Asociación Tikal

060 Dos Cabezas de Jaguar estilizado, excavaciones en El Trapiche, Chalchuapa, El Salvador. Nobuyuki Ito, Shione Shibata, Julio Alvarado y Miriam Méndez – Simposio 28, 2014

Descargar este articulo en formato PDF

060 Dos Cabezas de Jaguar estilizado, excavaciones en El Trapiche, Chalchuapa, El Salvador.

Nobuyuki Ito, Shione Shibata, Julio Alvarado y Miriam Méndez

 

XXVIII Simposio de Investigaciones
Arqueológicas en Guatemala

Museo Nacional de Arqueología y Etnología
14 al 18 de julio de 2014

Editores
Bárbara Arroyo
Luis Méndez Salinas
Lorena Paiz

 

Referencia:

Ito, Nobuyuki; Shione Shibata, Julio Alvarado y Miriam Méndez
2015 Dos Cabezas de Jaguar estilizado, excavaciones en El Trapiche, Chalchuapa, El Salvador. En XXVIII Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2014 (editado por B. Arroyo, L. Méndez Salinas y L. Paiz), pp. 747-758. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

 

Dos Cabezas de Jaguar estilizado, excavaciones en El Trapiche, Chalchuapa, El Salvador
Nobuyuki Ito
Shione Shibata
Julio Alvarado
Miriam Méndez
Palabras clave
El Salvador, El Trapiche, Chalchuapa, Cabeza de Jaguar estilizado, Preclásico Tardío, Clásico.

Abstract
During the investigation 2012 – 2014, in the area of Trapiche, Chalchuapa there were found two jaguar stylized heads. These stones sculptures were placed or incrusted into the floor in front of the structure E3-1 with the face toward the sky. Previous work done by Dr. R Sharer allowed to document some sculptures aligned over the architectural axis of the same structure. This paper will present an interpretation of the distribution of the two jaguar stylized heads in El Trapiche. It will also analyze the moment in which importance is given to the rulers during that moment of commemoration of an important event.

 

Introducción
Desde 1995 hasta la fecha se han intensificado las investigaciones arqueológicas en Chalchuapa (Fig.1), las cuales están siendo orientadas para conformar una detallada cronología en esta Zona Arqueológica (Fig.2), debido a que hasta el momento la secuencia cronológica no ha sido sometida a confirmación ni revisión, la cual fue establecida en 1978 en el Proyecto Arqueológico de Chalchuapa dirigido por el Dr. Robert J. Sharer de la Universidad de Pensilvania (Sharer ed. 1978).

Por lo anterior, se presentó un Plan de Trabajo para realizar excavaciones y el levantamiento topográfico en el área de El Trapiche y de Casa Blanca como un proyecto arqueológico mutuo entre la Dirección de Arqueología de la Secretaria de Cultura de la Presidencia de la República de El Salvador y la Universidad de Nagoya, Japón, bajo la dirección del arqueólogo Shione Shibata.

Hasta la fecha, se han realizado cinco temporadas de campo comprendidas entre los años de 2012 y 2014. Actualmente a través de las excavaciones e investigación, se pretende aclarar algunos aspectos relacionados con las características y procesos culturales del Periodo Preclásico Medio y Tardío en Chalchuapa, así como la etapa de una posible transición de la Cultura Olmeca hacia la Cultura Maya.

Las esculturas en la Zona Arqueológica de Chalchuapa
En la zona arqueológica las dos estructuras más grandes son las pirámides de E3-1 del área de El Trapiche y B1-1 del Parque Tazumal. La Estructura E3-1 mide más de 20 m de altura y pertenece a los periodos Preclásico Medio y Tardío. La estructura B1-1 está construida sobre una gran plataforma y alcanza casi la misma altura de E3-1. Al frente de ambas estructuras grandes, se localizaron algunas esculturas (Sharer ed. 1978).
A principios del Siglo XX Santiago I. Barberena mencionó el nombre de Tazumal, relacionándolo con la Estela, llamada equivocadamente en aquel entonces “La Reina o Virgen de Tazumal”, la cual estaba al pie del flanco occidental de la Pirámide B1-1 (Barberena 1910).

Desde 1948 hasta 1950, se realizaron excavaciones y restauraciones de las estructuras B1-1 y B1-2. En la última temporada entre 1951 y 1953, se realizaron excavaciones parciales (Fowler 1995). Durante la excavación del Montículo B1-1 realizada por Boggs, se encontraron unas esculturas de las cuales una tiene detalles característicos de esculturas que se han encontrado en la zona arqueológica de Tula, Hidalgo, México. Otra escultura (Monumento 22) corresponde a la mitad de una cabeza de jaguar estilizado.

Desde el año de 1968 se inició el Proyecto Arqueológico de Chalchuapa del Museo Universitario de Pensilvania en cuyas investigaciones arqueológicas se encontraron algunas esculturas en el área de Casa Blanca y de El Trapiche. En el área de El Trapiche, se localizaron los Monumentos 1, 2, 3 y 10 al pie de la Estructura E3-1 sobre el eje arquitectónico de la misma estructura. Estas esculturas pertenecen al periodo Preclásico Tardío por el contexto arqueológico. En la Estructura E3-1-2nd del Preclásico Medio, se encontró el Monumento 7 sobre su eje arquitectónico. En el área de Casa Blanca, se halló sobre el piso del Clásico Medio el Monumento 17 al pie de la Estructura C3-6-1st (Sharer ed. 1978).

En el mes de julio de 1997, dio inicio la investigación arqueológica de Casa Blanca por la Universidad de Estudios Extranjeros de Kioto realizaron trabajos de conservación y restauración en las Estructuras 1 y 5 (C1-1 y C3-6) en donde se encontraron dos esculturas monumentales. La Escultura 1 es una cabeza pequeña, la cual estaba abajo de la capa superficial. No se sabe su posición cronológica por la falta de información arqueológica. Otra escultura es la representación de un individuo obeso, denominada Escultura 2 (Ohi ed. 2000), la cual podría pertenecer al periodo Preclásico Tardío o Clásico Temprano según el contexto arqueológico.

En el año 2006 se realizó un proyecto arqueológico en el Parque Arqueológico Casa Blanca. En los trabajos se descubrieron varias esculturas; una estela lisa, un altar y una máscara de jaguar estilizado en el frente de la fachada de la Estructura 5 (C3-6) (Ichikawa 2007).

Orden de colocación de las esculturas
Aquí se presenta una hipótesis de la ubicación espacial o colocación de las esculturas en la zona arqueológica de Chalchuapa, la cual está basada en los datos arqueológicos de las excavaciones realizadas hasta la fecha en Mesoamérica.

Esculturas en Mesoamérica
En Mesoamérica se inició la producción escultórica en el periodo Preclásico Temprano. En San Lorenzo, Veracruz, México, se encontró la piedra esculpida más temprana (Coe y Diehl 1980). También se hallaron algunas disposiciones especiales en su colocación, como esculturas alineadas, una estela puesta en la estructura baja, entre otros. En La Venta, Tabasco, México, se levantaron varias estelas delante de la estructura (González 2004). En ocasiones un altar acompaña a la estela o estelas alineadas ubicándolas en la fachada de la estructura. Es factible que la cultura Olmeca es la creadora de la corriente escultórica inicial en Mesoamérica (Ito 2011).

En la Zona Arqueológica de Izapa, Chiapas, México, se encontraron varias estelas narrativas aplicando un nuevo “estilo” Izapa (Lowe et al. 1982), colocándose un altar delante de la estela. En este sentido, se conformó en ese momento el concepto ideológico general de vincular en combinación la estela-altar en la cultura de Izapa, al igual que en los casos anteriores. También se encontró un eje principal en la disposición espacial escultórica en el cual, se colocaron los monumentos en la fachada de la estructura y en la plaza rodeada por varias estructuras.

En Tak’alik Ab’aj, Retalhuleu, Guatemala, se descubrió la disposición del eje arquitectónico y dos estilos escultóricos en convivencia, el Olmeca y el Maya (Orrego C. 1990). Según el mismo eje se colocaron más de 200 esculturas al frente de la estructura o terrazas entre otros, en el cual frecuentemente se encuentra un altar acompañando a una estela.

En las Tierras Altas de Guatemala, se encuentra la Zona Arqueológica de Kaminaljuyu, la cual fue posiblemente la ciudad más grande durante el periodo Preclásico Tardío en Mesoamérica (Popenoe 1997; Shook y Popenoe 1999). El sitio muestra un eje principal arquitectónico, según el cual se construyeron unas 200 estructuras en total, en las que se han descubierto numerosas esculturas que muestran un “estilo” Kaminaljuyu-Izapa o Maya temprano (Parsons 1986). En la Costa Sur de Mesoamérica, la cultura Maya creó su propio estilo de arte escultórico el que luego se extendió hasta las Tierras Bajas Mayas y El Salvador (Sharer ed. 1978).

Esculturas en Chalchuapa, El Salvador
En la Zona Arqueológica de Chalchuapa, se encontraron esculturas en varios estilos culturales y regionales, como Olmeca, Maya, Tolteca y Azteca. La misma zona de Chalchuapa se divide en varias áreas, como El Trapiche, Casa Blanca, Tazumal, Peñate y etc. (Figura. 2). En las áreas de El Trapiche, Casa Blanca y Tazumal, se han encontrado unas estructuras altas en las que se hallaron más de 30 esculturas monumentales. La mayoría de las esculturas no tienen datos arqueológicos mediante excavaciones científicas; sin embargo, según investigaciones anteriores, algunas de ellas fueron colocadas al frente de la estructura o en la plaza rodeada por las estructuras. Por los pocos datos arqueológicos, es muy difícil reconocer su posición cronológica y cultural.

Intercambio cultural en Chalchuapa
En Chalchuapa se encuentran elementos y rasgos culturales similares a los realizados por los Olmecas de la Costa del Golfo de México; sin embargo, no se ha encontrado ninguna evidencia de que los Olmecas hubiesen conquistado Chalchuapa o que extendieran su poder político hasta la frontera mesoamericana. Existe la posibilidad de la existencia de cierta relación diplomática directa o indirecta entre Chalchuapa y los Olmecas de la región del Golfo de México. Posiblemente en Chalchuapa se trataba de importar las tecnologías avanzadas por medio de algún tipo de intercambio, como régimen o sistema tributario, etc. Entre las tecnologías importadas, se podría haber incluido la tecnología escultórica. Por otro lado, se encuentran varias evidencias tempranas de la presencia de los Mayas en Chalchuapa, como lo es la escritura mesoamericana (Monumento 1) y la estela lisa con altar. Durante el periodo Preclásico Tardío, en Chalchuapa también los chalchuapanecos antiguos quisieron aprovechar la cultura o tecnología avanzada de los Mayas (Ito 2008, 2011).

Orden de ubicación de las esculturas en Chalchuapa
Con base en los datos antes mencionados, se presenta la hipótesis de la ubicación de las esculturas en las áreas de El Trapiche y de Casa Blanca durante el periodo Preclásico.

Cronológicamente hablando, en la zona de Chalchuapa durante el periodo Preclásico Temprano no se han encontrado esculturas hasta el momento. En el periodo Preclásico Medio, se encuentran unas esculturas, como el Monumento 7 de El Trapiche, el Monumento 12 de Las Victorias, y posiblemente una estatua sedente de Casa Blanca. Solo el Monumento 7 fue encontrado a través de una excavación científica. Esta escultura estaba ubicada en las piedras, las cuales forman la estructura del periodo Preclásico Medio. Los Monumentos 7, 12 y estatua sedente de Casa Blanca podrían pertenecer al periodo Preclásico Medio por presentar el estilo escultórico olmeca.

Para el periodo Preclásico Tardío, se encontraron varias esculturas, como los Monumentos 1, 2, 3 y 10, delante de la Estructura E3-1. En el área de Casa Blanca, se encontró una estela lisa con un altar y una máscara pequeña de jaguar estilizado en el frente de la Estructura 5 sobre el eje arquitectónico. Posiblemente la Escultura 2 se colocó en el frente de la Estructura C3-3 en este periodo.

También las esculturas chalchuapanecas tienen varias huellas o rasgos vinculados con la cultura Olmeca y Maya temprana. En las culturas Olmeca y Maya, se localizan piedras esculpidas en el frente de la estructura y en la plaza rodeada por los edificios. En algunas ocasiones las esculturas estaban alineadas según el eje arquitectónico. En Chalchuapa, se localizaron esculturas con la misma disposición de las dos culturas Olmeca y Maya, aunque solo unas esculturas chalchuapanecas tienen datos de excavación científica.

Por esta razón, en Chalchuapa la ubicación de las esculturas mantienen la misma disposición espacial, el mismo orden que se puede ver en los sitios arqueológicos de San Lorenzo, La Venta, Izapa, Tak’alik Ab’aj y Kaminaljuyu. Especialmente en el área de El Trapiche y Casa Blanca, podrían encontrarse más esculturas en los lugares que se indican por los datos antes mencionados, como en las plazas, al frente de las fachadas de las estructuras, entre otros. También según el eje arquitectónico las esculturas podrían estar alineadas.

Investigación arqueológica en El Trapiche, Chalchuapa (2012-214) 1a. Temporada de Campo: marzo de 2012
Con base en la hipótesis antes mencionada, se planificaron investigaciones arqueológicas en las áreas de El Trapiche y de Casa Blanca, Chalchuapa, cuyo objetivo fue conocer las anomalías obtenidas por el radar subterráneo utilizado en el sondeo geofísico y reconocer la posibilidad de encontrar esculturas monumentales de la época prehispánica. Observando la ubicación de las anomalías o posibles esculturas, se reconocería la manera de colocación de los monumentos en piedra.
Actualmente se ha llevado a cabo un sondeo geofísico con el radar subterráneo para reconocer anomalías en las áreas de Casa Blanca y El Trapiche, Chalchuapa, en donde la Compañía de Tanaka Geological Corporation realizó el análisis de los datos obtenidos a través del sondeo geofísico encontrando varias anomalías en el terreno investigado (Fig.4).

2a. Temporada de Campo: agosto y septiembre de 2012
Según el resultado de la 1a. Temporada, se seleccionaron dos lugares en El Trapiche (Fig.3) para realizar investigaciones y así poder confirmar las anomalías mediante excavaciones. Otro objetivo fue confirmar la hipótesis de una posible colocación espacial de las esculturas según la ley de disposición escultórica prehispánica.
Durante la 2a. Temporada de Campo, se realizó investigación arqueológica al sur del Montículo E3-1 y alrededores de los Montículos de E3-2, 3 y 6. La primera fue al sur del Montículo E3-1, donde se detectó una anomalía a lo largo del mismo montículo. Se planificó una trinchera de 2 X 70 m, denominada Trinchera 1 (Fig.5). Se realizaron cuatro trincheras de 10 m (Tr. 1-1, 1-2, 1-3 y 1-4) con extensiones (Fig.6). También se encontraron anomalías en la esquina noreste del Montículo E3-2. Se trazó otra trinchera (Trinchera 2) y se inició la excavación, con un pozo de 2 X 2 m (Tr. 2-1) en la esquina noreste del Montículo E3-2.

El segundo punto fue al sur del Montículo E3-6, donde se encontró una anomalía con forma de cuenco redondo. Se planificó una trinchera (Trinchera 3) que atravesara esta anomalía para reconocer las características de la misma (Fig.5). Se realizó la excavación de una trinchera de 1.5 X 5 m (Tr. 3-1) para reconocer el extremo de la anomalía.

3ª Temporada de Campo: marzo y abril de 2013
Durante la Tercera Temporada de Campo, se llevaron a cabo investigaciones arqueológicas a lo largo de la Trinchera 1. Se excavaron las Trincheras 1-5, 1-6, 2-2 y 2-3 (Fig.6). En la Trinchera 1-5, se extendió la excavación hacia el oeste, denominada como “Extensión Oeste”. Y en la Trinchera 2-3, solo se excavaron 5 m. En la Trinchera 1-3, se localizó una concentración de piedras durante la temporada anterior. Para determinar su extensión, se realizó la Extensión Oeste de la misma trinchera. También en la Extensión Este de la Trinchera 1, se encontró una concentración de piedra (CDP 1), dentro de la cual se observó una parte con consistencia suave, donde se excavó en esta temporada.

4ª y 5ª Temporada de Campo:
agosto y septiembre de 2013, y marzo y abril de 2014
Durante la Cuarta y Quinta Temporada de Campo, solo se realizó levantamiento topográfico para completar el mapa topográfico de El Trapiche..

Estratigrafia en El Trapiche, Chalchuapa
Se reconocieron varios estratos en las excavaciones (Fig.7) que se explicarán a continuación, comparando la estratigrafía realizada en la investigación de la Universidad Pensilvania (Fig.8).

Primero se encuentra un estrato de tierra café semejante al humus. Abajo del humus se encuentra el estrato de tierra negra. Dos estratos de tierra café y de tierra negra son correspondientes a F.23 por el proyecto de la Universidad de Pensilvania. Más abajo se observa otro estrato de tierra café, posiblemente correspondiente a F.21, el cual desaparece en la parte norte de la Trinchera 1-1 y su Extensión Este 1. Abajo de la capa de tierra café se encuentra la de tierra blanca cafesácea, la cual es Tierra Blanca Joven (originaria de la erupción volcánica del Ilopango) y F.20. Esta capa desaparece en la parte norte de la Trinchera 1-1 con su extensión y en la Extensión Este 1 de la Trinchera 1-2. Sobre esta capa de TBJ, se encuentra un piso de barro, apisonado o argamasa en las Trincheras 1-3, 1-4, 1-5 y 1-6.

Abajo de la tierra blanca cafesácea, se encuentra una capa de tierra café clara (F.8), en la cual se encontraron tres esculturas. En la parte superior de la misma capa, se registró un piso de barro apisonado. Más abajo se tiene la capa de tierra café suave con grava (F.6), abajo de la cual se encuentra una capa de tierra café con grava. Las últimas dos capas podrían ser una misma capa. Sobre o arriba de la capa de tierra café suave con grava, se encontraron varias concentraciones de piedras. Más abajo se encuentra una capa de tierra café arcillosa (F.4), abajo de la cual parcialmente se encuentra una capa de tierra café suave con barro quemado y piedrín.

 

Luego se encuentra una capa de tierra café arcillosa dura (F.3). Abajo de la misma capa, hay una capa de tierra amarilla dura (F.2) parcialmente con tierra café rojiza y manchas amarillas. Por último, se encuentra una capa de tierra café rojiza arenosa (F.1) que tiene pocos materiales arqueológicos en la parte superior. Cuando no se encontró ningún material, se concluyó la excavación en la Trinchera 1-1.

En las Trincheras 1-5 y 1-6, se encuentran las capas de tierra café con escasas gravas que puede corresponder a la capa de tierra café clara de la Trinchera 1-3 y 1-4. La capa de tierra café con gravas grandes de las Trincheras 1-5 es correspondiente a la de tierra café con grava. Sobre la misma capa se encontró un altar liso.

Esculturas encontradas durante las temporadas 2012-2014
En la Trinchera 1-1, se encontró un fragmento de estela con el lado esculpido hacia abajo. En la Trinchera 1-5 y su Extensión Oeste, se encontró un altar liso. Es posible que se excavara un hoyo pequeño para ponerlo y luego se colocó en la misma cavidad. Igualmente se encontraron dos Cabezas de Jaguar Estilizado (Fig.9).

Cabeza de Jaguar Estilizado
Cuando se limpió el hoyo de café en la Trinchera 1-2, apareció una parte de la escultura. Al quitar la capa de tierra blanca cafesácea, se pudo observar todo el rostro de la escultura (Fig.10). La escultura estaba sembrada en la capa de tierra café clara, sin ningún hoyo para poner esta escultura. Es posible que cuando se formó el estrato de tierra café clara para hacer el piso, se colocó esta escultura, enterrándola al nivel de la orilla de su rostro para ser mostrada al cielo. La mitad inferior de esta escultura esta trabajada a manera de espiga en la forma de un disco, posiblemente para incrustar o sembrarla en la tierra, ya que está enterrada toda la parte de la misma espiga.

En la Extensión Este 1 de la Trinchera 1-2, se encontró otra escultura abajo de la capa de tierra café (Fig.10), sembrada en la tierra café clara. Con el fin de buscar alguna evidencia del hoyo para ponerla, se realizó una excavación alrededor de la misma escultura. No se encontró ninguna huella de hoyo. Esta escultura podría haber sido puesta al formarse la capa de tierra café clara, solo dejando una parte de la escultura para la vista al cielo en aquel entonces.

Con base en ambas esculturas, se puede deducir que se había planificado la colocación de estas dos esculturas antes de que se formara la capa de tierra café clara. Y cuando se formó la capa de tierra café clara, quedaron las dos esculturas puestas en el piso de la misma tierra mostrando todo el rostro de la Cabeza 1, mientras que solo una parte del rostro de la 2 quedó a la vista. Es posible que ambas cabezas estén representando dos cosas diferentes, de las cuales la ubicada al oriente, represente una cabeza naciente y la del oeste poniente al inframundo.

Dualidad en la Cabeza de Jaguar Estilizado
La Cabeza 1 se puede dividir en dos partes, como una mitad izquierda (este) y otra derecha (oeste). El monumento es zoomorfo, presenta dos ojos huecos; sobre las órbitas mantiene dos volutas mismas que corren del exterior al interior. En las fauces, se encuentra un objeto colgante sobre el labio inferior, el cual se divide por una acanaladura central en dos partes diferentes. El lado izquierdo solo tiene dos partes divididas simples, el derecho se divide horizontalmente en tres partes y verticalmente en dos partes por la incisión. En total, se tienen seis segmentos. Y cada segmento tiene una línea incisa en forma de “U”; la “U” en posición normal en los tres superiores e invertida en los tres inferiores. Se observa una protuberancia redonda en el segmento superior más central. Se encuentra una hendidura hacia arriba en las fauces hasta su nariz y sobre la nariz hay una cresta en forma cuadrada alargada.
La Cabeza 2 tiene dos ojos diferentes; el ojo derecho esta hueco (oeste) e izquierdo vivo (este). Sobre los ojos se encuentran las mismas volutas. De las fauces se extiende un objeto, como una lengua, abajo de las encías superiores sobre el labio inferior. La boca se entrecorta hacia arriba hasta su nariz.

Basándose en las características de las dos cabezas, es posible que se presenten distintas expresiones en los lados derecho e izquierdo. También en la parte inferior de la Cabeza 1 se encuentran diferentes características. En la parte superior de la Cabeza 2, se tiene distintos ojos, como muerte y vida. La Cabeza 1 tiene diferencias en la parte inferior o hacia abajo, mientras la Cabeza 2 en la parte superior. La Cabeza 2 tiene atención al sol naciente y la Cabeza 1 al sol poniente.

Contexto arqueológico de Cabeza de Jaguar Estilizado en El Trapiche
Hasta la fecha, se han encontrado tres cabezas de jaguar estilizado en El Trapiche, Monumento 3 por la Universidad de Pensilvania y Cabezas 1 y 2 por el proyecto arqueológico de 2012-2014. Frente a la fachada o en el lado sur de la pirámide principal de El Trapiche, se colocaron todas las cabezas de jaguar estilizado, alineadas haciendo 90 grados con el eje arquitectónico de la Estructura E3-1.

Según la estratigrafía de la excavación, al construir un piso nuevo se pusieron dos cabezas de jaguar estilizado sin destruir ninguna parte para su función propia, colocándolas para que vieran el cielo. Al norte o arriba de las cabezas, se ubica el acceso a la Estructura E3-1. El lado exterior ó este de la Cabeza 2, recibe el sol al amanecer y el lado interior u oeste guarda el acceso al templo. El ojo exterior u oeste de la Cabeza 1, observa el sol poniente hasta el último momento. Y el ojo interior ó este de la misma cabeza guarda el acceso al templo. Sin embargo, se localizaron las partes superiores de las Cabezas 1 y 2, con la dirección a la cima de la Estructura E3-1. Los ojos interiores de las Cabezas, pueden ver el acceso a la Estructura E3-1, o tienen intensión de guardar el acceso de la dicha estructura.

Una interpretación de las Cabezas 1 y 2
Se interpretan las Cabezas 1 y 2, estando en el acceso a la Estructura E3-1. Cuando se camina en el acceso al templo o un cerro sagrado artificial, se pueden ver los ojos huecos; ojo izquierdo de la Cabeza 1 y el derecho de la 2. Estos ojos huecos representan la muerte, posiblemente para entrar al inframundo por el templo de la Estructura 3E-1.

Sin embargo, se encuentra el ojo izquierdo ó este de la Cabeza 2 en el extremo oriente. Y el ojo derecho u oeste de la Cabeza 1 se ubica en el poniente extremo de los cuatro ojos de las dos Cabezas de Jaguar Estilizado. Así el ojo izquierdo de la Cabeza 2 se ubica más cerca del sol naciente, o en donde nace el sol, mientras el ojo derecho de la Cabeza 1 más cerca del sol poniente en donde el sol entra al inframundo. Por esta razón, el ojo izquierdo de la Cabeza 2 está vivo y el derecho de la Cabeza 1 muerto, correspondiendo al sentido de la actividad del sol.

De hecho, el Monumento 3 está quebrado y solo tiene la parte superior (Fig.9). Está puesta entre las Cabezas 1 y 2, o en el acceso al templo de la estructura. Esta Cabeza de Jaguar Estilizado tiene un ojo vivo y otro muerto, los cuales corresponden a dos puntos cardinales, como naciente y poniente. De esta forma, la ubicación de las cabezas y su representación, posiblemente simboliza que se ha matado la Cabeza de Jaguar Estilizado para ser ofrendado ante el acceso del templo, de esta manera esta criatura es un “guía” para entrar al inframundo, por lo cual se puso la cabeza matada con los ojos que indican los puntos cardinales para que reconozcan correctamente el inframundo. Y también los monumentos matados se colocaron en el acceso al templo para que ingresen al mundo subterráneo.

Palabras finales
Se encontraron varias esculturas de piedra en El Trapiche, Chalchuapa. Dos Cabezas de Jaguar Estilizado fueron colocadas en el piso de la capa de tierra café clara antes de la erupción volcánica del Ilopango que las cubrió completamente. También, se han encontrado ocupaciones antes y después de la misma erupción, lo cual confirmó una secuencia continua del periodo Preclásico Tardío al Clásico en El Trapiche, Chalchuapa.

Por otra parte, en la región del Golfo de México, existen un par de cabezas similares en el sitio arqueológico de Laguna de Los Cerros. Los Monumentos 1 y 2 se encontraron en el pequeño patio inmediatamente al suroeste de la plaza principal próximo al montículo Núm. 26 (Medellín 1960; Bove 1978). El contexto arqueológico de las Cabezas de Jaguar Estilizado en El Trapiche, es muy semejante al de Laguna de Los Cerros, en los cuales instalan dos cabezas similares con muy poca diferencia característica o facial, y que se colocan frente al montículo, tal vez para guardarlo y teniendo distintas funciones. También es muy interesante que en Laguna de Los Cerros se ubica el Monumento 5 cerca de los Monumentos 1 y 2. El Monumento 5 es un trono con la figura integrada a un nicho. Es posible que las dos cabezas guarden el trono. También es factible que ambos monumentos hayan servido para hacer ritos, ya que los dos tienen una cavidad en la cima de cabeza.

En Mesoamérica se encuentran varias esculturas que tienen cuatro caras, como el Monumento 70 de La Venta, el Monumento 10 de Kaminaljuyu. El primero tiene su cuerpo y extremidades, mientras el segundo solo la cabeza sin ninguna parte corporal. Si hubiese llegado el concepto escultórico desde La Venta hasta Kaminaljuyu, tal vez se hubiese modificado poniendo más énfasis en las cuatro caras, sin embargo, se conservó las formas de cuatro caras con pedestal en la región de Kaminaljuyu. Podría verse también como una adaptación local adoptando un concepto creado en otra región cultural ajena, modificándolo.

La concepción ideológica de la Cabeza de Jaguar Estilizado podría tratarse de una adaptación local de un concepto escultórico de otra región cultural. Basándose en estos datos, las cabezas de El Trapiche, se realizaron transfiriendo un concepto ajeno, adoptando o modificándolo para adecuar sus ritos particulares frente al montículo para cambiar el tiempo local.

Agradecimiento
Aquí se expresa nuestro agradecimiento a la Fundación Mitsubishi, como patrocinador principal del proyecto, y a Kenji Tanaka y Yasushi Tanaka de Tanaka Geological Corporation, como ingenieros de sondeo geofísico y patrocinadores. Al mismo tiempo les agradecemos al Dr. Abraham Perdomo Pineda y Doña Carolina de Perdomo para la autorización de realizar la investigación científica y su amable gestión.

Referencias
Barberena, Santiago I.
1910 Departamento de Santa Ana. En Monografías Departamentales VI. pp.38-40. Dirección General de Estadística, San Salvador.

Bove, Frederick.
1978 Laguna de los Cerros, an Olmec central place. Journal of New World Archaeology 2 (3):1-56. Los Angeles.

Coe, M.D. y R.A. Diehl
1980 In the Land of the Olmec: The Archaeology of San Lorenzo Tenochtitlán. University of Texas Press, Austin.
Fowler, JR., William R.
1995 El Salvador, Antiguas Civilizaciones. Banco Agrícola Comercial de El Salvador, San Salvador.
González L., R.B.
2004 Escultura monumental olmeca: Temas y contextos. En Acercarse y Mirar: Homenaje a Beatriz de la Fuente (editado por M. T. Uriarte y L. S. Cicero), pp. 75-106. UNAM, México.
Ichikawa, A.
2007 Informe Final: Proyecto de Reparación de Drenaje alrededor de la Estructura-5. JOCV/JICA, CONCULTURA, San Salvador.
Ito, Nobuyuki
2008 Desde la frontera mesoamericana. En Olmeca: Balance y Perspectivas, (editado por M. T. Uriarte y R. B. González L.), pp. 583-603. UNAM, México.
2011 Chubei-No-Shokibunka-Orumeka (Olmeca: La Primer Civilización Mesoamericana). Doseisha, Tokio.

Lowe, G.W.; T.A. Lee, Jr., y E. Martinez E.
1982 Izapa: An Introduction to the Ruins and Monuments. Papers of the New World Archaeological Foundation 31, Brigham Young University, Provo.
Medellín, Alfonso
1960 Monolitos inéditos olmecas. La Palabra y el Hombre 16: 75-97. Xalapa.

Ohi, Kuniaki (ed)
2000 Chalchuapa. Universidad de Estudios Extranjeros de Kioto, Kioto.

Orrego C., M.
1990 Investigaciones Arqueológicas en Abaj Takalik, El Asintal, Retalhuleu, Año 1988. Reporte No.1, Instituto de Antropología e Historia, Guatemala.

Parsons, L. A.
1986 The Origins of Maya Art: Monumental Stone Sculpture of Kaminaljuyu, Guatemala, and the Southern Pacific Coast. Studies in Pre-Columbian Art & Archaeology 28, Dumbarton Oaks Research Library and Collection, Washington.
Popenoe de Hatch, Marion
1997 Kaminaljuyu/ San Jorge: Evidencia Arqueológica de la Actividad Económica en el Valle de Guatemala, 300 a.C. a 300 d.C. Universidad del Valle de Guatemala, Guatemala.

Sharer, Robert J. (ed)
1978 The Prehistory of Chalchuapa, El Salvador I-III, The University Museum, University of Pennsylvania, Philadelphia.

Shook, E.M. y M. Popenoe de Hatch
1999 Las tierras altas centrales: Periodos preclásico y clásico. En Historia General de Guatemala Tomo 1 (editado por J. Lújan M.), pp. 289-318. Asociación de Amigos del País, Fundación para la Cultura y el Desarrollo, Guatemala.

Fig.1: Ubicación de Chalchuapa y Mesoamérica.

Fig.2: Mapa de la Zona arqueológica de Chalchuapa (después de Sharer 1978).

Fig.3: Mapa topográfico de El Trapiche.

Fig.4: Anomalías detectadas en El Trapiche.

Fig.5: Trincheras planificadas en El Trapiche.

Fig.6: Excavaciones de trincheras en El Trapiche.

Fig.7: Estratigrafía de las Trincheras 1-1 y 1-2.

Fig.8: Estratigrafía de la investigación arqueológicas realizadas por el Dr. Sharer (después de Sharer 1978).

Fig.9: Tres Cabezas de Jaguar Estilizado en las trincheras.

Fig.10: Planos y cortes de las Cabezas 1 y 2.