Asociación Tikal

87 La Estructura 5C2 del Conjunto de la Serie Inicial, Chichen Itza, Yucatán: “La columnata del yugo” – José F. Osorio – Simposio 17, Año 2003

Descargar este artículo en formato PDF

Euan Canal, Gabriel

2004        La Estructura 5C2 del Conjunto de la Serie Inicial, Chichen Itza, Yucatán: “La columnata del yugo”. En XVII Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2003 (editado por J.P. Laporte, B. Arroyo, H. Escobedo y H. Mejía), pp.990-999. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

87

LA ESTRUCTURA 5C2 DEL CONJUNTO DE LA SERIE INICIAL, CHICHEN ITZA, YUCATÁN:

“LA COLUMNATA DEL YUGO”

Gabriel Euan Canul

Dentro del marco de la temática que aquí nos ocupa, destacamos el registro de cierto tipo de edificios para la conformación de un plano más completo que nos permita explicar el patrón de asentamiento de Chichen Itza de forma más integral. Las excavaciones realizadas en el Grupo de La Serie Inicial, el cual se encuentra localizado al suroeste del centro de Chichen Itza, tienen el objetivo de investigar, extensiva e intensivamente, un conjunto arquitectónico completo construido sobre un solo basamento y en el interior de un recinto delimitado por una muralla. Esto permite el análisis del grupo arquitectónico como un todo o una sola entidad, en el que se valora desde el edificio más simple, hasta el más complejo (Figura 1).

Diversos investigadores han mencionado dos diferentes estilos para la arquitectura de Chichen Itza, edificios como El Akabdzib, La Casa Colorada y El Templo de Los Tres Dinteles, han sido ubicados en un periodo temprano, identificable con un Chichen Maya Puro. Thompson (1985), sitúa este periodo en 900 DC. Por otro lado, estructuras como Los Guerreros, El Castillo y el Patio de las Mil Columnas han sido ubicados en un periodo tardío entre 1100-1200 DC y se identifica con una influencia extranjera o “tolteca”. Sin embargo recientes estudios presentan evidencia de que Chichen Itza pudo haber sido una ciudad ocupada por una nobleza cada vez más cosmopolita y con una cultura cada vez más unificada, manifestada en diversas expresiones de su arte público (Schele y Grube 1990:465-466). Así, la arqueología de Chichen Itza sugiere que varias generaciones de gobernantes construyeron edificios y esculturas públicas para conmemorar su creciente éxito en la guerra y el comercio (Thompson 1985:466).

Diversos investigadores señalan el estudio de la arquitectura como punto clave para el análisis arqueológico (Ashmore 1981; Carmean 1991; Kurjack 1974, 1993; Sabloff et al. 1983, 1985; Tourtellot 1988; Wilk y Ashmore 1988; Williams-Beck 1995), siendo el objetivo primordial del mismo la interpretación de los datos arquitectónicos para determinar áreas de actividad y funciones de las edificaciones que conforman un asentamiento. En los paneles y columnatas, así como en los murales de Chichen Itza del Clásico Tardío-Terminal, observamos que la figura de un único gobernante desaparece, dando a paso a la representación de diversos grupos de personajes que aparecen, sobre todo, en largas filas procesionales (Schele y Freidel 1999:475). Esto no solo se refleja en el arte escultórico, sino también en la percepción de los espacios arquitectónicos, dando posiblemente como resultado la construcción de edificaciones y columnatas con espacios más amplios. Algunos ejemplos representativos son las galerías como la de la Columnata Noroeste del Templo de los Guerreros y en general el Conjunto de las Mil Columnas.

Así,  “es posible, por tanto, que los grandes espacios con columnas reflejen una nueva necesidad de abrir espacios para la reunión de grupos, lo que seguramente dejó a un lado la construcción de los recintos íntimos reservados para la glorificación de un solo gobernante o de sus predecesores” (Miller 1999, citando a Freidel 1986). La revisión del plano actual de Chichen Itza muestra un gran número de estructuras con columnas, de diversas dimensiones, tanto en los grupos centrales, como en los periféricos. Algunos ejemplos de este tipo de construcción son: 3E4, 2C7, 3C12, 3D13, 3D9, 5B13, 5A1, así como la que se trata en esta ponencia (Figura 2).

Figura 1

Figura 2

Generalmente, estas estructuras presentan una forma rectangular con largas hileras de columnas, las cuales soportaban techos de mampostería o material perecedero. En la mayoría de los casos, se ha observado que estas estructuras forman parte de grupos arquitectónicos que se relacionan con el patrón: templo-altar-patio/galería, expuesto por Ruppert (1943, 1952), y Lincoln (1990). En la disposición arquitectónica del Grupo de la Serie Inicial (Figura 1), se observa que la Estructura 5C2 (Columnata del Yugo), está asociada a un edificio del tipo templo (5C4 o Templo de la Serie Inicial), a un patio/galería (5C11 o Patio-Galería de la Luna), y a un altar (5C17 o Altar de la Tortuga).

ESTRUCTURA 5C2

La Estructura 5C2 forma parte del Grupo de la Serie Inicial, ubicada en el noroeste de la plataforma como parte de la plaza principal del conjunto. Su fachada mira al sur, y de su lado este parte una pequeña sección de la muralla que remata con el lado oeste de la Puerta 2 de acceso al grupo. Al este, a escasos 15 m, se halla la Estructura de la Serie Inicial (5C4), que da nombre al grupo, seguida de un edificio del tipo patio-galería (5C11). Al fondo, en el sur, se encuentra el Palacio de los Falos (5C14), y al oeste la plaza limita con el Altar de la Tortuga (5C11). Todas estas estructuras miran hacia la plaza principal del conjunto (Figura 1).

La Estructura 5C2 presenta una planta rectangular, cuyas dimensiones son: 33.30 m de largo y 15.90 m de ancho. Es un basamento de esquinas redondeadas, con las paredes del cuerpo ligeramente inclinadas que simulan talud. En la parte superior tiene una construcción rectangular de 19.50 m de largo por 5.30 m de ancho, cuya forma en planta simula una letra “C (Figura 3). A lo largo del espacio interior se observan dos filas de columnas que debieron sostener la techumbre, tal vez de material perecedero. La primera hilera de columnas consta de un total de seis, y la segunda de siete columnas. En medio de esa primera fila se registra una pequeña construcción que en planta tiene una forma compuesta; el lado norte es de forma ovalada y el lado sur de forma cuadrangular.

Figura 3

Una amplia escalinata de acceso se desplanta por su frente sur, con huellas amplias simulando gradas, que van de 0.70 m hasta 1.20 m la más amplia, y peraltes de 0.40 m hasta 0.50 m. A ambos lados de la escalinata se observan dos cuerpos de forma cuadrangular, en un nivel más bajo que el basamento. Estos miden entre 2.20 y 2.30 m por lado. Al principio de las exploraciones se pensó que estos elementos se habían adosado al basamento, pero al excavarlos se pudo observar que fueron construidos al mismo tiempo.

PROCESO DE EXCAVACIÓN

George Vaillant realiza la primera excavación en la Estructura 5C2 en 1926 en una sección del basamento (Ruppert 1952). Una segunda intervención en esta estructura se realiza en 1999 por los arqueólogos José Osorio León y Luis Pantoja, liberando y consolidando el lado este del basamento, al habilitar parte de la muralla con la puerta de entrada No.2 que da acceso al grupo arquitectónico por la parte noreste (comunicación personal). Antes de su excavación sólo se observaba entre los escombros del derrumbe algunas alineaciones de la edificación superior, sobretodo en el extremo este y al frente del montículo. En el lado sur se pudo notar parcialmente las escalinatas. En el extremo oeste de la parte superior se observó una albarrada construida con piedras pertenecientes al edificio superior, ya que entre ellas se registran tambores de las columnas, cornisas, sillares y algunas jambas. Esta albarrada baja por la esquina suroeste y se une al derrumbe de la Estructura 5C1 por su esquina sureste. Debido a esta reutilización de piedras no se registra en la superficie del montículo ninguna columna en pie. Aunque en el reporte de Ruppert (hacia 1934), el croquis muestra la plataforma alargada y la columnata con todas las columnas en su lugar, éste no registra ni menciona la albarrada. Con todo, cabe mencionar que el plano es bastante exacto en cuanto a la forma general de la estructura.

Después de liberada la estructura en todos sus lados se tuvo más datos y detalles de la construcción y de sus elementos arquitectónicos. El frente sur, por donde se accede a la parte superior por una amplia escalinata se encontró en buen estado de conservación. Este acceso está compuesto por escalones bastante amplios. Las huellas y los peraltes de estos escalones se van reduciendo en altura y amplitud conforme van ascendiendo hacia la cima, hasta que el último se reduce a un escalón central de menores dimensiones. Los peraltes de los escalones están colocados en talud, con un desplome de aproximadamente 0.20 m a 0.25 m (Figura 4).

El basamento de la estructura se construyó con piedras un tanto burdas, según se observó en las partes aún en pie. El único elemento decorativo del basamento es la cornisa de grandes bloques que lo remata en su parte superior. Las esquinas del basamento, incluyendo la cornisa son de piedras redondeadas. Las piedras de la esquina van reduciendo su dimensión de la base hacia la parte superior, por lo cual el muro adopta cierta inclinación para dar la impresión del talud en los cuatro lados del edificio. El basamento presenta en los costados de la escalinata dos cuerpos más bajos, en forma de dados.

EXCAVACIONES ESTRATIGRÁFICAS EN 5C2

La Cala 1 se hizo con la finalidad de hacer un registro detallado del sistema constructivo del basamento de la Estructura 5C2. La cala se excavó en la parte media de la edificación, cortándola en dos secciones. La Cala 1 correspondió a la capa natural del terreno: tierra café oscura y derrumbe de la estructura, sillares, tambores de columnas y capiteles.

La Cala 2 consistió en parte del chich (gravilla en Maya Yucateco) y bah pek que alguna vez formaron la base del piso de la estructura. La Capa 3 consistió en el núcleo compuesto por piedras de mediano tamaño y tierra café. Este relleno corresponde al núcleo del basamento o del edificio. En la Capa 4 se observó un núcleo de piedras grandes, piedras pequeñas con poca tierra de color café. Este relleno constructivo corresponde al núcleo de la plataforma general del grupo. La Capa 5 consistió en tierra de color café rojiza (kancab, en Maya Yucateco), de consistencia arcillosa, anterior a la roca madre.

Figura 4

CERÁMICA

El análisis de los materiales cerámicos de la Estructura 5C2 revela altos porcentajes de la cerámica Sotuta (850-1150 DC), asociada al esplendor y la gran ocupación de Chichen Itza. Este porcentaje oscila entre un 90-95% de la cerámica actualmente analizada, lo cual es un indicador de la contemporaneidad de los rasgos culturales de los vestigios excavados tanto en el suroeste como en los del centro de Chichen Itza. El resto de horizontes cerámicos se encuentra escasamente representado entre el material analizado hasta el momento. Por tanto, inferimos que la mayor actividad en el momento de utilización de la estructura se realiza durante la ocupación Sotuta.

LOS YUGOS EN MESOAMÉRICA

Uno de los hallazgos más interesantes durante las excavaciones de la Estructura 5C2 fue el de un fragmento de yugo elaborado en piedra caliza. Los yugos son elementos tallados en piedra, generalmente volcánica, que presentan la forma de una “U”, las representaciones escultóricas en relieves, esculturas en bulto, figurillas de cerámica, etc. representan a estos elementos usados como parte de la indumentaria de los participantes del juego de pelota prehispánico (Figura 5). El yugo se ponía alrededor de la cintura para proteger y repeler la pelota, golpeándola o haciéndola rebotar contra él (Miller y Taube, 1993:193; Piña Chan, 1993:64-68; Garza 1968:2-6).

Los yugos aparecen en Mesoamérica en la época Clásica, dentro de un complejo denominado “yugos, hachas y palmas”, y su foco de difusión fue el centro de Veracruz (Garza 1968:23). El yugo es un elemento que, aunque no se sabe su función exacta, siempre está asociado al juego de pelota. Algunos autores lo describen como parte del vestuario de los jugadores o protagonistas, usado alrededor de la cintura (Miller y Taube 1993:193). Piña Chan (1993: 64-68; Piña Chan y Peña 1999) afirma que los yugos son copias de los cinturones de los jugadores de pelota, los cuales tal vez realmente se confeccionaban de materiales menos pesados que la roca, como el cuero o cortezas vegetales. Así, los acabados en piedra sólo se reproducen para ritos funerarios. La mayoría de los yugos encontrados en Veracruz están asociados a estos ritos, al igual que las palmas y hachas (Garza 1968; Bernal 1970:8-11; Gendrop 1993:147-149).

Figura 5

Shook y Marquis (1996:17-28) mencionan un tipo de yugo acanalado representado en figurillas de proveniencia desconocida, posiblemente uno de estos es de Yucatán, y representa a un dignatario vistiendo el yugo en una colección del museo de Berlín (1881). Es notable la ausencia de yugos en el este y el suroeste de Chiapas, al norte de las Tierras Bajas Mayas de Petén, Belice y en la península de Yucatán (Shook y Marquis 1996:17).

EL YUGO DE 5C2

El fragmento de yugo hallado durante la excavación de la Cala 1 en la Estructura 5C2, mide 0.20 m de largo, 0.11 m de altura y un espesor de 0.65 m. Se registró en la capa 2 del relleno constructivo de la parte superior del basamento y no se halló evidencia alguna de su colocación con algún propósito particular, más bien formaba parte del relleno constructivo de la estructura. Durante la excavación no se halló ningún otro fragmento que lo complementara. Está realizado en piedra caliza, y aproximadamente sólo representa una cuarta parte del total. Debido a que solamente tenemos un fragmento del yugo, no podemos confirmar la posición de la imagen representada en el mismo. En la cara del yugo se encuentra representado un ser zoomorfo de cuyas fauces emerge un personaje portando tocado y adornos. Podemos inferir que se trata de un hombre pájaro-serpiente, el cual es comúnmente representado en los diversos relieves de Chichen Itza. Sin embargo, tenemos la duda de si este se encuentra de perfil o de frente, ya que la parte del yugo que podría corroborar esta hipótesis no ha aparecido entre los restos excavados (Figura 6).

Figura 6

En la cara superior o canto del yugo, sobre el personaje anteriormente citado, aparece parcialmente representada la cabeza de una serpiente con las fauces abiertas, de la cual se puede observar claramente el ojo y la unión de las fauces. Dada la posición de las fauces de la serpiente, se observa que éstas coinciden con la habitual perforación de los yugos para la colocación de las palmas que complementaban la parafernalia de los jugadores de pelota.

CONCLUSIONES

La interpretación de los datos obtenidos en excavaciones y restauraciones arquitectónicas, corroboran la información obtenida de los planos o mapas levantados de los sitios arqueológicos. La aplicación de una metodología adecuada para el registro de la cultura material durante las excavaciones permite conocer la evolución de los edificios. Esto a su vez nos ofrece la posibilidad de obtener un mayor conocimiento de las técnicas constructivas y etapas arquitectónicas, que no se pueden apreciar en los recorridos de superficie, y por tanto ofrecer una visión más completa.

El análisis de la Estructura 5C2 nos permite concebir una visión espacial y temporal más amplia del Grupo de la Serie Inicial. Es muy probable que el conjunto arquitectónico se haya ido expandiendo de sur a norte, ya que la mayor parte de las estructuras en la zona norte corresponde a periodos de construcción posteriores a los de la zona sur. El análisis preliminar de la cerámica apoya esta hipótesis, la cual se puede aplicar a otras estructuras de esta área que presentan también un alto porcentaje de utilización de cerámica tardía.

Uno de los hallazgos destacables durante el proceso de excavación fue la del yugo, el cual a pesar de aparecer representado en diversos relieves, especialmente en el Juego de Pelota, no había sido registrado con anterioridad en el sitio. En este trabajo se ha expuesto el proceso de excavación y sus resultados, de ellos podemos inferir que la Estructura 5C2 forma parte de la ampliación del Grupo de la Serie Inicial llevado a cabo por los moradores en su afán de modificar el espacio ritual del sitio.

Por tanto, y como conclusión final, mencionar que utilizar una correcta metodología en el estudio arquitectónico de un sitio, nos permite inferir no sólo la evolución arquitectónica del mismo, sino también los cambios políticos y socio-culturales que acontecen.

REFERENCIAS

Ashmore, Wendy y Richard Wilk

1988   Household and Community in the Mesoamerican Past. University Of New Mexico Press,  Albuquerque, New Mexico.

Carmean, Kelly

1989        The Ancient Households of Sayil: A Study Of Wealth in Terminal Classic Maya Society. Tesis Doctoral, University Of Pittsburgh, Pennsylvania.

Coggins, Clemency y Orrin C. Shane

1989        El Cenote de los Sacrificios: Tesoros Mayas extraídos del Cenote Sagrado de Chichen Itza. Fondo De Cultura Económica, México.

Gendrop, Paul

1993        Arte Prehispánico en Mesoamérica. Editorial Trillas, México.

Kurjack, Edward

1974        Prehistoric Lowland Maya Community and Social Organization: A Case Study at Dzibilchaltun, Yucatan, Mexico. Middle american Research Institute, Pub.38. Tulane University, New Orleans.

Lincoln, Charles

1989        Ethnicity and Social Organization at Chichen Itza, Yucatan, Mexico. Tesis Doctoral, Harvard University, Cambridge.

Marquina, Ignacio

1981        Arquitectura Prehispánica. Edición SEP/INAH, México.

Piña Chan, Román y Patricia Castillo

1999        Tajín. Fondo de Cultura Económica, México.

Miller, Mary y Karl Taube

1993        An Illustrated Dictionary of the Gods and Symbols of Ancient Mexico and the Maya. Thames and Hudson, London.

Miller, Virginia

2001        La escultura en el Área Maya Norte durante el Clásico Terminal: Del reino al multepal. En Yucatán a través de los siglos. Memoria del 49 Congreso Internacional de Americanistas. Quito, Ecuador, 1997 (editado por Ruth Gubler y Patricia Martel). Universidad Autónoma de Yucatán, Mérida.

Ruppert, Karl

1943        The Mercado, Chichen Itza, Yucatan, Mexico. Carnegie Institution of Washington. Pub.546. Contrib.43, Washington, D.C.

1952        Chichen Itza: Architectural Notes and Plans. Publication 595, Carnegie Institution of Washington, Washington, D.C.

Schele, Linda y David Freidel

1999        Una selva de reyes. Fondo de Cultura Económica, México.

Schmidt, Peter

1981        Chichen Itza, apuntes para el estudio del patrón de asentamiento. En Memorias del Primer Congreso Interno del CRSINAH 1979, México.

Tourtellot, Gair

1988        Developmental Cycles of Households at Seibal. En Household and Communiy in the Mesoamerican Past, University of New Mexico Press, Albuquerque, New Mexico.

Williams-Beck, Lorraine A.

1988        El dominio de los Batabob. El área Puuc Occidental Campechana. Universidad Autónoma de Campeche, Campeche

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *