Asociación Tikal

17 Nuevos datos e interpretaciones de los reinos occidentales del Clásico Tardío: Hacia una visión sintética de la historia Pasión/Usumacinta – Arthur A. Demarest y Federico Fahsen – Simposio 16, Año 2002

Descargar este artículo en formato PDF

Demarest, Arthur y Federico Fahsen

2003        Nuevos datos e interpretaciones de los reinos occidentales del Clásico Tardío: Hacia una visión sintética de la historia Pasión/Usumacinta. En XVI Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2002 (editado por J.P. Laporte, B. Arroyo, H. Escobedo y H. Mejía), pp.160-176. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

17

NUEVOS DATOS E INTERPRETACIONES

DE LOS REINOS OCCIDENTALES DEL CLÁSICO TARDÍO:

HACIA UNA VISIÓN SINTÉTICA DE LA HISTORIA PASIÓN/USUMACINTA

 Arthur A. Demarest

Federico Fahsen

Los descubrimientos recientes del Proyecto Arqueológico Regional Cancuen de la Universidad de Vanderbilt enfatizan de nuevo que la arteria de comercio de los ríos Pasión-Usumacinta tuvo una importancia central para todo el centro y occidente del mundo Maya (Figura 1). Esta amplia ruta de comercio y transporte empieza a ser una vía acuática navegable en Cancuen, fluyendo hacia al norte, oeste, y finalmente al noroeste, donde se conecta con los grandes reinos occidentales. Cada centro principal está localizado en puertos, confluencias, tributarios y otros lugares claves, cuya importancia puede explicarse de acuerdo al sistema de ríos. Tres Islas, Altar de Sacrificios y Yaxchilan se ubican en la confluencia con otros sistemas ribereños o rutas terrestres. Ceibal se localiza donde el río Pasión vira hacia el oeste y donde la ruta de comercio se divide en dos:

1.        Hacia el oeste, el río sigue hasta Altar de Sacrificios, Yaxchilan, Piedras Negras, y después pasando la zona de Palenque hacia el Golfo de México.

2.        Hacia el este, se dirige por tierra a los grandes centros del centro de Petén (Figura 2).

Desde el Preclásico Tardío, si no es que antes, este gran sistema de rutas fluviales y terrestres funcionaron como la verdadera “Ruta Maya” del centro y occidente de Petén.

LAS HISTORIAS ENTRELAZADAS DE LOS REINOS RIBEREÑOS OCCIDENTALES

En esta ponencia se propone un nuevo acercamiento para entender la historia de los reinos occidentales de Petén. Este punto de vista no se limita a las historias individuales de los reinos regionales del occidente, sino los abarca de acuerdo a las historias que se conectan de forma interregional – la historia general del sistema de ríos que los sustentó. Los estudios detallados de arqueología y epigrafía que son específicos para cada sitio hacen que se pierda la pista de los nexos que unieron los centros occidentales y las propias razones por las que se convirtieron en la sede de redes de prestigio, primero como caciques y después, a través de evolución social, como las capitales de los señores sagrados o K’uhul Ajaw. El papel económico que jugaron los señores sagrados en la región Maya occidental pudo limitarse a la redistribución de bienes exóticos y posiblemente en el intercambio de otros bienes como la obsidiana. Esta función fue de suficiente importancia para el poder de los K’uhul Ajaw, y que puede explicar la localización de sus sedes en los puntos estratégicos en la ruta de intercambio Pasión/Usumacinta.

Figura 1  El sistema Pasión/Usumacinta en el área Maya

Figura 2  El movimiento de la obsidiana en el área Maya

RECIENTES INVESTIGACIONES EN LAS REGIONES DEL RÍO PASIÓN

Los proyectos de la Universidad de Harvard que investigaron Ceibal y Altar de Sacrificios (Willey 1973, 1990), recopilaron evidencia detallada que empezó a revelar el papel central del comercio ribereño en la historia del occidente Maya, así como el papel que jugó la guerra en el colapso de estos reinos. Los proyectos ya mencionados también descubrieron los estados conquistadores del Ciclo 10, que surgieron de forma inusual después del colapso regional en Petexbatun y el Medio Pasión (Tourtellot y González s.f.). Basándose en estos estudios anteriores, las investigaciones auspiciadas por la Universidad de Vanderbilt en Petexbatun en 1989-1994 y Punta de Chimino en 1996, han proporcionado la visión más detallada hasta ahora de la dinámica violenta en el Medio Pasión y el Colapso temprano que se dio en esa región (Demarest 1997; Valdés 1997; Demarest, Escobedo y O’Mansky 1997).

Finalmente, en los últimos cuatro años, el Proyecto Cancuen de la Universidad de Vanderbilt ha abierto la página de la historia y la arqueología del sistema del Alto Pasión, revelando una relación aún más íntima entre este próspero reino y el sistema del Pasión, controlándolo desde el inicio de su parte navegable (Figura 3). En las ponencias presentadas en el XVI Simposio, y en simposios e informes anteriores, o las noticias recientes, se ha reportado la riqueza sorprendente y la naturaleza inusual del reino de Cancuen (Demarest y Barrientos 2000, 2001, 2002; artículos en este volumen). Como lo mencionan Tomás Barrientos y Rudy Larios (este volumen), el palacio del siglo VIII fue extraordinario en su tamaño y espléndido en arquitectura y escultura de estuco. Los talleres que rodearon el centro de Cancuen indican que la producción y el comercio de jade, pirita, obsidiana y otros productos de las Tierras Altas pudieron ser controlados por los gobernantes y la nobleza.

Figura 3  Sitios arqueológicos en el área del río Pasión

        El jade, la pirita, posiblemente las plumas de quetzal y otros artefactos y materias primas exóticas provenientes de las Tierras Altas, pudieron ser usados como obsequios para cimentar alianzas estratégicas de Cancuen con otros centros. Estos también pudieron ser distribuidos en cantidades más limitadas a las élites menores del sitio como parte de redes de patrocinio o influencia política de sus gobernantes. De igual forma, los otros reinos localizados río abajo en el Pasión y Usumacinta reforzaron las bases religiosas y militares de su poder con redes de patrocinio similares que redistribuyeron los bienes que llegaron desde Cancuen. Los nexos económicos e ideológicos entre las redes de patrocinio de los reinos ribereños ayudan a explicar las constantes interacciones entre ellos, la correlación de sus historias y sus declines simultáneos.

LA HISTORIA DEL SISTEMA DE LOS RÍOS PASIÓN/USUMACINTA

Los patrones de correlación de las historias de los reinos del sistema Pasión/Usumacinta se han aclarado gracias a la combinación de la evidencia epigráfica del Proyecto Petexbatun, con la gran cantidad de evidencia nueva de los textos de Cancuen y el descubrimiento inesperado del texto central de la dinastía del reino de Petexbatun en el Templo L5-49 de Dos Pilas. Los nuevos textos descubiertos por estos proyectos de Vanderbilt, sus desciframientos, y su significado histórico-cultural específico, han sido discutidos en mayor detalle en otros trabajos en este volumen (Fahsen et al. este volumen).

Ahora bien, combinando la evidencia del Proyecto Petexbatun y otras excavaciones recientes, estos nuevos descubrimientos muestran que la historia de los reinos Mayas occidentales ya no pueden explicarse mediante historias locales e incluso regionales. Esta arteria clave para el comercio fue desde los inicios del periodo Clásico, si no es que antes, un blanco para el control de los poderes interregionales principales del Mundo Maya. Nuestras interpretaciones históricas culturales anteriores (Mathews 1979; Houston y Mathews 1985; Houston 1987, 1993; Houston y Stuart 1990), no reconocieron el papel central que jugaron estas intervenciones constantes e internacionales en las historias de esta región.

LOS INICIOS DEL CLÁSICO: LA INTRUSIÓN TIKAL/TEOTIHUACAN

Como era de esperarse, los asentamientos más tempranos del Preclásico y los primeros centros dinásticos del Clásico se encuentran en nodos críticos del sistema ribereño. La historia dinástica del Alto Pasión durante el periodo Clásico empieza en el centro de Tres Islas, donde la dinastía de Cancuen erigió tres monumentos espléndidos. Desde este periodo temprano, el involucramiento internacional es evidente en la iconografía relacionada con Teotihuacan, que es clara en estas estelas (Figuras 4 y 5). Sus fechas entre 395 y 475 DC se correlacionan con el momento del involucramiento mexicano en la dinastía de Tikal y la expansión de su hegemonía por todo Petén y, solamente un poco después, con la influencia de Teotihuacan en Kaminaljuyu, punto comercial de las Tierras Altas (Martin y Grube 2000; Stuart 2000; Schele 1992). Claramente, el reino de Cancuen en el Alto Pasión se mantuvo en un punto intermedio entre la ruta de transporte Tierras Altas-Tierras Bajas, que fue clave para los sistemas de intercambio y aspiraciones expansionistas de la dinastía de Tikal y sus aliados mexicanos. La presencia de vasijas cilíndricas trípodes negras como ofrendas de cuevas en el Alto Pasión también testifican el involucramiento de Tikal en la región.

LA “GUERRA MUNDIAL” CALAKMUL-TIKAL EN EL OCCIDENTE

Martin y Grube (1994, 1995, 2000) han demostrado que la historia dinástica Maya de los siglos VI y VII fueron dominados por la gran guerra internacional entre Tikal y Calakmul, y sus respectivos aliados y vasallos. La eficacia del modelo Martin y Grube ha sido confirmada fuertemente por los textos recientemente descubiertos en la Escalinata 2 de Dos Pilas (Fahsen et al. este volumen). Anteriormente Mathews (1979; Mathews y Willey 1991), Houston (Houston y Mathews 1985; Houston 1987), y otros, habían interpretado la política de Petexbatun y el Pasión en términos regionales, como una “guerra civil” inter-dinástica entre Tikal y Dos Pilas causada por hermanos rivales y sus seguidores (Houston et al. 1992). El involucramiento de Calakmul fue definido como directo y dominante por Martin y Grube (1994, 1995), mientras que Houston, Mathews y otros creyeron que fue más una coincidencia de intereses y/o una alianza de corto plazo contra los gobernantes de Tikal del siglo VII (Houston y Mathews 1985; Houston et al. 1992). Ahora, el descubrimiento de la escalinata en Dos Pilas y su desciframiento por Fahsen (Fahsen et al, este volumen) muestran que la historia del siglo VII en el Pasión se caracterizó por una pugna entre Tikal y Calakmul por el control de esta región.

LA ESTRATEGIA DE TIKAL: 629-659 DC

La fundación de Dos Pilas y el establecimiento de su primer gobernante fueron acciones estratégicas e intencionales por parte de Tikal, no la huída de un príncipe exiliado, como se había argumentado anteriormente (Houston et al. 1992). Al contrario, en 629 DC Tikal envió al futuro rey, B’alaj Chan K’awiil, a Dos Pilas cuando tenía solamente cuatro años y posiblemente acompañado por un regente. Ellos establecieron su base en Dos Pilas, un sitio sin ocupación anterior, pero bien localizado para atacar y controlar los lugares importantes del cercano río Pasión.

Figura 4  Monumento de la región del río Pasión

Figura 5  Monumento de la región del río Pasión

Sus motivos militares se evidencian por la ubicación de su nueva base regional en un lugar donde los suelos y el drenaje impiden la agricultura productiva, por lo que cualquier población grande tuvo que ser mantenida por el tributo de los vecinos dominados. Dos Pilas se mantuvo de dicho tributo, tal como fue demostrado por los estudios paleo-ecológicos extensivos e intensivos del Sub-Proyecto de Ecología de Petexbatun llevados a cabo por Dunning y Beach. Las excavaciones, estudios paleo-ecológicos y análisis de fosfatos en suelos han mostrado que no hay evidencia de agricultura en o alrededor de Dos Pilas, y concluyeron que pudo haber sido un verdadero estado “depredador” tributario (Dunning, Beach y Rue 1997; Dunning y Beach s.f.). Es claro que Tikal quería que Dos Pilas fuera una base para asegurar su frontera occidental y proteger la ruta fluvial ante la creciente amenaza y hegemonía de su rival, Calakmul.

CALAKMUL CONQUISTA EL RÍO: 659-695 DC

Sin embargo, los planes de Tikal se vieron frustrados cuando Calakmul conquistó Dos Pilas en el año 659 DC. Su gobernante, B’alaj Chan K’awiil, salió al exilio y posteriormente regresó al trono, pero solamente como vasallo y agente total de Calakmul (Fahsen et al., este volumen). Hay que notar que un poco antes, en 652 DC, Calakmul había conquistado Itzan al norte del Medio Pasión y en 656 DC Calakmul había instalado (en un rito en el propio Calakmul) a un nuevo gobernante en el trono de Cancuen (Fahsen y Jackson 2001). Estas acciones estratégicas de guerra y dominio a larga distancia dieron a Calakmul el control de toda la cuenca del Pasión, aventajando a Tikal (Fahsen y Demarest 2000; Fahsen y Jackson 2001; Fahsen et al., este volumen).

Entonces, usando a Dos Pilas como su instrumento militar, Calakmul conquistó Machaquila y otros sitios del Pasión (Fahsen et al., este volumen), y a través de su vasallo, Dos Pilas, declaró varias guerras contra el mismo Tikal. La Escalinata 2 de Dos Pilas registra que estas guerras terminaron no solamente con la derrota de Tikal en 679 DC, sino con la destrucción del centro de Tikal y la masacre de parte de su población (Fahsen et al, este volumen). Las celebraciones de victoria se llevaron a cabo en Dos Pilas, con la presencia del gobernante de Calakmul, marcando el control de esta ciudad sobre la ruta de comercio occidental y su aislamiento del entonces disminuido y saqueado reino de Tikal.

Aquí vemos otra vez que es obvio que los eventos en la cuenca del Pasión no fueron motivados localmente ni fueron una guerra civil entre facciones rivales Tikaleñas, como se había pensado con anterioridad. En lugar de eso, la fundación y guerras de Dos Pilas en el siglo VII y la hegemonía de Petexbatun fueron parte de una guerra internacional que tuvo como uno de sus objetivos (y motivos) el control de la ruta comercial del río Pasión.

EL REINO REGIONAL DE PETEXBATUN EN EL PASIÓN: 695-760 DC

La historia occidental finalmente cambió a políticas regionales en 695 DC, cuando el gran gobernante de Calakmul, Yuknoom Yich’aak K’ak’, fue derrotado y la hegemonía de esta ciudad se perdió para nunca resurgir (Braswell et al., s.f.). De igual forma, Tikal – aunque victorioso – nunca recuperó el dominio interregional que había tenido anteriormente. Al contrario, el internacionalismo de los siglos VI y VII fue reemplazado en el siglo VIII por una fragmentación del mundo Maya en poderes regionales (Figura 6).

Sin embargo, el vacío de poder en el occidente fue ocupado rápidamente por poderes regionales ansiosos de dominar la ruta fluvial del Usumacinta-Pasión. Hacia el norte, Yaxchilan y Piedras Negras se disputaron el control del Usumacinta. Al sur, Dos Pilas, ahora liberado del yugo de Calakmul, emprendió una campaña de 60 años de conquistas y alianzas para controlar el Pasión. Habiendo establecido una segunda capital en Aguateca con acceso a la ruta del Pasión, Dos Pilas conquistó todo Petexbatun (Figura 7). Posteriormente derrotó y conquistó el importante centro de comercio de Ceibal, hasta que finalmente dominó a todos los sitios del Pasión (Mathews y Willey 1991; Demarest 1997). Cancuen y Dos Pilas aparentemente se aliaron sin conflicto. Juntos lograron el control del flujo de bienes exóticos los cuales funcionaron como símbolos importantes e instrumentos rituales de la autoridad real.

Figura 6  División de zonas en el área Maya

Figura 7  Sugerencias de organización política para la región del río Pasión

EL COLAPSO DE PETEXBATUN Y SU IMPACTO: 700-810 DC

Como se ha detallado en muchas oportunidades, la intensidad de la guerra en el siglo VIII pudo haber sido estimulada por las “guerras internacionales de poder” del siglo anterior entre las crecientes hegemonías de Calakmul y Tikal (O’Mansky y Demarest 2001; Demarest s.f.; Demarest, Rice y Rice s.f.). La guerra también fue causada por la intensificación de pugnas dinásticas y rivalidades entre élites que se debieron a la proliferación de la clase elitista a través de la poligamia y las políticas de patrocinio y promoción. En cualquier caso, la hegemonía de Petexbatun colapsó en guerra endémica intensiva, lo que llevó a la destrucción de Dos Pilas y Aguateca y posteriormente al abandono casi total de la región (Demarest y Valdés 1995, 1996; Demarest y Escobedo 1998).

Aquí se enfatiza de nuevo que los destinos de todos los centros del Pasión/Usumacinta se conectaron a través del sistema fluvial. Mientras el colapso de Petexbatun fue la “primera ficha del dominó en caer” en el largo proceso del Colapso de las Tierras Bajas Centrales, su impacto en la ruta de comercio occidental fue más inmediato. Entre 760 DC y poco después de 800 DC, todos los centros de Petexbatun colapsaron. Poblaciones de refugiados de diferentes tipos se movieron a río arriba y río abajo, causando un impacto inmediato en los reinos ribereños. Grupos fortificados sobrevivieron después de 830 DC en Punta de Chimino y Ceibal (Figura 8; Demarest, Escobedo y O’mansky, 1997), y algunas poblaciones pequeñas se asentaron en estructuras perecederas alrededor de la laguna de Las Pozas hacia el sur (Johnston et al. 2001; Castellanos et al., en este volumen). Los inmigrantes de las clases elitistas y medias pudieron haberse dirigido hacia el sur. De hecho, hay sugerencias circunstanciales que después de 760 DC algunas poblaciones con afiliaciones cerámicas con el norte y occidente (incluyendo Gris Fino Chablekal), se asentaron en las afueras de Cancuen (Demarest y Barrientos 2001, 2002). Tal vez inmigrantes elitistas de Petexbatun pudieron haber ayudado a estimular el apogeo de Cancuen entre 760 y 800 DC, que floreció mientras que río abajo sus vecinos norteños declinaban.

LA MUERTE DEL RÍO Y SUS REINOS

Otra de las muchas implicaciones del Proyecto Petexbatun, que es obvia pero que ha sido pasada por alto, es que la guerra y desintegración política en Petexbatun pudieron haber roto y bloqueado la arteria de comercio del Pasión-Usumacinta. Los centros e incluso aldeas asediadas en las regiones de Petexbatun y Ceibal atestiguan el grado de interrupción en el comercio y transporte. Este patrón se confirma por la disminución en la estandarización cerámica, la menor cantidad de policromos importados, y un incremento en la heterogeneidad de las pastas, todas indicaciones del aislamiento de estos centros y el rompimiento del intercambio externo (Foias y Bishop 1997; Foias 1996).

Podemos especular que entre 760 y 800 DC las guerras y la desintegración de la cultura de la zona Medio Pasión pudieron haber tenido un efecto interregional devastador a través del rompimiento del comercio y transporte. Este rompimiento posiblemente explica el declive y abandono de la mayoría de centros principales del sistema Pasión/Usumacinta entre 800 y 810 DC, entre 40 y 100 años antes que muchas ciudades importantes de las Tierras Bajas Centrales localizadas hacia el este. En ocasiones anteriores, la mayoría de expertos habían interpretado el Colapso occidental por medio de eventos locales o por procesos globales generales de las Tierras Bajas. Las causas locales, como las derrotas militares de Palenque por Tonina o de Piedras Negras por Yaxchilan, no explican porqué esas dinastías fracasaron en resurgir. Las causas globales, como el cambio climático, sobrepoblación o el deterioro ecológico, no explican porqué el colapso empezó en el occidente, donde las poblaciones fueron más pequeñas y el abastecimiento de agua estuvo lejos de ser un problema. Además, los resultados de seis temporadas de investigaciones en el Proyecto Petexbatun han negado claramente estos factores ecológicos o demográficos (Demarest 1997; Dunning et al. 1997; Wright 1997; Dunning y Beach s.f.; Emery 1997).

Estas explicaciones – locales o globales – del declive de estos reinos en el siglo VIII también fallan en explicar el porqué de la cronología temprana y simultánea de la caída y abandono de los centros ribereños. La razón de los declives correlacionados es obvia. La ruta de comercio fluvial se había roto en su parte media por la guerra endémica que había encerrado a la región de Petexbatun y el Medio Pasión, incluyendo Ceibal. La ruta de comercio de más de mil años de antigüedad que unió las Tierras Altas y Bajas, y la Verapaz, con el Golfo de México (Figura 2) se rompió a la mitad por las guerras endémicas de Petexbatun y Ceibal. El resultado fue la bien documentada regionalización occidental en la producción e intercambio de cerámica (Foias y Bishop 1997; Foias 1995). Con el comercio y el transporte interrumpidos hacia el este y el sur (Petén, Alto Pasión, y Tierras Altas del Norte), estos reinos dirigieron sus afiliaciones económicas y cerámicas hacia adentro o al oeste (con su cerámica de pasta fina).

Sin embargo, el sur había sido siempre la fuente de jade, pirita, plumas de quetzal, la mayoría de la obsidiana, y muchos otros bienes exóticos que mantuvieron las redes de patrocinio de los reinos ribereños. Con el colapso de estas redes, los reinos occidentales enfrentaron problemas para obtener estos lujos y bienes exóticos, y por consiguiente sufrieron un debilitamiento de sus redes de patrocinio – además del impacto destructivo de los asedios, la concentración de asentamientos y el desplazamiento de poblaciones causados por la guerra misma (Demarest, Rice y Rice s.f.; Demarest 1997, s.f.; Demarest y Escobedo 1998). Este desplazamiento y dispersión de poblaciones en Petexbatun fue seguido entre 800 y 815 DC por declives y migraciones de poblaciones similares en centros como Piedras Negras, Yaxchilan, Aguateca, Palenque, Cancuen, y los otros grandes reinos ribereños.

Ninguno de estos abandonos correlacionados corresponde en cronología o evidencia a los factores ecológicos o invasiones extranjeras. Al contrario, todos se relacionan con guerras y con el fracaso al intentar recuperar su estatus debido a la desintegración del sistema Pasión/Usumacinta que había unido las ciudades occidentales. La inestabilidad al vivir y proteger las cosechas en un ambiente de guerra causaron la migración de grupos grandes y pequeños fuera de Petexbatun (Demarest y Escobedo 1998; Demarest s.f.). De igual forma, el conflicto y después la restricción de los sistemas de patrocinio dependientes del río, causaron una disminución en la autoridad de los K’uhul Ajaw de todos los centros ribereños, lo que resultó en la salida de las poblaciones elitistas y no elitistas que los mantuvieron.

En Piedras Negras, Houston y colegas (s.f.) documentaron este éxodo de las élites menores y la población no elitista, un proceso que parece ocurrir en los otros reinos ribereños del occidente. Sin embargo, ellos atribuyen el declive a una “pérdida de autoridad moral” por parte del gobernante de Piedras Negras (Houston et al. s.f.). Estas suposiciones morales no solo son inapropiadas para la ideología política Maya, sino que estas conclusiones fallan en explicar porqué el gobernante perdió su autoridad “moral” y porqué esta pérdida sucede al mismo tiempo que el declive de la mayoría de los otros centros occidentales y al mismo tiempo de las guerras endémicas y migraciones en Petexbatun. Obviamente, la explicación del Colapso temprano y casi simultáneo de las ciudades occidentales radica en su conexión a través del sistema fluvial Pasión-Usumacinta, y en el rompimiento de este sistema y ruta de transporte e intercambio.

De hecho, podemos hipotetizar que después de 760 DC el sistema Pasión/Usumacinta se convirtió en un corredor que contagió la guerra intensificada entre centros. Esta hipótesis parece confirmarse aun en Cancuen, que se encontraba lejos al sur y que había permanecido fuera de conflictos. Sin embargo, cerca de 800 DC, los gobernantes de Cancuen empezaron a construir muros defensivos alrededor de su próspero y monumental palacio, y alrededor de su puerto estratégico (Figura 9). Poco después, el sitio fue abandonado dejando sus sistemas defensivos sin terminar, la construcción incompleta de una versión mayor del palacio, una cámara vacía para una tumba real e incluso cuerpos que se dejaron sin enterrar sobre la calzada del sitio (Jackson y Sears, este volumen; Berryman et al. este volumen; Barrientos et al. este volumen).

Figura 8  Planta de Cancuen

Parece que toda la población de gobernantes, elitistas, artesanos y campesinos de Cancuen se fueron para escapar de la amenaza de una guerra endémica, la cual se estaba moviendo río arriba desde Petexbatun y los otros reinos guerreros que estaban colapsando. La dinastía del Alto Pasión continuó por otros 40 años, pero más tierra adentro, en Machaquila (Figura 10). Es posible que los gobernantes y población elitista de Cancuen se hayan trasladado para unirse con sus parientes, en el reino aliado de Machaquila, tal como unas décadas antes las élites huyendo de Petexbatun se dirigieron río arriba para asentarse con sus parientes de Cancuen.

LAS CONSECUENCIAS

Alrededor de 830 DC, casi todos los grandes centros dentro del sistema de los ríos Pasión/Usumacinta habían declinado, sus poblaciones se habían ido y el vibrante sistema del río había muerto. Las élites de Ceibal, Altar de Sacrificios y Punta de Chimino buscaron en el norte y occidente nuevas inspiraciones en ideología, economía y estilo, formando estados conquistadores que se consolidaron en algunos casos de forma exitosa (pero solamente por unas décadas). Aunque estos centros atrajeron a las poblaciones hacia centros gobernados por una amalgama ecléctica de estilos e influencias (Tourtellot y Gonzáles s.f.; Demarest, Escobedo y O’Mansky 1997; Demarest y Escobedo 1998; Demarest 2001, s.f.; Demarest, Rice y Rice s.f.), éstos no tuvieron éxito en revivir el sistema fluvial, por lo que se convirtieron en reinos que a pesar de sus contactos y conexiones externas, cayeron en el regionalismo y finalmente en un lento decline (Tourtellot y Gonzáles s.f.).

Mientras tanto, la combinación de eventos tempranos en el occidente, especialmente la muerte del sistema fluvial y de los reinos que mantenía, así como la migración de poblaciones hacia el sur, este y norte (Demarest s.f.; Demarest, Rice y Rice s.f.; Rice y Rice s.f.; Ringle et al. s.f.), tuvieron efectos dramáticos en el resto de las Tierras Bajas Mayas. En algunas áreas, como en el Puuc y la costa de Belice (Figura 6), estos movimientos de población pudieron haber ayudado a estimular su florescencia del Clásico Terminal. Sin embargo en la mayoría de regiones, tal como el norte y centro de Petén, y el este de Belice, los desplazamientos directos o indirectos de poblaciones aumentaron problemas ya existentes a inicios del siglo IX, especialmente sobrepoblación y presiones ecológicas (Demarest, Rice y Rice s.f.).

CONCLUSIÓN

Entonces, al final, la ruptura de la antigua “Ruta Maya” del occidente creó una serie de eventos y procesos que ayudaron a precipitar el final de la forma de vida del periodo Clásico y el abandono de la mayoría de las ciudades de las Tierras Bajas. Sin embargo, estas rupturas, movimientos y la búsqueda de nuevas rutas de intercambio, también ayudaron a estimular el periodo de experimentación del Clásico Terminal y los inicios de la transformación Postclásica de la tradición cultural Maya.

La exposición y síntesis presentadas apoyan el argumento central de este trabajo, que la historia de los reinos de las Tierras Bajas occidentales, desde el Preclásico hasta el Colapso, se conectó de forma interregional a la historia general del sistema ribereño Pasión/Usumacinta, que fue la mayor ruta de comercio y transporte del mundo Maya. Debemos examinar en cada periodo el papel clave que jugó el sistema fluvial de conexiones río abajo y río arriba para explicar de manera más profunda los procesos regionales e interregionales en los reinos occidentales de las Tierras Bajas. Al final, la historia del occidente es la historia del río.

REFERENCIAS

Braswell, Geoffrey E., Joel D. Gunn, Rosario Domínguez Carrasco,  William J. Folan, Laraine A. Fletcher, Abel Morales López y Michael D. Glascock

s.f.        Defining the Terminal Classic at Calakmul, Campeche. En The Terminal Classic in the Maya Lowlands: Collapse, Transition, and Transformation (editado por Don Rice, Prudence Rice y Arthur Demarest). University of Colorado Press, Boulder.

Demarest, Arthur A.

1997         The Vanderbilt Petexbatun Regional Archaeological Project 1989-1994: Overview, History, and Major Results of a Multidisciplinary Study of the Classic Maya Collapse. Ancient Mesoamerica 8 (2):209-227.

2001        Nuevos datos y modelos complejos del Colapso de las ciudades arqueológicas en Petén. En XIV Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2000 (editado por Juan Pedro Laporte, Ana Claudia de Suasnávar y Bárbara Arroyo), pp.445-462. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

s.f.        After the Maelstrom: The Classic Maya Collapse and the Terminal Classic in the Western Peten. En The Terminal Classic in the Maya Lowlands: Collapse, Transition, and Transformation (editado por Don Rice, Prudence Rice y Arthur Demarest). University of Colorado Press, Boulder.

Demarest, Arthur A. y Tomas Barrientos (ed)

2000        Proyecto Arqueológico Cancuen: Informe Temporada 1999. Instituto de Antropología e Historia, Guatemala.

2001        Proyecto Arqueológico Cancuen: Informe Temporada 2000. Instituto de Antropología e Historia, Guatemala.

2002        Proyecto Arqueológico Cancuen: Informe Temporada 2001. Instituto de Antropología e Historia, Guatemala.

Demarest, Arthur A. y Héctor Escobedo

1998        Acontecimientos, procesos, y movimientos de poblaciones en el Clásico Terminal y el Colapso Maya. En XI Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 1997 (editado por Juan Pedro Laporte y Héctor Escobedo), pp.699-712. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

Demarest, Arthur A., Héctor Escobedo y Matt O’Mansky (ed)

1997        Proyecto Arqueológico Punta de Chimino 1996-1997: Informe Preliminar. Instituto de Antropología e Historia de Guatemala.

Demarest, Arthur A. y Matt O’Mansky

2001        Status-Rivalry and Warfare in the Development and Collapse of Classic Maya Civilization. Ponencia presentada en la Conferencia Internacional de Copan, Copan Ruinas, Honduras.

Demarest, Arthur A. y Juan Antonio Valdés

1995        Guerra, regresión política y el Colapso de la civilización Maya Clásica en la región Petexbatun. En VIII Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 1994 (editado por Juan Pedro Laporte y Hector Escobedo), pp.777-781. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

1996        Nuevos análisis e interpretaciones del Colapso de la civilización Maya en la región de Petexbatun. En IX Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 1995 (editado por Juan Pedro Laporte y Héctor Escobedo), pp. 207-212. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

Demarest, Arthur A., Prudence Rice y Don Rice

s.f.        The Terminal Classic in the Maya Lowlands: Assessing Collapses, Transitions, and Transformations. En The Terminal Classic in the Maya Lowlands: Collapse, Transition, and Transformation (editado por Don Rice, Prudence Rice y Arthur Demarest). University of Colorado Press, Boulder.

Dunning, Nicholas y Timothy Beach

s.f.        Ecology and Agriculture of the Petexbatun Region: An Ancient Perspective on Rainforest Adaptation. Monographs of the Vanderbilt Institute of Mesoamerican         Archaeology. Vanderbilt University Press.

Dunning, Nicholas P., Timothy Beach y David Rue

1995        Investigaciones de la paleo-ecología y sistemas agrícolas antiguos de la región de Petexbatun: Temporada 1994. En Proyecto Arqueología Regional Petexbatun: Informe Preliminar #6, Sexta Temporada (editado por Arthur A. Demarest, Juan Antonio Valdés y Héctor Escobedo), pp.470-477. Instituto de Antropología e Historia, Guatemala.

1997        The Paleoecology and Ancient Settlement of the Petexbatun Region, Guatemala. Ancient Mesoamerica 8:255-266.

Emery, Kitty F.

1997        The Maya Collapse: A Zooarchaeological Investigation. Tesis Doctoral. Cornell University.

Fahsen, Federico y Arthur A. Demarest

  1. El papel del reino de Cancuen en la historia de las Tierras Bajas Mayas: Nuevos datos epigráficos. En XIV Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 1999 (editado por Juan Pedro Laporte y Héctor Escobedo), pp.999-1016. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

Fahsen, Federico y Sarah Jackson

2001        Nuevos datos e interpretaciones sobre la dinastía de Cancuen en el periodo Clásico. En         XV Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2000 (editado por Juan Pedro Laporte, Héctor Escobedo, y Bárbara Arroyo), pp.899-908. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

Foias, Antonia

1996        Changing Ceramic Production and Exchange Systems and the Classic Maya Collapse in the Petexbatun Region. Tesis Doctoral, Vanderbilt University, Nashville.

Foias, Antonia y Ronald Bishop

1997        Changing Ceramics Production and Exchange in the Petexbatun Region, Guatemala: Reconsidering the Classic Maya Collapse. Ancient Mesoamerica 8 (2):275-291.

Houston, Stephen D.

1987        The Inscriptions and Monumental Art of Dos Pilas, Guatemala: A Study of Classic Maya History and Politics. Tesis Doctoral, Yale University, New Haven.

1992        Classic Maya Politics. En New Theories on the Ancient Maya (editado por Ellen C. Danien y Robert J. Sharer), pp.65-70. University Museum Monograph 77, University Museum Symposium Series, Vol.3. University of Pennsylvania Press.

1993        Hieroglyphs and History of Dos Pilas: Dynastic Politics of the Classic Maya. University of Texas Press, Austin.

Houston, Stephen D., Héctor Escobedo, Mark Child, Charles Golden y Rene Muñoz

s.f.        Moral Community and Settlement Transformation among the Classic Maya: Evidence from Piedras Negras, Guatemala. En The Social Construction of Ancient Cities (editado por M. Smith). Smithsonian Institution Press, Washington, D.C.

Houston, Stephen D. y Peter Mathews

1985        The Dynastic Sequence of Dos Pilas, Guatemala. Research Monograph No.1. Pre-Columbian Art Institute, San Francisco.

Houston, S. y David Stuart

1990        Resultados generales de los estudios epigráficos del Proyecto Petexbatun. En Proyecto Arqueológico Regional Petexbatun: Informe Preliminar #2, Segunda Temporada (editado por Arthur A. Demarest and Stephen D. Houston), pp.568-578. Instituto de Antropología e Historia, Guatemala.

Houston, S., S. Symonds, D. Stuart y A. Demarest

1992        A Civil War of the Late Classic Period: Evidence from Hieroglyphic Stairway 4. Manuscrito, Departamento de Antropología, Vanderbilt University, Nashville.

Johnston, Kevin J., Andrew J. Breckenbridge y Barbara C. Hansen

2001        Paleoecological Evidence of an Early Postclassic Occupation in the Southwestern Maya Lowlands: Laguna Las Pozas, Guatemala. Latin American Antiquity 12 (2):149-166.

Martin, Simon y Nikolai Grube

1994        Evidence for Macro-Political Organization Amongst Classic Maya Lowland States. Manuscrito, London.

1995        Maya Superstates. Archaeology 48 (6):41-46.

2000        Chronicle of the Maya Kings and Queens: Deciphering the Dynasties of the Ancient Maya. Thames and Hudson, London.

Mathews, Peter

1979        The Inscription on the Back of Stela 8, Dos Pilas, Guatemala. Manuscrito, Departamento de Antropología, Universidad de Calgary, Alberta.

Mathews, Peter y Gordon R. Willey

1991        Prehistoric Polities of the Pasión Region: Hieroglyphic Texts and Their Archaeological Settings. En Classic Maya Political History: Hieroglyphic and Archaeological Evidence (editado por T. Patrick Culbert), pp.30-71. Cambridge University Press, Cambridge.

O’Mansky, Matt, Arthur A. Demarest y Nicholas Dunning

s.f.        Settlement and Late Classic Political Disintegration in the Petexbatun Region, Guatemala. En The Terminal Classic in the Maya Lowlands: Collapse, Transition, and Transformation (editado por Don Rice, Prudence Rice y Arthur Demarest). University of Colorado Press, Boulder.

Rice, Prudence M. y Don S. Rice.

s.f.        Late Classic-to-Postclassic Transformation in the Peten Lakes Region, Guatemala. En The Terminal Classic in the Maya Lowlands: Collapse, Transition, and Transformation (editado por Don Rice, Prudence Rice y Arthur Demarest). University of Colorado Press, Boulder.

Ringle, William et al.

s.f.        The Decline of the East: The Classic-to-Postclassic Transition at Ek Balam, Yucatan. En The Terminal Classic in the Maya Lowlands: Collapse, Transition, and Transformation (editado por Don Rice, Prudence Rice y Arthur Demarest). University of Colorado Press, Boulder.

Schele, L.

1992        The Founders of Lineages at Copan and Other Maya States. Ancient Mesoamerica 3:135-145.

Stuart, D.

2000        The “Arrival of Strangers”: Teotihuacan and Tollan in Classic Maya History. En Mesoamerica’s Classic Heritage (editado por D. Carrasco, L. Jones y S. Sessions), pp.465-513. University of Colorado Press, Boulder.

Tourtellot, Gair y Normand Hammond

s.f.        Out with a Whimper: La Milpa in the Terminal Classic. En The Terminal Classic in the Maya Lowlands: Collapse, Transition, and Transformation (editado por Don Rice, Prudence Rice y Arthur Demarest). University of Colorado Press, Boulder.

Valdés, Juan Antonio

1997        Tamarandito: Archaeology and Regional Politics in the Petexbatun Region. Ancient Mesoamerica 8:321-335.

Willey, Gordon R.

1973        The Altar de Sacrificios Excavations: General Summary and Conclusions. Papers of the Peabody Museum of Archaeology and Ethnology, Vol.64, No.3. Harvard University, Cambridge.

1990        Excavations at Siebal: General Summary and Conclusions. Memoirs of the Peabody Museum of Archaeology and Ethnology, Vol.14, No.4. Harvard University, Cambridge.

Wright, Lori E.

1997        Ecology or Society? Paleodiet and the Collapse of the Pasion Maya Lowlands. En Bones         of the Maya: Skeletal Studies of an Ancient People (editado por Steve Whittington y D. Reed), pp.181-195. Smithsonian Institution Press, Washington, D.C.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *