Asociación Tikal

07 Primeras exploraciones en los Juegos de Pelota de Calzada Mopan, Dolores, Petén – Julio A. Roldán – Simposio 9, Año 1995

Descargar este artículo en formato PDF

Roldán, Julio A.

1996        Primeras exploraciones en los Juegos de Pelota de Calzada Mopan, Dolores, Petén. En IX Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 1995 (editado por J.P. Laporte y H. Escobedo), pp.79-92. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala (versión digital).

7

PRIMERAS EXPLORACIONES EN LOS JUEGOS DE PELOTA DE CALZADA MOPAN, DOLORES, PETÉN

Julio A. Roldán

Los Juegos de Pelota, al ser parte de un Conjuntos de tipo Grupo E, le proporciona al sitio un rango de mayor jerarquía, especialmente si éstos están asociados a calzadas y monumentos esculpidos. En este sentido, la posición de cuatro terrenos en Calzada Mopan, la clasifica también en ese mismo rango.

En investigaciones anteriores sobre los juegos del área del sureste del Petén, se había notado en la región de Dolores, un cierto patrón entre la plaza del Conjunto de tipo Grupo E y el Juego de Pelota, como sucede en los casos de Ixtonton e Ixkun que se han considerado como entidades políticas principales, con centros secundarios, que a la vez siguen este mismo patrón, por lo que parece interesante que Calzada Mopan tenga cuatro juegos sin aparente con conexión con un centro ceremonial, especialmente que éstos se encuentran en un lugar.

 

En este trabajo se hará un análisis preliminar del patrón de asentamiento general de estos juegos y sus variantes o similitudes con otros de la región de Dolores. Esto nos inclina a dos posibles hipótesis:

1.        Que nos enfrentamos a una unidad política diferente a las ya investigadas en la región

2.        Que el proceso de segmentación interna que se dio en Calzada Mopan fue diferente al observado en otras regiones de las Tierras Bajas Mayas del sureste del Petén

.

SONDEO ARQUEOLÓGICO

En las temporadas de 1993 y 1994 en el Complejo del Juego de Pelota 1 de Calzada Mopan, se efectuaron pozos y calas de sondeo en sus estructuras principales, con el objeto de comprender los perfiles del juego, su calidad de relleno, las dimensiones de sus estructuras, la arquitectura del mismo y

JUEGO DE PELOTA 1 (Figuras 2 y 3)

El Juego de Pelota 1 se ubica en el sector central del sitio, levantado primeramente por Oswaldo Gómez en 1993. El Complejo del Juego se ubica sobre una planicie a 200 m al este del río Mopan y al oeste del juego pasa el camino de terracería que conduce a la finca “La Cochera” y otras parcelas del lugar.

Este complejo se compone de seis estructuras, orientadas norte-sur, con una desviación de 17° al este, cancha de 40 m de largo por 10 m de ancho, cerrada en sus extremos por dos patios, con un muro que los delimita de 2.50 m de ancho y 1 m de alto, formando de esta manera una cancha hundida del tipo “I”, correspondiente al Tipo IV de la tipología de Taladoire (1981).

Como parte de los sondeos se efectuaron pozos de registro en la cancha, en el patio terminal del lado sur y en el eje central de la Estructura 5, en la Estructura 1 y la Estructura 6.

ESTRUCTURA 1

La Estructura 1 forma parte del patio norte de la cancha, con un largo de 30 m de largo por 7 m de ancho y una altura de 2 m, con banqueta superior de 26 m de largo, del extremo de su basamento, sale el muro que cierra el patio. Se localizaron dos escalinatas del tipo saliente, una a cada lado del basamento, las que sirvieron de acceso por este lado al juego.

El pozo del eje central dio como resultado la ubicación de varios pisos y un pequeño muro a 2.50 m de la superficie, el que se asentó sobre un piso estucado y pintado de rojo, dando evidencias de que en este sector sí hubo una ocupación Preclásica Tardía, aunque ésta no parece haber tenido relación con una función en el juego.

Los muros asociados a esta estructura y que cierran el sector del patio en el lado norte, tienen un promedio de 6 m de largo.

Entre el material arqueológico que proporcionaron las excavaciones, se recuperó una figurilla incompleta de un personaje sin cabeza y con los brazos al frente, al igual que otros materiales líticos y cerámicos.

ESTRUCTURA 2

La Estructura 2 del Juego de Pelota, situada al este, es la de mayor altura del grupo, con 5.50 m de alto, 40 m de largo y 17 m de ancho. En base a los sondeos efectuados en la Estructura 4 (Oeste), indicó que los muros de sostén en ambas estructuras del juego son de 1 m de alto, con banqueta inclinada de 6 m de largo y con una inclinación de 22°. El piso de esta banqueta lo constituye un recubrimiento de estuco de 0.10 m de grueso, el que se conserva en buenas condiciones. Las piedras que conforman el muro de sostén en ambas estructuras y los muros del patio que cierran el juego, son de 1 m de alto por 0.40 m de ancho. Se encontró en la Estructura 2 una escalinata trasera saliente, de 39 m de largo con alfarda de 0.50 m de alto y 0.30 m de ancho. En ambos extremos de las estructuras terminan los muros que cierran los patios del juego.

En el pozo localizado en el centro de la cancha que llegó hasta la caliza, se encontró evidencias de dos pisos.

En este Juego se vio que tanto el muro terminal, como el muro de sostén de la banqueta, son los de mayor altura en los 13 juegos investigados en la región de Dolores.

ESTRUCTURA 3

Forma parte del patio sur del juego, situada a 7.50 m del muro este, siendo sus dimensiones de 6 m de ancho por 20 m de largo, con una altura de 0.30 m en el lado sur y 0.70 m en el patio. No dio evidencia de alguna estructura. Entre los materiales recolectados en este lado del juego, se encontró en la esquina sur-este del muro un cuchillo de pedernal (Figura 2).

ESTRUCTURA 4

Estructura Oeste del Juego de Pelota, proporcionó la mayor información sobre el conjunto. Se efectuó en ella la mayoría de sondeos en busca de los elementos arquitectónicos del juego, se le hizo una cala a partir del Pozo 1, siguiendo el piso de cancha hasta el muro de sostén, para luego seguir por la banqueta inclinada hasta el muro de rebote, formado por piedras de 1 m de alto. Al pie de este muro se encontró un alineamiento de piedras que pudo servir como soporte del mismo.

Tiene una banqueta superior de 5 m de ancho. En el lado oeste se definió un cuerpo que baja en muro vertical hasta un piso de lajas que cubre una superficie de 3.70 m. Tiene un segundo muro en talud de 2.60 m de alto que llega a un adosamiento de 4.60 m situado entre esta estructura y la Estructura 5.

Esta estructura fue dañada por un tractor que destruyó su lado sur de donde sacaron material para relleno del camino. En el material que dejaron se localizó un hacha de pedernal blanco.

ESTRUCTURA 5

La Estructura 5 situada en la parte posterior de la Estructura 4, a la que posiblemente se adosa, con medidas de 14 m de ancho por 23 m de largo y 1.80 m de alto, con una desviación de 10° al este.

ESTRUCTURA 6

La Estructura 6 se ubica en el extremo este, sobre el muro terminal del patio norte de 4.40 m de largo por 4 m de ancho.

De todas estas unidades de excavación se recuperó material cerámico y lítico, que al ser analizado indicó una ocupación para el Preclásico Tardío, Clásico Tardío y Clásico Terminal, aunque no todas ellas en función del juego de pelota.

JUEGO DE PELOTA 2 (Figura 4)

El Complejo del Juego de Pelota 2 se ubica mil metros al nor-oeste del Juego 1, sobre planicie con vegetación secundaria. Es parte del Grupo 203, con patrón cerrado al norte. La Estructura 1 en el grupo se orienta al norte, en un cerro acomodado, siendo la más grande con 5 m de altura, 24 m de ancho y 17 de largo, con escalinatas al frente de la plaza y sin señales de estructuras en su cima.

Al oeste de la plaza se encuentra una estructura alargada de 18 m de largo. Al sur se encuentran las dos estructuras del juego de pelota, al oeste una estructura rectangular de 17.50 m de largo y al centro un altar cuadrangular.

El juego de pelota sigue el patrón común de la región de Dolores con cancha abierta de 14.90 m de largo por 6 de ancho, orientado en eje norte-sur, con una desviación de 8° al oeste.

Las Estructuras Este y Oeste del juego de pelota promediaron 15 m de largo por 7 m de ancho, siendo la de mayor altura la Estructura Este con 3 m de alto.

Se hizo un pozo central (Figura 5), encontrando una nivelación a 0.18 m de la caliza, su muro de sostén de 0.40 m de alto, con banqueta escalonada de 3.50 m y con una inclinación de 11°, que termina en el muro de rebote del que apenas se logró encontrar una hilada de piedra tallada.

El juego sigue lo que aparenta ser un patrón en los juegos de Pelota de Calzada Mopan, al tener piedras esquineras de 60 cm de alto que sobre pasan la banqueta de juego, como especie de marcadores laterales, éstas han podido definirse también en el Juego 3 de Calzada Mopan y en el Juego 2 de Ixtonton.

De sus banquetas de juego, no se pudo comprobar si éstas fueron estucadas, debido a la erosión de las mismas, pero la forma escalonada de este juego nos recuerda los juegos de pelota de Ix Ak en la región de Dolores, que presentan esta misma particularidad en sus banquetas.

De los cuatro juegos investigados, es el que menos material arqueológico proporcionó, siendo su cronología para el Clásico Tardío.

JUEGO DE PELOTA 3 (Figura 6)

El Complejo de Pelota 3 se encuentra a 1 km al norte del Juego 2, sobre planicie que actualmente es utilizada como potrero y a 100 m del río La Cochera, afluente del río Mopan. Tiene la particularidad de estar orientado en eje este-oeste y construido sobre una plataforma basal. Este complejo está asociado a un sistema de terrazas que lo comunican con el grupo 228, con cinco estructuras y un altar central. Al igual que el Juego de Pelota 2, la estructura mayor en esta plaza se encuentra al norte, siendo por lo tanto de patrón abierto al sur.

La Estructura Norte y Sur del Juego de Pelota promedian 7 m de ancho y 20 m de largo. La Estructura Norte de 3 m de alto, es la de mayor altura, con un muro de sostén de la banqueta del juego de 0.75 m de alto. Al igual que el Juego 2, se le encontraron marcadores esquineros de hasta 1.50 m de alto. Tienen banquetas inclinadas de 3 m de largo que llegan al muro de rebote recto. Con banqueta superior de 2 m de ancho por 13 de largo.

En la cancha se efectuaron tres pozos de registro, de los cuales el pozo 3 situado en el extremo oeste de la cancha, proporcionó evidencias de un piso a 0.20 m de la superficie. Las dimensiones de su cancha son de 6.70 m de ancho por 20.60 m de largo, clasificada como del tipo semicerrado en “T”, con una orientación de 88° al este.

En el lado oeste del juego tiene un patio hundido de 17 m de ancho por 22 m de largo y 0.50 m de profundidad, que forma un patio cerrado al oeste. En el extremo este su patio es abierto y elevado por un talud de lajas de 1.50 m de altura, que cubren el relleno de la plataforma. En la esquina sureste de este patio se encontró gran concentración de caracoles del tipo Middle Spined Cerith que según R. Tucker regularmente se dan en los océanos.

Sus materiales cerámicos proporcionaron evidencias de una ocupación para el Clásico Tardío y Terminal.

JUEGO DE PELOTA 4 (Figura 7)

El Juego de Pelota 4, también a 1 km al noroeste del Juego 3, es el único que aparenta estar asociado al Grupo 360, a 400 m y donde se encuentra el único Conjunto de tipo Grupo E de Calzada Mopan.

El juego fue construido en una planicie, sobre una plataforma basal, donde se encuentra la Estructura Oeste del juego formando a sus costados una banqueta de 2 m de ancho en el lado sur y norte para su última versión. Al igual que el Juego 2 es parte de una plaza de 336 m², de patrón abierto al norte. En el lado sur tiene un cerro donde se acomoda un grupo de cuatro estructuras. Al lado oeste un basamento alargado. Sus patios son semi-abiertos. Las estructuras del juego de pelota se encuentran al este de la plaza.

Las estructura del juego promedian 17 m de largo por 13 m de ancho, con muro de sostén de 0.30 m de alto. Tienen dos banquetas de juego, una inclinada de 2.20 m de largo, seguida por otra de 2 m de largo sin inclinación, que termina en el muro de rebote. En el lado sur de la Estructura Oeste se encontró su muro bien definido que llega hasta la cancha y en su lado norte se encontraron señales de un piso estucado sobre la plataforma que no llega a la cancha. Al norte de estas estructuras se encuentra un basamento de 22 m de largo por 6.50 m de ancho que cierra en este lado el patio.

En la Estructura Este no se hicieron registros, solamente calas de acercamiento en busca de las esquinas, encontrando el recubrimiento que le pusieron en época posterior a la banqueta. El juego posee dos patios semi-cerrados, uno al sur de 9 m de ancho, 21 m de largo y el del norte de 6 m de ancho y 23 m de largo. Los extremos de los patios en su lado oeste están abiertos, siendo una variante en los juegos de pelota de Calzada Mopan.

Su cancha es de 20 m de largo por 3.30 m de ancho, en eje norte-sur, con una desviación de 7° al este.

En los levantamientos y sondeo arqueológico efectuado en los Complejos del Juego de Pelota de Calzada Mopan, se logró inferir la destrucción y depredación que se observa en sus estructuras, en un lugar donde la mayoría de los basamentos de alguna altura son destruidos, con el objeto de utilizar su material de relleno en la construcción del camino que de Calzada Mopan conduce hacia las fincas y otras parcelas aledañas, por personas o entidades que no les preocupa el destruir evidencias que han dejado los antiguos habitantes en el área, como fue el caso de la Estructura Oeste del Juego de Pelota 1.

APRECIACIONES GENERALES

Los juegos de pelota en Calzada Mopan presentan dos variantes en el ritual mítico-religioso de los pueblos Mayas, lo que se nota especialmente en su orientación, al ser ésta norte-sur y este-oeste, que son sistemas simbólicos diferentes que se han encontrado en esta área.

En primer lugar tenemos el Juego de Pelota 1, orientado norte-sur, cerrado y con estructuras asociadas, el que dado su tamaño puede albergar dos juegos de dimensión normal; puede ser de los mayores determinados para las Tierras Bajas Centrales.

¿Quiénes fueron sus constructores y cuál fue el motivo de su tamaño?

Por el momento estas interrogantes quedan pendientes de ser resueltas, al igual que el posible sistema de juego practicado en él o cuántos jugadores pudieron albergar en un momento dado su cancha.

Sus dos pisos indican que fue construido en el Clásico Tardío, teniendo una última nivelación en el Clásico Terminal, mientras el pozo efectuado en la Estructura 1 muestra una ocupación del sitio en el Preclásico Tardío, pudiéndose pensar en una plaza anterior en este lugar, la que fue rellenada para construir el primer juego de pelota, lo que no sería extraño si consideramos que tanto en Ixtonton como en Ixkun se presentó el mismo fenómeno.

Sin embargo, en los pozos efectuados en el propio terreno del juego de pelota no se logró establecer ningún piso temprano, demostrando que fue a partir del Clásico Tardío que se construye este complejo, al igual que los Juegos 2 y 3 fechados también para la misma temporalidad, mientras que el Juego 4, con sus tres pisos, aparenta haber tenido en este lugar un asentamiento Preclásico que también se refleja en el Conjunto de tipo Grupo E, sondeado por Lilian A. Corzo del Proyecto Atlas de Guatemala.

También se nota la particularidad en los Juegos 2 y 3, de tener en los extremos de la cancha piedras esquineras de más de 1 m de alto, lo que pudiera indicar alguna clase de marcadores laterales no muy comunes en la región.

Todo lo anterior nos lleva a pensar que en el principio del Clásico Tardío, en Calzada Mopan se pudo dar un incremento de tipo habitacional que se refleja también en los Juegos de Pelota.

Primeramente, al aumentar su población en el Clásico Tardío, empieza un proceso de segmentación interna del sitio que estaba formado por el Conjunto de tipo Grupo E y el Juego de Pelota 4: durante este periodo se hace una nueva nivelación en el Juego 4, indicado por el piso tercero y se construye la primera versión del Juego 1 orientado norte-sur, mientras que el Juego 3 aparenta ser una modificación posterior del Juego 1, lo que pudiera indicar un cambio religioso al culto solar al estar orientado en eje este-oeste. El Juego 2, orientado norte-sur, siguiendo el antiguo culto lunar, aparenta ser construido posteriormente a los otros tres juegos, posiblemente en el Clásico Terminal.

Es de hacer notar que en el área de Dolores, todos los juegos encontrados hasta la fecha, se orientan norte-sur, lo que resalta la importancia del único juego con orientación este-oeste encontrado en Calzada Mopan y lo que nos permite plantear una segunda posibilidad: estos dos diferentes estilos ceremoniales encontrados en el juego de pelota, sólo se podrían dar por la llegada o el intercambio comercial de ciertos linajes comerciantes con diferentes costumbres míticas-religiosas.

De tal forma que los Juegos 1 y 3 de Calzada Mopan aparentan ser construidos por diferentes grupos, lo que nos inclina a pensar que en Calzada Mopan estuvieron conviviendo otros personajes que mantenían estrechas relaciones con el linaje dominante del sitio.

LA ORIENTACIÓN EN LOS JUEGOS DE PELOTA

En los juegos orientados norte-sur, el ritual pareciera estar enfocado hacia un culto lunar y calendárico, representando las líneas principales en los extremos y centro de la cancha, los solsticios y equinoccios.

Seler, en su interpretación de los códices presenta una idea precisa sobre la orientación en la construcción del juego: éste representa el curso de los astros en el cielo y deduce desde un primer momento que tuvieron una orientación predominante este-oeste para los juegos tempranos, lo cual no creemos que sea el caso del Juego 3 de Calzada Mopan, del que se ha comprobado que su construcción se dio en el Clásico Tardío.

También indica que en este ritual este-oeste, cada grupo de jugadores personifica la salida del sol al supramundo y la entrada al inframundo.

Cohodas (19745), por su parte, planteó la orientación este-oeste, como un modelo temporal del mundo en el movimiento del sol y de los ciclos agrícolas; piensa que el rito del juego es como un acto de preparación de la milpa en la salida del sol y el descenso del mismo al inframundo simbolizando la preparación del suelo para la siembra como un rito a la fertilidad de la tierra.

Para Eric Taladoire es una concepción espacio-temporal del mundo, en la que los ciclos míticos rituales y agrícolas encontrarían su unidad, reconociendo que en las Tierras Bajas estas variaciones se dan en un 15% sobre una muestra de 64 juegos que se ubican en Chichen Itza, en la cuenca del Usumacinta, Río Bec y en el valle del Motagua. En el área de Belice, por su parte, los encontramos en los sitios Benque Viejo, Baking Pot y Xunantunich que cuentan con dos juegos que manifiestan ambas orientaciones.

De los juegos conocidos por el momento en el área de Dolores, sólo el Juego 3 de Calzada Mopan se orienta este-oeste, lo que indica que, aunque en menor escala, sí se dio también en la región

Otra variante la tenemos en los Juegos 2 y 4, con un patrón parecido de asentamiento, al situarse el campo para el juego de pelota en un extremo de la plaza, siendo parte principal de la misma. Los ejemplos de casos similares se encuentran en Tikal, Uaxactun y en Dolores en Ixkun, y Curucuitz. Todos ellos considerados del Clásico Tardío.

Por otro lado, los indicadores de juegos cerrados en I y con estructuras en sus extremos, como el caso del Juego 1 de Calzada Mopan, se encuentran en el valle de Guatemala, en San Pedro Pinula, Asunción Mita I y II y en las Tierras Altas, mientras que una versión del Juego 3 se localiza en Guaytán 1.

En general, la arquitectura de los Juegos 2 y 4 de Calzada Mopan mantiene una similitud con los del área de Dolores. Solamente los Juegos 1 y 3 presentan una nueva variante estructural que está referida en las Tierras Altas en el Postclásico, comprobándose que todos los juegos investigados pertenecen al Clásico Tardío y no existe ninguna evidencia de juegos más tempranos, aunque las nivelaciones encontradas en los pozos de sondeo de las canchas de algunos juegos se refieran a épocas tempranas, no por ello podemos asegurar que pertenecen a al juego de pelota, ya que la experiencia obtenida en otros sitios, como lo referimos anteriormente, ha revelado que en algunos casos, una antigua plaza es posteriormente nivelada y convertida en un juego de pelota, de donde las nivelaciones encontradas, pueden no estar asociadas a esta actividad.

Aparentemente en Calzada Mopan, aunque tuvo una población temprana, esta se pudo ir incrementando con la llegada de nuevos pobladores venidos de otras regiones, debido a que, cómo lo indica Cohodas (1978) “el intensivo intercambio mercantil y la prosperidad económica de algunos sitios, estimulo que se regara y desarrollara el culto del juego de pelota”. Pasztory (1972), por su lado, propone que el juego de pelota tuvo un status de culto estatal en Mesoamérica y que la difusión de este culto parece estar ligado directamente con el comercio. Sanders sugiere que las Tierra Bajas Mayas estuvieron envueltas en un complejo intercambio tanto interno como externo (1991:44), lo que posiblemente podría explicar la densidad del asentamiento en Calzada Mopan, dado por el estímulo del intercambio comercial que fluía por el río Mopan o Belice, de las diferentes áreas Mayas.

Estos grupos de comerciantes se fueron estableciendo en las rutas comerciales con sus diferentes variaciones en el ritual del juego de pelota, por lo que se encuentran marcadas diferencias entre unos y otros juegos, siendo de esta manera el área de Calzada Mopan, una transición y paso entre las diferentes áreas de las Tierras Bajas Mayas y la Costa del Atlántico.

REFERENCIAS

Cohodas, Marvin

1975        The Symbolism and Ritual Function of the Middle Classic Ballgame in Mesoamerica. American Indian Quarterly (2):2:99-130.

1978        A Diverse Architectural Styles and the Ballgame Cult: The Late Middle Classic Period in Yucatan. En Middle Classic Mesoamerica A.D. 400-700 (editado por E. Pasztory):86-107.  Columbia University Press, New York.

Pasztory, Esther

1972        The Historical and Religious Significance of the Middle Classic Ball Game. En XII Mesa Redonda, S.M.A.: Religion en Mesoamérica, pp.441456. Cholula.

Taladoire, Eric

1981        Les terrains de jeu de balle en Mésoamérique et dans le sudouest des EtatsUnis. Estudios Mesoamericanos, Serie 2, No.4, Misión Científica FrancoMexicana, México.

Figura 1 Grupos habitacionales de Calzada Mopan, Dolores

Figura 2 a) planta del Juego de Pelota 1 de Calzada Mopan; 2) cuchillo de pedernal; 3) figurilla de barro

Figura 3 a) perfil del Juego de Pelota 1; b) perfil norte-sur; c) perfil de Estructura Oeste

Figura 4 Planta del Juego de Pelota 2 de Calzada Mopan

Figura 5 a) perfil del Juego de Pelota 2; b) pozos centrales de cancha

Figura 6 a) planta del Juego de Pelota 3 de Calzada Mopan; b) perfil del Juego de Pelota 3

Figura 7 a) planta del Juego de Pelota 4; b) perfil norte-sur; c) perfil este-oeste

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *