Asociación Tikal

63 El papel del Reino de Cancuen en la historia de las Tierras Bajas Mayas: Nuevos datos epigrafitos – Federico Fahsen y Arthur A. Demarest – Simposio 14, Año 2000

Descargar este artículo en formato PDF

Fahsen, Federico y Arthur A. Demarest

2001   El papel del Reino de Cancuen en la historia de las Tierras Bajas Mayas: Nuevos datos epigrafitos. En XIV Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2000 (editado por J.P. Laporte, A.C. Suasnávar y B. Arroyo), pp.858-874. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala (versión digital).

63

EL PAPEL DEL REINO DE CANCUEN

EN LA HISTORIA DE LAS TIERRAS BAJAS MAYAS:

NUEVOS DATOS EPIGRÁFICOS

Federico Fahsen

Arthur A. Demarest

Las investigaciones arqueológicas que se llevan a cabo en Cancuen, Petén, han descubierto un sitio grande, rico y bien preservado que había sido descuidado e ignorado por la arqueología Maya del siglo pasado. Las excavaciones en Cancuen durante las temporadas de los años 1999 y 2000 revelan un centro urbano comercial y mercantil, densamente poblado con uno de los palacios más grandes en el ámbito Maya, 20 km² de ocupación residencial, un puerto fluvial resguardado y talleres para trabajo en obsidiana, lítica, jade y otros productos. La localización estratégica del sitio en la cuenca alta del río Pasión, al inicio del área navegable, dio a los gobernantes de Cancuen el control del comercio con las Tierras Altas y la posibilidad del transporte y portazgo de productos exóticos de esas tierras hasta el norte y oeste de Petén. Como se verá más adelante, el historial de Cancuen indica que sus gobernantes fueron capaces de usar la ventaja estratégica de su ubicación para hacer alianzas de importancia y participar en los eventos políticos más importantes del periodo Clásico en las Tierras Bajas Mayas.

LA RECUPERACIÓN DE LOS MONUMENTOS INSCRITOS

El historial de Cancuen a través de los textos apenas comienza a dar detalles iniciales sobre sus gobernantes y sus estrategias políticas. Alrededor del gran palacio de Cancuen hubo originalmente numerosas estelas, paneles y altares, y por lo menos una escalinata jeroglífica, probando con esta última, su filiación con el área oeste de las Tierras Bajas Mayas en donde abundan ese tipo de estructuras con textos. El saqueo sistemático de los monumentos los ha removido casi todos del sitio propiamente dicho. Afortunadamente, las visitas de Teobert Maler y Sylvanus Morley a principios del siglo XX, y de Ian Graham en la década de 1960, resultaron en el registro de los más importantes monumentos alrededor de la acrópolis. Sin embargo, esperamos que todavía haya inscripciones que deban ser excavadas y recobradas en las próximas temporadas de trabajo. El palacio consiste de 11 patios rodeados por más de 100 cámaras abovedadas, cada una entre 6 y 7 m de altura, y construidas con paredes de bloques sólidos de piedra caliza. La mayor parte de la acrópolis, los patios y las fachadas están aún enterrados bajo vegetación y escombros desde el siglo IX. Esperamos que las lagunas en la historia de Cancuen puedan llenarse a través del descubrimiento de nuevas inscripciones en monumentos y artefactos durante las próximas temporadas de excavación, exploración y restauración del laberíntico complejo real del sitio.

Mientras tanto otro tipo de exploración se ha estado llevando a cabo en la Ciudad de Guatemala por el sub-proyecto epigráfico de Cancuen dirigido por Federico Fahsen (2000a, 2000b). Este trabajo detectivesco ha involucrado la búsqueda de dibujos y/o fotografías de los fragmentos esculpidos de la escalinata jeroglífica, las estelas, altares y paneles que fueron sacados del sitio por saqueadores, exploradores y el Ejército de Guatemala. Los monumentos de Cancuen se encuentran desperdigados entre colecciones privadas en Guatemala y Europa, en la bodega de Tikal, en el Museo Nacional y otros lugares tan diversos como un colegio de Cobán. A través de investigaciones y búsqueda, y en comunicación con otros estudiosos y amigos como Guillermo Mata, Ian Graham, David Stuart y Simon Martin, los miembros del proyecto, Fahsen y Demarest, han obtenido dibujos o fotografías de algunos de los paneles saqueados y de otros monumentos de Cancuen. Al momento, este material sólo da una visión fugaz de la compleja y fascinante historia política del sitio. Aún así las investigaciones preliminares enseñan la naturaleza poco usual de las relaciones internacionales del estado y sus alianzas con sitios distantes y cercanos en el periodo Clásico.

LAS INSCRIPCIONES DEL CLÁSICO TEMPRANO

Los primeros textos de Cancuen y su dinastía vienen de Tres Islas, un pequeño sitio en la margen izquierda del río Pasión al norte de Cancuen. Está localizado en la confluencia de los ríos Machaquila y Pasión, en una ubicación estratégica para el transporte de mercadería desde Cancuen y las Tierras Altas a Machaquila, el Caribe y otros sitios de las Tierras Bajas Mayas. Por esa razón es casi seguro que durante el Clásico Temprano la residencia de la dinastía haya sido Tres Islas.

Dos de las tres estelas del Clásico Temprano de Tres Islas, la 1 y la 3, muestran imágenes de individuos en el típico estilo Teotihuacano. Son guerreros con vestimentas y corazas de algodón enguatado, cascos mexicanos, atlatls y escudos con imágenes de Tlaloc muy similares a aquellos de la Estela 31 de Tikal. Una tercera estela, la Estela 2, tiene un personaje parado sobre mascarones con ojos sangrantes similares a los símbolos de sangre que se encuentran en los Altares 16, 17 y 18 de Kaminaljuyu (Proskouriakoff 1993). Este monumento también muestra al glifo emblema después utilizado en Machaquila en la posición F3. La Estela 2 tiene una figura femenina con una barra ceremonial en los brazos. En el lado frontal de la estela hay una figura con un tocado de iconografía teotihuacana o mexicana y la barra ceremonial en los brazos. Bajo el personaje hay otra figura femenina sedente. Pareciera ser que se quiera mostrar una alianza matrimonial con alguna mujer local. Las fechas de las tres son 8.18.10.0.0 (396 DC) y 8.19.0.0.0 (416 DC) en la Estela 1; una probable fecha 455 DC (9.0.10.0.0), la misma de la Estela 31 de Tikal, y la Estela 2 tiene las fechas 9.2.0.0.0 (475 DC) y 8.18.14.15.0 (399 DC; Figuras 1 a 3).

Las Estelas 1 y 3 tienen personajes parados sobre un mascarón con el glifo de montaña o Witz y con el pico de una guacamaya, el ojo bizco y el glifo K´in sobre la cabeza. Este puede ser un topónimo del lugar que entonces daría el nombre K´inich Mo´ Witz. Puede ser una referencia a Tres Islas. Aunque las estelas también incluyen los glifos emblema de Cancuen y de Machaquila, la presencia de éstos, la iconografía mexicana y de Tierras Altas, como la gran ave sobrevolando sobre los personajes, se correlaciona con el periodo de contacto de Tikal y Kaminaljuyu con Teotihuacan. Es curioso que el petroglifo de San Diego tenga un signo de caparazón de tortuga similar al glifo emblema que aparece en la Estela 1 de Tres Islas.

Cualquier interpretación de esto es altamente especulativa en este momento ya que el epicentro del reino de Cancuen en el Clásico Temprano no ha sido identificado o excavado aún. Puede estar localizado en el área norte del palacio real, aún no explorada, o en algún otro lugar, quizá en la misma Tres Islas. Podría también estar enterrado bajo las grandes plataformas y arquitectura del Clásico Tardío del palacio de Cancuen.

Aún así, sólo basándonos en estos tres monumentos podemos especular que Cancuen estuvo involucrado con la serie de eventos controversiales del contacto con Teotihuacan. Los últimos 30 años de estudios epigráficos, estilísticos e iconográficos han generado una gran gama de hipótesis sobre la influencia de Teotihuacan sobre Kaminaljuyu, Tikal, Uaxactun y hasta Copan durante los siglos IV y V. Los investigadores ya no creen, como hace algunas décadas, que el surgimiento de sociedades estatales en el Altiplano Maya y en las Tierras Bajas se debió al comercio, conquista y otro estímulo proveniente de Teotihuacan. Grandes e impresionantes reinos y estados con arquitectura monumental, escritura, textos esculpidos, gobernantes y economías complejas se desarrollaron ya en el Preclásico en sitios como Kaminaljuyu, El Mirador, Cerros y Nakbe, mucho antes del contrato con Teotihuacan. Aún así, la serie de eventos políticos y los contactos comerciales con México y los sitios Mayas ocurrieron principalmente en los siglos IV y V, y la documentación detallando esos aspectos está en proceso de investigaciones en Teotihuacan, Europa, Estados Unidos y aquí en Guatemala.

Interpretaciones muy nuevas sugieren que Teotihuacan directamente o a través de Kaminaljuyu tuvo un involucramiento en un posible golpe de estado familiar que reemplazó al gobernante Toh Ich´ak Balam, Garra de Jaguar, de Tikal por un pariente que se afilia a Teotihuacan, pero que a la vez dice ser descendiente de la señora Unen de la casa real de Tikal. Cualesquiera que sea la naturaleza precisa de estos eventos, los tres monumentos de Tres Islas indican que Cancuen estuvo directamente involucrado en el contacto. Cualquier paso de comerciantes de Teotihuacan o de otra parte de México, o de diplomáticos, guerreros, bienes o influencias ideológicas entre Tikal y Kaminaljuyu o viceversa tuvo que haber pasado por las rutas fluviales hacia el Altiplano y éstas estaban bajo control del reino de Cancuen. Cancuen está situado sobre un punto importante del río Pasión, controlando la comunicación entre el Altiplano y Tierras Bajas por el valle del Cahabon hacia el este, desde Cobán y Carcha, y luego por el mismo río en dirección sur hasta el valle de río Matanzas que desemboca en el río Salamá en la ruta a El Portón y Kaminaljuyu (CEMCA 1986; Mapa 1). Hacia el norte, Cancuen fue el puerto de embarque o desembarque después de los últimos raudales del río Pasión en ruta a Tikal o Uaxactun. Va a ser fascinante explorar en los próximos años la evidencia epigráfica de Cancuen y su papel en estos importantes pero todavía controversiales contactos históricos. Cualquier nuevo texto de excavaciones in situ o encontrado en colecciones privadas va a ser decisivo en este proceso.

INTERELACIONES CON CALAKMUL

Aún hay una ausencia grande de información para el siglo VI, pero del siglo VII hay importante información histórica obtenida de un gran panel saqueado y que se dice está aún en Guatemala en una colección privada, así como de otras piezas estudiadas. Fotografías y dibujos del panel fueron enseñados a Linda Schele hace varios años y han sido estudiadas por Simon Martin, David Stuart y Federico Fahsen (Figura 4). La parte conocida del panel tiene esculpidos 160 glifos aunque posiblemente la inscripción original pudo haber tenido hasta 200 signos o más. La porción no conocida, indudablemente en otra colección privada, forma parte de nuestra investigación informal. Aunque basada en fotografías defectuosas y dibujos imperfectos la parte conocida del panel describe la muerte en 653 DC de K´inich K´a Nelak (el panel empieza con la frase “Yichinal Tukum Ch´ul Chan Ahaw”) o sea “en compañía del divino señor del sitio de la serpiente”, y el ascenso al trono de su sucesor llamado Ch´aba Ahaw en 9.11.4.4.0 o sea 656 DC.

Su llegada al trono descrita después con el glifo “U Kabhy” como expresión de relación y de patrocinio del evento hace referencia al gobernante de Calakmul. Este podría ser Yukom Kaan que subió al trono en 619 o su sucesor U-U-Kan que luchó contra Palenque. Incluso Simon Martin (comunicación personal, 1999) cree que el ascenso al trono pudo haber sido en Calakmul. Un personaje femenino con el mismo nombre, Ch´aba Ahaw, aparece en un hueso tallado de Tikal en 727 DC y puede ser de Cancuen indicando la importancia del sitio. En 9.12.4.11.1 o sea en el año 677 DC otro gobernante de Cancuen llamado Chaan Witak sube al trono también bajo el patrocinio de Calakmul (Martin y Grube 1995). El gobernante de este sitio en ese momento no se conoce pero en 686 DC, nueve años más tarde, Yich´ak K´ak sube al trono en Calakmul siendo derrotado por Hasaw Chaan K´awil de Tikal en 695 DC. Después de esa derrota Calakmul cesa de ser importante para Cancuen.

Martin y Grube (s.f.) interpretan estas referencias a Calakmul como un dominio de éste sobre Cancuen en el siglo VII y la participación de este último en una alianza interregional o quizá aún en un macro estado controlado por Calakmul y que incluiría a Dos Pilas y otros sitios como El Perú. Estos participarían en los famosos y ya conocidos conflictos contra Tikal. El verdadero sentido y naturaleza histórica de las inscripciones que describen las alianzas de Tikal y de Calakmul está todavía sujeta a una gama de diversas interpretaciones. Mientras que Martin y Grube han interpretado éstas a veces como describiendo macro estados, otros investigadores las ven como alianzas de corta duración tales como coordinación entre estados durante las guerras y otros eventos de los gobernantes para beneficio mutuo. Nosotros tendemos a creer, por el momento, más en esta última interpretación, más conservadora, especialmente por las distancias geográficas entre los sitios y la ausencia de evidencia arqueológica, a la fecha, de una involucración directa de Calakmul o de cambios en Cancuen debido a ésto. Como las elites de Tikal y/o Kaminaljuyu deseaban tener acceso a productos como la obsidiana del Altiplano, la piedra dura y otros materiales líticos, las plumas de quetzal de Alta Verapaz y otros bienes exóticos que Cancuen recibía y controlaba, dada su localización estratégica al paso de las rutas comerciales para esos productos, es también probable que la necesidad, realidad y habilidad de Cancuen por esta misma razón, resultara en una búsqueda de alianzas con aquella distante pero prestigiosa potencia.

EL VACÍO DE INFORMACIÓN EN EL PRINCIPIO DEL SIGLO VIII Y LA ALIANZA CON PETEXBATUN

La escalinata jeroglífica del palacio fue fotografiada y registrada por Ian Graham, aunque posteriormente fue destruida por los saqueadores y sus fragmentos están en diversas colecciones de Guatemala y el extranjero. Dos fechas 9.12.18.1.6 (692 DC) y 9.13.13.14.18 (708 DC) del texto son conocidas. Una importante parte de la historia de Cancuen permanece difusa en lo que continúa el trabajo arqueológico y la investigación epigráfica de la escalinata, pero quizá si se encuentra la parte desconocida del mencionado panel dinástico que cubre la última mitad del siglo VII y la primera del siglo VIII, podremos llenar esos vacíos. Como el panel empieza con la fecha 653 DC es seguro que la parte no conocida tiene información anterior a esa fecha y seguramente del siglo V (Cuadro 1).

La alianza más importante de Cancuen en el siglo VIII no está registrada en el sitio sino en la capital del reino de Petexbatun, Dos Pilas. El matrimonio de una princesa de Cancuen y el Gobernante 3, uno de los más poderosos del Petexbatun, Toh K´in K´awil, que reinó entre 727 y 741 DC fue registrado en la arquitectura de Dos Pilas con la construcción de un palacio y un trono de una calidad excepcional desconocida en Dos Pilas, pero similar en calidad a la de las construcciones de Cancuen. El Panel 19, descubierto por Joel Palka del proyecto de la Universidad de Vanderbilt en 1990, muestra a esta reina presidiendo con su esposo, el Gobernante 3, el primer sangramiento ritual de su hijo en una fecha cercana a 9.14.16.16.15 10 Imix 9 Yax. La naturaleza estratégica de esta alianza sólo puede ser apreciada si se estudia el programa expansionista de Dos Pilas y la conquista de sus vecinos en la cuenca del río Pasión, incluyendo a Ceibal. La alianza matrimonial con Cancuen le era necesaria para dominar completamente al valle (Figura 5). Así el romance, por así decirlo, entre el Gobernante 3 y la Señora de Cancuen surgió de circunstancias que beneficiaron a ambos reinos. La importancia que se le da a esta relación con Cancuen, un reino más antiguo y de prestigio, por los parientes políticos, militaristas y advenedizos de Dos Pilas, se refleja en el Panel 19 y en el palacio de la reina con un estilo y forma, y construido con piedra labrada finamente que no existe en Petexbatun.

En ese sitio la arquitectura muestra construcciones hechas a la carrera sin mampostería fina y menos aún con cámaras abovedadas. La construcción de las cámaras y la mampostería exquisitamente labrada y el trono esculpido semejan más a la arquitectura de paredes de piedra sólida de Cancuen, y por lo tanto contrasta con la de Dos Pilas. Es posible que la Señora de Cancuen haya llevado a Dos Pilas a sus sirvientes, artistas y hasta sus albañiles desde Cancuen. Es muy curioso y llama la atención que este matrimonio real tan importantemente registrado en Dos Pilas nunca es mencionado en Cancuen. Es más, el reino de Dos Pilas no se menciona en las inscripciones de Cancuen de esta época. Podría ser que el matrimonio fue arreglado bajo los auspicios de Calakmul con poca participación local. La alianza Cancuen-Petexbatun continuó por lo menos hasta el año 760 DC cuando el Gobernante 4 de Dos Pilas y Aguateca participó en una ceremonia en Cancuen, según la escalinata jeroglífica de este último lugar (Houston 1993). Este evento fue probablemente uno de muchos realizados para cimentar alianzas políticas y comerciales internacionales y que se llevaron a cabo en algunos de los 11 patios privados del impresionante, si no es que pretencioso, palacio real, uno de las más grandes y magníficas sedes de una corte real del Clásico Tardío del mundo Maya.

Estas inscripciones históricas ayudan también a explicar la notable evidencia arqueológica nueva que se encontró durante esta temporada al sur del epicentro de Cancuen. Allí, en un área sin ocupación previa al siglo VIII se construyeron más de 200 estructuras residenciales. Muchas de ellas tienen entierros con cerámica de Palenque Chablekal Gris Fino y cerámica del valle del río Pasión fechada entre 760 y 830 DC. Esta ocupación puede deberse a una migración a Cancuen de elites y familiares de los sitios del Petexbatun y el valle medio del río Pasión al norte, que por esos años estaban colapsando.

EL REINO MANCOMUNADO DE CANCUEN Y MACHAQUILA

Gran parte del texto del panel saqueado, el Altar 1 con la famosa escena del juego de pelota y las estelas finamente esculpidas que encontraron Maler y Morley están fechados para el periodo del apogeo de Cancuen en la segunda mitad del siglo VIII. La evidencia recogida en las temporadas de 1999 y 2000 también puede fechar la construcción del gran palacio y sus alrededores para la misma época de prosperidad del final del siglo VIII. Las Estelas 1 y 2, y muchos de los monumentos no esculpidos, tienen un corte en la parte superior que las distingue de la típica estela Maya, y el Altar 1 y otros tantos en el sitio tienen la forma de un cono truncado hacia la parte inferior (Figuras 6 y 7). Sólo otras dos estelas conocidas en todo el mundo Maya tienen la forma típica de las de Cancuen; estas son las Estelas 13 y 17 de Machaquila encontradas por Graham. Las Estelas 1 y 2 de Cancuen, de fechas 790 y 800 DC, más tardías que las de Machaquila, muestran al gobernante Tah Chaan Ak sentado elegantemente sobre un trono elaboradamente esculpido. El Altar 1, en el Museo Nacional de Arqueología, muestra al mismo gobernante con las insignias reales jugando pelota en 795 DC con un personaje llamado Kan Max, posiblemente pariente cuyo nombre aparece en un pequeño texto en una concha que nos proporcionó Nikolai Grube (Figuras 8 y 9). Los monumentos, la evidencia arqueológica de ocupaciones residenciales y la exploración preliminar del palacio real todos apuntan a un florecimiento de Cancuen en la última mitad del siglo VIII, un periodo terminal en el mundo Maya, con una desintegración política y descenso poblacional en muchos otros estados en la región de los ríos Pasión y Usumacinta. Cancuen y Machaquila, como Ceibal (Mathews 1995), experimentan un florecimiento en arquitectura y monumentos en este periodo quizá impelido por una migración hacia el sur de poblaciones de los reinos del oeste que estaban colapsando.

El panel saqueado y otros textos de Cancuen tienen referencias importantes relacionadas con el fin del siglo VIII y el principio del IX. El gobernante Tah Chaan Ak se llama así mismo por los títulos de K´ul Ahaw tanto de Cancuen como de Machaquila (Fahsen 1984). Esto no es indicativo de una conquista o dominio de un sitio sobre el otro, sino más bien un reino mancomunado. Recordemos que durante el Clásico Temprano las estelas de Tres Islas también tienen ambos glifos emblemas. Cancuen y Machaquila también tienen grandes palacios con mampostería sólida de piedra labrada, bóvedas muy altas en las cámaras, y las estelas recortadas por encima en pico. Los dos sitios se unen por los ríos Machaquila y Pasión, y sus sistemas, precisamente en Tres Islas.

El significado de estas conexiones epigráficas y el título usado en común por los gobernantes en las estelas será explorado más adelante y comparado con artefactos y la arquitectura de ambos sitios. Esperamos también que la excavación del palacio nos descubra nuevas inscripciones que clarifiquen la relación entre Cancuen, Tres Islas y Machaquila. Al presente sólo podemos especular sobre el porqué del título Ahaw usado indistintamente y en común. Una hipótesis basada en el corpus epigráfico actualmente conocido es que los tres sitios eran un único gran reino durante casi todo el Clásico con el centro primario cambiante en diversos periodos. Esta teoría explicaría referencias comunes y se correlacionaría bien con la secuencia cronológica de los tres sitios: Tres Islas con monumentos de los siglos IV y V, Cancuen con monumentos de los siglos VII y VIII, y posiblemente del siglo sexto, y Machaquila primordialmente en los siglos VIII y IX, cuarenta años más tarde, en 840 DC, de la última fecha de Cancuen. Sabemos que las excavaciones nos indican que Cancuen continuó teniendo una gran ocupación poblacional, incluyendo arquitectura pública substancial durante el siglo IX. Podemos especular que la secuencia monumental en Machaquila representa un cambio en el centro primario residencial de la familia real. Este gran reino continuó prosperando durante el Clásico Terminal a pesar o quizá por el caos, la guerra y colapso de las otras regiones en las Tierras Bajas.

CONCLUSIONES INICIALES

Estas y otras hipótesis preliminares serán examinadas en futuras temporadas ayudadas por más estudio de los textos, la búsqueda detectivesca de otros en colecciones privadas y por la excavación de palacio real que puede llevarnos a encontrar nuevos textos que llenen los vacíos en la información actual sobre la compleja historia política del estado. Lo que es claro es que el reino de Cancuen durante toda su historia siguió una estrategia política consistente que le permitió prosperar como la puerta de entrada y paso del comercio entre las Tierras Altas del Altiplano y las Tierras Bajas de Petén.

Durante toda su historia no parece ser que Cancuen se involucró en mayores guerras y conquistas, ni fue conquistado. En lugar de eso y utilizando su posición estratégica de control sobre el comercio interregional, Cancuen formó alianza con otras potencias. Su espléndido palacio con sus once patios sirvió para tener reuniones con la elite local y foránea y rituales más seculares que religiosos tal como las alianzas matrimoniales. Su control del jade y la obsidiana y otros bienes exóticos le aseguraron un continuo enriquecimiento. El potencial descubrimiento de más textos indicará los muchos nexos e involucramiento con los eventos políticos del mundo Maya y podría ayudar a dilucidar mucho del periodo más problemático de la historia del mundo Clásico Maya.

REFERENCIAS

Fahsen, Federico

1984        Notes for a sequence of Rulers of Machaquila. American Antiquity 49 (1).

2000a        Informe preliminar sobre las fechas de Cancuen y áreas aledañas. Manuscrito en el archivo del Proyecto Arqueológico de Cancuen de las Universidades del Valle y de Vanderbilt.

2000b        Segundo informe preliminar sobre la historia cronológica de Cancuen. Manuscrito en el archivo del Proyecto Arqueológico de Cancuen de las Universidades del Valle y de Vanderbilt.

Houston, Stephen

1993        Hieroglyphs and History at Dos Pilas, Dynastic Politics of the Classic Maya. University of Texas Press, Austin.

Martin, Simon y Nikolai Grube

1995        Maya Superstates. Archaeology 48 (6).

Martin, Simon y Nikolai Grube

n.d.        Evidence for Macro-Political Organization Amongst Classic Maya Lowland States. Manuscrito circulado entre arqueólogos y epigrafistas 1994, 1995.

Mathews, Peter y Gordon R. Willey

1995        Prehistoric Polities of the Pasion Region. En Classic Maya Political History ( editado por T. Patrick Culbert), School of American Research, Cambridge University Press.

Proskouriakoff, Tatiana

  1. Maya History (editado por por R. Joyce), University of Texas Press, Austin.

Figura 1 Estela 1, Tres Islas (redibujado de I.Graham)

Figura 2 Estela 3, Tres Islas (tomado de I.Graham)

Figura 3  Estela 2, Tres Islas (redibujado de I.Graham)

Figura 4 Panel, Cancuen (redibujado de L.Schele)

Figura 5 Panel 19, Dos Pilas (tomado de S.Houston)

Figura 6 Estela 2, Cancuen

Figura 7 Estela 1, Cancuen

 

Figura 8 Altar 1, Cancuen (redibujado de P.Mathews)

Figura 9 Concha, Cancuen (redibujado de N.Grube)

Mapa 1        Sitios arqueológicos (tomado de C.Arnauld, CEMCA)

Cuadro 1 Fechas importantes

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *