Asociación Tikal

56 Exploraciones arqueológicas de la cuenca superior del río Grijalva en Huehuetenango, Guatemala – Mario Tejada, John Clark y Beatriz Balcárcel – Simposio 13, Año 1999

Descargar este artículo en formato PDF

Tejada, Mario, John Clark y Beatriz Balcárcel

2000        Exploraciones arqueológicas de la cuenca superior del río Grijalva en Huehuetenango, Guatemala. En XIII Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 1999 (editado por J.P. Laporte, H. Escobedo, B. Arroyo y A.C. de Suasnávar), pp.705-717. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala (versión digital).

56

EXPLORACIONES ARQUEOLÓGICAS DE LA CUENCA SUPERIOR DEL RÍO GRIJALVA EN HUEHUETENANGO, GUATEMALA

Mario Tejada

John Clark

Beatriz Balcárcel

En este artículo describimos los resultados preliminares de nuestras recientes investigaciones en el municipio de Huehuetenango, que incluyen un breve recorrido por la cuenca del río Grijalva y excavaciones en una zona habitacional de El Cambote, un sitio del Preclásico Tardío. Nuestro proyecto “Prospección Arqueológica en la Cuenca Superior del Río Grijalva, Huehuetenango, Guatemala” tiene dos propósitos principales:

1.        Recorrer la parte de la cuenca superior del río Grijalva que pertenece a Guatemala, con el fin de completar el recorrido de la cuenca que Thomas A. Lee de la Fundación Arqueológica del Nuevo Mundo llevó a cabo en el lado de Chiapas, México.

2.        Hacer excavaciones en un sitio del Preclásico con el fin de establecer, entre otras cosas, una cronología de cerámica que pudiéramos vincular con la secuencia de Chiapas.

En lo que sigue, primeramente describimos los resultados del recorrido, y después presentamos información de nuestras excavaciones en El Cambote.

RECORRIDO DE LA CUENCA SUPERIOR DEL RÍO GRIJALVA

Durante la presente temporada de campo se visitaron 22 sitios en las márgenes de los ríos tributarios del Grijalva, más dos abrigos rocosos con pinturas rupestres, y 20 sitios más en el valle de Huehuetenango y sus alrededores. El reconocimiento del área duró aproximadamente seis meses, intercalado con algunas excavaciones de pozos de sondeo en El Cambote. A continuación se describe el recorrido.

La mayoría de los distintos ramales que forman el Grijalva tienen su nacimiento en Huehuetenango, Guatemala, en la ladera occidental de los Montes Cuchumatanes. Durante el recorrido llevado a cabo, se remontaron las distintas subcuencas partiendo de La Libertad. En todo el trayecto se detectaron algunos sitios no reportados y se visitaron otros ya reportados anteriormente por Carlos Navarrete (Figura 1).

La Libertad se encuentra entre el río Lagartero al norte y la confluencia de los ríos Azul y Nenton. Remontando el Lagartero hacia el norte se encuentra Chacaj, ya en terrenos de Nenton, cercano al nacimiento del Lagartero. En la zona pantanosa de la margen oriental del Lagartero, al sur de Chacaj, se encuentra el sitio de Miramar. Entre el río Nenton y río Azul, a pocos kilómetros al oriente de La Libertad, se encuentra Tajinpan, en jurisdicción de la aldea La Laguna. En el cementerio de esta aldea se encuentra otro sitio. En la vecina aldea de El Limonar hay otro sitio, y sobre la margen norte del río Azul en la aldea Pelillo, se encuentra otro más.

Remontándose río arriba en la margen sur se encuentran los sitios de Yaxhuitz (aldea Pebilpan), Buxub, Tzisbaj, Coronado, y Cerro Palehuitz. En la confluencia entre los ríos Azul y Catarina se encuentra Yachichin; más al oriente, junto al Catarina, se encuentra Ixcoatan, y al norte de éste, en la otra margen está el sitio de Nueva Catarina, en la aldea del mismo nombre.

Al sur del Catarina corre paralelo el río Azul, y sobre la margen sur ya en los alrededores de Jacaltenango está el sitio de Palehuitz San Marcos Huista, y la cueva de Tzisbaj (aldea Xaionlaj). Entre el río Azul, al norte, y el río Chanjon, afluente del Selegua al sur, se encuentran los sitios de Balum Q’anan (aldea Chelhuitz) e Imox (aldea Chancocal), respectivamente junto a los nacimientos del río Azul y el Catarina. Al sur, junto al Chanjon, se encuentra Petatan, y al sur de éste en la otra margen del río se encuentra Tajumuc.

Además de los sitios mencionados, se encuentran en las márgenes de estos ríos numerosas cuevas con vestigios arqueológicos. Durante el recorrido se identificaron dos abrigos rocosos con pinturas rupestres, uno conocido localmente como Cac Chen, en la aldea Jujlinaj, y otro en el barranco al sur del sitio Palehuitz San Marcos Huista. Además de los sitios visitados durante el recorrido de las subcuencas del Lagartero, Nenton, Catarina, y río Azul, se visitó en el norte el sitio de Centinela Chico en el municipio de Barillas. Siguiendo la subcuenca del Selegua y sus tributarios, se visitaron varios sitios en el valle de Huehuetenango. Ya en la cuenca alta del drenaje del Usumacinta se visitó Chalchitan.

Entre los sitios visitados en las distintas subcuencas hay algunos compuestos por pequeñas plataformas habitacionales y pocas estructuras de carácter cívico ceremonial de pequeñas proporciones, como es el caso de Tajinpan que consta de un par de estructuras piramidales bajas y un pequeño altar frente a ellas. Unos 30 m al sur de este grupo se encuentran siete pequeñas plataformas bajas.

Otros sitios presentan mayor complejidad en su planeación y características arquitectónicas, como Yaxhuitz, El Pelillo, Ixcoatan, Palehuitz San Marcos Huista, Petatan y Chacaj. Yaxhuitz, el Pelillo, Ixcoatan, y Chacaj constan de varias plazas semicerradas, con edificios en las cuatro esquinas y terrazas habitacionales que se extienden alrededor de las zonas ceremoniales. Petatan y Palehuitz San Marcos Huista cuentan con una plaza central rodeada de edificios, entre estructuras piramidales y grandes plataformas alargadas. Yaxhuitz, el Pelillo y Petatan cuentan con canchas abiertas de juego de pelota.

Otros sitios están compuestos de una a tres estructuras con funciones cívico-ceremoniales, a veces cercanas a terrazas habitacionales. Algunos de los sitios de montaña son únicamente altares en la punta de los cerros. Yachichin es el mejor ejemplo de un pequeño sitio, potencialmente defensivo, ubicado junto a un desfiladero en la confluencia de dos ríos, con terrazas habitacionales alrededor. Cerro Palehuitz, Balum Q’anan, Imox, y Cerro Q’anil son santuarios de montaña. Estos sitios son básicamente Postclásicos, con estructuras recubiertas por estuco, alfardas de “bloque y talud”, y altares circulares.

El sitio de Centinela Chico, en Barillas, consta de varias terrazas escalonadas en las cuales se ubican plazas con estructuras ceremoniales, integradas a afloraciones rocosas naturales. Abarcando toda la primera terraza se encuentra una cancha cerrada para el juego de pelota con planta en forma de “I”, elevada unos 5 m del nivel del suelo y con una extensión de unos 75 m de largo por 30 m de ancho.

La cuenca superior del río Grijalva fue dominada por La Libertad, en la confluencia de los ríos Lagartero, Nenton y Azul. Desde La Libertad, los Olmecas o Mixe-Zoques controlaron el comercio que llegaba desde los altos occidentales vía Huehuetenango, ya en el área Maya. La comunicación con las Tierras Altas Mayas fue básicamente una ruta a pie, siguiendo las cuencas de los ríos que forman el nacimiento del Grijalva. Hasta el momento, las principales evidencias de intercambio entre Mixe-Zoques y Mayas tempranos se encuentran en Chiapas. En La Libertad, Chiapas, se encontró gran cantidad de obsidiana proveniente de San Martín Jilotepeque, y en menor cantidad de El Chayal. También se encontraron piedras de moler, morteros y otros artefactos de basalto importado. El jade y otras jadeítas y nefritas del valle del Motagua debieron atravesar el área Maya para llegar a territorio Olmeca. Estas evidencias circunstanciales sobre el contacto entre culturas tempranas condujeron a la Fundación Arqueológica Nuevo Mundo a llevar a cabo un reconocimiento del nacimiento del río Grijalva en territorio de Guatemala.

El nacimiento del río Grijalva está formado por las vertientes de varios ríos y arroyos que nacen en los montes Cuchumatanes y el valle de Huehuetenango, juntándose en su recorrido para formar el Grijalva. Los dos ramales principales son los ríos Cuilco y Selegua. El Selegua se forma de varios arroyos que nacen al pie de los Cuchumatanes en el valle de Huehuetenango, a los cuales se agregan los ríos Catarina, Nenton, Azul, Lagartero y Huista. En su cauce, estos ríos abren profundas cañadas al descender de unos 2000 m hasta 600 m sobre el nivel del mar en el punto de mayor convergencia. Esta zona de entre ríos es pantanosa, con algunas lagunas. Así son los alrededores de La Libertad.

PERIODOS DE OCUPACIÓN

De acuerdo a sus características arquitectónicas, los sitios descritos anteriormente corresponden al periodo Clásico o Postclásico. Sin embargo el material cerámico recolectado indica que la mayor parte de los sitios visitados durante el recorrido tuvo alguna ocupación del periodo Preclásico. Se detectó ocupación del periodo Preclásico en sitios como La Libertad, especialmente en la parte sur, junto a la confluencia de los ríos Nenton y Azul, en Chacaj; en el grupo de La Ceiba, en Yaxhuitz en las Plazas A, B y C, y en Tziculaj, Nimatzuj e Ixcoatan. También se detectó presencia Preclásica en Palehuitz San Marcos Huista, Tajinpan, alrededor de Jacaltenango, una de las cuevas del desfiladero frente a Yachichin y la cueva Tzisbaj, aldea Xaionlaj, en el camino entre Yienchehuex y Jacaltenango.

La mayor parte de los sitios con material cerámico del periodo Preclásico se encuentran en lugares abiertos, junto al río, compuestos de plazas flanqueadas en sus cuatro lados por estructuras ceremoniales; en el caso de Palehuitz San Marcos Huista, frente a la pirámide principal hay dos estelas lisas. Sitios como Nimatzuj e Ixcoatan se encuentran en la cima de colinas bajas, potencialmente defensivos. Sobre las cimas se aplanó y se construyeron plazas con estructuras ceremoniales; en Ixcoatan se aprovecharon tres cimas, dándole una planeación escalonada.

Todos los sitios mencionados presentaron material cerámico del periodo Clásico. La mayor parte tiene Clásico Temprano y Clásico Tardío. La arquitectura formal, presenta características del Clásico, con muros revestidos de piedra cortada. Además, las canchas de juego de pelota abiertas de Yaxhuitz, El Pelillo y Petatan son características de esa época. Algunos de estos sitios siguieron ocupados al menos hasta el Postclásico Temprano, o posiblemente hasta el Postclásico Tardío en el caso de Petatan, que cuenta con estructuras recubiertas de estuco grueso, característico de Postclásico.

Las terrazas habitacionales presentan mucho material del Clásico Tardío y Postclásico Temprano. Los típicos sitios Postclásicos son santuarios de montaña con estructuras con alfardas de “bloque y talud”, recubrimiento de estuco grueso y en el caso de Cerro Q’anil, con altares circulares.

SITIOS PRINCIPALES

YAXHUITZ

El sitio de Yaxhuitz se encuentra a 1 km al norte de la aldea Pebilpan, a menos de 1 km en el margen sur del río Azul y Catarina. Se encuentra a unos 750 m SNM en un punto estratégico que domina el cauce de los ríos y el paso a los altos por esa parte (Figura 2b). Por ahora el más grande de los sitios localizados abarca por lo menos unas 10 hectáreas. El sitio está orientado cuatro grados al este del norte, y la planeación de la parte central consiste de plazas cuadradas bordeadas en sus cuatro lados por estructuras que dejan un espacio abierto en las esquinas. Al centro de las plazas principales se encuentra una pequeña plataforma-altar. Los edificios presentan muros de piedra y hay grandes estructuras cívicas ceremoniales y estructuras menores, posiblemente habitacionales.

El grupo mejor conservado, Grupo A, está compuesto por una plaza de 33 X 45 m, rodeada de estructuras que dejan un espacio de unos 5 ó 6 m en las esquinas. Al centro se encuentran una pequeña plataforma altar bastante destruida. En sus extremos este y oeste hay dos estructuras alargadas de 30 m de largo y 13 m de ancho y unos 5 m de altura. Ambas estructuras alargadas tienen muros de piedra y un ancho graderío al frente, viendo hacia la plaza. La estructura en el lado oriental de la plaza tiene otro graderío que da a la Plaza B. Este edificio presenta muestras de alteración en el lado norte de las gradas y evidencias de una tumba saqueada en este lado. En la parte superior se puede notar otra tumba o escondite, también saqueado. Lo mismo sucede con la cancha de juego de pelota, que en la parte superior de las dos tribunas tiene varias cistas abiertas.

En el lado sur se encuentra una cancha abierta para el juego de pelota de 25 m de largo y unos 22 m de ancho con una altura máxima de 2 m y el piso de la cancha al nivel del suelo. En el lado norte se encuentran dos estructuras piramidales de unos 1.5 m de altura y 9 x 8 m y 7 x 8 m de la base. El plano y patrón de asentamiento del sitio son los de un sitio abierto, con plazas semicerradas, colocado en terreno plano y posiblemente con un patrón de habitación disperso.

En los alrededores de Yaxhuitz, a pocos kilómetros de distancia se encuentran dos sitios pequeños, el de Yalchichin y su cueva asociada en la confluencia del río, y un montículo en la cima del cerro. Pocos kilómetros al oriente se encuentran dos cerros gemelos (Ixcoatan y Majbalchic) con montículos en la cima, que probablemente forman otros santuarios. En el caso de Ixcoatan, los habitantes locales refieren que es mayor. Durante el recorrido y recolección superficial el material fue diagnóstico del Clásico.

YACHICHIN

Se trata de un sitio de montaña ubicado en un punto estratégico que domina la confluencia de los ríos Azul y Catarina, en un desfiladero de unos 170 m sobre el río (Figura 2c). La ladera oriental del cerro que da al desfiladero, que de acuerdo a las curvas de nivel del mapa (1864 III) son 70 m en pendiente está terraceada con muros de contención de piedra. Cada terraza mide aproximadamente 10 m de ancho y la altura depende del declive. En la cima se encuentra, a unos 10 m de la última terraza, una estructura de 20 x 10 m de base y 3 m de altura frente a la cual se encuentra a unos 22 a 25 m una estructura piramidal de unos 15 m de diámetro y 4 m de altura, la cual presenta evidencias de saqueo en lo que parece haber sido una tumba. Hay abundantes restos de estuco en el lugar del saqueo. En la pendiente occidental continúan las terrazas siguiendo las curvas de nivel y hay restos de estructuras menores difícilmente perceptibles en esta época del año, por la tupida vegetación que se encuentra.

En las cercanías del sitio hay dos cuevas, la primera sobre el río Azul en el lado norte de Pebilpan y la segunda directamente abajo del sitio. Ambas presentan evidencias de uso ritual, como lugar de enterramiento o depósito de ofrendas y entierros. En ambas se encontraron resto humanos abundantes restos de cerámica con evidencia de saqueo. Las muestras de cerámica de Yachichin y las cuevas son iguales y es la misma cerámica común a los sitios de la laguna, Tajinpan y Yaxhuitz.

En los alrededores de Pebilpan se encuentran una serie de cuevas. En la margen sur del río Azul en el camino entre Pebilpan y el sitio de Yachichin, la siguiente entre el río Azul y Catarina; en el risco sobre el que se levanta Yachichin, una tercera cueva se encuentra en la margen norte del río Catarina, al otro lado de Yachichin. Una cueva más se encuentra junto a la carretera antes de llegar a la laguna. Al sureste de Pebilpan, junto a la aldea de Juhlina, Jacaltenango, se encuentra un par de abrigos rocosos a pocos metros de distancia uno de otro en un centro conocido como Cahchen (Piedra Pintada, en Jakalteko). Ambos refugios presentan pinturas.

El abrigo localizado en la ladera más cercana a la aldea, presenta una serie de diseños pintados en rojo. Concentrados en menos de 3 m y a 2.50 m de altura del suelo del abrigo se encuentra un grupo de diseños de “grecas” escalonadas o diseños geométricos. Parte de la pintura se ha lavado por los elementos y algunos motivos son difíciles de interpretar. A unos 50 m al oriente del grupo anterior se encuentra una pequeña figura aislada que es una silueta de perfil de un mamífero con cola larga y gruesa, mide 0.25 m de largo y 0.10 m de altura. A 100 m al suroeste del abrigo mencionado se encuentra otro abrigo con pinturas en la misma ladera del cerro que el anterior, aunque más cerca de la cima. En este abrigo se encuentran diseños de flor de cuatro pétalos con un punto en el centro o símbolos de Kin (dos de color rojo). Otro símbolo de Kin presenta la parte superior pintada en rojo y la inferior en turquesa.

CEMENTERIO DE LA ALDEA LA LAGUNA

En el cementerio de la aldea La Laguna se encuentra un pequeño sitio arqueológico compuesto por un grupo de tres montículos pequeños al sur del actual cementerio, que se encuentra en medio de una plaza que remata con un montículo bajo en el otro extremo. El cementerio y los montículos se encuentran integrados actualmente y muchas de las piedras de las estructuras prehispánicas fueron reutilizadas para hacer los nichos de los altares de las tumbas actuales. Las muestras de cerámica enfrente de los montículos del lado sur y en sus alrededores, presentan principalmente tipos utilitarios, y cerámica burda y sin engobe.

TAJINPAN

Se encuentra a 6 km al norte de la aldea La Laguna, en el próximo plano después de pasar una serie de lomas bajas, que forman un terreno quebrado. La planicie está cubierta de pajón alto, y algunos arbustos y espinos. El sitio parece un grupo habitacional, compuesto por ocho montículos de aproximadamente 1 m de alto y unos 5 x 6 m de base. Unos 50 m al norte se encuentran dos montículos de 3 m de altura. Frente al montículo del este se encuentra una pequeña plataforma baja de 1 m de altura, y 3 x 2 m de base.

A 50 m al sur del grupo anterior que parece tener funciones ceremoniales se encuentra un grupo de siete montículos muy similares de 1 m de altura y de 6 x 5 m de base a 4 x 5 m en el caso de los menores. Todos estos montículos siguen la misma orientación y se encuentran distribuidos a unos 20 ó 30 m entre sí, formando al centro una plaza de unos 50 x 30 m. En todos los montículos se encuentran muros de piedra, los mayores muestran restos de graderíos.

En uno de estos montículos habitacionales (el más central) se encontró en un derrumbe, en parte de los cimientos, una tosca escultura de “canto dorado” consistente en una cabeza estilizada cuya cara la forman tres muescas a manera de ojos y boca. La cerámica recuperada en Tajinpan es muy similar a la del cementerio de La Laguna. Principalmente se trata de cerámica utilitaria, burda, sin engobe, y las formas principales son ollas, cántaros y tinajas del Clásico Terminal o Postclásico.

LA LIBERTAD

El rancho La Libertad en el lado de Guatemala se encuentra en el extremo sur del municipio de Nenton, hasta la confluencia de los ríos Nenton y Azul, y hasta la vuelta del río Lagartero en su extremo norte. En los terrenos de la finca se encuentran varios montículos y grupos de montículos. Probablemente no todos son de la misma época ni forman parte de la misma planificación. En la parte norte de la finca, junto a la margen sur del río Lagartero en La Laguna, junto al vado del río se encuentra un grupo de montículos alineados aproximadamente norte-sur, con una distancia intermedia de 100 a 200 m. El mayor se encuentra junto al río y al sur de éste se alinean otros dos. Un tercero se encuentra a suroeste del grupo. Todos tienen restos de muros de piedra canteada y el mayor de unos 6 m de altura y 15 m de base aproximadamente, presenta restos de cuatro escalinatas, una a cada lado. Unos 200 m al sureste se encuentra otro pequeño montículo, posiblemente reducido al núcleo y en el camino en medio a unos 200 m del montículo del río se encuentran los restos de una pequeña plataforma muy erosionada por el paso del ganado. Siguiendo el mismo camino a unos 300 m del casco de la finca y 100 m del río se encuentra otros pequeños montículos erosionados de 1 m de altura o menos. En la confluencia de los ríos Nenton y Azul se encuentran dos montículos, a unos 200 m del río. Posiblemente haya más montículos bajo plataformas de viviendas repartidos dentro del área. Por la vegetación crecida en esta época del año es difícil distinguir a primera vista estas pequeñas plataformas.

El conjunto de montículos que se encuentra entre los ríos Lagartero y Nenton están compuestos principalmente de estructuras ceremoniales. El mayor es el del norte en la margen sur del río Lagartero, en “La Laguna”. Se trata de una estructura piramidal con muros de piedras, y posiblemente cuatro escalinatas. Los dos montículos alineados con el anterior y el último montículo, unos 30° desviado de los otros, son similares, con revestimientos de piedra canteada.

CHACAJ

El sitio se encuentra localizado en el municipio de Nenton en la margen sur del río Lagartero en terrenos de la aldea Chacaj, a menos de 1 km de la frontera internacional México-Guatemala y aproximadamente a 8 km de Las Delicias, Chiapas, México. En esta parte termina la ciénaga por el lado norte y se inicia la tierra firme. Siguiendo el río Lagartero hasta su nacimiento toma un día de camino y se llega a Quen Santo, el sitio mayor de la zona. Siguiendo en línea recta desde Chacaj se llega a Canajaste, sitio con el cual probablemente tuvo relación en alguna época.

El sitio comprende dos grupos separados y posiblemente también de épocas diferentes, al igual que funciones distintas. Mientras el Grupo de la Ceiba está compuesto de estructuras piramidales y plazas con funciones ceremoniales, el Grupo de las Terrazas es claramente habitacional. Además se encuentran otros montículos de tipo ceremonial repartidos en la periferia de las terrazas. El Grupo de la Ceiba está compuesto por una serie de estructuras piramidales o alargadas alrededor de tres plazas semiabiertas. Junto a la estructura mayor se encuentra una ceiba. Esta estructura se encuentra al centro y divide las tres plazas. Se trata de una plataforma masiva de forma piramidal de 30 x 30 m de base y de 4 m de altura, con muros de piedra canteada. En el derrumbe del muro norte se encontró en el material de relleno varios tiestos Preclásicos. A 30 m al oeste se levanta una estructura piramidal de 20 x 13 m de base y unos 3 m de altura que forma el extremo de la plaza occidental. A 30 m al sur de ésta se levanta otro montículo similar. A unos 40 m de éste y unos 30 m de la estructura central se encuentra otra estructura piramidal de 20 x 20 m de base y 4 m de altura, que forma el extremo de la Plaza G. Frente a este edificio, unos 10 m al norte, se encuentra una tumba saqueada, y a 10 m al este de la tumba se levanta otra plataforma piramidal masiva de 30 x 30 m de base y 5 m de altura. A 20 m al noreste de ésta y a unos 10 de la estructura, una plataforma baja de 1 m de altura y 20 x 20 m de base.

Las otras estructuras ceremoniales se encuentran repartidas en los terrenos de la aldea, a cada extremo del inicio y fin de las terrazas habitacionales y otro aproximadamente por el medio, a varios cientos de metros retirado de las minas. Además del Grupo de la Ceiba, donde se encuentran las mayores estructuras ceremoniales (que aparentemente es más antiguo) a menos de 1 km de distancia se encuentra una serie de terrazas cubriendo toda la ladera que forma en esta parte la línea divisoria entre México y Guatemala. Las terrazas siguen el declive del terreno, por lo que algunas son más anchas que otras. Estas se continúan hasta la cima donde se encuentra un grupo junto al monumento del “mojón”. En una de las terrazas más anchas a media pendiente se encuentra un altar rectangular con las caras lisas. Todos los cimientos y muros de contención son de piedra. En casos pueden apreciarse cimientos de complejos habitacionales compuestos de viviendas y otras estructuras domésticas del solar. En los extremos se encuentran dos montículos, el montículo de sur es el mayor.

EL VALLE DE HUEHUETENANGO

El valle de Huehuetenango, a 1900 m de altura, está dividido por muchas cañadas formadas por los diversos arroyos que forman el nacimiento del Grijalva. Así se formaron una serie de mesetas interiores, rodeadas por las montañas. Durante la estación seca el valle es semiárido, y pantanoso en la estación de lluvias. Todo el valle de Huehuetenango y sus alrededores presentan ocupación prehispánica que va desde la esporádica presencia de cazadores Paleoindios, seguida de una fuerte ocupación desde el Preclásico hasta el Postclásico Tardío. Todo el valle de Huehuetenango y las laderas de Chiantla presentan abundante ocupación prehispánica, con numerosos ejemplares que se remontan al Preclásico.

En la colección del rescate realizada por René Ugarte de la sala quemada del Museo de Zaculeu (1980), hay más de 40 piezas de los alrededores del valle anteriores a la fundación de Zaculeu (fase Atzam, 300-400 DC). A esto se puede agregar otras piezas que tienen algunos vecinos de Huehuetenango y que se remontan al periodo Preclásico. Entre estos ejemplares se encuentran piezas completas y fragmentos grandes de cerámica muy similar a la aparecida en las excavaciones de El Cambote, además de otros ejemplares del Preclásico Tardío y Protoclásico.

Debe hacerse una mención especial de una escultura de piedra en forma de hongo proveniente de la ribera oeste del río Zaculeu. También en los niveles inferiores de los alrededores de Zaculeu mismo aparecieron unos tiestos de vasijas tipo “Patojo” que datan del periodo Preclásico. A esto puede sumarse más objetos Preclásicos provenientes de Chiantla. La más temprana es una cabeza de figurilla hueca de tipo Olmeca Tardío proveniente del río Carpintero. Esta cabecita es parte de una figurilla probablemente importada del área Olmeca al oeste.

El río Carpintero se encuentra dentro de una ruta a pie que lleva desde el valle de Huehuetenango siguiendo por Los Regadíos, El Carpintero y Las Manzanas, para atravesar la cumbre por Todos Santos y bajar a Jacaltenango. Desde allí ya se puede comunicar con cualquier punto de la Depresión Central de Chiapas.

Otras evidencias del Preclásico Tardío y Protoclásico aparecieron mientras se extraía arena de un depósito en la aldea Buenos Aires, municipio de Chiantla. Al extraer la arena mezclaron el material antes que el Inspector de Monumentos de Huehuetenango pudiera proceder a realizar el rescate. Por la descripción que dieron los trabajadores del lugar, las vasijas se encontraban juntas; sin embargo no reportaron restos humanos. Es posible que sólo se tratara de un escondite con ofrendas -en realidad varios escondites- o que los restos humanos de las tumbas se hayan desintegrado en los últimos 2000 años debido a las condiciones del terreno.

La ocupación Preclásica del valle de Huehuetenango está representada en el sitio de El Cambote y ocupaciones dispersas alrededor del valle. En la bajada hacia Chiantla, penetrando al valle por el noroeste, apareció en un terreno de labranza junto a las márgenes del río Carpintero, una cabecita de figurilla Olmeca Medio. De Las Manzanas y Coronado, siguiendo esta ruta, se recolectaron algunos tiestos del Preclásico Tardío de características similares a los de los sitios de la cuenca de los ríos Catarina-Azul. Esta bajada por Chiantla comunica a Huehuetenango con el valle de Aguacatán, donde se encuentra el sitio con ocupación Preclásica de Chalchitan, en la ruta a Zacualpa-Joyabaj-San Martín Jilotepeque. En Chalchitan se encontraron tiestos de cerámica fina de engobe Negro Pulido, y rojo-naranja pulidos. Hasta el momento, el único sitio identificado con características de centro cívico-ceremonial de importancia para funcionar como centro rector durante el Preclásico Medio, es El Cambote.

EL CAMBOTE

El sitio arqueológico de El Cambote está reportado en la literatura arqueológica desde hace más de 50 años. Smith (1955) reporta el sitio, ubicado en la parte suroriental del valle de Huehuetenango. Borhegyi (1965), en su clasificación de sitios, identifica a El Cambote como sitio Preclásico, relacionado con el Preclásico Tardío. Rands y Smith (1965), en su estudio de la cerámica de esta zona, lo fechan para el Preclásico Tardío, y además hacen mención que para ese tiempo no se conocía ningún sitio más antiguo al Preclásico Tardío en la región noroccidental de los altos de Guatemala. Desde entonces no se volvió a estudiar esa parte de Huehuetenango, hasta 1996 cuando Juan Luis Velásquez exploró la parte suroriental del departamento, en especial los municipios de Malacatancito y Aguacatán, encontrando también vestigios del Preclásico Tardío.

Las muestras de superficie de El Cambote denotan ocupación desde el Preclásico Medio hasta el Preclásico Tardío. Los pozos de sondeo que llevamos a cabo dieron con ocupación de una sola época, del principio del Preclásico Tardío alrededor del año 400-200 AC. Las muestras de superficie de la plaza principal, donde el talpetate se encuentra a menos de 20 cm, presenta abundante Preclásico Tardío. En los alrededores del sitio, en especial las vegas de los ríos El Cambote y Chimusinique que rodean a El Cambote, se encuentra abundante Preclásico, pero hay además Clásico y posiblemente Postclásico. Lo mismo sucede con el pequeño sitio de Chimusinique, del otro lado del río del mismo nombre.

El Cambote se encuentra en el extremo sur del valle de Huehuetenango. La orientación del sitio es 20° noreste. Tiene unos 350 m de largo por 200 m en su parte más ancha. Está ubicado sobre una meseta cortada por desfiladeros en sus caras norte y oeste, por donde pasa el cauce del río. En la cara norte se formó una vega al pie del barranco, donde se encuentra abundante material arqueológico de superficie que abarca desde el Preclásico Medio al Postclásico (Figura 2a). En lo que se refiere a la arquitectura del sitio, todos los montículos son de barro; las estructuras piramidales y plataformas elevadas tienen un recubrimiento de piedra.

El sitio está compuesto de dos grupos separados por tres terrazas naturales a distinto nivel. El grupo principal se encuentra en la parte más elevada de la meseta; está compuesto por una alineación de montículos central y varios montículos paralelos en los lados (20° noreste). El eje central del sitio corre de este a oeste, delimitando plazas alargadas. Todas las estructuras del sitio, salvo la pequeña Estructura 9, están orientadas 20° noreste y sus esquinas se orientan a 36° noroeste. En el lado norte son tres plataformas y una más en el sur. Esta última, también identificada durante la presente temporada de campo, se encuentra muy deteriorada por el paso constante encima de ella, ya que es una plataforma baja.

El eje central lo constituyen cuatro estructuras de tipo piramidal. La mayor de éstas (Estructura 1) tiene unos 15 m de altura y unos 30 x 35 m de base. La pirámide principal y las otras dos alineadas al oeste de la misma (Estructuras 3 y 4) están colocadas sobre una pequeña plataforma baja, que no sobresale del metro alrededor de la base de la pirámide y tiene unos 30 ó 40 cm de altura. En la última plaza del oeste, entre las Estructuras 3 y 4, hay un monumento consistente en una estela lisa (Monumento 1 de El Cambote).

La plaza al oriente de la pirámide principal (Estructura 1), de aproximadamente 80 m de largo y 90 m de ancho, está delimitada al norte por la plataforma elevada (Estructura 5) y por el corte de la terraza en el lado sur. Al oriente de la plaza se encuentra una estructura piramidal (Estructuras 2 y 2a) de unos 20 x 22 m de base y unos 5 m de altura, sobre una plataforma alargada de 1 m de altura que se prolonga hacia el oriente por 20 m. Después de unos 25 m, la última estructura (Estructura 13) del eje central es una plataforma baja de aproximadamente 1 m de altura y 20 x 25 m de base. Esta estructura fue identificada recientemente durante la presente temporada de campo. Todo el material de superficie recogido en esta parte corresponde al Preclásico Medio y Tardío.

El segundo grupo se encuentra al pie de las terrazas, en el principio de la explanada que termina en el río Chimusinique al sur. El Grupo 2 estaba compuesto de cuatro montículos (Estructuras 6, 7, 8 y 9), de los cuales casi desapareció el del extremo noroeste (Estructura 8). Sin embargo, Smith (1955) todavía conoció el grupo completo y pudo tomar las medidas de la Estructura 8. Sobreviven actualmente las Estructuras 6, 7 y 9. Esta última es una pequeña plataforma con apariencia de altar en diagonal en relación a todas las demás estructuras del sitio (36° noroeste). En el desnivel entre la meseta donde se encuentra el grupo principal y el Grupo 2 hay restos de empedrado, directamente al norte del Grupo 2.

El grupo principal ha sufrido saqueos en todas sus estructuras y los montículos presentan secciones muy deterioradas. Sin embargo, aún pueden verse restos de recubrimientos de piedra en algunas partes. El Grupo 2, salvo la Estructura 8, se encuentra mejor conservado, pudiendo apreciarse más claramente el recubrimiento de piedra y otras características arquitectónicas.

EXCAVACIONES EN EL CAMBOTE

Los pozos de sondeo llevados a cabo en El Cambote se hicieron en las terrazas que separan al Grupo 1 del 2, y en la plaza semicerrada del Grupo 2. Todavía no se ha logrado autorización de los propietarios para realizar pozos de sondeo en el Grupo 1. Sin embargo, el nivel del suelo antes de llegar al talpetate no sobrepasa los 40 cm en muchas partes, y en otras es aún menos, por lo que las muestras de superficie dan una buena idea de la temporalidad del Grupo 1. De cualquier forma, es urgente llevar a cabo excavaciones tendientes a explicar la secuencia constructiva del sitio antes que la erosión y manos humanas causen más destrucción en él. Todos los pozos de sondeo se realizaron en la propiedad del Dr. Roberto Altube.

A 40 m al norte de la pirámide principal del Grupo 2, al pie de la pendiente de la meseta donde está el Grupo 1, se escogió este lugar para hacer un pozo de sondeo porque se encontraba al pie de los restos de empedrado y el principio de las terrazas posiblemente habitacionales. Lo que inició como un pozo de sondeo de 2 m² eventualmente se convirtió en una cuadrícula de 3 m², al dar con un basurero y los restos quemados de una estructura liviana de barro y bajareque.

Los restos de la estructura de bajareque quemado parece que fueron parte de una estructura liviana, posiblemente parte del anexo a otra construcción, como lo muestran los restos quemados de éste incluyendo parte de una esquina que dividía tres espacios. Los restos del barro del recubrimiento de la pared de bajareque quedaron endurecidos por el fuego y a veces tienen la textura de un ladrillo. Junto con estos fragmentos se encontraron abundantes escombros mezclados con ceniza y pedazos de carbón. Muchos tiestos correspondientes al ajuar doméstico, se encontraron quemados y con gruesas capas de ceniza en ambas caras, incluyendo ollas y cántaros. Posteriormente ese lugar fue utilizado como basurero, donde se fue acumulando basura, principalmente tiestos, que forman los niveles superiores y superficie. Estos muestran que no pudieron pasar muchas generaciones desde la construcción de la estructura de bajareque, su incendio y el uso del lugar como basurero. Esta estructura parece haber sido parte de algún tipo de solar doméstico, formando parte de un conjunto aparentemente de élite.

Todo parece haber sucedido durante el Preclásico Tardío, ca. 400-200 AC, y el basurero data de principios del Preclásico Tardío. De manera interesante, la mayor parte de la cerámica proveniente de la “casa quemada” es cerámica fina, entre la cual se encuentra una gran variedad del tipo Utatlán Inciso Grafito sobre Rojo Especular Pulido, incluyendo la variedad tricroma. Además hay otros tipos como Negro Pulido y Café-Negro Pulido de Salcaja, Rojo Especular sobre Crema similar a Sacatepéquez, y otros rojos y naranjas pulidos; la mayor parte de los tipos son locales (Figura 3).

El sitio de El Cambote es hasta el momento el centro ceremonial del periodo Preclásico más grande de Huehuetenango. La principal etapa de ocupación de la zona ceremonial de El Cambote corresponde al Preclásico Tardío (Chiapa V y VI). Sin embargo, en la vega del río al norte y en el plano que se extiende al sur hasta la ribera del río Chimusinique, presenta Protoclásico (Chiapa VII), y hasta Clásico y Postclásico. En esta parte, donde actualmente se encuentra la escuela “Tabernáculo de la Fe”, hay una buena secuencia de ocupación prehispánica que va desde el Preclásico Medio, representado por unas figurillas, hasta el Postclásico. En las márgenes mismas del río Chimusinique, ya del lado sur, hay material Protoclásico manifiesto por los soportes mamiformes.

CONCLUSIONES

El presente es un estudio preliminar y falta mucho por estudiar en esa región. Sin embargo, podemos avanzar provisionalmente ciertas conclusiones: hasta el momento no se ha detectado presencia de ocupación del Preclásico Temprano, ni la mayor parte del Preclásico Medio. Algunas figurillas podrían remontarse entre el 600 AC y 400 AC; sin embargo, la presencia de ocupación Preclásica se remonta del 400 AC en adelante.

Es durante el Preclásico Tardío y Protoclásico que se observan claras evidencias de ocupación. En cuanto a las rutas de comunicación, el valle de Huehuetenango fue el centro donde convergían las distintas rutas de comunicación entre Chiapas y el valle de Guatemala. Las características del material cerámico y patrones de planeación de los centros de esta región durante el Preclásico son diferentes a las de Chiapas y a Kaminaljuyu.

REFERENCIAS

Borhegyi, Stephan F. de

1965        Archaeological Synthesis of the Guatemala Highlands. Handbook of Middle American Indians, Vol.2, pp.358. University of Texas Press, Austin.

Rands, Robert L. y Robert E. Smith

1965        Pottery of the Guatemalan Highlands. Handbook of Middle American Indians, Vol.2, pp.95145. University of Texas Press, Austin.

Smith, A. Ledyard

1955        Archaeological Reconnaissance in Central Guatemala. Carnegie Institution, Pub.608, Washington, D.C.

Figura 1 Mapa del recorrido de la cuenca superior del río Grijalva en el municipio de Jacaltenango,

Huehuetenango

Figura 2 Planos de sitios arqueológicos de diferentes periodos en la cuenca superior del río Grijalva:

a) El Cambote, sitio del Preclásico Tardío del valle de Huehuetenango; b) Yaxhuitz, sitio del periodo

Clásico y Postclásico Temprano; c) Yachichin, sitio del Postclásico Tardío

Figura 3 Cerámica Rojo Pulido de finales del Preclásico Medio o principios del Preclásico Tardío

(ca. 400 AC): a) plato de borde ancho, evertido con acanaladuras concéntricas en su parte interior.

Proveniente de Chacaj, Nenton, Huehuetenango; b-d) distintos ejemplos de cerámica Rojo Pulido d

El Cambote, valle de Huehuetenango

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *