Asociación Tikal

14 Trabajos de conservación y exploración arqueológica en D-III-1 (Edificio de la Obsidiana Incrustada) de Kaminaljuyu, Guatemala, 1992-1993 – Kuniaki Ohi, Nobuyuki Ito, Shione Shibata, Sho Nakamori y Hiroshi Minami – Simposio 7, Año 1993

Descargar este artículo en formato PDF

Ohi, Kuniaki, Nobuyuki Ito, Shione Shibata, Sho Nakamori y Hiroshi Minami

1994        Trabajos de conservación y exploración arqueológica en D-III-1 (Edificio de la Obsidiana Incrustada) de Kaminaljuyu, Guatemala, 1992-1993. En VII Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 1993 (editado por J.P. Laporte y H. Escobedo), pp.125-132. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

14

TRABAJOS DE CONSERVACIÓN Y EXPLORACIÓN ARQUEOLÓGICA EN D-III-1 (EDIFICIO DE LA OBSIDIANA INCRUSTADA) DE KAMINALJUYU, GUATEMALA, 1992-1993

Kuniaki Ohi

Nobuyuki Ito

Shione Shibata

Sho Nakamori

Hiroshi Minami

Nuestra investigación arqueológica en Kaminaljuyu ya está llegando a su término. Hace dos años y medio que la iniciamos en el Parque Arqueológico Kaminaljuyu y luego pasamos al Montículo Mongoy (B-I-1), en el cual hemos trabajado principalmente y solo nos quedan excavaciones parciales para obtener algunos datos que nos faltan y dejarlo como parque arqueológico (Figura 1). En estos momentos estamos llevando a cabo los estudios de los datos obtenidos en el campo para elaborar la memoria final que se publicará en el mes de marzo de 1994 a más tardar.

Así, en esta ocasión presentamos los trabajos de conservación y exploración arqueológica en el Montículo D-III-1 que nosotros le llamamos “Edificio de la Obsidiana Incrustada” (Figura 2).

El Montículo D-III-1 fue encontrado parcialmente destruido en el mes de septiembre de 1962 por Gustavo Espinosa, empezaron las exploraciones por la Asociación Tikal y fueron llevadas a cabo por Susan Miles como directora y Gustavo Espinosa como subdirector. Los trabajos arqueológicos se iniciaron en el mes de septiembre de 1962 y se terminaron en el mes de diciembre de 1964 (Miles 1963).

Las excavaciones realizadas en ese periodo descubrieron una parte del basamento piramidal hecho de tierra apisonada en el lado oeste del montículo (Figura 3). Por la parte descubierta del montículo no se pudo saber las características generales del basamento, como por ejemplo cuál lado era el frente, cuántos cuerpos, qué dimensión, qué altura, etc. Sin embargo el descubrimiento fue muy interesante: Se encontraron una escalinata incompleta remetida de 1.20 m de ancho con seis escalones de 0.35 m de peralte, 0.70 m de huella, orientada hacia el oeste y a ambos lados de ello muros escalonados de distintas características (Figura 4).

En el lado norte de la escalinata se descubrieron cuatro cuerpos, cada cuerpo de 0.70 m de alto, 1.50 m de ancho con marco sobresaliente de 0.15 m de ancho y obsidianas recortadas en redondo que están incrustadas. Originalmente existía una escultura en tierra de un personaje sentado que ya no está.

En el lado sur de la escalinata se encontró dos mascarones de tierra sobre el talud y uno adosado al otro (Figura 5). En el lado norte del mascarón interior estaban tres personajes en relieve y arriba del mascarón exterior existía un relieve de un animal, posiblemente un lagarto. Estos dos relieves se encuentran actualmente en el Museo Nacional de Arqueología.

En este periodo se excavaron tres trincheras y dos túneles cruzados penetrando el montículo.

LOS TRABAJOS ARQUEOLÓGICOS EN 1993

Viendo el peligro de derrumbe por causa de los túneles que aún se encontraban abiertos, gestionamos ante el IDAEH un proyecto de conservación del Edificio de la Obsidiana Incrustada. El día 11 de febrero del año en curso empezamos por el levantamiento topográfico del montículo y del edificio para presentar el anteproyecto ante el IDAEH. El proyecto es un esfuerzo del Museo de Tabaco y Sal de Tokio y el IDAEH conjuntamente; inició el trabajo propiamente dicho el día 12 de abril y aún se continúa.

Durante este periodo, los trabajos de conservación fueron primero que nada rellenar los túneles y tapar las trincheras después de tomar los datos. Para rellenar los túneles utilizamos grandes cantidades de bloques de adobe para fortalecer la estructura. Para la protección de los mascarones, utilizamos OH para consolidarlos.

Aprovechando esta ocasión hemos tratado de conocer las características de este lugar. Al limpiar el Edificio de la Obsidiana Incrustada se encontraron en el corte cinco fases de construcción: tres superposiciones y dos adosamientos posiblemente. El sistema constructivo es de tierra mezclada de talpetate y barro apisonada y contiene fragmentos de tiestos de cerámica.

En cuanto a los objetos encontrados, un fragmento de una posible estela (Figura 6) y un tambo lleno de tiestos de cerámica que se dice fue enterrado en 1962.

Al descubrir este edificio se pensó que era del Preclásico final, pero por nuestro estudio en proceso, pensamos en la posibilidad de sugerir que sea del Clásico Tardío. Desde luego, tenemos que esperar hasta que concluyan los análisis de los datos obtenidos por nosotros.

REFERENCIAS

Miles, Susan W.

1963        Informe sobre Kaminaljuyu. Antropología e Historia 15 (2):3538. Guatemala.

Figura 1 Localización de Mongoy (B-I-1) y de la Estructura D-III-1, Kaminaljuyu

Figura 2 Estructura D-III-1 y otros montículos

Figura 3 Estructura D-III-1

Figura 4 Corte de la Estructura D-III-1

Figura 5 Ofrenda Mascarón y ofrenda en Estructura D-III-1

Figura 6 Fragmento de la estela sobre el cuarto piso

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *