Asociación Tikal

24 Algunos aspectos arquitectónicos respecto a la Estructura 59 de Nakbe – Gustavo Martínez H. – Simposio 7, Año 1993

Descargar este artículo en formato PDF

Martínez H., Gustavo

1994        Algunos aspectos arquitectónicos respecto a la Estructura 59 de Nakbe. En VII Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 1993 (editado por J.P. Laporte y H. Escobedo), pp.240-252. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

24

ALGUNOS ASPECTOS ARQUITECTÓNICOS RESPECTO A LA ESTRUCTURA 59 DE NAKBE

Gustavo Martínez H.

Durante la temporada de campo del año 1989 cuando se iniciaron los trabajos arqueológicos intensivamente en el sitio de Nakbe, se realizaron excavaciones en la Estructura 59 en forma preliminar encima de la plataforma principal y por el callejón al pie de la estructura (Martínez y Hansen 1993). La Estructura 59 es el complejo más grande del Grupo Oriental del sitio (Figura 1) y está ubicada en el extremo lado este del grupo.

Durante la temporada de campo de 1989, se realizaron exploraciones sobre la Estructura 59, así como en la base. El motivo era buscar los datos cronológicos así como arquitectónicos relacionados al patrón triádico de la arquitectura mayor, denotando etapas constructivas asociadas a momentos cronológicos para el Preclásico Tardío. Las excavaciones en la parte superior se centraron fundamentalmente en el estudio del comportamiento de la plaza que conformaba el conjunto de edificios superiores, mostrando cambios en los pisos y a la vez explorar el frente del templete central del patrón triádico. Frente a la estructura central del patrón triádico (la Estructura 59), se localizaron los mismos pisos de la plaza superior, más una remodelación Clásica la cual se le asocia con la construcción de la Estructura 60. Esta se había excavado buscando la cronología de estos edificios adicionales al patrón triádico.

En el templete central (Estructura 59), la excavación mostró que la escalinata se encontraba incompleta, como ocurre en otros edificios del sitio y que se asocia al empleo de materiales Preclásicos a remodelaciones tardías de la ocupación Clásico Tardío del sitio. Por otro lado, la excavación en la parte superior de este templete central no mostró remodelaciones, lo que sugiere que la Estructura 59 en tiempos Preclásicos solamente conformaba el Complejo Triádico, como sucede en otros edificios de Nakbe. Es decir que las otras estructuras pequeñas que están alrededor de la plaza superior eran construcciones Clásicas. El rescate hecho en trincheras de saqueo confirmó el fechamiento, obteniéndose buena información de la construcción interna de estos edificios (Martínez y Hansen 1993).

Finalmente, el sondeo al pie de la Estructura 59, mostró dos pisos de estuco y un relleno de tierra negra-gris, asociada a irregularidades en la roca caliza y la posibilidad de un último piso sobre esta.

Basados en estos datos, se continuó en 1993 con la excavación de la Estructura 59, cuyos objetivos fueron los siguientes:

1.        Establecer las condiciones y situaciones arquitectónicas así como ambientales para la última fase de ocupación en el Preclásico Tardío.

2.        Las excavaciones en las principales fachadas de los edificios mayores de Nakbe y El Mirador, habían mostrado un rico trabajo escultórico (Hansen 1990, 1992; Martínez y Hansen 1992), que debía aparecer en la Estructura 59. Uno de los objetivos de excavación era encontrar arquitectura ligada a elementos escultóricos, como mascarones y paneles tallados y asociarlos con el inventario que ya se cuenta en el sitio para entender el papel de la ideología en el desarrollo cultural del sitio.

3.        El tercer objetivo se ligó a revelar arquitectura de la fachada principal a nivel de los cuerpos que conforman la estructura. Se trató de delimitar su configuración espacial y sus características principales.

4.        Por otra parte, se trató de relacionar los Complejos 51 y 59 por medio del callejón que los separa, puesto que los resultados previos sugieren que el sitio presentaba arquitectura temprana antes de la construcción de las estructuras monumentales durante el Preclásico Tardío. Los hallazgos frente a la Estructura 51 muestran que Nakbe tuvo un desarrollo arquitectónico evolutivo hasta llegar a la arquitectura monumental. Lo que implica que el callejón sea una buena posibilidad para estudiar los cambios debido a lo bajo de la estratigrafía arquitectónica.

5.        Finalmente, deseábamos develar la arquitectura de una de las fachadas laterales, específicamente la que está localizada frente al Grupo 66 por la fachada Sur de la Estructura 59. Con esto aprovechar la existencia de otro callejón entre ambas construcciones y poder efectuar el mismo tipo de investigación realizada al frente de la Estructura 59, relacionando espacial, temporal y constructivamente los mismos. Esta excavación aprovechó la cercanía de la esquina sureste de la estructura para verificar su configuración, la cual aparentemente aparecía curveada en los planos del mapeo de 1989 (Figura 2).

EXCAVACIONES 1993

Operaciones 59G, 59 J. Las Operaciones 59G y 59J se realizaron al centro de la escalinata principal (central), buscando delimitar la plataforma y los cuerpos de la estructura. Se detectaron los tres escalones de la plataforma, un descanso y luego el primer cuerpo de la estructura y la escalinata remetida. Sin embargo, el mal estado de la misma y sus enormes dimensiones fueron factores determinantes en la investigación, ya que dificultaron la búsqueda de elementos escultóricos. En los niveles inferiores, sin embargo, se localizaron en buen estado los escalones de la plataforma que sustenta la Estructura 59, en mal estado el descanso y los primeros escalones del primer cuerpo. Solamente la primera hilera de enormes bloques estaba en buen estado de conservación. Se localizó mucho derrumbe y la escalinata aparece incompleta en muy mal estado de conservación, dando la misma perspectiva de otros ejemplos de escalinatas en las estructuras del sitio (López 1993; Hansen 1989). Además, su tamaño y lo exuberante de la vegetación hizo poco posible localizar su ancho hacia el norte y hacia el sur. El tamaño de la Estructura 59 hace de este tipo de excavaciones un trabajo megalítico que requiere de mayor tiempo y de localizar arquitectura en mejor estado de conservación.

Sin embargo, el tamaño de los bloques que conforman la escalinata presentó una característica más de la arquitectura de la Estructura 59. Se realizaron varios sondeos para poder fecharla bajo los enormes bloques que conforman la escalinata. Por lo tanto, se detectaron rellenos densos con concentración de materiales de mayor tamaño, los cuales sirven de soporte para sostener el enorme peso de los bloques que en conjunto conforman la escalinata. Es necesario ampliar la investigación para determinar en la parte de mejor estado sus dimensiones a lo largo y ancho.

Un artefacto de nota especial fue un pendiente de concha (Op.59 G.08.11) trabajada en forma circular, pero con un hoyo en medio y dos perforaciones para colgarla (Figura 3). La pieza fue encontrada cerca de la superficie en el derrumbe del edificio.

Operación 59 K.

La Operación 59K buscaba delimitar los cuerpos que conformaron la fachada frontal de la estructura, pero la conservación del monumento es muy mala por lo difícil de determinar los cambios producidos en la configuración de los cuerpos de la fachada principal (Figura 4). Sin embargo, la relación con otros datos provenientes de la excavación de la fachada sur del edificio (Operación 59H) logró dar una mejor precisión en el detalle de la arquitectura. En la plataforma que compone la estructura, la Operación 59K mostró resultados importantes en cuanto a la arquitectura interna. Se localizaron los Pisos 1, 2 y 3, los que corresponden a momentos constructivos diferentes, con problemáticas distintas en el desarrollo constructivo del edificio.

El Piso 1 constituye la última remodelación hecha al callejón y no se le relaciona interiormente con la Estructura 59. Sin embargo, en la Operación 51 J (Figura 5), el piso penetraba bajo una plataforma del edificio en la parte posterior, indicando una última remodelación en la mencionada estructura para la reducción del ancho del callejón. Esto merece atención, pues las excavaciones anteriores en Nakbe habían demostrado un carácter urbano y organizado en el trazo de los espacios arquitectónicos entre los edificios. Esto hace de Nakbe una ciudad urbana en la cual cada espacio planificado tuvo funciones específicas de utilidad para la sociedad que lo habitó durante el Preclásico.

El Piso 2 penetró bajo la plataforma de la Estructura 59 (Figura 4) y se relaciona con una subestructura posiblemente en buen estado de conservación, pero que necesitaría de trabajos intensivos de excavación para delinearla.

El Piso 3 constituye el piso más temprano e interesante del desarrollo constructivo del edificio. Su fechamiento temprano dentro del Preclásico y su penetración al igual que el Piso 2 bajo la plataforma sugieren otra subestructura temprana, que también requiere de trabajo más complejo.

La Estructura 59 no es producto de un sólo momento constructivo como, por ejemplo, es la Estructura 27 de Nakbe, sino que tiene un desarrollo arquitectónico que la hace una de las estructuras Preclásicas más interesantes del área de Nakbe.

Otro hallazgo muy importante en la Operación 59K, lo constituye un piso empedrado (Piso 4) fechado para el Preclásico Medio (Figura 6). Su composición de grandes lajas bien trabajadas hace denotar que los arquitectos de este período tenían conocimientos constructivos que no eran productos de experiencias primigenias. Esta ocupación se relaciona con la ocupación temprana localizada al frente de la Estructura 51, en la cual también aparecen características similares.

Como se puede inferir, Nakbe constituyó una ciudad temprana dentro del Preclásico, con una arquitectura elaborada y planificada, con un empleo de materiales muy finos que denota una organización sociopolítica compleja. Sin embargo, estos datos están aún en proceso y ahora solamente se exponen los resultados preliminares luego de la prospección de campo.

Operación 59 L.

La Operación 59 L se colocó directamente en los cuerpos superiores de la fachada principal. Esta localizó el cuarto cuerpo, en muy mal estado (Figura 7). Sin embargo, se pudo localizar una banqueta cubierta de estuco, en pésimo estado, el relleno interior integrado al muro del cuerpo y una gran cantidad de estuco con algunos fragmentos pintados de rojo, localizándose algunos in situ. Al hacer extensiva esta operación hacia el sur, se llegó al comienzo de la escalinata en su parte norte, lo que dio como resultado que la escalinata es de tipo remetida, de grandes proporciones en cuanto al ancho. Este fue un factor que dificultó la búsqueda de elementos escultóricos en la fachada, pues el desconocimiento de esta arquitectura temprana y de sus dimensiones, hizo que la investigación de estos aspectos ideológicos se quedara para futuras investigaciones.

Operación 59 I.

Para finalizar el trabajo de la fachada principal de la Estructura 59, se realizó un pequeño pozo en medio del callejón, la Operación 59 I (Figura 8). Su importancia, además de denotar los hallazgos de 59K, es que la roca caliza tiene un desnivel hacia el este, lo cual fue superado por el Piso 3, nivelando para edificar las subestructuras de la Estructura 59.

El desnivel viene del oeste del terreno, bajo la Estructura 51, es evidente que los primeros constructores usaron la roca natural para construir las primeras edificaciones (por ejemplo, la Operación 51 L). Este aspecto no se ve en la Estructura 59, por estar bajo la misma, pero que en la subestructura 51 es manifiesto.

Operación 59 H.

La Operación 59H constituye la más extensa de la temporada de campo de 1993 en la Estructura 59. La excavación en la base de la plataforma localizó un muro en muy buen estado de conservación, el cual está asociado a una banqueta de estuco muy fino y compactado, que luego se niveló con un relleno hacia el Grupo 66 y se constituyó en una misma superficie formando el Piso 1 entre ambos conjuntos arquitectónicos (Figura 12). Se continuó también con la misma secuencia de Pisos 2 y 3 hasta llegar a la roca natural. Esta área no localizó ningún empedrado, aunque se mantiene la idea de que los Pisos 2 y 3 corresponden a subestructuras internas como en la fachada frontal.

Lo interesante es que ocurren cambios en el callejón entre la Estructura 59 y el Grupo 66 y existe también un desarrollo del mismo, continuando con las características urbanas antes mencionadas.

Un hallazgo principal fue una vasija Sierra Rojo casi completa (Op.59 H.02.02) en forma de un gran cuenco sobre el Piso 3. La presencia de la pieza completa fecha, por lo menos, el momento de la utilización del piso. La pieza tenía en el fondo un esgrafiado que representa un pez.

La excavación delimitó el cuerpo de la plataforma y se le hizo un pequeño sondeo en el interior notando la característica principal del edificio o sea, el empleo de grandes cobertores de estuco (incluso hasta de 60 a 80 cm de ancho) en sustitución de la técnica de faldón y remetimiento para el mantenimiento del edificio en cuanto a la resolución de problemas hidráulicos. Este es el principal elemento que define la arquitectura de la Estructura 59. Este empleo de cobertores de estuco en los cuerpos, con sus respectivas remodelaciones, debe ser estudiado dentro del inventario arquitectónico del área Maya y en su defecto, si solamente corresponde a la Estructura 59. Entonces es una obra de ingeniería que demuestra el grado de experimentación y desarrollo de los constructores Mayas del Preclásico en Nakbe.

Otra de las características arquitectónicas es que al no haber faldón y remetimiento, se empleaban grandes bloques de piedra caliza para soportar los rellenos internos que conforman la parte final de la última subestructura. Los más grandes se localizaron en el cuarto cuerpo, llegando a medir 80 cm de ancho a 1.10 m de largo. Al pie de estos bloques, que regularmente conforman dos hileras, aparecen los cobertores de estuco grueso.

El estudio del callejón entre la Estructura 59 y el Grupo 66, mostró también un desnivel existente entre el grupo y la estructura, hacia el norte. Esto fue superado, como en el caso de la fachada frontal, por medio del Piso 3 (Figuras 9 y 12).

Operación 59 M.

La Operación 59M se colocó en la esquina sureste de la Estructura 59 mostrando una esquina redondeada y muy destruida, pero con la primera hilera de bloques en su lugar (Figuras 10 y 11). Este detalle es muy importante y define aún más la arquitectura y sugiere que las otras esquinas son iguales.

Uno de los hallazgos importantes lo constituye un hacha de jade (Op.66 D.01.01) de variedad Cloromelanita (Suasnávar, comunicación personal 1993) posiblemente del área del río Motagua, con huellas de uso. Este se encontró casi en la superficie, su importancia se relaciona con la existencia de monumentos tallados en el sitio, así como con el aparecimiento de canteras donde se cortaban bloques lisos para luego tallarlos con instrumentos como el hacha. Además de constituir un instrumento para ejecutar el tallado, también denota ejemplos del intercambio entre regiones, ya que esta piedra no es propia de las Tierras Bajas, sino de las Tierras Altas. Este intercambio ocurre en tiempos Preclásicos y un intercambio como ese, además de obsidiana, concha, vasijas, piedra volcánica y otras muestras recuperadas del sitio, amplían su importancia dentro del complejo desarrollo sociopolítico y económico, que se nota al observar la planificación arquitectónica.

Por otra parte, denota el desarrollo de la fuerza productiva de los artesanos y explica lo fino de los talles de los monumentos apreciados en el sitio. Como resultados preliminares, globalmente se nota que la Estructura 56 es enorme en tamaño y volumen. Sus características constructivas demuestran una arquitectura fina en la elaboración y empleo de los materiales. Rasgos como la esquina sureste redondeada y las dimensiones de los cuerpos, son detalles que definen una arquitectura aún desconocida para el área de Nakbe. Los materiales son de canteras muy finas y los acabados, a pesar de pésimo estado de conservación, son muy buenos en cuanto a la albañilería e integración estructural de los mismos. Su diseño está en base a muros de grandes bloques con gruesos cobertores de estuco para formar los cuerpos. Estos cuerpos descienden suavemente de acuerdo al ancho. Es lo monumental del edificio lo que permite esta integración arquitectónica. La misma incluye primeramente una estructura de carácter triádico, patrón que fue cambiado durante el Clásico Tardío al agregar otras estructuras formando una plaza con la Estructura 60 al centro.

Vemos también su desarrollo anterior definido por la arquitectura interna del edificio, lo que nos hace inferir la continuidad constructiva a la que fue sometida la Estructura 59. La última etapa constructiva se encuentra en muy mal estado de conservación, sus materiales fueron reutilizados en otros edificios más tardíos. Esto ocasionó que la arquitectura tardía sufriera mucho deterioro como lo demostraron las excavaciones. Finalmente, vemos que existe una reutilización del espacio arquitectónico durante el Clásico Tardío.

Resumen

Las excavaciones realizadas en la temporada de campo de 1993 mostraron algunos de los rasgos arquitectónicos pertenecientes a la Estructura 59, tanto a nivel de las fachadas del edificio, como de los callejones que relacionan la misma con otros complejos arquitectónicos de Nakbe como el Complejo 51 y el Grupo 66.

Los datos muestran un desarrollo constructivo complejo para el periodo Preclásico Tardío, con algunas referencias a las épocas anteriores. El edificio fue compuesto de por lo menos cinco cuerpos integrados, pero su pésimo estado de preservación no permitía la identificación de rasgos escultóricos, ni la definición precisa de su arquitectura formal.

Las excavaciones revelaron dos periodos de utilización, el Preclásico Tardío y el Clásico Tardío. Aunque la ocupación tardía no fue responsable de la construcción monumental, las construcciones efectuadas en la plataforma superior muestran un cambio del antiguo patrón triádico a un patrón que incorporó más estructuras formando una acrópolis. Aunque estas funciones puedan tener un carácter ideológico distinto para estos períodos, sabemos por medio de la investigación científica que el edificio fue digno de un respeto cultural, el cual permaneció por más de mil años como un testimonio de la grandeza cultural de los Mayas tempranos de la zona nor-central de Petén.

REFERENCIAS

Hansen, Richard D.

1989        Resultados preliminares de las investigaciones arqueológicas del sitio de Nakbe, Petén, Guatemala. En II Simposio de Arqueología Guatemalteca, 1988 (ed. J. Laporte, H. Escobedo y S. Brady), pp.207-228. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

1990        Excavations in the Tigre Complex, El Mirador, Peten, Guatemala. Papers of the New World Archaeological Foundation, No. 62. Provo, Utah.

1992        The Archaeology of Ideology: A Study of Maya Preclassic Architectural Sculpture at Nakbe, Peten, Guatemala. Tesis Doctoral, University of California, Los Angeles.

López, Roberto Francisco

1993        Excavaciones en la Estructura 32 de Nakbe, Petén. En III Simposio de Arqueología Guatemalteca, 1989 (editado por J.P.Laporte, H.L. Escobedo y S.V. Brady), pp. 99-110. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

Martínez Hidalgo, Gustavo, y Richard D. Hansen

1992        Notas adicionales respecto de la Estructura 1 de Nakbe. En V Simposio de Arqueología Guatemalteca, 1991 (editado por J.P.Laporte, H.L. Escobedo y S.V. Brady), pp.103-114. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

1993        Excavaciones en el Complejo 59, Grupo 66 y Grupo 18, Nakbe, Petén. En III Simposio de Arqueología Guatemalteca, 1989 (editado por J.P.Laporte, H.L. Escobedo y S.V. Brady), pp.73-86. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

Figura 1 Mapa de Nakbe, indicando la posición de la Estructura 59 y el Complejo 66 del

Grupo Oriental del sitio

Figura 2 Mapa con curvas de nivel, indicando los niveles y complejos de las excavaciones

Figura 3 Concha trabajada de la Operación 59G.08.11,

recuperada del derrumbe del edificio cerca a la superficie

Figura 4 Perfil sur de la Operación 59 K. Se notan los cuatro pisos de la construcción

Figura 5 Operación 59 J, indicando los pisos del callejón entre las Estructuras 59 y 51. El hecho que el piso superior sigue bajo el muro indica que la pequeña plataforma atrás de la Estructura 51 fue añadida más tardíamente que el primer cuerpo de la Estructura 59

Figura 6 Planta general de la Operación 59 K. Se nota el piso empedrado al oeste del muro inferior

Figura 7 Una porción de la Operación 59 L, mostrando el cuarto cuerpo del edificio en mal estado.

Se nota los cambios discretos del muro

Figura 8 Perfil sur de la Operación 59 K al investigar el callejón entre las Estructuras 59 y 51.

Se notan los tres pisos sucesivos

Figura 9 Perfil norte de la excavación inferior de la Operación 59 H, ubicado por la fachada sur de la Estructura 59. Se notan los pisos por el callejón entre las Estructuras 59 y 66

Figura 10 Esquina sureste de la Estructura 59, la Operación 59 M, indicando la forma redondeada

Figura 11 Perfil norte de la Operación 59 M, revelando la esquina y la fachada oriental de la

Estructura 59. Se notan las piedras grandes puestas por la base de la estructura

Figura 12 Perfil este de la Operación 66 D, indicando los pisos sucesivos del callejón entre las Estructuras 59 y 66

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *