Asociación Tikal

53 La cerámica Pre-Mamom de la cuenca del río Belice y del Centro de Petén: Las correspondencias y sus implicaciones – David Cheetham, Donald W. Forsyth y John E. Clark – Simposio 16, Año 2002

Descargar este artículo en formato PDF

Cheetham, David, Donald W. Forsyth y John E. Clark

2003        La cerámica Pre-Mamom de la cuenca del río Belice y del Centro de Petén: Las correspondencias y sus implicaciones. En XVI Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2002 (editado por J.P. Laporte, B. Arroyo, H. Escobedo y H. Mejía), pp.609-628. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

53

LA CERÁMICA PRE-MAMOM

DE LA CUENCA DEL RÍO BELICE Y DEL CENTRO DE PETÉN:

LAS CORRESPONDENCIAS Y SUS IMPLICACIONES

David Cheetham

Donald W. Forsyth

John E. Clark

Una de las más persistentes y fundamentales preguntas sin responder acerca de los antiguos Mayas de las Tierras Bajas del Sur (Figura 1), es el origen y la naturaleza de la vida aldeana. ¿Acaso las primeras comunidades permanentes de esta región tropical fueron fundadas por pueblos nativos o por inmigrantes de las regiones vecinas de Mesoamérica? Una vez establecidos, ¿con qué frecuencia interactuaron los habitantes de los pueblos en áreas separadas de la Tierras Bajas?

Se ha demostrado que estas preguntas son muy difíciles de contestar, además de otros temas básicos como la cronología de la época temprana. Sin embargo, a lo largo de las tres décadas pasadas, se ha establecido un consenso en cuanto a que las Tierras Bajas Mayas del Sur estuvieron mayormente habitadas hasta que los primeros inmigrantes establecieron los primeros asentamientos, alrededor del año 1000 AC (Adams 1971:154; Andrews 1990:16; Culbert 1977:35-36; Lowe 1977:198; Sabloff 1975:10, 230; Sharer 1978:17; Sharer y Gifford 1970:446-454; Willey 1970:355, 1973:25-26, 1977a:136, 1977b:400-401). Todas las fechas reportadas aquí están en años de radiocarbono no calibrado (AC) a menos que se indique lo contrario.

Basándose en las evidentes diferencias existentes entre los complejos cerámicos de estas comunidades, ha sido propuesto repetidamente que estos recién llegados provenían de regiones adyacentes y permanecieron aislados durante la era Pre-Mamom inicial de la vida aldeana. Una consecuencia obvia, pero raramente discutida de esta perspectiva es que las Tierras Bajas del Sur no fueron étnicamente Maya hasta la aparición de la cerámica Mamom y la fusión de culturas, dos o más siglos después, que hicieron posible fundar las primeras aldeas.

Es importante enfatizar las limitaciones de estos datos, ya que la interpretación más aceptada de los orígenes de las primeras aldeas está basada en la comparación de la cerámica. Por ejemplo, todos los complejos cerámicos definitivamente Pre-Mamom reportados (Xe, Real Xe, Eb y Ah Pam) se obtuvieron:

1.        En depósitos localizados sobre la roca madre (e.g. Altar de Sacrificios [Adams 1971] y Ceibal [Willey 1970]) de humildes plataformas de los edificios que también contenían cerámica Mamom más tardía (e.g. Yaxha Hill [D. Rice 1976; P. Rice 1979]).

2.        En pozos de basura subterráneos (e.g., en Tikal [Culbert 1977; Laporte y Fialko 1993a]).

En ningún sitio estuvo la cerámica Pre-Mamom contextualizada dentro de una secuencia estratigráfica de arquitectura, haciendo difícil el establecimiento de una cronología relativa y la comparación de los complejos. Se estableció que los depósitos de la fase Swasey de Cuello (Pring 1976, 1977, 1979; Kosakowsky 1987; Kosakowsky y Pring 1991, 1998), eran una excepción a este patrón, pero la cerámica asociada tiene, según los investigadores independientes, una relación con Mamom (Andrews 1990:5-7; Clark y Cheetham 2002:Apéndice III; Coe 1980:24-35; Marcus 1983:459-460, 1984; Zeitlin 1989).

Figura 1  Mapa de las Tierras Bajas Mayas centrales localizando los sitios Pre-Mamom mencionados en el texto

Como se ejemplificó aquí, Eb es equivalente a la definición “Eb Temprano” de Culbert (1977, 1993, s.f.), Laporte y Fialko (1993a, 1993b), y otros. Es una manifestación Pre-Mamom, mientras que la cerámica de su fase “Eb Tardío” tiene claramente relación Mamom y por ende, debería llamársele Tzec Temprano. Este cambio de nomenclatura (Figura 2) es también apropiado para la fase Ah Pam del área Yaxha-Sacnab (P. Rice 1979: Figura 2). Hermes (1998:11) ha opinado sobre la confusión causada por la constante división de Eb y Ah Pam en facetas tempranas y tardías, pero no llegó a proporcionar nombres nuevos para las fases establecidas.

SECUENCIAS CRONOLÓGICAS TEMPRANAS DE LAS TIERRAS BAJAS MAYAS

(FECHAS NO CALIBRADAS)

PERIODOS

PRECLÁSICO MEDIO

TARDÍO

PRECLÁSICO MEDIO

TEMPRANO

PRECLÁSICO

TEMPRANO

TARDÍO

PRECERÁMICO

TEMPRANO

años

AC

500

550

600

650

700

750

800

850

900

950

1000

1500

1900

3400

VALLE del RÍO BELICE

Jenney

Creek

Tardío

Jenney

Creek

Temprano

Cunil

TIKAL

Tzec Tardío

Tzec

Temprano

Eb

?

UAXACTUN

Mamom

Tardío

Mamom

Temprano

Eb

?

YAXHA-

SACNAB

Yancotil II

Yancotil I

Ah Pam

?

CEIBAL

Escoba

Tardío

Escoba

Temprano

Real Xe

?

ALTAR de

SACRIFICIOS

San Félix

Tardío

San Félix

Temprano

Xe

?

CUELLO/

COLHA

López/

Chiwa

Tardío

Bladen/

Chiwa

Temprano

Swasey/

Bolay

NAKBE

Ox

Tardío

Ox

Temprano

Figura 2

        Quizá la mayor contribución al conocimiento de las diferencias entre los complejos cerámicos Pre-Mamom ha sido la repetida y errónea inclusión de la cerámica de la fase Jenny Creek Temprana del valle de Belice (Sharer y Kirkpatrick 1976:63-83; Willey et al. 1965:325-332). Este complejo, relacionado sin duda a Mamom Temprano, se caracteriza por la aplicación de engobe ceroso y tipos como Juventud Rojo, Chunhinta Negro y Pital Crema (D. Cheetham, observaciones personales 1988-1995). Aun sin tomar la fase Jenny Creek Temprana, la posibilidad de comparar y contrastar efectivamente los complejos Pre-Mamom se restringe debido a un control cronológico inadecuado. Es por esta razón, más que cualquier otra, que debe establecerse un análisis comparativo minucioso de la cerámica Pre-Mamom.

En el resto de este artículo daremos un paso preliminar, comparando el complejo cerámico Cunil de Cahal Pech, Belice, recientemente definido (Cheetham y Awe s.f.), con la fase Eb Temprana de la cerámica proveniente de Tikal, Guatemala (Laporte y Fialko 1993b). Aunque la muestra del complejo cerámico Cunil es relativamente pequeña (2,357 tiestos y tres vasijas incompletas), a diferencia de otros complejos Pre-Mamom conocidos hasta ahora, la cerámica Cunil se recobró en arquitectura estratificada y, por ende, es el mejor complejo disponible para los propósitos de comparación. Empezaremos con una sinopsis de los depósitos tempranos de Cahal Pech y las fechas de radiocarbono asociadas. Las formas de las vasijas, características de la superficie y los diseños y motivos incisos de los complejos cerámicos Cunil y Eb, serán comparadas para consistencia. Concluimos con una discusión que enfatiza la naturaleza nativa del complejo Pre-Mamom de Tikal y de Cahal Pech, la dimensión de la interconexión cultural y étnica entre estas comunidades tempranas y el grado en el que las similitudes consideradas, son características de la región de las Tierras Bajas Mayas centrales para esta época.

A su vez, la información sobre la cerámica Eb utilizada aquí incluye tiestos Pre-Mamom (n= 23,384) de los Depósitos Problemáticos 6 y 12 de Mundo Perdido, un grupo excavado por el Proyecto Nacional Tikal entre los años 1979-1982 (Laporte y Fialko 1993a:10-15). Una clasificación preliminar de estos depósitos y del Depósito 13 (“Eb Tardío” [nuestro Tzec Temprano]) fue reportada por Laporte y Fialko (1993b), y la cerámica Pre-Mamom de los Depósitos 6 y 12 son tema de un análisis en curso hecho por David Cheetham.

La pequeña colección de tiestos Eb obtenida durante las primeras excavaciones de la Universidad de Pennsylvania (1958-1970; Culbert 1977, s.f.), actualmente almacenada en Tikal, se examinó para fines de consistencia, pero se excluyó del análisis que aquí se presenta. También se ha reconocido la cerámica Eb en varias muestras recolectadas en las investigaciones de la Institución Carnegie en Uaxactun durante los años 1920 y 1930 (D. Cheetham, observaciones personales 2000).

EL COMPONENTE PRE-MAMOM DE CAHAL PECH, BELICE

Cahal Pech, localizado cerca de la confluencia de los ríos Macal y Mopan en la cuenca del río Belice, fue el centro de las investigaciones arqueológicas llevadas a cabo por la Universidad de Trent entre los años 1988 y 1995 (Healy y Awe 1995, 1996; Healy et al. s.f.). Se encontraron restos Preclásicos a lo largo de Cahal Pech pero eran especialmente prominentes en la Plaza B, la mayor de sus siete plazas. Fue en la Plaza B en donde se encontró por primera vez la cerámica Cunil, en un pequeño pozo que penetraba una larga secuencia de plataformas Preclásicas construidas debajo de la estructura piramidal B4 (Awe et al. 1990). Dos excavaciones subsecuentes localizadas en la cumbre de este edificio revelaron 6.5 m de pisos Preclásicos superpuestos (Awe 1992:106-143; Cheetham s.f.a, 1998:21-24). Las primeras siete plataformas de este depósito, muy bien preservado y sin indicios de haber sido perturbado posteriormente, contenían únicamente cerámica Cunil. Otras excavaciones en la base de la Estructura B4 y a lo largo de la Plaza B (Cheetham 1995, 1996) revelaron nuevas formas y arquitectura Cunil, una vez más, en contextos seguros de depósitos entre la roca madre y la fase Jenny Creek Temprana.

Basado en esta información, Cheetham (1996:20, 29-30) calcula que la aldea de la fase Cunil consistió de 75 a 150 personas que ocupaban poco menos que una hectárea de la pendiente natural debajo de la Plaza B. Se ha encontrado también restos de cerámica Cunil en varias cimas dentro de un área de 2 km en Cahal Pech, indicando que esta estimación de población es demasiado conservadora. Otros sitios del valle de Belice en donde se ha detectado cerámica Cunil son Xunantunich (Strelow y LeCount 2001), Blackman Eddy (J. Garber, comunicación personal, 2001), Pacbitun (T. Powis, comunicación personal, 2001), y Barton Ramie (D. Cheetham, observación personal, 2000). Sin embargo, con la posible excepción de Blackman Eddy, estas colecciones provienen de depósitos mezclados que también incluyen cerámica de la fase Jenny Creek Temprano.

Seis fechas de radiocarbono no calibradas (Cuadro 1), obtenidas de la arquitectura temprana de Cahal Pech (debajo de la Estructura B4), fueron utilizadas para establecer un rango de tiempo entre los años 1000 a 800 AC para Cunil. El límite superior de 800 AC está basado en la fecha 790±70 AC (Beta-40865) de un poste superior carbonizado en forma de Y, perteneciente a la penúltima construcción Cunil. La fecha final para la fase está también confirmada con el resultado de radiocarbono 770±60 AC (Beta-40864) de un pedazo de madera carbonizada que se encontró dentro de una plataforma ligeramente más tardía – la primera construcción Jenny Creek de la secuencia. El límite inferior de 1000 AC se basa en la fecha 980±50 AC (Beta-77207) de una muestra de carbón encontrada en el relleno de una segunda construcción Cunil sobre la roca madre. El rango de 200 años permite disponer 30 años para cada una de las siete construcciones superpuestas de la fase Cunil debajo de la Estructura B4. Nuestra cronología temprana para las Tierras Bajas Mayas centrales (Figura 2) está cimentada en estas fechas de radiocarbono y, lo más importante, en la comparación directa de la cerámica Cunil con todos los otros complejos cerámicos tempranos Pre-Mamom.

CUADRO 1

FECHAS DE RADIOCARBONO UTILIZADAS PARA DEFINIR LA FASE CUNIL (1000-800 AC)

EN CAHAL PECH

(según Healy y Awe [1995:Tablas 1 y 2], con modificaciones)

Número de Laboratorio

Tipo de

Carbón

Procedencia

Contexto

Cerámica

Asociada

Fecha 14C

Fecha Calibración

(1-sigma)

Beta 40864

madera

Str. B4, 9-sub

Pozo 4  (debajo de piso)

Jenny Creek T.

2720+60

770 AC

970-816 AC

Beta-40865

madera

Str. B4, 10c-sub

Pozo 4  (poste, sobre piso)

Cunil

2740+70

790 AC

999-827 AC

Beta-77205

madera

Str. B4, 10a-sub

Pozo U-94-1 (debajo de piso)

Cunil

2800+50

850 AC

1000-890 AC

Beta-56765

madera

Str. B4, 11-sub

Pozo 5  (debajo de piso)

Cunil

2730+140

780 AC

1070-800 AC

Beta-77204

madera

Str. B4, 11-sub

Pozo U-94-1 (debajo de piso)

Cunil

2710+120

760 AC

980-795 AC

Beta-77207

madera

Str. B4, 12-sub

Pozo 5  (debajo de piso)

Cunil

2930+50

980 AC

1200-1020 AC

SUPERFICIE DE VASIJAS Y CLASIFICACIÓN

Dos fuentes de información que confirman la afinidad entre los complejos cerámicos Cunil y Eb son el tratamiento de las superficies y el color del engobe. Los alfareros en ambas comunidades produjeron engobes idénticos que van desde uno con apariencia opaca hasta uno ligeramente lustroso, pero no ceroso, que difícilmente se cocieron de manera uniforme, dando como resultado unos bloques descoloridos y otras irregularidades en la superficie.

Evidentemente, las preferencias de color entre los alfareros de Cunil y Eb también fueron similares (Cuadro 2), siendo la cerámica sin engobe la más común, seguida de vasijas con engobes rojo y negro. Una pequeña cantidad de vasijas presenta engobe de otro color (blanco, naranja, café y blanco con negro), aunque los alfareros Eb aplicaron engobes de color café con más frecuencia que sus vecinos Cunil, localizados al este.

CUADRO 2

FRECUENCIAS PARA LOS COLORES DEL ENGOBE Y DE VASIJAS INCISAS

DE LOS COMPLEJOS CERÁMICOS CUNIL Y EB

Porcentaje del Complejo

Color

Cunil

(Cahal Pech)

Eb

(Tikal)

Sin Engobe

64.3

60.8

Rojo

16.3

28.1

Negro

14.8†

6.3

Blanco

1.7

0.1

Naranja

2.7

0.1

Café

4.6

Negro-y-blanco

0.2

0.04

Incisa

3.7

4.2

†Incluye vasijas de servicio (4.4%) y cocina/almacenaje (10.4%).

‡Presente, pero raro y en combinación con otros colores (tipo Kitam Incisa: V. Bicromo).

La decoración adicional de la superficie es notablemente uniforme, con diseños incisos hechos con líneas finas, evidentes en el 4% de los tiestos que componen cada muestra (ver Cuadro 2). En ambas comunidades esta manera única de decoración se llevaba a cabo posterior a la aplicación del engobe y de la cocción (es decir, “post-engobe” o esgrafiado), y las incisiones son idénticas en términos de profundidad y ancho (ca. 1 mm).

Cabe mencionar que estas semejanzas no pueden atribuirse sobre un comercio extensivo de vasijas cerámicas. Por el contrario, las notorias diferencias entre la composición de la pasta de la cerámica Cunil y Eb indican una producción independiente de la cerámica y un movimiento mínimo de las vasijas entre las comunidades.

Sin embargo, basados en las características homólogas de la superficie, particularmente el color de la superficie y la textura, muchos tipos de cerámica Cunil (Figura 3) tienen sus exactas contrapartes dentro del complejo cerámico Eb. En tales casos, es apropiado hablar de un solo tipo, con los tipos únicos manteniendo designaciones separadas. Aplicando este razonamiento al complejo cerámico Eb, nos lleva a una corrección de la clasificación (Figura 4) en la que sobresalen las similitudes y diferencias tipológicas entre los sitios (Cuadro 3), y elimina la errónea nomenclatura con relación Mamom (compárese Culbert s.f.). Puede ser que esta corrección parezca radical, pero es totalmente consistente con el método de tipo-variedad de la clasificación cerámica, en la que las vasijas contemporáneas con el mismo color del engobe y la textura de la superficie son designadas dentro del mismo tipo, sin considerar el lugar de producción dentro de una región dada.

FORMA DE LAS VASIJAS

Otro dato que confirma la afinidad cercana de la cerámica Cunil y Eb es la forma de las vasijas (Figura 5). Por ejemplo, Cahal Pech y Tikal compartieron más del 90% de todas las formas utilitarias o especiales durante la época Pre-Mamom (Cuadro 4). En contraste, únicamente el 50% de todas las vasijas para la cocina y almacenaje se produjeron en ambas comunidades (véase también tratamiento de la superficie, Cuadro 2).

CLASE/VAJILLA

GRUPO

TIPO:VARIEDAD

Valle de Belice Burda

(Belize Valley Coarse)

Sikiya

Sikiya Sin Engobe: V. Sikiya

Sikiya Sin Engobe: V. Bruñido-Zonal

Sikiya Sin Engobe: V. No Especificada

Ardagh Naranja-Café: V. Ardagh

Duende Naranja: V. Duende

Duende Naranja: V. Incisa

Jocla Exciso: V. Pasta-Naranja

Pat

Pat Café-Negro: V. Pat

Pat Café-Negro: V. No Especificada

Branch Mouth Negro: V. Branch Mouth

Valle de Belice Opaca

(Belize Valley Dull)

Uck

Uck Rojo: V. Uck

Uck Rojo-sobre-Ante: V. Uck

Uck Rojo: V. No Especificada

Kitam Inciso: V. Kitam

Kitam Inciso: V. Bicromo

Jocla Exciso: V. Engobe-rojo

Chi

Chi Negro: V. Chi

Chi Negro: V. Incisa

Chi Negro: V. No Especificada

Cocoyol

Cocoyol Crema: V. Cocoyol

Cocoyol Crema: V. Incisa

Cu

Cu Naranja: V. Cu

Cu Naranja: V. Incisa

Puc

Puc Negro-y-Blanco: V. Puc

No Especificado

(Importado?)

Pasta Blanco (caolín)

Figura 3  Clasificación Tipo-Variedad del complejo cerámico Cunil, Cahal Pech, Belice (según Cheetham y Awe s.f.)

CLASE/VAJILLA

GRUPO

TIPO:VARIEDAD

Uaxactun Sin Engobe

(Uaxactun Unslipped)

Canhel

Canhel Sin Engobe: V. Canhel

Canhel Sin Engobe: V. Acanalada

Canhel Sin Engobe: V. Incisa

Canhel Sin Engobe: V. Borde-rojo

Canhel Sin Engobe: V. Empastada

Calam

Calam Ante: V. Calam

Calam Ante: V. Acanalada

Calam Ante: V. Incisa

Aac Rojo-sobre-Ante: V. Aac

Aac Rojo-sobre-Ante: V. Acanalada

Aac Rojo-sobre-ante: V. Incisa

Valle de Belice Opaca

(Belize Valley Dull)

Uck

Uck Rojo: V. Uck

Uck Rojo: V. Acanalada

Uck Rojo: V. Achaflanada

Uck Rojo: V. Orlada

Kitam Inciso: V. Kitam

Uck Rojo-sobre-Ante: V. Uck

Uck Rojo-sobre-Ante: V. Modelada

Uck Rojo-y-Negro: V. No Especificada

Cob Rojo-Impresa: V. Cob

Anil

Anil Naranja: V. Anil

Anil Naranja: V. Incisa

Cocoyol

Cocoyol Crema: V. Cocoyol

Cocoyol Crema: V. Incisa

Cocoyol Crema: V. No Especificada

Boolay

Boolay Café: V. Boolay

Boolay Café: V. Incisa

Boolay Café: V. Acanalada

Boolay Café: V. Achaflanada

Chi

Chi Negro: V. Chi

Chi Negro: V. Incisa

Chi Negro: V. Acanalada

Chi Negro: V. Achaflanada

Chi Negro: V. Impresa

Puc

Puc Negro-y-Blanco: V. Puc

Importada

(Valle de Belice)

Cu Naranja: V. Cu

Figura 4  Clasificación Tipo-Variedad del complejo cerámico Eb, Tikal, Guatemala

CUADRO 3

TIPOS CERÁMICOS COMPARTIDOS Y LOCALES

DE LOS COMPLEJOS CERÁMICOS CUNIL Y EB

Tipos Cerámicos

Cuenca del río Belice

(Cunil)

Petén

Central

(Eb)

(cocina, almacenaje y servicio)

Sikiya Sin Engobe

X

Ardagh Naranja-Café (sin engobe)

X

Duende Naranja

X

Pat Café-Negro

X

Branch Mouth Negro

X

Canhel Sin Engobe

X

Calam Ante

Xa

X

Aac Rojo-sobre-Ante

X

(servicio)

Uck Rojo

X

X

Uck Rojo-sobre-Ante

X

X

Uck Rojo-y-Negro

X

X

Kitam Incisa

X

X

Jocla Exciso

X

Cob Rojo-Impresa

Xa

X

Chi Negro

X

X

Boolay Café

Xb

X

Cocoyol Crema

X

X

Cu Naranja

X

Xc

Anil Naranja

Xa

X

Puc Negro-y-Blanco

X

X

Pasta Blanca (caolín)

Xd

Símbolos: (X) presente; (–) ausente

aMuy raro y probablemente importado del centro de Petén

bPresente, pero raro y en combinación con otros colores (tipo Kitam

Incisa: V. Bicromo)

cMuy raro y probablemente importado de la cuenca del río Belice

dMuy raro y probablemente importado

Figura 5  Reconstrucción gráfica de las vasijas de la fase Cunil de Cahal Pech (arriba) y vasijas de la fase Eb de Tikal, Guatemala (por Ajax Moreno, cortesía de la New World Archaeological Foundation)

CUADRO 4

PRESENCIA Y AUSENCIA DE LAS FORMAS DE VASIJA Y DE LOS ATRIBUTOS

DIAGNÓSTICOS DE LOS COMPLEJOS CERÁMICOS CUNIL Y EB

FORMAS/ATRIBUTOS

Cuenca río Belice

(Cunil)

Petén Central

(Eb)

COCINA Y ALMACENAJE

Tecomate, pared curvo-convergente, borde directo

X

X

Tecomate, pared curvo-convergente, borde reforzado

X

X

Tecomate, forma de lágrima, borde reforzado

X

Olla, cuerpo globular, cuello corto vertical

X

Olla, cuerpo globular, cuello alto curvo-divergente

X

Olla, cuerpo globular, cuello corto curvo-divergente

X

X

Olla pequeña, cuerpo globular, cuello alto curvo-divergente, borde directo

X

Olla/Tecomate, base plana

X

Olla/Tecomate, base redondeada

X

Agarradera correa, ancha (olla, tecomate)

X

Agarradera redondeada, pequeña (olla, tecomate)

X

X

Cuenco-coladera (pichacha)

X

X

SERVICIO

Platillo, base plana, pared divergente, borde directo

X

X

Plato, base plana, pared divergente, borde ancho, evertido horizontalmente

X

X

Plato, base plana, pared divergente, borde estrecho, evertido horizontalmente

X

X

Plato, base plana, pared divergente, borde reforzado

X

X

Plato, base plana, pared divergente, borde directo

X

X

Plato, base plana, pared vertical, borde reforzado

X

X

Plato, base plana, pared vertical, borde directo

X

X

Fuente, base plana, pared ligeramente curvo-convergente, borde directo

X

X

Fuente/Cuenco, base plana, pared divergente, borde directo

X

X

Fuente/Cuenco, base plana, pared divergente, borde reforzado

X

X

Fuente/Cuenco, base plana, pared divergente, borde estrecho, evertido horizontalmente

X

X

Fuente/Cuenco, base plana, pared divergente, borde ancho, evertido horizontalmente

X

Fuente/Cuenco, base plana, pared curvo-convergente, borde directo

X

X

Fuente/Cuenco, base plana, pared vertical, borde directo

X

X

Fuente/Cuenco, base plana, pared vertical, borde reforzado

X

X

Cuenco, b.plana, pared curvo-convergente, borde corto reforzado (collared rim)

X

X

Cuenco profundo/Vaso, base plana, pared vertical y ligeramente curvas, borde reforzado

X

X

Cuenco profundo/Vaso, b.plana, pared vertical ligeramente curva, borde directo

X

X

Vaso, base plana, pared cilíndrica, borde reforzado

X

X

Vaso, base plana, pared cilíndrica, borde directo

X

X

Pichel (cream pitcher), pared curvo-convergente, borde directo con pico

X

Vasija efigie (humano/animal)

X

X

USO ESPECIAL

Incensario, forma de cáliz

X

X

Incensario soporte/taburete

X

X

Forma de hongo

X

X

Simbología: (X) presente; (–) ausente.

Las diferencias que caracterizan a las últimas vasijas mencionadas probablemente implican distinciones tribales profundamente arraigadas (Clark y Cheetham 2002), las prácticas de preparación de los alimentos relacionadas con la composición residencial respectiva (Cheetham s.f.b), y la posibilidad de que estas vasijas fueran poco evidentes durante los eventos entre las comunidades, y por ende, no constituyeron una opción apropiada para la replicación deliberada.

Entre las formas de vasija compartidas, existen muchas formas especiales que, además de ilustrar la similitud de la cerámica Cunil y Eb, demuestran prácticas culturales mutuas. Un ejemplo de esto es las vasijas coladero (o pichachas), producidas en ambas comunidades, y que presuntamente se utilizaban para lavar el maíz durante la elaboración de nixtamal para los tamales u otros alimentos cocidos o cocidos al vapor (Cheetham s.f.b). Las formas compartidas para la cerámica con “propósitos especiales” incluyen: 1) los incensarios con figura de cáliz; 2) bancos o soportes para vasijas; y 3) las vasijas en forma de hongo en cuya parte superior hay impresión de uña, todas ellas indispensables componentes para rituales específicos, presuntamente repetitivos.

Una vasija utilitaria que presenta una impresionante similitud, es el plato amplio con borde evertido. Estas vasijas fueron decoradas exactamente de la misma manera en ambas comunidades – los exteriores sin engobe y los interiores presentando engobe hasta el extremo exterior del borde, y con la superficie superior del borde presentando diseños y motivos incisos.

Otras pocas correspondencias entre los atributos y la forma demuestran la afinidad cercana de Cunil y Eb y otros complejos cerámicos Pre-Mamom, y contribuyen a diferenciarlos de los complejos de la época Mamom. Estos datos y otros, demasiado numerosos y detallados para exponerlos aquí, serán el tema de una monografía sobre la cerámica Eb que actualmente prepara Cheetham.

MOTIVOS INCISOS

La evidencia más contundente para comprobar la semejanza entre los complejos cerámicos Cunil y Eb, es la decoración incisa (Cuadro 5). Los diseños lineales simples compartidos incluyen líneas individuales, dobles y paralelas múltiples que rodean el borde exterior de varias formas de vasijas. Los diseños curvilíneos (es decir, círculos y arcos), se presentan en el exterior de las vasijas y usualmente están enmarcados o zonificados con cuadros o rectángulos incisos. El achurado es también un diseño inciso frecuente en ambos complejos.

En términos de prácticas culturales compartidas, la decoración incisa más notoria consiste en motivos abstractos que representan temas naturales y sobrenaturales. En ambos complejos, estos motivos son virtualmente idénticos, generalmente del mismo tamaño, y están colocados normalmente localizados en las mismas zonas y clases de vasijas. No cabe duda, entonces, que esta información sirve para confirmar la interacción frecuente y un sistema común de creencias durante la época Pre-Mamom.

El corpus de motivos compartidos (Figura 6), incluye triángulos invertidos rellenos con líneas paralelas o achuradas (Figura 6a); rayos enmarcados por líneas que probablemente representan el cielo y la tierra (Figuras 6b-c); “corchetes musicales” compuestos por líneas vertical y diagonales enmarcados en ambos lados por arcos cóncavos (Figuras 6d-g); un objeto puntiagudo colgante identificado en otras regiones de Mesoamérica como un diente de tiburón y con una posible referencia a sangramiento (Figuras 6h-i; Joyce et al. 1991:149); la cruz Kan, que representa una división cuatripartita del espacio (Figura 6j); fisuras (Figura 6k); y cejas flamígeras (Figuras 6l-m). La ceja flamígera aparece sola o sobre el ojo de una criatura ave-serpiente con apéndices en forma de alas en los lados (Figura 6n).

CUADRO 5

PRESENCIA Y AUSENCIA DE DISEÑOS Y MOTIVOS INCISOS

EN LOS COMPLEJOS CERÁMICOS CUNIL Y EB

Cuenca río Belice

(Cunil)

Petén Central

(Eb)

DISEÑOS

Línea única (borde exterior)

X

X

Línea doble (borde exterior)

X

X

Líneas múltiples (borde exterior)

X

X

Achurado cruzado

X

X

Lineal (cuadros, rectángulos)

X

X

Curvas (círculos, arcos)

X

X

MOTIVOS

Triángulo invertido

X

X

Corchete musical

X

X

Serpiente alada

X

X

Cruz Kan

X

X

Rayo

X

X

Diente de tiburón

X

X

Fisura (Cleft)

X

X

Ceja flamígera

X

X

Doble-línea-interrumpida

X

X

Estrella (Sunburst)

X

Símbolos: (X) presente (–) ausente

Figura 6   Motivos Mayas compartidos de Cunil (cuenca del río Belice) y Eb (centro de Petén): (a) triángulo invertido; (b-c) rayos; (d-g) corchetes musicales; (h-i) dientes de tiburón; (j) cruz Kan; (k) fisura; (l-m) cejas flamígeras; (n) serpiente alada

IMPLICACIONES

La información presentada aquí contradice la creencia popular de que los complejos más tempranos, o Pre-Mamom, provenientes de diferentes áreas de las Tierras Bajas Mayas, son distintos unos de los otros. Las similitudes asombrosas entre las formas cerámicas tempranas, las características de la superficie, y los diseños y motivos de Cahal Pech y Tikal, no sólo demuestran una uniformidad cerámica, sino que proveen una evidencia de un sistema común de creencias y una historia nacida de una continua interacción.

En otras palabras: las afinidades culturales y étnicas trascendieron las barreras de las posibles diferencias de identidad social y lingüística que pudieron haber existido entre los ocupantes de estas aldeas permanentes tempranas. Esta interpretación también se aplica a los complejos cerámicos contemporáneos provenientes de otras áreas de las Tierras Bajas, lo cual sugiere que el primer horizonte de la región, llamado Cunil en honor al complejo proveniente de Cahal Pech, surgió durante la época Pre-Mamom (Cheetham 2001).

Por supuesto, las entendibles afinidades cerámicas, así como los posibles vínculos étnicos, no resuelven la interrogante sobre los orígenes. El desarrollo íntegro de la información cerámica requerida para abordar adecuadamente este problema, está más allá del ámbito de esta ponencia, pero pueden hacerse algunas interpretaciones basadas en la información que hemos presentado hasta ahora, y en nuestro conocimiento sobre la cerámica contemporánea y temprana de las regiones vecinas a Mesoamérica.

Para empezar, las similitudes evidenciadas por Cunil, Eb y otros complejos cerámicos Pre-Mamom no pueden explicarse a través de la migración de más de una región externa. Debido a que los habitantes de todas las regiones que rodean las Tierras Bajas Mayas mantuvieron tradiciones cerámicas relativamente distintivas durante esta época, es muy poco probable que la mezcla de dos o más entidades (y no necesariamente las mismas), en aldeas localizadas a lo largo de las Tierras Bajas Mayas, hayan resultado en la producción de complejos uniformes Pre-Mamom, al menos por varias generaciones.

La migración desde un solo punto (para la región de las Tierras Bajas Mayas centrales como un todo, o para comunidades individuales), es también muy poco probable, ya que ningún complejo cerámico contemporáneo o temprano de la región vecina se aproxima a los complejos Cunil, Eb o cualquier otro de la época Pre-Mamom. Más aún, algunas formas de las vasijas Pre-Mamom son completamente desconocidas más allá de las Tierras Bajas.

La conclusión ineludible es que la cerámica Pre-Mamom fue producida por grupos Mayas nativos. Evidentemente la tecnología cerámica fue adoptada durante la transición de la vida en aldeas sedentarias alrededor del año 1000 AC, y rápidamente difundida en la mayor parte de la región. La uniformidad de las formas utilitarias, engobes y diseños, y motivos incisos, fue el resultado de una interacción regular para propósitos ceremoniales y seculares, y tales encuentros probablemente precedieron el uso de la cerámica a través de los siglos.

Un creciente conjunto de información sobre el periodo Pre-cerámico (e.g., Clark y Cheetham 2002; Iceland 1997; Jones 1994; Pohl et al. 1997), indica que la región fue ocupada de forma continua por agricultores durante al menos 1500 años antes de la aparición de la cerámica. La teoría que las identidades sociales de los primeros Mayas de las Tierras Bajas se forjaron durante la última etapa de este largo periodo, encuentra sustento durante la época Pre-Mamom.

Por ejemplo, la rápida difusión y la uniformidad de los estilos y motivos de la cerámica se relacionan con lazos culturales y sociales bien establecidos y no con el crecimiento de la población o la fusión de grupos, aunque esto último definitivamente sucedió en cada área. Los estilos divergentes de las vasijas para cocina y almacenaje, en particular, indican que grupos Mayas separados mantuvieron diferentes prácticas en la elaboración de alimentos, muy arraigadas en las tradiciones locales.

En conclusión, es también importante señalar que la identificación y definición del horizonte Cunil ha ayudado grandemente en la discriminación de los complejos cerámicos Mamom y Pre-Mamom. Se ha mencionado a la cerámica de la fase Swasey, del norte de Belice, como un complejo que, en detalle, está predominantemente relacionado a la cerámica Mamom. El complejo cerámico Bolay de Colha (Valdez 1987, 1994), bastante relacionado a Swasey, puede caracterizarse bajo los mismos rangos. No hemos examinado personalmente esta cerámica, pero las ilustraciones y descripciones publicadas revelan que existe muy poca diferencia con Swasey.

Otra es la cerámica de la fase Ox Temprano, proveniente de Nakbe (véase Forsyth 1993:34-41), la cual, a diferencia de la Swasey, carece completamente de atributos Pre-Mamom. Dada la consistente asociación con Mamom de los tipos (es decir, Juventud Rojo, Chunhinta Negro y Pital Crema), formas (como los escupideros o cuspidores), y atributos (como es la superficie cerosa), con los depósitos tempranos de Nakbe, no parece posible que esta comunidad se fundara antes del año 800-750 AC.

Esta fecha inicial es aproximadamente 200 años después de la propuesta por Hansen (1998:55-59) basada en radiocarbono. Si Hansen estuviera en lo correcto, entonces: 1) la cerámica Mamom se originó en la Cuenca Mirador y permaneció como un fenómeno local por 200 años antes de su rápida difusión; ó 2) Cunil, Eb y otras manifestaciones Pre-Mamom predatan de 1000 AC. Ambos escenarios son muy poco probables y son refutados por la cerámica que viene de la Cuenca Mirador, y por la cerámica y las fechas de radiocarbono proveniente de afuera de ella. Por tal motivo, la cronología de Hansen debe ser rechazada.

Sin embargo, algunos tiestos Pre-Mamom provenientes del cercano sitio de El Mirador (véase Forsyth 1989: Figura 4qq), sugieren que existieron pequeñas comunidades en la Cuenca Mirador, antes que se estableciera Nakbe.

La historia de la cultura Pre-Mamom se hará más clara a medida que se completen más análisis comparativos y que se obtenga información sobre otros sitios. Mientras tanto, puede decirse que esta época fue decisiva en el desarrollo de la identidad social y prácticas culturales que unieron a los pueblos Mayas de las Tierras Bajas por casi dos milenios.

AGRADECIMIENTOS

Por la ayuda proporcionada, con agrado reconocemos al IDAEH y al Museo Nacional de Arqueología y Etnología en Guatemala y al Parque Nacional Tikal. También agradecemos a la Foundation for Ancient Research and Mormon Studies (FARMS), en la Universidad de Brigham Young, por su respaldo financiero.

REFERENCIAS

Adams, Richard E.W.

1971        The Ceramics of Altar de Sacrificios. Papers of the Peabody Museum of Archaeology and Ethnology, Vol.63 (1). Harvard University, Cambridge.

Andrews, E. Wyllys

1990        The Early Ceramic History of the Lowland Maya. En Vision and Revision in Maya Studies (editado por F. Clancey y P.D. Harrison), pp.1-19. University of New Mexico Press, Albuquerque.

Awe, Jaime J.

1992        Dawn in the Land Between the Rivers: Formative Occupation at Cahal Pech, Belize and its Implications for Preclassic Development in the Maya Lowlands. Tesis Doctoral, University of London.

Awe, Jaime J., Mark D. Campbell, Cassandra Bill y David Cheetham

1990        Early Middle Formative Occupation in the Central Maya Lowlands: Recent Evidence from Cahal Pech, Belize. Papers from the Institute of Archaeology 1:1-6. University of London.

Cheetham, David

1995        Excavations at Structure B-4, Cahal Pech, Belize: 1994 Operations. En Belize Valley Preclassic Maya Project: Report on the 1994 Field Season (editado por P.F. Healy y J.J. Awe), pp.18-44. Trent University, Occasional Papers in Anthropology, No.10. Peterborough.

1996        Reconstruction of the Formative Period Site Core of Cahal Pech, Belize. En Belize Valley Preclassic Maya Project: Report on the 1995 Field Season (editado por P.F. Healy y J.J. Awe), pp.1-33. Trent University, Occasional Papers in Anthropology, No.12. Peterborough.

1998        Interregional Interaction, Symbol Emulation, and the Emergence of Socio-Political Inequality in the Central Maya Lowlands. Tesis de Maestría, University of British Columbia, Vancouver.

2001        Cunil: A Pre-Mamom Horizon in the Southern Maya Lowlands. Ponencia, 66 Reunión Anual,  Society for American Archaeology, New Orleans.

s.f.a        Cahal Pech, Structure B-4 Excavations: 1988-1991. Manuscrito, Department of Archaeology, Belmopan, Belice.

s.f.b        Corn, Colanders, and Cooking: Early Maize Processing in the Maya Lowlands and Its Implications. Manuscrito en preparación.

Cheetham, David y Jaime J. Awe

s.f.        The Cunil Ceramic Complex, Cahal Pech, Belize. Manuscrito.

Clark, John E. y David Cheetham

2002        Mesoamerica’s Tribal Foundations, En The Archaeology of Tribal Societies (editado por W. Parkinson y S. Fowles). International Monographs in Prehistory, Ann Arbor. En Prensa.

Coe, Michael D.

1980        The Maya. Thames and Hudson, London.

Culbert, T. Patrick

1977        Early Maya Development at Tikal, Guatemala. En The Origins of Maya Civilization (editado por R.E.W. Adams), pp.27-43. University of New Mexico Press, Albuquerque.

1993        The Ceramics of Tikal: Vessels from the Burials, Caches and Problematical Deposits. University Museum Monograph 81. University of Pennsylvania, Philadelphia.

s.f.        Eb Ceramic Complex: Eb Complex Collections. Manuscrito, Department of Anthropology, University of Arizona, Tucson.

Forsyth, Donald W.

1989        The Ceramics of El Mirador, Petén, Guatemala. Papers of the New World Archaeological Foundation, No.63. Brigham Young University, Provo.

1993        The Ceramic Sequence at Nakbe, Guatemala. Ancient Mesoamerica 4:31-53.

Hansen, Richard D.

1998        Continuity and Disjunction: The Preclassic Antecedents of Classic Maya Architecture. En Function and Meaning in Classic Maya Architecture (editado por S.D. Houston), pp.49-122. Dumbarton Oaks Research Library and Collection, Washington, D.C.

Healy, Paul F. y Jaime J. Awe (ed)

1995        Belize Valley Preclassic Maya Project: Report on the 1994 Field Season. Trent University, Occasional Papers in Anthropology, No.10. Peterborough.

1996        Belize Valley Preclassic Maya Project: Report on the 1995 Field Season. Trent University Occasional Papers in Anthropology, No.12. Peterborough.

1995        Radiocarbon Dates from Cahal Pech, Belize: Results from the 1994 Season. En Belize Valley Preclassic Maya Project: Report on the 1994 Season (editado por P.F. Healy y J.J. Awe), pp.198-215. Trent University, Occasional Papers in Anthropology, No.10. Peterborough.

Healy, Paul F., David Cheetham, Terry G. Powis y Jaime J. Awe

s.f.        Cahal Pech, Belize: The Middle Formative Period. En New Perspectives on the Prehistory of the Belize Valley (editado por J.F. Garber). University of Florida Press, Gainesville.

Hermes, Bernard

1999        La cerámica y otro tipo de evidencia anterior al periodo Clásico en Topoxte, Petén. En XII Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 1998 (editado por J.P. Laporte, H.L. Escobedo y A.C. Monzón de Suasnávar), pp.3-49. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

Iceland, Harry B.

1997        The Preceramic Origins of the Maya: The Results of the Colha Preceramic Project in Northern Belize. Tesis Doctoral, University of Texas at Austin.

Jones, John G.

1994        Pollen Evidence for Early Settlement and Agriculture in Northern Belize. Palynology 18:205-211.

Joyce, Rosemary, Richard Edging, Karl Lorenz y Susan D. Gillespie

1991        Olmec Bloodletting: An Iconographic Study. En Sixth Palenque Round Table, 1986 (editado por V. M. Fields), pp.143-150. University of Oklahoma Press, Norman.

Kosakowsky, Laura J.

1987        Prehistoric Pottery at Cuello, Belize. University of Arizona Anthropological Papers, No.47. University of Arizona Press, Tucson.

Kosakowsky, Laura J. y Duncan C. Pring

1991        Ceramic Chronology and Typology. En Cuello: An Early Maya Community in Belize (editado por N. Hammond), pp.60-69. Cambridge University Press, Cambridge.

1998        The Ceramics of Cuello, Belize: A New Evaluation. Ancient Mesoamerica 9:55-66.

Laporte, Juan Pedro y Vilma Fialko

1993a        El Preclásico de Mundo Perdido: Algunos aportes sobre los orígenes de Tikal. En Tikal y Uaxactun en el Preclásico (editado por J.P. Laporte y J.A. Valdés), pp.9-46. Universidad Nacional Autónoma de México, México.

1993b        Análisis cerámico de tres depósitos problemáticos de fase Eb, Mundo Perdido, Tikal. En Tikal y Uaxactun en el Preclásico (editado por J.P. Laporte y J.A. Valdés), pp.53-69. Universidad Nacional Autónoma de México, México.

Lowe, Gareth W.

1977        The Mixe-Zoque as Competing Neighbours of the Early Lowland Maya. En The Origins of Maya Civilization (editado por R.E.W. Adams), pp.197-248. University of New Mexico Press, Albuquerque.

Marcus, Joyce

1983        Lowland Maya Archaeology at the Crossroads. American Antiquity 48:454-482.

1984        Reply to Hammond and Andrews. American Antiquity 49:829-833.

Pohl, Mary D., Kevin O. Pope, John G. Jones, John S. Jacob, Dolores R. Piperno, Susan D. deFrance, David L. Lentz, John A. Gifford, Marie E. Danforth y J. Kathryn Josserand

1997        Early Agriculture in the Maya Lowlands. Latin American Antiquity 7 (4):355-372.

Pring, Duncan C.

1976        Illustrations for Preclassic Ceramic Complexes in Northern Belize. Cambridge University Centre of Latin American Studies. Cambridge.

1977        The Preclassic Ceramics of Northern Belize. Tesis Doctoral, University of London.

1979        The Swasey Complex of Northern Belize: A Definition and Discussion. En Studies in Ancient Mesoamerica, IV (editado por J.A. Graham), pp.215-229. Contributions of the University of California Archaeological Research Facility, No.41. Berkeley.

Rice, Don S.

1976        Middle Preclassic Maya Settlement in the Central Maya Lowlands. Journal of Field Archaeology 3:425-445.

Rice, Prudence M.

1979        Introduction and the Middle Preclassic Ceramics of Yaxha-Sacnab, Guatemala. Cerámica de Cultura Maya 10:1-36. Temple University, Philadelphia.

Sabloff, Jeremy A.

1975        Excavations at Seibal, Department of Peten, Guatemala: Ceramics. Memoirs of the Peabody Museum of Archaeology and Ethnology, Harvard University, Vol.13 (2). Cambridge.

Sharer, Robert J.

1978        Pottery. En The Prehistory of Chalchuapa, El Salvador, Volume 3 (editado por R.J. Sharer), pp.2-203. University of Pennsylvania, University Museum Monographs. Philadelphia.

Sharer, Robert J. y James C. Gifford

1970        Preclassic Ceramics from Chalchuapa, El Salvador, and Their Relationships with the Maya Lowlands. American Antiquity 35:441-462.

Sharer, Robert J. y Muriel Kirkpatrick

1976        The Jenney Creek Ceramic Complex: Type Descriptions. En Prehistoric Pottery Analysis and the Ceramics of Barton Ramie in the Belize Valley (por James C. Gifford), pp.63-83. Memoirs of the Peabody Museum of Archaeology and Ethnology, Harvard University, Vol.18. Cambridge.

Strelow, Duane y Lisa LeCount

2001        Regional Interaction in the Formative Southern Maya Lowlands: Evidence of Olmecoid Stylistic Motifs in a Cunil Ceramic Assemblage from Xunantunich, Belize. Cartel, 64 Reunión Anual, Society for American Archaeology, New Orleans.

Valdez, Fred

1987        The Prehistoric Ceramics of Colha, Northern Belize. Tesis Doctoral, Harvard University, Cambridge.

1994        The Colha Ceramic Complexes. En Continuing Archaeology at Colha, Belize (editado por T.R. Hester, H.J. Shafer y J.D. Eaton), pp.15-40. Studies in Archaeology 16. Texas Archaeological Research Laboratory, The University of Texas at Austin.

Willey, Gordon R.

1970        Type Descriptions of the Ceramics of the Real Xe Complex, Seibal, Peten, Guatemala. En Monographs and Papers in Maya Archaeology (editado por W.R. Bullard), pp.313-355. Papers of the Peabody Museum of Archaeology and Ethnology, Harvard University, Vol. 61. Cambridge.

1973        The Altar de Sacrificios Excavations: General Summary and Conclusions. Papers of the Peabody Museum of Archaeology and Ethnology, Harvard University, Vol. 64 (3). Cambridge.

1977a        The Rise of Classic Maya Civilization: A Pasion Valley Perspective. En The Origins of Maya Civilization (editado por R.E.W. Adams), pp.133-157. University of New Mexico Press, Albuquerque.

1977b        The Rise of Maya Civilization: A Summary View. In The Origins of Maya Civilization (editado por R.E.W. Adams), pp.383-423. University of New Mexico Press, Albuquerque.

Willey, Gordon R., William R. Bullard, Jr., John B. Glass y James C. Gifford

1965        Prehistoric Maya Settlement Patterns in the Belize Valley. Papers of the Peabody Museum of Archaeology and Ethnology, Vol.54. Harvard University, Cambridge.

Zeitlin, Robert N.

1989        Review of “Preclassic Maya Pottery at Cuello Belize” by Laura J. Kosakowsky. The Latin American Anthropology Review 1(1):17-18.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *