Asociación Tikal

68 Nuevos datos e interpretaciones sobre la dinastía de Cancuen en el periodo Clásico – Federico Fahsen y Sarah E. Jackson – Simposio 15, Año 2001

Descargar este artículo en formato PDF

Fahsen, Federico y Sarah E. Jackson

2002         Nuevos datos e interpretaciones sobre la dinastía de Cancuen en el periodo Clásico. En XV Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2003 (editado por J.P. Laporte, H. Escobedo y B. Arroyo), pp.784-793. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

68

NUEVOS DATOS E INTERPRETACIONES

SOBRE LA DINASTÍA DE CANCUEN

EN EL PERIODO CLÁSICO

Federico Fahsen

 Sarah E. Jackson

Se entiende que la escritura representa un acto político inmerso en y dependiente de, no sólo las circunstancias sociales inmediatas y los participantes en ellas, sino también de los valores sociales y culturales, creencias y los patrones preferidos que la rodean.

En el XIV Simposio de Arqueología, el Proyecto Cancuen de las Universidades del Valle de Guatemala y Vanderbilt presentó, en forma preliminar, un recuento de la epigrafía de Cancuen conocida a ese momento. En la presentación se esbozó la historia del sitio entre 650 y 800 DC basada en la lectura de las inscripciones obtenidas de dibujos y algunas fotografías disponibles en el archivo del proyecto. Asimismo, se trató de hacer una referencia sobre la ubicación de algunos de los monumentos con textos sobre la base de los recorridos preliminares realizados hasta ese momento en las dos primeras temporadas de campo (Fahsen 2000a, 2000b, 2001).

A partir de esa presentación se ha trabajado en precisar aún más todo lo conocido sobre las inscripciones y en esta oportunidad se tiene la posibilidad de enseñar el llamado panel de Cancuen (Figura 1), que ha sido ubicado y se encuentra en el Museo del Príncipe Maya en Cobán. Los dueños de este museo privado han sido generosos en autorizar que se fotografíe la pieza y hasta han proporcionado sus propias copias fotográficas de detalles para un mejor estudio.

Con base en dicha información se presenta aquí una lectura más completa del panel, a sabiendas de que es solamente la segunda mitad de un texto y que la otra mitad debe contener la historia de Cancuen anterior al siglo VII. Esto se aprecia así porque el primer glifo de la primera columna, antes de que fuera destruido, fue dibujado como yi-ch´i-nal, “en compañía de”, que es seguido por el nominal del IX gobernante de Calakmul, Yuk´ Noom Ch´een, apodado “El Grande”, y de sus títulos K´uhul Kan Ajaw o “divino señor del sitio Kan”.

Después de esta expresión se inicia la siguiente frase con el glifo u-tz´ak-ah que indica un cambio en la continuidad del texto y anuncia un número de distancia de 1 tun, 5 winales y 7 k´ines, o sea un año y algunos meses más tarde de la fecha original que seguramente está registrada en el otro panel y que se puede determinar como 8 de febrero del 652 DC. La primera fecha del panel, correspondiente al 20 de mayo del 653 DC, anuncia la muerte de K´inich K´a Neel Ajk en Calakmul, un evento que quizá ocurrió en una estructura llamada Bolon Yotot, “la Novena Casa”. Una interpretación alternativa sería que el señor era miembro de un linaje llamado “de la Novena Casa”. La expresión para explicar la muerte del personaje es conocida como och´-bi-ja o sea “entró en el camino” y es una metáfora para indicar el viaje que toman los espíritus al abandonar el cuerpo terrenal (Schele 1998).

Los siguientes tres glifos anuncian un nuevo cambio en la cronología del texto, de tres años y aproximadamente siete meses y medio. En la fecha 11 Ajaw 8 Muwan, o sea en el 9 de diciembre del 656 DC, se lleva a cabo una ceremonia en la que un gobernante llamado K´II´b Ajaw asume el título de K´uhul Ajaw de Cancuen, con la anuencia de Yuk´noom Cheen y la compañía o presencia de tres deidades patronales, probablemente de Calakmul, invocadas para bendecir el acontecimiento. De hecho, la deidad de la guerra llamada Yajaw Man aparece como una de las deidades capturadas, probablemente una imagen, por Jasawa Chan K´awiil de Tikal, años más tarde de su victoria sobre el rey Ychak Balam de Calakmul.

Figura 1  Panel de Cancuen

Es interesante que la expresión utilizada para la toma del poder es sak-hun tu-bah, o sea “le fue impuesta la banda blanca”, implicando que fue otra persona con más autoridad la que le colocó el símbolo real. Efectivamente, el largo pasaje de la entronización termina con la expresión u-kab-ji, que significa algo similar a “hecho por”, seguido nuevamente por el nombre Yuk´noom Ch´een con sus títulos Ox-Te-Tuun Kalomte´.

Se coincide con Stanley Guenter y Peter Biro (comunicación personal, 2001) en que este evento tuvo lugar en Calakmul, ya que la próxima cláusula menciona la llegada de K´II´b Ajaw a una montaña llamada Ma-ka-n(a) Wi-tz(i). Guenter ha estudiado las inscripciones de Naj Tunich y ha encontrado a un personaje llamado Aj-ma-?-ka Wi-tz(i), lo que puede indicar que esta montaña o lugar se localiza en el centro de Petén.

El Proyecto Arqueológico Cancuen ha explorado una zona al nordeste del sitio y ha identificado la cueva de La Caoba, en un área caracterizada por un sistema de cerros cársticos usados por los mayas como lugares ceremoniales. Este impresionante paisaje puede ser la montaña Makan Witz, término que hace referencia quizá no tanto al paisaje en sí, sino a su significado ceremonial, ya que los siguientes dos glifos del panel registran los numerales 7 y 9 que se han asociado a localidades o símbolos utilizados para enfatizar el poder real en lugares sobrenaturales (Kubler 1977). El signo principal tiene un glifo k´in infijo, cosa que aún no se puede interpretar ya que cambia seguramente la interpretación del signo T 501 que entonces no sería “ba” o “ma”. Además está presente el postfijo “ni”, lo que indica que la palabra termina en la consonante “n”.

Otra interpretación que se puede dar a este grupo de signos está relacionada con eclipses y otros fenómenos solares. La fecha de llegada a Makan Witz, 21 de marzo del 657 DC, coincide con el equinoccio de primavera. El k´in infijo podría ser parte de la palabra que indica eclipse o equinoccio. El siguiente glifo es también difícil de interpretar ya que tiene el número 6 como prefijo y el 12 como superfijo, con el signo del puño que corresponde a la sílaba k´a. Guenter piensa que el glifo siguiente, ju-b(a)?, está asociado con un lugar en el sureste de Petén, ya que un nominal que aparece en la banca jeroglífica de Quirigua y también en un vaso de Mundo Perdido, es precedido por el ju-b(a), por lo que la expresión completa podría hacer referencia a un topónimo asociado con la montaña. Sin embargo, el signo T 501 lleva de nuevo el infijo k´in, cosa que no se nota en el vaso en cuestión (Guenter, comunicación personal, 2001). Siguiendo estas expresiones se encuentra el nominal del gobernante K´II´b´ Ajaw, precedido de su título Aj-a´kot-no-m(a) que significa “el dadivoso” o algo similar. Ju-b(a) o jub  quiere decir “remar” en Tzotzil, lo que también puede significar que el gobernante llegó por canoa, cosa factible por la vecindad con el río Pasión.

El episodio más confuso se inicia en F6 luego del glifo emblema de Cancuen, ya que allí se encuentra un signo no descifrado que representa dos personajes sentados dándose la espalda, con el número 4 como superfijo. Este signo poco común también aparece en la página 68a del códice de Dresden en un pasaje que muestra nubes y cielo asociados al texto. En el dibujo, nubes secas y otras de lluvia presagian el cambio de las estaciones. Por tanto, es posible que el signo no descifrado en el panel indique un cambio en el texto, una cláusula intermedia que se refiere a un nuevo episodio por venir.

En todo caso, esto indicaría que hay un verbo en E7 que se lee chak-(ka) ja-li-b(i) que puede indicar la acción de desterrar o sacar, seguido del glifo a-ni que se presenta con raíces transitivas y neutras que forman una raíz transitiva. El sujeto de tal acción es un personaje cuyo nombre se encuentra en G8-E9 y posiblemente se lee ?-Chan Aj-t´zan-(na) Mo´ (Peter Biro, comunicación personal, 2001). El glifo en G8 está precedido de un prefijo que muestra una cabeza viendo hacia arriba y que David Stuart considera como una representación del llamado “Monstruo Zip”, que aparece en varias inscripciones. Por ejemplo, se observa en la Estela 15 de Tikal y en monumentos de Palenque como una cabeza de caimán, en compañía del mismo glifo chan-(na), seguido del signo de un sapo que corresponde a la vocal “e” y de un título (Figura 2).

Figura 2   Detalle del texto en la Casa C de Palenque, que muestra el signo del “Monstruo Zip” acompañado del componente chan.

Se considera que este personaje puede ser un gobernante local que es obligado a salir de Cancuen a la llegada de K´II´b Ajaw y del cual no hay mayores noticias. Lo que sí es evidente es la intención de resaltar su nombre, lo que puede ser una forma de indicar que K´II´b Ajaw proviene de un lugar fuera de Cancuen y que llegó a fundar una nueva dinastía. Este fenómeno, además de ser conocido en otros sitios, significaría que en ese momento Calakmul, que tres meses antes había saqueado Tikal y obligado a huir a su gobernante Nuun Jol Chak a Palenque, estaba interesado en tener acceso a un lugar tan estratégico como la entrada a Petén desde el Altiplano Central (Martín y Grube 1995, 2000).

Finalmente, cinco meses más tarde – en el 25 de agosto – K´II´b Ajaw llega a Cancuen cuyo topónimo aparece en el texto como ha-lu-m(u) o Halum, que también fue registrado más tarde en otra expresión como lugar o localidad. Este nuevo gobernante instala, hace registrar o dedica los dioses que regirán en el sitio (o-men-al, o-ma?-k(a) y o-nab-nab) como regentes de la provincia o del “Reino de las Tres Tortugas”, Ox Ahk Pet-me, término que podría hacer referencia a los sitios de Tres Islas, Machaquila y Cancuen. Antes de llegar a la expresión halum hay cuatro glifos que se pueden leer fonéticamente así: o-yol a-ku-yu-l(u) chan-na-h(a) que también puede esta vinculado con un lugar específico.

El texto pasa a otro episodio dinástico ocurrido cerca de 20 años más tarde en el año 677 DC, cuando un nuevo gobernante, Chan Ahk-wi Taak-(ki) Chay, asume el trono todavía bajo el patrocinio de Yuk´noom Cheen de Calakmul, quien en esa época tendría cerca de 77 años.

Dos décadas desde la llegada de K´II´b Ajaw a Cancuen, el gobernante de Tikal fue derrotado por Calakmul, que a su vez había vencido a B´alaj Chan K´awiil de Dos Pilas en el 672 DC, obligándolo a salir al exilio. Nuun Jol Chak  fue derrotado nuevamente en el 679 DC, cuando finalmente fue capturado y sacrificado. La relación amistosa entre Cancuen, Dos Pilas y Calakmul se muestra intensa en estos pasajes del texto, así como su participación en las guerras contra Tikal.

La celebración del fin de lajuntun en el 7 de mayo del 682 DC, es la fecha clave que sirve para conectar a todas las fechas anteriores y posteriores del panel. Además, el gobernante realiza en esa fecha una serie de actos rituales cumpliendo con su papel chamánico, empezando con la invocación o llamado al dios K´awiil y la llegada ritual de dos deidades como mensajeros (Yebeet-ta). Estas deidades podrían llamarse Jun Ch´ok Chan y Jun Ch´ok-? Xib, el cielo y el inframundo, y luego Mu-ya Chan Ajaw que aparece en el texto del Templo de la Cruz de Palenque (Figura 3), en asociación con un rito muy similar (Stuart, comunicación personal, 2001). Luego se menciona la construcción de un trono, plataforma o monumento (tal como se observa en la página 68 del Códice de Dresden (Figuras  4 y 5) y en el Panel 3 de Piedras Negras), en ha-lu-m(u), o sea Cancuen. Adicionalmente, se realizaron una serie de rituales tales como celebraciones para ordenar, según el signo tz´ak-ah; con la participación de varios dioses, quizá venusinos, cuya aparición está asociada con el final del movimiento retrógrado (Figura  6), o sea con el de cambio de posición del planeta Venus que se inició siete días antes. Esta sección finaliza con la expresión bah u-ya-ak´ que quiere decir “es su oscuridad” o “penitencia” de Chan Ahk-wi.

Dos días después del 7 de mayo ocurrió un eclipse solar parcial no visible en Cancuen, pero que seguramente fue calculado por los astrónomos mayas (Figura 7). Todas estas ceremonias dan una idea de las actividades rituales imperantes y apuntan hacia la parte final del panel, en donde se mencionan otras ceremonias conducidas por el último gobernante. El título que precede al nominal del gobernante es ch´a-ho-m(a) o sea “el esparcidor”, que como ocurre con el título  K´a´ab Ajaw, “el dadivoso”, precede al nominal, ya que las palabras terminan con el sufijo “ma” que denota la calidad de la persona.

Figura 3  Detalle del texto del Templo de La Cruz Foliada de Palenque (Q10-P12).

Figura 4  Detalle de inscripción en la página 68 del Códice de Dresden.

Figura 5  Rostro de Waxaklahun Ubah-K´awiil retratado como el Dios Jaguar Barbado en la Estela F de Copan y detalle de los dos últimos glifos de su texto.

La historia de Cancuen entra en una fase seguramente difícil en que quizá pierde su hegemonía local debido al dominio temporal de Dos Pilas a través de su rey K´awiil Chan K´inich, el llamado Gobernante 4 (Houston 1993). Por eso es posible que el panel se salte 85 años hasta llegar a otro ritual de llamar o conjurar al dios K´awiil que lleva a cabo Taj Chan Ahk Aj-chak Tzuk-te´, el siguiente gobernante y último del panel, así como de Cancuen. La Escalinata Jeroglífica  1, no discutida aquí, se inicia con una fecha correspondiente al 726 DC, o sea 44 años después de la ceremonia llevada a cabo por el gobernante anterior. En este episodio es evidente el deseo por resaltar la nueva fundación del estado o de la dinastía luego del lapso aludido, recordando ceremonias y ritos realizados por el antecesor del gobernante.

La frase se inicia con la invocación del dios K´a wiil en el 17 de mayo del 767 DC, que dio paso a una serie de eventos como la elaboración de algo no descifrado aún, quizá una casa sagrada, otat-ti, seguida del glifo que parece ser kab o “tierra” acompañado en N6 por el sufijo que representa una cuerda o lazo abierto en uno de sus lados y el asiento, quizá en un altar, de los pawahtun. El glifo del lazo también aparece como un objeto en el Templo XIX de Palenque y está asociado a ciertos momentos y fechas específicas (Stuart 2001). Luego sigue la posible llegada a una cueva para hacer una quema a una pirámide sagrada, así como a un altar en otra ceremonia realizada a su alrededor.

La Escalinata Jeroglífica 1 relata el nacimiento de Taj Chan Ahk el 8 de abril del 742 DC y su entronización 15 años más tarde. El periodo intermedio entre la última fecha conocida del gobernante anterior (682 DC) y el nacimiento de Taj Chan Ahk es de 44 años, por lo que parece lógico asumir que durante este periodo reinó un gobernante desconocido, o bien que se trata de un lapso asociado con el dominio directo de Dos Pilas, algo que no se quiere enfatizar en el panel. Sin embargo, K´awiil Chan K´inich de Dos Pilas fue derrotado y quizá sacrificado en el 761 DC, por lo que Cancuen toma su propio rumbo. Taj Chan Ahk aprovecha este cambio de fortuna para erigir cuando menos tres estelas en los años 771, 790 y 800 DC, así como un marcador para la gran cancha de pelota que se encuentra frente a la acrópolis principal.

En el 7 de enero del 799 DC, Taj Chan Ahk realiza uno de sus últimos actos ceremoniales y rituales mostrando reverencia a su antecesor, cuando abre su tumba en un lugar llamado Ho Hanab Witz, que también se menciona en otros sitios en forma similar, como en Piedras Negras por ejemplo, en donde reposan los restos del gobernante Itzam K´an Ahk II. Para ese entonces Taj Chan Ahk tiene 57 años de edad y con la excepción de la conmemoración de mitad de periodo en la Estela 1, en el año 800 DC, ya no se menciona ningún otro evento histórico en Cancuen, pese a la sabida continuidad de población residente en la zona por algún tiempo más.

Figura 6        Movimientos de Venus entre el 2 de abril y el 1 de junio del 682 DC

Figura 7  Eclipse solar del 9 de mayo del 682 DC

La última mención a Taj Chan Ahk en el panel incluye el título K´uhul Ajaw de Cancuen y Machaquila, quizá registrado como un intento desesperado de este gobernante por mostrarse aún poderoso y descendiente de gobernantes que usaban ambos emblemas y que reinaron en Tres Islas durante el Clásico Temprano. Si bien en esa misma fecha Machaquila erige la Estela 2, Och K´iin Kaloomte´, el gobernante local, no menciona para nada a Cancuen (Graham 1967; Fahsen 1984; Kovacevich et al. 2000).

La referencia conjunta a Cancuen y Machaquila se remonta a las estelas de Tres Islas, cuyas fechas corresponden al Clásico Temprano. Los 150 años que transcurren entre tales fechas y el inicio del panel son enigmáticos, ya sea por que la información relevante aún no ha sido descubierta o por la ocurrencia de otros eventos desconocidos. Esto hace que la interpretación de los orígenes de la dinastía de Cancuen sea muy tentativa en este momento.

REFERENCIAS

Demarest, Arthur y Tomás Barrientos

2001        Plan de desarrollo de comunidades para la conservación y turismo sostenible de la región del alto Pasión, fase inicial. Proyecto Arqueológico Cancuen, Guatemala.

Fahsen, Federico

1984        Notes for a Sequence of Rulers of Machaquila. American Antiquity 49 (1):94-104.

2000a        Informe preliminar sobre las fechas de Cancuen y áreas aledañas. Manuscrito en el archivo del Proyecto Arqueológico Cancuen de las Universidades del Valle y de Vanderbilt, Guatemala.

2000b        Segundo informe preliminar sobre la historia cronológica de Cancuen. Manuscrito en el archivo del Proyecto Arqueológico Cancuen de las Universidades del Valle y de Vanderbilt, Guatemala.

2001        A Prevision of the Cancuen Dates. Manuscrito en el archivo del Proyecto Arqueológico Cancuen de las Universidades del Valle y de Vanderbilt, Guatemala.

Graham, Ian

1967        Archaeological Exploration in El Petén, Guatemala. Middle American Research Institute, Tulane University, New Orleans.

Houston, Stephen

1993        Hieroglyphs and History at Dos Pilas, Dynastic Politics of the Classic Maya. University of Texas Press,  Austin.

Kovacevich, Brigitte y Tomás Barrientos

2000        The Chak Lords: The Dynastic Sequence of Machaquila. Manuscrito, Departamento de Antropología, Vanderbilt University, Nashville.

Kubler, George

1997        Aspects of Classic Maya Rulership on Two Inscribed Vessels. Studies in Pre-Columbian Art and Archaeology 18. Dumbarton Oaks, Washington, D.C.

Martin, Simon y Nikolai Grube

1995        Maya Superstates: How a Few Powerful Kingdoms vied for Control of the Maya Lowlands during the Classic Period (A.D. 300-900). Archaeology 48 (6):41-46.

2000        Chronicle of Maya Kings and Queens: Deciphering the Dynasties of the Ancient Maya. Thames and Hudson, London.

Schele, Linda y Peter Mathews

1998        The Code of Kings. Scribner, New York.

Stuart, David

2001        Ritual and History in the Stucco Inscription from Temple XIX at Palenque. Peabody Museum of Archaeology and Ethnology, Harvard University, Cambridge.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *