peten, Guatemala. Major Architecture and Caches. Peabody Museum of Archaeology and Ethnology Memoirs Volume 15, Number 1. Harvard University Press, Cambridge.

Stross, Brian

1985         Color Symbolism of a Maya Glyph: The Kan Cross. Journal of Mayan Linguistics 5 (1):73-112.

Taube, Karl A

1995         The Rain Makers: The Olmec and Their Contributions to Mesoamerican Belief and Ritual. En The Olmec World: Ritual and Rulership, pp.83-103. The Art Museum, Princeton University, Princeton.

Webster, David L.

1977         Warfare and the Evolution of Maya Civilization. En The Origins of Maya Civilization (editado por R.E.W. Adams), pp.335-71. University of New Mexico Press, Alburquerque.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *