Asociación Tikal

08 La arquitectura Preclásica en Nakbe: Un estudio comparativo de dos periodos – Donald W. Forsyth – Simposio 6, 1992

Descargar este artículo en formato PDF

Forsyth, Donald W.

1993        La arquitectura Preclásica en Nakbe: Un estudio comparativo de dos periodos. En VI Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 1992 (editado por J.P. Laporte, H. Escobedo y S. Villagrán de Brady), pp.113-121. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

8

LA ARQUITECTURA PRECLÁSICA EN NAKBE:

UN ESTUDIO COMPARATIVO DE DOS PERIODOS

Donald W. Forsyth

Los estudios llevados a cabo en El Mirador (Figura 1) en los años ochenta nos han proporcionado datos significativos sobre los rasgos arquitectónicos del Preclásico Tardío en la zona norcentral del Petén. Esta arquitectura, denominada triádica, se caracteriza por plataformas en forma de una “T,” con tres estructuras ubicadas en los extremos de la “T” (Hansen 1990:171). Dos de ellas, siempre del mismo tamaño, pero menores que la estructura principal, se miran una a la otra, flanqueando la escalinata de la plataforma, mientras la tercera estructura, la más grande e impresionante, integra el tercer lado del grupo en el extremo más lejano de dicha escalinata (Figura 2). Investigaciones subsiguientes por el proyecto PRIANPEG han confirmado que el mismo patrón arquitectónico existe en Nakbe, un dato anteriormente señalado por Graham (1967:48). Debido a observaciones en varios sitios de esta región por miembros del proyecto PRIANPEG, podemos decir que la arquitectura triádica constituye el patrón dominante durante el Preclásico Tardío en esta zona.

Excavaciones más recientes en Nakbe (Figura 3) revelaron que, al igual que en El Mirador, grandes complejos arquitectónicos, construidos en el periodo Preclásico, fueron abandonados a final de esta época sin modificaciones ni ampliaciones posteriores. Es decir, nosotros podemos estudiar la arquitectura Preclásica de Nakbe sin tener que remover construcciones exteriores. Además, aún más importante, en Nakbe hemos encontrado arquitectura en gran escala que pertenece a un periodo aún más temprano que la del Preclásico Tardío. Investigaciones en el Grupo Oriental de Nakbe revelaron que un conjunto de cuatro grandes pirámides que yacen sobre una plataforma basal se erigieron al fin del Preclásico Medio. Este hallazgo provee la oportunidad de investigar y documentar el desarrollo de la arquitectura Preclásica en la región, así como confrontar los métodos de construcción y decoración arquitectónica entre los dos períodos.

LA ESTRUCTURA 27

Esta estructura, de 24 m de altura, se ubica aproximadamente 250 m al noreste de la Estructura 1, la más alta del sitio. Hace varios años fue saqueada por un túnel profundo localizado en el lado oeste de la pirámide. El túnel se extiende en la superficie actual a una distancia de aproximadamente 30 m hacia adentro, llega al centro de la estructura.

En cuanto a la construcción interior de la pirámide basal de la Estructura 27, el túnel demuestra que la pirámide se construyó con piedras toscas en una argamasa de barro negro. Esto resultó ser una construcción muy resistente, de modo que después de estar expuesta a la intemperie por varios años, el interior del túnel casi no ha sufrido derrumbes. Además, la falta de evidencia de construcciones anteriores y posteriores en el túnel sugiere fuertemente que la pirámide basal de la estructura se erigió en una sola etapa constructiva. Aunque todavía no tenemos los datos detallados, se presume que la construcción interior se efectuó utilizando el sistema que se llama “celdas de construcción,” encontrado en otras estructuras de Nakbe y otros sitios (Hansen 1990:156). Esas celdas consisten de paredes hechas de piedras toscas que forman un corral cuadrado o rectangular dentro del cual se echaron piedras, argamasa y relleno. Al estar las celdas llenas, se les niveló y se construyó una nueva serie de celdas en una posición horizontal diferente, evitando así una fisura en el interior de la estructura (Hansen 1990:156).

Figura 1 Mapa de la Zona Maya

Figura 2 Reconstrucción del Complejo Tigre, El Mirador, como ejemplo de arquitectura triádica

        Excavaciones en la base de la pirámide revelaron que la Estructura 27 se construyó sobre un piso estucado utilizando grandes piedras labradas para formar la escalinata y balaustrada. Eso, conforme a los datos obtenidos de la Estructura 1 y de otros sitios del mismo periodo, indica que los pueblos del Preclásico Tardío empleaban bloques grandes, entre 0.70 m y 1 m de largo, para la construcción de las fachadas de los edificios, lo que contrasta con el uso de piedras pequeñas, altamente labradas (“veneer”), que caracteriza la construcción del Clásico Tardío en Nakbe y otros lugares. Como las otras escalinatas del Preclásico Tardío en Nakbe y El Mirador, la de la Estructura 27 es remetida. Debido al tamaño de la Estructura 27 no pudimos investigar la base entera de la escalinata y con ello conocer su forma. Si asumimos que ésta no tuvo interrupciones o segmentos, tendría un ancho de más de 7 m.

La base piramidal de la Estructura 27 es muy empinada y por eso demuestra evidencias de muchos derrumbes, especialmente en los costados norte, oeste y este. Suponemos que antiguamente tenía una forma triádica dado que dicho patrón lo encontramos en la Estructura 1 y otros edificios de la misma época en el sitio.

El edificio superior se encontraba sobre un piso de estuco y parece consistir de un cuarto principal en el eje esteoeste. La escalinata era de menos un 1 m de ancho y estuvo flanqueada por dos mascarones grandes. Al este y oeste, el edificio había sufrido derrumbes y la parte exterior de los mascarones se había desmoronado dado que las laderas de la estructura son muy inclinadas. Se notó que la mayor parte central e interior del mascaron oriental estaba intacto (Figura 4) y que había una gran cantidad de estuco todavía pegado a la armazón del mascaron, principalmente en la zona entre la cara y la escalinata. Fue aún más impresionante que el labio superior de la cara, que sobresalía mucho del mascaron, aún estaba empotrado, algo insólito en otros mascarones encontrados en El Mirador y Nakbe.

Una característica interesante de los mascarones hasta ahora encontrados en Nakbe, en contraste a los de El Mirador, es que sus armazones están altamente talladas, moldeando en la piedra los rasgos principales de la iconografía y con solamente una ligera capa de estuco para agregar los detalles. Por eso se pudo descifrar la iconografía principal del mascaron del lado occidental, aunque se había destruido casi totalmente el estuco.

Figura 3 Plano general de Nakbe

        Frente a la puerta del recinto se reveló un descanso estucado, de 0.80 m de largo, que se extendía hacia el norte hasta topar con el peldaño del umbral de la puerta. El número de gradas, desde el piso sobre el cual yacía el edificio superior hasta la del umbral del mismo fue de trece.

Se descubrió la puerta del cuarto y parte de la pared localizada al este de ella. Esta fue hecha de piedras toscamente labradas y probablemente estucadas, dada la evidencia de una capa de estuco en la base de la pared. Las piedras de la jamba estaban extraviadas, pero su posición estaba señalada por rayas incisas en el estuco del piso.

Todos esos datos indican que la arquitectura de la Estructura 27 manifiesta un conjunto de características ya bien conocidas en esta región de Petén, relacionadas a las normas arquitectónicas del Preclásico Tardío.

Figura 4 Mascarón oriental, Estructura 49, Nakbe

LA ESTRUCTURA 49

Uno de los descubrimientos inesperados en las investigaciones iniciales de Nakbe fue la existencia de arquitectura de gran escala aún más temprana que el Preclásico Tardío. Excavaciones en el Grupo Oriental (Figura 5) revelaron que los cuatro grandes edificios construidos sobre una plataforma enorme pertenecen a finales del complejo Ox, en la época Mamom. Una serie de trincheras y túneles han proporcionado datos importantes sobre las características arquitectónicas de estas construcciones tempranas.

En 1992 llevamos a cabo exploraciones en la Estructura 49 (Figura 5), un edificio oblongo de 8 m de altura, ubicado al costado norte de la plaza, mediante una trinchera de depredación ya existente para investigar los métodos de construcción interior y exterior de la estructura y para fecharla. Notamos en esta y en otras excavaciones del mismo horizonte, que fueron los constructores Mamom quienes desarrollaron el uso del sistema anteriormente citado de celdas de construcción para erigir las plataformas basales de los edificios. Sin embargo, en contraste al relleno duro y compacto de la Estructura 27 y los otros edificios de la época Chicanel, el relleno de la Estructura 49, tal como los otros edificios del Conjunto Oriental (las Estructuras 47, 51, 53), fue muy variable y extremamente suelto.

El relleno de las celdas de construcción en la Estructura 49 y otros edificios del grupo contienen piedras y tierra sin argamasa o, si hay argamasa presente, es muy floja y friable (Figura 6). Además, el contenido de cada celda parece ser diferente. Algunas tienen piedrín sin argamasa, otras, piedras de varios tamaños con o sin argamasa y otras más con grandes piedras toscas, lo que sugiere que se utilizó cualquier material disponible para llenar la celda. Naturalmente, esto dificulta la investigación del interior de las pirámides porque la falta de argamasa ocasiona derrumbes peligrosos en los túneles. Es factible, por tanto, que las diferencias entre los edificios de época Mamom y Chicanel en Nakbe reflejan el perfeccionamiento de las técnicas constructivas de los Mayas.

En cuanto a la construcción exterior, la fachada de la Estructura 49, tal como los demás edificios de época Mamom, fue edificada utilizando grandes bloques labrados (Figura 7). Es decir, los primeros constructores de arquitectura masiva en Nakbe iniciaron el patrón Preclásico de construir fachadas empleando piedras o bloques grandes y los albañiles posteriores continuaron la práctica en el Preclásico Tardío. No podemos decir precisamente cuándo se abandonó esta técnica, pues, hasta la fecha, no hemos encontrado arquitectura del Protoclásico ni del Clásico Temprano en Nakbe. Pero en el período Clásico Tardío predominó la técnica de usar sillares pequeños y altamente labrados en las fachadas.

A cambio de los otros edificios del Grupo Oriental, que parecen haber sido construidos en una sola etapa junta con la construcción de la plataforma sobre la cual yacen, la Estructura 49 se erigió sobre un piso blanco de sascab que se extendió debajo de la pirámide. Otras construcciones de la misma época presentan evidencias de pisos estucados. Se desprende de eso y otros datos que los arquitectos de Nakbe iniciaron el uso de pisos hechos de sascab y estuco en los tiempos Mamom. Otro rasgo notable en las fachadas de época Mamom es la falta de mascarones. Aunque hemos encontrado pedazos de estuco modelado en los escombros en frente de las fachadas de estos edificios, éstos no son numerosos, sugiriendo que los diseños estucados, cuando existían, eran altamente restringidos en cuanto a la superficie total de la fachada. Además, a diferencia de las fachadas de época Chicanel, tampoco hemos hallado restos de armazones que pudieran servir de sustento para elementos decorativos estucados.

CONSIDERACIONES GENERALES

Las investigaciones en Nakbe han revelado que los Mayas desarrollaron las técnicas de construcción para erigir edificios de gran tamaño mucho más temprano de lo que hasta ahora era reconocido, más o menos entre los años 600 y 450 AC (Hansen 1992:11). El uso de celdas de construcción, aunque un método técnicamente sencillo, permitía la contención de una gran cantidad de relleno, algo necesario para edificar cimientos piramidales de gran tamaño. Esa técnica constructiva se mantuvo en uso en los períodos subsiguientes en Nakbe, perfeccionándose con el transcurso del tiempo. Así mismo, en esa época se evolucionó el patrón de construir conjuntos de edificios alrededor de una plaza abierta o pública, otro rasgo duradero en la tradición Maya. Las primeras construcciones grandes en Nakbe demuestran el uso de bloques de piedra para formar la fachada y escalinata de los edificios, así como el uso de escalinatas remetidas, ambas características que perduraron hasta el fin del Preclásico cuando fueron reemplazadas por fachadas de cantería altamente labrada y escalinatas exentas en el Clásico.

Aunque hay ligeras evidencias de decoración arquitectónica ejecutada en estuco durante el Preclásico Medio en Nakbe, parece que el uso de grandes mascarones modelados, exhibiendo una iconografía llena de símbolos de poder religioso y político, se desarrolló solamente en el Preclásico Tardío, período en que muchos sitios de las Tierras Bajas, tal como Uaxactun, Tikal, Cerros, El Mirador y otros, compartían tal modelo arquitectónico. También parece que la evolución de la arquitectura triádica se efectuó en los principios de la época Chicanel, pues los edificios anteriores carecen de ese patrón tan generalizado en la parte norcentral de Petén.

REFERENCIAS

Graham, Ian

1967        Archaeological Explorations in El Peten, Guatemala. Middle American Research Institute, Pub. 33. Tulane University, New Orleans.

Hansen, Richard D.

1990        Excavations in the Tigre Complex, El Mirador, Peten, Guatemala. Papers of the New World  Archaeological Foundation, No. 62. Brigham Young University, Provo, Utah.

1992        The Archaeology of Ideology: A Study of Maya Preclassic Architectural Sculpture at Nakbe, Peten, Guatemala. Tesis Doctoral, University of California, Los Angeles.

Figura 5 Planta del Grupo Oriental, Nakbe

Figura 6 Sección de la trinchera en Operación 49, Nakbe

Figura 7 Parte de la fachada norte de la Estructura 49, Nakbe

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *