Asociación Tikal

90 Análisis de una estructura de tipo palacio en Siho, Yucatán – Lilia Fernández Souza, Rafael Cobos y Marisa Vásquez de Ágredos – Simposio 16, Año 2002

Descargar este artículo en formato PDF

Fernández Souza, Lilia, Rafael Cobos y María Luisa Vázquez de Ágredos

2003         Análisis de una estructura de tipo palacio en Siho, Yucatán. En XVI Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2002 (editado por J.P. Laporte, B. Arroyo, H. Escobedo y H. Mejía), pp.1016-1022. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

90

ANÁLISIS DE UNA ESTRUCTURA DE TIPO PALACIO

EN SIHO, YUCATÁN

Lilia Fernández Souza

Rafael Cobos

María Luisa Vázquez de Ágredos

El sitio prehispánico de Siho se encuentra ubicado en el suroeste de Yucatán y ha sido registrado con las coordenadas 15Q YN950681 (Garza y Kurjack 1980:88). Durante los meses de abril a julio de 2001 fue llevada a cabo la excavación horizontal de la Estructura 5D16. Este edificio presenta crujías alargadas, tal como las llamadas estructuras “tipo palacio” que han sido propuestas como edificios de habitación de alto rango; su excavación implicaba una aproximación a los vestigios materiales que fueron resultado de las actividades y el uso del espacio doméstico de los antiguos habitantes de Siho.

Tomando en cuenta las funciones de los grupos domésticos, diversos autores han planteado criterios que permiten reconocer los antiguos lugares de habitación en el contexto arqueológico: vestigios materiales tales como hornos o fogones, piedras y manos de moler, grandes cantidades de cerámica utilitaria de servicio y de almacenamiento, herramientas para actividades de ambos sexos, enterramientos, restos de comida, etc. Para la identificación de viviendas se ha considerado primordial la presencia de una estructura con espacio techado de al menos 20 m² (Ashmore 1981:47-48; Santillán 1986; Santley y Hirth 1993:5).

De acuerdo con Manzanilla (1986:11,13), consideramos que las actividades llevadas a cabo por un grupo doméstico, identificables en el contexto arqueológico, pueden dividirse en las categorías siguientes: 1) producción, incluyendo el aprovisionamiento de materias primas y los procesos de trabajo que llevan al producto terminado; 2) uso o consumo, ya sea en la esfera familiar, de intercambio, en la esfera política o en la religiosa; 3) almacenamiento; 4) evacuación, en referencia a basura y desechos en general. La excavación horizontal de la Estructura 5D16 se dirigió a la búsqueda de artefactos y rasgos que permitieran inferir el desarrollo de tales actividades y, de ese modo, la interpretación de las funciones de la estructura.

LA ESTRUCTURA 5D16

La Estructura 5D16 se localiza a unos 200 m al noroeste del núcleo central del asentamiento de Siho. Se encuentra emplazada en un terreno abierto y libre de otras estructuras, y sobre una plataforma que la eleva sobre el terreno natural. Este rasgo, aunado al basamento de la estructura, le confería una altura considerable y un alto grado de visibilidad en todas direcciones. La Estructura 5D16 es la construcción principal de la plataforma y se ubica en el extremo norte de la misma; otros rasgos visibles son dos cimientos rectangulares que se encuentran formando sendos ángulos rectos con el edificio. Hacia el suroeste se localizó un chultun o cisterna y, hacia el sureste, una cavidad en la roca madre que, aparentemente, sirvió para la obtención de material de construcción.

El basamento de la Estructura 5D16 mide 21 m de largo por 16.50 m de ancho, incluyendo la escalinata, y está construido con piedras megalíticas. Las esquinas del basamento, así como las de la escalinata, fueron ligeramente redondeadas con piedras aparentemente cortadas ex profeso. La construcción superior consta de dos largas crujías de 16 m de longitud subdivididas por muros agregados en cuartos de dimensiones variables. La crujía Sur se divide en los cuartos 1 y 2, en tanto que la crujía Norte se divide en los Cuartos 3, 4 y 5. El más amplio de los cinco es el Cuarto 1, en el que se encuentra la entrada principal. Esta entrada se localiza en el eje central del edificio, en el cual también está ubicado el acceso que conduce del Cuarto 1 al Cuarto 4. Una entrada menor, fuera de simetría, permite acceder de la terraza exterior al Cuarto 2 y, dada su ubicación, aparentemente fue abierta después de la separación de los dos cuartos frontales que actualmente no están conectados entre sí. No hay accesos visibles desde el interior del edificio hacia los Cuartos 3 y 5, lo que hace suponer que ambos miraban hacia afuera. Desgraciadamente, hubo mucho daño en los muros exteriores de ambos y no puede asegurarse la ubicación de las entradas.

Existen suficientes evidencias para sugerir que la Estructura 5D16 albergaba un grupo de alto estatus. Desde el punto de vista arquitectónico, hablamos de una considerable inversión de trabajo y de un espacio abovedado de aproximadamente 80 m². Los muros están compuestos por bloques relativamente bien cortados y, aunque no hubo rastros de decoración en piedra, fue recuperado un panel con la fecha 12 Ajaw, que aparentemente se hallaba empotrado en el talud Oeste de la escalinata. Algunos vestigios indicaron presencia de estuco azul recubriendo la pared de uno de los cuartos.

Figura 1  Posición del sitio Siho en Yucatán

Desde el punto de vista cronológico, el análisis preliminar de la cerámica obtenida en los pozos de prueba con una fuerte presencia de los grupos cerámicos Maxcanu y Oxil ha indicado que el apogeo de Siho ocurrió entre 550-600 y 800-850 DC. La Estructura 5D16 fue ocupada en este período. Respecto al panel jeroglífico, se trata de una fecha en Cuenta Corta que señala un final de k’atun. Con base en las cuentas largas probables y criterios estilísticos, Alfonso Lacadena (comunicación personal) favorece la fecha 9.11.0.0.0 12 Ajaw 8 Keh (11 de octubre de 652 DC), como la más probable.

Figura 2  Estructura 5D16 en el sitio Siho, Yucatán

DEPÓSITO DE MATERIALES

Autores como Ciudad Ruiz (2000), Inomata y Sheets (2000) han discutido acerca de las ventajas de encontrar sitios o estructuras abandonados súbitamente; ése no es el caso de la Estructura 5D16. Los cuartos se encontraron prácticamente libres de artefactos y, de manera general, diríamos que los objetos útiles o valiosos fueron retirados del edificio al abandonarse, excepto aquellos que se hubieran perdido accidentalmente. Sin embargo, sí fue posible detectar áreas en las cuales la concentración de desechos indicaba algún tipo de actividad.

BASUREROS

Dos concentraciones especialmente abundantes de material fueron localizadas a ambos lados del ángulo que se forma entre la escalinata y el talud del basamento. Estos fueron los dos únicos sectores en los que se encontró una capa de tierra distinta de la tierra humítica, de color grisáceo mezclada con gran cantidad de fragmentos de cerámica. La concentración Oeste proporcionó, además, una vértebra de pescado y huesos quemados de animales como venado, así como piedras redondeadas de caliza.

En este caso, de acuerdo con la naturaleza de los depósitos, se propone que se trató de basura que no estorbaba las actividades cotidianas. Chase y Chase (2000:69) sostienen que este tipo de desecho suele encontrarse en áreas inmediatamente fuera de las estructuras, en esquinas exteriores o entre las construcciones. En la Estructura 5D16 las concentraciones de basura parecen haber sido resultado de una acumulación probablemente provisional, o bien, se formaron con desechos menores provenientes de la parte superior del edificio como resultado del barrido. Aunque todavía no se ha analizado la tierra gris hallada durante la excavación, la vértebra de pescado y los huesos de animal parecen indicar que, junto con los desechos de cerámica, también se depositó material orgánico, aunque no en cantidades tales que pudieran estorbar la vida cotidiana.

La excavación del interior de los cuartos casi no proporcionó material cerámico o de otro tipo. Aparentemente, al abandonarse la estructura – que debió conservarse bastante limpia después de su uso – fueron retirados todos los objetos de su interior. Esto podría indicar un abandono programado.

Algunos de los artefactos localizados aparentemente in situ pueden dar una idea de la distribución de las áreas de actividad en y alrededor de la Estructura 5D16. A continuación se comentará el hallazgo de los artefactos.

PIEDRAS DE MOLER Y OTROS ARTEFACTOS DE CALIZA

Los artefactos más evidentes son las piedras de moler que consisten en bloques cuadrangulares de piedra ápodos, aunque al menos tres de ellos estaban asentados sobre piedras bolas a manera de bases. Al principio de la excavación, y antes de localizar las bases, daba la impresión de que las piedras de moler descansaban sobre la capa de tierra humítica que cubría parcialmente la estructura, sugiriendo que habían sido utilizados en una ocupación posterior a la original del edificio. Sin embargo, cuando la Capa I fue retirada, fue claro que las bases descansaban sobre la capa de estuco que cubría la plataforma y subía hasta la escalinata. El hallazgo de este rasgo sugiere la contemporaneidad de las piedras de molienda y el edificio. Dos piedras de moler fueron localizadas al pie de la escalinata, uno hacia la esquina suroeste, dos en el lado oeste y dos en el lado este. Al excavar el lado norte del basamento fue encontrado, como parte del derrumbe, una piedra de moler más, pero no fue posible determinar si había sido puesto como parte de la construcción o había sido utilizado en la parte de arriba de la estructura. Cabe destacar que todas las piedras de moler halladas in situ se localizaron fuera del basamento y estaban asentadas sobre la plataforma.

Otros artefactos de caliza localizados incluyeron manos de metate completas y fragmentadas (n= 14), piedras redondeadas (n= 18), alisadores (n= 2), un macerador (n= 1), una hachuela (n= 1) y una cuenta (n= 1). Los elementos más abundantes fueron las manos de moler y las piedras redondeadas. Estas últimas, de acuerdo con el desgaste, pudieron estar asociadas a la molienda, o bien fungir como alisadores, piedras arrojadizas o martillos (Clark 1988:180-183).

SÍLEX Y OBSIDIANA

La mayor concentración de sílex y obsidiana se encuentra al frente de la estructura, al pie de la escalinata. El conjunto de artefactos de sílex incluye lascas (n= 1673), navajas (n= 175), puntas de proyectil (n= 50), fragmentos de piezas bifaciales (n= 15), fragmentos de mano (n= 2), un pulidor (n= 1), fragmentos de perforador (n= 2), núcleos (n= 31) y pedazos (n= 401). El análisis preliminar ha indicado la presencia de fragmentos de lascas casuales y lascas de adelgazamiento, además de dos bifaciales en proceso de elaboración, con lo cual se sugiere producción de este tipo de piezas en el lugar (Cobos et al. 2002:96).

Respecto a la obsidiana, las mayores concentraciones se observaron en el sector sur de la estructura, correspondiendo especialmente a la liberación de la escalinata y a los basureros. Hasta el momento, han sido identificadas seis fuentes de procedencia del material con mayoría de elementos de Guatemala, especialmente de El Chayal, aunque también hubo piezas de obsidiana de Pico de Orizaba (Veracruz), Pachuca (Hidalgo) y Zaragoza (Puebla). Se recuperó un total de 291 artefactos de obsidiana, entre los que se cuentan navajas prismáticas (n= 190), lascas (n= 9), fragmentos de lascas (n= 33), fragmentos de núcleos poliédricos (n= 4), pedazos (n= 51), perforadores (n= 2) y un fragmento de bifacial (n= 1). Siguiendo la clasificación de Braswell (1996:76), se han identificado por lo menos dos industrias: 1) industria de navajas prismáticas; e 2) industria bifacial o de retoque. Además de las navajas mismas, fueron recuperados fragmentos de núcleos poliédricos. La presencia de lascas de adelgazamiento sugeriría dos cosas: a) que los miembros del grupo estaban produciendo piezas bifaciales; o bien, b) que estaban reafilándolas. Tanto la industria de producción de navajas prismáticas como la producción de bifaciales están asociadas con la especialización de medio tiempo o de tiempo completo (Braswell 1999:79).

ELEMENTOS CERÁMICOS

El análisis preliminar de cerámica ha mostrado una fuerte incidencia de formas tales como ollas y cajetes que indicarían elaboración o consumo de alimentos. Los artefactos de cerámica recuperados durante la excavación incluyen ornamentos (n= 3), malacates (n= 2), un tejo (n= 1), esferas para sonajero (n= 2), un fragmento de sello (n= 1) y una pieza no identificada (n= 1). En términos de actividades, nos interesan sobre todo los dos malacates que se asocian a actividades femeninas.

RESTOS HUMANOS

La única evidencia de actividad posterior a la ocupación en la Estructura 5D16 se halló en la esquina noreste del Cuarto 1. Se trata de un entierro primario consistente de una vasija que contenía el cuerpo de un niño de unos tres años de edad (Cobos et al. 2002), que fue cubierta con otro fragmento de cerámica. En ambos casos se trata del tipo Yuncu sin Engobe perteneciente al grupo cerámico Ochil Sin Engobe fechado entre 1550 y 1800 DC (Smith 1971:136).

CONSIDERACIONES FINALES: ACTIVIDADES EN LA ESTRUCTURA 5D16

Desde el punto de vista funcional, un grupo doméstico comparte cierto número de características y actividades como son la co-residencia, la reproducción, la educación y enculturación, la producción y la distribución, el compartir recursos y llevar a cabo actividades religiosas (Blanton 1994:3; Santley y Hirth 1993:3). En el caso de la Estructura 5D16, existen rasgos y elementos in situ que permiten sustentar la hipótesis de actividades habitacionales: tal es el caso del chultun y las piedras de moler. Estos últimos están claramente asociados al edificio, asentadas sobre la misma capa de estuco al pie de la escalinata que recubre los escalones. Los depósitos de basura, simétricamente ubicados, parecen ser resultado de desecho orgánico e inorgánico relativamente pequeño descartado al limpiar la parte superior del basamento. No se localizó concentración alguna de basura ni en el basamento ni en los cuartos, y no hay evidencia de reocupación o utilización posterior a la ocupación del espacio techado original, exceptuando el entierro. Las actividades representadas en los elementos anteriormente mencionados incluyen tanto elaboración como el consumo de alimentos.

El área inmediata a la Estructura 5D16 también parece haber sido escenario de producción y reafilamiento de artefactos líticos, puesto que entre los artefactos de sílex y obsidiana se localizan núcleos, lascas de adelgazamiento y objetos en proceso de elaboración. Las mayores concentraciones de depósito se hallaron en la liberación del lado sur del basamento y la escalinata, así como en los basureros. Aparentemente, actividades que implicaban especialización, al menos de tiempo parcial, estaban siendo llevadas a cabo en el área frontal del edificio, aunque no en la terraza exterior de los cuartos ni en los cuartos mismos.

De manera menos clara puede hablarse de actividades relacionadas con la elaboración de textiles, ya que fueron localizados dos malacates muy cercanos a la estructura. Regresando a la categorización de Manzanilla (1986), existe evidencia para sustentar que en la Estructura 5D16 y su área inmediata estaban realizándose actividades de: 1) producción, sobre todo con respecto a preparación de alimentos, y elaboración de artefactos líticos y textiles; 2) uso o consumo por lo menos en la esfera familiar; 3) evacuación. La actividad de almacenamiento no ha sido registrada hasta el momento.

La Estructura 5D16 constituye un comienzo prometedor en las excavaciones horizontales en el sitio de Siho, en pocas palabras, es un excelente ejemplo en Tierras Bajas del Norte de que las estructuras de tipo palacio están realmente funcionando como estructuras habitacionales de alto estatus y, además, de que en los espacios ocupados por grupos domésticos de elite existe cierto tipo de producción de artefactos y elaboración de alimentos, y no solamente uso o consumo.

AGRADECIMIENTOS

La investigación en Siho durante 2001 se efectuó gracias al apoyo otorgado por el Consejo de Arqueología del Instituto Nacional de Antropología e Historia, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, la sección de Arqueología del Centro INAH-Yucatán y la Universidad Autónoma de Yucatán.

REFERENCIAS

Ashmore, Wendy

1981        Some Issues of Method and Theory in Lowland Maya Settlement Patterns. In Lowland Maya Settlement Patterns (editado por W. Ashmore), pp.37-70. University of New Mexico Press, Albuquerque.

Blanton, Richard

1994        Houses and Households. Plenum Press. New York and London.

Braswell, Geoffrey

1997        El intercambio prehispánico en Yucatán, México. En X Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 1996 (editado por J.P. Laporte y H.L. Escobedo), pp. 545-555. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

1999        Artefactos de obsidiana hallados en Chichen Itza durante las excavaciones realizadas entre abril y junio de 1997. En Estudios de Conjuntos Templo-Altar-Patio/Galería en Chichen Itza: Temporada de Campo de 1997 por R.l Cobos, L. Fernández y G. Braswell, pp.76-81. Reporte de Actividades presentado al Consejo de Arqueología del INAH. México.

Chase, Diane y Arlen Chase

2000        Inferences About Abandonment: Maya Household Archaeology and Caracol, Belize. Mayab 13:66-77. Sociedad Española de Estudios Mayas, Madrid.

Ciudad Ruiz, Andrés

2000        Después del fuego: El uso del espacio en una unidad habitacional del Clásico Tardío en Guatemala. Mayab 13:34-45. Sociedad Española de Estudios Mayas, Madrid.

Clark, John E.

1988        The Lithic Artifacts of La Libertad, Chiapas, Mexico: An Economic Perspective. Papers of the New World Archaeological Foundation No. 52. Brigham Young University, Provo.

Cobos, Rafael, Lilia Fernández S., Vera Tiesler, Pilar Zabala, Armando Inurreta, Nancy Peniche, María Luisa Vázquez y Diana Pozuelo

2002        El surgimiento de la civilización en el Occidente de Yucatán: Los orígenes de la complejidad social en Siho. Informe de Actividades de la Temporada de Campo 2001 entregado al Consejo de Arqueología del INAH. México.

Garza Tarazona, Silvia y Edward B. Kurjack

1980        Atlas Arqueológico del Estado de Yucatán. 2 Vols., INAH, México.

Inomata, Takeshi y Payson Sheets

2000        Mesoamerican Household Viewed from Rapidly Abandoned Sites: An Introduction. Mayab 13:5-10. Sociedad Española de Estudios Mayas, Madrid.

Manzanilla, Linda

1986        Introducción. Unidades Habitacionales Mesoamericanas y sus Áreas de Actividad (editado por L. Manzanilla), pp.9-18. UNAM, México.

Santillán, Patricia

1986        La vivienda en las Tierras Bajas Mayas. En Unidades Habitacionales Mesoamericanas y sus Áreas de Actividad (editado por L. Manzanilla), pp.221-256. UNAM, México.

Santley, Robert y Kenneth Hirth

1993        Household Studies in Western Mesoamerica. En Prehispanic Domestic Units in Western Mesoamerica (editado por R. Santley y K. Hirth), pp.3-20. CRC Press, Boca Raton.

Smith, Robert E.

1971        The Pottery of Mayapan. Papers of the Peabody Museum of Archaeology and Ethnology, Vol. 66. Harvard University Press, Cambridge, Massachusetts.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *