Asociación Tikal

29 Investigaciones en la periferia de Piedras Negras, Guatemala: Excavaciones de grupos residenciales – Amy M. Kovak – Simposio 14, Año 2000

 

Kovak, Amy M.

2001        Investigaciones en la periferia de Piedras Negras, Guatemala: Excavaciones de grupos residenciales. En XIV Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2000 (editado por J.P. Laporte, A.C. Suasnávar y B. Arroyo), pp.406-417. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala (versión digital).

29

INVESTIGACIONES EN LA PERIFERIA DE

PIEDRAS NEGRAS, GUATEMALA:

EXCAVACIONES DE GRUPOS RESIDENCIALES

Amy M. Kovak

Las excavaciones en la periferia de Piedras Negras han revelado una abundancia de información al nivel de la residencia. Durante las tres temporadas anteriores, entre 1998 y 2000, las excavaciones en la periferia se enfocaron en un grupo pequeño de distintos asentamientos al sudeste del centro. A continuación se presentará el reconocimiento de 1998, detallaré las excavaciones de los cinco grupos residenciales, y luego discutiré las interpretaciones de los datos.

Estudios de áreas residenciales han llegado a ser más y más comunes en el área Maya con la creencia de que: 1) la residencia es la unidad fundamental de organización social; 2) las residencias pueden ser identificadas con materiales arqueológicos; 3) las residencias existen en todas las sociedades (Hirth 1993). Más importante, la residencia es lo más pequeño y el grupo de actividades más abundante disponible a los arqueólogos (Wilk y Rathje 1982:618). La residencia tiene posibles funciones de producción, consumo, distribución y reproducción. Hay una diferencia entre la casa actual y la residencia. Aquella es la estructura física en donde ocurrieron actividades residenciales. La residencia es el grupo de individuos que pueden o no residir en la casa. Lo más común en contextos arqueológicos, es la evidencia de artefactos relacionados a las actividades de la casa que son usadas para determinar la residencia y una co-residencia es asumida. Sin embargo, los estudios de residencias son útiles para entender procesos y conductas sociales, económicas y políticas.

Piedras Negras se ubica en el noroeste de Petén. Está situado al borde del río Usumacinta, un drenaje principal de las Tierras Bajas, que cambia drásticamente en la temporada lluviosa. El área está cubierta por una selva densa que hace el reconocimiento difícil.

Antes de nuestras investigaciones, no se hizo ningún reconocimiento sistemático ni excavaciones fuera del centro. Sorprendentemente, estas son las primeras investigaciones de este tipo en la región del Usumacinta central. Además, Piedras Negras ofrece a los arqueólogos una excelente oportunidad para investigar un área periférica que no tuvo ocupación permanente después del siglo IX DC, y permite aumentar la escasa información sobre el reconocimiento y la arqueología residencial de esta región.

Nuestro programa de investigación empezó con un reconocimiento de la periferia. Este consistió en reconocer sistemáticamente tres bloques de un kilómetro cada uno fuera del centro. La meta principal fue documentar patrones de forma, densidad, y distribución del asentimiento, descubriéndose un total de 89 grupos (Figura 1).

A partir de esto, identificamos siete tipos de grupos. Los grupos tienen una variación de una estructura a grupos de patios múltiples y tienen un promedio de 380 m². Aproximadamente se hicieron pozos de sondeo en un 35% de los grupos. La temporada pasada, Timothy Murtha de la Universidad Estatal de Pennsylvania, pasó dos semanas mapeando intensamente el área al sureste de Piedras Negras para agrandar el detalle del mapa topográfico. El trabajo en el futuro pretende integrar nuevos datos a los mapas existentes del centro y también crear una perspectiva coherente del asentamiento con relación al centro.

Lo que debe quedar claro es que no estamos hablando de un área lejana al centro, ni de un área rural, más bien de un área suburbana. Los antiguos habitantes vivían cerca del centro y tenían algunas interacciones con él. Además, el reconocimiento no incluyó un área rural. No sabemos hasta ahora donde se encuentra la división del asentamiento ni qué tan similares o no, son las actividades de los habitantes rurales con relación al área de la periferia. La mayoría de las investigaciones se han concentrado en excavaciones de los grupos residenciales, en el sureste de la periferia (Figura 1).

Hemos enfocado nuestras excavaciones en esta área por la concentración del asentamiento a lo largo del valle, que puede representar una comunidad donde se han excavado cinco grupos por completo. Estos grupos fueron numerados como 23, 25, 27, 24 y 6. Sugerimos que la función de los grupos es residencial y parecen ser contemporáneos. La construcción de los grupos era mayormente de caliza cortada burdamente. También parece que se hizo una nivelación del terreno hasta llegar a la caliza previa a la construcción de las estructuras que pudo producir parte de la caliza para construcción. Trozos grandes de la caliza habrían sido cortados y transportados al grupo con un esfuerzo mínimo.

El Grupo 23 fue el primero en la serie de nuestras investigaciones y el enfoque fue en excavaciones extensivas (Figura 2). El grupo consistió en tres estructuras alrededor de un patio encima de un cerrito. El espacio encima del cerro era limitado, lo cual creó un grupo residencial compacto. La Estructura 1 era rectangular y medía 10 x 7 m, y tenía una altura de 80 cm aproximadamente. La Estructura 2 era angosta, medía 6 x 2.50 m y 40 cm de altura. Una banca corre a lo largo de la estructura. La Estructura 3 fue un edificio rectangular y bajo, medía 8 x 6 m. Encontramos dos entierros. El primero fue un individuo flexionado sin una cripta formal. El segundo tenía una cripta formal con una vasija sobre de las lajas.

El Grupo 25 es un grupo terraceado, único en su clase, desafortunadamente fue muy difícil de excavar por el alto grado de deterioro (Figura 3). Dos plataformas sobre el cerro fueron sostenidas por dos terrazas que medían 22.50 m de largo, las cuales se modificaron al menos una vez para expandirlas horizontalmente. La Estructura 1 medía 11 x 4 m, tenía dos cuartos separados por un muro bajo. La Estructura 2, al oeste de la primera, medía 10 x 4 m. Esta configuración residencial parece haber sido habitada por dos familias quienes vivían en cada estructura.

El cuarto 1 contenía una banca pequeña en la esquina noreste, debajo de la cual en el relleno había una cripta vacía. También, encontramos dos entierros debajo del piso de la Estructura 1, uno en cada cuarto. El primer entierro fue de un individuo extendido en posición dorsal con la cabeza al norte. El segundo entierro de este grupo consistió de una cripta formal, pero el esqueleto estaba mal preservado.

El Grupo 27 está a 100 m del 25, pero más arriba (Figura 4). El grupo consistió de dos estructuras con un patio pequeño. La estructura más grande midió 9.30 x 5.40 m y tenía una altura de 40 cm. Esta estructura tuvo una banca en la esquina, había un entierro debajo del piso directamente atrás de la escalinata. La Estructura 2 fue un edificio bajo y rectangular que medía 8 x 5 m. Había tres bancas, una de forma de “L” y dos rectangulares.

Arriba del grupo hay un abrigo rocoso que tiene el rasgo más interesante de las excavaciones en la periferia. Mark y Jessica Child excavaron este rasgo y encontraron evidencia de un baño de vapor; el primero en un contexto fuera del centro. Había un piso estucado que estaba curvado arriba de la base del muro y tenía una mancha en la esquina. La mancha es evidencia de las piedras calientes encima del piso. El baño de vapor probablemente estaba cubierto con una superestructura perecedera con una entrada baja y angosta. Artefactos asociados con el baño de vapor incluyen un fragmento de espejo de pirita pintado, tiestos de cántaros y cuencos grandes para recolectar agua, concha y raspadores de obsidiana, otra vez evidencia de un baño de vapor.

Después de las excavaciones en el Grupo 27, David Webster excavó un grupo pequeño que estaba situado en la superficie baja del valle (Figura 5). Este grupo consistió en una plataforma baja que soportaba una superestructura perecedera. Habían dos cuartos uno más bajo que el otro. El grupo estaba construido encima del nivel del humus temprano; en esta diapositiva pueden ver la estratigrafía del grupo y el cambio dramático entre el suelo y el sascab. Esta es una localización fuera de lo común para un grupo, porque la mayor parte del asentamiento está ubicado encima de los cerros o en los costados o laterales de los cerros.

El último grupo excavado fue el 6 (Figura 6). Este fue el grupo más grande de todos los excavados. El mismo es impresionante ya que consistió en un patio grande con cuatro estructuras alrededor de área de aproximadamente 15 x 9 m. Una estructura de 17 x 8.50 m con una escalinata monumental dominó el grupo. Esto es una vista de las escalinatas monumentales. Había evidencia que este edificio tenía fachada estucada. La primera terraza estaba estucada y corre de la esquina noroeste hasta el borde de la escalinata. Después de este, habían dos muros de terrazas pequeñas dando acceso a un cuarto central. El cuarto central consistió en lo que parece ser una banca que fue una extensión del muro posterior. Un muro bajo separó el cuarto oeste de un área pequeña que miraba al oeste. Una superestructura perecedera probablemente habría cubierto la mayor parte de la superficie del edificio. Este edificio parece haber sido construido en un episodio constructivo con relleno de piedras grandes encima de la roca madre.

Al noroeste de la Estructura 1 hay una plataforma baja con una banca en forma de”L” y otra banca en la esquina noreste. Esta estructura medía 6.60 x 4.40 m, y es la más pequeña que todas las estructuras. Al noreste de la Estructura 1 hay una plataforma con una superestructura. La plataforma medía 12.40 x 5.30 m. Se excavó el humus en la parte superior del montículo y un poco del derrumbe resultado del daño ocasionado por los árboles. La plataforma está directamente junto al muro norte de la Estructura 1 con una escalinata de dos gradas que daba acceso al primer nivel. Esta parte de la plataforma parece haber sido una adición. Encima de esta plataforma, encontramos mucha cerámica, más de mil tiestos, sobre el piso. Es posible que fuera un área de actividad.

Al norte de la Estructura 1 había otra estructura con dos cuartos y una adición. Esta estructura medía 13.80 x 6.20 m. Había una terraza que corrió a lo largo de la estructura pero no enfrente de la adición. Encontramos tres entierros debajo de los pisos en las estructuras. En la Estructura 3 había un entierro en una cripta formal con muros de piedras y lajas que la cubrían. Este individuo fue enterrado con una vasija al nivel del pecho que está fechada para el Clásico Tardío. También había un depósito especial con una navaja de obsidiana, concha, y una aguja de hueso cerca de la pierna. Este entierro fue el único que tuvo ofrendas en los ocho entierros de la periferia.

El segundo entierro se encontró en la Estructura 4 en el cuarto 1 debajo de dos pisos. Este entierro consistió en una cripta formal con lajas encima de la sepultura. El cuerpo estaba en posición de decúbito dorsal extendido con eje norte-sur. El tercer entierro fue un esqueleto incompleto cubierto con lajas pero en una cripta formal. Solamente se encontraron las extremidades inferiores, parecía como si el cuerpo fue cortado a la mitad pero no había evidencia arqueológica de una intrusión para confirmarlo.

En contraste con los grupos compactos, este es espacioso. Es interesante notar la orientación de este grupo, el cual tiene su acceso frente a un grupo más grande. Este grupo más grande, llamado Yaxnit por nosotros (Figura 7), consiste en dos grupos de plazuelas múltiples. Este grupo no fue parte de las excavaciones extensivas, sin embargo, hicimos algunos pozos en las plazas para obtener una cronología. Parece que este grupo fue ocupado durante al mismo tiempo. La conexión entre esos grupos no es aun conocida, aunque debe de haber una conexión.

Hasta este punto, he descrito las excavaciones, me gustaría cambiar a la sección de interpretación. Aunque estamos en etapas preliminares, tenemos algunas observaciones sobre las residencias en la periferia. He hablado de la concentración de los grupos en un valle al sureste de Piedras Negras. Este valle es una de las dos rutas principales de entrada y salida de Piedras Negras. Esta ruta es de importancia particular porque es la ruta que lleva a La Pasadita y Yaxchilan, adversarios conocidos de Piedras Negras. Además, este daría acceso a los sitios satélites de Piedras Negras, El Cayo y El Mar.

Parece haber una jerarquía de asentimiento en la periferia. Yaxnit dominó esta área con el siguiente grupo grande, el número 6, el cual está cerca. El asentimiento, entonces, está distribuido a lo largo del valle por intervalos de espacio similares. La jerarquía de asentimiento puede indicar un nivel de organización más alto que el de la residencia. Para poder explicar este patrón de asentamiento, nos hemos apoyado en el registro etnohistórico, especialmente la idea del cah, para interpretar los datos.

Aunque hay configuraciones diferentes de residencias en expresiones arquitectónicas, los artefactos y las actividades que indican son semejantes. El Grupo 6 es un caso interesante. La arquitectura monumental sugiere la posibilidad de diferencia entre el estado social del grupo y los otros que excavamos. Sin embargo, los artefactos no son más finos o más abundantes que en los otros grupos. La cantidad de artefactos es sorprendentemente mínima. Excavamos 188 unidades de 2 x 2 m y se encontró proporcionalmente menos de lo que se encontró en otros grupos. Además, la calidad de los artefactos no es significantemente diferente. Realmente, estamos sorprendidos de la pobreza en artefactos. Una posible explicación es que puede deberse a la práctica de desechar, por lo cual los habitantes tiraron la basura por el lado del cerro. Esto está apoyado por la cantidad de artefactos dispersos abajo del cerro.

La cerámica de la periferia está en el proceso de análisis por el ceramista Rene Muñoz, sin embargo hay datos preliminares. En cada grupo excavado hay un componente de la fase Chacalhaaz que comprende los escombros terminales y la mayor parte de los materiales constructivos. Algunos de los depósitos contenían cerámica del Clásico Temprano de ambas fases, Balche y Naba. La basura habría sido acumulada en el grupo durante una ocupación temprana. Esas ocupaciones habrían sido efímeras en donde los habitantes tuvieron residencias perecederas que son difíciles de detectar. Además, la idea que la basura ya estuvo en o cerca del grupo es lógica. Parece poco probable que los habitantes trajeron basura de una localidad lejana cuando había piedra disponible para relleno cerca de los grupos.

La cerámica indica actividades residenciales. Hubo cuencos, cántaros, platos, comales etc. Además de la cerámica utilitaria, hay policromos y ejemplos de cerámica fina. La tapadera de una vasija de la fase Yaxche fue encontrada, esos tipos no son tan comunes. Tenemos ejemplos de cerámica fina tal vez no como las residencias en el centro e incluyen un tiesto con un texto jeroglífico Sak Hix, según Houston significa “gato blanco” y otro tiesto policromo con una imagen de un conejo llevando una vasija. Estos últimos dos artefactos, se encontraron en el Grupo 23, lo cual no es uno de los grupos más grandes. No hemos cuantificado los artefactos todavía para entender la correlación entre artefactos y la jerarquía de los sitios.

Especial atención se dará a la clase de artefactos más grandes. En 1934, Wauchope sugiere que para entender la función de las estructuras, se necesita del análisis de cerámica y el uso de analogías etnográficas. Más y más se usa la cerámica para proveer datos que conciernen a los sistemas económicos de los Mayas antiguos, historia política, conductas ideológicas, estructura social, y organización de la comunidad. En nuestros estudios de residencias y comunidad, estamos enfocando en temas de especialización y producción. Podremos discutir los tipos más comunes en contextos diferentes, establecer áreas de actividades, e interpretar la organización de producción. Esperamos encontrar diferencias en la producción y distribución de la cerámica entre el centro y la periferia, lo cual no dirá los procesos económicos que ocurren en las dos áreas y poder entender la producción residencial de la cerámica.

La lítica consiste en herramientas de obsidiana y pedernal, núcleos, discos usados en tocados, y espejos de hematites. Noventa por ciento de la obsidiana de Piedras Negras es de la fuente de El Chayal. La obsidiana de los grupos de la periferia fue producida en los propios grupos según se observa en los núcleos agotados. Aunque ellas ocurren en las mismas proporciones como en el centro, las navajas periféricas son más pequeñas que las del centro. Además, los núcleos son usados hasta casi agotarlos. Es posible que ellos no tengan un acceso ilimitado a la fuente de obsidiana.

Las herramientas de pedernal consistieron en bifaciales, lascas, puntas, hachas y raspadores. Lo que es interesante del pedernal es que algunos ejemplos de la periferia no son de la fuente local debajo de la Acrópolis. Según el encargado de la lítica del proyecto, Zachary Hruby, esto puede significar una diferencia en los sistemas del intercambio entre la periferia y el centro. En el futuro, planeamos analizar la lítica con detalle. Vamos a analizar la obsidiana y el pedernal para entender la relación política y económica de la periferia con el centro.

En resumen, se han descrito los datos de tres temporadas de reconocimiento y excavación durante 1998-2000. ¿Qué tenemos en la periferia de Piedras Negras? Hay una complejidad de arquitectura y conductas del área periférica. Vemos esta evidencia en la reconstrucción de grupos y los rasgos como el baño de vapor. La próxima gestión será la de analizar los artefactos y la síntesis de los datos para explicar el tipo de asentamiento y la articulación de esa comunidad con el centro.

AGRADECIMIENTOS

Héctor Escobedo, Stephen Houston, David Webster y Timothy Murtha. Los fondos son de Brigham Young University, NGS, The Wise Foundation, y RGSO de la Universidad Estatal de Pennsylvania.

REFERENCIAS

Hirth, K.G.

1993         The Household as an Analytical Unit: Problems. En Method and Theory. Prehispanic Domestic Units En Western Mesoamerica: Studies of the Household, Compound, and Residence (editado por R. S. Santley y K. G. Hirth). CRC Press, Boca Raton.

Wilk, R.R. y W.L. Rathje

1982        Household Archaeology. American Behavioral Scientist 25 (6):617-639.

Figura 1 Mapa topográfico del área de Piedras Negras con el área de investigación

Figura 2 Planta del Grupo 23

Figura 3 Planta del Grupo 25

Figura 4 Planta del Grupo 27

Figura 5 Planta del Grupo 24

Figura 6 Planta del Grupo 6

Figura 7 Planta del Grupo 8, Yaxnit

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *