Asociación Tikal

042 Tayasal, ciudad con una historia larga de contar. Un nuevo plano del centro de la ciudad. Oscar Quintana Samayoa, Silvia Puerto Aboy y Miriam Salas Pol – Simposio 28, 2014

Descargar este articulo en formato PDF

042 Tayasal, ciudad con una historia larga de contar. Un nuevo plano del centro de la ciudad.

Oscar Quintana Samayoa, Silvia Puerto Aboy y Miriam Salas Pol

 

XXVIII Simposio de Investigaciones
Arqueológicas en Guatemala

Museo Nacional de Arqueología y Etnología
14 al 18 de julio de 2014

Editores
Bárbara Arroyo
Luis Méndez Salinas
Lorena Paiz

 

Referencia:

Quintana Samayoa, Oscar; Silvia Puerto Aboy y Miriam Salas Pol
2015 Tayasal, ciudad con una historia larga de contar. Un nuevo plano del centro de la ciudad. En XXVIII Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2014 (editado por B. Arroyo, L. Méndez Salinas y L. Paiz), pp. 521-530. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

 

 

Tayasal, ciudad con una historia larga de contar.
Un nuevo plano del centro de la ciudad
Oscar Quintana Samayoa
Silvia Puerto Aboy
Miriam Salas Pol
Palabras clave
Tierras Bajas centrales mayas, Tayasal, valoración de la península de Tayasal,
del Preclásico a la época contemporánea.

Abstract
The City of Tayasal is probably the pre-Hispanic urban center with the longest occupation of the Maya region. In this city you can tell a story that goes from the Preclassic period, continues into the Classic and Postclassic, Colonial and Contact period, until today; with a modern town which is constantly growing and a Regional Museum. In 2013, the authors made a consultancy to update data from Tayasal, doing a new topographic map of the center and an intervention proposal; the purpose of this work was to recover and reactivate this monumental heritage

 

La historia reciente
Las investigaciones arqueológicas han demostrado que Tayasal, en el centro de la cuenca de Los Lagos, tiene una secuencia cultural muy extensa con más de 2,500 años de historia. Tayasal presenció todos los periodos culturales prehispánicos. El Postclásico duró alrededor de 747 años, lo que significa que muchas generaciones de habitantes construyeron y modificaron su ciudad con más de 200 edificaciones monumentales.

La toma de Tayasal, como último reducto independiente (1697), refleja un tanto su aislada posición geográfica en relación con el resto del país y la región. Los nuevos dirigentes arrasaron con las edificaciones de los vencidos y reagruparon a los sojuzgados sobrevivientes en nuevos poblados alrededor del lago Petén Itza. Sobre sus ciudades colocaron nuevos poblados, borrando las huellas del pasado y marcando la posición del nuevo triunfador. Dentro de su espacio urbano se colocaron dos misiones; una en el extremo noroeste (misión de San Bernabé) y otra en el sur (Misión de San Miguel). El asentamiento colonial en el lado norte no próspero y fue abandonado; la misión del lado sur fue por un tiempo deshabitada pero a mediados del Siglo XX se pobló de nuevo, expandiéndose sobre la ciudad prehispánica. Lo mismo sucedió en la isla Noj Petén en la cual, sobre las ruinas de la ciudad prehispánica, se asentó la nueva sede del poder colonial. Durante la Colonia y la República, el área central de los lagos continúo siendo la que tuvo una mayor concentración de población y donde se localizó el centro administrativo de la región.
No se conoce con certeza el lugar de contacto de los Itza con los invasores. Timothy Pugh, define el periodo de contacto entre 1525 a 1697 (Pugh 2012:1). Es muy posible que el gobernante Itza, en 1525, recibiera a Hernán Cortés en su palacio fortificado en la península y 172 años después, la residencia oficial estuviera en la isla Noj Petén (ahora Isla de Flores). Ambas partes conforman una sola ciudad con evidencias desde el Preclásico hasta el Postclásico. En Yaxha, al este de la cuenca de Los Lagos, sucede lo mismo. En la ribera norte de la laguna Yaxha, se sitúa la gran ciudad sobre una colina elevada con edificios y espacios representativos del Clásico maya; al mismo tiempo, en las islas de la laguna también aparecen edificaciones formales (Preclásicas y Clásicas); por el contrario, en la época del Postclásico, seguramente por razones de seguridad, la élite se trasladó a las islas.

A partir de 1880, varios investigadores llegaban a la Isla de Flores atraídos por noticias sobre la existencia de ruinas misteriosas perdidas en la selva (artículos publicados en Europa sobre Tikal). Entre los visitantes estuvo Teoberto Maler, quien fue el primero que la visitó en 1895. Maler llegó desde Yucatán al centro de Petén. En la isla de Flores entabló contacto con las autoridades para planificar su primer viaje a Tikal. Maler describió la isla y visitó, en un día, la península al norte (Tayasal). Maler relata que buena parte de la ciudad está cubierta con zacate o zacatón; inició su exploración en la parte oeste de la península y dedujo que las elevaciones existentes son en parte naturales y en parte artificiales con terrazas. Maler narra que la forma del terreno es extremadamente favorable para una ciudad en terrazas, menciona que no encontró restos de piezas esculpidas ni muros expuestos y supone que todas las piedras talladas de los muros fueron llevadas hacia la isla, para realizar allí las nuevas construcciones. El uso de las ciudades prehispánicas como cantera para extraer bloques tallados de piedra con los que construir nuevos edificios coloniales o republicanos es recurrente; ocurrió también en Gumarcaaj y otras ciudades. Teoberto Maler, como arquitecto y militar enfatizó en la estratégica posición de la Tayasal. En su texto, dejo una proyección en el tiempo y escribió “en caso de que la población de Petén aumente; una parte de esa metrópoli se puede trasladar a la península que es considerablemente favorable y estratégica así como con buen aire y saludable” (Maler 1910:156-157).

A finales de 1900 en todo el departamento de Petén eran conocidas cinco ciudades Mayas; cuatro en la cuenca de Los Lagos: Motul de San José y Tayasal (en el lago Petén Itzá); San Clemente y Topoxte (en la porción este de la cuenca) y Tikal al norte (en un parte-aguas natural entre dos grandes humedales).

En 1923, J. O. Kilmartin ocupó varios meses en levantar la ribera del Lago Petén Itzá. El objetivo de este mapeo era verificar si la península de Tayasal, fue en tiempos pasados una isla. Esta duda se debe a una pintura de 1740 que muestra a las dos misiones (San Bernabé y San Miguel) en una isla.

La explotación de los bienes naturales (madera y chicle principalmente) fue la principal actividad económica en Petén. Para la década de 1930, la comunicación fue por vía aérea. En la ribera del lago había campamentos chicleros y poblados que abastecían a los trabajadores de la selva. En la península de Tayasal se trató de introducir ganado. La ciudad de Flores prosperó gracias a la concentración de las instituciones de administración y gobierno del Departamento. En la décadas de 1940 y 1950, fueron registradas las historias de madereros, chicleros, lagarteros, cazadores y la selva, en varias novelas como: Guayacán (1953), Carazamba (1949), La mansión del pájaro serpiente (1942) y otros. Rodríguez Macal, fue el primero en denunciar, hace más de 60 años, la explotación desmedida de los recursos de Petén; él no se imaginó la dimensión de la codicia humana por sacar los productos de la selva, ahora con enormes territorios deforestados.

En la década de 1960, el espectacular “Proyecto Tikal” del Museo de la Universidad de Pensilvania (1956-1969) aumentó el interés sobre la riqueza del pasado Maya en la zona. Paralelamente apareció el FYDEP. En 1969 se completó la comunicación terrestre con la capital; a principios de 1970 se mejoró la pista de aterrizaje en Santa Elena; se construyó la carretera asfaltada a Tikal y más tarde el acceso terrestre a la península de Tayasal.

El “Proyecto Tikal” terminó en diciembre de 1969. Más de 700 trabajadores, entrenados en excavaciones y restauración, se quedaron sin trabajo. En 1971, la misma institución que financió las excavaciones en Tikal puso en marcha el “Proyecto Tayasal”.Su director fue William R. Coe. El equipo de excavación fue dirigido por H. Stanley Loten, entre los operativos de Tikal trabajaron personajes como don Sostenes Duran Rosado, Alejandro Duran, Julián Tot Bol y otros. Este proyecto duró tres temporadas. La primera y la más intensa, fue en 1971; la segunda en 1977, con Arlene y Diana Chase como investigadores principales, y la última en 1979 (laboratorio y análisis de materiales recuperados). El objetivo principal fue encontrar datos de ocupación Postclásica. El proyecto escogió cuatro sitios: Tayasal, Cenote, Yachul y Nima; todos en la ribera suroeste del Lago Petén Itza. En Tayasal, se investigaron 27 grupos y 8 islas (grupo 35, 36, norte central, ensenada, 23 30, 27 26, 25, 28, 31, 32, 33, 34, noreste, oeste, sur oeste, cueva Xel, punta Trapeche, oeste de San Miguel, cueva aguadas San Miguel cueva del cerdo salvaje, este de San Miguel); además una piedra miscelánea, un chultun, las estelas 1,2, 3, y 4, el dintel 1, 43 entierros y 105 edificios excavados. Los resultados del Proyecto Tayasal fueron usados, más tarde, como una tesis doctoral de Arlene Chase (Chase 1983). “La estrategia de excavación, dio prioridad a hallar depósitos tardíos y consecuentemente muchas de las excavaciones no fueron totalmente excavadas hasta dar con el lecho de roca,… “ (Chase 1983: 11).

En la década de 1980 aumento el interés científico en las investigaciones en sitios Posclásicos; En 1986 Miguel Rivera Dorado, excavó en Tayasal (T-100 del Grupo 23). En 1994 el Instituto de Antropología e Historia (IDAEH) a través de su departamento de Monumentos y Sitios Arqueológico (DEMOPRE) delimitó el espacio de la ciudad prehispánica (área 1,629.291.40 m2). Esta delimitación no llego hasta la ribera del lago, sino que dejó un área de amortiguamiento donde muchos de los terrenos se encuentran actualmente en propiedad privada; situación que dificulta la conservación del área patrimonial.

A partir del año 1994, varios proyectos y propuestas de proyectos, fueron presentados al Instituto de Antropología e Historia -IDAEH. Muchos de ellos, trabajos de práctica de los estudiantes de arqueología del CUDEP-USAC. Entre los años 2009-2012 estuvo trabajando en el área el “Proyecto Arqueológico Tayasal”, como director Timothy W. Pugh de la Universidad de la ciudad de Nueva York, como codirector José Rómulo Sánchez Polo (2009-20010) y Carlos Humberto Sánchez Góngora (abril 2012). El objetivo, de este proyecto fue la toma de datos sobre la ocupación Postclásica y de Contacto. Las investigaciones arqueológicas en el sitio, han sido parciales y orientadas esencialmente a un sólo periodo constructivo.

La península de Tasayal se caracteriza por una elevación aislada (entre 50 m y 70 m de altura en relación al nivel del Lago Petén Itza), mide 7 km de largo, oeste a este, y un ancho variable de 2.7 km norte a sur (calificación geológica de caliza albiano y una geomorfología de loma residual). Al norte el terreno continúa con un relieve plano (clasificación geológica de aluvión y una geomorfología de Polje).

Toda la colina contiene evidencia de asentamientos prehispánicos. En la elevación más al oeste, se encuentra la parte principal de la ciudad prehispánica; el relieve presenta escaños hacia el oeste y sur, dirigiéndose a cuerpos de agua (cenotes o aguadas). La parte sureste de la península tiene varias lagunetas. La porción sur de esta montaña aislada tiene una pendiente promedio de 60 grados (Escarpa), que termina cortada en la ribera del lago. En la parte elevada de la colina, hubo una vegetación de monte bajo (guamil) y zacate de sabana, resultado de anteriores siembras en las plazas de la ciudad prehispánica (parcelas, cultivos de maíz y otros productos). Hoy en día, hay una nueva vegetación con árboles de 20 años. Los edificios prehispánicos se encuentran en condición de montículos sin presentar arquitectura expuesta. La categoría actual de la ciudad es “ruina arqueológica”, a la que se superpone un poblado moderno. Dentro de la ciudad prehispánica aparecen a día de hoy múltiples caminos y veredas, basureros modernos, calles y construcciones modernas, campo de futbol, depósitos de agua sobre montículos, viviendas modernas sobre pirámides y plataformas. Además hay edificios investigados que quedaron abiertos (más de 105 investigaciones destapadas 1971-77), edificios saqueados y el nuevo museo regional. Además. Por último, en el norte existe también una playa privada acondicionada para turismo nacional e internacional.

Descripción del Área Monumental
La ciudad tiene un marcado eje norte sur: en el que encontramos al norte, una barrera urbana (foso) y al sur, una depresión natural que forma un cenote. Estos elementos separan la ciudad en dos partes: un sector al oeste y otro al este, ambas con características urbanas distintas (Fig.1). El Sector Este se acomoda sobre la meseta formando grandes espacios abiertos con más de 16 grupos aislados de edificios sobre plataformas de dimensiones monumentales. Estos grupos están formados principalmente por una plataforma elevada con un patio superior y un edifico domínate; la mayoría con la fachada principal con vista hacia el oeste, en dirección hacia el conjunto principal y el palacio elevado. Los grupos de edificios elevados se colocaron en los límites de las amplias plazas. El espacio urbano se organizó en forma ortogonal y paralela al foso, en franjas de oeste a este. Más al este hay monumentales grupos aislados como el cerro Mo (sector centro norte) que es un grupo tríadico (T256) de más de 21 m de alto, o el grupo Joboito con un cuadrángulo elevado (T371, T372, T373, T374), un juego de pelota (T364, T365) y otros edificios.

En el sector Oeste la cima fue modificada –nivelada en terrazas- para colocar grupos de edificios. Hacia el norte, marcan el límite de la parte monumental dos terrazas bajas, a partir de las cuales se prolonga un relieve más o menos plano hasta el nivel del agua. En el centro de la colina se forma una serie de tres plazas escalonadas que hacienden de este a oeste. El recorrido comienza en la Plaza B (o Grupo 24). Esta plaza está delimitada al norte y sur por edificios horizontales. En el lado sur, los edificios se sitúan sobre una plataforma con vista a un cenote y a la isla de Flores. El límite este es un macizo elevado con un edificio dominante central (T133); del lado norte se observa cómo el terreno fue alterado por una vía para vehículos y hacia el sur hay una rampa muy alterada que asciende a la plaza.

Más al este está el foso defensivo. Hernán Cortés describió esta muralla y un puente. Precisamente en este lugar, en la década de 1970, fue modificado el terreno para construir un camino moderno. Camino que atraviesa ahora la plaza principal.
De la Plaza B se sube a la Plaza Principal o Plaza A (Grupo 25) que constituye el centro ceremonial, político y representativo de la ciudad. En medio de las dos plazas a diferente nivel está un edificio vertical aislado (T 124), en posición dominante. Esta situación es similar al efecto que sucede en Tikal al llega a la Plaza Este y ver la parte trasera del Templo I, con su fachada principal hacia la Gran Plaza. Tipología común en el cuadrante noreste de Petén para el periodo Clásico.

Sobre la plaza hay otras edificaciones de baja altura y monumentos esculpidos en piedra (estelas). Al oeste el límite de la plaza es la plataforma elevada de una gran explanada. En el borde de la plataforma monumental elevada esta un edificio pequeño (T118) que marca el eje dominante este- oeste del sector. Al norte de la plaza hay un grupo de edificios horizontales con cinco patios formando una unidad funcional- palacio no elevado- con vistas panorámicas hacia el horizonte norte (lago Petén Itza). En el lado sur aparece una barrera elevada de edificios horizontales sobre una plataforma, detrás de los cuales se encuentran dos patios con edificios bajos y vistas hacia el cenote, la isla de Flores y el horizonte sur.

Al alcanzar el nuevo nivel horizontal, se llega a una gran explanada en donde el espacio se organiza en diferentes grupos de edificios sobre un mismo nivel (175 m de este a oeste y 240 m de norte a sur). Siguiendo el eje dominante, se encuentra la Plaza C (o Grupo 26) con límites en los extremos norte y sur (edificios horizontales). El límite oeste es la plataforma elevada del palacio. Sobre ella, en el punto más alto está el cuadrángulo elevado del palacio. Arriba hay un espacio útil de 60 m por 60 m (Plaza D o Grupo 30). En el centro está un patio hundido rodeado por los cuatro lados de edificios horizontales. Desde este punto se domina en 360 grados todo alrededor. El edificio situado al oeste parece ser el principal y aparentemente tuvo dos niveles. Su fachada está viendo al este, la salida del sol. Quizá este lugar represente la montaña sagrada, el Witz, la colina primigenia en donde los primeros mayas observaron el primer amanecer.

Indudablemente este palacio elevado es el elemento principal de la ciudad, está en la posición más alta y dominante; de allí descienden, hacia el este, tres plazas en cascada hasta llegar al foso defensivo de la ciudad. Este espacio fue seguramente la vía ritual en las ceremonias de la ciudad. Al salir de la ciudadela defensiva, el camino ritual prosiguió hacia otras extensas plazas, terrazas y el cenote. El espacio del cenote esta modificada por terrazas a diferente altura hasta llegar a nivel del espejo de agua. El cenote está bien delimitado y conectado subterráneamente con el lago. En este sector debió estar el embarcadero principal para llegar a Noj Petén, Nixchtun Ch´ich´ y otros poblados del gobierno Itza. En este mismo punto durante la colonia inicio el “Camino Real” que conducía a las personas de la Isla de Flores hacia el este y a la Capitanía General de Guatemala.

Del lado sur, el espacio nivelado de la gran explanada se distribuye en seis grupos diferentes incluyendo, entre ellos, un Grupo E. Al oeste el espacio plano se bifurca en dos sectores que descienden la colina natural en medio de un canal que drena la zona y abastece un cuerpo de agua en la parte baja. Del lado sur oeste varias plazas, patios y edificios forman diferentes grupos urbanos. Un poco más allá en dirección al suroeste aparece un grupo especial y monumental, el segundo gran volumen de la ciudad (después del conjunto palaciego elevado); se trata de un edificio vertical de grandes proporciones viendo hacia el oeste. En la plaza enfrentada, aparecen dos edificios subordinados, uno al norte y otro al sur formando un grupo tríadico. Todo este conjunto esta elevado, y en el lado oeste del mismo, hay una amplia plaza con más edificios. A continuación, se encuentran varias bandas en terrazas con patios y edificios dispersos hasta llegar al agua. Por esta parte (noroeste) están los restos de la misión de San Bernabé.

Mencionamos antes que al este del foso, el comportamiento urbano es diferente, más abierto formando grandes plazas con grupos de edificios sobre plataformas elevadas. Este sector es el más alterado por la invasión urbana moderna- poblado de San Miguel- donde se incluye el nuevo museo regional.
En el foso, del lado oeste, la fila de edificios forma un muro monumental. La barrera oeste es más alta y continúa que el límite este del zanjón. Esta diferencia de alturas acentúa el mensaje simbólico, el lado más importante de la ciudad. En las fotografías aéreas y desde el palacio elevado, en el extremo oeste de la península y el islote Lepet se marca en el agua una línea geométrica paralela a la ribera oeste, que pareciera ser un dragado prehispánico. Modificaciones similares han sido reportadas en la salida del río Ixtinto a la laguna de Yaxha entre las islas Topoxte y Cante o en la entrada del río Ixlu al lago Petén Itza, y en Sacpeten y Nixtun Ch´ich´ (Quintana y Wurster 2001).

Condición actual
Las investigaciones arqueológicas en el sitio, han sido parciales y orientadas esencialmente a un sólo periodo constructivo -el Postclásico y la etapa de contacto-. Sylvanus G. Morley, director del Instituto Carnegie de Washington, pensaba que Tayasal había sido fundado por los vestigios de la élite tras la caída de Mayapan, en Yucatán, y habían continuado como un enclave independiente en el centro de Petén (Chase 1983: 4). Morley esperaba encontrar en Tayasal, la respuesta a la cronología postclásica. Morley pensaba que excavando Tayasal, Chichén Itzá y Uaxactun aportaría a la arqueología una secuencia completa de la civilización maya de las Tierras Bajas. William R. Coe quiso apoyar la teoría de Morley organizando el Proyecto Tayasal (1971). Coe estaba entusiasmado con los resultados en el sitio Mayapan (Proskouriakoff 1962) y esperaba encontrar en Tayasal la ciudad Postclásico Tardía contemporánea a Mayapan. Situación que no se dio y por eso abandonaron el proyecto.

Tayasal no tiene por el momento arquitectura visible (muros, bóvedas, cresterías, pisos, bancas y otros elementos), pero posee un gran potencial con su estructura urbana de grandes plazas y explanadas escalonadas abiertas al horizonte. Espacios que están amenazados por la expansión urbana de San Miguel y propiedades privadas en los alrededores.

Importancia de Tayasal
El Ministerio de Cultura y Deportes – IDAEH- en 1989 elaboró un plan regional “Plan de Conservación y Manejo de Monumentos Culturales de Petén” (Quintana 1989), que fue diseñado para participar en el “Plan Integral de Desarrollo de Petén”, impulsado por el Gobierno Central, Región VIII. Entre los objetivos del plan estuvo: desarrollar programas de investigación, rescate, restauración, puesta en valor y apertura al público de parques y sitios arqueológicos con el propósito de promover el turismo mediante el manejo integral de patrimonios (Fig.2).

El plan contempló 12 proyectos dentro de un programa llamado “Cinturón Cultural y Ecológico”. Uno de ellos, el 5.12, se denominó “Parque monumento cultural y recreativo en Tayasal”; el texto dice:
“La región del lago Petén Itzá presenta la mayor densidad de población actual en Petén. La cual se verá incrementada por las mejoras a la red vial y a la concentración de las dependencias estatales, comerciales, financieras y militares en dicha región, razón por la cual deberá de resguardarse y protegerse prioritariamente los valores culturales y naturales circundantes al lago” (Quintana 1989: 79-81).

El objetivo fue prever y crear el área protegida de Tayasal como reserva para futuras investigaciones arqueológicas; poner en valor cultural y uso el espacio de la península para la educación, animación y distracción de la población circundante y establecer una reserva para un futuro parque metropolitano, incluyendo un museo regional. El potencial de esta cuenca, es la mezcla que resulta de rescatar sitios arqueológicos, como Tayasal, cercanos a comunidades y “activar” los sitios con la participación comunitaria. Su posición estratégica, de fácil acceso, y los poblados cercanos, puede desarrollar una actividad económica para la población local, aprovechando el turismo que circula por la cuenca para llegar a otros destinos ya habilitados como Tikal, el Triángulo Yaxha, Nakum, Naranjo y otros.

El lago Petén Itzá, con su carretera de circunvalación, ha sido declarado de alto interés turístico por varios proyectos de desarrollo. La actualización del Plan Maestro de la RBM-2014 considero como prioritario la ruta escénica del norte de Petén Itza. La calidad, cantidad y variedad de soluciones espaciales con arquitectura monumental que ofrece Tayasal, es excepcional. Aquí se puede recorrer, en un centro urbano, toda la evolución cultural de los mayas, más la evidencia del contacto y las primeras construcciones de los evangelizadores españoles. Es un recorrido por más de dos mil quinientos años, aún palpable y enriquecido por los pobladores actuales. Esta herencia, debe ser atendida con calidad, sabiduría y autenticidad, a sabiendas de que el verdadero valor de este patrimonio edificado y su contexto cultural es válido mientras conserve su calidad de documento histórico respetado.

Tayasal, es estratégico para el área central y debe ser “activado y conservado”, Un nuevo Proyecto Tayasal debe incorporar los actuales pobladores de la cuenca del lago y presentarse como un importante recurso cultural precolombino- histórico y como una significativa reserva verde metropolitana.

La declaratoria de Centro Histórico de la Isla de Flores (2003), es un paso para asegurar la calidad y autenticidad de su patrimonio edificado como un “ensamble cultural”. Parte de esta visión es el nuevo “museo de la cultura del mundo maya”. Esta inversión del museo, es un valor agregado al sitio y al área central que consolida su posición estratégica y dominante en el centro del departamento. Alrededor de este centro (Museo de la Cultura del Mundo Maya) deberían estar preparados los guiones museográficos y museológicos para todo el departamento. Así, los visitantes de las subregiones podrían estar informados de los aspectos generales y particulares de los atractivos culturales y naturales de Petén.

La región central de Petén con la habilitación de Tayasal, fortalecerá el objetivo principal de la zona y dará una muestra de su valor cultural, su larga historia humana y urbana como gran ciudad prehispánica, sumado al paisaje cultural y natural junto con sus poblados vecinos.

El estudio del año 2013
En el año 2013, en cuatro meses, con fondos del Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN), el “Programa de Desarrollo de Petén para la Conservación de la Reserva de la Biosfera Maya” –PDPCRBM- (financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo, más un apoyo adicional del “Proyecto de Mejoramiento de la efectividad del Manejo de la RBM”, donación del Fondo para el Medio Ambiente Mundial, FMAM) se elaboró una consultoría para actualizar el plano del área central y proponer edificios para su intervención y restauración – primera fase de la habilitación de la ciudad prehispánica-. El trabajo consistió en identificar un polígono principal para realizar un levantamiento topográfico que sustentaría la propuesta, selección de edificios a ser intervenidos (cinco edificios), su justificación, procedimiento y costos de operación. Entre los requisitos solicitados estuvo la incorporación del nuevo museo con el centro de la ciudad. De tal forma el nuevo plano sale del perímetro del museo se dirige en una franja angosta hacia el oeste, llega al foso, y se amplía en la serie de plazas escalonadas incluyendo al palacio elevado (Fig.3).

En Tayasal el elemento dominante son los edificios horizontales, algunos elevados por plataformas que forman las barreras del espacio exterior, y están situadas por toda la ciudad, de grandes o reducidas proporciones, marcando el espacio construido. La metodología aplicada, analizó el espacio construido en varios niveles. El primer nivel de estudio fueron los materiales empleados en la construcción de sus monumentos (piedra, cal y otros) y representa el nivel de detalle; luego continuó los sistemas constructivos; después el análisis de los elementos arquitectónicos. En esta fase se estudió las superficies de los edificios – masa (espacio interior) y lo espacios libres (espacio exterior). Con este método podemos, en diferentes niveles, conocer, interpretar y comprender la composición arquitectónica de una ciudad prehispánica (Quintana 2013). La última fase del estudio se realizó en forma analítica comparativa contrastando los volúmenes de Tayasal con otras ciudades prehispánicas análogas.
Como se mencionó anteriormente en Tayasal se conoce una larga tradición de ocupación prehispánica (antecedentes históricos y los trabajos de investigaciones arqueológicas) por lo tanto, dentro de un edificio hay otras construcciones anteriores. Esto nos da la pauta de que al trabajar un edificio del Postclásico tenemos debajo del piso actual otros edificios rellenados; o sea que intervenimos espacios nuevos sobre construcciones antiguas que se remontan al Preclásico. En este estudio solamente se propone restaurar los elementos arquitectónicos de la última fase constructiva y atendiendo a las cláusulas del contrato, la restauración debe ser parcial. Los objetivos seleccionados fueron escogidos siguiendo el criterio de un elemento restaurado al inicio del recorrido (edificio vertical en el área del museo T236), el cual une un camino por dos plazas a otro edificio vertical en el límite este del foso (Edificio T122). Además se seleccionaron tres edificios en la Plaza Principal: uno vertical (T124), uno horizontal (T125) y un edificio pequeño en medio de la plaza (T123).

Indudablemente estos elementos parcialmente restaurados harán poco efecto en el tejido urbano; pero si se combina con un manejo de vegetación en las plazas, se refuerzan las vistas panorámicas de la ciudad con sus terrazas escalonadas y plataformas abiertas hacia el horizonte, y se recuperan y protegen espacios perdidos de la ciudad formarían juntos un primer circuito interpretativo de interés y calidad. En una segunda fase se propone continuar con los trabajos de investigación y restauración en los grupos vecinos a la Plaza Principal (Grupo 25 norte y Grupo 25 sur) y el palacio elevado (Grupo 30). En otra fase de intervención sería oportuno investigar y restaurar el edificio vertical aislado en el extremo sur oeste de la ciudad (actual mirador, edificio pirámide T65 y sus edificios asociados T66 y T67). Así como parte de los cimientos de la Iglesia (T31) en la Misión de San Bernabé. El recurso escénico de la ciudad con sus terrazas y plataformas abiertas al horizonte y vistas panorámicas es el principal elemento urbano de Tayasal. Permitiría conservar la península como un elemento verde, como espacio escénico y sagrado.

Para determinar los elementos arquitectónicos y sus cantidades de superficie y volúmenes de relleno, se inició por caracterizar los elementos arquitectónicos de los edificios seleccionados. Tres son edificios verticales – piramidales formados por plataformas escalonadas, con espacios interiores en la cima de las pirámides (T124, T12 y T236) con su sistema de comunicación vertical (escalinata). El otro grupo son: dos edificios horizontales. Uno de ellos, el T125, se forma por una terraza elevada común y tres espacios interiores superiores, cada uno de ellos con su base de sustentación, muros, columnas o pilares, accesos, techo (ya desaparecido), bancas, pasillos y escalinata. Es común en la arquitectura postclásica que las plataformas elevadas cuenten con molduras y las escalinatas con dados y alfardas (Wurster 2000).
El otro elemento horizontal, el Edificio T123, es un caso atípico en la zona y corresponde a un espacio interior aislado en medio de la plaza. El edificio tiene una pequeña plataforma que lo separa del piso de la plaza (3.86 m por 3.66 m) y cuenta en sus cuatro lados con muros y accesos en sus ejes longitudinal y transversal.

Para la idealización de los elementos arquitectónicos se basaron los cálculos de cantidades en los planos de detalle elaborados por la consultoría, las investigaciones ya realizadas en los edificios seleccionados y la comparación de los mismos con otros edificios similares (tiempo y características arquitectónicas) en la región (para Tayasal, Chase 1983, 1976; Ramírez 2004; Pugh 2009; Pugh y Rice 1997; Pugh y Sánchez 2012, 2013; en Zacpeten, Pugh 2001; en Topoxte, Wurster 2000, Noriega 1995: Para la referencias regional, Chase y Rice (ed) 1985, Rice et al. 1996, y para Mayapan, Smith 1962 y Proskouriakoff 1962).

La metodología usada en este proyecto es inversa a la forma tradicional de intervenir edificios prehispánicos. En lugar de hacer excavaciones detalladas para definir los elementos arquitectónicos de los edificios, establecer un diagnóstico de los elementos expuesto y luego intervenirlos para su conservación y uso. En Tayasal la investigación arqueológica disponible es escasa y fue dirigida a otros objetivos científicos (no investigación de su arquitectura). En el caso del Edificio T236 del Sector Este no hay datos científicos, solo saqueos clandestinos. Las comparaciones se basan en los volúmenes actuales de los edificios, los cuales son comparados con los volúmenes y proporciones de otros edificios similares. Así se puede aproximar a la cantidad de superficie por restaurar y la cantidad de volúmenes por recuperar. Claro está que este procedimiento tendrá sus diferencias con lo real, ahora debajo del escombro, pero con este método se podrá establecer, en buena medida cantidades y costos de restauración. Estos datos –superficies de elementos arquitectónicos y volúmenes a recuperar– serán ajustados y calibrados posteriormente en la fase de ejecución de este proyecto con el componente de liberación de escombros, documentación y excavación.
Los grandes espacios exteriores de plazas son típicos del urbanismo del Clásico. A lo largo de su historia la ciudad siguió usando los mismos espacios monumentales modificando los edificios (espacios interiores) según la moda. Dijimos antes que el periodo Posclásico tuvo una duración de más de 700 años, eso significa que muchos edificios de esta época fueron edificados o modificados muchas veces a lo largo del tiempo (Figs.4 y 5).

Tayasal tiene una relación espacial similar a Nakum; en ambas ciudades el elemento principal y dominante es el palacio elevado. En relación de posición- el lugar más alto de la ciudad- Nakum, ciudad del Clásico Terminal, contiene en el Patio 6, un macizo elevado con un espacio útil de 45 m por 45 m en donde se ubica la residencia del gobernante. En ambos caso las vistas de los patios y plazas circundantes es excepcional así como el dominio del paisaje urbano y el horizonte. Este efecto de ser un elemento dominante en el paisaje es una obra maestra en Tayasal.

Nota final: el equipo de la consultoría fue integrado por: Oscar Quintana Samayoa, responsable. El levantamiento topográfico (14 manzanas) a cargo de Mario Rodríguez Lara, gerente técnico de la empresa TECA Corporaciones S.A. de San Benito. Los aspectos de presentación y gráficos por Silvia Puerto Aboy. El tema de arqueología estuvo a cargo de Miriam Salas Pol. Cálculo de materiales y costos de intervención por Baltasar Peláez Orrego. Para presentar esta ponencia se contó con la aprobación del programa PDPCRBM del Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales.

Referencias
Chase, Arlen Frank
1976 Topoxte and Tayasal: Etnhohistory in Archaeology. American Antiquity 41:154-167. Washington.
1983 A contextual consideration of theTayasal- Paxcaman zone. El Petén, Guatemala. Tesis de Doctorado, University of Pennsylvania. University Microfilms International No. 8406652. Ann Arbor.

Chase, Arlen F. y Prudence M. Rice (ed)
1985 The Lowland Maya Postclassic. University of Texas Press, Austin.

Smith, Ledyard
1962 Residential and associated structure at Mayapan. En Mayapan, Yucatan, México (editado por H.E.D. Pollock, R.L. Roys, T. Proskouriakoff y A.L. Smith), parte 3: 169-317. Carnegie Institution Publication 619. Washington, D.C.

Maler, Teobert
1910 Exploration in the Departament of Peten, Guatemala and adjacent region: Motul de San José, Peten Itza. Memoirs of the Peabody Museum of American Archaeology and Ethnology 4 (3):131-174. Harvard University. Boston.
Noriega, Raúl
1995 El Templo C de Topoxte. En Beitrâge zur Allgemeinen und Vergleichenden Archâologie 15: 229-258. Mainz.
Proskouriakoff, Tatiana
1962 Civic and Religious Structures of Mayapan. En Mayapan, Yucatan, Mexico (editado por H.E.D. Pollock , R.L. Roys , T. Proskouriakoff , A.L. Smith) parte 2: 89-168. Carnegie Institution of Washington, Publication 619. Washington, D.C.
Pugh, Timothy y Prudence Rice
1997 Arquitectura estilo Mayapan y evidencias de organización dual en el sitio Postclásico de Zacpeten, Petén. En X Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 1996 (editado por J.P. Laporte, H. Escobedo), pp. 567-580. Museo Nacional de Arqueología y Etnología. Guatemala.
Pugh, Timothy y José Rómulo Sánchez Polo
2012 Proyecto arqueológico Tayasal, informe preliminar al Instituto de Antropología e Historia de Guatemala de la temporada de investigación año 2010-2011. Manuscrito. Guatemala.
Pugh, Timothy y Carlos H. Sánchez
2013 Informe preliminar al Instituto de Antropología e Historia de Guatemala de la temporada de investigación del año 2012. En Proyecto arqueológico Tayasal. Manuscrito. Guatemala.
Quintana, Oscar
2013 Ciudades Mayas del Noreste de Petén. Análisis urbanístico y conservación, Band 11. Wiesbaden.
1989 Plan de Conservación y Manejo de Monumentos Culturales de Petén, manuscrito. Instituto de Antropología e Historia, Guatemala.
Quintana, Oscar y Wolfgang Wurster
2001 Tayasal. En: Ciudades Mayas del Noreste del Petén, Guatemala, Un estudio urbanístico comparativo. AVA- Materialien 59: 107. Mainz.

Ramírez Baldizón, Fredy Antonio
2004 Investigación del grupo 23 en el grupo principal del sitio arqueológico Tayasal. Tesis de Técnico en Arqueología, Área de Arqueología. Centro Universitario de Petén, Universidad de San Carlos de Guatemala. Petén.

Rice, Don; Prudence Rice, Rómulo Sánchez Polo y Grant Jones
1996 Informe preliminar al Instituto de Antropología e Historia de Guatemala sobre investigaciones del campo en los años 1994 y 1996. En Proyecto Maya- colonial, geografía política del siglo XVII en el centro del Petén, Guatemala. Manuscrito. Guatemala.
Wurster, Wolfgang (ed)
2000 El Sitio maya de Topoxté. Investigaciones en una isla del lago Yaxhá, Petén. Guatemala. Materialien zur Allgemeinen und Vergleichenden Archäologie 57. Mainz.

 

Fig.1: Plano del área central de Tayasal (modificado por S. Puerto, 2014).

Fig.2: Esquema de los potenciales culturales del centro de Petén, en 1989 (dibujo de O. Quintana).

Fig.3: Esquema de los espacios urbanos del centro de Tayasal (dibujo de S. Puerto y O. Quintana, 2014).

Fig.4: Reconstrucción hipotética del Edificio T122 (S. Puerto, 2013).

Fig.5: Reconstrucción hipotética de tres edificios T125, T124 y T123 de la Plaza Principal (S. Puerto, 2013).