Asociación Tikal

18 Función, arquitectura y ritual en tres plazas ceremoniales de Ixtonton, Petén – Juan Pedro Laporte – Simposio 6, Año 1992

Descargar este artículo en formato PDF

Laporte, Juan Pedro

1993        Función, arquitectura y ritual en tres plazas ceremoniales de Ixtonton, Petén. En VI Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 1992 (editado por J.P. Laporte, H. Escobedo y S. Villagrán de Brady), pp.231-249. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

18

FUNCIÓN, ARQUITECTURA Y RITUAL EN TRES PLAZAS CEREMONIALES DE IXTONTON, PETÉN

Juan Pedro Laporte

En simposios anteriores hemos enfatizado sobre aspectos geográficos y del asentamiento prehispánico del noroeste de las Montañas Mayas, región en la cual, dentro de un marco de carácter segmentario, múltiples centros participaron de un desarrollo paralelo, formando un estilo regional que tiene su mejor expresión en la arquitectura.

En el valle de Dolores se encuentra Ixtonton como centro rector, así como otros asentamientos secundarios, todos ellos compuestos por áreas ceremoniales bien definidas y por zonas habitacionales complejas (Laporte et al 1989; Laporte 1992; Figura 1). El marco temporal abarcó del Preclásico Tardío al Clásico Terminal, seguido por algunas manifestaciones Postclásicas.

El área central de Ixtonton (Figura 2) se compone de las Plazas Este y Oeste, acompañadas por dos patios para el juego de pelota, otras plazuelas de menor tamaño (norte, noroeste y sureste) y por tres calzadas que proceden de distintos grupos del sitio, principalmente los denominados Ixtonton 2 y 86. Algunas secciones asignadas al área habitacional, por ahora integrada de 114 grupos, podrían pertenecer al área ceremonial, de considerar su cercanía con dichas calzadas.

El proceso de crecimiento de las plazas ceremoniales de Ixtonton confirió la dimensión y asociación arquitectónica actual, por lo que el determinar los estadios constructivos principales permite conocer este proceso. La secuencia constructiva fue determinada mediante el análisis comparativo de nivelaciones, rellenos, pisos y estratigrafía de pozos en los ejes principales. Por motivos de espacio se refiere en esta ocasión cuatro estadios primarios, a manera de tratar las estructuras principales y sus remodelaciones diagnósticas, aunque en los planos que observaremos se presentan también otras edificaciones menores.

La Plaza Este es un espacio de 4335 m² rodeado por cuatro estructuras. Representa la sección principal de Ixtonton y a su alrededor se desarrollaron los otros espacios empleados en la conducción política y ritual que este centro desempeñó a través del tiempo. La función de la Plaza Este fue determinada por la forma y combinación de las estructuras que ocupan los lados este y oeste del patio. Dentro de este espacio y en asociación al eje que normó a las estructuras, se encuentran los monumentos que fueron erigidos durante el Clásico Tardío. Esta configuración, aunada a la especial planta que detenta la Plataforma Este, indica que la función de la plaza estuvo relacionada con rituales dedicados al paso del tiempo y por ende, al ciclo agrícola (Fialko 1988). Estos conjuntos arquitectónicos se encuentran a través de las Tierras Bajas Mayas Centrales desde el Preclásico, siendo Ixtonton un caso más de ello. La asociación política de estos complejos es el objeto de un estudio más amplio que refiere aspectos de definición territorial y jerarquía socio-política en un nivel regional.

A su vez, la Plaza Oeste, con 3700 m², exhibe al centro a la Estela 1, fragmentada y erosionada. A este patio desemboca la Calzada Sur. Hay ocho estructuras dispuestas a manera de ubicar la edificación principal, de carácter piramidal, en el lado sur del patio.

La tercera plaza considerada en esta ocasión, un grupo denominado Ixtonton 2, se encuentra sobre una elevación natural que fue parcialmente modificada a manera de semejar un basamento piramidal que mide 38 m altura. Al frente tiene tres cuerpos mayores y una escalinata de 11 m ancho que asciende hacia una terraza que circunda al cerro y luego hacia la cima. Sobre la terraza referida, que se integra de cuatro sectores, se encuentra la Plaza B, espacio de 480 m² alrededor del cual se ubicó a cuatro estructuras que cierran al patio, con la mayor en el lado oeste. En la cima del cerro se encuentra la Plaza A, con ocho estructuras, cuatro de ellas mayores, dispuestas alrededor de un patio de 400 m², área reducida al considerar el volumen constructivo, de acuerdo a un patrón de plaza Sur Cerrado.

En la exploración de los espacios y estructuras que conforman las tres plazas tratadas participaron 22 estudiantes en prácticas de campo, algunos de ellos en varias ocasiones, entre 1987 y 1992: A. Anzueto, S. Barrientos, C.A. Barrios, L. Corzo, F. De León, H. Escobedo, E.V. García, V. Genovez, O. Gómez, M. Hernández, A. Jacobo, N. López, M. Marroquín, L. Midence, P. Morales, G. Orellana, I. Rodas, J. Roldán, J. Samayoa, F. Solares, J. Suasnávar y C. Wolley, además de los arqueólogos R. Torres y J.P. Laporte.

ESTADIO CONSTRUCTIVO GENERAL 1: PRECLÁSICO TARDÍO

La configuración original del terreno que ahora ocupan las plazas centrales del sitio refiere una meseta reducida con el extremo norte de la plaza principal más elevado. La primera nivelación consistió en un relleno de tierra amarillenta compacta, seguida por un nivel que incluye abundantes caracoles o jutes (Pachychilus indiorum), restos de un proceso alimenticio (Healy, Emery y Wright 1990). Este rasgo ha sido reportado en otros sitios del área (Mopan 3-Este), siempre bajo los pisos más tempranos. Esta nivelación corresponde al inicio del Preclásico Tardío (Chicanel 1); en el relleno también hay materiales cerámicos diagnósticos de etapas anteriores, aunque sin ninguna asociación con actividades constructivas.

El Piso 1 se localiza en toda la extensión de la plaza, promedia 1.30 m bajo la superficie; conserva huellas de haber estado pintado de color rojo. Los pozos de la Plaza Oeste indicaron que la dimensión original de la Plaza Este fue aún mayor que la actual, a manera de alcanzar posiblemente la mitad del área de aquélla. Pocos elementos constructivos pertenecen a esta nivelación original, salvo un talud de 0.70 m altura en el extremo este de la plaza, cubierto por la posterior construcción de la Plataforma Este. A su vez, bajo la Pirámide Oeste fue determinada una esquina remetida de algún muro (0.50 m altura), tal vez de una plataforma de reducida dimensión.

La primera evidencia arquitectónica en Ixtonton se encuentra con la habilitación del Piso 2, que promedia 0.95 m bajo la superficie de la plaza. Sucedió en la parte avanzada del Preclásico Tardío (Chicanel 2), etapa en que muchos centros del área Maya Central también florecen (Pyburn 1989).

La primera versión de la Plataforma Este (Figura 3) se integró por cinco cuerpos escalonados asimétricos en cuanto a altura y dimensión de los descansos, debido a una inclinación general hacia el sector norte (de 0.30 m). Los cuerpos fueron repellados mediante fino estuco. Es un basamento longitudinal de 63.50 m, con tres escalinatas en el lado frontal; no tiene otros elementos arquitectónicos sobre la plataforma superior. Tampoco parece incluir la proyección posterior que suele mostrar este tipo de basamento. No se conoce el sistema ofrendario, salvo por un escondite posiblemente dedicatorio (Escondite 4) ubicado fuera del eje normativo, el cual solamente contuvo a tres platos miniatura sin engobe.

Conjuntamente a la anterior fue construida la primera versión de la Pirámide Oeste, una estructura de cuerpos escalonados. Las formas arquitectónicas resultaron poco definidas por la mala condición de conservación de la estructura. Muchas décadas de quema y cultivo han causado severo daño, debido principalmente a la disolución de la piedra caliza y la erosión que su altura y configuración propician. Se conocieron varios cuerpos de 0.80 m altura y algunos fragmentos de la escalinata frontal con dos escalones por cada cuerpo, sistema similar al empleado en la construcción de la siguiente versión. Se considera que alcanzó una altura aproximada de 7 m.

ESTADIO CONSTRUCTIVO GENERAL 2: CLÁSICO TARDÍO INICIAL

Luego de un largo periodo de poca actividad constructiva, sucedió un rápido crecimiento de la zona ceremonial durante el Clásico Tardío. Esta situación de parcial abandono es similar a la reportada en muchos otros centros de las Tierras Bajas Centrales. Recientemente, G. Willey (1990) apoyó el traslape de materiales de tradición Chicanel con cerámicas de tradición Clásica como factor incidente en la poca clarificación de la ocupación de los siglos IV a VI DC, apoyado en las problemáticas determinadas en Ceibal.

Al iniciar el Clásico Tardío, en Ixtonton se desarrollaron áreas previamente existentes, así como nuevos espacios para la conducción política y ritual de este centro rector (Figura 4). Sobresale la habilitación de las primeras calzadas que ingresan al sitio. La posición cronológica del estadio es compleja debido a que algunos rellenos sugieren al Clásico Temprano; sin embargo, otros rellenos mezclados hacen preferible considerar que corresponde al inicio del Clásico Tardío.

En la Plaza Este, el Piso 3 promedia 0.70 m bajo la superficie de la plaza. La estructuración de la segunda versión de la Plataforma Este es similar en forma a la primera, aunque con cambios en cuanto a técnica constructiva y dimensión. Estuvo formada por tres cuerpos salientes respecto de la escalinata, mientras que continuó con tres escalinatas frontales, las cuales luego de nueve peldaños, llegan a empalmar con el piso superior del estadio anterior, el cual fue reutilizado. No presentó el grueso recubrimiento de repello de la etapa anterior; más bien empleó piedra de varios tamaños, colocadas en posición de soga. Se encontró una pequeña plataforma al centro del basamento, compuesta por varios cuerpos escalonados; no se le conoció escalinata por su estado fragmentario. Esta versión no parece haber incluido prototipos de los templetes laterales construidos durante el siguiente estadio.

La Pirámide Oeste, de planta cuadrangular, fue mejor conocida en el lado norte. Tiene escalinata central, delimitada por cuerpos salientes cuya altura corresponde solamente a la de dos escalones. Hacia el oeste, el paramento se interrumpe por la presencia de escalinata auxiliar, para luego continuar hasta la esquina noroeste, remetida y con moldura. También en otros dos lados de la estructura fue conocida escalinata; en ellas se observó que los escalones poseen estuco pintado con colores rojo y negro. Por esta conformación se asume que esta segunda versión, así como posiblemente la primera, fue radial, no sostuvo superestructura sobre la plataforma superior y alcanzó 10.50 m altura, lo cual responde al patrón establecido para otras regiones de las Tierras Bajas Centrales. Para este momento, la Pirámide Oeste fue más alta que la Plataforma Este, un rasgo que podría estar relacionado a aspectos cronológicos.

Algunas remodelaciones menores sucedieron sobre esta versión de la pirámide. Se construyó algún agregado en el lado frontal, el cual dejó a la escalinata de manera remetida, con el muro inferior cubierto con un repello pintado de rojo.

Fue en la Plaza Oeste donde se observó una importante actividad constructiva. El piso primario fue mencionado como extensión de la Plaza Este durante el estadio Preclásico. A un promedio de 0.50 m profundidad bajo la superficie, se localizó el Piso 2, estucado, que corresponde a este estadio del Clásico Tardío. Cubierto por el piso se encontró el Escondite 3, dedicatorio, con cuatro cuchillos de pedernal, un espejo de pirita fragmentado, dos discos de pizarra y tres navajas prismáticas de obsidiana, depositado al construir muros de contención para agrandar el espacio de la Plaza Oeste.

Se construyó la primera versión de la Estructura Norte de este patio. De ella se pudo conocer solamente algunos elementos debido a las múltiples remodelaciones de que fuera objeto. No se determinaron rasgos del lado frontal. En el sector lateral incluyó especies de proyecciones salientes. Poco tiempo después fueron construidos muros que recubrieron a los originales y una plataforma que alteró al sector lateral este.

En el lado sur de la Plaza Oeste se encuentra un alto basamento piramidal, el segundo de ese carácter en las plazas centrales del sitio. Aunque no es posible precisar su función, en este programa constructivo se infieren aspectos ceremoniales. Debió alcanzar 22.50 m largo y 12 m ancho, compuesta por tres cuerpos inclinados y una banqueta en la plataforma superior, hasta alcanzar 9.20 m altura. Los muros se componen de piedra colocada de soga con mortero que incluye abundantes cuñas. El muro inferior es inclinado, de 2.80 m altura. La escalinata tiene 2 m de saliente. Es notorio que la escalinata fue adosada al muro frontal de la estructura, un rasgo constructivo inusual que permite plantear la existencia de una etapa en la cual predominó como técnica constructiva la habilitación de escalinatas sobre secciones de cuerpos previamente concluidos, como también fue observado en varias estructuras del Grupo Ixtonton 2. Por este rasgo compartido, se considera que durante este mismo estadio sucedió la habilitación de la Calzada Oeste, la cual procede de dicho grupo.

EL GRUPO IXTONTON 2

Las primeras construcciones que se elevaron en la Plaza A del grupo fueron las Estructuras Este y Sur (Figura 5). La primera de ellas es un basamento de planta rectangular que cierra la plaza hacia el este. Su función incluye recibir a la escalinata que asciende el cerro, la cual alcanza el muro posterior de esta estructura. Fue habilitada mediante un relleno de piedra quebrada grande y poca tierra suelta. No tuvo función funeraria colateral.

La Estructura Sur, la principal del grupo, consistió de un alto basamento formado por cuatro cuerpos escalonados construidos con piedra tallada de tamaño mediano. El relleno del basamento es de piedra caliza quebrada de tamaño grande y mediano con tierra blanca, está delimitado por muros de contención que forman cajas o emparrillados, compuestos por piedra caliza quebrada sobrepuesta. La escalinata condujo hacia un pequeño templo. Esta escalinata también fue adosada al paramento frontal, rasgo anteriormente discutido.

Los muros exteriores del templo tienen moldura. Salvo por la propia contrahuella, no presentó escalón de ascenso hacia la cámara, la cual tiene 1.28 m de ancho. Los muros están construidos con piedra bien cortada dispuesta en posición de soga, técnica empleada en la mayor parte de estructuras de Ixtonton. El piso interior muestra estuco pintado de rojo, con huellas de zonas quemadas, asociado tal vez a los abundantes fragmentos de incensarios localizados en su interior. Los muros fueron habilitados sobre el nivel de la cámara y no desde la plataforma superior del basamento, un especial rasgo constructivo compartido por los templos laterales habilitados posteriormente.

El rasgo topográfico más notorio del cerro que sostiene al Grupo Ixtonton 2 es la presencia de una amplia terraza compuesta por varios sectores. En la Terraza Norte se conoció un alto muro inclinado coronado por una cornisa y una serie de banquetas que permiten el ingreso hacia la Plaza B, lo cual indica que en su forma original, la terraza fue de menor dimensión a la actual. Sobre esta sección están dispuestos distintos elementos arquitectónicos que integran a la Plaza B.

La Estructura Oeste define el patrón de disposición para la Plaza B, es un amplio basamento cuya longitud es un poco mayor de 20 m y un ancho de 8.80 m. Desde su primera versión se estableció el eje (25) y la forma arquitectónica que privó hasta su total recubrimiento. Existe un muro norte-sur anterior a la construcción de esta estructura.

La primera versión de la Estructura Oeste fue de planta rectangular, compuesta por cuatro cámaras abovedadas dispuestas en dos sectores unidos por un pasillo. A cada sector se ingresa por un acceso que incluye dos escalones y posteriormente, un acceso sin escalón desde la cámara anterior a la posterior. Las cámaras del sector sur se conocen como A y B, mientras las del sector norte son C y D, estas últimas objeto de diversas remodelaciones en estadios posteriores, mientras que las primeras funcionaron sin cambios apreciables. Estos espacios miden 4 m largo y 1.80 m ancho los delanteros y 6 m largo y 2 m ancho los posteriores.

Entre las Plazas A y B se presenta un alto talud de 5.60 m altura que reveló contener una estructura adicional, un largo basamento con distintos espacios abovedados. El tipo de piedra empleado para la construcción es de bloques pequeños tallados y sobrepuestos. La Estructura Sur es de planta compleja. Integra tres cámaras frontales, de las cuales solamente la central permite el paso hacia una segunda crujía longitudinal. Frente a cada cámara se elevó una escalinata formada por dos gradas y por el plano frontal del edificio, a manera de dejar vista la pestaña que forma parte del basamento. El vano de acceso a las cámaras es más amplio de lo que suele ser en otras edificaciones de Ixtonton, entre 1.50 m y 1.80 m, mientras que los muros siguen el patrón usual de 0.80 m grosor; estas cámaras promediaron 4 m largo y 2 m ancho de espacio interior.

La segunda crujía se abre hacia las cámaras laterales, las cuales a su vez se extienden hacia plataformas frontales. Frente a estas también hubo escalinata, por lo que el basamento en general debió contar con cinco de ellas. Dentro de esta cámara longitudinal se encuentran dos espacios remetidos que desde la primera versión constructiva contuvieron bancas de 1.40 m ancho, 2.60 m largo y 0.44 m altura, lo cual permite un reducido espacio interior de 0.85 m ancho.

ESTADIO CONSTRUCTIVO GENERAL 3: CLÁSICO TARDÍO FINAL

Representa el mayor esfuerzo constructivo del área ceremonial de Ixtonton. Todas las estructuras fueron remodeladas y se construyeron nuevas unidades (Figura 6). El programa responde al final del Clásico Tardío; sin embargo, algunos de los rasgos pueden responder al Clásico Terminal, según lo sugiere el material cerámico recuperado bajo algunos pisos.

En el caso de las áreas habitacionales, la mayor parte de grupos demostraron haber sido construidos entonces, aunque pudieran haber existido anteriormente. Todos los sectores que conformaron a Ixtonton estuvieron ocupados. El sitio alcanzó más de 7 km², con complejos especializados, como fue el caso de lo funerario en el sector oriental del sitio (Laporte et al 1988).

En la Plaza Este, el Piso 4 se encuentra en las partes superiores de los pozos. Debió existir otro piso aún superior que represente al Clásico Terminal, el cual puede localizarse solamente junto a las estructuras.

Nuevos edificios cerraron el espacio de esta plaza. Las Estructuras Norte y Sur son plataformas rectangulares que tienen la particularidad de presentar la escalinata en el lado posterior. Este rasgo arquitectónico define un patrón adoptado en Ixtonton, compartido por sitios cercanos, principalmente Moquena e Ix Ak.

Ahora bien, ¿cómo responde la Pirámide Oeste a todas las innovaciones arquitectónicas sucedidas en este estadio, principalmente al fuerte crecimiento de la Plataforma Este? De manera poco usual para una secuencia constructiva, la tercera versión fue objeto de recubrimientos parciales que alteraron principalmente al sector frontal de la pirámide, mientras que cuerpos y escalinatas de etapas anteriores fueron conservados, especialmente en el lado norte.

Se recubrió a los tres cuerpos inferiores frontales mediante la construcción de una especie de casquete compuesto por un solo cuerpo. Como parte del mismo programa se recubrió parcialmente a la escalinata del lado sur de la estructura, resultado de la unión con la Estructura Noreste de la Plaza Oeste. En el lado oeste se recubrió el cuerpo inferior, lo cual, aunque poco claro en las excavaciones, puede estar relacionado a la construcción del patio de Juego de Pelota No.1.

Otra motivación para estos cambios parciales fue el adosamiento en la sección noreste de la pirámide del parapeto de la Calzada Norte, la cual culmina así su ingreso al sitio. De estar correcta la secuencia que presentamos, la construcción de esta calzada sería ligeramente posterior a las otras dos.

En la Plataforma Este se conservan muchos rasgos arquitectónicos que permiten una amplia descripción. La nueva versión consiste de un basamento cuyo largo supera los 100 m, con tres escalinatas, que sostiene una estructura de varias cámaras al centro y dos templetes de menor altura, ubicados uno a cada extremo del largo montículo. En la región de Dolores es el basamento mayor de los identificados como tales, seguido por los establecidos en Sacul 3 (un centro secundario) y luego por Ixkun, otro centro rector. Las dimensiones de la Plataforma Este de Ixtonton se asemejan en el largo, si no en la altura, a edificios de función similar presentes en los sitios mayores del noreste de Petén, incluyendo los de Tikal y Uaxactun.

El basamento sostuvo a una elevación piramidal con escalinata central y esquinas redondeadas. Los muros laterales se proyectan directamente hacia la saliente trasera que caracteriza a este tipo de edificios en la región de Dolores. En las dos etapas iniciales, la escalinata central alcanza la plataforma superior, la cual está coronada por una serie de tres banquetas superpuestas. Una tercera etapa recubrió los elementos anteriores y edificó una nueva banqueta en la parte superior. Se depositó entonces un escondite dedicatorio en el eje normativo (Escondite 10). Consistió de dos platos pequeños, del tipo Tinaja Rojo, en posición de labio a labio, sin contener elementos en el interior. No parece haber pasado mucho tiempo antes de que estas banquetas fueran remodeladas por otras y, finalmente, que se decidiera construir un masivo templo empleando algunos de los anteriores elementos. Este fue el denominado Templo Este. Fue determinado un escondite dedicatorio (Escondite 9) bajo la escalinata, compuesto por dos platos en posición labio a labio; contuvo un cráneo infantil según se deduce de algunos restos óseos indeterminados y ocho piezas dentarias.

La Etapa 4 del Templo Central, la más importante, recubrió los elementos anteriores a manera de formar una edificación de dos niveles, una de las obras arquitectónicas más complejas logradas en Ixtonton. A pesar de la erosión frontal, la cámara inferior de este templo pudo tener 8.50 m largo y 1.50 m ancho; debió contar con banqueta exterior y una plataforma de unión con la escalinata.

La cámara superior del templo está construida con muros de piedra pequeña colocada de soga y punta, con cuñas y argamasa. Existen agujeros de ventilación en su interior. En el derrumbe interior de la cámara hubo piedra con corte angular que indica la presencia de bóveda de mampostería. El acceso fue central, con muros de 1 m grosor. La cámara tiene 6.50 m largo y 1.50 m ancho.

Al centro de esta cámara existe una especie de altar de mampostería, ligeramente desplazado del eje, sobre el que se encontraba una piedra caliza de dimensiones mayores, que es la parte fracturada de una estela (#7) que formó parte del muro posterior como lo indica la posición de su espiga. Fue destruida por acción de fuego y robada en múltiples fragmentos. Algunos restos indican que fue un monumento esculpido. Junto a ella se encontraron fragmentos de incensarios sin engobe.

En los extremos del basamento que conforma la Plataforma Este fue determinada la presencia de dos estructuras orientadas hacia el Templo Este. Son los denominados Templetes Norte y Sur. Son similares en planta y dimensión, con basamentos que sostienen una cámara de 5.50 m largo y 1.60 m ancho, construidas en piedra cortada pequeña y cuñas, con muros de 0.80 m grosor. Estos templetes fueron abovedados. El material interior de las cámaras indica que hubo algún ritual tal vez durante el Postclásico, son abundantes los fragmentos de incensarios, algunos cilindros con apéndices laterales y figuras humanas aplicadas.

Aspecto importante durante este estadio constructivo de la Plaza Este, así como en general del sitio, fue la erección de monumentos. Algunos de ellos pudieron pertenecer al estadio anterior, pero la falta de información epigráfica impide su determinación. Frente a la Plataforma Este se encuentran seis estelas, cinco de ellas se consideran del Clásico Tardío. El salvajismo empleado en el saqueo y robo de estas estelas ha dejado solamente algunos fragmentos, principalmente las espigas, para conocer su ubicación respecto del eje normativo del complejo astronómico o de ritual público.

Hubo una estela frontal (#5) que debió ser de gran tamaño, a la cual se le depositaron cuatro escondites en el Clásico Tardío (Escondites 5 a 8), introducidos en los pisos de época Preclásica. Este tipo de ofrenda suele comprender cuencos o vasos en posición labio a labio, los que posiblemente contuvieron cráneos de infantes, según se infiere por la presencia de piezas dentarias. El tipo cerámico predominante es Tinaja Rojo. Además, fue usual la presencia de incensarios, algunos con apéndices laterales, ahora totalmente fragmentados. En algunas ocasiones se incluyeron también artefactos de piedra tallada, a veces navajas de obsidiana.

Otras cuatro estelas ocuparon la fila posterior: una de ellas se encuentra al extremo sureste de esta sección (#7), con una profunda espiga; los fragmentos cortados en superficie podrían pertenecer a este monumento. Otra más se ubica en el extremo noreste de la sección; su espiga no fue explorada con el fin de preservar el original (#3). Hubo además otras dos estelas, una al sur que es lisa, fragmentada y de piedra caliza (#6) y otra al norte que es de pizarra (#2), dada a conocer en simposios anteriores (Escobedo y Laporte 1992), de la cual no se localizó la espiga en posición por lo que se asume que ocupó un lugar cercano al de su hallazgo. Un solo altar de piedra caliza (Altar 1), el cual no es completamente circular al poseer un lado achatado, acompaña a estos monumentos. Es probable que la posición original de este altar fuera frente a la estela de la fila anterior.

La presencia secuencial de estos monumentos representa el sistema empleado por otros centros rectores contemporáneos, tal como lo desarrollaron Ixkun, Sacul o Caracol en regiones cercanas. Aunque debido al vandalismo Ixtonton está vedado en la interpretación histórica Maya, es evidente que tuvo el ciclo completo de erección de monumentos según se infiere de la presencia de las espigas y la total ausencia, salvo en un caso, de los paneles tallados que dichas espigas sostuvieron.

LA PLAZA OESTE EN EL ESTADIO GENERAL 3

Fue en el Clásico Tardío cuando la Plaza Oeste alcanzó su dimensión actual, delimitada por varias estructuras (Figura 6). Los pozos efectuados al oeste de la plaza mostraron que el piso superior (Piso 3) cubrió a un grueso relleno de piedra caliza quebrada con poca tierra suelta, que alcanza a la roca natural. Esta misma nivelación fue reportada en el patio de Juego de Pelota No.1. Debió existir un piso aún superior (Piso 4) que representa la ocupación del Clásico Terminal, ahora erosionado.

El desarrollo de la Plaza Oeste responde al crecimiento del área ceremonial de Ixtonton. Aunque parte de ella ya existía desde las nivelaciones originales del sitio, es claro el deseo de formar un nuevo espacio ritual rodeado por estructuras masivas dedicadas a diversas funciones. Este espacio fue así mismo empleado para la erección de monumentos tallados que resaltaban la legitimidad y las hazañas de los gobernantes. La formación de este nuevo espacio ritual no restó importancia a la plaza del complejo astronómico o de ritual público; más bien permitió que las edificaciones de la Plaza Este pudieran ser objeto de remodelaciones arquitectónicas mayores, a manera de permitir una mayor capacidad para observar y participar en las ceremonias inherentes a estos complejos.

Además de las remodelaciones en las estructuras existentes al norte y sur de la plaza, fueron construidas nuevas unidades en los otros puntos cardinales. La Estructura Oeste, a través de cuatro etapas, tuvo la misma forma y función, a manera de variar solamente en cuanto a dimensión. El relleno de la tercera versión contuvo al Escondite 11, de carácter dedicatorio, compuesto por un plato del tipo Paixban Ante Policromo.

A su vez, la Estructura Este fue construida en un solo esfuerzo. El basamento tiene una planta compleja que incluye dos proyecciones en el frente y escalinata bifurcada, compuesta por una sección inferior con cuatro escalones de proporción poco usual, con huellas de 0.60 m y contrahuellas de 0.45 m. Estos rasgos especiales en el modelo general de Ixtonton son compartidos con la Estructura Norte de esta misma plaza.

La tercera versión de la Estructura Norte, con 34 m largo y 15 m ancho, no tuvo cámaras sobre la plataforma superior. A cada lado del basamento se le adosó una estructura de planta rectangular, similares en forma y función, con sendas cámaras cubiertas con techumbre perecedera. Las tres estructuras en conjunto conformaron un largo basamento que puede ser considerado como una sola edificación. En el lado frontal, la estructura tuvo tres cuerpos y muestra nuevamente los rasgos específicos mencionados antes: cuerpos que se proyectan hacia la plaza y escalinata bifurcada compuesta por escalones de ancha huella.

La presencia de estos rasgos en dos de las estructuras de la Plaza Oeste indica que un estilo arquitectónico específico era desarrollado durante el Clásico Tardío para estructuras de carácter funcional y ritual posiblemente similar. Alguno de estos rasgos, principalmente respecto de la escalinata, se ha reportado en varias estructuras de la plaza central de Ixtutz y de Sacul (Laporte et al 1991).

La única referencia de función funeraria colateral en las estructuras de estas plazas centrales fue obtenida en la Estructura Este. En asociación al eje de la estructura, fue introducido el Entierro 23, aún durante el Clásico Tardío. Lo anterior aclara que la función original de la Estructura Este no fue funeraria, por lo que su habilitación respondió al programa constructivo de carácter administrativo y ritual que se implementó entonces.

El Entierro 23 se encuentra dentro de un recinto cubierto por cinco lajas irregulares. Una colocación informal de piedras conformó una cista delineada por bloques mal labrados. El entierro es indirecto, primario, de un individuo adulto, tal vez masculino, en posición extendida en decúbito dorsal, con extremidades parcialmente flexionadas. Orientado de norte a sur. Por el carácter de la ofrenda se puede determinar que el entierro corresponde a una persona del grupo de élite. Como adornos portó una valva de concha Spondylus con perforación y varios objetos de piedra verde (dos orejeras y cuatro cuentas). La ofrenda cerámica consistió en un cuenco de base plana con tres soportes botón, del tipo Tinaja Rojo (A-396), un vaso cilíndrico de base plana del tipo Chantuori Negro sobre Naranja (A-397) y un plato trípode con soportes del tipo Toro Gubiado-Inciso (A-398).

La presencia de un enterramiento elitista en estructuras del núcleo ceremonial resulta interesante al ser el único caso registrado en el centro de Ixtonton, en donde al parecer el sistema funerario incluía la formación de grupos arquitectónicos específicos ubicados fuera del área central (Ixtonton 18, 19, 51).

En la otra estructura mayor de la plaza, es decir la Pirámide Sur, también se sucedió una remodelación importante. Frente a ella se encuentra una serie de piedras ahora informes, las cuales, por la presencia de una posible espiga, pueden ser los restos de algún monumento que fue erigido en dicho lugar (Estela 11). Parece haber sido un monumento liso.

La segunda versión de la Pirámide Sur tuvo 31 m largo y 25 m ancho, con esquinas redondeadas, formada por seis cuerpos, para alcanzar 9.30 m altura. La decoración de los cuerpos frontales se realizó mediante mascarones antropomorfos, de los cuales actualmente se conoce la armazón o estructura de piedra y cuñas que le sirvió de base al modelado del estuco, con diseños de color verde, rojo, negro y amarillo, por lo que cualquier elaboración sobre la figura representada resulta de carácter especulativo. Los tres cuerpos inferiores muestran la representación de la misma figura, de 1.15 m largo y 0.90 m altura, con un relieve sobre el muro de 0.20 m, con ojos formados por espacios cuadrangulares, con especie de tocado, nariz pronunciada y boca abierta con un alargamiento cuadrado y grandes orejeras; una cornisa de 0.20 m altura les protege. En el cuerpo inferior existen otras figuras adicionales sobre un panel saliente a cada lado de la escalinata, también antropomorfas (0.65 m ancho y 0.80 m altura), enmarcadas en especies de nichos. Por otra parte, los cuerpos superiores presentan mascarones de tamaño menor que los inferiores, son representaciones distintas en cada uno de los cuerpos superiores.

Un caso similar fue documentado en Caracol (Chase y Chase 1987), aunque entonces se habló de la representación de un monstruo terrestre. Nuestra falta de involucramiento en aspectos de carácter iconográfico impide una opinión concreta al respecto.

EL GRUPO IXTONTON 2

En la Plaza A se construyó enteramente a la Estructura Norte, a manera de cerrar el anterior espacio abierto del patio (Figura 7). Tiene planta cuadrangular de 12.50 m largo. Sostuvo una banqueta en la parte superior y posiblemente una cámara. Mostró la mayor depredación del grupo, por lo que pudo ser poco investigada. En la trinchera de saqueo fue observada la presencia de lajas de tamaño mayor, indicio de que hubo algún recinto funerario o de la calidad de la construcción. Las esquinas frontales se encuentran en mal estado y, como en el caso de las esquinas posteriores, son redondeadas, alzadas mediante cuartos de tambor. Este rasgo especial semeja una forma arquitectónica que pudo ser desarrollada tardíamente. Una aplicación similar fue determinada en una de las estructuras del Grupo Ixtonton 64, asociado a la Calzada Oeste.

La Estructura Este fue objeto de una serie de remodelaciones en la escalinata y sobre la plataforma superior, cuando se construyeron dos cámaras separadas por un pasillo de 2.60 m.

Al basamento original de la Estructura Sur le fueron adosados nuevos muros con el fin de ampliar sensiblemente su dimensión, a manera de crear espacio para sostener a dos nuevos templetes, además del correspondiente a la primera versión. Es curioso que los muros adosados contaron con un perfil arquitectónico distinto a los del basamento original, rematados con una cornisa saliente. Además de la escalinata original, fueron construidas otras dos, para las que se empleó la técnica de adosamiento descrita anteriormente. Estas tienen 4.95 m largo, compuestas por escalones de 0.20 m huella y contrahuella, proporción menor que lo empleado por lo general en Ixtonton.

Dos nuevos templos fueron construidos, los Templos Laterales Este y Oeste, con lo que surgió un desnivel de 0.58 m altura respecto del Templo Central, separados por pasillos de 1.55 m ancho. Estos templos son similares en su configuración y se duplicó el modelo expuesto para el Templo Central. En el relleno bajo el Templo Lateral Este se localizó el Escondite 13, dedicatorio, compuesto por un pequeño vaso abarrilado cubierto por un cuenco de la misma factura rústica; ambos ejemplares son del tipo Tinaja Rojo (A-379 A y B). Les acompañaron dos fragmentos de concha. Este ejemplo viene a ser el único complejo de Patrón Triádico construido en Ixtonton.

El lado oeste del patio fue ocupado por la Estructura Oeste. Durante el estadio anterior no parece que hubo una edificación formal en este lugar, salvo un alineamiento de piedra (0.20 m altura), en dirección norte-sur. La primera versión de la estructura es mejor conocida respecto de la plataforma superior que en cuanto a los cuerpos frontales. Sostiene una banqueta de 1 m altura compuesta por dos secciones. El piso que sostiene a estas banquetas primarias también recubrió a las lajas de una cámara funeraria abovedada con muros de piedra caliza cortada, con 3.55 m largo, 1.55 m ancho y 1.80 m altura. Al extremo oeste se encuentra una banca de 1 m altura y 0.35 m ancho. En la culata este del recinto se encuentra el acceso tapiado, cubierto por tres lajas. En su interior fueron recolectados solamente fragmentos de tibia y peroné de un individuo adulto, lo cual indica que el entierro debió ser removido durante las remodelaciones efectuadas a la estructura.

Con el desarrollo del espacio de la Plaza B fueron construidas dos estructuras adicionales a manera de formar un patio cerrado. Ambas son de planta rectangular y son basamentos que muestran banquetas sobre la plataforma superior. No les fue determinada una función específica ni funeraria.

En la Estructura Oeste (Plaza B) se construyeron nuevas cámaras frontales, asociadas a los ingresos que anteriormente formaron el frente. Estas fueron la Cámara E en el sector sur y la Cámara F en el norte, las cuales se proyectan 2.50 m hacia el patio. La planta de las nuevas cámaras es más compleja que las anteriores. Es probable que también se habilitase un muro que cierra el antiguo pasillo que comunicaba ambos bloques de cámaras. De esta manera se formó un espacio adicional (Cámara G) en lo que antes era pasillo.

Los principales cambios referidos a la Estructura Sur fueron en el interior de sus cámaras, en donde se habilitaron bancas en tres secciones de la cámara longitudinal (en los extremos y al centro), así como algunos muros de separación en las cámaras laterales. Las bancas, aunque con algunas variaciones, miden entre 2.50 y 3.20 m largo, 0.50 m altura y 1 m ancho.

ESTADIO CONSTRUCTIVO GENERAL 4: CLÁSICO TERMINAL

Aunque algunos de los elementos descritos para el estadio constructivo anterior pueden pertenecer al Clásico Terminal, existen también rasgos arquitectónicos que fueron definidos para esta época. Una interesante adición puede ser un monumento adicional en la fila de estelas del eje de la Plaza Este. Esta nueva estela (o parte de alguna anterior) es triangular (#4) y está orientada al noroeste; muestra agujeros en una de las superficies laterales, rasgo también conocido en la Estela 1 de Ixkun. Otra estela (#1) ocupó el centro de la Plaza Oeste, ha sido considerada la más tardía de la región, erigida hacia 825 DC (Escobedo 1991).

Fue en la Pirámide Sur de la Plaza Oeste en donde se ubicó la mejor muestra constructiva para este periodo. La tercera y última versión de la estructura tuvo 25 m largo y 21 m ancho, con 9.60 m altura. Estuvo compuesta por seis cuerpos de paramentos verticales que recubrieron con escaso relleno de piedra pequeña y tierra suelta a los mascarones del estadio anterior. El lado frontal se ve interrumpido por la escalinata central, de 5.20 m largo, reutilizada de la etapa anterior. En la plataforma superior hubo una banqueta con dos niveles.

Los cuerpos fueron decorados con mascarones construidos mediante piedras cortadas a manera de mosaico. Sobre el muro del cuerpo inferior se encontraron piedras esculpidas en posición, así como otras más en el derrumbe. Estos pequeños bloques representan orejeras, pendientes, partes de dentadura y de comisuras de la boca, todo ello parte de una figura antropomorfa de 1.80 m largo. Estas figuras forman parte de un panel que en el primer cuerpo mide 4.50 m largo y 1.60 m altura; sobresale en 0.27 m del paramento. Este tipo de figuras también estuvieron en los restantes cuerpos, aunque se encuentran muy destruidos.

Cada figura presenta en bajo relieve cejas y pómulos decorados con líneas de círculos delimitadas por bandas incisas. Los ojos se indican por una elipse de la cual salen tres líneas curveadas hacia arriba. La nariz muestra un motivo Cauac. Las orejeras consisten de un glifo Ahau sobre el cual descansa un círculo que contiene un punto y un elemento en forma de T ladeada. Sobre la orejera hay una voluta. Debajo de cada pómulo se encuentra un diente esgrafiado acompañado de una voluta que presenta una línea de círculos.

El cambio estilístico referido por la distinta técnica constructiva de las dos etapas que exhiben mascarones es difícil de evaluar al no contar con referencias de otros elementos similares en la región. Los mascarones de la segunda versión se asemejan más a los construidos en otras zonas de las Tierras Bajas Centrales durante el Clásico Tardío, sobremanera en el uso de piedra y pequeñas cuñas para obtener la forma ideada. Su recubrimiento mediante un estilo que conlleva el uso de bloques menores tallados que arman a la figura en forma de mosaico, no permite por el momento una investigación más profunda.

EL GRUPO IXTONTON 2

En la Estructura Sur, el recubrimiento final de los tres templos superiores es el indicio más claro de este estadio constructivo (Figura 8). En el relleno interior de las cámaras y representando a la decoración original del friso o cornisa, fueron conocidas piedras talladas de pequeño tamaño, con líneas incisas, volutas y puntos. La nueva estructura fue de una sola cámara longitudinal; no se conocieron accesos u otros detalles. Solamente fue determinado el nivel de piso, situado 1.22 m sobre el nivel interior del Templo Central. Este nuevo piso sostiene un muro de piedra cortada prácticamente derruido, cuyos restos se observan en varios sectores. Algunos escalones indefinidos parecen representar a la escalinata que ascendió hacia la nueva cámara longitudinal; esta escalinata pudo ser corrida en el frente del basamento y recubrir a los elementos anteriores. Los materiales de los distintos registros en la cima del montículo indican al Clásico Terminal o aún posterior, por lo que podría tratarse de una de las últimas actividades de construcción sucedida en Ixtonton.

Coincidiendo con el tendido final del piso de plaza, fue depositado al centro del patio el Entierro 5, en una fosa cubierta por lajas calizas. Es un entierro primario, indirecto, de un individuo adulto de sexo masculino (López 1990), en posición decúbito dorsal extendido, con orientación este-oeste. Como adorno tuvo un pectoral posiblemente de albita (5.5 cm altura), con perforación; representa un personaje antropomorfo en posición de perfil e hincado, que sostiene en la parte superior de los muslos un objeto no identificado (J-01). La ofrenda consistió en una vasija piriforme trípode con soportes sonaja de un tipo cerámico Trapiche Inciso: ND/ Pintura Negra, que puede ser una imitación de los grupos de pasta fina de fase Tepeu 3 (A-342). Además, un plato trípode con soportes del tipo Rojo Tinaja, un vaso de paredes rectas y base plana, con un disco de color rojo como tapadera, así como otro disco sobre tiesto del tipo Encanto Estriado y una lasca de pedernal de color café, sin huellas de uso o retoque.

La Estructura Oeste también fue remodelada para llegar a ser un basamento de 20.50 m largo, 13 m ancho aproximado, con una altura total de 4.50 m. En el sector frontal el cuerpo inferior se compone de una moldura (0.30 m altura) y un cuerpo inclinado de 1.70 m altura, construido de piedra caliza bien cortada. Fue usual el hallazgo de elementos escultóricos en piedra que se encuentran integrados a los muros de esta edificación, principalmente especies de narices prominentes o floridas de alguna serie de mascarones que decoraron construcciones en alguna sección del sitio. En la plataforma superior se encuentra una serie de banquetas y muros que indicaron dos etapas.

Otras estructuras de menor tamaño fueron habilitadas durante el Clásico Terminal a manera de cerrar por completo el área del patio.

Respecto de la Plaza B una serie de remodelaciones continuas caracterizaron el desarrollo de la Estructura Oeste, enfocadas al interior del sector norte del edificio. Estas se han asignado al estadio constructivo Clásico Terminal, aunque algunas pudieron ser anteriores o aun posteriores. En general, los cambios tienden a reducir el espacio de las cámaras. Con estas remodelaciones parece haberse destruido una buena parte de la cornisa o friso que decoró a la estructura pues distintos elementos escultóricos en caliza se encuentran en el relleno. Sobresale una cabeza antropomorfa que fue alguna espiga y varios fragmentos de piedra caliza tallada con diseños complejos que pudieron ser bloques ornamentales.

En la Estructura Sur sucedieron cambios importantes. Se procedió al relleno de las antiguas cámaras y a la construcción de un nuevo frente, esta vez con escalinata para ascender hacia la Plaza A. En el relleno de las cámaras referidas se incluyeron abundantes tiestos del Clásico Terminal. Algunas piezas pudieron estar completas y fueron quebradas al momento del relleno, las hay utilitarias y de tipos policromados en un aparente rito de terminación (Escondite 14). Esta concentración incluyó varios fragmentos de figurillas antropomorfas y algunos tiestos trabajados. Hay pocos artefactos líticos incluidos en la muestra. Aunque de menor dimensión que otros conocidos, representa una forma de ritual como los referidos en depósitos problemáticos de otros sectores del área Maya, como Tikal o Lagartero (Iglesias 1989; Ekholm 1979).

Las esquinas del nuevo talud construido fueron redondeadas. Muchas remodelaciones afectaron los distintos sectores de esta zona que dejó de ser residencial y se transformó en una zona de paso y comunicación entre las plazas.

Hay una última etapa de ocupación en la Plaza B, posiblemente del Postclásico, referida a la parte central del montículo que recubrió a la anterior Estructura Oeste; fueron ubicados tres fragmentos de piedra tallada que parecen pertenecer a algún monumento, tal vez procedente del centro de Ixtonton. También en la superficie de esta sección se encontró un área de actividad con desechos de pedernal, la cual también incluye herramientas, por lo que claramente se trata de un pequeño taller de aproximadamente 4 m².

CONSIDERACIONES GENERALES

A manera de síntesis es posible referir los rasgos arquitectónicos más sobresalientes observados durante las excavaciones de Ixtonton, atributos que pueden ser útiles en la definición estilística regional. Sobresale el uso del empalme o liga de muros y pisos como técnica constructiva; su determinación requiere de una aguda observación en el proceso de trabajo arqueológico para poder discernir las distintas etapas en la formación de estructuras.

Resultó importante conocer que al inicio del Clásico Tardío se prefirió adosar las escalinatas sobre paramentos previamente concluidos, técnica que fue rápidamente abandonada para favorecer el sistema más tradicional y de menor inversión como es el apilamiento de relleno y el revestimiento final de toda la masa constructiva. Sería valioso conocer este detalle en otros sitios actualmente en proceso de exploración.

Fue de interés conocer el uso de escalinatas en la parte posterior de algunos basamentos, en vez de los habituales graderíos frontales, así como el uso de monumentos como parte integral de la construcción de muros. Al final del Clásico Tardío se dieron cuerpos con proyección frontal, escalinatas de huella amplia y se formaron esquinas mediante la técnica del medio-tambor.

Aunque muchos de estos rasgos se reservaron para estructuras específicas, es notorio el desarrollo de formas arquitectónicas complejas como el templo de dos niveles de la Plaza Este y la estructura con tres templetes superiores del Grupo Ixtonton 2.

Ritual y funcionalmente resalta la ausencia de entierros en las plazas y edificios de carácter ceremonial, lo cual sitúa a Ixtonton en un punto interpretativo importante al contar con complejos de carácter funerario definidos fuera del perímetro ceremonial. El ritual ofrendario fue establecido en los ejes de las estructuras mayores, enfocado principalmente a aspectos dedicatorios, aunque también se cuenta con escondites de carácter terminal. En su mayor parte, estos correspondieron al Clásico Tardío.

En la superficie de las tres plazas ceremoniales referidas en esta oportunidad, fue abundante el material del Clásico Terminal, lo cual sugiere que el ritual llevado a cabo respecto de mascarones y monumentos continuó siendo importante. Existió evidencia de habitación en los alrededores de la mayoría de edificios. Es interesante observar que una gran parte de materiales correspondió a tipos policromados y de decoración especial, lo que apunta hacia grupos de poder que tuvieron acceso a las cerámicas más finas y de prestigio de ese momento.

A pesar de la extensa excavación llevada a cabo en las tres plazas consideradas, es complejo adscribir una función específica a las estructuras, salvo para la Plaza Este. En el Grupo Ixtonton 2, la presencia de cámaras abovedadas fue el rasgo dominante del asentamiento. Pocos sectores de Ixtonton incluyeron basamentos con múltiples cámaras. Las bancas en el interior de estos recintos fueron adicionadas, lo cual es reflejo del uso continuado de las estructuras y de que pudo darse algún tipo de habitación. Durante el Clásico Terminal esta ocupación parece haber involucrado a un mayor número de personas.

Aún en etapas culturales posteriores, estructuras y patios continuaron siendo objeto de uso habitacional, con algunos remanentes de carácter ceremonial como lo indicó la presencia de fragmentos de antiguos monumentos movidos de las plazas centrales del sitio, despojado ya del alto rango ceremonial y político que venía desempeñado desde el inicio del Preclásico Tardío.

Figura 1

Figura 2

Figura 3

Figura 4

Figura 5

Figura 6

Figura 7

Figura 8

REFERENCIAS

Chase, Arlen F. y Diane Z. Chase

1987        Investigations at the Classic Maya City of Caracol, Belize: 1985-1987. Pre-Columbian Art Research Institute, Monograph 3. San Francisco.

Ekholm, Susanna M.

1979        The Significance of an Extraordinary Maya Ceremonial Refuse Deposit at Lagartero, Chiapas. 42 Congreso Internacional de Americanistas, 1976, Vol. 8:147159. París.

Escobedo A., Héctor L.

1991        Epigrafía e Historia Política de los Sitios del Noroeste de las Montañas Mayas Durante el Clásico Tardío. Tesis de Licenciatura, Área de Arqueología, Escuela de Historia, Universidad de San Carlos, Guatemala.

Escobedo A., Héctor L. y Juan Pedro Laporte

1992        Monumentos Tallados de Ixtonton. En Atlas Arqueológico de Guatemala, Reporte No.5: Excavaciones en Ixtonton, Dolores, Petén, 1987-1991 (editado por J.P. Laporte):247-262. Atlas Arqueológico de Guatemala, Instituto de Antropología e Historia y Escuela de Historia, Universidad de San Carlos, Guatemala.

Fialko, Vilma A.

1988        Mundo Perdido, Tikal: Un Ejemplo de Complejos de Conmemoración Astronómica. Mayab 4:1321. Sociedad Española de Estudios Mayas, Madrid.

Healy, Paul F., Kitty Emery y Lori E. Wright

1990        Ancient and Modern Maya Exploitation of the Jute Snail (Pachychilus). Latin American Antiquity 1:(2):170-183.

Iglesias, María Josefa

1989        Los Depósitos Problemáticos de Tikal. En Memorias del II Coloquio Internacional de Mayistas, 1987, Vol.1:555-568. Centro de Estudios Mayas, Universidad Nacional Autónoma de México, México.

Laporte, Juan Pedro, Rolando Torres, Héctor Escobedo y Paulino Morales

1991        El Entorno Arqueológico del Valle de Sacul en las Montañas Mayas de Guatemala. Mayab 7:15-35. Sociedad Española de Estudios Mayas, Madrid.

Pyburn, K. Anne

1989        Prehistoric Maya Community and Settlement at Nohmul, Belize. BAR International Series 509. Oxford.

Willey, Gordon R.

1990        General Summary and Conclusions. En Excavations at Seibal, Department of Peten, Guatemala, No. 4:175-270. Memoirs of the Peabody Museum of Archaeology and Ethnology, Harvard University, Cambridge.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *