Asociación Tikal

02 Gobernantes y gobernados: La secuencia dinástica de Uaxactun para el Clásico Temprano – Juan Antonio Valdés y Federico Fahsen – Simposio, Año 1992

Descargar este artículo en formato PDF

Valdés, Juan Antonio y Federico Fahsen

1993        Gobernantes y gobernados: La secuencia dinástica de Uaxactun para el Clásico Temprano. En VI Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 1992 (editado por J.P. Laporte, H. Escobedo y S. Villagrán de Brady), pp.22-48. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

2

GOBERNANTES Y GOBERNADOS:

LA SECUENCIA DINÁSTICA DE UAXACTUN PARA EL CLÁSICO TEMPRANO

Juan Antonio Valdés

Federico Fahsen

 

Durante los tres siglos del Clásico Temprano, varias generaciones vivieron y murieron en Uaxactun, fueron protagonistas directos de los procesos sociales y políticos que trajeron cambios en la dinámica regional del área Maya Central, aunque indudablemente contemplaron con mayor atención lo sucedido en las cercanías de Tikal y Uaxactun.

Basado en datos arqueológicos y funerarios, Valdés (1989a:30-40), propuso la secuencia dinástica de Uaxactun para el Clásico Temprano. Sin embargo, con los avances logrados actualmente en el campo de la epigrafía se consideró conveniente realizar una revisión a dicho trabajo, para lograr un entendimiento más claro de los cambios políticos sucedidos en esos 300 años de historia del Clásico Temprano. Se trata con ello de mostrar, al mismo tiempo, cómo la utilización del dato epigráfico sirve de apoyo y comprobación al dato arqueológico, pudiéndose así constatar fenómenos propios de la dinámica cultural de esa sociedad[1].

Hoy en día, se conoce parte de la historia de Uaxactun a través de la interpretación glífica de los monumentos, lo que ha ayudado a comprender mejor las manifestaciones políticas y administrativas del periodo que tratamos. Lamentablemente, en este sitio es casi imposible presentar una secuencia dinástica confiable, basada exclusivamente en la lectura de las estelas, debido al mal estado de conservación en que se encuentran. Sin embargo, al unir los datos de campo con la epigrafía ha sido factible establecer una serie relativamente segura de gobernantes, que asociada a fechas precisas, asegura un conocimiento más completo de la dinámica político-administrativa. Como corolario, al agregar a este conocimiento un análisis de las relaciones con Tikal, su vecino cercano, el periodo correspondiente al Clásico Temprano se clarifica más.

A diferencia de lo que ocurrió en casi todos los sitios Mayas, la dinastía gobernante de Uaxactun no siempre radicó en el mismo conjunto residencial, sino que a través de la historia cambió de asiento cuatro veces. Se conoce que dos de estos cambios se efectuaron durante el Preclásico Tardío y dos más en el Clásico Temprano (Valdés 1989b:56-60). Respecto a estos dos últimos sabemos que alrededor del 250 DC, en la época de transición entre Preclásico Terminal y Clásico Temprano, abandonaron el elitista Grupo H para ocupar el Grupo E y posteriormente, en una fecha aproximada al año 300-350 DC, los dirigentes se trasladaron del Grupo E hacia al Grupo A, lugar que se convirtió en la sede definitiva de gobierno durante el resto de la historia del sitio.

Sin embargo, a pesar que estos cambios de sede son altamente significativos, es probable que el evento más importante del Clásico Temprano haya sido la conquista de Tikal sobre Uaxactun en el año 378 DC, debido a las repercusiones externas, políticas y territoriales que ello conllevó.

Este acontecimiento hizo que la historia de Uaxactun durante el Clásico Temprano se dividiera prácticamente en dos etapas: 1) la historia antes de la conquista de Tikal y 2) la historia después de la conquista de Tikal.

Entre el primer monumento fechado del sitio y el último antes del hiatus hay poco más de 225 años, periodo de tiempo durante el cual se erigieron 15 monumentos fechados y por lo menos tres más, hoy destruidos y por eso difícil de precisar temporalmente. La gran mayoría de ellos conmemoran fechas redondas, sea en finales de periodo o medio periodo, mientras que otros tres reflejan fechas históricas (Estelas 9, 5 y 3). La Estela 5 de Uaxactun es uno de estos monumentos que comparte una fecha histórica con varias estelas de Tikal y es reconocido que cuando dos sitios comparten una fecha histórica (y no una redonda), es porque ésta manifiesta un acontecimiento o un momento de historia común a ambos. Esta fecha expresada en números Mayas es 8.17.1.4.12, 11 Eb 15 Mac y corresponde al día 16 de enero del año 378 DC, fecha en que Tikal conquistó Uaxactun (Mathews 1985:33; Fahsen 1988a; Schele y Freidel 1990:146; Fahsen y Schele 1991b:1-6).

LA SECUENCIA DINÁSTICA ANTES DE LA CONQUISTA (250-378 DC)

El Clásico Temprano se inició con un movimiento de renovación en el interior del sitio, fenómeno que había principiado durante el Preclásico Terminal y que condujo al abandono del Grupo H por parte del linaje gobernante y el traslado de sus dirigentes hacia el Grupo E. Estas semillas de cambio condujeron al abandono del Grupo H, probablemente originado por el descontento popular y como resultante de este proceso de transformación también se iniciaron notorios cambios sociales y religiosos.

Aunque arqueológicamente el abandono del Grupo H no parece haber sido brusco o por motivos bélicos, no cabe duda que éste debió ser algo que dejó marcadas huellas entre los pobladores, ya que nunca fue reocupado, como queriendo olvidarlo para siempre y borrar de su memoria y de la de sus descendientes lo que allí sucedió al final del Preclásico Tardío (Valdés 1992a:39). Por lo tanto, al iniciarse el Clásico Temprano, ningún conglomerado en Uaxactun rivalizaba en magnitud ni importancia ancestral con el Grupo E (Figura 1). En la parte sur de este lugar fue construido un nuevo conjunto de Patrón Triádico relacionado con la élite, se modificaron e incrementaron los edificios del complejo astronómico y se depositó el Entierro 191 en el interior del Templo E-X.

El Entierro 191 pertenece a un personaje noble que incluyó dentro de su ofrenda una concha Spondylus con diseños zoomorfos, una placa de material marino y dos espinas de mantarraya en la pelvis. Luego de depositar el entierro se realizó un ritual que incorporó la colocación de 446 fragmentos líticos, 429 piezas de obsidiana y 17 lascas de pedernal (Valdés y Bailey 1986). Esto último es un rasgo característico observado también en otros entierros reales de Tikal, Caracol, Altar de Sacrificios y Dos Pilas. Sin embargo, lo que es bastante particular en el Entierro 191 es que el análisis óseo muestra un individuo adulto de sexo femenino, cuya pelvis indica que pudo haber concebido hijos a temprana edad (López 1991:22); tiene cráneo semicompleto con deformación tabular y carece de la porción facial, aunque se localizaron varios dientes trabajados.

En el estado actual de la investigación no podemos afirmar que este entierro represente un gobernante pues no existen registros epigráficos que lo apoyen, pero tampoco podemos negarlo, ya que se trata del único entierro importante descubierto en el sitio para la fase Tzakol 1 y su ofrenda incluye varios elementos característicos de una tumba real, además de encontrarse sepultado en un lugar preferencial. Pero si es que se trata de un gobernante, es extraño es que su osamenta pertenezca a un personaje de sexo femenino y no a un individuo masculino, ya que no existe documentación de mujeres gobernantes en las Tierras Bajas Centrales, sino mas bien se tienen amplias referencias de un sistema de linaje patrilineal a través de los primogénitos varones. En vista de no contar con inscripciones de esta época en Uaxactun, no se puede ahondar más en el asunto por ahora, aunque no se descarta que esta mujer haya podido desempeñar un papel primordial en el sitio, si no de gobernante, posiblemente como regente, o tal vez como progenitora de una nueva línea dinástica que iniciara su gobierno durante el Clásico Temprano, luego de la caída y abandono del Grupo H.

 

Figura 1 Panorámica del Grupo E de Uaxactun al inicio del Clásico Temprano

        Las evidencias arqueológicas demuestran que durante la parte media del Clásico Temprano (fase Tzakol 2), el Grupo A sufrió una cuantiosa transformación que tuvo como resultado final el surgimiento de varios conjuntos residenciales, calzadas, estelas y ostentosos enterramientos. La Estructura A-V ocupa el sector central y está compuesta por tres pequeños templos abovedados que forman un conjunto de Patrón Triádico, que con el correr del tiempo se convertiría en una acrópolis (Figura 2). Por ello, es que se puede concluir sin duda alguna, que el Grupo A y dentro de él la Estructura A-V, es el complejo ritual-elitista más importante de Uaxactun y sede del linaje gobernante a partir de la fase Tzakol 2, a manera de continuar así hasta el hiatus de la segunda mitad del siglo VI (Valdés 1989a, 1989b).

 

Figura 2 Planta del Grupo A de Uaxactun durante la fase Tzakol 2

        La más antigua de las estelas del sitio es la Estela 9 fechada para 8.14.10.3.15 8 Men 8 Kayab, que corresponde al día 11 de abril del año 328 DC (Morley 1938). Se sabe que este monumento conmemora una fecha histórica, pero el mismo no está en su posición original ya que la plaza en donde se encuentra fue construida durante el Clásico Tardío, varios siglos después de la erección y labrado de la estela.

Al respecto, Morley sugirió que su lugar inicial debió ser el Grupo E, pero Valdés (1989a:35) considera la alternativa del Grupo A, frente al Edificio A-1, en cuyo interior se descubrió el Entierro A-6. Tanto el entierro como la estela están fechados para la fase Tzakol 2 (300-378 DC). La estela muestra un gobernante parado de perfil (Figura 3) y al frente, en posición hincada, quizá esté un cautivo suplicante. En la parte posterior del personaje hay posiblemente un mascarón del que desciende una larga voluta. El tocado es exageradamente grande y muestra animales fantásticos como es típico de monumentos de esta época.

Figura 3 Estela 9 de Uaxactun (327 DC; Graham 1986)

La inscripción, en la sección posterior, se inicia con el glifo introductorio de la Serie Inicial, con el signo variable correspondiente al mes Kayab del cual solo sobrevive la forma de la cabeza de perfil y la orejera. La fecha está esculpida con los signos comunes para cada periodo seguidos de la fecha 8 Men 8 Kayab y de una serie suplementaria compuesta por cinco o seis glifos y que llega visiblemente hasta la posición B7, dando lugar posiblemente a los glifos B y A de la serie en A8 y una acción verbal en B8. Los cuatro signos que siguen representan variantes de cabeza y pueden interpretarse como los nominales del gobernante y aunque éstos están totalmente erosionados, los dos últimos seguramente son parte del glifo emblema de Uaxactun.

El texto de la Estela 9, por no ser una fecha redonda, evidentemente conmemora un evento histórico y el hecho de tener un cautivo frente al gobernante posiblemente recuerde una actividad guerrera en la cual éste salió victorioso. Esta y el dañado Altar 10, fueron erigidos en el Grupo A, lo que demuestra que ese conjunto ya tenía importancia desde el principio del Clásico Temprano. En todo caso pertenecen a la historia de un Uaxactun que era independiente y vigoroso, pero que en 50 años más sufriría los efectos resultantes de un conflicto externo grave como se discutirá más adelante.

Dos estelas más con textos y otra sin inscripciones de ninguna clase se erigieron frente al complejo astronómico del Grupo E, en el año 358 DC, para conmemorar el fin del décimo katun. Las Estelas 18 y 19 presentan la típica figura de un gobernante y aunque solo la segunda permite ver la figura de un cautivo (Figura 4), es seguro que su compañera también tuviese la misma escena.

Figura 4 Estela 19, Grupo E, Uaxactun, sector frontal (Graham 1986)

Hay dos aspectos que resaltar sobre estas dos estelas. El primero es el hecho de que conmemoran una fecha redonda y fueron colocadas en un lugar asociado a conmemoraciones astronómicas, renovándole así importancia a este grupo. El segundo hecho importante, resalta al analizar los textos que incluyen sutiles diferencias y que podrían corresponder por lo tanto, a dos diferentes protagonistas. No sería raro que esto indique que dos cabezas de linaje conmemoraran el mismo evento y mantuvieran cierta independencia entre ellos y no como sería usual, un solo gobernante todopoderoso. El nombre del individuo que aparece en la Estela 18 está en la posición A8 y en la misma posición aparece también en la Estela 19 (Figura 5), pero los signos son substancialmente diferentes.

Figura 5 Estelas 19 y 18, Grupo E, Uaxactun, sector posterior (Graham 1986)

Puede decirse entonces que aún cuando sólo se han recuperado pocos entierros importantes de esta época anterior a la conquista, como el 191 y A-6, los textos permiten identificar la existencia de cuando menos dos gobernantes y dos Ahawob o jefes de linaje, uno de los cuales podría haber sido gobernante principal, según el modelo de Tikal en donde un individuo asume el título de Chakte, mientras un miembro quizá más joven, de la misma familia, es sólo Ahaw hasta la muerte del Chakte (Fahsen y Schele 1991). Este fenómeno se puede reflejar en los monumentos 18 y 19, que representan personajes diferentes pero que fueron colocados en la misma fecha.

LA SECUENCIA DINÁSTICA DESPUÉS DE LA CONQUISTA (378-550 DC)

Hasta esa fecha Uaxactun gozaba de gran prestigio como uno de los centros más antiguos y desarrollados en el área Maya Central y el Grupo A era el conjunto principal cuando sucedió la guerra entre Tikal y Uaxactun. Al vencer los tikaleños comandados por Rana Humeante, éste y parte de su corte se establecieron en Uaxactun y se asentaron en los Grupos A y B, que eran el lugar de residencia de la familia dirigente de este sitio al momento de la conquista. Posteriormente, tanto Rana Humeante como sus descendientes fueron sepultados en el Grupo A y específicamente en la Estructura A-V. Por lo tanto, son características de máxima importancia en este complejo arquitectónico, cinco enterramientos abovedados con demostraciones de riqueza y lujo en los materiales de su ofrenda. Todos corresponden a la fase Tzakol 3 y con su deposición transformaron al Conjunto A-V en un lugar sagrado con connotaciones ancestrales, al igual que lo fue Acrópolis del Norte de Tikal durante toda la historia de ese sitio.

A continuación se presentan los cinco gobernantes que ostentaron el poder posteriormente a la conquista, haciéndose la salvedad que el número asignado a cada uno de ellos corresponde al número de entierro que les fuera dado en su oportunidad por la Institución Carnegie de Washington (Smith 1950).

GOBERNANTE A-29 = RANA HUMEANTE

Desde la erección de las Estelas 18 y 19, debieron transcurrir 21 años para que fuera realizado un nuevo monumento esculpido en el sitio. Frente a la Estructura B-VIII fue colocada la Estela 5, fechada para el 379 DC, que representa un cambio radical en la historia de Uaxactun (Figura 6). Esta muestra a un guerrero con un traje y tocado diferente a lo que había sido la norma iconográfico hasta el momento. Su presencia ha sido estudiada por muchos investigadores y tanto el monumento en sí, como su ubicación, han sido motivo de especulaciones y controversias académicas. Proskouriakoff, Coggins y Cheek pensaron que el personaje representado era un extranjero que al capturar Tikal o Uaxactun imponía un nuevo orden en estos sitios. Se especuló que su origen fuese teotihuacano o cuando menos de Kaminaljuyu, pero con fuertes nexos con ese sitio mexicano.

Más recientemente Mathews, Schele y otros, ven en él a un guerrero miembro de la familia gobernante de Tikal, que tomó Uaxactun en guerra y entronizó a su familia en el sitio para suplantar a los linajes locales. Se agrega a este argumento que los personajes enterrados bajo la Estructura B-VIII fueron los últimos miembros de la familia reinante de Uaxactun, muertos y enterrados bajo esta estructura.

En efecto, nuestros datos apoyan que el personaje de la Estela 5, nombrado Rana Humeante por Mathews (1985:44), es el mismo que aparece en la Estela 31 de Tikal en la posición C22, como sujeto de una acción realizada en la misma fecha conmemorada en la Estela 5 de Uaxactun. Este personaje realizó y ganó una guerra contra Uaxactun en el año 378 DC y, como se mencionó anteriormente, se trasladó a este sitio para gobernar y vivir el resto de su vida. Sin embargo, estamos en desacuerdo con que los personajes enterrados en la Estructura B-VIII hayan sido muertos y sepultados acá como resultante de la guerra entre Tikal y Uaxactun, ya que las excavaciones efectuadas en este edificio por Laporte (1989:630), permitieron documentar y apoyar que la introducción del entierro se efectuó durante una etapa constructiva anterior a la erección de la estela, por lo que es claro que la guerra y el entierro no están relacionados.

Sin embargo, el que estos dos factores no sean contemporáneos no cambia sustancialmente los hechos, ya que si las personas enterradas en el interior de la Estructura B-VIII no fueron colocadas como resultado de la guerra, de todas maneras la guerra sí se realizó con la consecuente derrota de Uaxactun y la imposición de un linaje foráneo, que derivó en la integración de Uaxactun dentro de la esfera de control político de Tikal y la erección en ese momento de la Estela 5.

Figura 6 Estela 5, Grupo B, Uaxactun

Rana Humeante aparece implícitamente en la Estela 31 de Tikal tres veces más con el título de Chakte, en una relación filial con Garra de Jaguar y como tío de Nariz Rizada, el gobernante o Ahaw del linaje tikaleño. Se sabe que Rana Humeante vivió en Uaxactun porque en el año 396 DC mandó a erigir la Estela 4, que conmemora el fin del décimo octavo katun y fue colocada también al frente de la Estructura B-VIII. Su nombre aparece en la posición B9 en la parte trasera de la estela y posiblemente en el frente en la posición D7 de la Estela 22, así como en la posición A5-B5 en la Estela 4 de Tikal. Además, el llamado Marcador de Tikal asocia prominentemente al Ahaw del linaje que vivió en el complejo residencial 6C-XVI con Rana Humeante, quien quizá es mencionado también en el antropomorfo de Tikal.

La Estela 4 de Tikal, monumento fechado para 8.17.2.16.17 5 Caban 10 Yaxkin (379 DC) y la Estela 31 de Tikal, claramente indican que Nariz Rizada accede al cargo de Ahaw bajo la soberanía implícita de Rana Humeante, quien en ese entonces es Chakte del reino combinado Tikal-Uaxactun (Valdés 1989:39; Fahsen y Schele 1991). La Estela 18 de Tikal vuelve a mencionar a Rana Humeante en posición de importancia, aún cuando Nariz Rizada, su protagonista principal, es el que la hace esculpir y colocar en la plaza central.

Recientemente se ha descubierto que la muerte de Rana Humeante ocurrió en 8.18.6.6.17, equivalente al año 402 DC, casi 24 años después de la conquista exitosa de Tikal sobre Uaxactun (Fahsen y Schele 1991). A pesar que en Uaxactun los monumentos de Rana Humeante se encuentran en el Grupo B, este extraordinario personaje fue enterrado en una tumba especial construida al centro del conjunto A-V (Figura 7). Su rico mobiliario funerario pertenece a la época de transición entre las fases Tzakol 2 y 3 (Valdés 1989:36-37) y ha sido descrito como uno de los enterramientos con ofrendas más lujosas. Las conchas bivalvas y los fragmentos de mosaico de jade que se encontraron indican un atuendo decorativo similar al de los personajes que se localizan a ambos lados de Cielo Tormentoso en la Estela 31 de Tikal.

Figura 7 Conjunto A-V, Uaxactun: lugar de enterramiento de Rana Humeante y planta de su sepultura

(Smith 1950)

Rana Humeante instaló una nueva dinastía en Uaxactun, cuya continuidad se puede documentar al menos por los siguientes 175 años, mediante las pocas inscripciones sobrevivientes y los datos arqueológicos de los entierros de la Estructura A-V. No se sabe su fecha de nacimiento, pero sí que su muerte ocurrió en el año 402 DC. El ritual velatorio debió durar varios días, como ha podido comprobarse sucedía con los gobernantes de otros sitios, aunque según Smith (1950), el recinto funerario se encontraba ya preparado para depositar al gobernante en ese lugar.

Varias gradas al oeste de la tumba permitieron que fuera ingresado el entierro, habiéndose depositado junto con él una ofrenda funeraria compuesta por 25 vasijas cerámicas, piezas de jade, pizarra, concha, cientos de piezas que formaban mosaicos de jade y piedra verde, espina de mantarraya en la pelvis y se hace mención de posibles restos de un códice multicolor. Magna ofrenda, digna tan solo de un glorioso personaje.

GOBERNANTE A-31 = BAT MAHK’INA

La siguiente estela fechada que se conoce en Uaxactun se encuentra en el Grupo D y corresponde a la Estela 17 que data del año 416 DC (8.19.0.0.0 10 Ahaw 13 Kayab) y obviamente corresponde a un nuevo gobernante. Este monumento muestra a un individuo en posición sedente con una ofrenda en las manos y en la parte superior, dos cartuchos muy erosionados con cuatro glifos cada uno, contienen la fecha 10 Ahaw en la posición A1, el glifo Ahaw en A2 y una acción verbal en A3. Esto deja la posibilidad que el nombre del gobernante haya ocupado los tres últimos glifos del cartucho inferior.

29 años más tarde se erigió en el Grupo A la Estela 26 en 445 DC (9.0.10.0.0 7 Ahaw 3 Yax), contemporánea de la Estela 31 de Tikal que lleva representado a Cielo Tormentoso o K’awil Chaan, como se traduce su glifo nominal (Figura 8). El nombre del gobernante de la Estela 26 se encuentra en el último glifo del texto y fue leído anteriormente como Chan Mahk’ina; sin embargo, una nueva lectura del monumento indica que el nominal está compuesto por los signos T757:87, que se lee BA-TE o BAT, por lo que su lectura correcta sería por lo tanto iniciada con los glifos Bat Mahk’ina, seguido de un signo imposible de descifrar. Este es entonces el nombre del gobernante.

Según Smith (1950), el individuo depositado en el Entierro A-31, quien sería el gobernante esculpido en la Estela 26, era un hombre entre 29 y 35 años. Entre esta estela y la anterior hay un vacío de 29 años, por lo que es posible que el Gobernante del Entierro A-31 sea el mismo que las erigió. De no ser esto cierto, existiría un periodo de 43 años entre la última fecha segura de Rana Humeante y el Gobernante de la Estela 26. Esto casi implicaría que la Estela 17 fue erigida por un gobernante intermedio cuya tumba se desconoce y del cual no habría más que este dato.

Dado que el patrón de enterramientos en la Complejo A-V muestra un eje norte-sur entre el Entierro A-29 y A-31, luego otro eje este-oeste en los dos entierros siguientes, es prácticamente imposible pensar que hubo un gobernante intermedio y que éste no fue enterrado en este edificio. Por ello es casi seguro que el Señor de la Estela 17 y 26 es el mismo, quien falleció poco después de la erección de esta última.

Durante el reinado de Bat Mahk’ina debió existir una gran influencia de Tikal sobre Uaxactun. K’awil Chaan aparece como uno de los gobernante Mayas más poderosos y si la Estela 31 de Tikal es una muestra de lujo y poder, la 26 de Uaxactun es un pálido reflejo casi de un centro provinciano (Figura 8). Además, en el Grupo B de Uaxactun, la Estructura B-XIII contenía un mural, único para el Clásico Temprano, que muestra varias escenas asociadas posiblemente a esa relación entre los dos sitios, ya que el texto entre los dos personajes principales (Figura 9), en el lado izquierdo del mural contiene el nombre de algunos personajes como Rana Humeante en A6, K’inich Ahaw Mo en A8-B8 y quizá C4 y K’awil Chaan de Tikal en C7.

Hay incluso una referencia con los glifos Tok Pacal Hubuy, que significa “tiró el escudo protector”, en las posiciones B3-A4, que seguramente hacen referencia a la guerra entre Tikal y Uaxactun (Schele y Freidel 1990). El mural muestra otras tres escenas, una con tres personajes aparentemente femeninos dentro de un palacio y las otras dos en donde un personaje joven es el centro de una ceremonia. Podría ser el heredero de Rana Humeante o sea el futuro Gobernante A-31, protegido en su juventud por Tikal bajo el gobernante Cielo Tormentoso. Por haberse destruido el mural es imposible analizar y entender el mensaje, pero seguramente alude a la relación entre los dos sitios durante las últimas décadas del siglo IV y las primeras del siglo V.

Figura 8 Estela 31 de Tikal y Estela 26 de Uaxactun

Figura 9 Fragmento de pintura mural del Palacio B-XIII (Smith 1950)

La tumba del Gobernante A-31 contenía además de otra gran cantidad de mobiliario mortuorio, tres extraordinarias vasijas con textos jeroglíficos. Aunque no es posible relacionar los nominales que aparecen en los textos con los de las Estelas 17 y 26 o el mural del palacio B-XIII, es indudable que se refieren a personajes contemporáneos, quizá miembros de la familia gobernante, aún cuando el nominal de Rana Humeante, el ancestro ilustre, no se aprecia en los textos. Sí hay, sin embargo, signos de parentesco en los textos. En la pequeña vasija negra tipo copón aparece la combinación Tl.535:23 o “su hijo (de varón)” y en la tapadera del trípode marrón aparece el glifo yitah, “hermano”, entre dos glifos nominales.

Se desconoce la fecha exacta de su muerte pero la misma acaeció poco tiempo después del 445 DC, ya que se sabe que cuando se erigió la Estela 26 en esa fecha, Bat Mahk’ina estaba vivo. A su memoria, un templo fue construido sobre el lugar de su tumba y una rica ofrenda mortuoria que incluye 19 vasijas y otros objetos, fue depositada junto a él (Figura 10).

 

Figura 10 Conjunto A-V, Uaxactun: lugar de enterramiento de Bat Mahk’ina y planta de su sepultura

(Smith 1950)

GOBERNANTE A-22

Treinta años más tarde, el tercer gobernante de este linaje conmemora el fin del segundo katun del noveno baktun con la erección de la Estela 23 en el Grupo B para el año 475 DC. El mal estado del monumento sólo permite ver dos signos en la parte frontal que podrían ser los nombres del personaje (Figura 11).

El tercer gobernante, llamado Gobernante A-22, colocó la Estela 20 en el centro del Grupo E en 9.3.0.0.0 (495 DC), para conmemorar una vez más la importancia del mismo. Desde que se establecieron las Estelas 18 y 19 en 358 DC, ningún otro gobernante había vuelto a erigir monumentos conmemorativos en este grupo, hasta la llegada del Gobernante A-22. Esto indica que 137 años transcurrieron para la colocación de un nuevo monumento esculpido en el Grupo E, lo que quizá denote un proceso de revalorización a este antiguo conjunto, cuando nuevos trabajos arquitectónicos también fueron realizados. Es probable que el Gobernante A-22, sabiéndose descendiente de un linaje foráneo y quizá no del todo popular en la población local, quisiera con ello estrechar su filiación con el antiguo linaje de Uaxactun. Los monumentos no hacen mención a su lugar de origen, por lo que es muy probable que su nacimiento haya ocurrido en Uaxactun, lo cual pudo traer cierta flexibilidad en la dinámica de gobierno, por parte de los extranjeros de linaje tikaleño.

La Estela 20 es uno de los monumentos más suntuosos dentro de las estelas del Clásico Temprano en Uaxactun y pareciera ser una afirmación, para ese momento, de cierta independencia del tutelaje de Tikal. El gobernante (Figura 12) está en posición frontal, luce uno de los tocados más fantásticos en este tipo de representaciones y con dos cautivos arrodillados a los lados. El texto en la parte posterior (Figura 13) tiene los signos indicativos de un nominal de mujer y el compuesto T126:552:23, Yatan, “esposa”. Esto indica una relación con el gobernante e indudablemente, si se pudiera leer el resto del texto, incluiría también al padre y a la madre como es usual en textos genealógicos.

Pasados nueve años, este mismo gobernante también erigió la Estela 22 (504 DC), una de las mejor preservadas, que hace mención a Rana Humeante en la posición D7 y una referencia a la guerra entre Tikal y Uaxactun, al conmemorarse el aniversario de seis katunes de ese evento. Esta referencia demuestra que el Señor A-22 estaba muy orgulloso de ser descendiente de Rana Humeante, al hacer referencia a ese suceso protagonizado 120 años antes por su antepasado.

Durante su reinado y el de su antecesor, que comprende todo el siglo V, el Grupo A fue remodelado y transformado con la construcción de calzadas orientadas hacia los conjuntos que se ubican al norte y al este (Grupos B, D y E), las que organizan y al mismo tiempo controlan el ingreso al conjunto, a través de espacios adecuados y elevadas escalinatas. La Plaza Este fue rellenada, sepultados los edificios allí existentes y en su lugar se construyó el mayor palacio del sitio, A-XVIII, que con sus 18 cuartos debió convertirse en la residencia del gobernante de Uaxactun (Figura 14). Interesante es anotar que en el segundo piso del palacio existe un trono colocado frente a la puerta central del edificio, trono desde el que el gobernante pudo realizar también funciones administrativas, ya que desde ese lugar se domina la amplia plaza que se encuentra al sur del palacio, por lo que el gobernante podía permanecer sentado y observar las acciones del exterior o salir de dicho recinto y pasearse sobre la amplia terraza que se encuentra al frente.

Este individuo reinó cerca de 50 años, murió uno o dos años después del 504 DC (9.3.10.0.0), ya que su sucesor parece haber conmemorado su ascenso al trono en la Estela 3, en el año 507 DC (9.3.13.0.0). La tumba del Gobernante A-22 (Figura 15), varió el eje norte-sur de los dos primeros entierros depositados en A-V, quizá por razones cósmicas y se colocó al oeste del Gobernante Bat Mahk’ina, para ser complementado unos 50 años después con el Entierro A-20 en el lado este.

Es uno de los entierros más ricos del área Maya y el más esplendoroso de Uaxactun. Su ofrenda funeraria contuvo 35 vasijas, materiales marinos entre los que se cuentan espinas de mantarraya y diferentes tipos de conchas; pizarra, cuentas de jade, carbón, cinabrio y restos de fibra de textil que indican que el cuerpo estuvo cubierto.

La riqueza de su ofrenda funeraria y la magnificencia de sus monumentos esculpidos ocurre después de la muerte de K’awil Chaan de Tikal (Cielo Tormentoso), lo cual podría indicar una mejoría en la situación de Uaxactun y quizá una debilidad del personaje reinante en Tikal. El Gobernante A-22 es el más conocido por la opulencia de su ajuar funerario, así como también por existir por lo menos cinco inscripciones fechadas pertenecientes a su reinado. En este sentido es el gobernante más documentado de Uaxactun.

 

Figura 11 Estela 23 de Uaxactun (Graham 1986)

Figura 12 Gobernante A-22 al frente de la Estela 20 (Graham 1986)

Figura 13 Estela 20 de Uaxactun, sección posterior (Graham 1986)

Figura 14 Planta del Grupo A de Uaxactun durante la fase Tzakol 3

Figura 15 Conjunto A-V, Uaxactun: lugar de enterramiento del Gobernante A-22 y planta de su sepultura

(Smith 1950)

GOBERNANTE A-20

Tres años después de la colocación de la Estela 22 un nuevo gobernante erigió en el Grupo B la Estela 3 en 9.3.13.0.0 (507 DC), fecha que podría ser la de su ascenso al trono (Figura 16). Aunque ningún glifo identifica ese evento por el deterioro de la estela, debe haber existido un nominal a partir de B10 y otra vez en D10. Este último está precedido de un signo con el numeral 16 como prefijo. Este mismo signo también precede a un posible nominal o título en la posición B1 de la Estela 22 y está por igual en A10 de la Estela 19 como si fuese una identificación peculiar o quizá un título asociado a Uaxactun.

En el año 534 DC o sea 27 años después se conmemora el fin del quinto katun en 9.5.0.0.0 en la Estela 25 del Grupo A, posiblemente como indicador de la última erección realizada por el gobernante que la erigió y que fue enterrado en el lado este del eje formado por los Entierros A-31 y A-22 (Figura 17). Este personaje ha sido llamado Gobernante A-20 y su nominal debe aparecer en las cuatro posiciones últimas de la Estela 25.

La Estela 3, primera de este gobernante y la 23, primera también de su antecesor inmediato, fueron colocadas en el Grupo B, en donde el fundador del linaje Rana Humeante había erigido muchos años antes las Estelas 4 y 5. En el caso del Gobernante A-31 fue diferente, pues él erigió su primera estela en el Grupo D, un complejo no lejano del Grupo E; sin embargo, este retorno por así decirlo, a lugares ancestrales, en los tres casos es significativo, como un deseo de reafirmar continuidad por un linaje quizá visto siempre como intruso. Sin embargo, como norma general se observa que las últimas estelas erigidas por los tres gobernantes están en el Grupo A, lugar en que fue enterrado el fundador del linaje, Rana Humeante.

 

Figura 16 Estela 3 de Uaxactun (Graham 1986)

Figura 17 Conjunto A-V, Uaxactun: lugar de enterramiento del Gobernante A-20 y planta de su sepultura

(Smith 1950)

GOBERNANTE A-23

La Estela 6 del 9.6.0.0.0 (554 DC), está colocada al frente de la estructura que contiene el Entierro A-23. Es la última que puede fecharse claramente para el Clásico Temprano y conmemora una fecha veinte años posteriores a la última estela erigida por su antecesor. Su ubicación fuera del espacio sagrado de la acrópolis que forma el Complejo A-V (aunque próximo a ella y cerca de la tumba del Gobernante A-20), hace pensar que este gobernante, que puede ser el nombrado en la posición B3, quiso asociarse a la gloria de sus antecesores ubicándose en las inmediaciones de sus tumbas y oratorios, pero a su vez mantuvo una cierta independencia, como lo demuestra también el estilo de la inscripción de la estela (Figura 18).

 

Figura 18 Estela 6 de Uaxactun (Graham 1986)

Es interesante observar que la ubicación de la tumba del Gobernante A-23 está fuera de la Acrópolis y para su colocación se construyó un edificio especial en el lado este de la plaza, lo que demuestra la presencia de un nuevo sistema en el patrón de enterramientos. Lo curioso es que este mismo patrón empleado en Uaxactun, fue utilizado aproximadamente 150 años más tarde en la Plaza Mayor de Tikal, con la construcción del Templo I y la inhumación del Entierro 116 de Ha Sawa Chaan K’awil (anteriormente leído como Ah Cacaw). Por lo tanto, este sistema es más antiguo en Uaxactun que en Tikal, al igual que ocurrió con el surgimiento de los arreglos Patrón Triádico y Acrópolis durante el Preclásico Tardío en los Grupos E y H de Uaxactun, lo cual fuera reproducido más tarde en Tikal. Esto nos lleva a preguntar, porqué Tikal copió los modelos simbólicos y religiosos que se originaron en Uaxactun? La respuesta a esto es motivo de otro estudio particular, pero lo importante es que con la muerte del Gobernante A-23, terminó en Uaxactun una era especial en que la élite tikaleña tuvo presencia en el sitio.

Debe mencionarse así mismo, que la fecha de la Estela 6 corresponde al 554 DC, mientras que la ofrenda cerámica de la tumba es un poco más tardía (Tepeu I), lo que parece indicar que el Gobernante A-23 mandó erigir la estela cuando estaba con vida, mientras que su muerte acaeció posteriormente.

Durante el gobierno de este personaje finaliza el Clásico Temprano en Uaxactun y se inicia el hiatus en la erección de monumentos esculpidos. Como se sabe, este fenómeno afectó especialmente los sitios del área Maya Central, en donde lugares como Tikal y Uaxactun no erigieron monumentos durante largo tiempo. Posiblemente los procesos bélicos externos y los problemas internos de Tikal, hayan liberado en parte la presión sobre las ciudades que se encontraban bajo su dominio, ubicadas dentro de su esfera de control político. Esto haría que con un menor dominio de Tikal sobre Uaxactun al iniciarse el Clásico Tardío, el patrón arquitectónico de tipo Acrópolis ya no tuvo significado en Uaxactun y A-V desapareció para convertirse en un extenso palacio residencial de la élite, mientras que Tikal respetó Acrópolis del Norte como un antiguo lugar de culto funerario de sus gloriosos gobernantes del Clásico Temprano.

La distribución de los 18 monumentos fechados para el Clásico Temprano en Uaxactun en los Grupos A, B, D y E, indica que los dos primeros fueron los preferidos, más sin embargo los dos últimos, con tres estelas cada uno, también sirvieron para colocar monumentos[2]. Esto quizá se dio por alguna asociación con edificios ancestrales, como queriendo rendir culto o tributo al antiguo linaje que se originara en el Grupo E, muchos siglos antes de que ellos se vieran inmersos dentro de un proceso social e histórico de vital trascendencia y que cambiara el curso de la historia de un pueblo, con orgullosos gobernantes independientes a la de un pueblo con gobernantes gobernados por un linaje extranjero.

OTROS TEXTOS DE UAXACTUN

Varios textos en vasijas procedentes de los Entierros 31, 22 y 2, así como del mural del palacio B-XIII, quizá agregan alguna información adicional sobre los nominales de los gobernantes o miembros de la élite de Uaxactun.

Tres vasijas procedentes del Entierro 31 contienen textos con nombres y de ellos, hay dos con glifos que expresan relaciones de parentesco. En el caso de una vasija cilíndrica con tapadera, claramente hay un nominal que parece la cabeza de tapir (posición C), seguido del glifo Yitahi que significa hermano y luego otro nominal zoomorfo. La cabeza del tapir es igual a la que aparece en la última posición del texto de la vasija que se encontró en el Entierro 22, después de un título Ah-Ih-Ka-Tzi. Este nominal no aparece en las estelas de Uaxactun, pero si se estudia el primer glifo de esa vasija, éste aparece también en la Estela 31 de Tikal, justo en el primer texto que se refiere a Nariz Rizada. Así mismo, aparece en el mural del Entierro 48 de Tikal, perteneciente a Cielo Tormentoso, su hijo. El segundo glifo del texto es simplemente Ahaw, rodeado del símbolo de sangre, definiendo otra parte del título que sigue, o sea Ch’ul Ahaw. Esto indica que la influencia de Nariz Rizada se extiende, entonces, a Uaxactun como símbolo de la dominación de Tikal sobre esta ciudad.

Otro texto en una vasija del Entierro 31 muestra el glifo Ahaw decorado, en este caso Unikicin, que significa “hijo de”, o sea que hay un padre y un hijo. Posiblemente el primero con el nominal en el glifo anterior al signo Yuch’ib y el nominal del hijo, posterior al glifo introductor de nominales (Chinchilla y Fahsen 1991). Su nombre sería Na Yax Kan Yahaw GI. Ninguno de estos nominales aparece en las estelas del Clásico Temprano.

Finalmente, los textos en una vasija estucada del Entierro 31 se refieren a cuatro personajes sentados en tronos de piel de jaguar. En ninguno de los casos, sin embargo, los nominales son similares a los de las estelas, por lo que aún cuando las imágenes son de gobernantes, podrían ser solo Ahawob de linajes.

Un caso diferente es el texto del famoso vaso de la Serie Inicial (proveniente del Entierro A-2), aún no totalmente descifrado. Muestra en primer lugar una serie de problemas con la fecha, ya que hay tres alternativas claves: 7.5.0.0.0; 9.3.5.0.0 y 9.16.8.11.0. La primera fecha (255 AC), ocurre en el Preclásico, cuando Uaxactun era un pequeño sitio en vías de crecimiento; la segunda (500 DC) en época del Gobernante A-22 y la tercera en el Clásico Tardío (Kubler 1977). Este vaso se fabricó seguramente en la última fecha para recordar eventos de siglos anteriores. Los cuatro últimos glifos que siguen a la fecha, son el nominal del gobernante sentado en el trono de jaguar, cuyo título Ch’akte, se ve casi encima de la figura del gobernante. Los dos guerreros, ambos vestidos con trajes no Clásicos, se nombran en pequeños textos frente a ellos. El primero se llama K’uk’Mo’Chaan Sahal y el otro Ahaw Buluk Chi-?. Cabe decir que en el llamado antropomorfo de Tikal, el personaje central se llama K’uk’Mo’ también.

Finalmente está el ejemplo del texto entre los dos personajes principales del desaparecido mural policromo del palacio B-XIII, que muestra cuando menos tres personajes. Uno en la posición A6 es Rana Humeante, otro en A8-B8 y C4 es Mah K’ina Mo’ y luego K’awil Chaan Ahaw, nombre de Cielo Tormentoso de Tikal. Es posible que dos personajes más aparezcan en ese texto, uno en las primeras posiciones y otro en B9. Ninguno sin embargo es similar a los de las estelas. Los otros textos más pequeños que acompañan a los personajes menores del mural, son obviamente nominales de la élite de Uaxactun; quizá en el caso del texto sobre el joven, es indicativo del futuro gobernante, pero desafortunadamente no fueron correctamente registrados por lo que es difícil interpretarlos. Aparece Mah K’ina Mo y frente al joven, el signo de un pájaro, quizá su nombre, que va cerca de una cara con un tocado aparentemente de paja. No se pueden comparar con los de las estelas por lo destruido de éstas y lo mal registrado del mural.

CONCLUSIONES

Por lo descrito antes, puede concluirse que existió una primera secuencia de gobernantes, cuyos monumentos se fechan a partir del año 327 DC hasta el 378 DC. Podría decirse que las Estelas 9 y 10 (en el Grupo A), pertenecen a dos gobernantes distintos y las Estelas 18 y 19 (en el Grupo E), del año 358 DC, representan a dos individuos diferentes, uno de los cuales fue el gobernante y el otro jefe de linaje, quizá co-gobernante.

Veinte años después ocurrió la conquista de Uaxactun por Tikal y la instauración de una nueva dinastía de origen tikaleño, que gobierna por cerca de 175 años, con cinco gobernantes claramente identificados en sus monumentos. El primero de ellos fue Rana Humeante, el segundo Bat Mah K’ina y los siguientes designados respectivamente como Gobernantes A-22, A-20 y A-23.

Adicionalmente, una serie de personajes secundarios pertenecientes a la élite del sitio se identificaron en textos, en vasijas y en el mural del palacio B-XIII. En este último hay un individuo que aparece varias veces y cuyo nombre es Mah K’ina Mo’. Además, un joven cuyos nominales son un signo de pájaro y una cabeza con tocado de paja. Debido a que en el texto también aparecen los nombres de Rana Humeante y Cielo Tormentoso, es posible que la referencia sea a los gobernantes previos al conflicto, ya que en la posición A4 del mural aparecen los signos Hu-bu-yi o sea la palabra Hubuy, que quiere decir “tirar o botar” y que en otros textos es indicativo de derrotar al enemigo. El sujeto del verbo es Rana Humeante en la posición A6, por lo que está indicándose una acción sobre Uaxactun o sus gobernantes, perpetrada por Rana Humeante. El hecho de aparecer el nominal de Cielo Tormentoso implica que el mural fue pintado durante su vida, contemporánea al gobernante Bat Mah K’ina o Señor A-31. El fechamiento cerámico asignado para el mural fue para la fase Tzakol 3, que coincide perfectamente con los datos epigráficos y el momento en que sus protagonistas estuvieron con vida, tanto en Tikal como Uaxactun.

REFERENCIAS

Chinchilla, Oswaldo y Federico Fahsen

1991        Sobre la Distribución de un Glifo Clásico Temprano en las Inscripciones Mayas. En II Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 1988, pp. 146-154. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

Fahsen, Federico

1988    A New Classic Maya Text from Tikal. Research Report on Ancient Maya Writing, No.17. Center for Maya Research, Washington D.C.

Fahsen, Federico y Linda Schele

1991a        A Proposed Reading for the Penis Perforation Glyph. Texas Notes on Precolumbian Art, Writing and Culture 8:1-2. Austin, Texas.

1991b        Curl-Snout Under Scrutiny, Again. Texas Notes on Precolumbian Art, Writing and Culture 13:1-6. Austin, Texas.

Kubler, George

1977        Aspects of Classic Maya Rulership on Two Incised Vessels. Studies in Pre-Columbian Art and Archaeology, No.18. Dumbarton Oaks, Washington.

Laporte, Juan Pedro

1989        El Grupo B, Uaxactun: Arquitectura y Relaciones Sociopolíticas Durante el Clásico Temprano. En Memorias del II Coloquio Internacional de Mayistas, 1987, Vol. 1:625-646. Centro de Estudios Mayas, Universidad Nacional Autónoma de México, México.

López Olivares, Nora María

1991        Sistema funerario de Uaxactun: Implicaciones Bioculturales y Socio-Políticas Evidentes en las Características de los Restos Óseos. Tesis de Licenciatura, Área de Arqueología, Escuela de Historia, Universidad de San Carlos, Guatemala.

Mathews, Peter

1985        Maya Early Classic Monuments and Inscriptions. A Consideration of the Early Classic Period in the Maya Lowlands (editado por Gordon Willey y Peter Mathews):5-54. Institute for Mesoamerican Studies, Pub. No. 10. State University of New York, Albany.

Morley, Sylvanus G.

19378        The Inscriptions of Peten. 6 Vols. Carnegie Institution of Washington, Pub. 437. Washington, D.C.

Schele, Linda y David Freidel

1990        A Forest of Kings: The Untold Story of the Ancient Maya. William Morrow and Company, New York.

Smith, A. Ledyard

1950        Excavations of Uaxactun, Guatemala, 19311937. Carnegie Institution of Washington, Pub. 588. Washington, D.C.

Valdés, Juan Antonio

1989a        El Grupo A de Uaxactun: Manifestaciones Arquitectónicas y Dinásticas Durante el Clásico Temprano. Mayab 5:30-40.

1989b        Visión Evolutiva de Uaxactun a la Luz de Nuevas Investigaciones. Estudios 1/89:53-82. Instituto de Investigaciones de la Escuela de Historia, Universidad de San Carlos de Guatemala.

1992a        Von der Ersten Besiedlung bis zur Spaten Praklassik. En Die Welt der Maya, pp. 22-40. Roemer und Pelizaeus Museum, Hildesheim/ Verlag Philipp von Zabern, Mainz.

Valdés, Juan Antonio y Bertila Bailey

1986        Entierros de Uaxactun 1983-1985. En Reporte Arqueológico de las Exploraciones Realizadas en Uaxactun Durante 1983-1985 (editado por Juan Antonio Valdés). Proyecto Nacional Tikal, Guatemala.

 

 

[1]

 

[2]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *