Asociación Tikal

25 Nuevos datos sobre el Clásico Temprano en el área de Holmul: El caso de La Sufricaya – John Tomasic y Francisco Estrada Belli – Simposio 16, Año 2002

Descargar este artículo en formato PDF

Tomasic, John y Francisco Estrada Belli

2003        Nuevos datos sobre el Clásico Temprano en el área de Holmul: El caso de La Sufricaya. En XVI Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2002 (editado por J.P. Laporte, B. Arroyo, H. Escobedo y H. Mejía), pp.274-279. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

25

NUEVOS DATOS SOBRE EL CLÁSICO TEMPRANO

EN EL ÁREA DE HOLMUL:

El CASO DE LA SUFRICAYA

John Tomasic

Francisco Estrada Belli

El Proyecto Arqueológico Holmul investigó durante la recién terminada temporada de 2002 el sitio de La Sufricaya. Este sitio fue originalmente descubierto por Ian Graham y un mapa completo (Figura 1) se realizó en 2001 por Marc Wolf y Kristen Gardella como parte de las actividades de este proyecto (Estrada-Belli 2001a, 2001b). Su localización es a tan solo 1.2 km al suroeste de la plaza principal Holmul, lo cual sugirió que el sitio formara parte del área residencial de Holmul al menos en el Clásico Tardío.

El área de La Sufricaya se caracteriza por una agrupación de estructuras residenciales formales en grupos y plazuelas alrededor de una plataforma principal de obvia función ceremonial, ya que sobre de ella surge un templo, un grupo acrópolis (Grupo 1), y en su superficie y entorno se encontraron 11 estelas, de las cuales cinco con inscripciones del Clásico Temprano, así como una pintura mural en la Estructura 1 del mismo Grupo 1. En la margen norte de la misma plataforma basal se encuentra un pequeño juego de pelota, el cual fue investigado en 2001.

En 2002 nuestros esfuerzos se enfocaron en: 1) determinar la secuencia ocupacional de rasgos residenciales de La Sufricaya; 2) establecer el contexto estratigráfico de los monumentos escultóricos; 3) determinar la forma, función y secuencia constructiva de la Estructura; y 4) documentar con dibujos y fotografía al infrarrojo de las pinturas encontradas en la Estructura 1 en 2001.

EXCAVACIONES

Entre 2001 y 2002 se colocaron 12 pozos de prueba en La Sufricaya, y se limpiaron y documentaron cinco trincheras de saqueo en el Grupo 1 y en el templo Estructura 2. La mayoría de las excavaciones se colocaron en correspondencia de monumentos esculpidos, además de investigar dos estructuras residenciales, un chultun y el Juego de Pelota. Sin excepciones, todos los mencionados pozos demostraron que el área residencial había sido ocupada en el Clásico Tardío y Terminal, y que en esta fecha se colocaron los monumentos de Clásico Temprano en su ubicación presente. Por otra parte, las excavaciones en la plataforma ceremonial y Grupo 1 revelaron restos de arquitectura del Clásico Temprano, así como rasgos cerámicos en sus rellenos del Preclásico Tardío y Protoclásico, lo cual indica una posible ocupación anterior debajo de esta plataforma del Clásico Temprano.

Como ejemplo de la última ocupación se encontró una escultura en bulto, representado una figura sin cabeza (Escultura 11), junto a una estela lisa parcialmente enterrada frente a una pequeña estructura residencial a 400 m al norte del Grupo 1 de La Sufricaya. Una ofrenda de cuencos del grupo Tinaja Rojo fecha este conjunto a la fase Clásico Terminal.

Figura 1  Mapa de La Sufricaya

A 200 m al sur del Grupo 1, la Estela 6 – con fecha del 8.17 – menciona al personaje conocido como Rana Humeante; ésta se encontró arriba de relleno del Clásico Terminal. También en el estrato de relleno se encontraron fragmentos de la fecha de cuenta larga correspondientes a 9 Uinal y 9 Kin. Finalmente, se investigó el contexto de un fragmento recién descubierto de la Estela 1 de La Sufricaya, que corresponde a la parte central de la figura, y la Estela 4 y el Altar 1 en la plataforma principal. En ambas excavaciones los monumentos se encontraron asociados a la ocupación del Clásico Tardío/Terminal, la cual se observa sobre una capa del Clásico Temprano y la roca madre. Las estructuras residenciales elitistas y entierros asociados excavados al sur y norte del Grupo 1 por Britta Watters y Katie South, también produjeron diagnósticos del grupo Tinaja Rojo que fechan esos rasgos al Clásico Terminal.

GRUPO 1 Y ESTRUCTURA 1

En el lado oeste del Grupo 1 se encuentra la Estructura 1, de forma rectangular, y en la cual en 2001 se encontró la pintura mural del Clásico Temprano adentro de una trinchera de saqueo. Una descripción iconográfica inicial de dicha pintura se dio en el simposio del 2001(Estrada-Belli 2001a, 2001b). El dibujo de Jena Dejulio reveló algunos elementos nuevos que vale la pena mencionar. El mural está dividido en tres paredes (Murales 1-3). En el Mural 1 se observan listones de 25 figuras sentadas en armas y atuendos de estilo Teotihuacano frente a figuras de pie en marcos rojos que también visten al estilo Teotihuacano.

El nuevo dato no visible en 2001 consiste en la parte superior de la escena siendo dominada por una figura sentada y vestida al estilo Maya. Más a la derecha apenas se distinguen las líneas borrosas de lo que pudo ser un tocado, así que se supone que esto pertenece a una figura principal de pie de tamaño mucho mayor de las demás figuras. Por consiguiente, la figura dominante de esta composición pudo haber sido un guerrero o gobernante Maya presenciando una visita o reunión de guerreros Teotihuacanos. El Mural 3, en cambio, presenta personajes de pie adentro de marcos rojos con atuendo puramente Maya. Aún más detalles de estas pinturas podrán descubrirse a raíz de la documentación con cámara a infrarrojo realizada por Gene Ware de la Universidad de Brigham Young y que serán presentados en el 2003.

En cuanto a la secuencia arquitectónica del cuarto pintado, el exterior de la Estructura 1 fue investigado por medio de registros de las trincheras de saqueo. En esta figura se aprecian las trincheras de saqueo este y sur, representado con líneas diagonales. También se aprecian algunos muros exteriores al cuarto principal. Hemos identificado al menos dos fases de construcción (Figura 2). Las unidades de excavación también están representadas.

Figura 2  Plan de Estructura 1, La Sufricaya

La fase de construcción temprana consiste en los fragmentos de muros pintados (Murales 1-3), sobre un piso estucado y pintado del cuarto interior. Este cuarto interior estaba rodeado por una pared que cerraba el frente sur y este de la misma fase. Por lo anterior se supone que el cuarto mismo era un espacio interior adentro de un área techada mucho más grande. En una época posterior se construyó una pared ulterior en el lado sur y se substituyó la del lado este como parte de la segunda etapa de construcción.

Las paredes del lado sur de la primera y segunda fases se encontraron separadas por un relleno de 50 cm de espesor. La cerámica recuperada en este relleno fecha a la segunda etapa a la fase Tzakol 3 del Clásico Temprano. Asimismo, la cerámica que encontramos debajo del piso asociado con los Murales 1-3 es contemporánea con la fase Tzakol 3 del Clásico Temprano y eso indica que la primera sub-estructura fue construida y enterrada durante el Clásico Temprano. Por otra parte, cilindros trípodes con decoración aplicada de cacao y obsidiana verde de Pachuca que se encontraron asociados a ambas etapas constructivas sugieren que la presencia de los personajes Teotihuacanos representados en el mural en esta misma estructura pudo ser real. Afuera del muro de la segunda etapa y en el lado este, encontramos un basurero con cerámica del Clásico Tardío y eso nos sugiere que el edifico fue cubierto de desechos en el Clásico Tardío y que su función ceremonial había cesado.

Los muros exteriores son de 30 cm de ancho y eso sugiere que solo pudieron sostener un techo de madera en vez de una bóveda. En la segunda etapa, el área interior de la primera estructura fue rellenada y posiblemente un espacio techado se construyó sobre de la misma dejando los muros anteriores y sus pinturas intactas. Con el objetivo de aclarar la forma y tamaño de la primera etapa constructiva se hizo un registro entre los muros al sur y en el lado sur del muro interior; se descubrió que el mismo presentaba estuco y pintura mural parcialmente intacta por 12 m de largo y 2 m de alto. El Mural 4, al oeste de la trinchera de saqueo, no está bien preservado y solamente pequeños fragmentos de pintura quedan sobre el muro y es de difícil interpretación. Por otra parte, al este de la trinchera, el estuco y la pintura están en buen estado de conservación.

En el presente dibujo (Figura 3) se aprecian los rasgos visibles con luz natural del Mural 5. Estilísticamente, estas pinturas podrían fecharse a los siglos V y VI DC (Clemency Coggins, comunicación personal 2002). En el Mural 5 se distinguen al menos cuatro personajes de tamaño real. A la izquierda, se puede ver la cara de un personaje de perfil, pintado de rojo, amarillo y negro. La figura central es un hombre con brazos extendidos, vistiendo un faldón y careciendo de otros rasgos de atuendo. Las muñecas están amarradas a dos postes con estos lazos. Debajo y en cada lado de la figura central, hay un personaje arrodillado, con algún tipo de ofrenda en sus manos.

Por lo anterior, sugerimos que este mural es una representación de un sacrificio en andamio. El sacrificio en andamio es una forma de ejecución en la cual la víctima está amarrada a postes y usada como marco para flechas o lanzas. Esta forma de sacrificio era relativamente común en Mesoamérica durante las épocas Clásica y Postclásica. Un ejemplo del Clásico Tardío es un grafito de Tikal (Estructura 5D-I), donde se puede ver a una víctima amarrada a un andamio, mientras que otra persona tira una lanza en su lado. Otro ejemplo, del Postclásico Tardío viene del Códice Mixteca Nuttall. En esta escena también se ve un guerrero arrojando lanzas al cuerpo de la víctima, mientras que ella está amarrada a un andamio.

Según Karl Taube (1988), estos sacrificios están asociados con ritos de fertilidad agrícola y ritos dinásticos, especialmente el acceso al trono de un nuevo gobernante. En el Clásico, entre los Mayas tales sacrificios se hacían durante la llegada de la temporada de lluvia. Taube también sugiere que en Piedras Negras las estelas con nichos han sido interpretadas como andamios con los reyes adentro de ellos en vez de las víctimas. Estos dos ritos son muy parecidos porque los dos son de renovación, sea de la milpa o de un nuevo gobernante.

Es posible que este mural de La Sufricaya sea el registro de un rito de sacrificio humano que fuera ejecutado en este mismo edificio señalando la llegada de las lluvias o tal vez la llegada de un nuevo rey. Dado que este tipo de rito es un evento transitorio, la función del mural pudo haber sido de conmemorar de forma permanente en vez de transitoria. El mural enviaba un mensaje de renovación, así como de memoria dinástica que estaba a la vista permanentemente, hasta que la estructura fue enterrada a fines del Clásico Temprano.

Figura 3  Dibujo de la figura central, Mural 5

CONSIDERACIONES FINALES

Si bien es posible que las escenas pictóricas de los Murales 1-3 y 4-5 representaron dos eventos históricos realmente acontecidos en La Sufricaya, por otra parte la cuestión de cuál fue la conexión entre estos eventos es difícil de resolver en este momento. Aun así, podemos especular que sí puede existir una conexión, ya que las dos escenas pintadas son muy cercanas en el tiempo, fechándose ambas a la época de 400-600 DC, y ambas pudieron estar relacionadas con rituales dinásticos. Como se ha visto, en el primer mural se representan varios Teotihuacanos con armas frente a un gobernante posiblemente Maya. Es posible que el ritual del Mural 5 se refiera a un momento histórico poco posterior a la llegada del grupo extranjero y que el ritual de alguna manera fuera presenciado o inclusive apoyado por ellos. Por otro lado puede darse que el segundo evento represente la reintegración de una dinastía local después de la interferencia extranjera. Esperamos que futuros datos nos permitan evaluar estas hipótesis que de momento son algo especulativas. Al respecto cabe mencionar que la limpieza y conservación de este mural podrá revelar muchos detalles importantes de la historia dinástica de La Sufricaya.

Finalmente, por lo que se desprende de las excavaciones de La Sufricaya se deduce que la ocupación más antigua en el área de La Sufricaya se dio en el Preclásico Tardío, aunque la arquitectura observada remonte al Clásico Temprano. La primera ocupación está limitada al área debajo de la plataforma basal del Grupo 1. En el Clásico Temprano, el Grupo 1 fue construido y ampliado, y varias estelas con inscripciones dinásticas fueron colocadas frente al mismo. La epigrafía de los monumentos, las pinturas y los restos arquitectónicos y cerámicos, nos indican que en este grupo se dio la llegada y tal vez la permanencia de grupos de Teotihuacan entre 400 y 600 DC.

Es posible que esta “entrada” haya constituido una pauta importante en la historia temprana de las dinastías locales, aunque todavía nos falta entender la magnitud de su ingerencia en la política local. En el Clásico Tardío, el Grupo 1 fue cubierto por capas de relleno, quedando incluido en un área residencial compuesta por muchos grupos residenciales formales de rango elitista y que formaban parte del área residencial periférica del centro de Holmul. A esta época se debe la colocación de varios monumentos tempranos fuera de su contexto original, el cual debió ser al pie del Grupo 1.

Será muy importante en el futuro investigar mayormente la relación entre estos datos del Clásico Temprano de La Sufricaya, en el marco de lo que fue la historia dinástica de Holmul en el ámbito regional. Es posible que con mayores datos se puedan definir importantes procesos políticos que pudieron haber acercado Holmul a sus centros vecinos, primero con Tikal y luego con Naranjo en la época tardía. También con un mayor entendimiento de la cronología regional será posible que en el futuro se pueda definir si efectivamente los centros de Cival, La Sufricaya y Holmul, y a la vez Naranjo, hayan sido centros de poder sucesivos de la misma línea dinástica en esta área tan interesante del noreste de Petén.

AGRADECIMIENTOS

Se agradece a la Universidad de Vanderbilt, National Geographic Society, Ahau Foundation, FAMSI e Interco, de los Estados Unidos, por el apoyo financiero a este proyecto. Estamos agradecidos al IDEA. Se agradecen los comentarios de Clemency Coggins, Annabeth Headrick, Norman Hammond y John Hoopes en la interpretación del Mural 5, y Bernard Hermes en el análisis cerámico, asimismo a Britta Watters, Dave Bell, Kristen Klein, Andie Gehlhausen, Katie South, Jason Paling, Justin Ebersole, Jena Dejulio y Shoshaunna Parks por su participación en las labores en La Sufricaya.

REFERENCIAS

Estrada Belli, Francisco

2001a        Maya Kingship at Holmul, Guatemala. Antiquity 75:685-686.

2001b Investigaciones arqueológicas en Holmul, Petén. Resultados de la temporada de 2001. Informe presentado a IDAEH, Ministerio de Cultura y Deportes, Guatemala.

Proyecto Tikal

1983        The Graffiti of Tikal. Tikal Report No.31. University Museum, Philadelphia.

Rodgers, Alan y Zelia Nutall

1975        The Codex Nuttall. Dover Publications, New York.

Taube, Karl

1988        A Study of Classic Maya Scaffold Sacrifice. En Maya Iconography  (editado por E. Benson y G. Griffin), pp.331-351. Princeton, New Jersey.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *