Asociación Tikal

15 Movilidad espacial y patrones de asentamiento y de plaza en las Tierras Altas Centrales de Chimaltenango – Edgar Vinicio García – Simposio 7, Año 1993

Descargar este artículo en formato PDF

García, Edgar Vinicio

1994        Movilidad espacial y patrones de asentamiento y de plaza en las Tierras Altas Centrales de Chimaltenango. En VII Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 1993 (editado por J.P. Laporte y H. Escobedo), pp.133-144. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

15

MOVILIDAD ESPACIAL Y PATRONES DE ASENTAMIENTO Y DE PLAZA EN LAS TIERRAS ALTAS CENTRALES DE CHIMALTENANGO

Edgar Vinicio García

El reconocimiento parcial de la región de Chimaltenango se basó en 94 sitios y asentamientos arqueológicos, considerados de importancia por ser una zona de transición y comunicación a través del Altiplano Central de Guatemala, se tomaron en cuenta dos sitios en el departamento de Sacatepéquez y uno más en Quiché, éstos demuestran una ocupación inicial del período Preclásico, hasta el Postclásico (Figura 1a) y Colonial (García 1992b).

Para la tipología de los asentamientos se han utilizado principalmente los criterios establecidos por (Smith 1955) y se plantea la incorporación de algunas variantes.

INVESTIGACIONES PREVIAS

Reconocimientos y excavaciones en Chimaltenango incluyen las realizadas por Villacorta y Villacorta (1927), Shook (1942-1976), Espinoza (1950), Nottebohm (1952), Szecsy (1953) y Guillemin (1959) en Iximche, A.L.Smith (1955), Lehmann (1954-1967) en Jilotepeque Viejo (Mixco Viejo), Behrhorst (1975), Girard (1975), Murdy (1984), Fox (1987) y otros interesados en la región.

CERÁMICA Y CRONOLOGÍA

El área bajo estudio evidencia cerámica que abarca desde el período Preclásico Medio al Postclásico Tardío y se ha utilizado para el presente trabajo la secuencia cerámica sugerida para el valle de Almolonga (Figura 1b) en Antigua Guatemala (Rands y Smith 1965:100-115).

Para el fechamiento se han efectuado principalmente análisis y estudios comparativos del material recolectado por otros investigadores (Wetherington 1978; Shook y Hatch 1978; Shook, Hatch y Donaldson 1979).

PERIODO PRECLÁSICO

El periodo Preclásico Medio, Tardío y Terminal (Complejos Las Charcas, Sacatepéquez y Xaraxong) en 21 sitios (Figura 2) representa un 22.34% de la muestra total y evidencia su asentamiento determinado en base a material cerámico en superficie, patrón de plaza o disposición de sus estructuras, sin restar importancia a las técnicas constructivas visibles, que son de montículos con rellenos de tierra y barro.

Respecto de los patrones de plaza son del tipo abierto, en este periodo no es observable el patrón de plaza cerrado; es usual la ubicación de estructuras aisladas, en pares o triangulando, orientadas o desviadas del norte magnético y con un lado abierto que no conforma un patio central definido como plaza.

En el área de Chimaltenango las poblaciones prehispánicas dominaron amplias zonas delimitadas por accidentes geográficos como barrancos, quebradas, montañas y valles, donde es notable la abundante existencia de sitios que dominan el valle de Chimaltenango, El Durazno (#85), en el valle de Itzapa Cerritos Itzapa (#41) e Itzapa (#42), en el pequeño valle del LLano Zaragoza, Girón (#93), al sur en el departamento de Sacatepéquez, San Lorenzo (#76), el que posiblemente podría observar el acceso al valle de Panchoy en Antigua Guatemala.

Figura 1a Cuadro de cronología de sitios arqueológicos

Figura 1b Secuencia cerámica

Figura 2 Mapa de sitios arqueológicos del periodo Preclásico

REGIÓN CENTRAL DEL VALLE DE CHIMALTENANGO

El sitio Girón (#93) se halla limitado del valle de Itzapa por colinas entre los valles que los aísla y desarrolla probablemente a sitios Clásicos como Santa Sofía (#22), San Carlos (#19), asentamiento San Francisco (#9) y Belén (#4) el que presenta fuerte ocupación del Clásico Temprano, Medio y Tardío, este último sitio evidencia obsidiana verde de procedencia posiblemente de Pachuca Hidalgo, también presenta asociación al este con el petroglifo Belén (#18) que supone función de culto aislado.

El Durazno (#85) evoluciona a sitios con estela como El Porvenir (#13), Chipoton (#84) y Santa Isabel (#20), este último de patrón de plaza mixto.

REGIÓN DEL VALLE DE PATZICÍA Y COMALAPA

Al oeste el sitio El Progreso (#50) domina el valle de Santa Cruz Balanya y Chirijuyu (#27) en Patzicía constituye el sitio más grande del área y domina el extenso valle de Chirijuyu y que probablemente dan origen a los sitios Clásicos de Pacoc, Tasbalaj, Cerro Pelado, Joya del Burro y Chicandro entre otros.

REGIÓN PEREN

Para la región del norte de Jilotepeque, Santa Rosa (#72) probablemente desarrolla a los sitios Talpetate (#74) (estela-altar), La Merced (#65) con patio de pelota y Quimal (#70) con numerosas esculturas, dado que su cercanía espacial así lo plantea. En los yacimientos de obsidiana de Pachay Las Lomas, se evidencia el asentamiento Pachay donde se halla una columna lisa basáltica con asociación a cerámica del periodo Preclásico Medio (García 1993:429-442) y que probablemente dio origen al sitio Pachay (#66) de ocupación Clásico Temprano y Clásico Tardío, algo curioso es la ausencia en alrededores de otros sitios de cronología Preclásico Medio.

Posiblemente en este periodo evolutivo de las sociedades tempranas del Preclásico Medio, Tardío y Terminal, se practicó en los sitios funciones eminentemente rituales por presentar estructuras piramidales, conformados de estructuras altas y voluminosas, lo que supone gran cantidad de mano de obra expresados en metros cúbicos de tierra removida.

Parece ser que el poblamiento del área bajo estudio, a pesar que podría parecer escaso comparado con la extensa área superficial, se distribuyó ampliamente en el terreno para el aprovechamiento de los recursos existentes.

PERIODO CLASICO

El Clásico Temprano y Tardío (Complejos Terrenos-Pompeya) en el Altiplano Central de Chimaltenango, se desarrolla con un alto crecimiento de poblaciones, serán tomados en cuenta 64 sitios que incluyen asentamientos arqueológicos (Figura 3).

El patrón de asentamiento en pendiente continúa en importancia y el patrón de plaza se presenta con cambios notables observables en el aparecimiento del plan de plaza cerrado, que se inicia en este periodo, así como el plan de plaza mixto que constituye el surgimiento de rasgos arquitectónicos más complejos como es la integración entre diferentes plazas y grupos sociales.

El periodo Clásico demuestra un desarrollo cultural expresado por el número de nuevos asentamientos adyacentes a sitios del Preclásico, es así que se registra para el valle de Itzapa la continuidad de sociedades cada vez más complejas, un patrón de asentamiento y de plaza bastante diverso, que nos lleva a suponer sitios especializados con funciones ceremoniales-residenciales reflejados en estructuras piramidales y alargadas que infieren una estratificación social y división del trabajo, ya que estos centros presumen ocupaciones de grupos restringidos de población y de convergencia social con funciones determinadas.

Figura 3 Mapa de sitios arqueológicos del periodo Clásico

REGIÓN DEL VALLE CENTRAL DE CHIMALTENANGO

Cerritos Itzapa en el valle del Itzapa (#41) continua con su hegemonía dominando grandes y fértiles extensiones de terreno y nuevas edificación de patios espaciosos, mientras al oeste surge el sitio secundario de Xepacay (#44) que constituye un sitio formal de patrón mixto, que da acceso a una espaciosa plaza; Mirador (#17) se asienta en un punto geográficamente más alto y Socorro (#15) que muestran movilidad sobre colinas alrededor del valle en mención.

Al noreste del valle de Chimaltenango el sitio dominante es El Durazno (#85) que se relaciona con el sitio de patrón montano de Chipoton (#84) con patrón de plaza abierto y estela lisa lo que asume un sitio con función ritual. Al norte también se localiza el sitio de culto aislado El Porvenir (#13), con patrón de plaza abierto, constituye una colina orientada norte-sur que presentaba tres estelas lisas (Shook s.f.); en su cercanía resalta la importancia del sitio Santa Isabel (#20), de patrón de plaza cerrado con una colina nivelada norte-sur de 130 m que supone espacios residenciales o administrativos de numerosa élite con funciones de importancia política en el área.

REGIÓN DEL VALLE DE PATZICÍA Y COMALAPA

Al oeste en el valle de Chirijuyu surge el sitio del mismo nombre (#27) que por la magnitud del sector ceremonial y residencial se constituye en el sitio central del área que debió poseer supremacía dirigencial.

REGIÓN PEREN

El sitio Pachay (#66), de asentamiento en pendiente y plaza abierta, probablemente controló los yacimientos de obsidiana y parece indicar que un grupo de individuos ocuparon la colina nivelada norte-sur de 45 m, donde ubicaron cinco esculturas (cuatro in situ) asociadas a una estructura piramidal. Este sitio probablemente constituye una ciudad secundaria del sitio rector Perén por su arquitectura y presencia de escultura, así como asentamiento geopolítico controlador de recursos de obsidiana.

Hacia el norte se localiza la meseta del Perén que se relaciona con el sitio rector Perén (#67), este consiste en cuatro grupos de montículos alargados asentados sobre terrazas artificiales orientadas norte-sur (17 estructuras) y plaza mixta, debió poseer importancia política de la zona para el Clásico Temprano y Tardío.

A escasos 4.5 km al este de Perén (#67), se localizan los sitios Escuela Candelaria (#63) y Aguacatal (#53), de patrón en pendiente y estructuras alargadas con funciones residenciales o administrativas, los cuales posiblemente convergían al sitio rector de Perén.

Al norte de la región bajo análisis (7 km), se evidencia la existencia de sociedades Preclásicas en Santa Rosa (#72), que es el único sitio Preclásico Medio con arquitectura conocido en la región y probablemente dio origen a los relacionados espacialmente: Talpetate (#74), Pericón (#68), La Merced (#65) y Quimal (#70).

En la parte norte del municipio de Santa Apolonia, aparentemente la supremacía política la posee el sitio Panatzam (#47), con funciones ceremoniales, dado la existencia de estructuras piramidales, alargadas y patio de pelota asociado con escultura y cercanamente relacionado a 8 km con el “sitio La Garrucha (#46) que presenta patio de pelota” (Shook s.f.).

PERIODO POSTCLASICO

En las sociedades Postclásicas (Primavera y Medina) es bastante clara la disminución de sitios y asentamientos arqueológicos la que se evidencia con un 4.25% del total de la muestra de 94 sitios. Está representado por sitios de contacto cultural como Iximche (#83) y Jilotepeque Viejo (#64; Mixco Viejo), Chuisac (#59), San Bartolomé (#71) y Cucul (#23) en Quiché (Figura 4).

Figura 4 Mapa de sitios arqueológicos del periodo Postclásico

REGIÓN DEL VALLE DE TECPAN GUATEMALA

Es diagnóstico el asentamiento en meseta con un total de cinco sitios conocidos, como Chuatzam (#82) I, II y III y un lugar conocido como Atalaya (#79), de los cuales cuatro probablemente se trate de lugares periféricos de Iximche (#83), dado su cercanía y relación.

REGIÓN PERÉN

Queda únicamente por considerarse Chuisac (#59) localizado en el oeste de San Martín Jilotepeque, el que posee cinco grupos, San Bartolomé que presenta una plataforma larga construida de piedra laja con mortero (#71), Cucul (#23) y Jilotepeque Viejo (#64; Mixco Viejo) como parte del inventario total del presente reconocimiento (Figura 5).

El patrón de plaza es principalmente mixto, constituido por Iximche, Jilotepeque Viejo (Mixco Viejo) y Chuisac.

El patrón de asentamiento diagnóstico lo constituye estructuras administrativas o residenciales que rodean a estructuras piramidales-ceremoniales, excepcionalmente se da el patrón de asentamiento montano de estructuras aisladas, algunas presentan pisos de plaza de piedra basáltica o estuco y se hallan rodeadas de muros que aíslan el área ceremonial.

Algo notorio al observar el patrón de asentamiento de las ocupaciones Postclásicas es la ubicación noreste-suroeste.

Incierto resulta que según las fuentes etnohistóricas aseguran hubo grandes poblaciones en la región, sin embargo sólo ha sido posible localizar en Chimaltenango cuatro asentamientos definidos, lo que nos lleva a plantear que la nucleación de las poblaciones es lo determinante para ese periodo transicional.

CONSIDERACIONES POR REGIÓN

Al observar los asentamientos Preclásicos Medio en valle y pendiente de la región central del valle de Chimaltenango (Cerritos Itzapa, Girón y Durazno) y de otros sitios menores en sus alrededores (Socorro y Belén), como el desarrollo de nuevos sitios Clásicos localizados en pendiente, montaña y meseta y la continuación del sitio rector dentro del valle de Itzapa, demuestran que la región mantuvo una fuerte ocupación desde tiempos tempranos.

Los sitios Clásicos de patrón de asentamiento montano, pueden o no presentar el culto a estelas, los en pendiente se convierten en plazas cerradas o mixtas, el en meseta se convierte en sitio complejo (Santa Isabel), que por su arquitectura de patrón de plaza mixto y posición periférica al norte del valle central de Chimaltenango, parece controlar el acceso.

Mientras tanto la región Perén muestra escasa existencia de sitios Preclásico Medio, representados por el asentamiento Pachay, el que supone un grupo de personas establecidas en los yacimientos de obsidiana.

Por otro lado, al observar que al norte de la región Perén únicamente se localiza el sitio Preclásico Medio de Santa Rosa, de patrón de montículo aislado, hace pensar que esa población fue el origen del desarrollo de nuevos sitios Clásico Temprano y Tardío espacialmente cercanos (La Merced, Talpetate, Quimal, Perén, Escuela Candelaria y Aguacatal).

Figura 5 Mapa de Mixco Viejo y Cucul

        Es de mencionar que no podemos dejar fuera del desarrollo de estos sitios, los surgidos para el periodo Posclásico que están representados por Chuisac y San Bartolomé, el primero asentado en patrón de asentamiento en meseta y patrón de plazas mixto con complejidad arquitectónica de estructuras con rellenos de talpetate, piedra y tierra, pisos y muros de contención de piedra y San Bartolomé que al momento es una plataforma aislada construida de piedra laja o esquisto, este se localiza en una meseta donde anteriormente se asentó el sitio rector Perén y otras nivelaciones alrededor de las canteras de obsidiana, sin restar importancia a Mixco Viejo localizado al noreste, que para el presente análisis no ha sido incorporado a las regiones ahora analizadas por ser un ensayo de agrupar el inventario total de sitios del reconocimiento realizado.

En la región del valle central de Patzicía y Comalapa se localizan los sitios de Chirijuyu y El Progreso, que los hace al momento los únicos del Preclásico Medio de la región continuando hasta tiempos Clásico Temprano y Tardío, probablemente dando origen a otros sitios como Pacoc (#28) asentado en valle, con similitud a los sitios del valle de Itzapa (Cerritos Itzapa e Itzapa), Comalapa (#2), Chimiya (#3) y Tasbalaj (#96).

Es de hacer notar que esta región evidencia relativamente poca ocupación, pero en el periodo Clásico debió funcionar, con el sitio rector de Chirijuyu, como controlador del gran valle de Chirijuyu, que en el presente reconocimiento es el sitio rector más grande del área seguido únicamente por Perén.

Al referirse a la región norte de Tecpan Guatemala, que colinda al noroeste con el actual departamento de Sololá, se localizan los sitios Preclásico Medio de Choatacaj (#31), Panatzam (#47) y Chocoyos (#30), siendo los primeros asentados en valle y el último en meseta y que probablemente dieron origen a los sitios Clásicos espacialmente cercanos de Saquitacaj, de donde procede una estela de piedra esquistosa delicadamente tallada; Chuacacay (#45) de patrón de plaza abierto con claro asentamiento de valle; por último Xecohil (García 1991) considerado un sitio de culto aislado, el cual posee la estela de mayor tamaño del área, así como una estrecha relación estilística y espacial con la estela de Saquitacaj.

En esta región se halla el sitio de Iximche de importancia para tiempos Postclásicos y que no puede estar aislado del desarrollo de los periodos Preclásico y Clásico, lo que supone movilidad de poblaciones en busca de ambientes defensivos obligándolos a la nucleación a sitios en meseta como Iximche, Chuisac, San Bartolomé, Jilotepeque Viejo (Mixco Viejo) y por último Cucul (Quiché) de patrón de asentamiento montano, los que curiosamente presentan movilidad noroeste-sureste de acceso, salida o movimiento de poblaciones en el Altiplano Central de Chimaltenango.

APRECIACIONES GENERALES

Al observar la magnitud y ubicación de los sitios existentes en el periodo Preclásico y la cantidad de nuevos asentamientos surgidos en el periodo Clásico, es evidente que los principales núcleos de población fueron sociedades estratificadas que se establecieron en la región central del valle de Chimaltenango, donde se localizan abundantes centros que sin duda irradiaron cultura hacia diferentes direcciones de la población, como el desarrollo que generó al surgimiento del sitio rector de Cerritos Itzapa, que probablemente manejó para el Preclásico la distribución de cerámica blanca y para tiempos Clásicos el acceso de la obsidiana de la región Perén hacia el valle central del Chimaltenango, por medio del sitio Santa Isabel localizado muy cerca espacialmente.

Otro ejemplo es el sitio de Chirijuyu en la región del valle de Patzicía y Comalapa, que debió para el periodo Clásico ser controlador del paso o interacción entre las poblaciones del oeste hacia el valle central de Chimaltenango, hacia el norte donde se hallan los recursos de obsidiana y hacia las poblaciones del sur, así como del valle central de Chimaltenango y región Perén hacia las poblaciones de la región del lago de Atitlán ubicadas al noroeste.

Por último es de mencionar que el segundo asentamiento más grande del área para el periodo Clásico en la región Perén es el sitio del mismo nombre, existiendo Pachay probablemente como encargado del control del recurso de obsidiana directamente en los yacimientos.

Es probable que algunos factores contribuyeron a la mayor densidad de ocupación del Altiplano Central de Chimaltenango y que se deba a la magnitud y fertilidad de los valles aptos para cultivo y la abundancia de fuentes de agua para el sostenimiento de grandes poblaciones, siendo un papel necesario el comercio entre regiones y áreas, sin restar en importancia el potencial de recursos de obsidiana que debieron explotar y lo favorable de las zonas de vida y climática imperante, ideal para sostener grupos humanos.

Posteriores trabajos de excavación serán determinantes para concluir la situación que ocupó Chimaltenango, ya que el presente trabajo es solamente un breve acercamiento a posteriores trabajos de reconocimiento sistemático y excavación dirigida, dado que se hace necesario mayor investigación que aporte más datos del área bajo estudio.

REFERENCIAS

Behrhorst, Chris

1975        Encuesta arqueológica en las fronteras Cakchiquel. Informe entregado al Instituto de Antropología e Historia, Guatemala.

Espinoza, Gustavo

1950        Informes. Archivo del Departamento de Monumentos Prehispánicos y Coloniales, Instituto de Antropología e Historia, Guatemala.

Fox, John W.

1987        Maya Postclassic State Formation: Segmentary Lineage Migration in Advancing Fronteirs. Cambridge University Press, Cambridge.

García García, Edgar Vinicio

1991        Recent Finds at Xecohil: A Maya Highland Site. Ponencia, 56 Reunión Anual, Society for American Archaeology, New Orleans.

1992        Reconocimiento arqueológico de las Tierras Altas Centrales de Chimaltenango. Tesis de Licenciatura, Area de Arqueología, Escuela de Historia, Universidad de San Carlos, Guatemala.

1993        Escultura y Patrón De Asentamiento de Chimaltenango. En VI Simposio de Arqueología Guatemalteca, 1992, editado por J.P. Laporte, H. Escobedo y S.V. Brady, pp.429-442. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

Girard, Rafael

1975        Esculturas Monumentales Olmecoides en los Altos de Guatemala. 41 Congreso Internacional de Americanistas, 1:436-445. México.

Guillemin, George F.

1959        Iximche. Antropología e Historia de Guatemala 11 (2):22-65.

Lehmann, Henri

1968                Mixco Viejo: guía de las ruinas de la plaza fuerte Pocomam. Misión Arqueológica Franco-Guatemalteca, Guatemala.

Murdy, Carson N.

1984        Prehistoric Man-Land Relationships Through Time in the Valley of Guatemala. Tesis Doctoral, Pennsylvannia State University, Pittsburgh.

Nottebohm, Karl H.

1952                Informes. Archivo, Departamento de Monumentos Prehispánicos y Coloniales, Instituto de Antropología e Historia, Guatemala.

Rands, Robert L. y Robert E. Smith

1965                Pottery of the Guatemalan Highlands. En Handbook of Middle American Indians, Vol.2, pp.107-111. University of Texas Press, Austin.

Shook, Edwin M.

s.f.                Notas de Campo de 1942-1974 Sobre Investigaciones en Chimaltenango Guatemala. Manuscrito, Antigua Guatemala.

Shook, Edwin M. y Marion Popenoe de Hatch

1978                The Ruins of El Balsamo. Journal of New World Archaeology 3, 1, pp.138.

Shook, Edwin M., Marion P.Hatch y Jamie K. Donaldson

1979                Ruins of Semetabaj, Department of Solola, Guatemala. Contributions of the University of California Archaeological Research Facility 41:7142. Berkeley.

Smith, A. Ledyard

1955                Archaeological Reconnaissance in Central Guatemala. Carnegie Institution of Washington, Pub.608. Washington, D.C.

Smith, Robert E.

1955                Ceramic Sequence at Uaxactun, Guatemala. Middle American Research Institute. Pub.20. Tulane University, New Orleans.

Szecsy, Janos de

1953                Investigaciones en Iximche. Humanidades 1:1-39. Facultad de Humanidades, Universidad de San Carlos, Guatemala.

Villacorta, José A. y Carlos A. Villacorta

1927                Arqueología Guatemalteca. Tipografía Nacional, Guatemala.

Wetherington, Ronald K. (ed)

1978                The Ceramics of Kaminaljuyu, Guatemala. Pennsylvania State University Press, University Park, Pittsburgh.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *