Asociación Tikal

15 Ixtinto: Rescate arqueológico – Renaldo Acevedo, Bernard Hermes y Zoila Calderón – Simposio 9, Año 1995

Descargar este artículo en formato PDF

Acevedo, Renaldo, Bernard Hermes y Zoila Calderón

1996        Ixtinto: Rescate arqueológico. En IX Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 1995 (editado por J.P. Laporte y H. Escobedo), pp.207-222. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala (versión digital).

15

IXTINTO: RESCATE ARQUEOLÓGICO

Renaldo Acevedo

Bernard Hermes

Zoila Calderón

Los trabajos de investigación en Ixtinto (Figura 1), fueron realizados como parte del “Programa de Rescate de Monumentos en Peligro, Región Noreste-Petén”, del Proyecto Nacional Tikal (PRONAT), siendo el objetivo primordial efectuar acciones de arqueología de rescate y documentación del sitio.

Es dentro de este marco que el PRONAT, desde el mes de mayo de 1994, dio inicio a los trabajos, recabando información que yacía expuesta en las trincheras de saqueo, tales como muros, pisos, gradas, tumbas, etc. Simultáneamente, se hicieron sondeos arqueológicos dentro (registros) y fuera de las edificaciones (pozos) con el propósito de establecer su secuencia ocupacional, comparar datos y en base a los mismos, establecer una cronología general para el sitio.

Debido a que algunos edificios presentaban más de una trinchera de saqueo, fue necesario escoger una de ellas (la más representativa), para así limpiarla y dejar expuestas las evidencias arqueológicas existentes y en base a ello, a la cerámica y a nuestras inferencias, proponer lo que a continuación se expone.

ANTECEDENTES

Es probable que el asentamiento deba su nombre al río y éste, a los árboles de esta especie que hay en el bajo La Máquina, el que se localiza al sur del lago Yaxha. Específicamente en el sitio arqueológico estos árboles no existen, sino solamente los propios de las serranías.

El nombre de Ixtinto se dio por primera vez a un grupo de montículos que fueron encontrados por Chase (citado por Rice 1976), al sur del lago Yaxha, siendo éste el primero que se conoce con ese nombre. Posteriormente Rice encontró un grupo de mayores proporciones comparado al anterior, el cual localizó a 300 m de la orilla sur del lago. El grupo consiste en 21 estructuras arregladas en una acrópolis y alrededor de tres grandes plazas, donde existe un fragmento de estela sin tallar. Posteriormente, a éste conglomerado se le dio el nombre de Ixtinto, siendo el segundo con ese mismo nombre del que se sabe (Rice 1976:171).

Al llegar nosotros por primera vez al lugar y no conociendo perfectamente el área, el inspector de Monumentos Prehispánicos del IDAEH, Sr. Obed Gálvez Mis, en compañía de otros vigilantes nos mostró el asentamiento que según su entender era Ixtinto. Al mismo tiempo hicimos investigaciones en el fichero del Departamento de Monumentos Prehispánicos el cual dio información sobre el lugar. En la ficha correspondiente se explica que el sitio se encuentra “en el municipio de Flores, 5 km al sur de la laguna Yaxha, al oeste de un río que entra al lago; mapa 1:50000/2367 III; Coordenadas: Laguna Yaxha 409865”. Sin embargo, entre lo mostrado por el Sr. Gálvez y lo existente en el fichero, está la incongruencia de no coincidir.

Suponemos que en parte lo que se informa parcamente en esta ficha documental del IDAEH, fue hecho en base a Rice (1976), ya que en ella se cita el libro en mención. Por lo tanto, lo que aparece registrado en la documentación atañe al segundo Ixtinto, ya que el Ixtinto que se nos mostró no correspondería al mismo, siendo por lo tanto un tercer Ixtinto el que conocimos, investigamos y discutiremos en el presente documento.

Afirmamos esto ya que la descripción del emplazamiento de Rice no coincide en nada con el nuestro, tanto por el lugar donde se encuentra, como por la distribución de los edificios en el medio habiente. El tercer Ixtinto tiene tres grupos grandes bien definidos y 15 plazas; estas contienen 57 estructuras, contrario a las tres plazas y 21 edificaciones del grupo de Rice. Tenemos un fragmento de estela tallada y ninguna no tallada como Rice, o al menos no encontrada. Además, la distancia y lugar donde se ubica el tercer Ixtinto es mayor con respecto al segundo, tomando como referencia la orilla sur del lago. Es interesante anotar que según Ian Graham, en comunicación personal con uno de nuestro equipo (Quintana s.f.), haya identificado como al verdadero Ixtinto al tercer de ellos. No sabemos en base a qué fue dicha verificación y esperamos sea explicada en el artículo por aparecer de Quintana.

El tercer Ixtinto (al cual en adelante denominaremos sólo como Ixtinto), se encuentra localizado al sur de la laguna de Yaxha (Figura 1), aproximadamente a 15 km en línea recta del sitio del mismo nombre. Se ubicó por medio de un geoposicionador (GPS) en las siguientes coordenadas: latitud 17° 02′ 37.3″ N; longitud 89° 27′ 11.1″ W y cubre aproximadamente una hectárea.

A partir del sitio de Yaxha, se puede llegar a Ixtinto por dos vías: acuática-terrestre y terrestre propiamente (utilizando vehículo). En el primer caso debe tomarse una embarcación que a partir del lago Yaxha remonte el río Ixtinto, el cual corre en sentido sur-norte. Esto puede hacerse de manera relativamente fácil durante la época lluviosa, ya que el riachuelo es estacional, sin embargo durante la época seca, el caudal del mismo disminuye y su navegación se dificulta. El viaje dura entre 20 y 30 minutos en una lancha con motor fuera de borda. Luego debe continuarse a pie una hora y media más. El viaje vía terrestre dura entre 40 y 90 minutos, dependiendo del vehículo, este debe ser de doble tracción, ya que el camino pasa por el bajo La Máquina, el que con cualquier llovizna se pone difícil de transitar.

El asentamiento se encuentra sobre tres cerros que conforman tres grupos bien definidos (Figura 2), los que se han clasificado como A, B y C, con un total de 57 edificios.

Se puede ingresar al mismo por tres accesos: uno al sur de la Plaza D, al norte del Juego de Pelota (Figuras 1 y 3), otro al norte, entre las Plazas D y F (aunque es probable que más bien haya sido drenaje) y otro mas al este, entre las Plazas F y H.

El Grupo A, por su configuración y tipo de edificaciones, fue de carácter cívico-ceremonial. Lo conforman once plazas (denominadas con las literales A a K) claramente definidas, comunicadas entre si por medio de pasillos, escalinatas y un total de 48 edificios. Al momento de iniciar los trabajos, se contabilizaron 33 trincheras de saqueo.

El Grupo B (Figura 1), lo forman tres plazas (M, N, O) y 10 edificios; se localiza 150 m al sureste del A. Se asienta sobre la cima de un cerro alargado, por lo que el asentamiento, sigue la configuración del mismo; presentaba seis trincheras de saqueo. Está separado del Grupo A por una gran hondonada, acceso natural a todo el sitio, la que permitiría el ingreso por el este de la Plaza H, donde se encuentra un pasillo que al parecer sirvió de circulación para llegar a las Plazas D y F.

El Grupo C, ubicado 100 m al sur del A (Figura 1), cuenta con una plaza (denominada L) y un total de nueve edificios, fue saqueado por medio de tres trincheras. Posiblemente puedan existir otros montículos aislados hacia el noroeste.

Evidencias de canteras existen al norte de las Plazas A, C, E, G y F y al sur de la B. Estas fueron indudablemente utilizadas para la construcción de las edificaciones. Uno de estos lugares de extracción, localizado al sur de la Plaza B, presenta una depresión, como para haber sido aprovechada posteriormente como aguada.

A continuación se da una descripción del sitio en base a los grupos, específicamente en cuanto a las plazas que los conforman y sus periodos ocupacionales.

GRUPO A

Lo integran 11 plazas, las que se describen a continuación.

PLAZA A (Figura 3)

Aparentemente está conformada por cuatro edificios (dos al sur, uno al oeste y otro al norte, todos de baja altura), cuya función puede ser de carácter habitacional. Presenta actividad del Preclásico Tardío y del Postclásico (es una de tres plazas que presenta actividad Postclásica). Si hubo construcciones del Preclásico, han desaparecido, ya que sobre las que pudieron existir fueron construidos la última época, habiendo sido cubierto toda el área por medio de un piso fechado para el periodo Postclásico. Es probable que el relleno Preclásico Tardío que se utilizó para su nivelación, haya sido traído desde otro sector del sitio o bien, si existieron edificaciones Preclásicas, éstas hayan sido mutiladas o arrasadas y utilizadas como nivelación. Al no existir evidencias del periodo Clásico, puede suponerse que la plaza no estuvo ocupada o no existía para esa época.

PLAZA B (Figura 3)

Localizada al este de la Plaza A, en un nivel más elevado. Su carácter parece ser más privado y elitista; lo cual está determinado por su emplazamiento dentro del sitio. Se encuentra rodeada y elevada por medio de taludes, siendo posiblemente su único contacto hacia el exterior por medio del edificio que se ubica en el costado este, el que posiblemente al mismo tiempo tuvo comunicación con la Plaza D. La forman cuatro edificios ubicados en cada uno de sus costados. Sellado bajo dos pisos estucados se encontró un edificio que puede corresponder al Preclásico Medio o Tardío (Figura 4). Este edificio, hasta donde se excavó, presenta tres cuerpos ataludados. El inmediato inferior ocupa un área más grande con respecto al que le precede, por lo que se da una pirámide en forma escalonada. El primer cuerpo inferior no fue completamente excavado y de él sólo se conocen 30 cm; el segundo cuerpo tiene un alto de 1.40 m y el tercero 1.10 m; todos ellos presentan una cornisa en la parte inferior (arranque) de 25 cm de alto). Este edificio está recubierto con estuco de color rojo y 90 cm arriba de él, fueron colocados dos pisos superpuestos que lo sellaron.

Como puede apreciarse, el asentamiento que se dio en la Plaza B es más temprano en comparación a la Plaza A, ya que hay ocupación desde el Preclásico Medio. Posteriormente, ambas plazas tienen correspondencia cronológica durante el Preclásico Tardío, sin embargo la Plaza B no fue ocupada durante el Postclásico.

De acuerdo a la evidencia de los rellenos de las trincheras de saqueo del edificio ubicado en el costado norte, es probable que las construcciones que se encuentran en superficie correspondan al periodo Clásico, específicamente al Temprano. Otros materiales recuperados en la misma plaza provienen del Preclásico Tardío, como lo demostró lo recuperado en las trincheras de saqueo de los edificios al este y al oeste.

PLAZA C (Figura 3)

Se encuentra al norte de la Plaza B y a un nivel más bajo. Tiene sólo dos edificaciones, una al norte y otra al oeste, que pudieron ser de carácter habitacional elitista dado su poca altura y su cercano emplazamiento a plazas con función cívico-ceremonial. Es probable que el edificio que limita la plaza por el sur y que pertenece a la Plaza B, haya tenido cuartos en su parte baja, orientados hacia la Plaza C; esto pareciera sugerir lo expuesto en las trincheras de saqueo. El relleno que actualmente sostiene a las edificaciones del Clásico Tardío, corresponde a la época Preclásica Tardía, un piso estucado del Clásico Tardío separa claramente ambas épocas.

Al investigarse por medio de registros una de las trincheras de saqueo del edificio que limita la Plaza B por el costado norte, se recobró material fechado para el Clásico Temprano y Clásico Tardío.

PLAZA D (Figura 3)

Se localiza al este de la Plaza B, presenta los edificios de mayor proporción del lugar. Por el arreglo de los mismos y la ubicación de la plaza, ésta pudo haber estado ligada a funciones rituales o bien cívico-rituales. Es una de las plazas más simétricas y debido a la configuración volumétrica y al espacio que la conforma la hacen sobresalir de las otras.

Por el lado oeste se encuentra limitada por una estructura tipo “palacio” que debió tener funciones de acceso tanto hacia la Plaza B y a la D. Al norte se localiza una pirámide que presenta una estructura alargada al frente y otra igual, pero esta vez sólo adosada a ella por el costado este. Al sur existen dos edificaciones de mediana altura; por el este, se llega a la Plaza F. Debido a su talla y como dato a investigarse y de interés, diremos que al centro y justo antes del inicio del graderío que debió conducir hacia la Plaza F, existen al parecer fragmentos de una estela y de un altar. Lo que es posible apreciar de ellos no presenta inscripción alguna, desconociendo si la parte que da hacia abajo pudiera estar con inscripciones.

Algo interesante de esta plaza, es que el edificio tipo “palacio” hacia el oeste, tiene relleno Postclásico, lo que indicaría que la edificación corresponde a ésta época o bien fue modificada por gente de este periodo que efectuó algún tipo de actividad constructiva. Parte del mismo edificio del Preclásico Medio o Tardío se encontró en la Plaza B (Figura 4), aparecen en la trinchera de saqueo y cubierto parcialmente por este “palacio”.

El primer piso encontrado en la plaza parece corresponder al periodo Preclásico Tardío y su ocupación no se prolonga más allá del Clásico Temprano. Puede sugerirse que los edificios que rodean la Plaza D se fechan para este último periodo, con excepción del del costado oeste, el cual podría ser Postclásico.

Bajo el primer piso, ya mencionado en el párrafo anterior, la ocupación es también del Preclásico Tardío. Posteriormente se localiza otro piso y bajo él la evidencia continúa siendo del periodo Preclásico Tardío. Antes de llegar a los niveles estratigráficos más profundos, justo sobre el primer suelo natural que se formó sobre la roca caliza previo a la ocupación humana, la evidencia cerámica corresponde al Preclásico Medio. Es probable que el asentamiento en Ixtinto haya dado comienzo en esta área y la adyacente de la Plaza F y luego se haya extendido hacia otras áreas del sitio.

PLAZA E (Figura 3)

Se localiza inmediatamente adyacente al noreste de la Plaza D, en un plano superior. Es de dimensión reducida, presenta dos secciones, una elevada al sur y otra más baja al norte; en la parte elevada tiene un pequeño edificio al este. Su probable acceso está ubicado en la esquina sureste de la plaza. No se efectuaron excavaciones.

PLAZA F (Figura 3)

Al igual que la Plaza E, tiene una parte baja y otra elevada, esta última corresponde al costado este. Presenta el grupo de edificios conocido como Conjunto de tipo Grupo E. La pirámide del oeste no está directamente en el extremo de la plaza, sino que se ubica un poco dentro de la misma, con el propósito de formar un corredor frente a ella y permitir el acceso por medio de plataformas y gradas que comunican desde la Plaza H.

La plataforma alargada del este presenta un cuarto central corrido hacia atrás. Al pie y al centro de esta edificación existe un fragmento de estela tallada (Figura 5), que muestra lo que parece ser un pie y parte del atuendo de la parte frontal del personaje. Para atenuar el que continuara el proceso de deterioro o evitar que fuera robada, fue enterrada previo al inicio de las investigaciones en el sitio.

En el extremo norte de la plaza existe una edificación relativamente alta y al sur otra igual, esta última tiene en sus extremos otras dos de pequeñas dimensiones. Al centro hay una pequeña plataforma-altar, la cual fue saqueada (Figuras 2 y 3).

Sumamente interesante es un montículo de planta cuadrada que se encuentra al extremo de la plaza por su costado oeste, al inicio del graderío que comunicaría con la Plaza D (Figura 3). Este fue completamente atravesado por una trinchera de saqueo, mostró evidencia Preclásico Medio (inclusive del horizonte Pre-Mamom), Preclásico Tardío, Clásico Temprano y Clásico Tardío. Estos datos, comparados con los de la Plaza D, darían cierta correspondencia en antigüedad, e inclusive llegaría a ser más temprana que ésta, debido a su evidencia cerámica Pre-Mamom. Es de hacer notar que cada una de estas ocupaciones tempranas fue sellada por medio de pisos Preclásicos correspondientes a sus épocas. Esta evidencia nuevamente sugiere que ésta área junto con la Plaza D, fue al parecer el lugar primigenio en ser ocupada en todo el sitio.

Aquí se encontró una tumba saqueada y formada por lajas que evidenció material Preclásico Tardío, sin embargo su fechamiento es dubitativo ya que como mencionamos, dicho aposento fue saqueado y su contexto removido.

Con respecto a los resultados cronológicos proporcionados por el pozo excavado al pie de la plataforma ubicada al este del Conjunto de tipo Grupo E y los registros hechos dentro de ella, éstos fueron básicamente los mismos. Sin embargo, aparte de los periodos ya mencionados (Preclásico Medio, Preclásico Tardío, Clásico Temprano y Tardío), se encontró evidencia del periodo Protoclásico. Es probable que esta edificación haya estado funcionando de forma continua desde el Preclásico hasta el Clásico Tardío, lo que también se podría suponer para el resto de los edificios de la plaza.

Al investigarse la pirámide del oeste por medio de los mismos métodos, el relleno de la misma contuvo únicamente material fechado para el Preclásico Tardío. Esto está de acuerdo a lo recabado al pie de ella por medio de un pozo, donde la ocupación Preclásica Tardía está sellada por un piso de esa época. Sin embargo, ya propiamente en la superficie, la evidencia es del Clásico Tardío y Postclásico. Esto podría sugerir que los componentes utilizados en su construcción fueron obtenidos al destruir intencionalmente construcciones Preclásicas o bien que la misma es de esa época en particular y que fue reutilizada en el Clásico Tardío e inclusive en el Postclásico.

Nuevamente sugerimos que la presencia Postclásica posiblemente se debió a las personas que se asentaron en la Plaza A y que pudieron realizar actividades de tipo ritual en estas construcciones de épocas anteriores.

PLAZA G (Figura 3)

Se localiza al noreste de la Plaza F, a una altura levemente mayor que ésta. Tiene una estructura al sur y posiblemente otra al norte. No se practicaron excavaciones.

PLAZA H (Figura 3)

Se localiza al sur y al sureste de la Plaza D. En ella se dan algunos desniveles con el propósito de crear diferentes ambientes internos, en uno de ellos existe un Juego de Pelota abierto (orientado norte-sur; extremo noroeste de la plaza). La mayor parte de edificaciones son plataformas alargadas de poca altura, que se integran en algunos casos por nivelaciones. En el extremo sureste de la plaza existe una pirámide de aproximadamente 15 m de alto, a la que se llega por medio de dos plataformas.

En general, la Plaza H es de carácter ceremonial y residencial elitista, esto es indicado por su Juego de Pelota al noroeste, una pirámide al este y las diferentes plataformas bajas, que posiblemente tuvieron construcciones habitacionales perecederas sobre ellas. La parte residencial se enmarca de tal manera que forma un “patio” interior, dejando hacia el “exterior” (norte y noreste) un pasillo que condujo la circulación de personas desde afuera (este) del sitio hasta las plazas cívico-ceremoniales (B, D y F). El Juego de Pelota queda “aislado” de la plaza por medio de una plataforma que se adosa a la Plaza D, “cerrando” así este espacio. Al mismo tiempo el terreno está elevado por medio de una nivelación de baja altura (60 cm aproximadamente). Esto sugiere que el ingreso a la cancha se debió dar directamente desde el graderío que desciende desde la Plaza D (al norte) o desde el oeste, donde estaba abierta.

Los únicos trabajos de excavación fueron realizados en el Juego de Pelota y demostraron que a nivel de plaza el asentamiento de la misma dio inicio durante el Preclásico Tardío; sellando la muestra un piso de esa época. Sin embargo, sobre superficie y hasta llegar al primer piso, la ocupación corresponde al Clásico Tardío; esto podría deberse a actividades rituales tardías en el sitio relacionado con la cancha de pelota y no propiamente a actividades constructivas.

Es notable que el material cerámico recuperado dentro de la trinchera de saqueo del edificio oeste del terreno de pelota, se fechara también para el Preclásico Tardío; inclusive hay pisos de ese periodo sellando muestras. Es probable entonces que este complejo sea Preclásico, aunque mayores excavaciones son necesarias para poder afirmar tal cosa. Debe de considerarse que esta posibilidad no está lejos de ser, ya que ejemplos Preclásicos de terrenos para el Juego de Pelota se han encontrado en el cercano Belice (Scarborough et al. 1982; Eaton y Kunstler 1980; Healy 1990) y al norte de Petén (Velázquez 1992).

Con respecto al resto de la plaza y en base a la configuración y al tipo de edificaciones (plataformas alargadas), podemos también sugerir que las edificaciones que existen sobre superficie en la Plaza H podrían corresponder al Clásico Tardío, como lo insinúa la cerámica encontrada en superficie.

PLAZA I (Figura 3)

En la esquina suroeste de la Plaza H se ubica la Plaza I, ésta fue elevada por medio de taludes y sostiene cuatro edificaciones de baja altura en cada uno de sus costados. No se practicaron excavaciones.

PLAZA J (Figura 3)

Ubicada al sureste de la Plaza H, al igual que la Plaza I, fue elevada por medio de taludes y tiene edificaciones en cada uno de sus cuatro costados. No se practicaron excavaciones.

PLAZA K (Figura 3)

Se localiza 15 m al este de la Plaza F, aproximadamente, 15 ó 20 m en un nivel más abajo. En cada uno de sus costados presenta un edificio. Su cronología corresponde al Preclásico Tardío y Clásico Tardío. Por lo que es posible suponer que éste grupo pudo estar funcionando en ambos periodos. Es interesante señalar que dentro de la construcción la evidencia Preclásica Tardía está sellada por un piso de este periodo.

GRUPO B (Figura 2)

Sus plazas (M, N y O) se encuentran separadas de las otras ya descritas por medio de encaños y hondonadas. Se asienta sobre un cerro alargado de baja altura, en dirección este-oeste, lo que define el eje mismo del emplazamiento. Se describen a continuación sus plazas:

PLAZA M

La delimita un espacio circundado por las laderas del cerro al sur y oeste, hacia el este colinda con la Plaza N por medio de un “pasaje” no muy bien definido y al norte presenta el único edificio que se pudo definir, el cual es una plataforma baja y alargada. No se practicaron excavaciones.

PLAZA N (Figura 2)

Conformada por cuatro edificaciones, una al oeste, dos al sur y otra al este (en este costado bien pudieran ser dos); el costado norte queda libre. De la excavación hecha en la plaza y de lo encontrado en la trinchera de saqueo, se deduce que la misma fue hecha y ocupada durante el Clásico Tardío.

PLAZA O (Figura 2)

La conforman cinco estructuras una en cada punto cardinal, con excepción del sur, donde hay dos. La edificación ubicada al este tiene las características de un templo. Su temporalidad es la misma que la de la Plaza N. En el edificio que aparenta ser un templo, al limpiarse la trinchera de saqueo, se localizó los restos de un entierro que fue removido por los saqueadores. Los datos que nosotros logramos recolectar del mismo son los siguientes.

Entierro 1

Procedencia:                (X-2-2). Localizado en la trinchera de saqueo que se da en el edificio al este de la Plaza O. Al parecer dentro de una posible tumba saqueada.

Tipo:                        indirecto, primario (?), individual

Posición:                no establecida

Orientación:                no establecida

Sexo:                        femenino (?)

Edad:                        adulto avanzado

Conservación:                regular

Huesos presentes:        el cráneo fragmentado (con faltantes), el hioides, la diáfisis del fémur derecho, la parte distal del húmero izquierdo y fragmentos varios de fémur, de húmero y tibia. Diáfisis de radio izquierdo, parte proximal de cúbito derecho y fragmento de la diáfisis del izquierdo, varias costillas, rótula derecha, fragmentos de los omóplatos, un fragmento dorsal del sacro, un hueso del coxis. Huesos de la mano (metacarpo) y del pie (metatarso).

Piezas dentales:        del maxilar existen: la 1a y 2a premolar izquierda, el incisivo lateral izquierdo y derecho con mutilación A4, el canino derecho, la 1a y 3a molar derecha. De la mandíbula: los dos caninos, el incisivo lateral derecho y la 2a molar (?) derecha. Es posible que no todos los dientes pertenezcan al mismo esqueleto y, aunque no hay duplicaciones, entre ellos algunos muestran poco desgaste y otros más.

Cronología:                Clásico Tardío

GRUPO C

Está integrado únicamente por la Plaza L (Figura 2), la que se describe a continuación.

PLAZA L

Es de forma irregular y está conformada por nueve edificios, los que la circundan por sus cuatro costados. Aproximadamente 300 m hacia el suroeste y al pie del cerro, se llega a una posible aguada natural que aún en lo más crudo de la estación seca conserva agua. Es seguro que en época prehispánica esta aguada tuvo menos azolve que en la actualidad y no haya estado convertida en un “sibal”, que más bien es lo que parece en este momento. No se practicaron excavaciones.

APRECIACIÓN CRONOLÓGICA

PRECLASICO MEDIO (HORIZONTE PRE-MAMOM Y MAMOM)

Ixtinto presenta su primera evidencia de ocupación en el Horizonte Pre-Mamom, el material de este periodo se recuperó sellado por pisos Preclásicos Tardíos. Los componentes fechados para el horizonte Mamom se encontraron únicamente en las Plazas B, D y F.

En términos cerámicos podemos decir que la muestra Pre-Mamom es escasa y mezclada con material de evidente filiación Mamom en los lotes más profundos. Sobresale el Grupo Calan con la forma de platos o fuentes con borde ampliamente evertido.

En cuanto a los grupos Mamom identificados fueron Achiotes, Juventud (Juventud Rojo, Guitarra Inciso), Chunhinta (Chunhinta Negro) y Savana (Savana Naranja, Reforma Inciso).

A nivel de atributos de forma en los grupos Achiotes y Chunhinta únicamente existen cántaros globulares; dentro del Grupo Savana, platos de paredes recto convergentes, vasijas cilíndricas; en el grupo Juventud, vasijas cilíndricas, platos o fuentes con borde evertido inclinado y fuente plana, paredes recto divergentes, labio redondeado.

PRECLASICO TARDIO (HORIZONTE CHICANEL)

La ocupación del sitio durante este periodo se incrementa hacia los cuatro puntos cardinales del Grupo A y por lo tanto el material de ésta época es más abundante en relación a la anterior. La evidencia se encuentra sellada por pisos Preclásicos Tardíos en las Plazas C, D, E, H y K. En términos cerámicos, sobresalen los grupos Sierra, Flor, Polvero, Paila, Caramba y Escobal. También en otras plazas se encontró cerámica de este periodo, pero no estaba sellada, lo que podría deberse al acarreo de material de relleno Preclásico para construcciones de épocas tardías.

En todos los grupos el desgrasante mayoritario es el cuarzo, aunque también en escasa cantidad inclusiones de caliza y tiesto molido (grog).

Las formas identificadas en el grupo Flor fueron fuentes con pestaña medial y sublabial, vasijas cilíndricas con borde en gancho, cuencos de paredes curvo convergentes con labio redondeado y perpendicular.

El Grupo Polvero está representado con fuentes y platos con pestaña medial, cuencos de paredes recto divergentes y tecomates.

Dentro del Grupo Sierra que es el mayoritario de la muestra, además de las formas mencionadas anteriormente, existen cuencos de paredes recto divergentes y borde ligeramente evertido inclinado, platos de base cóncava, paredes rectas y labio redondeado, platos con ángulo Z agudo, cántaros globulares con cuello muy corto recto divergente.

Los “grupos” Caramba y Escobal tienen un rango de variación en sus características de pasta y forma que puede incluirse dentro de las del Grupo Sierra, siendo la forma principal de Caramba los platos con ángulo Z agudo y en Escobal, los platos con pestaña medial.

CLASICO TEMPRANO (HORIZONTE TZAKOL)

Durante el Clásico Temprano la ocupación del sitio disminuye. La muestra de este momento es escasa y se restringe a las Plazas D y F).

Fueron identificados los Grupos Quintal, Balanza (Balanza Negro, Lucha Inciso y tal vez Urita Gubiado-Inciso), Pucte, Águila (Águila Naranja, Dos Arroyos Naranja Policromo y Caldero Ante Policromo).

A nivel de atributos de forma dentro del Grupo Quintal existen únicamente cantaros globulares de cuello corto recto, dentro del Grupo Balanza se dan platos o fuentes con pestaña basal y cuencos de paredes curvo convergentes, dentro del Grupo Pucte solamente fueron identificadas fuentes de paredes recto divergentes y labio perpendicular; dentro de los materiales monocromos del Grupo Águila existen cuencos de paredes curvo convergentes, platos o fuentes de paredes recto divergentes, cántaros con cuello corto recto y dentro de los materiales policromos platos y fuentes con pestaña basal, cuencos con ángulo Z redondeado y platos con filete basal.

CLASICO TARDIO (HORIZONTE TEPEU 1-2)

Aunque la muestra es abundante, no se encuentra en todas las plazas investigadas, tal el caso de las Plazas A, B y D, donde no existe tal ocupación.

Fueron identificados los grupos Cambio (Cambio Sin Engobe y Pedregal Modelado), Encanto, Infierno (Infierno Negro, Chilar Acanalado), Tinaja (Tinaja Rojo, Pantano Impreso, Chinja Impreso) y los tipo policromos Saxche, Palmar y Zacatal.

El desgrasante sigue siendo mayoritariamente cuarzo, aunque al igual que en el resto de las Tierras Bajas Centrales, es evidente la utilización de ceniza volcánica y/o piedra pómez.

A nivel forma, el Grupo Tinaja presenta cántaros y cuencos de gran diámetro; el Grupo Encanto con cántaros de gran diámetro y cuello curvo divergente y distintas formas de labio; en el grupo Cambio además de las formas de cántaro existen incensarios cilíndricos con aletas laterales y caras de deidades aplicadas, siendo ésta la primera forma ritual especializada detectada dentro de la muestra trabajada. Dentro del Grupo Infierno se conocen cuencos de paredes curvo convergentes y vasos cilíndricos acanalados, mientras que para los materiales policromos la mayor parte son platos con filete basal, cuencos abarrilados, pocos vasos cilíndricos, fuentes de base plana y paredes curvo divergentes.

CLASICO TERMINAL (HORIZONTE TEPEU 3)

El material Clásico Terminal habría sido fechado solamente como Clásico Tardío sin efectuar una separación. Material asignable con certeza a este periodo es muy escaso y sólo se detectó en las Plazas B, C y F.

El Grupo Tinaja y los grupos sin engobe son los mismos conocidos para el periodo anterior y en el caso de los policromos, el Grupo Saxche desaparece y los Grupos Palmar y Zacatal presentan un marcado declive.

A nivel de forma, los cambios más notorios dentro del Grupo Tinaja se dan en los cuellos de cántaros que ahora muestran su parte media con una ligera protuberancia, hace su aparición el plato trípode de paredes recto convergentes; en los materiales sin engobe desaparecen los incensarios dentro del Grupo Cambio y dentro de los materiales policromos desaparece la forma de vaso, siendo ahora la más popular los platos o fuentes trípodes de paredes curvo o recto divergentes.

POSTCLASICO (HORIZONTE INDETERMINADO)

Es un momento de muy escasa ocupación, únicamente se encuentra presente en las Plazas A, D y F. El material es muy escaso, únicamente representado por fragmentos de incensario del tipo La Justa Compuesto y probablemente Patojo Modelado.

ARTEFACTOS CERAMICOS

Durante el proceso de excavación también se recuperaron artefactos manufacturados sobre tiesto, tales como discos sin perforación, presentando bordes pulidos cuyos diámetros varían entre 2.6 y 6.4 cm, todos ellos fechados para el periodo Preclásico, Clásico Temprano y Clásico Tardío.

Otros artefactos cerámicos fueron dos rectángulos y un triángulo sin perforación, fechados para el Clásico Tardío, los que probablemente funcionaron como pulidores.

INDUSTRIA LÍTICA

CLASE TALLADA

Dentro de ésta clase la muestra está compuesta por artefactos de pedernal (104) y obsidiana (10).

El pedernal es la materia prima más abundante (104 piezas); se encuentra presente en todas las operaciones trabajadas en forma de nódulos, lascas, núcleos, tajadores, raspadores, cuchillos, hachas bifaciales y perforadores.

En obsidiana gris existen navajas prismáticas (5), navajas subprismáticas (3) y lascas (2), en lotes que se fechan del Preclásico Medio al Clásico Tardío.

Otros seis artefactos adicionales de la clase tallada proceden en mayor parte de contextos fechados para el Clásico Tardío. La roca caliza cuarcificada es el material más representado (un percutor, un alisador, un pulidor, una esfera), le sigue el cuarzo (un percutor, una mano) y la roca ígnea con un sólo artefacto como muestra (pulidor).

SÍNTESIS

Las excavaciones mostraron distintos esfuerzos constructivos que van desde los propios rellenos o nivelaciones de las plazas, hasta la construcción misma de los edificios. Algunos de los rellenos de plaza alcanzaron desde 0.50 m hasta 5 m de altura y los edificios van desde 0.50 m a 30 m de alto aproximadamente, sin contar aquí el volumen total de los mismos y sus modificaciones. Algunos de ellos, especialmente los de carácter habitacional, son relativamente más sencillos en su elaboración y volumetría en comparación con aquellos que pudieron servir para propósitos cívico-ceremoniales, tales como pirámides y palacios.

Al parecer, Ixtinto presenta ocupación tanto del Preclásico Medio (Pre-Mamom y Mamom), como del Preclásico Tardío (Chicanel). Es interesante la presencia de evidencia que sugiere la existencia de construcciones Preclásicas, tal el caso del cuerpo de una pirámide truncada de cuerpos escalonados de la cual ya hicimos mención (Plazas B y D; Fig.4) y que se localiza soterrada por rellenos posteriores.

La presencia Preclásica fue detectada por investigaciones anteriores en el área (Rice 1976:174,175, fig.23; Rice y Rice 1980:439-442; Ponciano 1995:577-586).

Con respecto al Clásico Temprano, diremos que la evidencia ocupacional de Ixtinto disminuyó drásticamente, volviéndose a incrementar ésta en el Clásico Tardío.

En cuanto al Postclásico, sostenemos que la Plaza A es de este periodo ya que la misma está cubierta por un piso de esa época, por lo tanto, es de suponer que las construcciones que están sobre él son tardías. Es de señalar que sus plataformas difieren grandemente en cuanto a volumen y tamaño con respecto a las del resto del sitio, ya que básicamente son pequeñas y debieron sostener las casas perecederas que existieron sobre sus cimas. Proponemos por lo tanto, que el sitio es reocupado durante el Postclásico por un grupo pequeño de personas (quizá una familia), formalizada esta presencia por medio de la probable edificación de la Plaza A y reutilizando al mismo tiempo algunas de las construcciones de las Plazas D y F. Posiblemente las actividades de estas personas en ellas pudieron ser de carácter cívico-ritual o bien propiamente rituales.

Sobre este momento, es curioso que Rice en su transecto no encontró material Postclásico al sur del lago Yaxha (1976:174). Fuera de las islas (Topoxte) del lago, presuponen el uso esporádico de plataformas Clásicas, más que un asentamiento del Postclásico, ya que construcciones de esa época no fueron identificadas en ningún transecto investigado (Rice y Rice 1980:447).

Para concluir, es evidente que Ixtinto fue un sitio de cierto nivel jerárquico, ya que con sólo la excepción del sitio Topoxte (incluye todas sus islas) y las orillas del lago, no sólo es el más grande conocido para el área adyacente al sur de Yaxha, sino que posee un Juego de Pelota, un Conjunto de tipo Grupo E y, como ejemplo de que tuvo monumentos esculpidos, estelas; por lo menos existe un fragmento tallado posiblemente del periodo Clásico Tardío.

Figura 1 Área central de Petén

Figura 2 Plano de Ixtinto

Figura 3 Grupo, Ixtinto

Figura 4 Excavación en Ixtinto

Figura 5 Fragmento de estela

REFERENCIAS

Eaton, Jack D. y Barton Kunstler

1980        Excavations at Operation 2009: A Maya Ballcourt. En The Colha Project, Second Season: Interin Report (editado por Thomas R. Hester et al.):121-132. Center for Archaeological Research, University of Texas, San Antonio.

Healy, Paul F.

1990        Excavations at Pacbitun, Belize: Preliminary Report on the 1986 and 1987 Investigations. Journal of Field Archaeology 17 (3):247-262.

Ponciano, Erick M.

1995        Recientes Descubrimientos en el Departamento de Petén: Sitio Arqueológico Holtun, Aldea La Máquina, Flores. En VIII Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 1994 (editado por J.P. Laporte y H.L. Escobedo):577-586. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

Quintana, Oscar

s.f.        Sitios Mayas del Programa de Rescate en el Noreste de Petén, Guatemala. En Beiträge zur Allgemeinen und Vergleichenden Archäologie, Band 16. Bonn. En prensa.

Rice, Don S.

1976        The Historical Ecology of Lakes Yaxha, and Sacnab, Peten, Guatemala. Tesis Doctoral, University of Pennsylvania, Philadelphia.

Rice, Don S. y Prudence M. Rice

1980a        La Utilización de las Sabanas del Petén Central por los Mayas Clásicos. Antropología e Historia 2:6980. Guatemala.

1980b        The Northeast Peten Revisited. American Antiquity 45 (3):432-454.

Scarborough, Vernon L., Beverly Mitchum, Sorraya Carr y David Freidel

1982        Two Late Classic Ballcourts at the Lowland Maya Center of Cerros, Northern Belize. Journal of Field Archaeology 9 (1):21-34.

Velásquez, Juan Luis

1992        Excavaciones en el Complejo 75 de Nakbe. En V Simposio de Arqueología Guatemalteca 1991 (editado por J.P. Laporte, H. Escobedo y S.V. Brady):97-102. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *