Asociación Tikal

24 Unidades residenciales en Piedras Negras, Petén: Resultados de las investigaciones realizadas en las Temporadas de Campo de 1997 y 1998 – Mónica Urquizú, E. Christian Wells, Isabel Aguirre, Nancy Monterroso, Ernesto Arredondo y Alfredo Román – Simposio 12, Año 1998

Descargar este artículo en formato PDF

Urquizú, Mónica, E. Christian Wells, Isabel Aguirre, Nancy Monterroso, Ernesto Arredondo y Alfredo Román

1999        Unidades residenciales en Piedras Negras, Petén: Resultados de las investigaciones realizadas en las Temporadas de Campo de 1997 y 1998. En XII Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 1998 (editado por J.P. Laporte y H.L. Escobedo), pp.352-368. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

24

UNIDADES RESIDENCIALES EN PIEDRAS NEGRAS, PETÉN:

RESULTADOS DE LAS INVESTIGACIONES REALIZADAS

EN LAS TEMPORADAS DE CAMPO DE 1997 Y 1998

Mónica Urquizú

E. Christian Wells

Isabel Aguirre

Nancy Monterroso

Ernesto Arredondo

Alfredo Román

Las excavaciones efectuadas en los grupos residenciales de Piedras Negras han permitido, por primera vez, obtener una muestra valiosa y bien conservada de rasgos arquitectónicos y materiales culturales, ya que la Universidad de Pennsylvania se abstuvo de realizar excavaciones en las estructuras no monumentales (con la excepción del Grupo V-1). También permitieron la primera muestra de actividades domésticas de los Mayas Clásicos en las Tierras Bajas del oeste, aunque centros como Palenque y Yaxchilan han estado sujetos a investigaciones intensivas por décadas. El estudio de estas áreas en Piedras Negras tuvo como objetivo (Escobedo y Houston 1996):

1.        Obtener una muestra cerámica representativa para refinar y/o modificar la secuencia cronológica propuesta originalmente por R. Rands y modificada después por G. Holley (1983), así como para fechar las unidades residenciales.

2.        Conocer el patrón funerario utilizado.

3.        Determinar la historia arquitectónica.

4.        Investigar rasgos asociados a áreas de actividad.

Se efectuaron un total de 211 unidades de excavación distribuidas en 10 áreas de estudio, las que a su vez, fueron divididas en 11 operaciones. Estas áreas se ubican al norte y sur de la Acrópolis, así como al sur y este del Patio y Plaza del Grupo Sur (Figura 1).

OPERACIÓN 2

Se encuentra al este del Patio de Grupo Sur, entre dos áreas elevadas del terreno (Figura 2). Está compuesta por montículos bajos sobre elevaciones naturales y plataformas rectangulares alargadas, destacando dos estructuras de tipo palacio (S-17 y S-18), tres baños de vapor (S-4, S-2 y S-19) y dos pirámides bajas de tipo adoratorio (S-5 y S-11). Las excavaciones (Urquizú y Román 1997) detectaron rellenos y pisos que nivelaron la plaza sobre la cual se asentaron las estructuras del Grupo S-11.

La arquitectura y los materiales recuperados en la excavación de las Estructuras S-8, S-10, S-11 y S-12 indican que este grupo fue utilizado durante el Clásico Temprano y Clásico Tardío y su función apunta a actividades de tipo cívico-administrativo (Escobedo 1997). Por otra parte, sobre una colina natural y al noreste del Grupo S-11, fue detectado un entierro (#12) que pertenece por lo menos a dos individuos adultos que conforman un entierro primario en posición flexionada sobre el lado izquierdo. Los restos guardan una alineación este-oeste, con la cabeza al este. Su ofrenda consistió en fragmentos de vasijas asociadas a cerámica utilitaria de la fase Chacalhaaz del Clásico Tardío, fragmentos de pedernal, una orejera de caliza y fragmentos de navajas prismáticas de obsidiana.

OPERACIÓN 6

Se ubica al este de la Plaza del Grupo Sur, sobre una elevación natural de terreno, limitando al sur con una depresión nivelada artificialmente y un cerro kárstico (Figura 3). Se encuentra compuesta por cuatro grupos habitacionales y plataformas de diversas dimensiones, siendo el Grupo V-1 el más relevante. Este fue excavado por L. Satterthwaite (1954), quien detectó cuatro etapas constructivas y tres entierros con ocupación del Clásico Tardío. Las excavaciones en la plaza de este grupo (Urquizú 1997a) revelaron una plataforma construida con un alineamiento de piedra caliza y un relleno de cerámica y barro quemado. Todo este material se encuentra sobre un nivel de arcilla café de procedencia natural. Los grupos habitacionales cercanos a V-1, fueron construidos directamente sobre la roca madre, colocando un pequeño relleno de nivelación entre 20 a 30 cm de grosor. Los materiales fueron fechados preliminarmente para la fase Chacalhaaz del Clásico Tardío.

OPERACIONES 10 Y 24

Se encuentra inmediatamente al suroeste de la Plaza del Grupo Oeste (Figura 4). La zona se encuentra en terreno que desciende hacia la ribera este del río Usumacinta y compuesta por nueve grupos de montículos, varias plataformas, un baño de vapor (N-1) y una pequeña pirámide (O-14). El grupo, construido sobre un terreno irregular, fue nivelado utilizando fragmentos grandes de roca caliza, piedrín delgado y grueso con tierra café. Todas las plazas en este caso presentan similar estratigrafía. Además de las técnicas de excavación, fue aplicada la prospección química para detectar áreas de actividad como basureros o cocinas. Como resultado fueron excavados basureros que funcionaron como rellenos de nivelación en las plazuelas de los grupos. En estos basureros se recolectaron aproximadamente 20,000 tiestos del Clásico Tardío, cantidades grandes de figurillas, fragmentos de navajas prismáticas de obsidiana y restos óseos de fauna y pedernal (Urquizú 1997b).

Un total de siete entierros fueron encontrados en esta zona: cinco adultos, un adolescente y un infante. El patrón funerario establecido apunta hacia la inhumación en plazas y plazuelas en el relleno de nivelación a excepción de una mujer y el infante que fueran depositados en la roca caliza, el lecho mortuorio es sencillo y formado por rocas calizas burdas sin un trabajo aparente, con excepción de dos que presentaron lajas cubriendo las cistas y la mujer que fue cubierta con tres fragmentos grandes de piedra de moler.

Seis entierros fueron primarios articulados en posición de decúbito dorsal extendido (# 14, 24, 25, 30, 37 y 39), mientras que el número 36, fue múltiple, consistiendo en un individuo masculino en posición de decúbito dorsal extendido, hacia los pies de éste se depositaron los restos óseos de por lo menos dos individuos desmembrados, reconociéndose claramente dos cráneos y los fémures de dichos individuos.

Respecto a la presencia de ofrendas, solamente tres las presentaron (# 25, 30 y 36). En el caso del número 25, presentó cuatro cuentas circulares de jade; el número 30, cuatro vasijas (dos vasos y dos cuencos); y el número 36, dos vasijas miniatura del tipo Bolonchak que se fecha para la fase Chacalhaaz del Clásico Tardío. La orientación de los entierros varió entre 0 y 45º, con la cabeza al noreste y al este.

Por otra parte, se encontró un basurero de la fase Yaxche del Clásico Tardío que contuvo los restos de al menos cuatro vasijas con textos glíficos excisos e incisos que hacen referencia, por lo menos en tres de los casos, al Gobernante 2 de Piedras Negras, K’an Ak K’in Ahau, haciendo referencia al uso de las mismas por medio del glifo yu-ch’i-b(i) [su taza]. También se recuperaron al menos 60 figurillas y una flauta de tres cuerpos tubulares.

OPERACIONES 20 Y 23

Estos grupos se localizan al oeste de la Plaza del Grupo Sur, comprende seis grupos de estructuras, una pequeña pirámide (R-20) y varias plataformas adaptadas al terreno que desciende hacia la ribera este del río Usumacinta (Figura 5). En la Operación 20 (Urquizú 1997c), fueron detectados rellenos de nivelación y plataformas compuestas por materiales que corresponden a basureros, dada la alta concentración de material cerámico que sobrepasó las mil unidades, los artefactos asociados y los fragmentos óseos. Todo el material se encuentra fechado para la fase Chacalhaaz del Clásico Tardío. Dentro de estos rellenos fueron localizados cuatro entierros: tres adultos y un infante. Dos de ellos (# 17 y 18) corresponden a un entierro primario articulado de un individuo adulto de decúbito dorsal extendido al este-oeste y su cabeza al este y otro al oeste. Ambos carecieron de ofrendas y fueron colocados sobre la roca madre. El infante (#16) estaba orientado este-oeste y su cabeza al oeste. Como ofrenda se recuperó un cuenco policromo de la fase Chacalhaaz, una aguja de hueso, una cuenta de collar de jade, un caracol de río y fragmentos de lasca de pedernal. A 20 cm más abajo se encontró un cilindro de piedra caliza y una lengüeta de hueso incisa con glifos que se leen u-bak, [su hueso] y t’zu-nu, [colibrí] (Stephen Houston y Héctor Escobedo, comunicación personal 1997). El último (#20), en posición de decúbito dorsal flexionado con las manos sobre el tórax y las piernas flexionadas hacia las caderas, estaba orientado este-oeste con la cabeza al oeste. No presentó ofrendas ni cista.

En la Operación 23, un total de tres pisos y cinco rellenos de nivelación fueron detectados, estos no fueron uniformes y variaron dependiendo del área a que se asociaron. Uno de estos comprende un estrato de arcilla y fragmentos de bajareque que cubrió la parte frontal de una subestructura con talud en R-31. El talud labrado sobre la piedra caliza se reutilizó posteriormente para delimitar la cista de un entierro (#35). La cista contuvo un niño enterrado con dos vasijas, entre ellas un tambor, estaba orientado norte-sur con la cabeza al norte y de decúbito dorsal extendido. Luego de colocar el entierro, la plaza fue nivelada en esta sección y construida la plataforma R-31-1era.

Adosada a la Estructura R-31 fue colocada R-31-1era, edificándose dentro de la plaza. Era una plataforma baja con una hilera de piedras. Su acceso consistió en tres escalones en el extremo suroeste de la plataforma. Una unidad exploró su interior descubriendo otro entierro (#28). Depositado al centro de la plataforma comprende un adulto femenino dentro de una cista, orientada norte-sur con la cabeza al norte, dos vasos fragmentados y fragmentos de espina de raya se asocian al entierro. La Estructura R-20 mostró más evidencia de actividad constructiva, su extremo noreste limitaba con la esquina suroeste de R-32, que era redondeada, existiendo entre ellas un estrecho pasadizo, no pudo detectarse accesos en esta sección. La mayor parte de remodelaciones estuvieron al frente y al sur de la estructura, este es el caso de una pequeña banqueta, colocada en la esquina de la primera época. Más importante fue la ampliación de la estructura al sur y la construcción de tres escalones que conectaban al sur con la Estructura R-19.

Esta remodelación se asociaba directamente al depósito de cinco entierros, de los cuales cuatro (# 23, 29, 31 y 33) fueron colocados rompiendo el piso de plaza al pie de la esquina sureste de R-20. Los entierros pertenecieron a infantes y sub-adultos. Uno de ellos ubicado directamente sobre la tierra y los otros tres en cistas sencillas, todos orientados norte-sur, con la cabeza al norte, con escasas o ninguna ofrenda, de decúbito dorsal extendido tres de ellos y uno en decúbito lateral.

Figura 1 Plano del sitio Piedras Negras (modificado de Parris)

Figura 2 Operación 2, Cuadrante S

Figura 3 Operación 6, Cuadrante V

Figura 4 Operaciones 10 y 24, Cuadrante O

El cuarto entierro (#32) fue puesto al sur de la estructura en la plaza y bajo la remodelación, perteneció a un sub-adulto protegido por una cista sencilla, orientado de norte a sur con la cabeza al norte, de decúbito dorsal extendido y sin ofrenda.

El hallazgo más importante lo constituyó el Entierro #45. Este fue colocado dentro de la estructura, bajo un piso estucado, que no fue detectado en la plaza, fue depositado dentro de una cista que contenía los restos de un adulto, posiblemente de sexo masculino, orientado norte-sur, con la cabeza al norte, de decúbito dorsal extendido. Tuvo cinco vasijas colocadas en nichos al este y oeste de la cista, que se fechan para la fase Yaxche del Clásico Tardío (René Muñoz, comunicación personal 1998). Otras ofrendas fueron dos placas con diseños y una cuenta de jade cerca del cuello y cinco cuentas de arcilla cubiertas con estuco, en el área cercana a las extremidades inferiores.

La Estructura R-20 y el asociado Entierro #45 representan un ejemplo del patrón de templo ancestral doméstico como resultado de un énfasis en la ocupación extendida de lugares y remodelaciones frecuentes, así como el aumento de la sacralidad de los entierros dentro de las áreas habitacionales; esto es afirmado por McAnany (1995) en sus estudios del sitio de K’axob. En este sentido, el individuo podría representar un ancestro importante del barrio, como, por ejemplo, el fundador del linaje. Vale la pena mencionar que este patrón arquitectónico es muy similar al encontrado por Haviland (1988; Haviland et al. 1985) en las Estructuras 3F-12 y 4E-31 en Tikal y al de 9N-8 del Grupo Las Sepulturas en Copan investigado por D. Webster y sus compañeros (Webster 1989; Webster et al. 1986).

OPERACIÓN 25

La Operación 25 incluyó dos grupos de estructuras al oeste de K-5 (Figura 6). El primero consiste en tres estructuras (K-15, K-16 y K-17), que cierran una pequeña plaza. De éstas destaca K-16, una estructura en forma “U”, que es muy similar en forma y contexto a la Estructura A-30 de Ceibal, excavada por Gair Tourtellot (1982, 1988) en los años sesenta. Las excavaciones revelaron al centro de la plaza un pequeño muro, posiblemente de algún tipo de construcción previa o de las llamadas “no visibles” y lo que parece ser un canal para conducción de agua. Al oeste de K-16 apareció un basurero y se encontró un pequeño altar de 0.50 m de diámetro, además de una escalinata que desciende hacia la parte posterior de la estructura que se fecha para el Clásico Tardío.

En el segundo grupo de estructuras se encontraron dos entierros. El Entierro 26 consistió en dos individuos colocados dentro de una cavidad circular en la caliza. El primero en posición de decúbito dorsal flexionado y el segundo se encontró de decúbito lateral derecho flexionado y en el interior de su boca presentó un hueso en forma de punta de lanza. No hubo ofrendas asociadas a excepción de una falange de felino grande, se fecha para la fase Chacalhaaz del Clásico Tardío. El Entierro 27 se presentó muy destruido e indeterminado.

OPERACIÓN 26

La Operación 26, ubicada al noroeste de la plaza del Grupo Noroeste, tuvo por objeto la investigación de la Estructura F-2 (Figura 7; Wells s.f.a; Monterroso 1997). Las excavaciones expusieron un montículo de piedra con una base terraceada, aproximadamente 10 m en diámetro y 5 m de altura, sostenido por una plataforma terraceada. Siendo construida durante el Clásico Tardío. Posteriormente, es posible que fuera modificada por los Mayas, específicamente, por el aumento en la altura de la plataforma y, quizá, por modificaciones a la fachada del montículo.

La plataforma también sirvió para cubrir los cimientos de una estructura de la fase Balche del Clásico Temprano, de las cuales solamente se expusieron segmentos de muros. Se enterraron estas construcciones bajo de la arquitectura de la fase Yaxche del Clásico Tardío, después de lo que parece ser un ritual de terminación que incluyó, posiblemente, la quema de una estructura de bajareque y la colocación de los restos quemados sobre el edificio. Se encontró la colocación de tres piedras de moler al lado del edificio, pero no se comprende si formó parte de un ritual.

Es importante apuntar que el relleno de las plataformas y del edificio más temprano está compuesto de basura doméstica lo que indica una conexión con actividades residenciales. Ya que los residentes empleaban basura doméstica como relleno estructural a través del tiempo, esta estructura fue, posiblemente, el lugar donde se realizaron actividades importantes relacionadas con la casa durante el Clásico Temprano, como, por ejemplo, la residencia del fundador del linaje. Esta información, unida a la forma de la estructura y su posición con respecto a las otras en este grupo, permitió especular que funcionara ésta como templo ancestral, en base a otros ejemplos excavados en Piedras Negras y lo que fue encontrado por Andrews (Andrews y Fash 1992) en 10L-2 del Grupo Cementerio de Copan.

OPERACIONES 30 Y 31

Se ubican al norte de K-5 (Figura 6). La Operación 30 contó con otra estructura en “U” frente a la cual se encontró un entierro (#34), perteneciente a un individuo adulto en posición de decúbito dorsal extendido, orientado norte-sur con el cráneo al norte. Asociados a él se encontraron dos malacates, uno de ellos con diseños incisos de un ave, se fecha para la fase Chacalhaaz del Clásico Tardío.

En la Operación 31, se determinó un grupo habitacional posiblemente de élite y cerca de la Estructura G-19, se halló un infante (#42) en posición de decúbito dorsal extendido norte-sur con el cráneo al norte y colocado justo al centro de la plaza. Otro muro fue detectado a mitad de la misma. Dos saqueos ocurrieron en la Estructura G-16 de este grupo.

OPERACIÓN 33

Comprende las excavaciones realizadas en el sureste de la plaza del Grupo Sur (Figura 5). Está compuesto de cuatro terrazas artificiales que cortan hacia el interior de la ladera y sostienen varias plataformas, edificios y patios. Se investigaron tres estructuras (8, 16, y, 17) y tres patios (B, C y D) ubicados, generalmente, en la mitad norte del grupo (Wells s.f.b) y que juntos siguen la forma del plan de plazuela 2 de Tikal (Haviland et al. 1985) o el patrón 3 de Quirigua (Ashmore 1981, 1986), el cual da énfasis al aislamiento o acceso restringido. La investigación mostró una acumulación compleja de arquitectura que se extiende de la faceta temprana del periodo Clásico Tardío (fase Yaxche) al fin del periodo (fase Chacalhaaz). Se encontraron tres etapas mayores de construcción para cada estructura y también para el Patio C, aunque la evidencia no es tan rica en cada caso. La Etapa 1 corresponde a la organización del plan original de la plazuela que incluyó la construcción original de las Estructuras 8, 16 y 17 y del Patio C y fechadas para la fase Yaxche del Clásico Tardío. Bajo esta versión de la Estructura 8, se descubrió un entierro (#43) colocado en el eje central, con los pies fuera del límite posterior de la estructura, en una cista dentro de la roca madre, cubierta y delimitada por lajas. Consistió en un individuo adulto masculino. Se observó la remoción del cráneo y otros huesos indicando la apertura de la cista durante la época prehispánica, que ha estado documentado anteriormente para entierros ancestrales, como el Entierro #85 de Tikal, al cual le faltaba el cráneo y los fémures (Coe 1965).

La Etapa 2 corresponde a la demolición de los edificios de la Etapa 1, salvo las piedras de los cimientos y la construcción de la segunda versión de las estructuras siguiendo el mismo plan de plazuela que se inició en la Etapa 1 y fechada para la fase Chacalhaaz del Clásico Tardío. Las nuevas estructuras parecen más “Clásicas” en estilo, como por ejemplo, el uso de la moldura de delantal, las esquinas redondeadas y el talud-tablero, en contraste a sus antecesoras monolíticas. Durante esta etapa aumenta la altura del Patio C, lo suficiente para cubrir la arquitectura de la Etapa 1.

También se construyó la Banqueta 1 sobre la Estructura 17 que estuvo flanqueada por dos cuartos. Se hallaron dos entierros (# 40 y 41) colocados en cistas dentro de la roca madre en el Patio D, en el lado posterior de la Estructura 17. El primero consiste en un sub-adulto femenino, con artefactos agrupados cerca de la pelvis, destacando una herramienta de pedernal, cinco navajas de obsidiana y un diente de animal (probablemente tepescuintle -Cuniculus paca-). El segundo consistió en un adulto masculino, sin artefactos asociados.

La Etapa 3 incluye la demolición de los edificios de la Etapa 2, salvo las piedras de los cimientos y la construcción de la tercera versión de las estructuras; éstas mantienen su propio eje y orientación. Se eleva nuevamente el Patio C para cubrir la arquitectura de la Etapa 2. Se halló una ofrenda de cuatro vasijas quebradas (dos policromas del tipo Santa Rosa y dos monocromas) de la fase Yaxche ubicadas en el eje principal (norte-sur) de la Estructura 8 en su base. Debido a la ubicación del depósito y su contenido, puede interpretarse como ofrenda dedicatoria, específicamente a la Estructura 8 sub-1. También se descubrió una ofrenda de cuatro vasijas (monocromas) de la fase Chacalhaaz ubicadas sobre la superficie del Patio D en el lado posterior de la Estructura 17. Una de las vasijas contenía un depósito de ceniza y una cuenta de jade, sugiriendo una cremación.

En la Fase 1 de esta etapa, se añade una plataforma al lado este de la Estructura 17, aumentando el tamaño de la estructura original. Se añade la Banqueta 2 y su escalinata asociada a la plataforma nueva. La evidencia arquitectónica sugiere que las Banquetas 1 y 2 fueron ocupadas al mismo tiempo. Se halló un entierro (#46) con la cabeza colocada bajo y en el eje central de la Banqueta 2, en una cista cubierta por lajas. El entierro consiste en un adulto masculino y las excavaciones de la cista proporcionaron artefactos en el relleno, sobresaliendo fragmentos de obsidiana y pedernal, así como un diente de pez grande (posiblemente tiburón -Prionace glauca-). La Fase 2 de esta etapa está definida por la adición de una terraza a la Estructura 17 y una gran escalinata y una plataforma a la Estructura 8 que cambia posiblemente su eje y su orientación. También se añaden la Banqueta 3 y su escalinata privada al lado este del Patio C.

La evidencia arquitectónica sugiere que todas las banquetas fueron ocupadas al mismo tiempo. Sobre la terraza nueva, se hallaron muchos desechos de producción de herramientas de obsidiana y de pedernal, algunos malacates, tiestos limados y grandes cantidades de piedras de moler, muchas de ellas en un basurero grande, ubicado al lado sur de la terraza. Contuvo más de 5000 tiestos y casi 100 fragmentos de obsidiana. En comparación, las terrazas en el Grupo Las Sepulturas de Copan son lugares principales de producción doméstica, de acuerdo con los estudios de Hendon (1987).

DISCUSIÓN

Dada la evidencia tan variada y abundante recuperada en los grupos habitacionales de Piedras Negras, es posible inferir que fueron áreas de actividad constante, donde individuos que formaban parte de la minoría de la población, posiblemente privilegiados, dejaron plasmada parte de su vida y de su trabajo cotidiano durante varias generaciones del periodo Clásico Temprano al Clásico Tardío.

Las remodelaciones realizadas en los grupos respondieron a las necesidades de espacios cada vez mayores para habitación y también estuvieron directamente ligadas con los individuos enterrados en ellos (Figura 8). Se sugiere que el último fue el motivo de las ampliaciones de algunos grupos domésticos con el objeto de mantener y de proteger dichos entierros, los cuales contenían los restos de personas que, a pesar de haber muerto, seguían participando en la vida de la sociedad, desempeñando un papel diferente. Los ancestros fueron el punto central alrededor del cual giraron los grupos domésticos. En este sentido, crecieron las comunidades de Piedras Negras aunque bajó y aumentó el número actual de participantes vivientes.

Figura 5 Operaciones 20, 23 y 33, Cuadrantes R y U

Figura 6 Operaciones 25, 30 y 31, Cuadrante K

Figura 7 Operación 26, Cuadrante F

        Respecto al patrón funerario (Figura 9), los indicadores apuntan a la existencia de dos diferentes. En el área del Grupo Sur, generalmente, puede definirse la orientación del cadáver norte-sur, la preparación del terreno que incluyó una cista delimitada por piedras y cubierta por lajas y la proporción de entierros adultos a sub-adultos es igual. En contraste, en el área oeste, generalmente puede definirse la orientación del cadáver este-oeste, que el terreno no fue preparado y se depositaron los individuos en el relleno de nivelación y se encontraron más adultos de sub-adultos.

Las diferencias sociales existentes entre los habitantes de estos grupos -así como entre grupos- se evidencia sobre todo en los entierros, en su colocación dentro o fuera del lugar de habitación, idea que puede estar apoyada por la presencia o ausencia de ofrendas en relación a su ubicación espacial. Además la presencia de ofrendas en el caso de entierros de niños demuestra claramente esta diferenciación, en comparación con la ausencia de éstas en entierros de adultos en algunos casos.

En el aspecto arquitectónico, el crecimiento en los grupos domésticos fue monumental. Es decir que, generalmente, crecieron verticalmente los edificios y horizontalmente los grupos y al mismo tiempo, preservaron las formas originales de sus antecesores arquitectónicos. Gracias a ese crecimiento, los grupos mantuvieron la autonomía en la manufactura de productos para cubrir sus necesidades domésticas, así como en la distribución de las mismas a una escala local.

Con más excavaciones en áreas habitacionales en la próxima temporada, podemos empezar a evaluar estas ideas con más datos. Al presente, es claro que los grupos no fueron configuraciones estáticas, producidas por moldes de una administración centralizada, sino que crecieron los grupos en direcciones diferentes y que aquel crecimiento fue planificado y orgánico, creando, en fin, entidades sociales con historias individuales.

Figura 8 Entierros proporcionados por las excavaciones efectuadas en 1977 y 1998

en unidades residenciales

Figura 9 Proporciones con respecto a entierros en unidades residenciales

REFERENCIAS

Andrews V., E. Wyllys y Barbara W. Fash

1992        Continuity and Change in a Royal Maya Residential Complex at Copan. Ancient Mesoamerica 3:63-88.

Ashmore, Wendy

1981        Precolumbian Occupation at Quirigua, Guatemala: Settlement Patterns in a Classic Maya Center. Tesis Doctoral, University of Pennsylvania, Philadelphia.

1986        Peten Cosmology in the Maya Southeast: An Analysis of Architecture and Settlement Patterns at Classic Quirigua. En The Southeast Maya Periphery (editado por P. Urban y E. Schortman):35-49 University Press, Austin.

Coe, William R.

1965        A Model of Ancient Maya Community Structure in the Maya Lowlands. Southwestern Journal of Anthropology 21:97-114.

Escobedo, Héctor L.

1997        PN 15: Excavaciones en las Estructuras S-11, S-12 y S-10. En Proyecto Arqueológico Regional Piedras Negras: Informe Preliminar # 1, Primera Temporada 1997 (editado por H.L. Escobedo y S.D. Houston):121-132. Informe entregado al Instituto de Antropología e Historia de Guatemala.

Escobedo, Héctor L. y Stephen D. Houston

1996        Propuesta de investigación: Proyecto Arqueológico Regional Piedras Negras. Solicitud entregada al DEMOPRE, Instituto de Antropología e Historia, Guatemala.

Haviland, William A.

1985        Excavations in Small Residential Groups of Tikal: Groups 4F-1 and 4F-2. Tikal Report 19. The Pennsylvania University Museum, University of Pennsylvania, Philadelphia.

1988        Musical Hammocks at Tikal: Problems with Reconstructing Household Composition. En Household and Community in the Mesoamerican Past (editado por R. Wilk y W. Ashmore):121-134. University of New Mexico Press, Albuquerque.

Hendon, Julia

1987        The Uses of Maya Structures: A Study of Architecture and Artifact Distributions at Sepulturas, Copan, Honduras. Tesis Doctoral, Harvard University, Cambridge.

Holley, George

1983        Ceramic Change at Piedras Negras, Guatemala. Tesis Doctoral, Southern Illinois University, Carbondale.

McAnany, Patricia A.

1995        Living with the Ancestors: Kinship and Kingship in Ancient Maya Society. University of Texas Press, Austin.

Monterroso, Nancy

1997        PN 14: Excavaciones en la Plaza del Grupo Noroeste. En Proyecto Arqueológico Regional Piedras Negras: Informe Preliminar # 1, Primera Temporada 1997 (editado por H.L. Escobedo y S.D. Houston):117-120. Informe entregado al Instituto de Antropología e Historia de Guatemala.

Satterthwaite, Linton

1954        Piedras Negras Archaeology: Architecture, Part VI: Unclassified Buildings and Substructures. The University Museum, University of Pennsylvania, Philadelphia.

Tourtellot, Gair

1982        Ancient Maya Settlements at Seibal, Peten, Guatemala: Peripheral Survey and Excavation. Tesis Doctoral, Harvard University, Cambridge.

1988        Developmental Cycles of Households and Houses at Seibal. En Household and Community in the Mesoamerican Past (editado por R. Wilk y W. Ashmore):97-120. University of New Mexico Press, Albuquerque.

Urquizú, Mónica

1997a        PN 6: Investigaciones en el área habitacional al este de la Plaza del Grupo Sur. En Proyecto Arqueológico Regional Piedras Negras: Informe Preliminar # 1, Primera Temporada 1997 (editado por H.L. Escobedo y S.D. Houston):59-66. Informe entregado al Instituto de Antropología e Historia de Guatemala.

1997b        PN 10: Investigaciones en el área habitacional al suroeste de la Plaza del Grupo Oeste. En Proyecto Arqueológico Regional Piedras Negras: Informe Preliminar # 1, Primera Temporada 1997 (editado por H.L. Escobedo y S.D. Houston):79-90. Informe entregado al Instituto de Antropología e Historia de Guatemala.

1997c        PN 20: Investigaciones en el área habitacional al oeste de la Plaza del Grupo Sur. En Proyecto Arqueológico Regional Piedras Negras: Informe Preliminar # 1, Primera Temporada 1997 (editado por H.L. Escobedo y S.D. Houston):159-170. Informe entregado al Instituto de Antropología e Historia de Guatemala.

Urquizú, Mónica, y Alfredo Román M.

1997        PN 2: Investigaciones en el área habitacional al este del patio del Grupo Sur. En Proyecto Arqueológico Regional Piedras Negras: Informe Preliminar # 1, Primera Temporada 1997 (editado por H.L. Escobedo y S.D. Houston):21-30. Informe entregado al Instituto de Antropología e Historia de Guatemala.

Webster, David (ed)

1989        The House of the Bacabs, Copan, Honduras. Studies in Precolumbian Art and Archaeology, No.29. Dumbarton Oaks, Washington, D.C.

Webster, David L., William L. Fash y Elliot M. Abrams

1986        Excavaciones en el Conjunto 9N-8, Patio A (Operación VIII). En Excavaciones en el área urbana de Copan, Honduras, Vol.1. Secretaria en el Despacho de Cultura y Turismo, Tegucigalpa, Honduras.

Wells, E. Christian

s.f.a        PN26: Excavaciones en el área habitacional en la plaza del Grupo Noroeste, Estructura F-2. En Proyecto Arqueológico Regional Piedras Negras: Informe Preliminar # 2, Primera Temporada 1998 (editado por H.L. Escobedo y S.D. Houston). Informe en preparación para ser entregado al Instituto de Antropología e Historia de Guatemala.

s.f.b        PN33: Excavaciones en el área habitacional del Cuadrante “U”. En Proyecto Arqueológico Regional Piedras Negras: Informe Preliminar # 2, Primera Temporada 1998 (editado por H.L. Escobedo y S.D. Houston). Informe en preparación para ser entregado al Instituto de Antropología e Historia de Guatemala.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *