Asociación Tikal

029 De vuelta a los asentamientos prehispánicos: protegiendo el Patrimonio arqueológico de Ixquisis. André Rivas Larios, José Luis Garrido López, Yeny Myshell Gutiérrez Castillo, Domingo Pedro Mateo, Henry Pérez y William Corleto – Simposio 28, 2014

Descargar este articulo en formato PDF

029 De vuelta a los asentamientos prehispánicos: protegiendo el Patrimonio arqueológico de Ixquisis.

André Rivas Larios, José Luis Garrido López, Yeny Myshell Gutiérrez Castillo, Domingo Pedro Mateo, Henry Pérez y William Corleto

 

XXVIII Simposio de Investigaciones
Arqueológicas en Guatemala

Museo Nacional de Arqueología y Etnología
14 al 18 de julio de 2014

Editores
Bárbara Arroyo
Luis Méndez Salinas
Lorena Paiz

 

Referencia:

Rivas Larios, André; José Luis Garrido López, Yeny Myshell Gutiérrez Castillo, Domingo Pedro Mateo, Henry Pérez y William Corleto
2015 De vuelta a los asentamientos prehispánicos: protegiendo el Patrimonio arqueológico de Ixquisis. En XXVIII Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2014 (editado por B. Arroyo, L. Méndez Salinas y L. Paiz), pp. 365-372. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.

 

De vuelta a los asentamientos prehispánicos: protegiendo el Patrimonio arqueológico de Ixquisis
André Rivas Larios
José Luis Garrido López
Yeny Myshell Gutiérrez Castillo
Domingo Pedro Mateo
Henry Pérez
William Corleto
Palabras clave
Rescate, Huehuetenango, Ixquisis, Reconocimiento, Arqueología de Rescate,
Excavaciones, Saqueo, Clásico Tardío Conflicto, destrucción

Abstract
During the last three years (2011-2013), thanks to the initiative of the company Promotion and Water Development and the Direccion General del Patrimonio Cultural y Natural, has protected the archaeological site Ixquisis through archaeological processes involving the recognition and mapping of pre-Hispanic ruins, the excavation of those who might be at risk and finally the receipt thereof by the Direccion General del Patrimonio Cultural y Natural. Three years later, the process reached an outcome expected by others, retain vestiges of the monumental area, Group 1 and Group 2, through protection, delineation, landscape gardens, designs signs and informational signs located on such campuses as well as design workshops and trainings about the site to the people of the region. This process has been one of the few nationally, but not the only, that as a result of the receipt of vestiges sought protection through the dissemination of culture and site of a fully forgotten in the west. This paper has as main reason to inform the archaeological community products were developed for it, trying to change course vision of the Guatemalan population to one of the many archaeological sites the dense highland mountainous topography protects in.

 

Ixquisis es un sitio relativamente grande con al menos 60 estructuras, aunque su configuración física muestra que en tiempos prehispánicos pudieron ser más. Existe poca evidencia hasta la fecha pero es suficiente para inferir que contaba al menos con dos plazas o grupos arquitectónicos y una serie de montículos distribuidos a lo largo y ancho del caserío del mismo nombre que pertenece al municipio del San Mateo Ixtatán, en la frontera norte del departamento de Huehuetenango, aproximadamente a 1 km del límite con México. Fue reportado en la década de 1950 por el doctor Edwin Shook y se sabe que más tarde en la década de 1980 el Doc. Navarrete recorrió el área, posterior a eso fue visitado por otros investigadores.

El sitio se encuentra distribuido a lo largo y ancho de la aldea y está conformado por dos plazas principales, el grupo uno está compuesto por nueve estructuras de diferente tamaño, tiene una orientación norte-sur y con edificaciones que tienen alturas oscilantes entre tres y cinco metros, fueron elaboradas a base de piedras de caliza grandes y talladas y con rellenos hechos de piedra de río y una mezcla de tierra, barro y arena. El grupo dos se encuentra compuesto por 16 estructuras y se caracterizan por ser de altura reducida y distribución dispersa. Complementan el grupo una plataforma de gran tamaño que en su banqueta alberga tres estructuras más y con una orientación definida norte-sur. Es necesario indicar que muchas de las estructuras fueron saqueadas con doble propósito, eventualmente con la curiosidad de recuperar piezas para venderlas y también de reutilizar los bloques tallados para cercas, cimientos de casas y en casos muy dramáticos como gallineros, letrinas y temascales (Fig.3).

Después de años de continuo trabajo, se han alcanzado avances importantes, gracias a esfuerzos conjuntos entre la iniciativa privada y la Dirección General del Patrimonio Cultural y Natural. Debe indicarse que las investigaciones fueron practicadas a partir de la construcción de un proyecto hidroeléctrico que vendría a reforzar el sistema de electrificación actual. Los trabajos fueron planificados para desarrollarse en tres fases que incluyeron reconocimiento, mapeo y excavaciones de sondeo en áreas susceptibles al sitio arqueológico y a la obra, excavaciones puntuales para delimitar montículos, resguardo y protección del sitio arqueológico y finalmente esfuerzos que involucraron la elaboración de materiales educativos con fines de difusión dentro de la comunidad de Ixquisis.

Durante 2011 se realizaron los primeros trabajos que incluyeron visitas de campo y el reconocimiento del sitio, que dio como resultado la identificación de montículos que pudieran estar en riesgo debido a la construcción de la obra, además se realizaron unidades de sondeo con el fin de recuperar material cerámico para reconstruir la cronología del sitio e identificar las áreas arqueológicas (Figs.1 y 2). En 2012 se regresa al sitio para continuar con los trabajos iniciados el año anterior, nuevamente se realizan pozos de sondeo específicamente en las áreas afectadas por la construcción teniendo como resultado la recuperación de materiales que posteriormente, con el análisis de laboratorio, reforzarían la hipótesis de que el sitio tuvo sus inicios en épocas tempranas y tuvo una fuerte ocupación durante el Clásico Tardío. En esa misma etapa se realizaron breves reconocimientos que como resultado permitieron la recuperación de los entierros 1 y 2 localizados en montículos depredados por la transversal del norte. El análisis de los mismos fue realizado por el Lic. Isaac Barrientos quien determinó que los restos pertenecían a dos individuos adultos de sexo masculino. Además, el análisis dental demostró patologías relacionadas con mala nutrición. Igualmente, la fase de investigación incluyó las excavaciones de los montículos 1 y 2 los cuales se encontraban muy cercanos al área de construcción (Fig.2). Por lo mismo, la Dirección General del Patrimonio Cultural y Natural indicó que estos deberían quedar protegidos al momento de la construcción.

Gracias a un informante local se localizó un cenote cercano al sitio y además se hizo la exploración de una cueva donde se recuperó una vasija parcialmente completa fechada para el Clásico Tardío. Además del hallazgo de cientos de restos óseos probablemente asociados al contexto de la vasija, esta cueva y sus particularidades fueron presentada en la edición XXVII del Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala.

Durante 2013 y 2014 se hizo el seguimiento de la primera fase de construcción del proyecto hidroeléctrico, misma que consistió en la excavación de un canal de agua, área sujeto de investigación durante 2012 y la excavación del embalse para la captación de agua. Fue a través de las de las investigaciones realizadas que la DIGEPACUNAT indicara no solo el seguimiento arqueológico como tal, sino que además se elaboraran documentos educativos acerca de la cultura maya, el sitio arqueológico Ixquisis y el contexto natural y cultural del área. La realización de los documentos fue llevada a cabo en dos fases: la primera, incluyo la recopilación de toda la información de los últimos cuatro años de investigación por parte del proyecto arqueológico de rescate Ixquisis; la segunda, incluyó el empleo de un antropólogo que recorrió las comunidades conversando con algunas personas, indagando sobre las características de la comunidad de Ixquisis y comunidades vecinas.

Por otro lado el proyecto conto con la participación de un profesor oriundo del área que eventualmente funcionó como traductor y fue de gran ayuda para el desarrollo de las actividades. El resultado de estas colaboraciones fue la producción de varios documentos siendo estos los siguientes: una guía de visita al sitio la cual recopila información con relación a las estructuras, temporalidad de las mismas, ocupación del sitio arqueológico así como el comportamiento de las personas dentro del sitio. Para tal efecto el IDAEH proporcionó una normativa la cual es utilizada en los distintos sitios bajo la protección de la Dirección General del Patrimonio Cultural y Natural, la misma se realizo en español y se tradujo a los idiomas mayas Qanjobal y Chuj por ser estos los de mayor influencia en la región (Fig.8). Se elaboró un informe de seguimiento arqueológico donde se destacaron las actividades de construcción de la obra; así mismo se elaboró un manual de conservación y protección del sitio arqueológico Ixquisis que fue entregado a la Dirección General del Patrimonio Cultural y Natural el cual contenía las recomendaciones que también tomaron en cuenta el manual del SIGAP, como establecer un perímetro de protección elaborado con un cerco de madera tratada, colocado de manera que protegiera los vestigios y el entorno natural, rellenar las estructuras saqueadas y depredadas, reposicionar las piedras removidas de las estructuras, jardinización de las áreas arqueológicos, remoción de árboles que pudiesen dañar las estructuras y la rotulación del sitio (Fig.4). Se escribió una guía de reforestación del sitio en el cual se recomendó la jardinización de las áreas arqueológicas con plantas ornamentales de la región (Fig.5). Posteriormente ser realizó un Guión Científico y Manual de Capacitación, orientado a profesores del área que sirviera como guía para dar talleres acerca del sitio arqueológico, los mismos fueron escritos en Qanjobal y Chuj para facilitar la compresión entre los pobladores (Fig.6). Finalmente se elaboró un Guión informativo dirigido a profesores en el cual se explican generalidades de la cultura maya, el sitio arqueológico Ixquisis, su entorno cultural y natural, y sitios cercanos, en un lenguaje adecuado para la población a la cual está dirigida (Fig.8).

Todos los documentos fueron elaborados con el propósito de que su utilización contribuya a la integración del sitio con la comunidad y fueron propuestos para desarrollarse a través de talleres, pláticas y en los meses posteriores a la finalización de la investigación se tenía previsto ejecutarse desde el mes de abril del presente año pero, lastimosamente, los problemas sociales que se suscitan a raíz de políticas débiles y desinformación de la población en general, fueron el escenario perfecto para que el 5 de mayo de 2014 a las 5:00 de la mañana un grupo de personas provenientes de San Mateo Ixtatán llegaran a la aldea Ixquisis con la finalidad de destruir las instalaciones y maquinaria utilizada para la construcción de la hidroeléctrica y la Franja Transversal del Norte (Fig.10). Aparte de cualquier otra política practicada por parte de la empresa, la arqueología incidió directamente entre la población debido a la desinformación generada por medios escritos y electrónicos en donde se asevera que la empresa era directamente responsable del saqueo de piezas y minerales preciosos en el área. Sin embargo, ninguno de estos medios y supuestos investigadores se dieron a la tarea de indagar antes de emitir dichas acusaciones por lo cual se creó un panorama de incertidumbre que contribuyó directamente con los acontecimientos ocurridos. Uno de los medios digitales más populares, Plaza Pública (Fig.9) realizo un reportaje sobre los hechos del 5 de mayo y la situación social del momento. Según este medio, hubo otro factor para desatar la furia de la población ya que parte de los compromisos adquiridos obligan a que haya un arqueólogo trabajando para la empresa, debido a que en el área hay vestigios de la cultura chuj en la época precolombina, lo cual quiere decir que incluso este medio obvió acercarse a la Dirección General del Patrimonio Cultural y Natural para consultar los informes de excavación, reconocimiento y seguimiento realizados en el sitio arqueológico Ixquisis.
Pese a los conflictos suscitados vale la pena mencionar que gracias a las investigaciones realizadas durante los últimos años, los resultados se ven evidenciados en los productos de uso público generados a través del proyecto, es necesario indicar que dichos productos están destinados a ser un complemento en capacitaciones y talleres respecto del entorno cultural y natural, y que esperan ser ejecutados al momento de que se restablezcan los diálogos entre empresa, comunidades y gobierno. De más estar decir que nuestro papel como investigadores es totalmente imparcial y que se han hecho los esfuerzos por proteger el Patrimonio del área y la mejor manera de hacerlo será a través de los documentos de apoyo formulados cuyo propósito es tener un vínculo cercano entre los descendentes de la etnia Chuj con su pasado.

Fig.1: Ejemplo de excavaciones (A. Rivas 2012).

Fig.2: Excavaciones en la Estructura 2 de Ixquisis (R. Casas 2012).

Fig.3: Ejemplos de destrucción y saqueo, Plaza 1 de Ixquisis (A. Rivas 2012).

Fig.4: Portada, Propuesta de Conservación, Protección y Rotulación (Garrido et al. 2014).

Fig.5: Portada, Guía de Reforestación, Garrido et al. 2014).

Fig.6: Portada, Guión científico y Manual de Capacitación (Garrido et al. 2014).

Fig.7: Portada, Guía de visita al sitio (Garrido et al. 2014).

Fig.8: Portada, Normativa dirigida a profesores (Garrido et al. 2014).

Fig.9: Artículo publicado en página electrónica de Plaza Pública (tomado de www.plazapublica.com.gt).

Fig.10: Fotografía mostrando la destrucción causada por la población (tomado de www.plazapublica.com.gt).