Asociación Tikal

23 La transformación Clásica-Postclásica en patrones de asentamiento rurales: Las investigaciones de la isla Quexil Oriental, Petén – Kevin R. Schwarz – Simposio 16, Año 2002

Descargar este artículo en formato PDF

Schwarz, Kevin R.

2003        La transformación Clásica-Postclásica en patrones de asentamiento rurales: Las investigaciones de la isla Quexil Oriental, Petén. En XVI Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2002 (editado por J.P. Laporte, B. Arroyo, H. Escobedo y H. Mejía), pp.248-262. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

23

LA TRANSFORMACIÓN CLÁSICA – POSTCLÁSICA

EN PATRONES DE ASENTAMIENTO RURALES:

LAS INVESTIGACIONES DE LA ISLA QUEXIL ORIENTAL, PETÉN

Kevin R. Schwarz

El colapso de la mayoría de sistemas políticos Mayas del Clásico Tardío en las Tierras Bajas presenta evidencia dramática de la pérdida cultural. Muchos investigadores han estudiado el debilitamiento de los reinos, ciudades, dinastías y tradiciones de las artes y escritura (Culbert 1973). Sin embargo, se han olvidado de los sectores de la sociedad Maya Clásica que sobrevivieron al Clásico Terminal y que, con un estado transformado, emergen para crear la sociedad Maya del Postclásico (1000-1525 DC).

Estudios recientes han documentado la supervivencia y la transformación de los Mayas rurales durante esta época (Rice 1988; Rice et al. 1998; Masson 1997; Johnston et al. 2001). En la región del centro de Petén (Figura 1), la transformación es especialmente fuerte porque las poblaciones trasladaron sus asentamientos a las islas y penínsulas en la región de los lagos. Se construyeron asentamientos únicos cuya arquitectura y material cultural demuestran evidencias de interacción regional con vecinos Mayas y posiblemente no-Mayas. También, como se explica más adelante, hay evidencia de cambio social interno.

La investigación describe los hallazgos de la temporada de campo en la Isla Oriental del lago Quexil. La hipótesis es que la reorganización social rural resulta de procesos políticos que ocurren durante el periodo Clásico Terminal. Se analizan los efectos de cambios políticos con referencia a la arquitectura doméstica y cívica, y los patrones de actividad. La arquitectura se refleja en la cultura humana (Rapaport 1969; Kent 1990). La arquitectura, específicamente el diseño de las casas y oratorios domésticos, puede ser interpretada como expresiones de la identidad cultural y/o como mapas de la organización social. Por ejemplo, la apariencia de estilos decorativos y características materiales de diseño señalaría la identidad étnica de los habitantes (Burley et al. 1992; Stanish 1989). Alternativamente, las casas eran diseñadas para las necesidades funcionales de los habitantes en un contexto social (una tradición arquitectónica; McGuire y Schiffer 1983; Blanton 1994; Hillier y Hanson 1994). Espero que a través del análisis de patrones de asentamientos se comprendan las consecuencias culturales y sociales de la reorganización de las poblaciones de los Mayas del centro de Petén.

En esta investigación se revisa la historia cultural de la región. Se discute el trabajo de campo del año 2001 en la cuenca del lago Quexil. Finalmente se realizan algunas observaciones preliminares sobre la transformación en el ambiente arquitectónico y los posibles cambios en la organización social de los habitantes de Quexil y del centro de Petén.

Figura 1        Mapa de la región central de Petén

HISTORIA CULTURAL DE LA REGIÓN DE LOS LAGOS DEL CENTRO DE PETÉN

Relativamente pocos proyectos de investigación en Petén han evaluado la comunidad rural y la continuidad doméstica desde el Clásico hasta el Postclásico (P. Rice 1986, 1987; D. Rice 1988). En pocas áreas como en la región de los lagos de Petén se puede apreciar continuidad de ocupación durante y después del Clásico Terminal. La supervivencia y transformación del asentamiento rural en el área de los lagos de Petén son significativas debido a que los centros cívicos-ceremoniales fueron abandonados durante el periodo Clásico Terminal.

Durante este tiempo el movimiento de la población y asentamiento sugiere escenarios de cambio cultural como migraciones, tal vez de gente no-Maya (Thompson 1970; Tourtellot 1988; Rice 1988; Rice et al. 1998). Hay evidencia de estilos de cerámica, iconografía y arquitectura para una ruta de entrada de los inmigrantes, incluyendo los sitios de Ceibal y Altar de Sacrificios (Thompson 1970). También semejanzas de la cultura cultural (la arquitectura y cerámica), sugieren una conexión cultural entre Petén del Clásico Terminal y las Tierras Altas de Guatemala (Ichon y Grignon 1981; Ichon et al. 1980), y Yucatán (Bey et al. 1997), específicamente con la región de Chichen Itza (véase más adelante).

Hay evidencias que el periodo Clásico Terminal era una época de tensión socio-política interna. Esto incluyó la fortificación de ciertos asentamientos y la ubicación de otros en puntos defensivos (como en islas o penínsulas), así como la terminación de muchas actividades elitistas en centros cívicos-ceremoniales (Rice et al. 1998:244; Demarest et al. 1997).

Durante el Clásico Tardío y Clásico Terminal (500–1000 DC), las casas se localizaban típicamente en grupos cuadrangulares alrededor de una plaza formal centrada con 2 – 4 o más estructuras por grupo (Figura 2). Los grupos usualmente estaban dispersos en forma concéntrica con relación a una jerarquía de plazas centrales y plazas múltiples que formaban complejas agrupaciones mayores. En su totalidad, las grandes y complejas agrupaciones forman las ciudades – como Tikal – que tenían una relación jerárquica con sitios tributarios más pequeños.

Figura 2  Ejemplos de agrupaciones de montículos

Las estructuras domésticas individuales eran en su mayoría de forma rectangular, posiblemente con una superestructura perecedera (Figura 3). Alternativamente, las estructuras consistían de un cuarto único rectangular con muros de mampostería y a veces, con banquetas. Generalmente, existían las banquetas de mampostería en el Clásico Tardío. También existieron muchas plataformas, subestructuras que no tienen manifestaciones de superestructura de mampostería, ni de banqueta. Durante el Clásico Tardío y Terminal emergió en Tikal y Ceibal un tipo de construcción de altares dispuestos al centro de la plaza.

Durante el Postclásico Temprano (950 -1200 DC), ocurrieron cambios profundos. Asentamientos compactos, más pequeños, emergieron usualmente en las islas, penínsulas y otros puntos defensivos dentro de los lagos de Petén. En estos densos asentamientos no existían grandes grupos residenciales de plaza, sino un patrón concéntrico de casas alineadas lateralmente a lo largo de terrazas de construcción, situadas perpendicularmente al terreno, el que a menudo fue escarpado. En el declive se construían pequeñas casas. Viviendas sustancialmente más grandes se situaban cerca de la cima, la que también comprendía el grupo ceremonial con casas más pequeñas en las laderas. Las estructuras en sí mismas son diferentes: bajas, anchas, con muros en forma de L, en forma de I, y en forma de C (Rice 1988:230-237).

Figura 3   Ejemplos de agrupaciones de montículos

En el Postclásico también se desarrolló un tipo de vivienda ahora conocido como estructuras de múltiples cámaras (tandem). Éstas se han encontrado en sitios Postclásicos en Yucatán, como Mayapan, y en la región de los lagos de Petén (Smith 1962; Freidel 1981; Rice et al. 1998). La superestructura de estos edificios estaba compuesta de una fachada abierta que exponía una banqueta grande en una forma de C. Una puerta central sobre la banqueta daba acceso a un cuarto que estaba totalmente encerrado por muros. Este estilo de edificio fue descrito por Fray Diego de Landa en su Relación como un tipo de vivienda muy común en Yucatán en la época de la Conquista. Landa comentó que en estas casas los muros del cuarto al frente y su banqueta eran pintados en estilo policromo y tuvieron iconografía. El cuarto al frente con una banqueta era usado para recibir visitantes. Enfrente estaba un “patio soleado”, donde los aleros de la casa se extendían para crear un techo y dar sombra. El cuarto de atrás era usado para cocinar, dormir y para actividades rituales.

INVESTIGACIONES DEL CAMPO EN LA CUENCA DE LAGO QUEXIL EN EL AÑO 2001

Las investigaciones de la temporada 2001 produjeron hallazgos que sugieren algunas interpretaciones preliminares. Los comentarios se limitan a la arquitectura y a las observaciones sobre los artefactos y patrones de actividad. El análisis de los artefactos continuó en el año 2002. Es necesario discutir la estrategia de la excavación, la que incluye la limpieza y exposición de estructuras domésticas y espacios asociados. El objetivo fue excavar los bloques para exponer los últimos rasgos arquitectónicos como plataformas, muros, banquetas y pisos con artefactos asociados. La excavación siguió la estratigrafía natural y se expuso el último piso y los elementos arquitectónicos.

Las observaciones sobre la organización arquitectónica están divididas en tres escalas de análisis: 1) la organización de la comunidad; 2) agrupaciones estructurales; y 3) la morfología de las estructuras y patrones de artefactos asociados. La organización de la comunidad en las islas Quexil es muy diferente al asentamiento rural en el Clásico Tardío. Por ejemplo, un grupo Clásico que fue investigado por el proyecto está en la cuenca Petenxil (Grupo 1; Figura 4). Es un grupo aislado que es cuadrangular y tiene una plaza grande definida por cuatro estructuras. Está sobre un cerro mirando hacia la orilla occidental del lago Petenxil.

Figura 4  Asentamiento en la zona del lago Petenxil

Por el contrario, la isla Quexil Este presenta un asentamiento denso y compacto con orillas bien definidas (no se discutirá la isla Oeste por razones de espacio; Figura 5). La isla tiene terreno accidentado que sube naturalmente a una cima aproximadamente 9 m arriba del nivel actual de la laguna. Por lo menos tres terrazas naturales circundan la cima. El efecto es la expansión del área útil de las plataformas. El área de la cima y cada terraza sostiene un grupo compacto de dos o más estructuras. Adicionalmente, terrazas más angostas están ubicadas en el declive arriba del nivel de la laguna.

Figura 5  Asentamiento en la isla Quexil

        El asentamiento tenía una organización grande y compleja. El sitio estaba organizado en tres círculos concéntricos de plataformas que soportan estructuras. En total, 18 han sido identificadas en la isla, de las cuales nueve fueron excavadas. El círculo de estructuras consiste en estructuras pequeñas, probablemente con una función doméstica. Esas estructuras están agregadas en el declive 1 ó 2 m arriba del nivel de estas estructuras. Arriba de estas terrazas se encuentran tres plataformas que soportan estructuras más grande y sustanciales, la mayoría de ellas presenta banquetas y muros de superestructuras.

Tres agrupaciones de estructuras existen abajo del grupo de Acrópolis. Estos grupos consisten de estructuras solitarias, pares de estructuras y grupos. El grupo de Acrópolis es el más grande y formal. Consiste en un grupo de plaza ceremonial compacta que está dividido por un muro alto (Q17-Q18-Q18A y Q14-Q15).

En su totalidad el plano parece el de una aldea densa y compacta. Esa isla es una versión miniatura de las islas más grandes (petenes), y del sitio Postclásico de Topoxte (Bullard 1970; Wurster et al. 2000) y de Tai Itza (probablemente enterrado bajo la moderna ciudad de Flores en el lago Petén Itza).

COLOCACIÓN DE LAS ESTRUCTURAS

La colocación de las estructuras es diferente en comparación con ejemplos del Clásico Tardío. Los grupos de estructuras han disminuido en el tamaño de los patios. La presencia de pocos edificios opuestos también implica que los habitantes tenían menos contactos visuales en la vida cotidiana. La colocación de las estructuras en la isla Quexil puede caracterizarse en tres tipos: 1) estructuras solitarias (la mayoría que tiene una sola vista de la laguna); 2) grupos de pares en los cuales una estructura se encuentra frente a la otra o se colocan en un ángulo (muchas veces en un ángulo recto; véase Q20-Q21). Estos grupos a veces comparten una plaza diminuta en comparación con grupos del Clásico Tardío; y 3) un grupo más grande y complejo, el grupo de la Acrópolis tiene características múltiples en cuanto a la colocación de estructuras en un orden específico.

ESTRUCTURA Q19

La Estructura Q19 está asentada en medio del declive al oeste y abajo de la Estructura Q18, la más grande. Se encuentra 2 m abajo del nivel del agua. La estructura se ubica sobre el declive y tiene 2.20 m de altura desde la base. La altura de la estructura no es clara pues revela en su lado este una superestructura no mayor a 30 cm de altura. No quedan muros de superestructura ni banquetas. Dos muros de retención detienen la subestructura en el lado oeste. Unos artefactos domésticos sugieren la identidad cotidiana de la estructura como una casa. Unos fragmentos de estuco pintado indican que la estructura tenía un piso y probablemente un techo de paja. El aislamiento de la estructura y el hecho de estar orientada al oeste y hacia la laguna, demuestran las limitaciones de la construcción de casas esta pequeña isla.

La principal razón para describir esta estructura es debido a que en su parte posterior se descubrió un entierro, en el oeste y en la base de la plataforma artificial. El entierro fue encontrado abajo de 15 cm de colluvium estéril y de un basurero del Postclásico. El depósito consiste de muchos bordes de platos trípodes de los tipos Paxcaman Rojo y Agustín Rojo, que sugieren un fechamiento del Postclásico como la otra cerámica en la isla (Gifford 1976; Rice 1987). El entierro consiste en un adulto depositado en posición extendida, en buena condición, alineado aproximadamente al oeste en una oquedad en la caliza. La ofrenda consiste en tres vasijas enteras, incluyendo una que se ubicó sobre el cráneo. La vasija, del tipo Jato Negro sobre Gris, fue fragmentada en la antigüedad, tal vez debido a la presión de la tierra. Es un cuenco trípode con soportes bulbosos que tienen aberturas en forma de T. El entierro fue identificado por Rice (comunicación personal) para la fase Romero (850-950? DC). No se identificó conexión estratigráfica entre Q19 y el entierro, pero tal vez hay una relación entre ambos, y entonces se cree que la ocupación de la estructura fue relativamente temprana en el Clásico Terminal.

ESTRUCTURAS Q20-Q21

Las Estructuras Q20 y Q21 forman una pareja ubicada en una terraza de construcción cerca de la orilla norte de la isla. La Estructura Q20 está ubicada hacia el suroeste y en un ángulo recto de la estructura más grande, Q21. La Estructura Q21 está orientada hacia el noroeste directamente hacia el muro sur de la Estructura Q21. Así, los accesos hacia ambas estructuras no están opuestos, como tampoco forman un patio circundante.

La morfología arquitectónica y las concentraciones de artefactos para las dos estructuras son muy interesantes. La Estructura Q20 es una versión pequeña de la Estructura Q19, porque el lado suroeste es parte de un montículo para soportar la estructura sobre el declive de la orilla de la laguna. El nivel de la laguna estuvo 2 m abajo de este montículo en el año 2001. La parte suroeste estaba construida con rocas grandes que sirvieron como muro de retención del relleno de la estructura. La plataforma es plana, pero más accidentada que las otras estructuras en la isla. No soporta muros de superestructura ni banquetas, los artefactos encontrados en la porción noroeste del montículo estaban esparcidos. Sin embargo, un gran óvalo de piedra de color rojo (diámetro de 30 cm) fue expuesto, asentando sobre las piedras que forman la plataforma. Se sugiere que se usó como un yunque. En el lado suroeste de la estructura, en los intersticios de las rocas que forman el muro de retención, se encontró fragmentos grandes y numerosos de ollas de cerámica. Esta área se encuentra en el declive hacia la laguna y tal vez los tiestos fueron depositados como ollas rotas y desechados hacia la orilla. Sugiero que la estructura sirvió como una cocina y/o taller.

La Estructura Q21 es una estructura baja y ancha con una banqueta y un muro de respaldo en forma de “C” (Figura 6). La banqueta es baja (23 cm de altura), y su muro colapsó; solo la base se encontró en su lugar de procedencia. El muro probablemente no tenía más que 50 cm en elevación y soportaba bajareque y también el techo. Fragmentos de bajareque fueron encontrados cerca de la base del muro enfrente de la estructura. El hallazgo sugiere la existencia de un muro de palos de madera, bajareque y material orgánico. Este muro dividía el interior y el área frente a la estructura. Numerosos artefactos fueron encontrados en la banqueta, atrás de ella y en el piso directamente al frente. Estos artefactos incluían navajas y dos manos de moler.

La excavación de 3 x 3 m enfrente de la estructura reveló un patio usado para actividades diarias. El área consiste de un piso bien construido, aunque no hubo presencia de estuco. Es posible que los aleros de la casa fueran extendidos para crear un techo para “un patio soleado”, que era común en casas en Yucatán durante el periodo de contacto (en el siglo XVI), según Landa (Tozzer 1941). Se encontró un cántaro aplastado, pero casi entero, de tipo Chilo Sin Engobe en esta área. La cuidadosa excavación demostró que el cántaro estaba in situ. Adicionalmente, algunas concentraciones de tiestos de Agustín Rojo, Paxcaman Rojo, una punta proyectil y una mano fueron encontradas en esta área.

GRUPO DE LA ACRÓPOLIS

En contraste con los grupos discutidos previamente, la Acrópolis en la isla oriental es semejante a grupos de plaza del Clásico Tardío y Postclásico Tardío. Como se describe anteriormente, el grupo de la Acrópolis consiste de solo dos estructuras (Q14-Q15) que forman una alineación este-oeste con una plaza diminuta (Figura 7). Las excavaciones de limpieza intensiva indican que este grupo es parte de una agrupación más compleja. Creo que la Estructura Q14, la pirámide principal, está en posición opuesta a un salón abierto, la Estructura Q18. Esta estructura está dispuesta sobre una terraza adjunta y más baja. Los dos conjuntos forman un eje este-oeste. Dos estructuras más pequeñas, Q15 en la plaza superior y Q18A en la plaza inferior, son oratorios centrales asentados en medio de las Estructuras Q14 y Q18. La Estructura Q17 es una plataforma larga y baja ubicada en la posición al sur de la plaza. La vista de estas estructuras está parcialmente oculta por la esquina del muro de la terraza superior. El grupo de plaza se encuentra dividido por un muro de 3 m de elevación que corre norte-sur, el cual se construyó usando el cerro natural y ampliado con técnicas de cortar y rellenar.

Figura 6   Asentamiento en la isla Quexil

Desdichadamente, la Estructura Q14 está muy depredada por trincheras. Es una estructura piramidal de una altura de 2.50 m asentada en el este del grupo. Es similar a los templos orientales que caracterizan el Patrón de Plaza 2 (Becker 1971, 1982). La parte norte de la Estructura Q15 fue excavada, revelando un piso estucado que está bien preservado y tiene artefactos asociados. Más importante fue la concentración de aproximadamente 20 tiestos de incensarios de tipos Gotas Compuesto y La Justa Compuesto, que fueron encontrados al oeste de la superficie de la estructura, abajo de la orilla de la plataforma. Algunos de los tiestos tienen estuco y adornos de espigas y botones. Es evidencia del uso ceremonial de esta estructura, tal vez como un oratorio. Unas líneas de piedra indican que una escalinata pudo descender a la orilla oeste de la estructura para tener una conexión con las estructuras de abajo.

Abajo y al oeste de la Estructura Q15 está la Estructura Q18A. Esta última es un oratorio más sustancial, mide 6 m por 6.60 m y 88 cm de elevación (Figura 8). Tiene una escalinata con tres peldaños en el lado norte. La superficie es cuadrada y al igual que la Estructura Q15, no tiene muros ni banquetas de superestructura. La mitad oeste de la estructura fue excavada para buscar el piso de la superestructura. El trabajo reveló numerosos artefactos de carácter ceremonial. Incluyó un cristal de cuarzo y un fragmento de incensario quemado, así como la mayor porción de una copa de soporte pedestal con espigas, del tipo Gotas Compuesto. El hallazgo es semejante a incensarios encontrados en un oratorio (en el centro de la plaza) en Ceibal (Sabloff 1975:176-178).

 

Figura 7  Asentamiento en la isla Quexil

Figura 8   Asentamiento en la isla Quexil

        La Estructura Q18 se ubica 5.20 m al oeste de la Estructura 18A. Es la que presenta el salón abierto más grande en la isla; tiene una elevación de 1.20 m y un largo de 20 m. La Estructura Q18 tiene una banqueta elevada y bien hecha en forma de “C” (Figuras 9 y 10). Al edificio se entraba por una escalinata en el este que tenían tres peldaños. Arriba de la escalinata y al centro, hay una plataforma muy baja construida de piedras. Al oeste está la banqueta que tiene 45 cm de altura y 1.60 m de ancho. Está bien construida con piedra cortada reteniendo un relleno de tierra y roca. La banqueta y el piso se encuentran cubiertos con estuco bien preservado que presentan fragmentos de pintura roja. El piso frente a la banqueta estaba quemado, porque el carbón manchó el piso de abajo y consiste en fragmentos de madera carbonizada. Es posible que los elementos podrían haberse quemado después del abandono de la estructura o alternativamente, que el quemado en esta área del piso ocurrió como parte de la actividad ritual. Este edificio pudo ser utilizado como área del consumo de comida, porque los tiestos encontrados atrás del mismo consistieron en vajillas muy finas, además de huesos de animales en el piso. La estructura se parece a los salones abiertos de otros sitios en la región (Pugh 2001:547-552), y en el norte de Yucatán (Bey et al. 1997), pero con la excepción que ese ejemplo de Quexil no tiene bases ni soportes para columnas.

Figura 9   Asentamiento en la isla Quexil

Figura 10   Asentamiento en la isla Quexil

        Mi análisis del grupo de la Acrópolis revela una colección de diversas estructuras. La oposición del templo-pirámide en el este (Q14), identificado con el Patrón de Plaza 2 de Tikal, y el salón abierto del Postclásico, sugiere uno o dos escenarios. Tal vez la construcción del grupo crecía despacio y las estructuras incorporaban la moda arquitectónica del momento. Otra explicación es que el grupo de la Acrópolis fue construido en el periodo Clásico Terminal cuando los dos estilos, Clásico y Postclásico, se encontraban en uso en la arquitectura. La evidencia de los dos oratorios centrales (Q15 y Q18A), los cuales son parecidos a oratorios en Ceibal y otros sitios Clásicos Terminales, apoya el segundo escenario. Se nota que el Patrón de Plaza de Tikal incorpora una plataforma rectangular y baja, en el centro de la plaza, la cual tendría materiales osteológicos escondidos en la estructura (Becker 1982:119). Análisis de radiocarbono de materiales y excavaciones adicionales en Quexil pueden revelar más de la historia de esto grupo.

El mayor cambio en el grupo de la Acrópolis en comparación con la tradición de diseño de plazas Mayas, es la división de las estructuras por dos plazas diminutas en terrazas de niveles diferentes. La pared que está dividiendo las dos terrazas presentó una solución al problema de un déficit del espacio plano. La solución demuestra una buena voluntad para transformar ciertos elementos de diseño arquitectónico (la plaza) para fomentar otros elementos (la alineación tradicional de las estructuras del Patrón de Plaza 2).

CONCLUSIÓN

Ha quedado demostrado que el patrón de asentamiento de las islas Quexil es diferente a la jerarquía de asentamientos extensivos en el Clásico Tardío (Rice 1986; Rice et al. 1998). Sitios lacustres del Postclásico fueron lugares restringidos, los cuales sostenían altas densidades de población. Para las islas Quexil, un espacio de más de 400 m del agua y declives escarpados ayudaría al sitio a ser un lugar defensivo. Vestigios de muros defensivos y la evidencia de numerosas puntas de flecha también sugieren que la guerra era parte de la vida política en la región durante el Postclásico.

A pesar de esta evidencia, datos cerámicos y arquitectónicos nos dicen que los habitantes de Quexil mantenían contactos culturales diversos y de larga distancia. La presencia del oratorio central, Estructura Q18A y sus artefactos, nos refiere a un contacto con la ciudad de Ceibal. Otra evidencia apoya una ocupación larga del grupo de la Acrópolis, según la mezcla de elementos arquitectónicos del Clásico y Postclásico.

Estos hallazgos sugieren que una red de influencias externas afectaban a los habitantes de Quexil. Tal vez los efectos externos provocaban una transformación interna de la cultura rural del centro de Petén. La mayoría de los habitantes de la Isla Oriental de Quexil vivían en casas de grupos de uno o dos estructuras, en contraste de las casas domésticas extendidas circundantes de una plaza. Se cree que una reducción en las agrupaciones de estructuras eran una adaptación de la vida doméstica en las islas y en las orillas del lago.

Sin embargo, es posible que este tipo de patrón sea la consecuencia de un cambio en estrategias de diseño doméstico de una disminución en la importancia de familias extensas (segmentos de linajes), un tipo que Haviland (1988) caracterizó como la norma de organización doméstica en el Clásico Tardío. Podemos inferir que las estructuras solas y las parejas en las islas Quexil estaban habitadas por fragmentos de familias extensas. Estas interpretaciones crearían un aumento en aislamiento social durante un tiempo de conflicto.

En conclusión, los patrones de asentamiento de la Isla Oriental nos conduce hacia una historia de la transformación del estilo arquitectónico con la conservación de unos elementos de diseño arquitectónico, como por ejemplo, el diseño del Patrón de Plaza 2. La transformación de diseños de plaza, especialmente la disminución del espacio, sugiere que había un proceso de adaptación arquitectónica para fomentar la vida social en la isla. Es más tentativo inferir los cambios en la organización social que en la arquitectura.

Por cierto, podemos identificar el Clásico Terminal y el Postclásico como épocas de militarismo e interacción étnica. Los dos procesos están entrelazados y la tensión étnica pudo producir la guerra. El declive de la autoridad central en el periodo Clásico Terminal habría crecido con más fuerte identificación étnica y al final existió más guerra entre poblaciones previamente más integradas. El efecto indirecto de estos cambios políticos en la cultura material es visible en los diseños arquitectónicos de las islas Quexil. Aunque es difícil conocer ahora la secuencia o causa directa de estos cambios, podemos decir que la sociedad rural Maya se adaptaba activamente al paisaje socio-político resultante del colapso del Clásico.

REFERENCIAS

Adams, Richard E.

1973        The Collapse of Maya Civilization: A Review of Previous Theories. En The Classic Maya Collapse (editado por T.P. Culbert), pp.21-34. University of New Mexico Press, Albuquerque.

Becker, Marshall J.

1971         The Identification of a Second Plaza Plan at Tikal, Guatemala and Its Implications for Ancient Maya Social Complexity. Tesis Doctoral, Departamento de Antropología, Universidad de Pennsylvania.

1982        Ancient Maya Houses and Their Identification: An Evaluation of Architectural Groups at Tikal and Inferences Regarding Their Functions. Revista Española de Antropología Americana 12:111-129.

Bey, George G., Craig A. Hanson y William M. Ringle

1997        Classic to Postclassic at Ek Balam, Yucatan: Architectural and Ceramic Evidence for Defining the Transition. Latin American Antiquity 8 (3):237-254.

Blanton, Richard E.

1994        Houses and Households: A Comparative Study. Plenum Press, New York.

Bullard, William R.

1970        Topoxte, A Postclassic Site in Peten, Guatemala. En Monographs and Papers in Maya Archaeology (editado por W.R. Bullard), pp.245-309. Papers of the Peabody Museum, Vol.61, Harvard University, Cambridge.

Burley, David V., Gayle A. Horsfall y John A. Brandon

1992        Structural Considerations of Metís Ethnicity: An Archaeological, Architectural and Historical Study. University of South Dakota Press, Freeman.

Chase, Arlen F.

1983        A Contextual Consideration of the Tayasal-Paxcaman Zone, El Petén, Guatemala. Tesis doctoral, Departamento de Antropología, University of Pennsylvania, Philadelphia.

Comparato, Frank (ed)

1983        History of the Conquest of the Province of the Itza. por Juan Villagutierre y Soto-Mayor. Labrynthos.

Demarest, Arthur A., Matt O’Mansky, Claudia Wolley, Dirk Van Tuerenhout, Takeshi Inomata, Joel Palka, y Héctor Escobedo

1997        Classic Maya Defensive Systems and Warfare in the Petexbatun Region: Archaeological Evidence and Investigations. Ancient Mesoamerica 8: 229-253.

Culbert, T. Patrick (ed)

1973        Classic Maya Collapse. University of New Mexico Press, Albuquerque.

Freidel, David

1981        Continuity and Disjunction: Late Postclassic Settlement Patterns in Northern Yucatan. En Lowland Maya Settlement Patterns (editado por Wendy Ashmore), University of New Mexico Press, Albuquerque.

Gifford, James C.

1976        Prehistoric Pottery Analysis and the Ceramics of Barton Ramie, in the Belize Valley. Memoirs of the Museum of Archaeology and Ethnology, Vol.18. Universidad de Harvard.

Hillier, Bill y Julienne Hanson

1984        The Social Logic of Space. Cambridge University Press. Cambridge

Ichon, A. y R. Grignon

1981        Archéologie de Sauvetage dans la Vallée du Rio Chixoy: No.3: El Jocote. Institut d’Éthnologie, Paris.

Ichon, A., M.F. Fauver-Bertholet y C. Plocienak

1980        Archéologie de Sauvetage dans la Vallée du Rio Chixoy: No.2: Cauinal. Institut d’Éthnologie, Paris.

Johnston, Kevin J., Andrew J. Breckenridge y Barbara Hansen

2001        Paleoecological Evidence of an Early Postclassic Occupation in the Southwestern Maya Lowlands: Laguna Las Pozas, Guatemala. Latin American Antiquity 2 (2):149-166.

Jones, Grant D.

1998        The Conquest of the Last Maya Kingdom. Stanford University Press, Stanford.

Kent, Susan (ed)

1990        Households: Comparative and Historical Studies of the Domestic Group. University of California Press, Berkeley.

Masson, Marilyn

1997        Cultural Transformation at the Maya Postclassic Community of Laguna de On, Belize. Latin American Antiquity 8 (4):293-317.

McGuire, Randall H. y Michael B. Schiffer

1983        A Theory of Architecture Design. Journal of Anthropological Archaeology 2:277-303

Rapoport, Amos

1969        House Form and Culture. Prentice Hall Publishers, Englewood Cliffs.

Rice, Don S.

1986        The Peten Postclassic: A Settlement Perseptive. En Late Lowland Maya Civilization: Classic to Postclassic (editado por J.A. Sabloff y E.W. Andrews), pp.301-347. University of New Mexico Press, Albuquerque.

1988        Classic to Postclassic Household Transitions in the Central Peten, Guatemala. En Household and Community in the Mesoamerican Past (editado por R.R. Wilk y W.A. Ashmore), pp.227-248. University of New Mexico Press, Albuquerque.

Rice, Don S., Prudence M. Rice, Rómulo Sánchez Polo, and Grant D. Jones

1996        Proyecto Maya-Colonial. Geografía política del siglo XVII en el centro de Petén, Guatemala. Informe preliminar al Instituto de Antropologia e Historia de Guatemal sobre investigaciones de campo en los años 1994-1995. Center for Archaeological Investigations y Department of Anthropology, Southern Illinois University at Carbondale.

Rice, Don S., Prudence M. Rice y Timothy W. Pugh

1998        Settlement Continuity and Change in the Central Peten Lakes Region: The Case of Zacpeten. En Anatomía de una civilización: Aproximaciones interdisciplinarias a la cultura Maya (editado por A. Ciudad Ruiz, Y. Fernández, J.M. García Campillo, M.J. Iglesias, A. Lacadena, L. Sanz), pp.207-252. Sociedad Española de Estudios Mayas, Madrid.

Rice, Prudence M.

1986        The Peten Postclassic: Perspectives from the Central Peten Lakes. En Late Lowland Maya Civilization: Classic to Postclassic (editado por Jeremy Sabloff y E.W. Andrews), pp.251-301. University of New Mexico Press, Albuquerque.

1987        Macanche Island, El Petén, Guatemala. University of Florida Press, Gainesville.

Sabloff, Jeremy A.

1975        Excavations at Seibal, Department of Peten, Guatemala. Memoirs of the Peabody Museum of Archaeology and Ethnology, Vol.13 (1-2). Universidad de Harvard, Cambridge.

Sabloff, Jeremy A. and Gordon R. Willey

1967        The Collapse of Maya Civilization in the Southern Lowlands: A Consideration of History and Process. Southwest Journal of Anthropology 23 (4):311-336.

Smith, A. Ledyard

1962        Residential and Associated Structures at Mayapan. En Mayapan, Yucatán, Mexico (editado por H.E.D. Pollock, Ralph L. Roys, T. Proskouriakoff y A. Ledyard Smith), pp.165-320. Carnegie Institution of Washington, Publication 619, Washington DC.

Stanish, Charles

1989        Household Archaeology: Testing Models of Zonal Complementarity in the South Central Andes. American Anthropologist 91:7-24.

Thompson, J. Eric

1970        Maya History and Religion. University of Oklahoma Press, Norman.

Tourtellot, Gair

1988        Excavations at Seibal: Department of Peten, Guatemala: Peripheral Survey and Excavation- Settlement and Community Patterns. Memoirs of the Peabody Museum of Archaeology and Ethnology, Vol.16. Universidad de Harvard, Cambridge.

Tozzer, Alfred M.

1941        Landa’s Relación de las Cosas de Yucatan: A Translation. Papers of the Peabody Museum of American Archaeology and Ethnology, Vol.18. Universidad de Harvard, Cambridge.

Wurster, Wolfgang W. (ed)

2000        El Sitio Maya de Topoxte: Investigaciones en una islas del lago Yaxha, Petén, Guatemala. Verlag Phillip Von Zabern, Mainz Am Rhein.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *