Asociación Tikal

06 Una cerámica Maya negro-sobre-crema del periodo Clásico Tardío de la región oriental de Petén y Belice – Dorie Reents-Budet, Ronald L. Bishop y Federico Fahsen – Simposio 7, Año 1993

Descargar este artículo en formato PDF

Reents-Budet, Dorie, Ronald L. Bishop y Federico Fahsen

1994        Una cerámica Maya negro-sobre-crema del periodo Clásico Tardío de la región oriental de Petén y Belice. En VII Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 1993 (editado por J.P. Laporte y H. Escobedo), pp.39-53. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

6

UNA CERÁMICA MAYA NEGRO-SOBRE-CREMA DEL PERIODO CLÁSICO TARDÍO

DE LA REGIÓN ORIENTAL DE PETÉN Y BELICE

Dorie Reents-Budet

Ronald L. Bishop

Federico Fahsen

Durante el periodo Clásico Tardío, grandes y poderosas unidades políticas se desarrollaron en las Tierras Bajas al este de Petén, en Guatemala y zonas adyacentes en Belice (Figura 1). Los sitios arqueológicos participantes en la intensificación política de la región durante el periodo Clásico Tardío incluyen Xultun, Naranjo, Yaxha, Nakum, Ucanal, Caracol, Xunantunich, Buenavista y Cahal Pech (Ball y Taschek 1991; Chase y Chase 1987; Houston 1983, 1987). Sin embargo, con excepción de Yaxha y los sitios en Belice (Caracol, Buenavista, Cahal Pech y Xunantunich), ninguno de estos sitios mayores ha sido investigado arqueológicamente en alto grado. Concomitante al desarrollo social y político, todos estos sitios se encontraban fabricando cerámica policromada que funcionaba como vajilla de servicio de la élite, como obsequios rituales en el ambiente político y que posteriormente terminaron su función en los entierros de la élite (Reents-Budet 1994).

Uno de los estilos pictóricos más importantes del periodo Clásico Tardío de esta región se caracteriza por una pintura de línea fina negro-sobre-crema. Este estilo de pintura se conoce en la literatura arqueológica como el tipo cerámico Chinos Negro-sobre-Crema del Grupo Cerámico Palmar (Figura 2b). Varias vasijas completas pintadas en este estilo se encuentran en las colecciones de museos y colecciones privadas en Guatemala, Estados Unidos y Europa. Trágicamente, todas carecen de procedencia arqueológica. Sin embargo, estas vasijas sin procedencia son extremadamente importantes para la formulación de una identificación y discusión estilística de esta importante tradición cerámica.

Siguiendo la definición del estilo y la búsqueda exitosa de la ubicación de los talleres donde estas vasijas fueron creadas, el estilo cerámico puede ayudar en la identificación de los sitios participantes en los desarrollos políticos regionales y en la definición de interrelaciones entre las unidades políticas y sitios individuales competitivos y colaboradores. Esto es posible porque los talleres cerámicos de ésta área crearon intencionalmente sus estilos pictóricos para diferenciar sus productos de aquellos de otras regiones. El ímpetu primario detrás de la diferenciación estilística era el papel que jugaba la cerámica elitista como moneda o circulación social, en donde era crítico crear un status de “valor agregado” para estos objetos elitistas a través de su reconocimiento como “del taller real del Gobernante X de la Unidad Política Y” o como “extranjero”, etc. Para el investigador moderno, entonces, estas vasijas pueden verse como los reflejos materiales del intercambio de información durante el periodo Clásico, como resultado de las relaciones sociopolíticas entre los talleres cerámicos de los sitios productores. Por lo tanto, reflejan las interrelaciones entre los mecenas de la élite, para los cuales se creaban las vasijas y por quienes serían utilizadas.

Esta tradición de pintura negro-sobre-crema de línea fina de la región oriental de Petén ha sido confundida con la cerámica de estilo Códice identificada por primera vez a principios de la década de los 70 (Figura 2a; Coe 1973). A pesar de que ambos comparten las tonalidades básicas de engobe, las tradiciones se diferencian en las formas de la cerámica, el uso del espacio pictórico y los textos glíficos. Los artistas del Estilo Códice ocasionalmente utilizaban pintura roja diluida para decorar los jeroglíficos y partes selectas de las imágenes pictóricas (Figura 2b, c; Reents y Bishop 1987; Hansen, Bishop y Fahsen 1991). En contraste, los artistas del este de Petén nunca diluyeron la pintura negra del engobe; toda la imaginería es creada con la misma densidad del engobe (Figura 2d-f).

Las formas de las vasijas en estilo Códice incluyen platos de pared baja ligeramente curvo divergentes, cuencos o fuentes de pared baja y lados ligeramente curvo divergentes y cuencos y vasos bajos con paredes verticales, divergentes o curvo divergentes (Figura 2 a-c). La cerámica del este de Petén consta de altos vasos cilíndricos de paredes rectas, cuencos y fuentes con paredes más altas que las vistas en el estilo Códice y platos trípodes con paredes altas, curvo divergentes (Figura 2d-f). Los platos del este de Petén también tienen grandes soportes cilíndricos, siendo estas formas de platos el haw-te’ del periodo Clásico en lugar del plato simple (lak; Houston, Stuart y Taube 1989).

En contraste al estilo Códice, en donde los artistas llenaban el espacio pictórico disponible con jeroglíficos e imágenes, los artistas del este de Petén dejaban en blanco gran parte del área de la superficie de la vasija. En ella, textos glíficos enmarcan los bordes de los vasos y algunas veces una banda de jeroglíficos se encuentra pintada diagonalmente a lo largo de la superficie de la vasija. Pocos motivos iconográficos simples llenan lo que sería el área sin decoración, incluyendo un diseño fitomorfo que se asemeja al motivo francés de flor de lis (Figura 2d), cormoranes o el perfil de la cabeza del Dios K (Figura 2e) o el Dios Bufón.

Los pintores del estilo del este de Petén también diferenciaban sus vajillas con selecciones particulares de jeroglíficos en la Secuencia Primaria Estándar (SPE) pintada en estas vasijas (Figura 3). La SPE es una frase ritual repetitiva pintada alrededor de los bordes de la cerámica policromada de la élite. La frase indica el nombre de la vasija en base a su función y proporciona los nombres del mecenas para quién la vasija fue hecha. En casos raros, el nombre del artista finaliza la SPE.

El estilo del este de Petén se caracteriza por el uso consistente del espejo (cf.MS1446 y K1547; Figuras.3a y c) o las distintas versiones de la orejera del Glifo Inicial (cf.MS0277 y MS1417; Figura 3b y f). Raramente se encuentra el Dios del Taparrabo (en MS1421; Figura 3e). El verbo de dedicación preferido es el Dios N, Grada o la forma calavérica de hoy-i/huy-i fue bendecido (Figura 3). La Mano Plana y el y-ich/hich están ausentes. La composición verbal de “escribir” u-ts’ib-nahal (“su escritura”) es seleccionada consistentemente por los artistas. Y-uch’ab es el término usado para la categoría de vasijas para beber, mientras que haw-te’ es la palabra para plato especializado. Ti es la preposición a escoger, seguida por ul, y-utal o tsih (“para atol”, “para comida” o “para cacao”, implicado pero no escrito glíficamente). Estos rasgos indican una lengua Cholana en contacto con Yucateco y su presencia consistente en estas vasijas indican un idealecto artístico que caracteriza esta tradición de taller.

El Grupo del Este de Petén además se distingue glíficamente por el uso de una frase genérica nominal específica para el dueño de la vasija. La frase típica empieza con chak-ch’ok (“gran miembro del linaje”), continua con ah-lats (“él, el de la generación de familia) y termina con un título poco común compuesto de T1 u seguido por el perfil de un rostro humano con una pieza de tela atada sobre su ojo (cf.K1547; Figura 4b). Los textos SPE de esta cerámica ocasionalmente terminan con el nombre personal y los títulos de personajes históricos (cf.MS1421, MS1417; Figura 3e, f). A pesar de que ninguno aparece como el gobernante de un sitio mayor, el mecenas/dueño de MS1396 aparece registrado glíficamente y representado en el Altar 8 de Tikal como un cautivo capturado en guerra, aparentemente por el 28 gobernante de Tikal (el gobernante sin nombre entre los Gobernantes B y C; registrado en la Estela 20; Figura 5). Simon Martin fue el primer epigrafista en notar estos nombres que probablemente hacían referencia a la misma persona, un miembro de la élite de Naranjo llamado Chak Toh Waybil Wuk Tzuk. Este cautivo élite de Naranjo también está esculpido en una piedra de la calzada al frente del Grupo H en Tikal.

Algunas de las frases nominales SPE, de estas vasijas del estilo del este de Petén, incluyen un Glifo Emblema compuesto por un pedernal excéntrico y un símbolo cauac (cf.MS1445; Figura 6a). Este glifo es similar a los Glifos Emblemas encontrados en la Cueva de Naj Tunich, en Ucanal y en Xultun (Figura 6b-d). Sin embargo, el signo principal de los Glifos Emblema de Xultun y Ucanal tiene diferente forma. El de la Cueva de Naj Tunich es más parecido a los pintados en estas vasijas cerámicas. Es posible que esos visitantes Mayas a la cueva de Naj Tunich hayan llegado del mismo sitio(s) donde esta cerámica estaba siendo fabricada o utilizada.

Algunas de las vasijas del estilo del este de Petén son únicas en sus textos SPE terminando con la frase nominal que hace referencia al artista quien creó las vasijas (Figura 7). En lugar del conocido y común u-ts’ib (“su pintura”) seguido por el nombre del artista, en este caso la frase lee u-yul u-kun (Glifo Emblema y nombre personal). Bárbara MacLeod ha descifrado estos jeroglíficos como “su obra” “su estación”, “taller” y el nombre a continuación debe ser el nombre del maestro artista. La estructura lingüística de esta frase implica que estos talleres eran nombrados por sus maestros artistas, un patrón encontrado alrededor del mundo.

En contraste, los textos de Secuencia Primaria Estándar del estilo Códice utilizan la frase verbal de escritura ts’ib-naha (“fue escrito en página) seguido por hich, refiriéndose a la superficie de la vasija (cf.MS0151; Figura 4a). La misma palabra para vasija para beber, y-uch’ab, se encuentra presente aunque generalmente seguida por ti y-utal kakaw (“para su comida de cacao”). La forma predilecta de plato hecha por los alfareros del estilo Códice es el lak (“plato”) no-especializado. La mayoría de los textos de las vasijas estilo Códice terminan con un nominal más genérico para el dueño de la vasija, con títulos que designan a la persona como fallecida [k’ul chahtan winik “persona sagrada del lugar de la oscuridad”, o sak ol way “puro nagual (espíritu compañero) del portal (entrada al Inframundo)”]. Algunas veces se encuentra presente un Glifo Emblema. En cada caso, es el Glifo Emblema del sitio Q.

Desde el punto de vista puramente estilístico, entonces, el estilo cerámico de la región del este de Petén es el producto de talleres relacionados geográfica y temporalmente, separados de aquellos del estilo Códice. La presencia de marcadores Yucatecos en las SPE’s sugieren que estas vasijas provienen del área de hablantes Cholanos en contacto con los de Yucateco. El Glifo Emblema ayuda a identificar la ubicación de los talleres en la región general de la cueva de Naj Tunich, aunque debe hacerse notar que la gente que pintó sus nombres y Glifos Emblema en la cueva eran visitantes que llegaron de otros lugares. Para poder identificar las ubicaciones de los talleres donde este estilo cerámico fue creado, es necesario utilizar datos de análisis químico y arqueológico.

Primero, previas investigaciones del Proyecto de Cerámica Policromada Maya han identificado la localización de los talleres de cerámica del estilo Códice. Este proyecto integra diversas disciplinas tales como la arqueología, la historia del arte, la química nuclear y el desciframiento de jeroglíficos para poder identificar estilos individuales de cerámica, para probar su coherencia como estilo único y para poder establecer en dónde se originó el estilo de la cerámica en relación con el marco geográfico de la arqueología Maya. Este proyecto no pretende ser un substituto de las excavaciones arqueológicas tradicionales, ni tampoco pretende glorificar objetos de procedencia desconocida. En realidad, el proyecto tiene que ser visto como un complemento a las investigaciones arqueológicas sin olvidar además que se fundamenta en datos arqueológicos. Finalmente, este proyecto cree firmemente que la procedencia arqueológica de la cerámica es de una importancia vital cuando se pretende utilizar las vasijas en la creación de modelos de intercambio interregional así como de relaciones sociopolíticas.

Este proyecto ha tenido acceso a un gran número de colecciones internacionales y de los Estados Unidos, tanto de cerámica que ha sido arqueológicamente excavada, como de aquélla cerámica de procedencia desconocida. Hasta la fecha han sido realizados aproximadamente unos 9000 análisis que utilizan la activación instrumental de neutrones. Estos incluyen aproximadamente 8000 tiestos excavados en diferentes sitios (Figura 2) y 1700 vasijas enteras. Al éxito de este proyecto ha contribuido definitivamente la cooperación que ha existido entre nuestros numerosos colegas.

Con el fin de obtener datos referentes a la composición elemental del barro, se utilizó un análisis instrumental de activación neutrónica. El resultado final de este análisis es un conjunto de concentraciones elementales de las pastas del barro, las cuales constituyen una huella química para un espécimen dado de cerámica. De la misma forma que se comparan estas huellas, también los perfiles de composición pueden ser comparados, bien entre sí o con referencia a un grupo químico definido que haya sido formulado para representar la producción cerámica de una determinada región.

Aplicando un análisis estadístico de multietapa y multidimensional a las vasijas Códice, se establecieron entre éstas dos grupos principales claramente diferenciados. La mayoría de las vasijas del estilo Códice tienen carbonato como desgrasante y se dividan en dos grupos principales. Tanto la extensión del traslape, como un modelo común de correlaciones entre el barro diferente, sugieren que aquellas variedades encontradas en el material de menor representación pueden también a veces encontrarse en un modelo regional de composición.

Una región de producción razonable para el estilo Códice puede ser deducida del modelo químico general de los grupos definidos, así como de la procedencia de los especimenes excavados o recuperados de la superficie que tengan perfiles químicos similares. Cuatro de las seis muestras del estilo Códice rescatadas durante las recientes excavaciones en El Mirador, pertenecían a la agrupación mayor y otros tiestos analizados de El Porvenir, un sitio no estudiado y poco conocido, fueron clasificados así mismo en la agrupación mayor.

Si examinamos la información química de aquellos tiestos que presentan perfiles químicos similares, los resultados son consistentes con la teoría de que la producción del estilo Códice se concentraba en un área muy pequeña, siendo producido en talleres localizados en las cercanías de un sitio arqueológico. Nuestros datos indican que estos talleres estaban localizados en la zona noroestecentral del departamento de Petén, cerca de los sitios arqueológicos de Pacaya y El Mirador.

Nuestra conclusión ha sido confirmada por las excavaciones recientes efectuadas por Richard Hansen (Hansen et al 1991), quien encontró cerámica del estilo Códice en el contexto arqueológico del sitio de Nakbe, situado al este-sureste de El Mirador y Pacaya. Así mismo, Hansen encontró más de 60 trincheras de saqueadores en las pirámides y edificios de Nakbe. Por lo tanto, nuestros datos sugieren que el estilo Códice fue producido en abundancia en Nakbe y durante un tiempo limitado en sus alrededores. Nuestra conclusión ha sido apoyada por el perfil químico similar que presentan todos los tiestos y vasijas complejas pintadas del estilo Códice. Claramente, el estilo Códice era un tipo distinto a la cerámica policromada Maya y posiblemente es un nuevo grupo arqueológico de esa cerámica, particular a la producción de la cerámica en el área de Nakbe durante el periodo Clásico Tardío.

Los perfiles químicos de la cerámica del este de Petén la identifican como un grupo relativamente cohesivo de vasijas que son químicamente distintas a los del estilo Códice (Figura 8). No existe ningún traslape químico entre ambos, lo que sugiere que cada uno representa la producción cerámica de una región geológica y geográficamente separada. Como se mencionó anteriormente, el estilo Códice fue creado en talleres en los alrededores de Nakbe. Basados en datos químicos, estilísticos y jeroglíficos, el grupo del estilo del este de Petén pertenece a la producción de cerámica en la región oriental de Petén, en Guatemala, considerando la cerámica de Holmul, La Sufricaya y Naranjo.

Esta amplia región se identifica en más detalle como la ubicación de los talleres de cerámica gracias a su información “negativa”. Es decir, que tiestos excavados en los sitios que rodean esta región tienen mucho menos similitud química y estilística con esta cerámica negro-sobre-crema de línea fina. Los sitios circunscritos incluyen Ixtonton, Tayasal, El Zotz, Tikal, Uaxactun, curveando entre el Belice Central (incluyendo Barton Ramie, San José y Altun Ha, hacia el sur hasta Caracol). La similitud química de cada grupo a la cerámica excavada en los sitios al este y norte de Petén, respectivamente, señalan a dichas regiones como los lugares donde se localizaban los talleres creadores de los estilos cerámicos.

Cuando se compara vasija con vasija, sin embargo, el grupo del estilo del este de Petén presenta diferencias químicas significativas (Figura 9). Aun más, ninguno es atribuible a un grupo de composición química que pueda ser claramente asociado con un sitio arqueológico particular. Esta variabilidad química y la falta de una fuerte correlación con algún sitio arqueológico de los que tenemos datos químicos, sugieren que estas vasijas son el producto de talleres localizados en diferentes áreas por todo el este de Petén.

De manera interesante, los tiestos pintados en este estilo han sido excavados arqueológicamente en Buenavista, Belice, por Ball y Taschek (1991). Buenavista se encontraba produciendo su propia versión de la tradición de pintura negro-sobre-crema en línea fina (el tipo cerámico Chinos Negro sobre Crema), siendo estos ejemplos estilísticamente diferentes de otros tiestos Chinos Negro sobre Crema excavados por Ball y Taschek en el basurero de un palacio localizado en el centro del sitio. Estos otros tiestos representan la cerámica de la élite finamente pintada y de alta calidad (cf.MSBX76 y MSBX78; Figura 9b, c). El texto pintado en MSBX76 menciona a un personaje real cuyo nombre también se registra en un monumento tallado de piedra de procedencia desconocida (Figura 9a). La frase nominal en MSBX78 incluye el nombre de un lugar contra el cual el gobernante de Naranjo (Señor K’ak-Til) hizo la guerra (ver glifo en G7 en la Estela 22 de Naranjo; Houston, Stuart y Taube 1992:506-507). Química y estilísticamente, estos dos tiestos son similares, así como con el plato haw-te’ MS1674 (ver Figura 3d). Al mismo tiempo, sus perfiles químicos son muy diferentes a la cerámica producida en Buenavista, Belice.

Por lo tanto, estos dos tiestos deben ser importados desde Buenavista y es lógico sugerir que los personajes mencionados en ellos no son de Buenavista. Desafortunadamente, los perfiles químicos de estas muestras no presentan ninguna semejanza con tiestos excavados arqueológicamente de los cuales sí tenemos datos químicos. Por lo tanto, en este momento no es posible sugerir la ubicación de los talleres en donde estos tiestos fueron creados. Tampoco podemos señalar a ningún sitio como el origen de los personajes cuyos nombres aparecen registrados en los tiestos y en el monumento tallado sin procedencia.

Un tiesto excavado en Buenavista, Belice (MSBX77; Figura 11c) es estilísticamente muy similar a un famoso vaso cuyo artista y mecenas de la élite eran miembros de la dinastía real de Naranjo (MS1375; Figura 11b). De hecho, se cree que el mismo artista pintó ambos vasos. Los dos tienen el Glifo Emblema de Naranjo en sus textos jeroglíficos, aunque pequeñas diferencias en la formación de cada glifo puede señalar a MSBX77 como la obra de otro artista. Químicamente, MSBX77 y MS1375, no son similares entre ellos. MS1375 corresponde químicamente con MS1374, un vaso claramente pintado por el mismo artista que creó MS1375 y sus perfiles químicos son similares a los tiestos de Naranjo.

Por otro lado, MSBX77 es químicamente similar a MS1396 pero ninguno es similar al perfil químico de MS1375 o a ninguna cerámica muestreada de Naranjo. Sin embargo, la frase nominal en MS1396 (Figura 5c) incluye el título wak-tsuk “7 calabaza” que aparece frecuentemente en las frases nominales de los miembros del linaje reinante de Naranjo (cf.MS1375; Figura 11b). Por lo tanto, MSBX77 y MS1396 son periféricos a la producción cerámica de Naranjo conforme se define actualmente, aunque la evidencia glífica y estilística podría sugerir que estos dos vasos (MSBX77 y MS1396) fueron creados en talleres que deberían localizarse en Naranjo pero en lugar de eso pueden encontrarse en cualquiera de los varios sitios dentro de la unidad política de Naranjo en el este de Petén. Futuras investigaciones prometen aclarar esta situación.

En conclusión, la cerámica del estilo Códice es una tradición distintiva del periodo Clásico Tardío de la región norte central del departamento de Petén, Guatemala. Está estilística, química, geográfica y culturalmente separada de la tradición de pintura negro-sobre-crema de línea fina que actualmente puede identificarse como una producción cerámica contemporánea en los talleres localizados en la zona oriental de Petén y áreas aledañas de Belice. La variabilidad química y estilística del grupo sugiere que este estilo de pintura representa una producción en más de sólo unos cuantos sitios. Sin embargo, el hecho de que los artistas comparten rasgos iconográficos, epigráficos y formales, es evidencia sólida de un intercambio de información entre los productores y por extensión, entre los consumidores y usuarios de este estilo cerámico. Por lo tanto, la cerámica del este de Petén es un indicador de las relaciones sociopolíticas en la región durante el periodo Clásico Tardío.

REFERENCIAS

Ball, Joseph W. y Jennifer T. Taschek

1989        Teotihuacan’s Fall and the Rise of the Itza: Realignments and Role Changes in the Terminal Classic Maya Lowlands. En Mesoamerica After the Decline of Teotihuacan: A.D. 700-900, editado por R. Diehl y J. Berlo, pp.187-200. Dumbarton Oaks, Washington, D.C.

1991        Late Classic Lowland Maya Political Organization and Central-Place Analysis: New Insights from the Upper Belize Valley. Ancient Mesoamerica 2 (2):149-165.

Chase, Arlen F. y Diane Z. Chase

1987        Investigations at The Classic Maya City of Caracol, Belize: 1985-1987. Pre-Columbian Art Research Institute Monograph, No. 3. San Francisco.

Coe, Michael D.

1973        The Maya Scribe and His World. Grolier Club, New York.

Hansen, Richard D., Ronald L. Bishop y Federico Fahsen

1991        Notes on Maya Codex-Style Ceramics from Nakbe, Peten, Guatemala. Ancient Mesoamerica 2, 2, pp.225-243.

Houston, Stephen D.

1983        Warfare between Naranjo and Ucanal. En Contributions to Maya Hieroglyphic Decipherment, 1, editado por S.D. Houston, pp.31-39. HRAFlex Books, New Haven.

1987        Notes on Caracol Epigraphy and Its Significance. En Investigations at The Classic Maya City of Caracol, Belize: 1985-1987, editado por A.F. Chase y D.Z. Chase, pp.85-100. Pre-Columbian Art Research Institute Monograph 3. San Francisco.

Houston, Stephen, David Stuart y Karl Taube

1992        Image and Text on the “Jauncy Vase.” En The Maya Vase Book, Vol.3, editado por J. Kerr, pp.499-512. Kerr Associates, New York.

Reents-Budet, Dorie

1994        Painting the Maya Universe: Royal Ceramics of the Classic Period. Duke University Press, Durham.

ReentsBudet, Dorie y Ronald L. Bishop

1987        The Late Classic “Codex Style” Polychrome Pottery. En Memorias del Primer Coloquio Internacional de Mayistas, 1985, pp.775-790. Universidad Autónoma de México, México.

Figura 1 Mapa de algunos sitios arqueológicos incluyendo aquellos en donde se produjo el estilo

Códice y el estilo del este de Petén

Figura 2 Vasijas pintadas en el estilo del este de Petén (fotografías por Ronald Bishop)

Figura 3 Vasijas pintadas en el estilo Códice (fotografías por Ronald Bishop)

Figura 4 La Secuencia Primaria Estándar pintada en algunas vasijas del estilo del este de Petén (dibujos

Dorie Reents-Budet [MS0277, K1547, MS1674, MS1417] y Bárbara MacLeod [MS1446, MS1421])

Figura 5 Comparación de la Secuencia Primaria Estándar pintada en algunas vasijas del estilo

Códice y la del estilo del este de Petén (dibujos por Dorie Reents-Budet)

Figura 6a Figura cautiva representada en el Altar 8 de Tikal (dibujo por W. Coe)

Figura 6b El nombre de la figura cautiva en el Altar 8 y el mismo nombre pintado en la vasija

MS1396, una vasija pintada en el estilo del este de Petén

Figura 7 Varios Glifos Emblema de:

a. MS1445 (dibujo por Bárbara MacLeod)

b. La cueva de Naj Tunich, Dibujo 66 (dibujo por Andrea Stone)

c. Estela 9 de Xultun (dibujo por Ian Graham)

d. Estela 4 de Ucanal (dibujo por Ian Graham)

Figura 8 Los nombres de los artistas y/o de los talleres de tres vasijas de la región del este de Petén:

a) MS1398; b) MS1445; c) MS1446 (dibujo por Bárbara MacLeod)

Figura 9 Distribución de las vasijas y tiestos del estilo Códice y el estilo del este de Petén,

siguiendo un análisis estadístico multietapa y multidimensional de perfiles químicos,

que ilustran las dos divisiones principales

Figura 10 Distribución de las vasijas y tiestos del estilo del este de Petén con la cerámica excavada en

Buenavista del Cayo, Belice, siguiendo el análisis estadístico multietapa y multidimensional

de perfiles químicos, que ilustran sus divisiones

Figura 11a Piedra esculpida sin procedencia; el personaje mencionado en este texto también se

encuentra en la Secuencia Primaria Estándar pintada en MSBX76 (dibujo por David Stuart)

Figura 11b MSBX76, un tiesto pintado en el estilo del este de Petén excavado de Buenavista, Belice

(dibujo por Bárbara MacLeod)

Figura 11c MSBX78, un tiesto pintado en el estilo del este de Petén excavado de Buenavista, Belice

(dibujo por Dorie Reents-Budet)

Figura 12a MS1375: esta vasija, pintada en el estilo del este de Petén, fue creada por el famoso artista

Ah Maxam, quien era uno de los hijos de Gobernante 3 de Naranjo. Su perfil químico indica que fue

fabricada en un taller localizado en el área de Naranjo (dibujo por Bárbara MacLeod)

Figura 12b MSBX77: es posible que este tiesto, excavado en Buenavista, Belice, hubiera sido pintado

por el artista Ah Maxam de Naranjo. Sin embargo, las pequeñas diferencias en los glifos ponen en duda

esta interpretación. Además, su perfil químico no tiene semejanza con el de la producción de cerámica

en Naranjo como la entendemos actualmente (dibujo por Dorie Reents-Budet)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *