Asociación Tikal

18 Nuevos hallazgos en la Casa de Las Golondrinas, un sitio con arte rupestre en las Tierras Altas Centrales de Guatemala – Eugenia Robinson, Marlen Garnica, Dorothy Freidel, Geoffrey Braswell y Soraya Carr – Simposio 17, Año 2003

Descargar este artículo en formato PDF

Robinson, Eugenia, Marlen Garnica, Dorothy Freidel, Geoffrey Braswell y Soraya Carr

2004        Nuevos hallazgos en la Casa de Las Golondrinas, un sitio con arte rupestre en las Tierras Altas Centrales de Guatemala.  En XVII Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2003 (editado por J.P. Laporte, B. Arroyo, H. Escobedo y H. Mejía), pp.165-172. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

18

NUEVOS HALLAZGOS EN LA CASA DE LAS GOLONDRINAS,

UN SITIO CON ARTE RUPESTRE EN LAS

TIERRAS ALTAS CENTRALES DE GUATEMALA

Eugenia Robinson

Marlen Garnica

Dorothy Freidel

Geoffrey Braswell

Soraya Carr

Desde el año 2000, el Proyecto Arqueológico del Área Kaqchikel, ha realizado investigaciones en la Casa de las Golondrinas (se han realizado las investigaciones con fondos provenientes de varias instituciones especialmente de la Sociedad de Geografía Nacional). La Casa de las Golondrinas es un sitio grande con pinturas sobre roca, localizado al sur del Valle de Panchoy, al oeste de Ciudad Vieja donde hasta la fecha se han inventariado aproximadamente 200 pinturas. Al igual que otros sitios con arte en roca, este se localiza cercano a fuentes de agua, al norte el Río Guacalate y en la base del abrigo de roca brotan cuatro manantiales (Figuras 1 y 2).

El pensamiento de la gente en Mesoamérica con relación a las cuevas, según Brady, es que a menudo los arroyos dentro de ellas son las entradas a las montañas y simbólicamente unen la tierra y los elementos del agua. A lo largo de las cumbres de las montañas se localizan los santuarios más importantes de Mesoamérica.

Los lugares donde emerge el agua son similares a cuevas, además representan la parte femenina, la creación y la fertilidad, la devoción a las deidades, quienes controlan estos aspectos de la vida. Algún ritual relacionado a este tema pudo haberse realizado en Las Golondrinas. Aunque el sitio es un abrigo rocoso y no una cueva, el simbolismo de la imaginería local es la misma que en otras cuevas en el área Maya, según Andrea Stone (1995).

Nuestra interpretación del sitio es que durante el Postclásico Tardío (1400-1524 DC), y posiblemente durante los inicios del periodo Colonial, este fue un relicario natural al agua (Robinson y Ware 2000). Las pinturas y figuras en el sitio expresan una devoción a la creación expresada por imágenes de sol naciente, y abundante fauna y flora. Un depósito ritual localizado en el 2000 sostiene la interpretación de que este era un centro ceremonial. La localización de otro tipo de depósitos sugiere además que en el sitio se realizaron otro tipo de actividades, tales como: puntas de obsidiana que posiblemente sirvieron para cacería; fragmentos de cuencos, comales, artefactos de lítica y restos de fauna indicando que en el abrigo pudo realizarse la preparación de alimentos. Los objetivos del proyecto han sido recuperar la evidencia suficiente para determinar si el sitio funcionó como centro ritual y simultáneamente como campamento temporal de cazadores.

MÉTODOS DE INVESTIGACIÓN

Las investigaciones se han enfocado en aproximarse lo más posible para hacer el mejor registro y comprender el arte rupestre en las Tierras Altas de Guatemala. Hemos usado los métodos convencionales para el registro de las pinturas, realizando dibujos a escala, y registro fotográfico y su distribución en la pared de roca. Muchas de las pinturas se localizan a 6 m sobre la superficie del suelo y son accesibles por su posición, con escaleras y un andamio portátil. Algunas están a 25 m y debieron ser pintadas por suspensión, pues allí no hay un punto donde sostenerse o asirse para que el artista este estable. Otras pinturas están colocadas en grietas altas y en lugares inclinados dificultando el acceso a ellas. Hemos seguido el registro de las pinturas con fotografía pero debido a que las pinturas están erosionadas y obscuras por el crecimiento de líquenes, se han aplicado las técnicas más productivas para este estudio con luz natural en diversos momentos y se han realizado dibujos a escala más que calcos.

Figura 1

Figura 2

        Gene Ware, con fondos de la Fundación para el Avance de los Estudios Mesoamericanos (FAMSI), realizó el registro de las pinturas con el proceso de imágenes multi-espectrales, consistiendo en definir las diferentes fórmulas de pintura que son visibles con ondas de luz.

Las exploraciones arqueológicas del sitio se han realizado con fondos de la Sociedad de Geografía Nacional, proveídos en su oportunidad para analizar la relación entre las imágenes y la conducta que se guarda en la distribución de artefactos y los rasgos. Soraya Carr analizó los huesos de animales y Geoffrey Braswell ha revisado la lítica.

Las excavaciones han descubierto un fechamiento cronológico y la cerámica, muestra que el sitio ha tenido actividad desde alrededor de 1000 AC hasta el periodo Postclásico cerca de 1500 DC.

Tres fechas de radiocarbono muestran actividad en los periodos Preclásico Tardío y Postclásico. El fechamiento temprano procede de los niveles profundos de la excavación, el segundo fechamiento fue designado para confirmar el anterior pero proveyó en su lugar una fecha del Postclásico Temprano. El último fechamiento proviene de 0.20 m debajo de la ofrenda depositada en el Postclásico Tardío.

TABLA DE FECHAMIENTOS

cerámica

Fecha

Fecha de Radiocarbono

Protohistórica

1300-1500 DC

Cal 1210-1300 (95% Probabilidad DC

Cal 980-1210 (95% Probabilidad) DC

Clásica

300-900 DC

Preclásica

1000 AC-300DC

Cal 340-320 AC y

Cal 210 AC-60 DC (95% Probabilidad) DC

A pesar de la información arqueológica, la mayoría de las imágenes permanece con fechamiento incierto. Es difícil definir analogías estilísticas porque la mayoría son motivos simples sobre las paredes. Para establecer la contemporaneidad de los motivos y estilos hay fondos para fechamientos de radiocarbono de las pinturas con AMS, este proceso se realizará en colaboración con el Dr. Marvin Rowe.

LA OBSIDIANA

Braswell revisó las puntas de proyectil obtenidas en las excavaciones, observando algunos detalles interesantes e identificó puntas de proyectil y navajas bifaciales. Ocho de los nueve artefactos examinados fueron fechados por su estilo o la cerámica asociada.

Braswell considera que cuatro de los artefactos son puntas de proyectil y con seguridad pueden fecharse para el periodo Postclásico. Estas incluyen tres puntas pequeñas, probablemente tipo atlatl, hechas de navajas prismáticas. Las puntas de navajas prismáticas no se manufacturaron en las Tierras Altas Centrales de Guatemala, sino hasta después de 800 DC y probablemente no más temprano de 1000 AC. Cuatro puntas probablemente estuvieron expuestas a lo largo de una lanza cuyo tipo de punta con bordes paralelos es típico del Postclásico Tardío. Las otras cuatro puntas se pueden fechar para el periodo Clásico por su forma y la cerámica asociada.

Se puede considerar que la presencia de estas puntas de proyectil en el abrigo rocoso indica que algún tipo de función paralela se estaba efectuando en el lugar, dado que este tipo de punta se localiza en contextos habitacionales en las Tierras Altas Centrales para el periodo Clásico. Posiblemente servía como campamento temporal de cazadores y eso explicaría la presencia de las puntas de proyectil.

HUESOS DE ANIMALES

La interpretación de Soraya Carr sobre los huesos de animales es que en muchas partes del sitio los mismos han sido removidos por roedores, pero pudo observar huesos de fauna local en su mayoría. En los estratos profundos asociados con la ocupación Preclásica, había una mayor presencia de huesos de venado de cola blanca. En lo que respecta a fauna importada o exótica considera que la misma se reduce a dos conchas tipo olivella y un hueso de pavo, aunque este último pudo existir en contexto habitacional local de forma domesticada.

INTERPRETACIONES

Con la mayoría de registros completos, estamos ahora en el proceso de interpretar estas pinturas. Chippendale (2001) ha resumido el arte en las rocas dentro de rangos mundiales que pueden ser interpretados como dibujos humorísticos. Entonces, las escenas mundiales reales trabajadas completamente durante horas, son pérdida de tiempo o una representación de las visiones de los chamanes. ¿Cómo hacemos los investigadores de Mesoamérica para interpretar estas imágenes realizadas en lugares sagrados?

En Las Golondrinas hay fauna acuática y terrestre, algunos de esos se muestran planos (de frente), y estilizados pero con suficientes detalles para ser identificados, los más comunes como cangrejos, mariposas y ranas son bastante fáciles de identificar. Están en las paredes y podrían indicar que estos existieron en el lugar o podrían representar comida disponible. La pregunta a estas imágenes gráficas ¿tiene una interpretación literal o simbólica? Las ranas son las que anuncian la lluvia en las creencias nativas y tiene una fuerte asociación con la luna y el agua en la iconografía Mesoamericana. Tal vez las otras imágenes de fauna pueden tener también significado importante.

Unas pocas pinturas de animales están arregladas, dando la impresión de que se contaba una historia o un tema distintivo que pudo describirse en las pinturas (Figura 3). Figuras antropomorfas y manos son las que siguen en la frecuencia de los motivos del sitio. Algunas son figuras rellenas en posición de acción y que aparentemente son un grupo de danzantes o sólo muestran un detalle individual de disfraces. Dos áreas del sitio presentan imaginería concerniente al poder de las fuerzas de la naturaleza distribuidas entre el sol naciente y el agua.

Figura 3

        En el área C hay un agujero circular de 4 pulgadas de diámetro, que probablemente es un observatorio orientado este-oeste, excavado en la roca y que la perfora de lado a lado, proyectándose más o menos a 2.30 m de altura. Cercano al observatorio, en un área de difícil acceso y en una parte bastante elevada, hay 36 imágenes que incluyen ranas, plantas y otra imaginería espiritual de caras simples. Imágenes de soles y un ave descendente están alineadas a lo largo de la pared oeste, perpendicular al observatorio, esto sugiere que las imágenes marcan la posición del sol o posiblemente otro fenómeno astronómico.

El ángulo entre las imágenes del sol y el observatorio son aproximadamente de 100 y 110º, indicando que estas imágenes marcan fechas después del equinoccio del 21 de Septiembre, alrededor del 21 de octubre y 21 de noviembre indicando un enfoque en la posición del sol en su aspecto meridional (sur), momento cuando en las creencias nativas el sol está muriendo.

La imagen de un ave descendiendo localizada en la pared perpendicular al observatorio refuerza la interpretación que hace Milbrath (1999), sobre que tanto águilas o pájaros humanos en el pensamiento precolombino representan al sol y pueden ser que esta imagen tenga esa función. Los Mayas Kaqchikel contemporáneos creen que las aves que vuelan de norte a sur marcan con su migración el final de la estación de lluvia a finales de Octubre.

En las secciones previas hicimos un intento para presentar un breve panorama del sitio y resaltar la importancia simbólica de los motivos. Pero hay otro conjunto de símbolos localizados en el área B del sitio con elementos que testifican la importancia de este lugar con arte rupestre en el mundo mesoamericano. En el área B domina la iconografía de la elite mexicana del Postclásico Tardío. Pendiente sobre el sitio se observa una figura similar al glifo 12 Serpiente de Fuego, Xiuhcoatl, un signo de día en los calendarios Zapoteca y de Xochicalco, así como 8 Pedernal, un portador de año de los más representados en el fechamiento del establecimiento de un nuevo sistema de creencias elitistas (Figura 4).

Estas creencias incorporadas en el Postclásico Tardío eran un estilo internacionalizado, un conjunto de motivos completamente del Centro de México. Un refinamiento del estilo Mixteca-Puebla. La síntesis de Smith (comunicación personal 2003), muestra la distribución de estos rasgos, la Serpiente de Fuego o Xiuhcoatl relacionada con el sol como la defensa llevada por Huitzilopochtli; el pedernal, el sol y la luna es una asociación común en los motivos de este grupo.

El conjunto de símbolos presentes de México Central es únicamente una variante de estilo en las Tierras Altas Centrales de Guatemala y México. Al relacionar el glifo 8 Pedernal con el calendario Cristiano concuerdan con seis fechas dentro de un rango de tiempo que inicia en 1240 (1292, 1344, 1396), con 1448 o lo más probable 1500 (Caso 1971). Debajo de la pintura con representación mexicana hay evidencia de actividad ritual. En el suelo debajo de esta pintura (Figura 4), hay capas de plantas a 0.60 m de profundidad, alternadas con capas de tierra quemada y ceniza volcánica. En una línea de dispersión se localizó una vasija del Postclásico Tardío del tipo Balanya Micáceo. Esta consiste en una vasija de color ante usada para almacenar o contener líquidos. Dentro de la vasija se encontraron implementos para tejer, 18 malacates hechos de semillas, siete fragmentos de husos de madera, algunos de ellos aún insertos dentro de alguno de los malacates, un cuenco grande de calabaza con tela adherida y dos cuencos pequeños. Dos huesos trabajados, uno de pavo y el otro de garza, una navaja sin uso de obsidiana de Ixtepeque. Fuera de la vasija, pero a su lado, había una punta de obsidiana con cal.

Los implementos de tejido están asociados con el trabajo de las mujeres que hacen textiles, lo que sugiere que tal vez este depósito fue hecho por el deceso de una mujer o para hacer una ofrenda a la diosa de la luna asociada con el agua y la fertilidad. La conservación del material vegetal en el suelo seco debajo de la saliente de roca es verdaderamente notable para el contexto mesoamericano. Ramas y plantas con las hojas intactas están alternadas con capas de tierra quemada y ceniza volcánica. Estas capas cruzan 13 m del sitio y debajo de las pinturas con simbolismo mexicano, una formada de las fauces de una serpiente y las garras de un águila, y la otra una serpiente emplumada. Podemos especular que fue una ceremonia importante que se realizó allí y pudo ser la de Fuego Nuevo. Un ritual de renovación pudo ocurrir en el lugar para el inicio del periodo de 52 años. Se tiene la presencia de restos de comales en todos los niveles, lo que indica que en el lugar se preparó comida.

Figura 4

        ¿Cómo hizo la elite para elegir este sitio y pintar glifos de poder mexicanos, con imágenes de cuchillo de sacrificio, Serpiente de Fuego y Serpiente Emplumada? La respuesta se orienta hacia la convergencia del simbolismo del sitio. Hemos discutido que los símbolos del sitio se relacionan con el sol, la fertilidad, la vida y la creación. El símbolo mexicano de fuego es una referencia al sol y el agua, que une las fuerzas reconocidas y expresadas por los Kaqchikel locales practicando con una nueva red de motivos. La introducción de los símbolos Mexicanos más bien ocurrió fuera de orden que incluye este sitio sagrado con arte en las rocas, y que pudo ser una esfera de interacción intelectual y religiosa que existió en el Postclásico.

Las investigaciones continuarán en el sitio en el futuro para comprender la cronología de las pinturas y así poder complementar el conocimiento de la evolución de las representaciones y la ideología en este lugar de las Tierras Altas.

REFERENCIAS

Brady, James

1997        Settlement Configuration and Cosmology. American Anthropologist 99 (3):602-618.

Chippindale, Christopher

2001        Studing Ancient Pictures as Pictures. En Handbook of Rock Art Research (editado por David S. Whitley), pp.247-272. AltaMira Press.

Milbrath, Susan

1999        Star Gods of the Maya. University of Texas Press, Austin.

Robinson, Eugenia y Gene Ware

2001        Multiespectral Imaging of La Casa de Las Golondrinas Rock Paintings. Reporte entregado a la Foundation for the Advancement of Mesoamerican Studies.

Stone, Andrea

1995        Images from the Underwold: Naj Tunich and Tradition of Maya Cave Painting. University of Texas Press, Austin.

1999        Postclassic Mesoamerican Rock Art in Historical Contex. Ponencia presentada en el Congreso Internacional de Arte Rupestre.

Ware, Gene A., Douglas M. Chabries, Richard W. Christiansen y Curtis E. Martin

2000a        Multiespectral Document Enhancement: Ancient Carbonized Scrolls. Proceeding IEEE 2000 International Geoscience and Remote Sensing         Symposium. VI: 2486-2488.

Ware, Gene A. y Javier Urcid

2000        Archaeological Applications of Computer Imaging: More on the Nuine Inscriptions at the Ndaxagua. Ponencia, 65 Reunión Anual, Society for American Archaeology, Philadelphia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *